×
hace 5 meses
[Arte]

Luchan contra el olvido

A través de un libro, familiares y escritores comparten la vida de 12 desaparecidos en Nuevo León

Imprimir
Luchan contra el olvido
Saltillo, Coah.- “El libro que no debería existir, las casas a las que no debimos haber entrado, los cumpleaños que no tuvimos que haber conocido —o al menos no de esta manera— y tantas intimidades que jamás hubieran llegado a nuestros oídos si no fuera por esta guerra sin sentido. Cómo nos gustaría que este libro no tuviera que existir”. Así inicia La Presencia de la Ausencia (UANL, 2018), publicación de las Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León, A.C.

Uno de los testimonios que aparecen en esta obra es de Irma Leticia Hidalgo, madre de Roy Rivera, estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL que fue secuestrado el 11 de enero de 2011, en San Nicolás de los Garza.

Desde que su hijo desapareció, Irma no ha tenido un momento de descanso. Ella, junto con cientos de madres de todo el país, está en una cruzada para dar con el paradero de sus seres queridos.

Tania Patricia Martínez fue quien escribió sobre Roy en este libro que reúne historias de personas desaparecidas, así como reflexiones en torno a la desaparición en México. Si bien el texto no fue catártico para Irma, sí muestra una sensibilidad hacia la realidad que viven muchas familias en el país.

“El libro muestra la historia de vida de 12 de nuestros seres queridos que, hasta ahora, siguen desaparecidos. Las que contamos las historias formamos parte de FundenNL, un grupo que se creó en 2011 para luchar por lo que no hacen las autoridades, que es encontrar a nuestros hijos, esposos, nietos, hermanos”, sostiene Irma, quien luce en el pecho una foto de su hijo.

Las mujeres contaron sus casos a escritores locales, en su mayoría jóvenes, para dar forma a la pubicación editada por la Universidad Autónoma de Nuevo León en 2016, pero que fue reimpresa hace unas semanas para ser presentada en la pasada Feria del Libro Universitaria UANLeer.

“Lo que escribió Tania sobre la vida de Roy es más que una historia, es un poema a la vida, a la forma en que mi hijo disfrutaba la vida. Además, cuando Tania escribió esto, ella estaba estudiando la misma carrera de Roy en la misma facultad de la Universidad Autónoma de Nuevo León”, precisa la activista.

Al igual que el trabajo de FundenNL, Irma considera que el libro es una muestra de solidaridad, de que en medio del horror, la violencia y la tristeza profunda, hay espacio para el amor y la bondad.

“Cuando hicimos el libro teníamos muy claro que queríamos transmitir las historias de vida de nuestros desaparecidos, pero también las personas que los rodean. Antes de esta violencia que vivimos en Nuevo León y que nos pegó tan fuerte, nosotros éramos familias normales, unidas”.

“Nadie está preparado para que su hijo desaparezca, para que nuestros seres queridos se vayan de nuestras vidas así, de forma tan repentina y en circunstancias tan terribles”, afirma.

Buscadoras de estrellas

En La Presencia de la Ausencia no sólo aparecen los testimonios de las familias de desaparecidos, también hay un espacio para que académicos y expertos opinen sobre temas relacionados con la violencia, las leyes, la justicia, el periodismo y el arte.

En el apartado titulado Reflexiones aparecen autores como Andrés Díaz Fernández, Irma Ochoa Treviño, Silvano Cantú, Franco Mora, Cordelia Rizzo y Ana Villarreal, entre otros.

“Hay mucha gente que nos ha acompañado en esta lucha, compañeros muy solidarios y sensibles, como el doctor Alejandro Vélez, quien nos ha llamado buscadoras de estrellas”, comparte Irma con una sonrisa.

Alejandro Vélez escribió el prólogo del libro, en donde hace una analogía entre las madres chilenas que buscan los restos de sus desaparecidos en el desierto de Atacama. Esta labor, de buscar el pasado en un espacio que parece infinito, es parecida a la que hacen los astrónomos cuando rastrean cuerpos celestes a través de sus telescopios.

“Desgraciadamente la violencia sigue en México y nadie está exento. A nosotras nos ha tocado vivirla en carne propia y este libro es una llamada de atención para que todos estén alerta, porque a cualquiera le puede tocar. Con estos testimonios también queremos decirle al mundo que seguimos buscando a nuestros desaparecidos, que nuestra lucha sigue y que no vamos a parar”, concluye.



Imprimir
te puede interesar
[Deportes]
hace cerca de 21 horas
[Espectáculos]
hace cerca de 13 horas
[Nacional]
hace cerca de 23 horas
[Escuelas]
hace cerca de 22 horas
similares