×
hace 6 años
[Jacinto Faya V

Dan último adiós a don Jacinto Faya Viesca

A la 1:30 de la madrugada del 8 de enero tomó su cuerpo, lo hizo a un lado y emprendió un viaje sin el cuerpo.

Imprimir
Torreón, Coah.- A la 1:30 de la madrugada del 8 de enero, Jacinto Faya Viesca tomó su cuerpo, lo hizo a un lado y emprendió un viaje sin el cuerpo, lo dejó de lado, se llevó su vida y le dejó a los de su sangre y a los que lo aman, el cuento, el cuento sin el cuerpo, el cuento real de su vida, “Las palabras de poder” de su historia.

Exactamente a las 13:00 en la iglesia de “San Pedro Apóstol” ubicada en la colonia San Isidro más de doscientas personas se conglomeraron para darle el “último adiós” a Jacinto, el padre, el amigo, el compañero; “Tobías” fue el encargado de abrir las lecturas y “San Juan” guió al sacerdote en un discurso que puso de cuerpo presente a “Jacinto”. En la primera fila sus hijos, los familiares más cercanos, detrás los amigos, los fieles amigos que lo resguardaron sentados y los que llegaron más tarde, de pie.

En dicho evento personajes de la vida política y social de Coahuila se reunieron, de entre los asistentes una joven que se encontraba a lado mío lloraba, rezaba y cantaba, le pregunté su nombre y me dijo “Milagros, soy la asistente de Jacinto”, le pedí que me contara algo de él:

“Él es Jacinto Faya Viesca, nació el 24 de noviembre de 1941 en Viesca pero se está registrado en Torreón, él se sintió siempre de Torreón, trabajaba como Notario, era consejero presidente del IEPECC y colaborador en varios medios de comunicación, incluido “Zócalo Saltillo”.

Es padre de cuatro hijos, Jacinto, Alejandro, Héctor y José Antonio, además abuelo de tres, amante de la música clásica, del jazz, de la escritura y de la lectura, no podían faltar Goethe, Shakespeare, Séneca”.

Jacinto Faya estudio Derecho en Nuevo León, se graduó de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma de Nuevo León, le fueron otorgadas varias distinciones entre las que se encuentran: “La Presea al Mérito” por el Colegio de Abogados de la Laguna en 1984, “Presea la Nasa” otorgada por el Instituto de Investigaciones Científicas del Estado de Coahuila en 1984, “Reconocimiento por Obra Jurídica Escrita” otorgado por el Ejecutivo del Estado de Nuevo León en 1994 entre otras.

“Él es una persona muy generosa, muy noble, muy fina, si hubiera que recordarlo que sea así, como un gran ser humano”, finalizó Milagros.

Jacinto murió el 8 de enero a la 1:30 horas de cáncer en una de las habitaciones del Sanatorio Español, estuvo 20 días internado en compañía de sus hijos, la última noche la pasó con Jacinto, el mayor de ellos, dormido, dejó de respirar; días antes el Gobernador estuvo con él dándole ánimos.

Sus restos fueron cremados en la Funeraria Gayosso el día siguiente de su partida, durante la misa celebrada hoy se distinguían las flores blancas, a media ceremonia una corona con rosas rojas lo acompaño a lo lejos sólo se leía: “Comité Directivo Estatal del PRI”. Sus restos quedaran en compañía de su amada esposa, Irma Leticia Rodríguez quien partió en julio de 2012, en la Iglesia de “San Pedro Apóstol”.

Tanto el Alcalde de Torreón como el Gobernador del Estado dieron las condolencias a su familia y con profundo dolor expresaron la lastimosa pérdida de Jacinto, él, en una de sus columnas como en prolepsis, dijo: “…La verdad es que si medimos la duración de nuestra existencia, cualquiera que ella fuere, en relación a la eternidad, todos nosotros, niños, adultos y ancianos, seríamos iguales. Nada es nuestro tiempo en relación con la eternidad…”.

Descase en paz, Jacinto Faya Viesca, quien escribe ahora en el cuerpo del universo la historia de sí.


Imprimir
te puede interesar
[Seguridad]
hace cerca de 16 horas
[Local]
hace cerca de 16 horas
[Deportes]
hace cerca de 15 horas
[Deportes]
hace cerca de 16 horas
[Espectáculos]
hace cerca de 6 horas
similares