×
hace 1 mes
[Salud]

Incontinencia urinaria, trastorno común del que no se habla

Una de cada 3 mujeres a partir de los 50 años ha tenido pérdidas de orina de algún tipo

Imprimir
Incontinencia urinaria, trastorno común del que no se habla
España.- ¿Sabías que si las personas con pérdidas de orina formasen un país sería el tercero más poblado del mundo? La incontinencia urinaria es un problema de salud que afecta hasta 50 millones de personas en Europa y alrededor de 6,5 millones de españoles. A pesar de que las cifras son elevadas y que el impacto en la calidad de vida de las personas que la padecen es importante, este trastorno sigue siendo un tabú, lo que lleva al desconocimiento sobre sus causas y los método de prevención.

El debilitamiento del suelo pélvico producido por los embarazos, partos y menopausia es uno de los principales factores de riesgo para las mujeres; pero también lo puede dañar el estreñimiento crónico o la obesidad. Mientras que en los hombres la incontinencia urinaria está relacionada, además de con la edad, con el aumento del tamaño de la próstata.

Para informar sobre cómo afectan las pérdidas de orina, los expertos de Tena Lady han recabado la opinión de especialistas en ginecología y fisioterapia especializados en suelo pélvico para conocer los 12 datos menos conocidos sobre la incontinencia urinaria. Aunque los síntomas pueden variar de un paciente a otro dependiendo del tipo de incontinencia, uno de los primeros signos de alerta que indica la importancia de acudir al especialista es el aumento de las veces que se acude al baño o las pérdidas ligeras al hacer alguna actividad de esfuerzo, ya sea al practicar algún deporte, al toser o estornudar.

¿Sufrida por más mujeres que hombres?

Una de cada 3 mujeres a partir de los 50 años ha tenido pérdidas de orina de algún tipo; mientras que en el caso de los hombres 1 de cada 4 a partir de los 40 años padece algún tipo de pérdida de orina.

¿Es un trastorno frecuente?

Si las personas con incontinencia formaran un país, sería el tercer país más poblado del mundo, sólo por detrás de China e India. De hecho, 400 millones de personas están afectadas por incontinencia urinaria en el mundo.

¿Cuánta orina cabe en la vejiga?

Una vejiga puede contener entre 300- 400 ml de orina durante el día, lo que equivaldría a dos vasos de agua.

¿Es un problema para siempre?

La incontinencia de esfuerzo tiene una tasa de curación de entre el 80-90% con rehabilitación y/o cirugía, según explica Gema García Gálvez, experta portavoz de Centradaenti.es de Tena Lady.

¿Es bueno cortar el pis?

Cortar la micción no ayuda a fortalecer el suelo pélvico, según explica Carolina Walker, experta portavoz de Centradaenti.es de TENA Lady. «Si realizamos contracciones de suelo durante la micción, cortaremos el flujo de la orina al bloquear el conducto de salida. Esto provocará una alteración en la función normal de la vejiga que podría impedir su vaciado completo. El residuo de orina que quede en la vejiga podría aumentar los riesgos de infección. Por este motivo, no es conveniente cortar la micción con frecuencia. Los músculos del suelo pélvico hay que fortalecerlos a través de ejercicios de fortalecimiento, pero nunca a través de la interrupción de la orina», aclara.

¿Hay que usar productos específicos?

El 78% de las mujeres con incontinencia urinaria todavía no usa productos específicos para las pérdidas de orina. El pH y la densidad de la orina requieren de un producto capaz de retener su fluidez y de neutralizar el olor. El flujo menstrual es más espeso y se expulsa más lentamente, mientras que la orina es más líquida y se expulsa en mayores cantidades, por lo que se necesita una absorción más rápida.

¿Influyen la comida y la bebida?

Cierto tipo de bebidas y comidas irritan la vejiga y aumentan el riesgo de sufrir pérdidas de orina. Por ejemplo, el café, el alcohol y los alimentos ácidos, como los cítricos. El alcohol y las bebidas con cafeína son diuréticos que contribuyen a tener que orinar con mayor frecuencia.

¿Cómo afecta en las relaciones sexuales?

En España, un tercio de las mujeres sexualmente activas con afecciones del suelo pélvico presenta incontinencia durante el coito (Libro Blanco de la carga Socioeconómica de la Incontinencia en España).

La diabetes, asociada a mayor cantidad de orina

Las mujeres con diabetes son más propensas a sufrir problemas de sensibilidad de la vejiga, que pueden derivar en incontinencia urinaria por rebosamiento. La diabetes también está asociada a una cantidad de orina muy grande debido a los niveles altos de azúcar en sangre. Lo que a su vez aumenta el riesgo de tener pérdidas.

¿Por qué duele la espalda?

Más del 50% de las mujeres con incontinencia urinaria sufren también de dolores de espalda. Numerosos estudios han observado que existe una alta prevalencia de dolor lumbo-pélvica entre las mujeres con incontinencia urinaria. Los autores de estos estudios sugieren que esto se podría deber a la falta de estabilización entre los principales músculos encargados de sostener esta zona, entre los que se encuentra el suelo pélvico. Por lo que aquellas mujeres que tienen incontinencia urinaria originada por una debilidad del suelo pélvico pueden tener más riesgos de sufrir también de dolores de espalda, según explica Carolina Walker, fisioterapeuta portavoz de Centradaenti.es de TENA Lady.

¿Por qué hay pérdidas por la noche?

Cuando envejecemos, nuestros cuerpos experimentan cambios y es bastante común que necesitemos ir al baño con más frecuencia que antes: una o dos veces durante la noche es algo normal.

Esto se debe a diferentes motivos. La vejiga de una persona joven puede retener hasta medio litro de orina, pero con la edad suele reducirse a casi la mitad dado que los músculos de la vejiga se vuelven menos elásticos. Otro de los motivos que provocan una mayor urgencia de orinar cuando envejecemos es que tenemos menos capacidad para concentrar la orina.

Algunos deportes debilitan el suelo pélvico

Según explica Carolina Walker, fisioterapeuta portavoz de Centradaenti.es de TENA Lady, algunos ejercicios o deportes provocan un aumento excesivo de la presión dentro del abdomen y de la pelvis; y el suelo pélvico es la principal estructura que recibe estas presiones. Cuando la musculatura pélvica recibe de forma continuada elevadas presiones puede llegar a debilitarse y afectar a sus funciones que aseguran la continencia, es decir, el cierre de los esfínteres.

Alguno de estos deportes de alto impacto son la halterofilia, el running, el salto, o la gimnasia que pueden comprometer la funcionalidad del suelo pélvico si se practican de forma profesional o con demasiada asiduidad.


Imprimir
te puede interesar
similares