×
hace 1 semana
[Arte]

Los mejores hallazgos literarios del otoño

Obras y escritores prometedores por los que apostamos, con ilusión de que les gusten y amplíen el territorio de su imaginación

Imprimir
Los mejores hallazgos literarios del otoño
Huffington Post / Santiago Vargas | Estados Unidos.- No hay nada mejor como la primera vez de algo placentero. Como la primera lectura de un escritor que nos termina gustando. Como la acertada recomendación de un autor o libro. Uno de los pilares de WMagazín es descubrir, explorar y presentar a esos escritores debutantes, emergentes, poco conocidos o que, aunque lleven varios libros publicados, no logran llegar a muchos lectores porque la vida es caprichosa. Así es que empezamos este curso literario con la recomendación de algunos hallazgos literarios de la temporada. Obras y escritores prometedores por los que apostamos, con la ilusión de que les gusten y amplíen el territorio de su imaginación.

Se trata de nombres de diferentes países cuyos libros empezarán a ser publicados esta primera semana de septiembre hasta cubrir lo que queda de año. Sorpresas gratas con páginas que abordan toda clase de temas en estilos diferentes y atractivos. De Australia a Alemania, pasando por Colombia, Argentina o México, y, claro, España.

El orden elegido es alfabético según el título del libro. A esta primera propuesta sumaremos esta semana algunos más. Empezamos:

'Andar sin ruido', de Carlos Frontera (España, 1973)

Este puede ser uno de los libros de cuentos del año en español, con permiso del que resulte ganador del Premio Hispanoramericano de relato Gabriel García Márquez, en un par de meses. Las historias de Andar sin ruido se meten de lleno en las relaciones que se resquebrajan, en esa incertidumbre o dolor que queda por lo que se fue y por lo que hubieramos querido tener. Hondura, sensibilidad y dramatismo con toques, digamos... de humor sutil, o ni falta que hace. Claro, y en todo esto no puede faltar la familia. Seguro que en al menos uno de estos 17 cuentos te verás reflejado o reconocerás.



'La chica de tinta y estrellas', de Kiran Millwood Hargrave (Inglaterra, 1990)

Entre los libros para jóvenes el de Millwood ha dado mucho que hablar por el mensaje político e ideológico que tiene. Y porque la autora se ha inspirado en la isla de La Gomera, una pequeña y preciosa isla del archipiélago español de las Islas Canarias.

Es una novela juvenil llena de fantasía que narra la historia de Isabelle que vive en una isla regida por un dictador, uno más, ya sabrán si camuflado o no. Un día su mejor amiga desaparece y ella se ofrece voluntaria para buscarla, en esa peripecia recurre a mitos, leyendas, realidades y descubrirá que la isla está en peligro.

La novela acaba de obtener el Waterstone Children`s Prize 2017.



'La composición de la sal', de Magela Baudoin (boliviana-venezolana, 1973)

Alberto Manguel hizo el prólogo de este libro de relatos, así que difícil cualquier otro comentario. Escuchemos a Manguel: "Los cuentos de Magela Baudoin son sin duda singulares, ofrecen meticulosas observaciones, comparten un acto secreto y aluden a algo siempre mayor que el argumento que proponen. Es como si Baudoin nos contara sus relatos con la mayor aparente franqueza, pero nosotros, los lectores, intuimos detrás de las palabras una reticencia oscura, motivos nunca confesados, razones secretas, personajes y lugares de cuyo nombre Baudoin no quiere acordarse".

La composición de la sal ganó el Premio hispanoamericano de cuento Gabriel García Márquez 2015.



'Las cosas que realmente han visto estos ojos inexistentes', de J. L. Badal (España).

Ahhh... la infancia, ese archipiélago de paraísos e infiernos. Algunos conservan esas islas o islotes paraísos, como J. L. Badal. Este libro, entre notas, diario, narración y relatos, es un viaje a la infancia en un pueblo suburbial con todos sus sueños en medio de la aspereza del lugar y la vida de entonces. Sencillez, adversidades y pobreza rodeadas de una belleza extraña.

