×
hace 3 meses
[Internacional]

Suman 62 muertos por incendio en Portugal

Entre los fallecidos se encuentran 30 personas que han sido encontradas completamente carbonizadas dentro de sus vehículos

Imprimir
Suman 62 muertos por incendio en Portugal
Portugal.- El devastador incendio desatado el pasado sábado en el centro de Portugal se ha cobrado ya la vida de 62 personas y ha herido a otras 59 -cinco de ellos de gravedad-, en lo que es ya el incendio más mortífero en la historia reciente del país y uno de los más destructivos desde hace 50 años. Pero las cifras puede aumentar porque hay todavía numerosos desaparecidos.

El fuego se originó por una tormenta eléctrica y los fuertes vientos de la zona hicieron que se propagara muy rápidamente. Hasta el punto que muchos conductores que circulaban por la carretera entre Figueiró dos Vinhos y Castanheira de Pra quedaran atrapados en sus vehículos sin posibilidad de escapatoria.

Las fuerzas de salvamento han encontrado los cadáveres calcinados de 30 personas en el interior de 15 vehículos, en algunos casos, de familias enteras. La mayoría de ellas regresaban de praia da Roca, donde habían pasado el día para escapar del calor. De los 62 fallecidos, 60 están directamente relacionados con el incendio y los otros dos murieron en un accidente de tráfico debido al mal estado de la carretera.

El alcalde de Pedrógão Grande, Valdemar Alves, indicó que cerca de 150 personas se han quedado sin hogar y han tenido que ser evacuadas. El Gobierno ha decretado tres días de luto nacional y el presidente de la recública ha suspendido todos sus actos oficiales hasta el martes.

"La última víctima mortal fue encontrada en el entorno rural" de la zona donde el fuego continúa activo, en el término municipal de Pedrogão Grande, dijo el secretario de Estado de Administración Interna, João Gomes. Entre los heridos, figuran ocho bomberos, cuatro de ellos en estado grave, según Gomes, quien explicó a la prensa que ya se está procediendo al levantamiento de los cuerpos de la víctimas.

De los fallecidos, 30 personas fueron encontradas en sus vehículos, repartidos en dos carreteras de Leiria que quedaron cercadas por el fuego. Otras 17 personas fueron halladas en zonas aledañas a carreteras y 10 más en el "ambiente rural" que rodea a estas vías.

Había entre ellas "familias enteras", según ha dicho en una de sus declaraciones a la prensa el secretario de Estado de Administración Interna del Gobierno luso, João Gomes, que describe un "escenario horrible" en el que decenas de personas se vieron atrapadas en una carretera rodeada por las llamas.

Los esfuerzos durante la noche se concentraron en evitar que el fuego se aproximase a las varias aldeas cercanas, que no están en situación de riesgo, aseguró el secretario de Estado. Más de 680 efectivos llegados de Setúbal, Coimbra y Lisboa trabajan actualmente para extinguir las llamas con ayuda de cuatro aviones llegados desde España y otros medios procedentes de Francia.


La información que manejan las autoridades apunta a que la tragedia se originó cuando un fuego de bajas dimensiones, impulsado por "vientos descontrolados", se convirtió en un "incendio imposible de controlar", según dijo Gomes.

Fuentes de la Policía Judicial (PJ) dijeron a Efe que el impacto de un rayo en un árbol seco es la causa más probable de este incendio, el más grave de los últimos años. "La información recogida hasta el momento en el lugar del suceso nos permite pensar que, con un alto grado de certeza, la causa sea un rayo que alcanzó un árbol", dijo el director nacional adjunto de la PJ, Pedro do Carmo, quien precisó que será necesaria una investigación para confirmarlo.

El fuego se ha extendido a lo largo de la región montañosa, que se encuentra, a unos 200 kilómetros de la capital, Lisboa, debido a los fuertes vientos registrados en la zona. La mayoría de las víctimas se han visto rodeadas por las llamas cuando se encontraban en sus vehículos. Según ha informado Protección Civil, actualmente hay unos 1.537 bomberos trabajando en todo el país para sofocar una decena de incendios que continúan activos.

Las tareas de extinción no se han detenido en ningún momento en el término municipal de Pedrógão Grande, donde se espera la llegada hoy de dos batallones militares portugueses y dos aviones procedentes de España, apuntó Gomes en el último balance de la situación. El primer ministro, António Costa, como "la mayor tragedia de víctimas humanas" de los últimos tiempos por un siniestro de este tipo en Portugal. Al lugar llegaron durante la madrugada el primer ministro y también el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, quien explicó que las altas temperaturas y el viento han dificultado las tareas de extinción del incendio.

Permanecen activos cuatro frentes, dos de ellos "de extrema violencia", según Gomes, que han puesto en alerta a varias aldeas vecinas, donde el Gobierno ha enviado a 400 efectivos de la seguridad social para atender las necesidades de la población.

Además, ha ordenado el cierre de colegios, una medida que se une a la evacuación de más de un centenar de personas ante el "riesgo" que corren algunas poblaciones.

Al mismo tiempo, se continúa el trabajo de búsqueda e identificación de posibles víctimas "aldea por aldea", algo complejo por el avance de las llamas y que podría llevar varias horas.

El peor incendio de la historia de Portugal se produjo el 7 de septiembre de 1966, cuando un grupo de militares sin la preparación adecuada acudieron a sofocar un incendio en el Alto do Monge, en la sierra de Sintra, y no pudieron escapar de las llamas. En esa ocasión, perdieron la vida 37 personas.




Imprimir
te puede interesar
similares