×
hace cerca de 8 meses
[Espectáculos]

Libros con sabor

Carlos López de Alba dirige la editorial tapatía

Imprimir
Libros con sabor
Saltillo, Coah.- ¿Por qué la editorial se llama Pollo Blanco? Se le cuestiona a Carlos López de Alba que, con una enorme sonrisa, responde: “porque había mucha menundencia en el mercado editorial, en las librerías”.

Esta metáfora se aplica a la vocación de la editorial tapatía que ofrece “textos accesibles, frescos, con plumas renovadas como las del pollo”.

“Sin desdeñar a la literatura mexicana, nos gusta mucho asomarnos a lo que se está produciendo en otras lenguas para ofrecerlo a los lectores”, ampía el editor tapatío.

Nacida en Guadalajara hace cinco años, la editorial cuenta con varias colecciones centradas en la novela breve, el cuento, el ensayo, el teatro y la literatura infantil.

“Iniciamos con Manuel, el Cubano Loco, una traducción de Saša Stanišic, después siguió una trilogía de obras de teatro de la argentina Lola Arias que funcionó muy bien. Publicamos también un libro para niños de Jis, el monero, y eso de alguna forma marcó la vocación de la editorial porque no pretendíamos impulstar tanto el libro infantil y ha sido la colección más rentable”, detalla Carlos.

En la pasada Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), los tapatíos presentaron tres traducciones: Vida Irónica, de Richard J. Bernstein; Criminales y Fracasados, de Felicitas Hoppe; y De Mí ya ni te Acuerdas, de Luiz Ruffato.

“También buscamos cosas interesantes para traerlas al lector mexicano. Tenemos un libro de terror para niños escrito por Antonio Ramos Revilla y que aborda el tema del duelo, de las pérdidas. También publicamos Al Estilo Jalisco, de Juan Pablo Villalobos, un divertimento que se lee de un tirón, es un libro muy entretenido de humor negro bajo la leitmotiv del futbol. Finalmente está el libro de Margarita Rocío Roballo, fue la primera novela de la escritora colombiana, que radica en Argentina, y que publica por primera vez en México”.

Carlos señala que entre los pendientes de Pollo Blanco se encuentran la publicación de poesía y el tema de la distribución.

“La poesía esperará un tiempo, ya que tenga más cabal salud la editorial, porque se escribe mucha poesía en México, pero se compra poco. Estamos esperando un par de años para abrirnos a ese nicho.

Por otro lado, los planes de la editorial tienen que ver con consolidar la distribución, pero ya estamos en la Ciudad de México y en otras ciudades del país.

El editor considera que después del impulso que le dieron Sexto Piso y Almadía a los libros independientes, existen buenas opciones en el mercado mexicano.

“Siento a la edición independiente más preocupada por la hechura de sus libros y la selección de sus autores, más preocupada por el fetiche. Por eso se producen tiradas cortas e impecables”, concluye.





Imprimir
te puede interesar
similares