×
hace 1 mes
[Estados]

Temor a ‘narcos’ detona impunidad

Ni testigos ni sobrevivientes aportan información sobre asesinatos, por lo que crímenes quedan sin castigo

Imprimir
Temor a ‘narcos’ detona impunidad
Ciudad Juárez.- La impunidad en la que queda más del 90 por ciento de los asesinatos dolosos en Ciudad Juárez ha sido extensiva a todo el estado durante una década.

La Fiscalía General del Estado (FGE) atribuye esta situación al “gran temor a la delincuencia organizada” por parte de testigos para aportar información sobre estos delitos.

De acuerdo con datos de la FGE obtenidos a través de la Plataforma Nacional de Transparencia, de 22 mil 221 expedientes iniciados entre 2008 y 2018 por este ilícito contra la vida en la entidad, en sólo mil 706 casos se obtuvo sentencia condenatoria, es decir en un 7.67 por ciento.

‘Falta de castigo multiplica delitos’

De acuerdo con el fiscal estatal, César Augusto Peniche, si bien las causas de la impunidad en un período de 10 años son diversas, existen líneas generales que la explican, como la complejidad de investigar crímenes relacionados con la delincuencia organizada, a la que atribuye hasta 80 por ciento de estos ilícitos.

“El delito de homicidio, cuando está vinculado a delincuencia organizada, tiene un grado de complejidad más elevado porque no hay relación directa entre la víctima y el victimario. Son agresiones en las que al no existir un vínculo, donde en la mayor parte de los casos ni siquiera se conocen, se dificulta la investigación y eleva la posibilidad de impunidad. Es un problema real y fáctico”, dijo el funcionario.

Agregó: “De igual manera, los testigos potenciales e incluso familiares, por el gran temor a la delincuencia organizada, no declaran. Las víctimas que sobreviven a un ataque tampoco aportan la información”.

Pero tal nivel de impunidad, coinciden expertos, además de evidenciar las carencias institucionales en materia de seguridad y procuración de justicia, es también un elemento central para la multiplicación de la violencia debido a que con cada delito sin castigo se envía el mensaje de que cometerlo no produce consecuencias.

“Cuando la sociedades saben que los delitos no son castigados entran en fases superiores de ilegalidad y de impunidad. La violencia y la delincuencia se vuelven culturales, lo cual no es genético, sino una construcción social heredada por estos problemas en la administración de la seguridad y la justicia”, planteó en entrevista Gerardo Rodríguez Sánchez Lara, coautor de la investigación Índice Global de Impunidad México y académico de la Universidad de las Américas.

“Es una regla en materia de criminología: delito que queda impune, delito que se incrementa”, coincidió Oscar Máynez, profesor de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

“Desde hace décadas, las corporaciones han sido rebasadas en su capacidad para responder con recursos, con personal, con reglas institucionales, porque sabemos que están infiltrados, sabemos que no siempre ponen a las personas adecuadas; entonces, todo el sistema es disfuncional”, agregó Máynez, también extitular de Servicios Periciales de la Zona Norte.

Zona Norte, la más afectada

La estadística de la FGE muestra que en la mayoría de los casos (19 mil 447 carpetas o un 87 por ciento de las 22 mil 221 iniciadas), la investigación no avanzó ni a la etapa de judicialización entre los años 2008 y 2018.

En los datos también se observa que la Zona Norte del estado concentra más de la mitad de los expedientes iniciados en el período analizado, con 11 mil 430 de las 22 mil 221.

Esta cantidad en la Zona Norte –que comprende municipios como Juárez, pero también Zaragoza y Guadalupe, entre otros– presentó además el doble de los casos iniciados en la zona Centro, que con 5 mil 492 expedientes es la segunda con mayor violencia del estado.

La estadística también muestra que la mayor cantidad de expedientes se inició en 2010, con 3 mil 903 carpetas de investigación en toda la entidad, y que las mil 851 iniciadas en 2018 son la cantidad más alta desde 2012, cuando se empezaron mil 997 expedientes.

La estadística no desglosa la judicialización por zona, sino sólo por años, mostrando que la mayor cantidad de expedientes por este delito se procesó en 2014, cuando se enviaron al Poder Judicial 382 carpetas de investigación.

En el resto de los años que conforman el período, la cantidad de expedientes judicializados –o en los que el Ministerio Público encontró a un presunto responsable– no rebasó los 300 casos, por lo que, en 10 años, se enviaron a los tribunales sólo 2 mil 774 expedientes, o un 12.4 del total iniciados.

Información difundida el miércoles por El Diario sobre el municipio de Juárez detalla que, tan sólo en 2018, en esta frontera quedaron sin avanzar a la etapa de judicialización 984 carpetas de un total de mil 32 iniciadas ese período por asesinato doloso, es decir, un 95 por ciento.

Judicialización a la baja

La estadística también muestra una reducción en la proporción de carpetas judicializadas en los últimos dos años, ya que mientras en 2016 avanzaron al Poder Judicial un 30 por ciento de los expedientes de asesinato iniciados, en 2017 ocurrió en sólo un 13.6 por ciento de los casos, y en 14.5 en 2018.

Este declive en la judicialización, se observa, se presentó también conforme aumentó el registro de expedientes por asesinato doloso en la entidad, donde de mil 232 expedientes en 2016 se pasó a mil 577 en 2017 y mil 851 en 2018.

“Aun con eso, sabemos que muchos de los responsables detenidos y actualmente en prisión han participado en un número mayor a los casos a aquellos en los que se encuentra procesados, y se sabe por la correlación de las armas o por su propio dicho en las entrevistas después de su detención”, dijo Peniche a El Diario.

“No obstante, eso no resulta suficiente para lograr una orden de aprehensión”, agregó el funcionario.


Imprimir
te puede interesar
[Seguridad]
hace 5 horas
[Seguridad]
hace 5 horas
[Coahuila]
hace 5 horas
[Nacional]
hace 9 horas
[Espectáculos]
hace cerca de 6 horas
similares