×
hace 3 semanas
[Internacional]

Se pierde dos semanas en Hawái; salió sin celular

Amanda Eller, una instructora de yoga, de 35 años, fue encontrada el viernes por la tarde, 17 días después de que se perdió

Imprimir
Se pierde dos semanas en Hawái; salió sin celular
Estados Unidos.- Amanda Eller, una instructora de yoga, de 35 años, fue encontrada el viernes por la tarde, 17 días después de que se perdió al escalar la Reserva Forestal Makawao, informaron hoy medios locales.

Su automóvil fue hallados en un camino cercano con las llaves escondidas en la rueda delantera del lado del conductor. Aparentemente fue a escalar sin su teléfono celular, indica The New York Post.

Miles de voluntarios la buscaron en los lugares cercanos y en la jungla, menciona el medio.

El viernes por la tarde, después de que su familia anunció una recompensa de 50 mil dólares por información, los rescatistas hallaron a la mujer con una pierna rota, un desgarro de menisco en su rodilla y quemaduras y raspones por todo su cuerpo. Estaba desnutrida y sucia... pero viva.

"Yo quería rendirme", dijo la mujer, después en una cama de hospital, "pero mi única opción era vivir o morir", declaró, según el Times.

Eller, quien también es fisioterapeuta, dijo que se perdió el pasado 8 de mayo e inició una lucha por su vida que duró dos semanas, mencionan los medios locales.

La mujer quiso realizar una breve caminata y en un punto se detuvo a descansar, pero luego caminó por otra dirección.

Al tercer día, cuando inició la búsqueda de los rescatistas, la mujer abandonó la esperanza de volver al camino que conocía y se enfocó en obtener agua.

Pero las cosas se complicaron. Cayó de una barranca y se fracturó la pierna y se desgarró el menisco de la rodilla. Al día siguiente perdió sus tenis. Desde entonces se movió más lentamente.

"Todo el tiempo que me adentraba en la jungla, pensaba que volvería al lugar de inicio", dijo Eller.

Según el Times, por la noche se cubría con helechos y otra vegetación que encontraba. Algunas veces también se durmió en el barro. Además, comía lo que sabía que podía salvarla, incluidas guayabas.

Afirmó, de acuerdo con la publicación: "Mientras más flaca me volvía, dudaba de que pudiera sobrevivir".

Después de varios días ya no pudo caminar y sólo gateaba.

Entretanto, miles de voluntarios la buscaban. Incluso, llegaron a matar a jabalíes para buscar en sus intestinos restos humanos. Al menos uno de los voluntarios fue atacado por estos animales.

Al día 17, la instructora de yoga estaba buscando qué comer cuando vio un helicóptero. Dijo, según una amiga, que durante el tiempo que estuvo en la jungla vio y oyó varias aeronaves, pero ninguna la vio... excepto esa.

"Vi hacia arriba y estaba sobre mi", dijo la mujer.

Después del rescate fue trasladada al aeropuerto y luego a un hospital, donde se recupera de lo que ella llamó "un viaje espiritual", indicó el Times. "Fue un milagro", dijo la joven.

Con información de El Universal


Imprimir
te puede interesar
similares