×
hace 11 meses
[Arte]

Desde Torreón, letras salvajes

Carlos Velázquez comparte los detalles de los dos libros que publicó este año.

Imprimir
Desde Torreón, letras salvajes
Saltillo, Coahuila.-En 2008 apareció La Biblia Vaquera en el Catálogo de Tierra Adentro, pero fue hasta 2011 cuando el libro escrito por Carlos Velázquez cobró notoriedad al ser publicado por Sexto Piso. Desde entonces, la editorial de los hermanos Rabasa ha publicado la mayor parte de la obra del torreonense, quien no tiene empacho en usar una camiseta con la leyenda “Sexto Piso boy”.

“Ahorita no creo que haya quien me conozca más como persona y como editor que Diego Rabasa, con él he trabajado todos los libros. La Biblia ya estaba hecha cuando yo llegué aquí, sin embargo, él ha estado muy pendiente de lo que ha pasado desde ese libro al que conocía bien. Creo que la Efeba no sería lo que es sin la mano de mi editor”, señala el escritor en entrevista con Zócalo.

Si bien este año Velázquez publicó El Pericazo Sarniento en Cal y Arena, el coahuilense aclaró que ese será el único libro que estará fuera del catálogo de Sexto Piso. De hecho, ya tiene un par de obras bajo el brazo.

“Cuando terminé La Efeba tenía el impulso y me senté sin ningún objetivo ni intención, simplemente me senté a teclear y resulta que ya tengo otro libro de cuentos que saldrá a la luz en el 2018, que no tiene título todavía, pero que tiene la misma calidad que la Efeba”, detalla.

Después de escribir crónicas en El Karma de Vivir al Norte, Velázquez considera que los cuentos que presenta en su reciente libro reflejan su crecimiento como narrador.

“La Efeba es un libro mucho más maduro. Los lectores tienen el derecho a hacer sus elecciones y habrá gente que no esté de acuerdo conmigo, que piense que los cuentos de La Marrana son mejores, pero yo siente que en este libro tengo un mayor dominio sobre las tramas, sobre lo que está pasando. En general, he procurado hacer que mi obra se vaya incorporando a un canon de la literatura mexicana, a un corpus, pues”.

PERSONAJES ORDINARIOS

Los protagonistas de las historias que cuenta Carlos Velázquez son personaje comunes, aunque transitan entre la desventura y el azar, todo aderezado con el humor negro que caracteriza al norteño. En los seis relatos que integran La Efeba Salvaje aparecen una mujer que se convierte en “la chica del clima” para avanzar en su carrera profesional, un hombre obeso incapaz de encontrar el amor y un adicto a la cocaína.

“En La Marrana tengo un cuento de un gordo, en La Efeba y en el nuevo libro también. La obesidad me resulta fascinante. Coahuila tiene el primero o segundo lugar en obesidad nacional, todo el tiempo hay campañas contra la diabates, te están bombardeando los comerciales de los gimnasios, de la prevencion contra la hipertensión, etcétera.

“Me parece un tema que está muy presente, es una cosa muy cotidiana, y eso crea unos dramas sensacionales. Me sirve como punto de partida para crear mis historias y retorcer a los personajes hasta donde yo quiera. Nunca he sentido ninguna obligación, ni mucho menos, por elegir un personaje que sea exótico, que resulte estridente, me nutro de lo que miro a mi alrededor”.

La particularidad de la Efeba Salvaje es que Velázquez ensayó un nuevo registro, al escribir sobre un indio que resucita caballos.

“En el último cuento escribo sobre algo que no pertenece a este mundo, pero fuera de éste todos siguen alimentados por esa intención de contar historias que en apariencia tienen personajes muy comunes, pero que al final se terminan por trastocar y por dislocar en un universo de niveles muy estridentes. Hay historias que son muy chillantes”.

Barbie Moreno es una de las protagonistas de La Efeba Salvaje. Cuando Velázquez dio forma a esta chica del clima, pensó en darle el nombre de la popular muñeca de Mattel y un apellido que diera cuenta del mestizaje mexicano. Lo sorprendente es que Barbie Moteno sí existe, es una exuberante conductora del programa regiomontano Las Noches del Futbol.

“Lo de la chica del clima empezó por Monterrey y luego pasaron a Las Noches del Futbol. Después en todas las televisoras del país se replicó este efecto y ahora las chicas del clima es una plataforma para ser cantante o más famosa. La gente que quiere desarrollar una carrera empieza en ese puesto y poco a poco se va moviendo a otros lados. Mi chica del clima es una mujer ambiciosa y había que darle esa vuelta de tuerca a la historia. A mí los clichés me gustan y no les saco la vuelta, pero a la vez hay que transformarlos, ver el reverso o las posibilidades a las que se puede expandir o destruir.

