×
hace 1 año
[Arte]

Mombella, el dolor de la adolescencia

El guionista J.R. Escalante publica su primera novela con editorial Endira

Imprimir
Mombella, el dolor de la adolescencia
Saltillo, Coahuila.- La adolescencia es llamada “la flor de la juventud”, esa etapa en la que una persona vive los cambios más fuertes de la vida. Herman Hesse, escritor alemán ganador del Premio Nobel de Literatura, decía que esta época era en la que el polluelo tenía que romper el huevo para enfrentarse a la vida.

Para hacer un repaso por esta edad, pero también por las razones que llevan a alguien a rebelarse contra el mundo establecido, es que el guionista José Rubén Escalante escribió su novela Mombella (Endira, 2018).

“Este libro nació como un forma de imaginar qué es lo que podía estar viviendo alguien que estuviera joven, a qué se dedica, qué hace y cómo sobrelleva su vida. Esto porque la novela surgió de repente, durante mi trabajo vi en una revista la postal de una adolescente, que está mirando hacia fuera desde una ventana y comencé a preguntarme sobre la vida que podía llevar, sobre qué pensaba”, comentó el autor en entrevista con Zócalo.

Familia rota

Mombella es una novela que explora el rompimiento familiar y la posterior liberación del personaje principal ante su entorno agreste, falto de comunicación y afecto. La protagonista es una adolescente que pide lo necesario para vivir y que, al no encontrarlo, decide marcharse.

“Soy de los escritores que piensan que uno escribe sobre lo que conoce o sobre lo que vive, esto no quiere decir que yo pasé por lo mismo que Mombella, sin embargo sí crecí en una familia bastante grande en donde siempre me preguntaba qué se sentiría estar en los pies de los otros: mis hermanos o mis papás.

“Mombella es el ejercicio de vivir la vida de una adolescente, en el cual quise descubrir este viaje de descubrimiento que pasa desde el amor hasta la rebeldía”, detalló

Los tiempos modernos son rápidos y la era de la comunicación, irónicamente, evita que las familias se comuniquen lo suficiente. Escalante mencionó que su obra no fue escrita con un fin didáctico ni moralizador, pero que quizá, como toda obra literaria, puede arrojar un poco de luz a oscuros problemas que subyacen en las familias o en uno mismo.

“Los libros sí pueden servir para enseñar cosas. Mombella es una obra que puede ser leída por adolescentes que sí pueden encontrarse en una fase de rebeldía, de soledad o de lo que sea, y si se encuentran en la novela está bien, pero también es un libro que pueden leer los adultos para recordarse o para ver su situación. Esto no es lo principal pero sí es importante”, dijo el guionista de la película mexicana De las Muertas.

Dos narrativas

J.R. Escalante estudió Ciencias de la Comunicación e inició su carrera principalmente como guionista. Entre sus obras se encuentran películas como Un Día Salvaje y La Marca del Demonio. Aunque acepta que el cine es una labor creativa que lo gratifica, también dice que la prosa ofrece otros senderos.

“Para mí la creación de la obra fue también muy liberadora porque me dedico principalmente al cine. Entonces cuando escribes un guion tienes que ser bastante metódico y medido en las palabras que usas para narrar la historia, todo tiene que tener una razón. En la prosa siento que eres más libre, puedes guiar la historia o puedes irla descubriendo al momento.

“Para mí escribir al personaje de Mombella fue descubrir un poquito esa mirada de adolescente que ya había dejado detrás. No intento ser una persona que diga que comprende a los jóvenes, pero sí soy alguien que disfrutó esa edad y que ahora, gracias a la escritura de este libro la volví a disfrutar”, expresó el seleccionado de festivales de cine como Sundance y el Clermont-Ferrand.

Escalante explicó que este pasar de un medio narrativo a otro es una manera de mantenerse en forma como creador. Mencionó que la labor de un artista es siempre experimentar y no quedarse con lo que siente, sino buscar nuevas formas de abordar lo que hace.

“Fue un reto pasar del pensamiento de guionista al de narrador de prosa, pero creo que está bien. A mí me encanta crear y siento que si alguien se queda en su zona de confort pierde esa necesidad creadora o la imaginación. Para mí fue liberador que la prosa me diera todas esas posibilidades de crear personajes, lugares y escenas”, finalizó.

Mombella es un libro que utiliza el lenguaje cinematográfico para volver más reales y visibles las palabras que Escalante utiliza para narrar la vida de una joven que huye de un hogar sin familia y sin amor. Es la búsqueda del amor que se le ha negado.


Imprimir
te puede interesar
similares