×
hace 1 mes
[FILC 2019]

Barba Azul desde la visión femenina

Dina Grijalva piensa que este milenio destacará el trabajo de las mujeres, pues en el pasado no se les permitía escribir

Imprimir
Barba Azul desde la visión femenina
Foto: Zócalo | Cortesía
Saltillo, Coah.- ¿Qué habría sucedido si las mujeres de Barba Azul se hubieran sublevado? La escritora sinaloense Dina Grijalva considera que es necesario reescribir muchos de los cuentos de hadas que circulan en las bibiotecas escolares, alejar las historias infantiles de ese dominio heteropatriarcal que marcó su nacimiento.

Dina presentará hoy en la Feria Internacional del Libro Coahuila la versión de Barba Azul que creó junto a la ilustradora Ana María Merino.

“Desde hace tres o cuatro años tenía la inquietud de empezar a escribir libros para niños y el Instituto Sinalonse de Cultura me eligió para que escribiera Barba Azul, que es el primero de una colección. Fue un proceso de reescritura, de repensar lo que habían escrito las plumas patriarcales. En ese sentido, en los cuentos de hadas hay un proceso de reescritura, de verlos con nuevos ojos y resolver los entuertos que podamos”, explica en entrevista.

“Siempre me ha indignado el cuento de Barba Azul, sobre todo la moraleja Perrault que dice que la curiosidad era defecto de las mujeres. Si lo pensamos bien, Barba Azul era un asesino en serie, un feminicida, pero resulta que las culpables eran las mujeres por no obedecer órdenes”, apunta la autora sobre un relato que ha circulado por siglos.

Si bien al inicio del proyecto la sinaloense no pensó en la enorme carga de violencia que tenía el cuento, a medida que avanzaba el trabajo se cuestionó si era sensato publicar este libro para los lectores infantiles. Al final decidió que sí valía la pena.

“Cuando escribí el cuento me di cuenta de que tal vez era propicio por la tragedia que estamos viviendo de los feminicidios. Cuando lo escribí pensé que era un texto que correspondí aa esta época y que era bueno publicarlo. Al momento de presentarlo en la Filij y en Sinaloa me di cuenta de que las niñas sí saben del problema que vivimos, de que es una tragedia inocultable, una realidad tan fuerte que no se puede esconder”.

La narradora considera que en este milenio lo que va a destacar es el trabajo artístico y literario de las mujeres

“Este milenio será para la escritura de las mujeres. Durante siglos el poder patriarcal no permitía que las mujeres escribiéramos, mucho menos que publicáramos. Teníamos prohibido hasta hablar.

“Estamos además en una época donde a los niños y a las niñas se les respeta más, sabemos que son seres pensantes, inteligentes y hay que proporcionarles también una literatura que pueda cumplir funciones muy importantes, no sólo entretener. La literatura puede hacer que los niños enfrenten la realidad”, plantea.

Dina está convencida que la lectura abre caminos, por lo que es necesario acercar los libros a los niños, pero no como una obligación

“Parece lugar común, pero sí se viven muchas vidas leyendo. No creo en que se deba obligar o imponer la lectura como tarea desegradable, pero que sí se pueden poner el mayor número posible de libros al alcance de los niños para que los vean, los abran, los lean, que elijan los que más les gusten.

“Las ferias del libro son como oasis, más en un país como México en donde en general no se propicia la lectura”, concluye.




Imprimir
te puede interesar
similares