×
hace 1 mes
[Sucesión]

Paridad de género, sólo en el discurso

Impugnan lineamientos que garantizan 15 alcaldesas en Coahuila por primera vez en la historia

Imprimir
Paridad de género, sólo en el discurso
Saltillo, Coah.- La paridad de género sólo está en el discurso oficial de ocho partidos políticos de Coahuila. Porque en la práctica, PRI, PAN, PVEM, Nueva Alianza, PJ, PSDI, PCP y PRC impugnaron lineamientos que garantizan que por primera vez en la historia haya más de 15 alcaldesas del estado.

Aunque en sus convocatorias para registro de candidatos, partidos políticos como el Revolucionario Institucional o Acción Nacional indican lugares para mujeres, y en eventos ensalzan la participación femenina en política, por otro lado, interponen recursos legales contra la equidad.

El 30 de enero, el Instituto Electoral de Coahuila aprobó los lineamientos que garantizan la paridad de género en la postulación y registro de quienes participarán en la elección de alcaldes, síndicos y regidores de mayoría y plurinominales.

Entre otras medidas, aprobaron que “cuando sea impar el número total de candidaturas postuladas por algún partido político o coalición el número mayoritario deberá corresponder al género femenino”.

También que para equilibrar las postulaciones deberán establecer cuatro bloques registrando al menos 40% de un género distinto en cada bloque, para garantizar que ambos géneros tengan posibilidad de acceder a alcaldías en los municipios de mayor población en cada bloque.

Lo anterior garantiza que haya por lo menos 15 alcaldesas en el estado y que los partidos no sólo postulen en municipios pequeños donde hay poca posibilidad de ganar. Pero el acuerdo que aprobó el IEC con esos lineamientos no fueron del agrado de ocho partidos políticos.

Por eso, el 2 de febrero PRI, PAN, PVEM, Nueva Alianza, PJ, PSDI, PCP y PRC presentaron juicios electorales ante el Tribunal Electoral, por considerar que el acuerdo mencionado contraviene la ley, aunque la realidad es que no conviene a sus intereses.

Dicen los partidos que esos lineamientos “vulneran el principio de autodeterminación y autorregulación de los partidos y el principio de igualdad, al obligarlos a registrar mayoría de mujeres en el caso de que presenten un número impar de candidaturas”.

También dicen sentirse agraviados porque el acuerdo obliga a los partidos a acatar los lineamientos al usar la palabra “deberán”, cuando el Código Electoral utiliza la palabra “podrán” y esto último le da carácter opcional. Y se amparan en que, con el cambio de esa palabra, los lineamientos contradicen la ley.

Pero el 24 de febrero el Tribunal Electoral de Coahuila resolvió que no tiene validez ningún argumento de los ocho partidos políticos, y que, por el contrario, el acuerdo del IEC con los lineamientos no sólo es legal, sino que hará cambiar lo que sucedió en las elecciones de 2013, cuando sólo resultó electa una alcaldesa, la de Nava, Gabriela Fernández Osuna.



Las cosas han cambiado

La participación política de las mujeres no data de 1953, cuando consiguieron el derecho a votar. Para entonces, ellas ya tenían un largo camino recorrido en esas lides. Recordemos a Leona Vicario, a la corregidora Josefa Ortiz de Domínguez, a Carmen Serdán y a tantas otras; sin embargo, como dice Rosita Aguilar, alcaldesa de Reforma de Pineda, Oaxaca, siempre para hacer a los hombres gobernantes o legisladores.

Las cosas han cambiado. Con pasos firmes, aunque no tan rápidos, el famoso techo de cristal continúa crujiendo. La reforma electoral de 2014 introdujo el principio de la paridad de género, en virtud del cual los partidos políticos deben postular, en igual número, candidatas mujeres y hombres a los cargos de elección popular.

Hoy la Cámara de Diputados tiene una presencia inédita de legisladoras, con un 42% de curules; una mujer gobierna Sonora y hay 346 alcaldesas, de las cuales cinco gobiernan las capitales de los estados de Aguascalientes, Chihuahua, Hidalgo, Tlaxcala y Zacatecas; otras encabezan ciudades grandes, como Juchitán, en Oaxaca, o Cozumel, en Quintana Roo. También las hay al frente de localidades con muy alta marginación, como Reforma de Pineda o San Dionisio del Mar, en Oaxaca. (alcaldesdemexico.com)


Imprimir
te puede interesar
similares