×
hace 1 semana
[Local]

Médico dona plasma y llama a salvar vidas

La pandemia nos abrió los ojos, ahora valoramos la vida y a nuestra familia, dice el doctor Serafín Moya

Imprimir
Médico dona plasma y llama a salvar vidas
El médico internista mencionó que donó plasma porque ante la falta de tratamientos siempre hay que ver la manera de apoyar
Escuchar Nota


Monclova, Coah.- Un médico del IMSS, tras recuperarse del Covid-19 donó plasma para que pueda ser utilizado como tratamiento alternativo en pacientes con coronavirus en estado crítico.

Autoridades han revelado que son varios los médicos que han donado plasma en Monterrey, Nuevo León, asimismo informaron que Monclova ya va a comenzar a contar con su banco de plasma, que es la parte líquida de la sangre que contiene anticuerpos que pueden ser una opción para curar el coronavirus en pacientes graves.

Serafín Moya es un médico internista local de 34 años, que tras vencer el coronavirus donó plasma para ayudar a la recuperación de pacientes infectados de Covid-19.

Hace cuatro años al salir de la residencia, Moya Cázarez comenzó en Urgencias de la Clínica 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social, posteriormente por motivos personales solicitó su cambio a Monterrey, donde actualmente labora en la Clínica 67 en Apodaca, Nuevo León, en el área de Terapia Intensiva los sábados y domingos, mientras que en Monclova atiende consulta particular de lunes a viernes además tiene el ofrecimiento por la contingencia de laborar en el Hospital Amparo Pape de Benavides.

Serafín Moya dijo que sus síntomas de coronavirus comenzaron el 4 de abril, además que es difícil saber dónde se contagió, pero que probablemente fue en Monclova por la cantidad de casos que se registraron.

Dijo que en el hospital de Monterrey donde labora fue el primer caso de Covid sospechoso y confirmado.

Comentó que no todos los pacientes Covid-19 cumplen con la definición operativa, incluso dijo que en su trabajo de consulta particular le ha tocado ver pacientes que sólo presentan uno o dos síntomas de diagnóstico operacional para los cuales ha solicitado la prueba, en su caso precisó que comenzó el 4 de abril con falta de olfato y alteración en el sentido del gusto, no tuvo fiebre al inicio, ni dolor de garganta, ni dolor de cabeza pero por experiencias de otros amigos que tampoco cumplieron con la definición operativa y dieron positivo fue que acudió a su hospital a que le tomaran la muestra, le hicieran el estudio epidemiológico además que lo incapacitaron porque no se sentía bien.

“Me tomaron la prueba el 4 de abril y el 6 de abril me dieron los resultados positivos, para entonces ya estaba aislado en mi casa, le avisé a mi esposa: “no me siento bien, me hicieron una prueba”, llegué a mi casa a aislarme, así estuve 15 días, el domingo 5 de abril ya tuve fiebre de 38.6 y persistió varios días, lo más alto que tuve fueron 38.9 grados centígrados se fueron sumando otros síntomas, tuve diarrea, náuseas, vómito, tuve muchos síntomas dispersos, difusos y muy molestos era una falta de apetito total, no quería despertar, quería estar dormido, se agregó como el día martes 7 una tos seca molesta que no cedía con nada, incluso llegué a vomitar y si llegué a presentar falta de aire, no podía hablar muy fuerte, no podía terminar las frases, pero afortunadamente la sintomatología me duró 7 días pero completé 15 días encerrado para terminar la cuarentena en mi cuarto sin contacto directo con mi hijo y con mi esposa, únicamente los veía por la puerta cuando me llevaban la comida, cero contacto, cero besos, abrazos, saludo de manos, nada, me pasaban la comida únicamente, es algo que no le deseo a nadie, no estuve grave de ir al hospital pero es mucho malestar lo que sientes”, dijo.

