×
hace 1 mes
[Negocios]

Lanza alcaldía de Morena su propio dinero: circulan los obregones

El valor está circulando únicamente en la alcaldía y eso fortalece el comercio local

Imprimir
Lanza alcaldía de Morena su propio dinero: circulan los obregones
Al Banco de México (Banxico) no le gustan las monedas sociales | Foto: Especial
Escuchar Nota


Ciudad de México.- “Son 20 pesos... perdón, 20 obregones por el agua de horchata”, responde el despachador a su cliente. “Todavía no me acostumbro”, se disculpa el vendedor, quien recibe dos papelitos de color verde, con el retrato del general revolucionario Álvaro Obregón.

“¡Es que son como panchólares!”, bromea otros de los tantos comerciantes reunidos el pasado 14 de septiembre en La Araña, comunidad de la alcaldía Álvaro Obregón, que ese día puso por primera vez en circulación los llamados obregones, una especie de moneda social que apuesta por impulsar la economía comunitaria.

“Hoy estamos ensayando este primer ejercicio de economía (...) se repartieron alrededor de 60 mil obregones y tienen equivalencia de un obregón/un peso, pero no son intercambiables”, explica el economista Víctor Bernal, asesor externo para el proyecto que recién estrena el gobierno municipal.

“Cuando alguien compra 20, 50 o 100 pesos, se guarda el dinero en el bolsillo y lo va a gastar en supermercados”, precisa. “Aquí no: con los obregones los locatarios ese mismo dinero se lo gastan en la misma comunidad. Eso hace que si yo estoy ganando 100 pesos o 100 obregones, los estoy gastando con mi vecino de la colonia a un lado.

El valor está circulando únicamente en la alcaldía y eso fortalece el comercio local, la economía de la alcaldía, y algo muy importante: va generando identidad y confianza”, comenta.

Al aclarar que el obregón no busca suplir al peso mexicano, el también maestro en Ciencias Económicas por el Instituto Politécnico Nacional (IPN) subraya la importancia de generar confianza entre colonos por medio del intercambio. “Qué mejor confianza, si la estamos construyendo con nuestros vecinos a partir de consumir lo que ellos están produciendo”.



La moneda social del gobierno

Ya sean taqueros o hasta dulceros, los puestos reunidos frente a un PILARES (Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes), en La Araña, intercambian por primera vez obregones de cinco, 10 y 20 unidades, aunque autoridades de la demarcación esperan circular en una segunda etapa papeles de 50 y hasta 100 unidades.

Serán 16 colonias en donde circularán las denominaciones que pueden distinguirse por la efigie de Obregón en distintas etapas históricas (militar o presidente), por sus colores (azul, verde y naranja) y por sus dimensiones, de entre 6.5 y 14 centímetros.

Algunos de ellos los cuenta con la mano José Jacques, jefe de la oficina de la alcaldía, quien expone que la idea de la moneda social no es nueva. En el interior de la República circulan el Tláloc (desde 1996), el Túmin (2010), el Itacate (2012) y el Amanatli (2015), todos impulsados por universidades o grupos ciudadanos, quienes fomentan la idea del “prosumidor”, que une los roles de productor y consumidor.

Por esas mismas características, el obregón de 2019 sería la primera moneda social que promueve un gobierno local, en este caso el de Layda Sansores (Senado), presidenta municipal de Álvaro Obregón desde 2018.

“El propósito nuestro es multiplicar el capital social”, explica José Jacques. “No es el gobierno, es el dinero del pueblo”, subraya, y pone como ejemplo las remesas —15 millones de pesos diarios que llegan a la alcaldía—, las cuales terminan desafortunadamente “en manos” de transnacionales.

“Dinero que viene del extranjero se regresa al extranjero. ¿Qué se queda aquí?, si ellos no invierten nada acá; en cambio, la moneda local queda local y se multiplica (...) solamente hay un ganón, y el ganón es el pueblo”.

A pregunta expresa sobre si el obregón es más bien una política populista de la llamada Cuarta Transformación, Jacques sostiene que “no es populismo, es una deuda que tiene el Estado con alguien que no ha recibido la riqueza que le corresponde como nacional mexicano, y que siempre se ha ido con un grupo de corruptos que se la ha llevado al extranjero; es tiempo de que el dinero se le quede a quien le pertenece, que es el pueblo mexicano”.



"Banxico envidia los obregones"

Al Banco de México (Banxico) no le gustan las monedas sociales. Basado en el artículo 28 de la Constitución, que le otorga la potestad de ser el único en emitir dinero, interpuso en 2011 una demanda en contra de los promotores en Veracruz del mencionado Túmin, aunque la entonces PGR desechó el caso al no hallar evidencia de delito.

Ocho años después, un gobierno emanado del partido de Morena, esta vez en la capital del país, llama la atención con un proyecto similar.

“Vinieron del Banco de México, el representante de inteligencia, para ver qué es lo que estábamos haciendo. Causó una gran alarma, porque de acuerdo con la ley, sólo el gobierno puede imprimir moneda”.

Así lo cuenta la alcaldesa Layda Sansores. Explica que para no crear confusión y no tener diferencias con el director de Emisión de Banxico, Alejandro Alegre, se definió al obregón como vale y no como moneda. Además, atendieron la petición de cambiar los colores y alejarse por completo del diseño de los billetes nacionales.

La demarcación evitó así problemas con la ley de la banca central, que menciona en su artículo 4: “Corresponderá privativamente al Banco de México emitir billetes y ordenar la acuñación de moneda metálica”.

Sansores bromea: “Yo creo que les dio envidia, porque nuestros obregones están más bonitos que los billetes del Banco de México”.

Detalla que, de inicio, se consideraron en el presupuesto 6 millones de pesos para el programa. Buscarán incluso enlazar los obregones con un programa de apoyo a familias de migrantes, puesto que “aquí es la alcaldía donde nos llegan más aportaciones”.










Imprimir
te puede interesar
[Futbol Rápido]
hace 4 horas
[Glam]
hace 4 horas
[Piedras Negras]
hace 4 horas