×
hace 1 semana
[Nacional]

Masacre de policías fue una falla de mando

Los criminales detonaron granadas de fragmentación que destruyeron una patrulla

Imprimir
Masacre de policías fue una falla de mando
Ciudad Juárez.- Una falla de mando y la falta de intervención inmediata de apoyo por parte de personal del Ejército Mexicano, destacamentado cerca de la zona del ataque, fue aprovechado la noche del pasado jueves por el contingente de pistoleros de “La Linea”, quienes atacaron al convoy de agentes de la Comisión Estatal de Seguridad (CES), en el acceso de la carretera que conduce del poblado de San Pedro a San Juanito en el municipio de Bocoyna.

Agentes de la CES entrevistados por El Diario y quienes pidieron el anonimato, dijeron que la emboscada pudo haberse evitado o presentado el enfrentamiento en distinta circunstancia, no de desventaja, si el convoy no hubiera regresado esa noche con dirección al poblado de Creel.

“Fue una falla de mando, porque los compañeros se regresaron de noche a Creel, cuando ya hay antecedentes de emboscadas y ataques a la corporación en ese lugar”, revelaron.

Se indicó que al momento de ser sorprendidos en número y armamento por los delincuentes, en lo calificado por los propios sobrevivientes como “una lluvia de balas”, algunos policías optaron por abandonar el punto de ataque y huyeron con dirección al monte, fue así como lograron salvar sus vidas, no así sus cuatro compañeros.

Los criminales detonaron granadas de fragmentación que destruyeron una patrulla y según estimaciones, habrían participado en el ataque por lo menos 50 pistoleros apertrechados en diversos puntos del acceso de la carretera, donde ya anteriormente se habían registrado otros ataques a integrantes de las fuerzas del orden.

La FGE, a través de su portavoz Carlos Huerta, informó que los hechos ocurrieron horas después de que los agentes de la CES efectuaron la detención de tres hombres armados que viajaban en un automóvil, esto en el cruce de las calles Tamaulipas y Octava, del poblado de San Juanito.

Ahí fueron sorprendidos los individuos en posesión de armas de fuego (no se especificó número ni tipo) y se identificaron como Demetrio Arturo Banda Rascón, de 31 años, Carlos Humberto Antillón Pérez, de 32 y Jesús Ignacio Pérez Parra, de 44 años.

Extraoficialmente trascendió que el arresto ocurrió alrededor de las 14:30 horas y les fue localizado solamente una pistola calibre 10 milímetros.

Fue así como los agentes estatales se trasladaron después al municipio de Cuauhtémoc, donde pusieron a disposición del Ministerio Público Federal (MPF) a los hombres, vehículo y arma asegurada.

Esta situación, a decir de las autoridades, provocó la reacción del grupo criminal, cuyos integrantes esperaron el regreso del convoy para cobrar venganza alrededor de las 21:30 horas.

Algunas versiones indicaron que la balacera se produjo porque había sido capturado el líder criminal conocido como “El H-2” y los pistoleros lo rescataron de los policías, pero esa versión fue desmentida por la Fiscalía.

Cronología:

1-Alrededor de las 14:30 horas, en las calles Tamaulipas y Octava del poblado de San Juanito, el convoy de elementos de la CES marcan el alto a los tripulantes de un vehículo y ahí detienen a Demetrio Arturo Banda Rascón, de 31 años, Carlos Humberto Antillón Pérez, de 32 y Jesús Ignacio Pérez Parra, de 44 años en posesión de un arma de fuego.

2-Los agentes estatales trasladan a los detenidos y lo asegurado al municipio de Cuauhtémoc, donde los ponen a disposición del Ministerio Público Federal (MPF).

3-Alrededor de las 21:30 horas se suscita la emboscada en el acceso de la carretera que conduce del poblado de San Pedro a San Juanito en el municipio de Bocoyna, cuando los 19 policías regresan a bordo de tres camionetas oficiales con destino a su destacamento en Creel, con saldo de 4 muertos, 13 heridos y dos ilesos.



Imprimir
te puede interesar
similares