“Cuando me entrevistó alguien de Reporte Índigo me dijo que sí existe una Barbie Moreno, y resulta que es una chava que sale en la Noches del Futbol, me sorprendí muchísimo. Él subió la nota, la tagueó y ella me escribió. Es muy loco, mis cuentos están demasiado apegados a la realidad”, comenta con una sonrisa.

FUERA DEL NORTE

El primer cuento de La Efeba Salvaje se desarrolla en la Ciudad de México, lo que saca a Velázquez de ese territorio norteño, tan usual en sus primeros libros.

“Es una cosa muy extraña porque el fenómeno que todavía pervive hasta ahorita es a la inversa, escritores chilangos que escriben narconovelas, y yo estoy haciendo lo contrario. Esto no es muy bien visto por mucha gente, hay autores en el norte que les parece un traición y que jamás van a escribir sobre algo que no sea el norte. A mí me interesa escribir la historia donde se presente y como cada vez paso más tiempo en el DF, es normal que este fenómeno se dé”, detalla el narrador, quien ya acabó de escribir su primera novela, que se encuentra en proceso de edición.

“Antes sí era muy importante decir 'soy del norte', era una carta de presentación, pero creo que si bien es cierto que con nosotros, me refiero a los nacidos en los setentas y a gente como Elmer (Mendoza) y (Luis Humberto) Crosswhite, era una cosa muy importante porque había una voz y una experimentación lingüística y mucha calidad en los productos, ahora los escritores del norte de cinco años para acá se repiten mucho, escriben el mismo tipo de novela.

“Todos están escribiendo la novela sobre el policía, el detective, el narcotraficante. Todos están repitiendo la misma fórmula y nosotros, aunque parezca lo mismo, no es así porque ninguno de nosotros, y hablo de los nacidos del 78, 79 para atrás, trabajábamos con fórmulas. Incluso hay autores jóvenes de Coahuila, en el caso de Nazul (Aramayo), que no está trabajando con fórmulas, pero si tú volteas hacia otros lados, todo parece la misma novela, que están haciendo el mismo libro”, afirma contundente.

SELFIE CON COCAÍNA


Al mismo tiempo que dio forma a La Efeba Salvaje, Velázquez acometió la tarea de escribir El Pericazo Sarniento, Selfie con Cocaína (Cal y Arena, 2017), una crónica en la que narra de forma descarnada su drogadicción “Rafa Pérez Gay me invitó a publicar un libro con él y que ya le había pedido a otros autores, que son usuarios de cocaína, pero ninguno había querido.

Al principio dije que sí, pero después empecé a tener muchísimas dudas y casi al final de proceso estuve a punto de echarme para atrás porque no quería publicar este libro sobre todo por mi hija, 'porque si lo llega a leer un día se va a dar cuenta de todas las pendejadas que he hecho. Pensé que en algún momento ella vivirá su vida y este es un ejercicio de honestidad intelectual y no puedo detenerme, y por eso el libro salió. Pero no creas, me causó conflictos y me los sigue causando.

“Es una invitación a ser señalado. Todo mundo sabe que yo soy usuario de cocaína, pero yo necesito tener más este libro que no ser señalado, ni modo, no me importan las consecuencias. Lo que sí necesitaba era escribirlo”.

El torreonense aborda varios aspectos en El Pericazo Sarniento, desde las dificultades que enfrenta un adicto a las drogas en México, hasta el proceso que vive un hombre al sumirse en una relación extrema con la cocaína.

“Este libro es varias cosas a la vez. Por supuesto cuenta la transición del narco desde que yo empecé a consumir hasta ahora, pero más que nada es una exploración de la mente del adicto a través de mi propia mente, de cómo se va configurando, de cuál es la razón por la que me acerqué a la cocaína, porqué me volví un adicto, por qué he batallado para alejarme de ella, qué es lo que me produce, todos los personajes que conocí en el camino y de cómo me he puesto a prueba físicamente una y otra y otra vez, de cómo me he puesto en riesgo.

“Al final todo eso forma parte de lo que significa ser un usuario en un país sumido en la guerra contra el narcotráfico, aunque ya no esté Felipe Calderón como presidente, cuántos muertos no ha habido en lo que va de este sexenio, derivado del negocio de la droga”, concluye.

A leer
* La Efeba Salvaje
Sexto Piso
136 páginas
200 pesos

* El Pericazo Sarniento
Cal y Arena
207 páginas
250 pesos


Imprimir
te puede interesar
similares