×
hace 3 meses
[Espectáculos]

Robin Williams, entre risas y lágrimas

Hoy se cumplen cuatro años desde que el comediante decidiera quitarse la vida

Imprimir
Robin Williams, entre risas y lágrimas
Saltillo, Coahuila.- La intención de un suicidio suele esconderse con una sonrisa, así es el caso de muchas personas y, hace cuatro años esto le sucedió a Robin Williams, quien tras aparentar estar bien, se quitó la vida.

Ninguna tragedia es menor o mayor que otra, sólo una versión diferente del sufrimiento individual. En el caso de Williams, aquel que fuera un ícono del humor con películas que buscan dar esperanza pese a las adversidades, su muerte es un golpe que apaga de lleno cualquier intento de alegría. Y no por el hecho de que haya muerto, sino todo lo que vino a desembocar en ese resultado.

Las causas internas y externas son contempladas y analizadas por el documental Robin Williams: Come Inside my Mind de HBO, a cargo de Marina Zenovich, que pone en perspectiva la vida del actor, a través de videos inéditos de sus ejercicios de improvisaciones escénicas y su propia voz, sacada de otras entrevistas y editada para la cinta.

Robin Williams: Come Inside my Mind tuvo un gran recibimiento de la crítica; esta producción de casi dos horas es un recuento cronológico, que muestra el talento natural e inimitable del actor, y también saca a la luz tristezas que aquejaban a la estrella hollywoodense.

“La depresión no lo mató, fueron las enfermedades”, asegura la viuda de Williams.

El análisis de una necropsia aplicada al cuerpo de Robin, determinó que padecía más que sólo demencia por los Cuerpos de Lewy y principios de Alzheimer, comenzaba a mostrar indicios de Parkinson y el diagnóstico infería que no le quedaban más de unos cuantos años de vida.

Recordado como el hombre de una sonrisa constante y quien cambiara la forma de grabar comedia, Robin Williams dejó una impresión en sus colaboradores por su forma de trabajar, incluso al improvisar impresionaba.

“Su mente iba como un rayo, pero no todo lo hacía en una noche. Trabajaba duro y se preparaba. Detrás de todo había un proceso analítico muy bien pensado”, explica el guionista Bennett Tramer.

Tras algunos problemas de adicciones como el alcohol y la cocaína, Williams intentó rehabilitarse, aunque tuvo sus recaídas con el tiempo, al enterarse de los diagnósticos médicos que darían declive a su salud.

“Tengo miedo de pasar a ser, no sólo aburrido, sino como una roca”, confiesa Williams tras preguntarle por el temor de su vida.

El capitán de una generación de carcajadas a su paso, ya “no sabía ser gracioso”, como él mismo dijo a Cheri Minns, su maquillista, cuyas declaraciones literalmente demostraban el verdadero estado de Williams.

“Lloraba en mis brazos al final de cada día. Fue horrible”, recordó la maquillista, que sería la última persona con quien habló en 2014.


Imprimir
te puede interesar
[Deportes]
hace cerca de 11 horas
[Deportes]
hace cerca de 11 horas
[Internacional]
hace cerca de 4 horas
similares