×
hace 8 meses
[Arte]

Recuento de una transfromación, 50 años de rebeldía

El periodista español Joaquín Estefanía considera que el legado de los movimientos de 1968 sigue vigente

Imprimir
Recuento de una transfromación, 50 años de rebeldía
Guadalajara, Jalisco.- Durante más de cuatro décadas Joaquín Estefanía se ha dedicado al periodismo. Ya sea como director del diario El País, o desde la trinchera del ensayista, el español ha reflexionado sobre los distintos cambios políticos y sociales que transforman al mundo. En este contexto aparece su libro Revoluciones (Galaxia Gutenberg, 2018), que se presentó en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) y que hace un recuento de los movimientos que marcaron los últimos 50 años, desde el Mayo Francés hasta el revuelo que provocaron Los Indignados.

“Si uno tuviese en cuenta sólo los aspectos coyunturales más relacionados con el mundo de la política, se podría llegar a una conclusión falsa: que ese año mágico del 68, con todas las cosas que allí ocurrieron, fracasó. En cambio, si uno pone un foco un poco más amplio a lo que ha sucedido, nos damos cuenta de que la vida ha cambiado extraordinariamente desde entonces”, comparte el periodista en entrevista con Zócalo.

“Antes del año 68 el mundo que venía de la posguerra era un mundo en blanco y negro, donde las mujeres no tenían ningún protagonismo. El año del 68 es un parteaguas entre dos épocas, la del blanco y negro y la del color, que es cuando empieza a emerger una cultura muchísimo más viva, más alegre. La política también se hace así y la cultura, es el año en que la televisión comienza a transmitir prácticamente en directo todas las cosas que suceden. Muchas de las cosas que se discutieron en ese año del 68 son las que están vigentes en estos momentos y sobre las que estamos discutiendo: el pacifismo, el ecologismo, la presencia de la mujer, la libertad sexual, la lucha por los derechos civiles”, detalla.

Entre los cambios que se suscitaron a partir del Mayo Francés destaca la presencia de la juventud, que le disputa el protagonismo a la clase obrera con un movimiento mucho más transversal y menos ideológico en el que podían participar desde estudiantes hasta trabajadores de distintas condiciones sociales.

“A esos dos movimientos, el de los jóvenes y el de los obreros, se ha unido hace muy poco tiempo el tercer gran protagonista de lo que está sucediendo, que es la mujer. Este movimiento tiene una potencia extraordinaria, porque la mujer en estos momentos representa 50 y tantos por ciento de la población del mundo, y en los últimos tiempos se ha dado cuenta del poder que tiene. Creo que el feminismo como movimiento es la siguiente gran revolución que se está organizando ahora mismo, entre nuestras paredes y nuestras casas. Si el libro tuviese nuevas ediciones habría que incorporar este elemento porque lo que ha sucedido en el año 2018 con el movimiento de las mujeres en el mundo es espectacular”, plantea el también autor de Estos Años Bárbaros y La Mano Invisible.

Épocas revolucionarias

En el libro, Joaquín Estefanía menciona tres épocas de movimientos revolucionarios, no en el sentido de transformaciones violentas con un cambio de poder inmediato, sino de “transformaciones a lo largo del tiempo y que tienen una importancia relevante”.

“La primera es lo que sucede en el 68, donde hay tres movimientos fundamentales, el del Mayo Francés, la Primavera de Praga, el intento fallido de transformación de un socialismo estalinista en un socialismo de rostro humano, y lo que sucedió en México, que acabó como todos sabemos en, probablemente, la mayor represión de lo que ocurrió ese año. Hay una segunda fase, que ocurre muchos años después, que es el movimiento antiglobalización a finales del siglo pasado y principios del 21 y que protagonizan en una parte los hijos de aquellos que habían  participado en mayo del 68. El tercer gran movimiento sucede en el 2011 con Los Indignados, que es el movimiento de los jóvenes de España, también de los que ocupan Wall Street en Estados Unidos, y que se da en muchos países latinoamericanos, en Chile, por ejemplo, donde algunos de los líderes de ese movimiento estudiantil son coptados y entran a formar parte del Gobierno de Michelle Bachelet.

El periodista considera que existe una cierta continuidad en estos levantamientos sociales, “como si fuese una permanente revolución no conclusa y que dará lugar a otras cosas”. Sin embargo, advierte, a cada año revolucionario le ha sucedido una reacción que pretende volver al estatus quo anterior.

“En este momentos vivimos un momento muy pesimista porque hace dos años ganó las elecciones de Estados Unidos un personaje como Donald Trump, o recientemente Bolsonaro en Brasil. En Europa del Este todos los gobiernos son de extrema derecha y están apareciendo en otras partes del mundo partidos de extrema derecha, unos ganan elecciones, otros no, pero contagian con sus ideas a los partidos del sistema, sean de derecha o de izquierda.

“En ese sentido estamos viviendo una oleada reaccionaria muy significativa de la cual, evidentemente, quienes nos pueden sacar son las mujeres. Acaba de haber elecciones de medio mandato en  Estados Unidos en las que los demócratas recuperaron una de las dos cámaras, y esto fue gracias a mujeres jóvenes, de minorías raciales. Las mujeres que están compitiendo en este momento probablemente, dentro de dos años, van a dar la batalla para que Trump no vuelva a ganar las elecciones”, concluye el periodista y escritor español.





Imprimir
te puede interesar
[Deportes]
hace 13 horas
[Piedras Negras]
hace 13 horas
[Piedras Negras]
hace cerca de 13 horas
similares