'En estado salvaje', de Charlotte Wood (Australia, 1960)

Dará que hablar esta novela, primero por sus similitudes con una de las mejores series del momento: La hija de la criada, basada en la novela homónima de la gran Margaret Atwood. Pero lo que ha hecho esta escritora australiana de En estado salvaje es poner a diez mujeres secuestradas por hombres en un campo aislado. Así que Charlotte Wood da una vuelta de tuerca y pone más brutalidad y maldad por parte de los hombres, a la vez que invita a reflexionar sobre el papel de la mujer, mientras las secuestradas crean entre sí lazos impensables.



'El fin de la soledad', de Benedict Wells (Alemania, 1984)

El amor y sus pasadizos oscuros no puede faltar en estos hallazgos. Esta novela obtuvo el Premio de Literatura Europeo en 2016. A partir de la historia de Jules un muchacho tímido que se enamora de Alva, el escritor entreteje una novela de pasados complicados, tiernos, soñadores y de amores por muchas cosas, por el otro, claro que sí, pero también por la música, la escritura, el arte...



'Lo que te pertenece', de Garth Greenwell (Estados Unidos, 1978)

En alguna parte de cada uno aguarda agazapado el deseo a la espera de saltar, y a poco que se piense en sus raíces puede dar sorpresas. Lo que te pertenece es un recorrido por el deseo, sus consecuencias y sus orígenes. Lo cuenta Greenwell en esta historia de un homosexual que encuentra en Bulgaria la realización de parte de sus instintos y de una parcela de su felicidad a través de Mitko, hasta que un día debe volver a Estados Unidos a enfrentarse con la relación de su padre en la adolescencia.

La novela ganó el British Book Award y fue nominada al National Book Award.



'Mejor la ausencia', de Edurne Portela (España, 1974)

La vida del País Vasco (España) en sus días asfixiantes de violencia e incertidumbre vuelven este año en ficción. Llegan de la mano de Edurne Portela conocida por su gran ensayo El eco de los disparos: Cultura y memoria de la violencia. Ahora, Portela pasa de la rigurosidad y crudeza de aquella investigación a la ficción, al recrear la vida de un hogar del País Vasco a partir de la voz de Amaia, una niña que crecerá en medio de la violencia y de sus esquirlas afectivas y emocionales. Con los años verá que unos buscan sobrevivir a la muerte o al miedo o a sus sueños o a su propia historia. Una narración nítica, honda y conmovedora de muchas primeras veces, de descubrimientos de toda clase, de secretos. De querer empezar una y otra vez. Una novela de muchas voces donde anida el silencio y lo brumoso.



'El muchacho silvestre', de Paolo Cognetti (Italia, 1978)

El pasado no nos deja en paz, y menos el futuro. Y el presente es un espejismo porque existe solo para resolver el ayer y el mañana. Una muestra es esta novela en la que un hombre que se siente perdido huye del ruido y agite de la ciudad, y va en busca en la alta montaña donde pasaba periodos de su infancia con sus padres y más personas. Allí ha vuelto, pero está solo, y en esa búsqueda de felicidad termina ajustando cuentas consigo mismo.

Su libro Le otto montagne obtuvo los premios Strega 2017 y Premio Streg a Giovani.

'Museo animal', de Carlos Fonseca (Costa Rica, 1987)

Con su primera novela, Coronel lágrimas, Carlos Fonseca logró los mejores comentarios, además en mayo fue incluido por el Hay Festival en la lista de Bogotá39, los más prometedores escritores latinoamericanos menores de 40 años. Ahora Fonseca vuelve con Museo animal para trazar un rompecabezas de la vida a través de la política, el arte y la pasión. Todo ello en un juego de máscaras y pulsiones que empieza cuando un museólogo recupera un proyecto fotográfico que le encargó una mujer alrededor de las formas del mundo animal. Detrás, las claves de una historia familiar que tiene de fondo al Subcomandante Marcos y su pasamontañas.



