×
hace cerca de 4 semanas
[Negocios]

Regalos con vida, un negocio sustentable

Angie y Cynthia aprovechan plantas de la región para diseñar obsequios únicos

Imprimir
Regalos con vida, un negocio sustentable
Saltillo, Coah.- Las suculentas y los cactus son plantas que, aferradas a vivir en el desierto y crecer ante la adversidad, representan por sí mismas una enseñanza que aporta a la cultura empresarial. Así, las saltillenses Angie Rocha Rodríguez y Cynthia Galván Macías trabajan con ellas en el diseño de regalos naturales para momentos especiales.

Las emprendedoras saltillenses recién cumplieron dos años con su negocio: Catarina’s. Angie comenzó con algunos regalos a familiares cercanos y amigos que ya le hacían pedidos y se dio cuenta de la oportunidad de negocio.

Se trata de recuerditos y arreglos de mesa con plantas suculentas, cactus y árboles de la abundancia con un sinfín de combinaciones posibles, dependiendo de la ocasión y del gusto de los clientes. Atienden lo mismo un cumpleaños que una boda, bautizo u otros eventos institucionales. Asimismo, están en condiciones de vender desde una pieza y han atendido pedidos de hasta 500 unidades.

En la actual temporada de calor tienen más trabajo, pues el clima favorece la realización de eventos y las plantas se entregan en presentaciones especiales y personalizadas a manera de recuerdo.

Tradicionalmente en las reuniones sociales los anfitriones entregan un souvenir a los asistentes. Y durante años se llenaron cajones con llaveros, tarjetas y objetos que difícilmente se conservan, pero con estas macetas la propuesta es diferente.

Angie estuvo ejerciendo su carrera de Recursos Humanos por 22 años y ahora lleva tres sin ejercer. Aunque apasionada por su profesión, “me di cuenta de que se me había ido parte de mi vida… Tengo un hijo de 16, llegó un momento en que me dijo: ‘no sé si mi mamá eres tú o mi abuelita’… Ahora soy mi propia jefa, a veces igual no tienes chanza de cosas, pero estás trabajando para ti”.

Así, en una charla de café, desde hace dos años decidió iniciar el negocio junto con su cuñada Cynthia. Trabajan con plantas producidas en la región que adquieren de proveedores locales y que generan ellas mismas. Además de contribuir con la economía de la zona, explicó que este tipo de plantas suculentas tienen la función de armonizar el ambiente, es decir, purifican el área en la que se encuentran al absorber los gases de los limpiadores que se emplean en las casas y oficinas.

Son plantas versátiles y muy resistentes a la sequía, que no son tan exigentes en los cuidados, pues se riegan cada cuatro días aproximadamente.

Actualmente los trabajos se hacen en su propia casa y hay días en que hay macetas por toda la casa. Parte de su sueño es, en algún momento, poder tener su propio local e invernadero, seguir aprendiendo y buscando nuevas tendencias.

“Nunca digas no puedo, levántate y di que todos los sueños se van a cumplir… yo creo que podemos romper las reglas y hacer lo que queramos”, compartió Angie.

Por su parte, Cynthia, abogada de profesión y madre de familia, buscando aportar a la economía del hogar, reconoció que muchas veces lo que frena a las mujeres a emprender, es el miedo, por lo que habló de la importancia de decidir “vivir el momento, confiar en Dios, enfrentar lo que venga y si te caes, levantarte; no nos podemos quedar sin hacer nada”.





Imprimir
te puede interesar
similares