×
hace 1 semana
[Relatos y leyendas]

La familia en el teatro

Entre la relación de mis historias hay una en particular que me pasó y fue en el centro de Saltillo

Imprimir
La familia en el teatro
Foto: Zócalo | Archivo
Por: Héctor Alfonso Flores Farías

Entre la relación de mis historias hay una en particular que me pasó y fue en el centro de Saltillo.

Cuando andaba caminando por la Alameda, eran como las 4:00 horas y me quedé observando la escuela de bachilleres Dr. Mariano Narváez González y la Benemérita Escuela Normal de Coahuila, al entrar a la Normal, en el segundo piso estaban los señores que limpian la escuela y me acerqué a uno de ellos llamado Jesús, que aparte de ser el conserje, era también el que se quedaba a vigilar por las noches; le pregunté que leyendas había visto ahí mismo, él me contesto:

- He visto muchas cosas aquí, justamente varias noches he escuchado pasos abajo, porque aquí, todos los pasos se escuchan, y más cuando son tacones de mujeres, cuando los oí, bajé al primer piso, pero ya eran las 11 de la noche y no encontré a nadie, se me hizo extraño porque hubo un concierto que dieron los maestros con sus alumnos en el teatro de aquí y se terminó a las 10 de la noche y yo pensé que eran unas chavas que se habían quedado o que se les había olvidado algo, yo siempre cierro las puertas de la escuela a las 12 de la noche y me quedo a vigilar todo el edificio, pero, al llegar no vi a nadie y dije que pues eran cosas de la antigüedad porque este edificio se fundó hace muchísimos años y un fantasma se quedó aquí, dicen los conocedores y ya pasó esa noche y me fui a descansar-.

Continúa don Jesús:

- A la siguiente noche, estaba rondando por el pasillo de abajo cuando llego a las escaleras principales y veo como un niño sube rápido y al verlo traté de alcanzarlo y le dije al niño -espera quien eres o quién te trajo-, el niño no hizo caso y cruzó la puerta principal, estaba cerrada la puerta del teatro, yo creo el niño andaba jugando pero no le di importancia al caso y seguí mi labor-.

Para eso, yo ya estaba bien picado con las historias que me contaba don Jesús y me siguió relatando, - la siguiente noche cerré la puerta a las 12, como de costumbre y me fui al baño a hacer mis necesidades pero escuché como si alguien entrara a la escuela, ¿cómo? Si yo había cerrado la puerta con candado, al acabar me fui a la puerta a checar y no había nadie, la noche estaba tranquila sin mucho viento, y me entró la curiosidad de saber qué fue lo que había pasado, ¿por qué se me presentaban esos casos tan extraños, pero en dónde podría investigar? De pronto un fuerte viento azotó las puertas principales de la escuela y como ya eran casi las 6:30, don Jesús me dijo, -vamos al teatro ahí estaremos más seguros que aquí-, acompañé a don Jesús y al entrar al teatro unos 5 minutos después estaba sentado escuchándolo, me entró el miedo y aparte la curiosidad de saber qué era lo que estaba pasando a esa hora, en ese día, tal vez. Recuerdo la fecha, era 13 de enero.

Me tuve que despedir de don Jesús, pues tenía un compromiso que cumplir, a lo que él me dijo, -ven mañana-.

Indagando en mi investigación, me adentré a conocer más sobre el caso, para comprobar por mi mismo que este suceso fuera un hecho real y verídico.

El 14 de enero fui de nuevo y estábamos en el teatro, se fueron todos los estudiantes y nos quedamos solos don Jesús y yo, de pronto se comienza a escuchar el piano muy a lo lejos. Al llegar, lo traté de abrir y estaba cerrado, luego, al cabo de un rato se me presentó algo inesperado para mí y para don Jesús, pues había sucedido que ahí mismo anteriormente, un maestro que estaba enfermo, se encontraba tocando para su esposa una pieza clásica de Beethoven, después llegó su hijo, que bajó por las partituras que se le habían olvidado al pianista en el primer piso, al entrar al salón escuchó que cerraron las puertas de donde estaban sus padres, cogió las partituras y se fue corriendo hacia arriba.

Cuando el niño quería entrar al teatro, se dio cuenta de que su padre estaba matando a su mamá, el maestro le abrió las puertas al niño y cuando estaban en el foro lo mató también. Con la última cuerda con la que había matado a su esposa la cogió y se suicidó apretándola en el cuello, quedándose sin aire. Así, quedó la familia muerta en el teatro de la escuela Benemérita.

Cuando voltee a ver a don Jesús, estaba ido con los ojos blancos, traté de reavivarlo pues le dije -despiértese don Jesús- y no se despertaba o más bien no se le quitaba su vista nublada, -despiértese don Jesús-, hasta que le di una cachetada para que reaccionara y se despertó diciendo -¿que pasó, quién eres tú?-, -soy Héctor, él chavo que vino a escuchar la leyenda que aquí sucedió-.

Don Jesús, pudo asegurar que es el fantasma que se aparece todas las noches y que los vigilantes anteriores también lo vieron

- Me tengo que ir-, le dije a Don Jesús,

Al finalizar todo lo vivido ese día, puedo llegar la conclusión que fue el 14 de enero el día que el maestro partió de este mundo.


Imprimir
te puede interesar
similares