“Es algo que yo como médico sé que no hay medicamento que me lo quite, podía tomar paracetamol, medicamento para la tos, pero nada más, el tratamiento farmacológico ya está demostrado que ninguno tiene beneficio, no existe cura, no hay tratamiento específico, a lo que se dedica el médico intensivista o neumólogo con los pacientes Covid es a darles tratamiento de sostén, significa que yo suplo lo que el paciente necesita, si tiene oxigenación baja le pongo oxígeno, si no mejora lo intubo y le voy moviendo los parámetros del ventilador, si tiene falla renal trato la falla renal, si tiene la presión baja trato con medicamento para aumentar la presión, al final el mismo cuerpo termina por recuperarse pero es una enfermedad viral grave que puede ser grave incluso mortal”, dijo.

Serafín Moya comentó que mientras estuvo contagiado pudo percatarse de la preocupación que se generó entre su familia y del miedo a contagiarse, además que estaban intranquilos.

“He tenido pacientes, conocidos, enfermos, amigos, que se han puesto graves, han fallecido por coronavirus es algo que existe, es real, yo decía no pasa nada, me quedo aquí, si me pongo mal me llevas al hospital, para que me sigan atendiendo”, dijo.

“Pero sí es difícil por el alejamiento con tu familia, no poder abrazar a tu esposa, cargar a tu hijo, el día que llegué a aislarme me vio, si se siente muy feo llegar a tu casa y que no puedas abrazar a tu hijo ni cargarlo, un niño de 1 año 4 meses no va a entender”, comentó.

Serafín Moya duró aislado 15 días, posteriormente ya sin síntomas manifestó su deseo de ser donador de plasma, por lo que le hicieron las pruebas hace tres semanas y salió negativo fue entonces que pudo donar.

“Yo doné plasma la semana pasada, ante la falta de tratamientos uno siempre trata de apoyar”, dijo. Mencionó que en Monterrey varias instituciones lanzaron convocatoria para candidatos a donar plasma.

“Estaba la convocatoria del Universitario de Monterrey, los de la Delegación del IMSS me hablaron y los del Tec Salud que aunque es particular está ayudando a la comunidad”, dijo.

Comentó que en un principio le hablaron de la Delegación del IMSS porque tienen censo de los pacientes Covid, sin embargo en su protocolo inicial no querían hipertensos ni diabéticos.

“Soy hipertenso, mi mamá me heredó, es hipertensa desde los 26 años, entonces a pesar de ser negativo y todo me dijeron que no sin embargo ya me contactó una trabajadora social revisó los nuevos criterios y voy a donar la próxima semana, va a ser mi segunda donación de plasma”, dijo.

Comentó que en el Tec Salud le dijeron que sí estaba controlado no había problema, le hicieron los exámenes y donó.

Mencionó que fue en el Hospital San José parte del Tec Salud donde realizó la donación de plasma después de que le hicieron todos los exámenes de sangre, de hepatitis, hemoglobina, química sanguínea, además de una entrevista fue candidato para ser donador.

“Te conectan a una máquina que te saca 190 mililitros de sangre, te extraen el plasma por centrifugación y esa cantidad de plasma la reponen con solución salina fisiológica y te regresa el volumen de tu sangre”, dijo.

Mencionó que en total extraen 800 mililitros de sangre, además que al paciente le comentan que puede donar cada dos o tres semanas.

“Esos 800 mililitros los dividen en dosis de 200 mililitros que es como los aplican al paciente Covid-de manera gradual”, expresó.

Serafín Moya dijo que el Tec Salud está manejando pacientes de Monterrey, pero por la contingencia tiene información que están dispuestos a hace una coordinación para incluir pacientes de Monclova y la región, incluso se ofrecen a procesar el plasma enviarlo a Monclova además de procesar los exámenes de laboratorio.

“Yo me siento bien, donar sangre es donar vida, todos estamos obligados, si estamos en esto a ayudar de la forma que podamos, yo me siento bien, mi esposa y mi familia se sienten orgullosos a parte que esté en la línea de batalla viendo pacientes que pueda ayudar de esta forma, todos podemos ayudar de alguna forma, donando plasma, viendo pacientes, quedando en casa, no visitando a nuestras familias, todos podemos aportar”, dijo Serafín Moya, que no puede ocultar su emoción de empezar a trabajar en el Hospital Amparo Pape de Monclova.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}