×
hace 7 años
[Entrevista de

Silvia Navarrete; destacada pianista mexicana

Considerada como una de las pianistas mexicanas más representativas y destacadas...


Ha realizado una importante labor en el rescate
de la música mexicana y latinoamericana.

Piedras Negras, Coah.- Considerada como una de las pianistas mexicanas más representativas y destacadas, Silvia Navarrete habla en exclusiva para Periódico Zócalo.

Rc.- Maestra silvia ¿a qué edad se inició en los estudios de la música?

SN: Empecé a tocar un poco sola con mi abuela a la edad de 4 años. Tuvo que ver la cuestión emocional, con el cariño de mi abuela, que me sentaba en sus piernas a cantarme canciones y que yo intentara acompañárselas, eso fue fundamental, entender la parte emocional de la expresión musical. Para que yo cayera profundamente enamorada de esta profesión.

Rc.- ¿En qué consistió aquel primer premio en tv, a la edad de 8 años?

SN: Ah, había un programa, “Estrellas infantiles tóficos”, eran unos chiclosos riquísimos que se pegaban a los dientes, ya ni existen, era un concurso semanal, recitaban, cantaban, bailaban, ahí participé y me gané 100 pesos, y mi bolsa de chocolatotes, y fue un estímulo grande porque uno de los jurados era el maestro Oropeza , estaba a cargo de lo musical y con 2 o 3 palabras que me dio, me estimuló a seguir en el camino de la música.

Rc.- ¿QuÉ tan exigente es la carrera de la música?

SN: Mira yo te diría que todo en la vida, si se quiere hacer lo mejor posible digamos, pues todo tiene una gran exigencia, cualquier profesión, si se quiere llegar al límite de todo lo que uno pueda dar, y en la música también, aparte de todo, si exige muchísimo tiempo, para la cuestión técnica, mecánica, tiempo para el aprendizaje de las obras. Y sobre todo lo que yo más valoro sobre el aprendizaje de la música y debe estar en todas las profesiones.

Es el desarrollo personal que uno lleva, para ejecutar una obra uno tiene que haber superado pues muchas cuestiones de tipo, de desarrollo humano, cuando uno tiene miedo, inseguridades, o falta de carácter, no se puede tocar las obras como deberían de tocarse.

Entonces a través de la música yo he encontrado que uno puede ir superando los problemas personales y de esa forma poder ejecutar la música lo mejor posible, lo que los autores quisieran.

Rc.- ¿Se soñó alguna vez en los grandes escenarios del mundo?

SN: Sí, mira, cuando empecé a estudiar en el conservatorio sí, sí, recuerdo estar escuchando discos en la fonoteca y me imaginaba tocando así, era una maravilla, no podía creer la belleza que escuchaba y me imaginaba yo, así, en los escenarios.

Rc.- Y en ¿que momento decidió, que se iba a dedicar a la música?

SN: Fue durante un concierto en Bellas Artes de la filarmónica de Leningrado, yo tenía unos 12 años, venían con un grandísimo director, yo estaba en el tercer piso y me bajé al segundo piso, a las escaleras, y no podía creer lo que estaba escuchando, esa perfección, ese nivel de interpretación y ahí decidí que yo tenía que dedicarme a la música. No podía hacer otra cosa.

Rc.- ¿Qué experiencia fue ser alumna en viena del maestro webber?

SN: Uy, Si te soy sincera, fue una experiencia muy, muy intensa, muy fuerte, no diría, bueno, sí positiva porque aprendí mucho y tuve que superar muchos problemas, pero fue una experiencia fuerte, me enfrenté por primera vez a mí misma, a mi soledad y a mi nivel.

Cuando salí del conservatorio de aquí, tenía un cierto reconocimiento, los maestros me consideraban una buena alumna, y cuando llegué a Viena, no tenía nada que ver, que tenía muchísimo atraso técnico, por ejemplo en el piano, había muchos alumnos más jóvenes que yo. Tocaban 40 veces más que yo y obras más difíciles.

