×
hace 4 años
[Brasil 2014]

Mexicanos y sus “osos” en cinco Mundiales

En estado de ebriedad atacan símbolos nacionales, medios de transporte e instalaciones estratégicas; afectan a miles de personas

Imprimir
México, D.F.- Unos pocos hacen quedar mal a miles; México, uno de los países que más lleva turistas a eventos deportivos como copas del mundo y Juegos Olímpicos

Los mexicanos han sumado triunfos en cinco mundiales de futbol… pero en escándalos y hechos bochornosos que van desde apagar la Llama Eterna del Arco de Triunfo, en el Mundial de Francia 1998; detener el tren bala en Japón 2002; hasta el último en Brasil 2014, en el cual un aficionado se arrojó del crucero donde viajaba, provocando una fuerte movilización de los cuerpos de rescate y aeronaves del Ejército carioca.

Este último suceso ocurrió el pasado miércoles, luego de que Jorge Alberto López Amores se lanzara desde el piso 15 del crucero MSC Divina, que transportaba a tres mil 500 mexicanos a Recife para acudir a los juegos de la selección nacional en la Copa del Mundo Brasil 2014.

Según testigos, el joven se arrojó al agua por su propia voluntad bajo los efectos del alcohol. A tres días del suceso, personal de la Marina y el Ejército de Brasil continúa en su búsqueda.

A este hecho se sumó el de un grupo de aficionados a quienes se les captó y exhibió en redes sociales robando cervezas de un contenedor durante el primer encuentro del tri con el equipo de Camerún, también en Brasil.

Otro caso fue ayer, cuando dos connacionales fueron multados por arrojarle una cerveza a un policía en Río de Janeiro.

En 1998 y considerado uno de los sucesos más recordados, es el que protagonizó Rodrigo Rafael Ortega en el Mundial de Francia, luego de que, en estado de ebriedad, se orinó y apagó la Llama Eterna que está a los pies del Arco del Triunfo, uno de los símbolos más importantes de ese país, erigido en honor a las personas que murieron durante la Primera Guerra Mundial.

El responsable pagó una multa y varias jornadas en prisión, además ofreció una disculpa pública, a petición de las autoridades de ese país.

En Sudáfrica 2010 otro mexicano fue detenido cuando intentó ponerle un sombrero de charro y un jorongo a una estatua de Nelson Mandela, acto que fue tomado como un insulto internacional. Tuvo que pasar unas horas en la cárcel y pagar una multa.

En Alemania 2006, Evaristo Madero movilizó al ejército tras quedarse dormido al interior de un búnker que el gobierno de ese país acondicionó para que pernoctaran cerca de mil personas. Tras beber un par de cervezas en el juego México-Angola, el connacional se quedó dormido en el lugar cerca de las 5 de la mañana. Al despertar, 13 horas después, y darse cuenta de que estaba solo, gritó por más de 90 minutos hasta que lo rescataron.

En Corea-Japón 2002, otro mexicano fue protagonista de un acto que implicó detener la marcha a más de 250 kilómetros por hora del tren bala. El aficionado accionó la palanca de emergencia obligando a hacer alto total a uno de los trenes más veloces del mundo.


Imprimir
te puede interesar
[Coahuila]
hace cerca de 19 horas
[Piedras Negras]
hace cerca de 19 horas
[Espectáculos]
hace cerca de 20 horas
similares