×
hace 4 semanas
[Especial]

Pasa de obrero a micro empresario

Hace menos de un año era trabajador de una maquiladora y su salario no le alcanzaba para mantener a su esposa y tres hijos

Imprimir
Pasa de obrero a micro empresario
José Luis Oranday, con su esposa Berenice Salazar, y su hija Zoe, nombre que puso a su panadería.
Monclova, Coah.- Hace menos de un año era trabajador de una maquiladora y su salario no le alcanzaba para mantener a su esposa y tres hijos, pero ahora es micro empresario, tiene su propia panadería, la cual puso en funcionamiento con el apoyo del programa Fomento al Autoempleo del Servicio Nacional de Empleo.

El nuevo micro empresario de Monclova es José Luis Oranday Lozano, quien viene de una familia de panaderos, de hecho trabajaba medio tiempo en la panadería de su papá para obtener ingresos económicos extras para completar los gastos familiares, hasta que solicitó apoyo del citado programa para poner en operación su propio negocio junto con su esposa Berenice Salazar de León.

La panadería, ubicada en la calle Saeta 1316 de la colonia Lomas de San Miguel, lleva el nombre de “Zoe” en honor a su hija más pequeña de un año de edad, pues es ella quien lo inspiró a soñar con abrir una panadería después de que se le enfermó y el salario que ganaba no le era suficiente para comprar la leche especial que requería.

En primera instancia comenzó a preparar pan dulce con equipo que le prestaban o rentaban, pero una vez que se enteró del programa Fomento al Autoempleo solicitó apoyo y le respaldaron con un horno, una amasadora y charolas con valor de 50 mil pesos.

Fue así como puso en operación la panadería en su domicilio particular, donde con la ayuda de su mujer hornea conchas, donas, marranitos, polvorones y pastelitos, pero para vender más sale a ofrecer el pan a bordo de una motocicleta por diferentes colonias del oriente de Monclova.

Berenice Salazar, su esposa, explicó que en un principio su marido sólo tenía un triciclo para vender el pan en las calles, pero le salió una oportunidad de una moto y la compraron.

“La vida nos ha cambiado, hacemos de pan lo que queremos ganar, mientras más hacemos, más ganamos, convivimos más”, expresó la mujer.


Imprimir
te puede interesar
similares