×
hace 1 semana
[FILC 2018]

La marginalidad como metáfora

¿Qué produce la violencia? Fernanda Melchor ofrece una respuesta inquietante en Temporada de Huracanes

Imprimir
La marginalidad como metáfora
Saltillo, Coah.- Cuando era una niña y buscaba qué leer, Fernanda Melchor se topó con los periódicos de nota roja. Las historias de inmediato llamaron su atención, y si bien la violencia era la clara protagonista de esas páginas, para la futura escritora había algo atrás que le interesaba aún más: qué producía esos crímenes.

Los microuniversos, la marginalidad, los conflictos que orillan a las personas a vivir situaciones extremas, son algunos de los tópicos que maneja la escritora veracruzana en Temporada de Huracanes (Literatura Random House, 2017), novela que ha sacudido tanto a lectores como a críticos y que ya va en su quinta reimpresión.

“No me interesa concentrarme en la violencia per se, sino hablar de las condiciones estructurales que produce esta violencia entre los individuos”, explica acerca de su obra en entrevista con Zócalo.

“Siempre se me pregunta por la violencia real de la sociedad mexicana. Sí soy una escritora que me interesa hablar del presente, de lo que sucede en México, pero al mismo tiempo me interesa hablar de lo que pasa en el interior de las personas. Siempre trato de mantener estas dos divisiones vivas, la interna y la estructural: lo que causa el machismo, la misoginia, la homofobia, las condiciones terribles del capitalismo salvaje, la perdida de pertenencia de las personas, el desbaratamiento de los lazos comunales, lo que está sucediendo en el mundo que vivimos”, añade.

Temporada de Huracanes inicia con el hallazgo de un cuerpo. A lo largo de las páginas el lector conoce a “La Bruja”, cuya vida termina de manera trágica. Este hecho sacudirá a una pequeña comunidad –un denso microuniverso al que no se le ve salida–, donde se mueven las bajas pasiones a través de personajes que inspiran ternura, pero también desesperación.

“Algo que puede hacer la literatura, y por lo que siempre vuelvo a la novelas, es crear verdaderos mundos autocontenidos, que sí tienen una relación en mayor o menor grado con el mundo verdadero. En este caso particular yo quería hacer un mundo bastante cerrado, al grado de la claustrofobia.

“Me interesaba explorar qué es lo que sucede cuando una persona comete lo que se llama un asesinato pasional, cuando alguien mata a una persona por por rabia, por simplemente odiar a otro. Quería explorar a qué podemos llamar asesinato pasional. En Temporada vemos que un crimen pasional es resultado de una serie de abusos, también de la mala suerte, de estar en el momento equivocado”, detalla la escritora que hoy se presentará, a las 17:30 horas, en la Feria Internacional del Libro Coahuila 2018 .

Morir en tierra de nadie

Cuando vivía en Veracruz, Fernanda habló con un médico forense que sostenía que lo que ocasionaba un crimen “es la falta de amor propio”. En Temporada de Huracanes ese grado de autodestrucción queda al descubierto cuando los personajes se ven sometidos por la precariedad de sus condicionres.

“Una de las preguntas que pensaba cuando trabajaba en Temporada es: ¿cómo es un pueblo donde una mujer, un homosexual, o cualquier persona puede morir sin que pase nada, sin que las autoridades ni la gente haga nada? Vemos en Temporada que los policías están más interesados en ver si hay dinero de por medio que en resolver el crimen”.

Si bien hay muchos que han emparentado su obra con la novela policiaca, Fernanda considera que, a diferencia del género negro, en Temporada de Huracanes no está en juego la identidad del criminal si no sus motivos, su historia de vida.

“Uno nunca está solo en una comunidad, uno depende de las influencias que recibe, de las redes a las que pertenece y justamente la novela se trata de eso, de tejer esas redes que empiezan con los personajes que tuvieron que ver menos con el crimen, hasta llegar a quienes sí están involucrados. Me interesa la reconstrucción de un mundo que permite que esto suceda y ahondar en la mente y en las almas de estas personas que viven en este lugar”, refiere la veracruzana.

Fuera privilegios

En la primera novela de Melchor, Falsa Liebre (Almadía, 2013), también aparecen personajes marginales: chicos que viven en la calle, que se prostituyen, que sienten que su vida está echada a perder. Para la autora son importantes los temas de la infancia, el abuso, el abandono. “La marginalidad material es una metáfora para hablar de esa marginalidad emocional”, apunta.

“Me gusta escribir las posibilidades que existen más allá de nuestro mundo de privilegios, en el que la mayor parte de los escritores nos movemos. Por otro lado, para mí ha sido algo inevitable, porque incluso dentro del privilegio de la clase media yo viví en la provincia siendo mujer.

“Siento que viví ciertas violencias que me marcaron, que me hicieron lo que soy, y que hacen que escriba lo que escribo. De alguna manera esta marginalidad de los personajes es la marginalidad que yo sentía, expresada de otra manera. Creo que si mis personajes resultan verosímiles no es porque yo sepa qué es prostituirme en la calle, sino porque me gusta compartir con los lectores mi pequeña verdad de lo que he vivido”.

Sordidez veracruzana

Fernanda presentará en la FILC Aquí No Es Miami (Random House, 2018), un libro que da cuenta de su vocación como periodista a través de una serie de textos desarrollados en su natal Veracruz.

“Tuve una vida secreta, como Batman. En la mañana trabajaba en comunicación social y en las tardes y las noches, cuando tenía tiempo, me ponía a investigar temas de Veracruz que a mí me interesaban. Cuando empecé a escribir crónicas más seguido, que fue en 2007, yo estaba luchando por escribir una novela que no me salía, pero sabía que la única manera de aprender a hacerlo era escribiendo”, finaliza.

Agéndalo

» Presentación de libro

» Participan la autora y Marina Herrera

» Hoy, 17:30 horas.

» Sala Enriqueta Ochoa





Imprimir
te puede interesar
similares