×
hace 1 mes
[FILC 2019]

Los infiernos de una mosca

El escritor tamaulipeco presentará su libro más reciente, con el cual resultó ganador del Premio de Cuento Agustín Yáñez 2018

Imprimir
Los infiernos de una mosca
Foto: Zócalo | Cortesía
Saltillo, Coah.- “En mis cuentos tiendo al absurdismo”, cuenta Miguel Barquiarena sobre su libro Variaciones Sobre una Mosca Desde el Infierno del Otro. “Pero mis personajes siempre tienen los pies en la tierra. Las situaciones en las que están son cosas personales, privadas, son esas cosas a las que llamamos ‘de puerta cerrada’”, agrega.

Su libro, ganador del Premio de Cuento Agustín Yáñez 2018, se presentará hoy en la Feria Internacional del Libro Coahuila 2019. Publicado por la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), la colección de microrrelatos explora personajes enfermos en su relación con el mundo: africanos con penes enormes e incapaces de erección; insectos que se transforman en humanos; escritores pulp cuyas vidas y filias no pueden calmarse más allá de sus textos. Todos ellos son habitantes de un mundo en el que no encajan y de los cuales Barquiarena se apiada y, a la vez, se burla.

“Siempre me ha llamado la atención buscar qué es lo que nos hace diferentes o que, en apariencia, nos puede hacer diferentes, hasta que lo tratas. Cuando te relacionas con alguien puedes encontrar muchas cosas en común. Eso siempre ha sido un juego en mis textos, aunque en este libro sí lo llevé más al límite, es más obvio y centrado en ese tema”, explicó a Zócalo.

Extraño ante el mundo

Barquiarena siente una fascinación morbosa por esas figuras que no pueden moverse libremente por el mundo. Es por eso que en este libro los trata con distancia, visto desde esa otra mirada que es la sociedad; los toma y los investiga como entes ajenos, pero únicos e individuales.

“Mi primer encuentro con estos personajes que no se adaptan a la realidad de su mundo fue con los héroes de la mitología y los cuentos de hadas en la infancia. Conforme creces y vas en la vida, puedes encontrarte con personas que tienen alguna deformidad y te asusta eso, pero tu mente también los relaciona con esos seres fantásticos de la imaginación”.

A pesar de ese mirar desde el otro, el autor tiene una empatía especial por ellos, ya que él mismo se siente uno de ellos y por eso escribe, señaló el originario de Tamaulipas.

“También creo que todos, en algún punto, hemos sentido que no pertenecemos al entorno, o al menos a mí me pasa. Es pensar que eres diferente, que no encuentras un igual a ti en el mundo. Por eso sientes una relación y una empatía, afición a esas figuras extrañan que pueblan los libros. Por otra parte está también el interés morboso de conocerlos y tratarlos.

“Siento que hay una ternura entre los cuentos de este libro. Me siento cercano a esos personajes que aparecen ahí, y creo que hay algo aún más profundo en ellos, que va más allá de la burla o la fábula graciosa y absurda. Intentó crear una empatía con el lector porque al igual que Kafka, creo que un libro debe de ser como un hacha que rompa el hielo dentro de nosotros”.

Corrosiva influencia

Dividido en siete partes, Variaciones Sobre una Mosca Desde el Infierno del Otro no es un libro cuyo título sea gratuito, ya que es una referencia directa a dos cosas: la película de La Mosca, la original de 1952 –inspirada en el cuento homónimo–, y a esa frase que Jean Paul Sartre dijo: el infierno es el otro, un homenaje a esos libros y películas que lo formaron, agrega Barquiarena.

Por nombres como Ivaginate Eso, Conan el Bárbaro y las Vaginas Dentadas, Adiós, Mundo Cruel y Existencialismo Para Cebras, el libro se revela como un compendio de textos que recurren a la risa amarga para hablar sobre esos temas que hoy por hoy, no se pueden tocar por el temor a ser linchados, comenta.

“En mi naturaleza está el humor negro, me siento cómodo cuando lo uso porque no lo estoy planificando, no es algo que yo quiera utilizarlo pero sale. En muchos cuentos tengo que concentrarme para evitar caer en bromas o burlarme del personaje, pero sí se me facilita y me siento como un pez en el agua; es algo que he desarrollado.

“En este libro lo utilizo porque me parece relevante en cuanto a los tiempos y el contexto actual, lo que vivimos en el hecho de que tendemos a lo políticamente correcto. Cada quien debe escribir lo que le pega su regalada gana, pero lo que me preocupa a mí es que la gente se autocensure. Eso me incomoda, me saca mucho de onda y yo no quiero caer en esa censura propia, intento escapar de ella por medio del humor”, concluyó el miembro del jurado del Certamen de Cuento Zócalo 2019.



Imprimir
te puede interesar
similares