'Temporada de huracanes', de Fernanda Melchor (México, 1982)

Y en estos hallazgos no podía faltar una historia con muerto de fondo para contar un ecosistema político y social que se pudre. Temporada de huracanes narra la miseria, la violencia del erotismo y las sórdidas relaciones de poder en un pueblo aislado donde un día aparece muerta la Bruja. El dedo acusador señala a unos jóvenes. A partir de ahí, Fernanda Melchor disecciona la vida de cada uno de ellos hasta crear un mosaico de vida. Y vaya mundo.

En 2015, Melchor fue elegida por Conaculta, el Hay Festival y el British Council como una de las escritoras menores de cuarenta años más destacadas de México.



'Tiempo muerto', de Margarita García Robayo (Colombia, 1980)

De nuevo el amor, o mejor dicho el desamor. O ese limbo entre una cosa y la otra. Tiempo muerto a la espera de ser resucitado, y Margarita García Robayo lo mira sin temblores al narrar el proceso de deterioro de una pareja. Luego... o incluso ya antes los intentos por reinventarlo, por pegar los trocitos de aquella eternidad.

García Robayo es autora de Lo que no aprendí (Malpaso) y los cuentos recogidos en Hay ciertas cosas que una no puede alcanzar y Cosas peores (Alfaguara, 2016), galardonado con el Premio Literario Casa de las Américas 2014.



'Toda una vida', de Robert Seethaler (Austria, 1966)

Andreas Egger, quédense con este nombre. Es el protagonista de este bonito, duro e, incluso, inquietante retrato de la vida, de la evolución del mundo desde comienzos del siglo XX. Andreas es un niño de cuatro años abandonado por su madre en algún rincón alpino del centro de Europa. Solo sale de aquel paraje en dos ocasiones y una de ellas es como soldado en el frente ruso lo cual lo convierte en testigo de la calamidad que puede provocar el ser humano. Andreas asiste a la manera en que el progreso se va infiltrando en la naturaleza y modifica y altera el ritmo de la vida: luz, teleférico, turistas... La segunda salida es... léanla. Les gustará.



'La visitante', de Claudia Solans (Argentina)

Más alteraciones del ritmo de la vida. A un lugar de Tucumán llega una ingeniera cuyo mundo cambiará cuando intente develar el secreto de aquellas construcciones abandonadas por sus habitantes hace siglos. El paisaje como testigo y prueba de la intervención humana.

Claudia Solans es profesora universitaria y traductora del portugués. Su libro de cuentos Desterrados(2000) recibió mención en el Premio Casa de las Américas.



'Ya vamos', de Ronja von Rönne (Alemania, 1992)

Y aquí está la novela de un representante de los llamados milenials. Corre a cargo de Ronja von Roönne, conocida como la "enfant terrible" de la literatura alemana. Bloguera y periodista, Rönne ha escrito un libro autorreferencial que mezcla realidad y ficción. Una aproximación al mundo de unos jóvenes: preparados pero inseguros, ansiosos, críticos, enemigos de las tradiciones, desencantados con la política, seguidores de las modas y creadores de un nuevo mundo de relaciones a través de las redes; todo muy contemporáneo, pero sin un propósito vital claro. La sátira lo impregna todo en esta novela. Los afectos lo más buscado. Todo se desencadena cuando la mejor amiga de Nora muere.




Este artículo fue publicado originalmente en la web de WMagazín, la revista literaria online dirigida por el periodista Winston Manrique Sabogal, un espacio para conversar con sosiego sobre literatura, donde él es cronista de encuentros, reportajes y entrevistas a ambos lados del Atlántico, y los lectores son los coautores, con sus lecturas y comentarios.




Imprimir
te puede interesar
similares