×
hace cerca de 2 meses
[Coahuila]

Sufre abandono de esposo e hijos

Padece artritis, diabetes y de la cintura, sólo vive de la caridad

Imprimir
Sufre abandono de esposo e hijos
María del Pilar Calderón Gómez.
Castaños, Coah.- Con sus manos rígidas, hinchadas, enrojecidas y soportando el dolor de la artritis, así se dirige todos los días a un centro comercial doña María del Pilar Calderón Gómez de 50 años de edad, a pedir limosna para su sostenimiento.

Soportando el intenso dolor en sus manos y dándole a la rueda de su silla, es como se dirige doña María del Pilar desde la colonia Independencia Norte hasta la Zona Centro, haciendo una hora 15 minutos de traslado.

La mujer quien vive sola, porque su esposo la abandonó cuando enfermó y sus hijos hicieron su vida con su familia, Pilar tiene que darle vuelta a las ruedas de su silla que está en mal estado y se dirige despacio y como puede para pedir una caridad de los clientes de un centro comercial en el primer cuadro de la ciudad.

La mujer tiene artritis, diabetes y está enferma de su cintura, no puede caminar y tiene que utilizar su silla de ruedas para trasladarse como puede a pedir el apoyo, no tiene pensión y vive en una humilde vivienda ubicada en la calle Victoriano Cepeda, número 5 de la colonia antes citada.

“Estoy fregada y enferma, no tengo quién me mire, aunque me duelan mis manos me tengo que trasladar y yo sola mover las ruedas para empujarme y avanzar para venir aquí a pedir una limosna, ya tengo 14 años enferma, pero con lo que me da la gente pago los recibos de la luz y agua, no hay de otra, haga frío o calor o me duelan las manos, tengo que venir, me tomo mi tiempo y salgo a las 10:45 de la casa y llego a las 11:30 al centro y al mediodía me retiro”, dijo.

Sentada en su silla de ruedas con un gorro negro con una borla roja, viste chaqueta de mezclilla, blusa guinda, un pantalón desteñido, unos tenis negros y porta su bolsa color café donde carga sus identificaciones.

La mujer como puede sube las rampas para discapacitados de la tienda comercial y se instala en la puerta y la gente que la conoce le da una moneda.

María del Pilar, dijo que debido a su enfermedad no puede hacer muchos quehaceres del hogar, lava a mano como puede, prepara su comida, lo que puede comprar para hacer y acarrea con un bote el agua para lavar.

“Me gustaría que algún ciudadano de buen corazón me regale una lavadora, para que no se me dificulte lavar mi ropa, porque tengo que exprimir y me duelen mis manos, no puedo lavar muy bien, todo lo hago en el tallador, pero termino muy adolorida, no tengo movimiento en mis manos, me esfuerzo, no se me dificulta, pero sí necesito de una donación de una máquina para lavar”, mencionó.

Relató que su esposo la dejó por otra mujer más joven, ella vive sola y no cuenta con dinero para comprar despensa, sólo la moneda que la gente le da.

Dijo que también requiere de otra silla de ruedas porque la que usa está en muy mal estado y no puede desplazarse, pues ya tiene tres años con ella.

Dijo que la gente que la desee apoyar le puede llevar las cosas a su domicilio antes de las 10:30 horas o dejárselas en el centro comercial de la calle Juárez en la Zona Centro y hace el llamado para que le donen ropa, donde a diario acude a pedir la ayuda de la ciudadanía.


Imprimir
te puede interesar
similares