×
hace cerca de 3 semanas
[Negocios]

QGaming, negocio que no es un juego

Jóvenes instalan arena virtual con las diferentes plataformas existentes en el mercado

Imprimir
QGaming, negocio que no es un juego
Foto: Zócalo | Juan Villarreal
Saltillo, Coahuila.- Apasionados por los videojuegos, tres jóvenes “emprenials” crearon QGaming, un modelo de negocios innovador para atraer a los “gamers” y “ciberatletas”, con miras a llegar a las principales ciudades del país en el mediano plazo.

El proyecto, que se estuvo “cargando” desde hace poco más de cinco años, apenas se conformó como empresa hace dos meses con el respaldo de la comercializadora mexicana Viankasa, que participó como “angel investor” o capital ángel.

QGaming es encabezado por Luis Adrián Díaz Hernández, Aurora Orozco y Néstor Tovar Vázquez e implicó más de 2 millones y medio de pesos de inversión, ubicándose en un local en la plaza Carranza, donde se han dispuesto todas las plataformas disponibles con una gran variedad de videojuegos.

Aunque son criticados por muchos, hay que reconocer que en su justo balance, el uso de videojuegos puede ser estimulante de la creatividad, del desarrollo de materia gris y la memora, ayudando en la toma de decisiones, solución de problemas y manejo del estrés, entre otras ventajas.



A diferencia de cualquier “arena gamer” en el territorio nacional, QGaming tiene entre sus fortalezas la disponibilidad de expertos en determinados juegos para que los visitantes puedan recibir asesoría y estar mejor preparados para las competencias y los ESports.

Electronics Sports, mejor conocidos como ESports, son ya una nueva forma de ganar dinero mediante los videojuegos; las más populares son las ligas de Corea, que tienen percepciones similares a las de un futbolista profesional. Pensando en generar un entorno similar, los expertos de QGaming comparten tips y estrategias con los usuarios.

Esta arena con pantallas de alta resolución, calidad de audio y climatizada, se encuentra dividida en varias secciones: la XBox One, la PlayStation y la Nintendo Switch; tiene además dos áreas privadas habilitadas para jugar con todo el catálogo de juegos, y la zona gamer con 10 computadoras PC Gamer de alta calidad para enfrentamientos individuales o en equipo.

“Queremos generar una comunidad, si ellos crecen profesionalmente en el juego que les gusta, nosotros crecemos”, dijo Luis Adrián, quien habló también del primer torneo FIFA que sostuvieron el fin de semana en el marco de la inauguración de la arena. Para el 22 de septiembre se tendrá el torneo de Fortnite para todas las edades.

También expertos en mercadotecnia, los emprendedores destacaron la relevancia de los estudios de mercado que les dieron la certeza de iniciar su proyecto en esta capital bajo esta modalidad. “Saltillo es gamer pero no tiene las arenas adecuadas… a la fecha hemos tenido mucha demanda, de hecho hemos tenido que crecer el equipo con los especialistas de juegos y nos estamos dejando aconsejar por ellos”, comentó Aurora.



Entre los videojuegos más populares con que cuentan en QGaming se encuentran The Legend of Zelda, God of War, Street Fighter, League of Legends, For Honor, Uncharted, Grand Teaft Auto V, Dragon Ball Figthter Z, Mortal Kombat, Mario Kart y Super Mario Odyssey, entre otros. Los costos van de los 50 a los 120 pesos por hora, dependiendo de la zona que se solicite. En la primera semana de operaciones ofrecen el acceso a tres personas pagando sólo dos.

Luis Adrián, Aurora y Néstor prevén para el próximo año “poner a jugar” otras 10 arenas en diferentes ciudades de la República, que complementarán con una tienda de ropa y souvenirs 100% gamers. Esto es apenas un primer paso. El proyecto abarca la creación de una liga mexicana de videojuegos con torneos, competencias regionales y toda una infraestructura alrededor de este mundo virtual.

Emprendedores con suerte

“Al principio, cuando tuvimos la idea, vimos el proyecto, pensamos que era mucho dinero y que cuando le presentáramos de manera formal al ingeniero, nos iba decir que no, pero creyó en nosotros”, dijo Néstor.



Aunque lo plantean como algo fortuito, el poder acceder al recurso para echar a andar estos planes dependió de su profesionalismo y de un proyecto bien armado, además de varios años de negocios fallidos.

“Ha sido fracaso tras fracaso, pero sí se puede… nunca se rindan”, recalcó Luis Adrián.


Imprimir
te puede interesar
similares