×
hace 5 días
[Saltillo]

Hilario, el nuevo Obispo de Saltillo

'Recibiré una Diócesis con una gran Pastoral Social comprometida con la migración, con la salud y las mujeres'

Imprimir
Hilario, el nuevo Obispo de Saltillo
Escuchar Nota


Saltillo, Coah-. Será un obispo con estómago de viajero, fanático de los Rayados de Monterrey y el futbol americano, quien sucede a Raúl Vera López al frente de la Diócesis de Saltillo.

El lunes de la semana pasada, el nuncio apostólico Franco Coppola mandó llamar al obispo Hilario González García para proponerle dejar la ciudad de Linares, Nuevo León, y mudarse a Saltillo, con el fin de ponerse al frente de la polémica Diócesis.

“Aunque voy a dejar muchas cosas inconclusas en Linares, acepté irme a Saltillo porque tengo vocación de servicio y donde Dios quiera estaré para el bien de la Iglesia”, comentó el obispo electo por el papa Francisco.

Aunque no conoce Saltillo ni el vasto territorio que comprende la Diócesis, el Obispo se define como “un norestense de corazón, y la cultura de esta región es casi la misma en todas las ciudades, entonces me gustará”, dijo.

Actualmente, Hilario González reside en Linares, Nuevo León, un pueblo mágico a la orilla de la Carretera Nacional, famoso mundialmente por ser la cuna de las glorias, dulces de cajeta quemada y nueces.

Esta pequeña Diócesis comprende apenas 300 mil habitantes, que no se compara con el reto que se aproxima para el Obispo, que ahora administrará una provincia de un millón y medio de pobladores.

Saltillo será un reto porque provengo de una Diócesis rural y pequeña que no cuenta con todas las pastorales que tiene Saltillo, pero no me preocupa porque tengo el compromiso de aprender”, declaró el obispo González.

El nuevo pastor de la Iglesia católica en Coahuila estudió Ingeniería en Sistemas Computacionales en la Universidad de Monterrey, y después entró al Seminario. Se graduó como sacerdote hace 25 años y hace seis fue nombrado Obispo de Linares, pero antes estudió la Licenciatura de Filosofía en la Universidad Pontificia.
“Recibí clases en el Seminario de Monterrey junto a sacerdotes que hoy siguen trabajando en Saltillo, y también conocí ahí al obispo Francisco Villalobos Padilla, un hombre admirable porque, a pesar de su avanzada edad, sigue trabajando”, dijo el Obispo.

La Diócesis de Saltillo registrará una condición histórica con la llegada de Hilario González, porque será la primera vez que habrá tres obispos en la ciudad, con Villalobos y Vera como eméritos.

“Al obispo Raúl Vera lo conocí más cuando me nombraron Obispo de Linares, y es que pertenecemos a la misma Arquidiócesis de Monterrey y somos hermanos, compartimos experiencias. Sé que es un pastor con iniciativa y nos vamos a llevar muy bien”, comentó ayer en entrevista Hilario González García, el sucesor del fraile dominico en la Diócesis de Saltillo.

Hace un mes, el obispo González contrajo coronavirus, casi al mismo tiempo que Raúl Vera, quien entregará una Diócesis comprometida con distintas y difíciles causas sociales.

“Voy a recibir una Diócesis con una gran Pastoral Social comprometida con la migración, con la salud y las mujeres, entonces mi estilo será estar cercano a la gente, al pueblo de Dios”, declaró González García.

“Mis primeras palabras para Saltillo son de cariño porque quiero que juntos conozcamos qué es lo que Dios quiere para la Diócesis y para mí. Quiero estar pronto allá y conocerlos”, dijo el Obispo electo.

Uno de los compromisos que espera tener es el de los migrantes, “porque para mí es nuevo, debido a que en Linares los migrantes solo pasan, pero en Saltillo se quedan de estancia, hay una Casa del Migrante y la recepción es grande”, aseguró el obispo González.

La llegada del jerarca católico será iniciando el próximo año, en lo que se terminan los procesos de entrega y recepción de la Diócesis.
“Estoy muy emocionado de irme a Saltillo por el trabajo, pero también sé que allá se come bien y a mí me gusta compartir la mesa, tengo estómago de viajero, pero no les voy a decir lo que más me gusta, porque si no, voy a estar condenado a que nada más me preparen eso”, concluyó el Obispo de 55 años, que recién estrena Saltillo.

Actualmente, Hilario González reside en Linares, Nuevo León, donde la Diócesis comprende apenas 300 mil habitantes, que no se compara con el reto de administrar una provincia de un millón y medio de pobladores.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}