×
hace 2 meses
[FILC 2018]

Nicolás Alvarado reflexiona sobre la cultura y su futuro

El periodista habla de su visión sobre el próximo proyecto cultural nacional

Imprimir
Nicolás Alvarado reflexiona sobre la cultura y su futuro
Foto: Zócalo | Homero Sánchez
Saltillo, Coah.- El periodista Nicolás Alvarado, quien la noche del sábado presentó junto con Eliézer Jáuregui al pianista y escritor James Rhodes en la Feria Internacional del Libro de Coahuila 2018, declara que su relación intensa con la música se dio en su adolescencia.

“La música me permitía relacionarme con el mundo de otras maneras. Pues si bien me dedico a escribir, muchas veces creo que el lenguaje escrito es un enemigo que me jala hacia una razón con la que me defiendo de las emociones y con la que hiperracionalizo, en cambio la música es el lenguaje de lo inefable, ya que expresa lo que las palabras no pueden decir”, expresa.

El también conductor de televisión explica que la importancia que el arte tiene en la sociedad es esencial, pues crea a personas con herramientas necesarias para enfrentar de manera crítica el entorno.

“El arte es una herramienta que sirve para aguzar los sentidos y la inteligencia. Quien tiene experiencia del arte de manera frecuente y cotidiana, desarrollará el pensamiento crítico que lleva a tener una relación más dinámica y acuciosa con todo lo que nos rodea, y esto nos lleva a ser mejores ciudadanos.

“Me parece que la educación artística es indispensable. Esta forma educativa no es sólo enfocada en la creación de artistas, sino que primero que nada forma ciudadanos”.

Ámbito futuro

En cuanto a esta educación cultural de la que habla Alvarado, mucho hay que decir en México, país que está a tres meses de cambiar de Presidente, quien tiene nuevos planes para la cultura mexicana.

Será Alejandra Frausto la próxima secretaria de Cultura, elegida por Andrés Manuel López Obrador y quien tiene un programa llamado Cultura para la Armonía, el cual “propone posicionar al arte y la cultura como herramientas para la reconstitución del tejido social y el desarrollo humano, articulando la riqueza cultural y las profundas problemáticas sociales de nuestro país”, según el portal digital del Gobierno de México.

Aunque Alvarado es amigo personal de Frausto y se muestra partidario de muchos parámetros e ideas que conforman Cultura para la Armonía, también menciona “que se necesita un proyecto más sistemático, que permitiera desarrollar capacidades, habilidades; que permita utilizar verdaderamente a la cultura como un factor para la restitución del tejido social, pero creo que sería necesario sistematizar esto como un proyecto de ciudadanía, que ojalá así sea”, sostiene.

En cuanto al presente de la cultura en el país, Alvarado menciona que hay grandes fallos en el sistema que mantiene los apoyos al rubro.

“Tenemos un programa cultural que acusa graves programas de diseño. Claro ejemplo es el del Fonca, que fue creado por decreto presidencial y que podría desaparecer por el mismo decreto; la Secretaría de Cultura es muy chiquita y está lleno de institutos que la anteceden en el tiempo y resultan obesos como el INBA y el INAH. También estas instituciones están dirigidas por sindicatos muy poderosos que consumen entre el 75% y 80% del presupuesto”.

Por otra parte, el periodista explica que la cultura se ha visto durante mucho tiempo como una especie de lujo elitista, línea con la que Alejandra Frausto busca romper por medio de la decentralización de esta para llevarla a la periferia del país, en lugares como Oaxaca o Chiapas.

Aun así, Alvarado señala que el sistema de gobierno actual opta por mantener a la burocracia, que a las verdaderas líneas culturales.

“Creo que hay un problema grave de ingeniería institucional. Hay un interés más por la preservación de una burocracia cultural, que en generar políticas culturales genuinas y útiles para promover el diálogo con la comunidad. No hemos sabido aprovechar la cultura como un factor de desarrollo económico. A diferencia de otros países com Brasil, no hay una política de industrias creativas y en fomentar a la cultura, que es tratada más como un gasto y un lujo”, finaliza.


Imprimir
te puede interesar
similares