×
hace 2 meses
[Deportes]

Registra hazañas del beisbol

De su puño y letra, Antonio Uresti llevó las anotaciones de grandes de la pelota local como Joakim Soria y Edwin Salas

Imprimir
Registra hazañas del beisbol
Antonio Uresti Anotador retirado
Escuchar Nota


Monclova, Coah.- Infinidad de récords y hazañas vividas en el beisbol infantil de Monclova quedaron registradas por la pluma de Antonio Uresti Sifuentes, quien después de 28 años en el oficio, terminó convertido en uno de los anotadores más emblemáticos de la pelota local.

Ya retirado de la anotación, don Toño recuerda con nostalgia las tardes soleadas que pasaba de parque en parque, el bullicio de las porras y la alegría de los niños dentro del diamante.
“Trabajé de 1990 al 2018 en diferentes ligas, pero principalmente en la Ribereña.

Me tocó una época muy buena, le anoté a Joakim Soria, Daniel Flores, Francisco Ríos, Edwin Salas y muchos otros niños que llegaron a jugar a nivel profesional, además hice amistad con grandes directivos y managers como Javier Esquivel, Jorge Regino, Héctor Rendón, Armando Medina, Fernando González, y con muchos padres de familia también”, dice Uresti Sifuentes.

“Anoté dos campeonatos nacionales que se trajeron a Monclova y otros estatales, y varias situaciones relevantes que se dieron, como un juego que duró 15 entradas, el más largo que me tocó, así como un juego en el que primera vez alineaba una niña dentro de la Liga Ribereña. Ella se llama Elisa Escáecega, jugaba para Bravos a principios de los noventa”, agrega.

Nacido en Arteaga, Coahuila, Uresti Sifuentes cuenta que llegó a Monclova con apenas 18 años de edad y la esperanza de ingresar a trabajar a AHMSA.

Por más de dos décadas, don Toño trabajó y jugó pelota en la acerera. Ahí mismo aprendió el oficio de anotador y al paso del tiempo recibió la encomienda de conformar y coordinar un grupo de anotadores, con el que le daría servicio a ligas como la Departamental, Pepe Rodríguez, Country, Monclova y otras.

“Es un oficio muy bonito, y estoy muy agradecido con los papás de todos los equipos por todas las temporadas que me permitieron llevar un ingreso a mi casa. A su vez, yo le enseñé mi trabajo a muchas jóvenes que de ahí se pagaron sus estudios”, agrega Uresti Sifuentes.

Sin embargo, el reconocido anotador cuenta con tristeza que su retiro del oficio se debió a que algunos dirigentes consideraron que ya no tenía la edad y condiciones físicas para seguir anotando, optando por darle su lugar a gente joven.

“No me gustó que dijeran que ya no podía anotar por estar grande. Si me invitaran un día para volver a anotar yo sé que puedo hacerlo, pero ya es complicado porque tengo a mi señora discapacitada y estoy la mayor parte del día al pendiente de sus cuidados”, señaló Uresti.

“Pero me quedo con los momentos bonitos que viví anotando, con los amigos que hice y el aprecio de muchos niños que, ahora ya adultos, me recuerdan y saludan cuando nos encontramos”, comentó don Toño para finalizar la charla con Zócalo.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}