×
hace 3 semanas
[Arte]

Said González, la danza lo llama

El bailarín saltillense obtiene una beca para estudiar en el English National Ballet

Imprimir
Said González, la danza lo llama
Saltillo, Coahuila.- Saltillo dio una generación de bailarines que comenzó a esparcirse por el mundo. Entre ellos, Edwin Said González, quien obtuvo la beca que otorga el English National Ballet.

El joven danzante permanecerá un año en Reino Unido y aprenderá de los mejores maestros del país. Su meta, dice, es “conseguir la calidad de los mejores bailarines de la danza mexicana”.

Zócalo conversó con González y con Gloria Vázquez, otra bailarina que participó en el certamen de las becas, aunque ella no consiguió el apoyo.

Los dos jóvenes, miembros y egresados de la Escuela Profesional de Danza Coahuila (EPDC), dirigida por Rodolfo Moreno y Maribel Lugo, se sienten muy felices por la oportunidad que se les brindó. González, notablemente emocionado, expresó que fue elegido de entre 123 bailarines.

“Para mí es una gran oportunidad ver cómo se hace danza en otro país, pero también ver desde allá cómo se hace la danza en nuestro país. Recibir esta beca es un apoyo grandísimo para seguir cumpliendo mis objetivos y así conseguir mi sueño, el cual a veces se ve muy lejano e inalcanzable, pero conforme pasa el tiempo te das cuenta que si trabajas y tienes disciplina, las cosas se van dando poco a poco. Esta beca es una oportunidad grandísima que voy a aprovechar al máximo”, expresó el bailarín.

Al otro lado

González es un bailarín que ha dedicado 10 años de su vida a la danza. Comenzó en el ballet a los 7 años en la EPDC, bajo la mirada de sus maestros Lugo y Moreno. Actualmente cursa la licenciatura de Danza Clásica en la Escuela Superior de Danza y Música de Nuevo León.

Hace un año participó en el Concurso Nacional de Ballet Infantil y Juvenil 2017, llevándose el primer lugar a los 17 años. Ahora su objetivo es otro: aprender de uno de los más prestigiosos institutos de danza del mundo.

“Las escuelas europeas tienen un gran nivel y son muchas veces consideradas de las mejores del mundo. En esta ocasión creo que los retos principales serán el de la técnica y la disciplina, ya que al ver a otros bailarines de niveles tan altos, habrá de dos: o te motivará a querer ser como ellos o te van a intimidar, pero siempre con un profesionalismo que hará que yo quiera mejorar para seguir allá”, explicó.

El total de aspirantes fue de 358 jóvenes provenientes de distintos estados mexicanos así como de otros países como Japón, Costa Rica, Cuba y Estados Unidos, de los cuales sólo se recibió a 123 concursantes en el Teatro Raúl Flores Canelo, del Centro Nacional de las Artes. Fueron elegidos por los importantes bailarines Julio Bocca y Loipa Araujo.

Con respecto a la cantidad de compañeros de certamen, González se declaró muy entusiasmado al ver el nivel que tienen todos los seleccionados y aseguró que será una experiencia nueva la de compartir la escuela con ellos. De estas becas, 7 son de escolaridad anual, 4 de cursos de verano y otras 10 que partieron del mismo English National Ballet.

“Que me vaya un tiempo creo que cambiará mi modo de ver las cosas y cómo interactuar con ellas. La danza ha hecho eso también en mí. Si bien voy a extrañar a mi familia, uno tiene que saber que la vida está hecha de sacrificios y el arte también se trata de eso. Cuando uno trabaja así, te vas dando cuenta del compromiso y la disciplina que se requiere para trabajar en esto”, concluyó el participante del programa Despertares Impulsa, creado por el primer bailarín Isaac Hernández, reconocido con el galardón del Prix Benois de la Danse 2018, premio que lo coloca como el mejor danzante del mundo.

A futuro

Por su parte, Gloria Vázquez, aunque no resultó vencedora, sí fue elegida para participar en una segunda vuelta del concurso. Ella se encuentra trabajando para ser la próxima galardonada.

“Este es el primer concurso de ballet al que asisto. Saber que competiría con personas de gran nivel fue muy fuerte y muy importante para mí. Ver a los maestros fue una gran experiencia para seguir adelante”, mencionó la alumna de la Escuela Profesional de Danza Coahuila.

Para Vázquez, la danza fue un gusto adquirido que poco a poco se convirtió en pasión y vida, pues asegura que de niña no sentía una atracción hacia el arte del cuerpo, sin embargo cuando la inscribieron a la escuela comenzó a tomarle el gusto a los movimientos que se apoderaron de ella.

“Siento que he evolucionado mucho desde el inicio hasta hoy, aún así sé que me falta muchísimo y sigo trabajando para superarme”, concluyó la bailarina.


Imprimir
te puede interesar
similares