×
hace 7 meses
[Negocios]

Renegociación del TLCAN se iría hasta 2018

Negociador de Trump aún está sin confirmar, dice el secretario Ildefonso Guajardo

Imprimir
Renegociación del TLCAN se iría hasta 2018
Hasta la misma Reserva Federal de EU advirtió que sin el TLCAN las empresas estadunidenses tendrían más que perder.
Ciudad de México.- La ausencia de un representante de comercio de Estados Unidos está retrasando el inicio de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México, dijo Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

Sin el principal negociador comercial de Estados Unidos, México no espera que la Casa Blanca dé al Congreso el aviso con 90 días de anticipación que necesita para iniciar conversaciones formales sobre el TLCAN, dijo.

Dado el requisito de 90 días, ya no será posible para los países cumplir con la fecha de inicio de mayo originalmente planteada por el secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray.

El retraso aumenta las posibilidades de que las negociaciones se extiendan hasta 2018 y se entremezclen con la política en un año de elecciones en México, algo que Guajardo ha dicho que debía evitarse.

El candidato populista de la oposición Andrés Manuel López Obrador, que ha encabezado algunas encuestas de opinión, es un crítico abierto del presidente Donald Trump y se ha comprometido a adoptar una postura dura sobre las negociaciones comerciales.

Trump hizo campaña con la promesa de renegociar el TLCAN para proteger los empleos estadunidenses, y ha prometido varias veces -incluso en un discurso en Milwaukee, Wisconsin el martes- cancelar el tratado si no consigue lo que busca. Durante el discurso, el Presidente se quejó de que está tomando demasiado tiempo iniciar las conversaciones.

Larga espera

Aunque Trump anunció a principios de febrero que quería acelerar las negociaciones, su nominado para representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, está a la espera de ser confirmado por el Senado. Los demócratas dicen que Lighthizer necesita un documento de renuncia, porque trabajó con grupos relacionados con China y Brasil durante el tiempo que ejerció como abogado.

“Queremos empezar a negociar con México de inmediato, y tenemos estas disposiciones en las que hay que esperar largos periodos de tiempo”, dijo Trump el martes después de recorrer una instalación de Snap-On Tools. “Todo esto es ridículo”, agregó.

El secretario de Comercio, Wilbur Ross, se quejó a principios de este mes de que el retraso en la confirmación de Lighthizer no ha sido “útil”, mientras que el secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que la administración tendrá una mejor idea cuando se emita el aviso de 90 días, una vez que Lighthizer sea confirmado.

¿Quién perderá?

Las empresas estadunidenses que exportan a México se verían más afectadas si el Gobierno de Donald Trump desecha el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Ese es el mensaje del lunes en una entrada en el blog de la Reserva Federal de Nueva York. Y eso fue antes del discurso del martes de Donald Trump en Milwaukee, donde amenazó otra vez con cancelar definitivamente el acuerdo comercial con México y Canadá.

Ese argumento es uno de los signos más claros de la resistencia del Gobierno federal a desechar el tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá desde que el Presidente republicano asumió el cargo.

Trump calificó al TLCAN como un “acuerdo unilateral” en enero, argumentando que México ha cosechado todos los beneficios, mientras que Estados Unidos sólo ha perdido empleos y empresas.

Sin nombrar a Trump, la Fed de Nueva York lanzó un golpe sutil a sus amenazas de retirarse potencialmente del acuerdo, una visión que todavía está publicada en el sitio web de la Casa Blanca, aunque últimamente la retórica del Gobierno se ha vuelto más suave.

“A menudo olvidamos en el debate sobre el TLCAN están los beneficios para las empresas estadunidenses”, escribieron las autoras: Mary Amiti, una investigadora de la Fed de Nueva York, y Caroline Freund, investigadora senior del Peterson Institute for International Economics.

Advierten que las compañías estadunidenses que venden a México enfrentarían aranceles, o impuestos, mucho más altos que las compañías mexicanas que venden a Estados Unidos si el acuerdo desaparece.

Actualmente, los productos fluyen libres de impuestos a través de las fronteras de Estados Unidos, México y Canadá, un producto clave del TLCAN, que ha convertido a Norteamérica en un poderoso bloque comercial. Pero sin el tratado podría resultar costoso exportar.

México aplica un arancel promedio del 7.4% sobre las importaciones procedentes de países que no forman parte de un acuerdo comercial. El arancel promedio que Estados Unidos cobra a los países con los que no tiene un acuerdo comercial es de 3.7 por ciento.

Por lo tanto, las empresas estadunidenses podrían estar pagando el doble que las empresas mexicanas por exportar a través de la frontera. Es un recordatorio de que, cuando el TLCAN fue promulgado como ley en 1994, México bajó el límite mucho más de lo que Estados Unidos tuvo que bajarlo.

Los aranceles varían según el producto, desde aguacates hasta automóviles. Y el órgano rector del comercio mundial, la Organización Mundial del Comercio (OMC), tiene normas diferentes para países avanzados, como Estados Unidos, frente a países en desarrollo, como México.

Según el derecho internacional, México podría imponer aranceles de hasta 35% a la gran mayoría de las exportaciones estadunidenses si así lo deseara sin un acuerdo del TLCAN. Estados Unidos sólo podría elevar los aranceles a las importaciones mexicanas a alrededor de 4 por ciento.





Imprimir
te puede interesar
[Festival]
hace cerca de 21 horas
[Internacional]
hace 16 horas
[Futbol]
hace cerca de 21 horas
[Choque]
hace cerca de 21 horas
similares