×
hace 2 meses
[FILC 2018]

Paulo Leminski, un parteaguas

José Javier Villarreal presentará hoy su traducción de uno de los poetas fundamentales de Brasil

Imprimir
Paulo Leminski, un parteaguas
Saltillo, Coahuila.- Para entender la obra de Paulo Leminski hay que conocer la historia estética de cómo este escritor llega a la poesía Latinoamérica. Así lo plantea José Javier Villarreal, quien se dio a la tarea de traducir la obra del poeta para dar forma a la antología Todo me Fue Dado (Vaso Roto, 2018), que hoy se presentará en la Feria Internacional del Libro Coahuila 2018.

Villarreal relata que la poesía brasileña moderna inició en febrero de 1922 con la Semana de Arte Moderno, un festival organizado por un grupo de jóvenes artistas en el Teatro Municipal de Brasil. Es ahí donde destaca la figura de Oswald de Andrade, quien influirá de manera notable en el devenir literario del país sudamericano.

“Oswald de Andrade tuvo un maridaje con Tarsila do Amaral, cuando estuvieron juntos ella hizo una gran pintura y él una gran poesía. Una vez que se separaron como que se de-sinflaron, ellos se complementaban. Pero desde entonces la influencia de Oswald de Andrade ha estado presente en toda la poesía brasileña para bien y para mal, como una meta de modernidad, de experimentación, de vanguardia y también como una retórica que abusa de las fórmulas de lo moderno y se queda como en una superficie”, expresa el también poeta, quien ayer participó en la mesa El Canon Brasileño.

Leminski vendría mucho después, y a la influencia de De Andrade se sumaría el concretismo, un movimiento que surgió a mediados del siglo 20 con Decio Pignatari y los hermanos Haroldo y Augusto de Campos.

“En la década de los 50 surge el concretismo, que se da en Sao Paulo, y el Neo Concretismo, que se va a dar en Río de Janeiro. El concretismo busca llevar a la poesía al símbolo, a que el poema se vea primero antes de leerse. En el neoconcretismo de Río está Ferreira Gullar, vinculado con las artes plásticas, con el poema como objeto que tú puedes transitar, mover, acomodar, etcétera.

“En la década de los 60, en Belo Horizonte, hubo un festival de poesía moderna, ahí va el joven Paulo Leminski, que era de Curitiba, y se emociona con lo que ve con lo que oye, los concretistas eran sus ídolos. Entonces descubre la literatura norteamericana, sobre todo a Ezra Pound y también la poesía latina, romana, porque fue seminarista y eso fue un puente para la lengua latina, y más tarde se encuentra con la poesía oriental. Digamos que Leminski es un poeta naturalmente cosmopolita, de familias polacas por un lado, pero de madre negra”, refiere el autor de Campo Alaska.

Precisamente esa mixtura dará paso a un poeta de voz potente, que traduce por igual al japonés Yukio Mushima que al cantante John Lennon.

“Creo que Leminsiki es un parteaguas porque es un poeta que experimenta con la prosa, la música y el verso. La música en cuanto a la instrumentaización del poema que está hecho para ser musicalizado. Por otro lado está el experimento, el manejo del lenguaje, eso que se ha llamado el neobarroco o neobarroso, pero también la concreción en medio de esa abundancia de la poesía oriental, del haikú, del silencio. Esta mixtura, si además le agregas la biografía y el momento de la dictadura, detonan en un coctel cuyo resultado es Leminski”, añade.

De las minorías

José Javier Villarreal ha traducido a muchos escritores brasileños y portugueses, y si ahora se decidió a abordar la obra de Leminski es por su singularidad.

“A mí lo que me atraía de Leminki es que era un tipo muy culto, pero que se exponía muchísimo, era como un poeta de minorías que todo mundo lo conocía. Un poeta de culto que está en todos lados. En el neobarroco o neobarroso, que es hispanoamericano entre la década del 90 y el 2000, Leminski fue una de las figuras, pero era un tanto difícil de encasillar”, detalla.

Si bien en español circulan varias antologías del poeta nacido en Curitiba, fue cuando se publicó en Brasil su obra completa el momento en que Villarreal se decidió a hacer su antología

“Leminksi, a pesar de que tenía varias antologías muy bien traducidas al español, me parecía que merecía un recorrido mayor. En 2011, 2012, aparece la poesía completa de Leminski y entonces pude tener una óptica que los traductores anteriores a mí no habían tenido. Es más, que los lectores brasileños no habían tenido.

“Para hacer la selección de poemas me metí en toda la obra de Leminski. Fue enamorarme, detenerme en aquellos poemas que ejercían gran seducción, por un lado, y por otro atender a esos poemas que yo pensaba que podía trasladar al español sin pérdida, sin menoscaba, que tuvieran el tono y la respiración de Leminski. Y es que es una obra que se está releyendo, reescribiendo, repensando constantemente”, concluye.

Agéndalo

» Presentación del libro Todo me Fue Dado

» De Paulo Leminski

» Presenta José Javier Villarreal

» Hoy, 19:00 horas


Imprimir
te puede interesar
similares