Yo allí era de las que menos capacidad técnica y mécanica tenía, no artística, pues artística tuve una buena guía en México y pude desarrollarme, sufrí bastante ahí.

Después volví hace algunos meses, después de muchos años, y fue para exorcisar todas las penas que viví ahí, el maestro era muy exigente un grandísimo maestro, pero de tal grado su exigencia que no era fácil sentirse seguro estando con él.

Rc.- ¿Y en parÍs..?

SN: Fue una experiencia maravillosa, grandes maestros, una experiencia maravillosa con la música francesa, tuve la fortuna de aprender el concierto en sol de Rabel.

Rc-. ¿Cuándo recibió la condecoración como miembro de las artes y las letras del gobierno francés?

SN: Fue en el 2003, es una de las más grandes distinciones que he recibido. Francia es para mí como una segunda patria, siempre me sentí parte de. Aprendí el repertorio francés y lo difundí igual que el mexicano tan especial para mí.

Rc.- ¿Cómo inició el rescate de la música mexicana y latinoamericana..?

SN: Yo creo que a justamente fue a raíz de aquella abuela maravillosa, cuando era yo pequeña me cantaba una canción y yo le decía: Abuela, qué desafinada, hasta que un buen día estaba yo en la biblioteca del conservatorio y di con esta canción y me di cuenta que había muchas modulaciones en esta canción, mi abuela no era desafinada. Yo no la entendía, era música del siglo XIX.

Empecé a buscar música que estaba inerte, eran compositores increíbles y fue así que empecé a redescubrir nuestra identidad como músicos.

Rc.- ¿En qué piensa cuando está interpretando música..?
SN: Uy… En diferentes, No siempre es lo mismo, básicamente estoy pensando en los sonidos, en cómo quiero escuchar el sonido, en cómo lograr el sonido que quiero lograr, escuchar, en el resultado. En imágenes de la emoción que estoy sintiendo.

Rc.- ¿Dicen que por mucho tiempo se comentará su interpretación magistral en la conmemoración del 75 aniversario de la biblioteca nacional, cómo logra esto?

SN: Yo diría que gracias a la música que es tan bella. Es tratar de manifestar lo que está escrito ahí. En la biblioteca muy particularmente se dio por los amores compartidos de varias personas, una que me ha apoyado es el doctor Vicente Quirarte, que era director de la biblioteca y que gracias a sus conocimientos profundísimos de la historia del siglo XIX enriquece todo lo que yo hago.

RC: usted estÁ considerada como la mejor pianista de mÉxico, ¿cuál es su compromiso con el Público..?

SN: Mira, el compromiso es tratar de dar lo mejor de mí misma al 100 por ciento en cada recital, en cada concierto, en cada momento y también es recuperar el acervo histórico musical mexicano y difundirlo.

Rc.- Y ¿quÉ ha rescatado?

SN: Al final del año pasado me invitaron a presentar un libro sobre la vida de Jaime Nunó, un migo catalán al cual le fue encargado esto, descubrió en los Estados Unidos a los ancestros de Nunó y un baúl lleno de música, y ya pude tocar 2 canciones y 2 obras para piano. Y ahora haremos la presentación de su biografía que es totalmente desconocida, nadie sabe qué pasó cuando salió de México, saben que regresó cuando Porfirio Díaz pero hay más datos.

Y un la grabación del concierto de Gonzalo Curiel, un concierto para piano de orquesta muy bueno, de los años 50.

Rc.- Como participÓ en el concierto “mÉxico entre 2 amores”..?

SN: En el extranjero fue algo inolvidable, lo toqué en la República checa, en Turquía en la universidad, me dijeron que era una lección de historia, hice un recorrido histórico musical desde la primera obra para piano en el México independiente. Hasta la época de don Porfirio, La marcha fúnebre de Maximiliano después de su ejecución, El lamento a la muerte de Benito Juárez, obras muy importantes de nuestra historia. Una gran satisfacción participar en esto. Un lujo.

Rc: cuÁndo la tendremos por esta frontera..?

SN: A mí me encantaría. Podríamos hacer un recital, me daría mucho gusto. ¡Invítame!.


te puede interesar
similares