×
hace 3 meses
[Arte]

En las entrañas de la historia

Francisco Martín Moreno visita la cuna del henequén para hablar de su reciente libro

Imprimir
En las entrañas de la historia
Saltillo, Coahuila.- “Estamos en una de las grandes capitales de México, donde se desarrollan historias desconocidas”, así es como Francisco Martín Moreno describe a Mérida. Y es que en el Paseo Montejo de la capital yucateca aún brillan las casas enormes y afrancesadas, viejos testimonios de la riqueza que durante décadas produjo el henequén.

El máximo desarrollo de esta industria se dio gracias al Porfiriato, periodo que el escritor califica sin empacho como “una tiranía” en la que se cancelaron todos los derechos y que dio paso a la llamada “casta divina”, oligarcas que no sólo poseían el dinero, también el poder.

“Quise contar lo que pasó en materia de esclavitud en Yucatán, en donde existieron 100 mil esclavos trabajando en las haciendas de henequén, una situación que se hizo con el contubernio de la Iglesia católica, los magistrados y los hacendados”, detalla mientras el calor de la llamada Ciudad Blanca se apodera de la primavera.

Así nació México Esclavizado (Planeta, 2018), novela ubicada en los albores del siglo 20, protagonizada por Olegario Montemayor, hijo de un hacendado henequenero, y Marion Scott, una estudiante británica muy adelantada a su tiempo.

La anécdota que une a esta pareja es muy singular. La joven le asegura al mexicano que lo conoció en una vida pasada, en una marcha en Alemania a favor de las reformas propuestas por Martín Lutero. Lo curioso es que en esa época los papeles estaban cambiados: Olegario era mujer y Marión, el hombre.

“Una novela sin historia de amor, no es una novela”, dice Moreno con humor.
 
VIAJE AL PASADO

Para imaginar el escenario de México Esclavizado, el novelista ofrece un recorrido por la Hacienda Sotuta de Peón, ubicada a una hora de Mérida y que después de una restauración a fondo recrea no sólo una enorme casa de estilo afrancesado -amueblada además con enseres de la época-, también la producción del llamado “oro verde”.

Este museo vivo cuenta con 3 mil hectáreas en las que se siembra henequén. Si bien la producción se vende en pequeñas cantidades entre comerciantes locales, es una gran experiencia ver cómo esta planta nativa de la península de Yucatán se transforma en la fibra con la que se trenzan cuerdas y sacos, que fueron vitales primero en la industria forrajera norteamericana y después en la Primera Guerra Mundial.

“Un hacendado tenía unas 15 haciendas como ésta, que contaban con su propia moneda y tienda de raya como medida de control de los peones, quienes estaban prácticamente condenados a morir en la tierra que trabajaron toda su vida y, lo que es peor, a heredar sus deudas a sus hijos.

“Uno de los grandes crímenes de Porfirio Díaz es el exterminio de los indígenas yaquis y mayos, pues su gobierno los mandó a trabajar a las haciendas de henequén donde murieron como moscas”, señala el autor de Amores Carnales.

Para enmarcar esta tragedia humana en México Esclavizado, gracias a la voz de Marion Scott, se recuerda la tragedia que vivió el Congo Belga, donde la explotación del caucho cobró la vida de 10 millones de africanos.

“Lo que pasaba en México también pasaba en otras latitudes. Cuando finalmente se saca a punta de bayonetazos a Porfirio en mayo de 1911, el 80% de los mexicanos no sabía leer ni escribir”, apunta Moreno.

El escritor lamenta que los políticos nacionales no echen un vistazo al pasado. Asegura que nuestro país no educó a la nación y por esta razón existen 54 millones de mexicanos sepultados en la pobreza. “El Gobierno mexicano fracasó como maestro”, remata.
 
IMPULSAR A MÉXICO

La historia tiene un montón de lecciones para los gobernantes mexicanos, aunque muchos de ellos sean “una pandilla de bandidos”. En este momento coyuntural, Francisco Martín Moreno pide una reflexión profunda al momento de emitir el voto que definirá la presidencia del país el próximo 1 de julio.

“Lo peligroso es creerle a alguien que lucra con la desesperación y la marginación de la gente. Muchas veces castigamos a México, en lugar de castigar a los políticos. Es cierto que hay un hartazgo, ira, furia, pero no se puede apostar por un cambio que no va para adelante ni para atrás. Los votos suicidas son muy peligrosos.

“Hay que apoyar la reforma educativa, convertirnos todos en maestros, quien tiene los conocimientos tiene el ingreso. Tenemos que impulsar un México digno del futuro y el fundamento es la educación”, concluye.

A leer

» México Esclavizado

» De Francisco Martín Moreno

» Planeta, 2018

» 416 páginas

» 229 pesos


Imprimir
te puede interesar
similares