×
hace cerca de 5 meses
[Estados]

Presunto secuestrador tenía beneficio de preliberación

Los desconocidos le dijeron a la víctima que eran parte de Ejército Nacional

Imprimir
Presunto secuestrador tenía beneficio de preliberación
Ciudad Juárez.- El presunto secuestrador Ernesto Alonso R.G., alias “El R1”, tenía apenas 14 días de haber salido libre con un beneficio preliberacional, cuando volvió a cometer un secuestro por el que recibió un millón 800 mil pesos, de acuerdo con los datos aportados ayer a un Tribunal de Control.

“El R-1” llevaba 10 años de cárcel y le faltaba compurgar otros 15 años. Pero el pasado 5 de marzo un juez de Ejecución de Penas le otorgó el beneficio denominado “tratamiento preliberacional”, que consistía en que se internara 48 horas cada fin de semana así como tener un empleo lícito; vivir en el domicilio que reportó, ubicado en la colonia Ramón Reyes en la capital del estado y no molestar a la víctima.

Pero el pasado 19 de marzo lideró a un grupo de hombres que portaban armas de fuego para privar de la libertad a un hombre, a quien retuvieron 17 horas y medio e incluso lo enterraron mientras negociaban con la familia.

En la audiencia realizada ayer en la séptima sala de la “Ciudad Judicial” la jueza de Control Nancy Cristina Reyes Esquivel, dio por acreditado los datos de prueba expuestos por el agente del Ministerio Público (MP) a cargo del caso, entre estos que “El R1” es integrante de una banda de secuestradores que operaba en el Distrito Judicial Galeana, quien ya cuenta con una sentencia por este ilícito y la víctima del pasado 19 de marzo lo identifica con el nombre de Manuel y líder del grupo que lo mantuvo bajo cautiverio.

En la denuncia penal presentada el pasado 16 de mayo por la víctima –identificada públicamente con las iniciales J.C.O.- se documentó que el 18 de marzo recibió una llamada en la que le informaban que su esposa estaba grave y al día siguiente a las 6 de la mañana salió rumbo a su rancho ubicado en el ejido El Vergel junto con un trabajador de nombre Jesús, pero fueron interceptados por tres hombres que estaban armados y se cubrían el rostro con pasamontañas.

Los desconocidos le dijeron a la víctima que eran parte de Ejército Nacional y le ordenaron levantar las manos. Luego le preguntaron si su camioneta contaba con GPS, y uno de ellos se llevó el vehículo y los otros dos a él después de que le taparon la cara con una capucha y le advirtieron que eran del cartel y debía hablarle a su esposa para que entregara 5 millones de pesos.

La víctima denunció que lo obligaron a caminar un tramo, después lo enterraron hasta el cuello en un hoyo para exigirle el dinero. Más tarde lo sacaron del agujero y lo obligaron a caminar hasta un terreno despoblado y el líder quien dijo llamarse Manuel le señaló que juntara un millón 200 mil pesos, le preguntó que vehículos tenía.

La víctima respondió que contaba con una camioneta Cheyenne y un Mitsubichi, y el secuestrado le indicó que con eso lo iban a liberar. Después le ordenó que no volviera a contactar a su trabajador Jesús y que hiciera una segunda entrega de dinero por 500 mil pesos.

La esposa de la víctima entregó un millón 200 mil pesos después de las 17 horas y media de que inició el secuestro. El dinero fue colocado en el interior de una troca que fue estacionada a la salida del poblado de Samalayuca con el motor encendido y las ventanas abajo, como lo demandaron los delincuentes.

Antes de ser puesto en libertad, el líder del grupo quien dijo llamarse Manuel pero al parecer se trata de Ernesto Alonso “R1” se descubrió el rostro y le dijo a la víctima “veme bien, mírame a los ojos, si no entregas más dinero te voy a matar”. Por lo que se pactó el pago de 500 mil pesos más, ese dinero fue dejado el pasado 22 de marzo en el Periférico Camino Real. Después de recibirlo, los responsables se comunicaron con la víctima y le habían recibido el dinero y “ya no había problema”.

Gracias a que “El R1” se quitó la capucha, la víctima lo pudo reconocer en una serie fotográfica que el MP le puso a la vista.

El arresto de Ernesto Alonso R.G., se realizó el jueves de la semana pasada en Ciudad Juárez, en el cruce de las calles Manuel J. Clouthier y calle Tamaulipas.

Ayer ante la jueza de Control, “El R1” se negó a rendir declaración y el abogado defensor indicó que no tenía ningún argumento a favor de su representado. Por lo que el Tribunal de Control dictó el auto de vinculación a proceso y aprobó un plazo de dos meses para la investigación complementaria.


Imprimir
te puede interesar
similares