×
hace 1 mes
[Saltillo]

Paciente, enfermera y madre… todas eran la misma persona

Vive enfermera historia de terror

Imprimir
Paciente, enfermera y madre… todas eran la misma persona
Foto: Zócalo | Cortesía
Saltillo, Coah.- La historia de una mujer que se hizo pasar por enfermera, paciente y su madre fue denunciada por una de sus víctimas, una enfermera que fue contratada para cuidar a Amelia, una supuesta mujer de 28 años con autismo.

Mar Rosales fue contactada para atender a Amelia –que habían advertido que se comportaba como una niña de 4 años que aún usaba pañal–, pero algo que debería ser sencillo se convirtió en una historia a la altura de la película de terror.

El 11 de mayo quedaron de verse a las 14:00 horas, pero fue hasta las 16:00 cuando le avisaron que se verían más tarde, a las 18:00 horas. A las 18:30 recibe un mensaje de Sara, la supuesta enfermera de Amelia, diciendo que la madre de la paciente estaba internada en un hospital, por lo que no podrían acudir a la cita.

Mar recibió mil pesos correspondientes a dos días de trabajo. Mar le comentó a Sara que debido a que “la niña” pesaba 98 kilos, le era muy difícil contener sus crisis; la enfermera le respondió con amenazas de ir a su escuela para “quemarla por tirarle el trabajo”.

Hasta ese momento Mar no había tenido contacto personal con Ana Sofía Esparza Murra, la madre de Amelia, y quien supuestamente era doctora, pues según le habían informado, ésta se encontraba aún internada.

ROBO

Días después a Amelia se le “pierde” un reloj de 58 mil pesos que le habían regalado en la casa de Mar, pues ahí era donde cuidaba de ella.

“Antes de eso yo lo había guardado en su maleta y estuvieron como testigos ella y mi pareja sentimental, que hasta le dije 'aquí ya va tu reloj', y lo metí, pero al momento de que ella ya se iba lo buscó y ya no estaba”, explica Rosales.

La enfermera buscó el reloj durante una semana, recibiendo constantes amenazas de que no se le pagaría hasta que apareciera. Mar se dio cuenta de que Sara, Amelia y su madre eran la misma persona cuando una supuesta amiga de la ‘doctora’ fue a recoger a Amelia, pero al preguntarle sobre el estado de ésta, coincidieron en que ninguna de las dos la conocía.

“Comencé a moverme, tuve que investigar si la ‘doctora’ existía y si realmente estaba internada en el sanatorio, como lo mencionaba ella, y no existía. No tenían a ninguna persona internada con ese nombre”, comentó Mar.

Al día siguiente recibió mensajes de que la madre de Amelia había fallecido, e inclusive falsificaron una plantilla del funeral; luego de recibir más amenazas descubrió que la mujer que se hacía llamar Amelia Romina Hofman Esparza era una profesora de primaria de un colegio religioso y que vive en la colonia Las Luisas.

Posteriormente esta mujer creó cuentas falsas de Facebook desde donde escribó amenazas y difamaciones, además de que en sus estados de WhatsApp aparecía usando y vendiendo el costoso reloj que supuestamente había desaparecido.

Mar comentó que abrió un proceso legal en contra de Amelia por amenazas y fraude, pero hasta el momento la demanda no ha procedido, a pesar de que hay otras 14 víctimas de la misma mujer, quien ya fue despedida de su trabajo como profesora.


Imprimir
te puede interesar
similares