×
hace 1 mes
[Beisbol]

‘El beisbol me lo dio todo’:  Guadalupe Chávez Baeza

Agradece Guadalupe Chávez Baeza a los Saraperos de Saltillo y a su afición

Imprimir
‘El beisbol me lo dio todo’:  Guadalupe Chávez Baeza
Fotos: Zócalo | Cortesía
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- “Para mí, y para la Familia Chávez Treviño, decir Saraperos es un estilo de vida,  porque no nos equivocamos al escoger a Saltillo como ciudad para quedarnos a vivir, porque aquí el beisbol me lo dio todo, y por lo tanto estoy muy agradecido con su gente, con su afición, con Dios y por supuesto con este equipo y estos colores”.

Es Guadalupe Chávez Baeza, el parador en corto nacido en San Francisco del Oro, Chihuahua, y quien fue el primer jugador que contrató el Club de Beisbol Saltillo en 1970, hace ya 50 años. Conversamos con él en el mismo lugar de sus hazañas, el campo corto del parque Francisco I. Madero.


Su abordaje

Cuestionado sobre cómo llegó al equipo, recuerda “hubo tres personajes en mi vida, de quienes tengo muy buenos recuerdos: Francisco ‘Carretas’ Pérez, Andrés Tanaka y Teto Villalobos, ellos me vieron en sucursales y enviaron sus reportes a Tomás Herrera que ya estaba preparando el equipo de expansión, quien me invitó y así fue como llegué a Saraperos, donde jugué 15 temporadas, y afortunadamente sigo aquí en Saltillo”.

“El primer año fue muy difícil, yo solo pensaba en trabajar y en llegar a consolidarme como profesional, y debo confesar que para mí no fue un buen año, pero crecía el compromiso con la gente, que siempre estaba ahí, apoyándonos en las buenas y en las malas, y para 1971 di un cambio a mi comportamiento y empecé a mejorar, fui mucho más responsable y todo cambió”.


Y vaya que creció porque en aquella temporada, “le puse mucha dedicación, mucho esfuerzo y logré terminar con .346 de porcentaje de bateo, 12 jonrones, 75 producidas y como primer bate, primero en el orden, terminé como el cuarto mejor bateador de la Liga Mexicana”.





Disciplina lo ayudó 

Chávez reconoció también todo lo que le ayudó la disciplina que imponía Tomás Herrera en sus equipos y su forma de ser tan estricta, lo que le ayudó a ser mejor jugador  “porque en lugar de decirme te voy a sacar de la titularidad por malo, me decía no te voy a quitar, tienes que trabajar y mejorar, y eso me ayudó muchísimo”.

El icónico jugador tuvo la oportunidad de jugar en Grandes Ligas en 1974, “pero aquí ya era un jugador consolidado, ya tenía un nombre, y siento que quizá llegué un poco tarde, si hubiera llegado como novato, otra cosa hubiera sido, y no es por justificarme”.

“Decidí regresar y seguirme consolidando, ayudando al equipo, y siento que no me equivoqué porque fui ‘El Shorstop de la Década’, en los 70 en la Liga Mexicana, cuando fuimos un gran grupo, y parecía que el equipo jugaba solo, pero porque tuvimos muy buenos mánagers, como Tomás Herrera, Andrés Tanaka, David García, Gregorio Luque, lo que sí, nunca pudimos darle un campeonato a nuestra afición”
.



Tarde pero seguro 

“Y aunque también disfrutamos el campeonato cuando llegó, aunque ya estábamos retirados, no es lo mismo que conseguirlo en el terreno de juego, todo sudado, todo trabajado, eso debe ser incomparable”.


“No es fácil sostener un equipo, los directivos proponen y la afición dispone, que a final de cuentas es la que mantiene a los equipos, pero esta nueva directiva hizo un equipo ganador en una sola temporada” dijo el histórico Guadalupe Chávez.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}