×
hace 3 semanas
[Relatos y Leyendas]

La mujer del departamento

Las personas pueden ser escépticas sobre acontecimientos sobrenaturales…

Imprimir
La mujer del departamento
Foto: Especial
Por: Goretty Guadalupe Rodríguez López

Las personas pueden ser escépticas sobre acontecimientos sobrenaturales… Hasta que les sucede algo que no pueden explicar…

Un Ingeniero civil vivía en un departamento en la ciudad de Morelia, su trabajo le exigía viajar constantemente, por lo que su familia fue a visitarlo desde Saltillo; la pareja tenía 5 hijos, pero en aquel viaje sólo fueron los dos más pequeños.

Aquella visita de 1 semana, se dio sin contratiempos; lo extraño comenzó 15 días después, cuando otros 7 compañeros de obra se fueron a vivir con él al departamento.

Cierto día, uno de ellos (Pedro) preguntó a su compañero de cuarto si había notado algo extraño durante la noche; pero el compañero respondió que no; por temor a la burla, el primero decidió ocultar lo que a él le había pasado.

Pero al día siguiente otro compañero (Felipe) hizo la misma pregunta a todo el grupo de hombres; todos negaron haber visto algo; pero en un momento que estuvieron solos, Pedro pregunto a Felipe:

─ ¿Qué fue lo que viste?
─ No vi, sólo sentí. ─ respondió Felipe
─ ¿Sentiste que alguien estaba sobre ti? ¿un peso que no te permitió moverte? Ni hablar, ni gritar, ni nada…
─ ¿Cómo lo sabes? ─ Preguntó sorprendido. ─ yo no le he platicado a nadie…
─ También lo sentí ─ respondió Pedro.
─ Pensaron que tal vez estaban sugestionados, porque al grupo le gustaba contar historias de terror y misterio; quizá lo imaginaron…

Una noche que estaban todos, disfrutando de una amena reunión, otro de los hombres comentó que le había pasado algo muy extraño, al explicar lo sucedido coincidió con lo que antes habían vivido Pedro y Felipe.

Inmediatamente ellos deciden hablar, y se dan cuenta que la mayoría ha sentido lo mismo mientras dormían…

Temerosos por la situación, decidieron buscar ayuda, y trajeron al departamento a una “médium”, la cual, sintió una energía negativa… ─ Aquí hay una mujer ─ dijo la vidente ─ murió en éste lugar y se encuentra muy molesta… traigan éste material que necesito…

─ Inmediatamente 2 de ellos fueron a conseguir lo que la médium había solicitado, otros 2 se quedaron con ella en el departamento, los demás prefirieron “no estorbar” y se marcharon.

La vidente dibujó un círculo en el piso, con unos extraños símbolos; se colocaron los 4 hombres, ella y su acompañante dentro del mismo; y cómo en las películas, comenzó a invocar al espíritu de la mujer… el que me contó ésta historia asegura que los ojos de la vidente se pusieron en blanco; además su voz cambió… parecía de alguien más joven… y les dijo a los hombres que preguntaran lo que quisieran saber…

─ ¿Quién eres? ¿Cómo te llamas? ─ preguntó uno de ellos.
─ Me llamo Daniela ─ respondió el ente.
─ ¿Por qué estás aquí? ¿Qué te sucedió? ─ Preguntó otro de los presentes.
─ En éste lugar había una clínica clandestina, y yo vine a abortar; pero algo salió mal… y el médico, al ver que me desangraba, huyó y me dejó morir sola…
─ ¿Y por qué hasta ahora te haces presente? Éste departamento está habitado desde hace meses.
─ Preguntó el ingeniero.
─ Porque me molesta la presencia de las personas ─ respondió la mujer.
─ Pero, anteriormente mi familia estuvo aquí, y no hiciste nada ─ insistió el ingeniero.
─ Cuando los niños jugaban en la sala, yo me iba a uno de los cuartos; si tu esposa estaba en la cocina, yo me iba al comedor… Pero después llegaron demasiados hombres y se adueñaron de todo… la cocina, la sala, el baño, los cuartos ¡TODO! Y como ustedes me molestaron, yo los molesto a ustedes… ─ respondió algo molesta la mujer.
─ ¿Y cómo te ayudamos? ¿Qué quieres que hagamos? ─ preguntó nuevamente el ingeniero.
─ Quiero que me manden decir 3 misas, para que pidan por mi alma… ─ suplicó el espíritu, y les dio su nombre completo.

Los hombres se comprometieron a cumplir con la petición de aquella mujer y ella a cambio se iría del departamento.

Varios días pasaron, y todo se calmó; ya no sucedían cosas extrañas; y parecía que las cosas estaban en paz… Pero los hombres, envueltos en sus pendientes dejaron pasar los días sin cumplir con su parte del trato…

Hasta que, una tarde que estaban todos, las puertas de los cuartos comenzaron a azotarse, las puertas de los closets se abrían y cerraban con gran fuerza, las puertas de la cocineta igual, las cosas sobre la mesa cayeron al piso…

En ese momento el Ingeniero, muy asustado, buscó el papel donde había anotado el nombre de aquella mujer, se lo dio a uno de los hombres, le dio dinero y le pidió que, al día siguiente, a primera hora, fuera a la iglesia más cercana y pidiera 3 misas en honor de Daniela…

El Ingeniero se dirigió a su habitación, preparó sus maletas y se fue a hospedar en un hotel mientras conseguía otro lugar donde vivir; los trabajadores renunciaron uno a uno y regresaron a sus lugares de origen; lo que no sabemos es si las misas se llevaron a cabo; o si el espíritu aún sigue habitando aquel departamento…

Una cosa si es segura: nunca debemos prometer algo si no pensamos cumplir; y menos si la promesa la hicimos a alguien a quien NO podemos ver…




Imprimir
te puede interesar
similares