×
hace 3 meses
[Espectáculos]

Megalodón, terror en el océano

Jason Statham regresa como un héroe a las pantallas, esta vez para enfrentar a un enorme tiburón

Imprimir
Megalodón, terror en el océano
Saltillo, Coahuila.- Por si el fondo del mar no es suficientemente escabroso, Warner Bros. busca reanimar la fiebre por las criaturas marinas antes de que finalice el verano, y para recordar el porqué hay que temerle a las profundidades, trae la película Megalodón, protagonizada por Jason Statham, Li Bingbing y Rainn Wilson.

Basada en la novela Meg: A Novel of Deep Terror de Steve Allen, publicado en 1997 y cuyos derechos los adquirió Disney, pero Warner se los arrebató en 2015 pese a que no tenía un director para la cinta hasta la llegada de Jon Turteltaub, quien tuvo en mente desde el principio escenas bajo el agua constantes e intensas, algo que agradó a Statham, pero que no fue igual para la actriz, Li Bingbing.

“Una de mis escenas requería que estuviera cinco o seis metros bajo el agua, y tenía que contener mi respiración por mucho tiempo. Tuvimos que retomar la escena una y otra vez y sentía que iba a morir. A cierto punto, le pedí a Jon un descanso, y él me pidió 15 segundos más. Cuando salí del agua, Jon me felicitó pero estaba cansada para responderle, y se asustó al creer que de verdad estaba cerca de morir”, comentó la actriz.

La trama inicia cuando un sumergible de aguas profundas (con su tripulación adentro) es atacado por una criatura enorme que se creía extinta. El tiempo se les acaba, por lo que un oceanógrafo chino (Winston Chao) llama a Jonas Taylor (Jason Statham), un buzo experto en rescate para que salve al equipo.

Pero para el actor Rainn Wilson, lo central de la película no se basa sólo en el tiburón, sino en los personajes, como el suyo, Jack Morris, quien “en cierta manera, Morris es el responsable de liberar al Megalodón. Lo que lo hace un personaje interesante porque en parte es cómico y parte villano. Lo veo como un personaje tridimensional; es divertido explorar sus facetas dramáticas, ligeras y a veces villanescas”.



Adicto a la adrenalina

Statham quiso participar en esta película desde que supo sobre su producción, esto debido a que el actor tiene un gusto por las películas de acción.

El histrión confesó que era la oportunidad que había buscado “quiero decir ¿quién no querría ver una película con el tiburón más grande que ha existido jamás? ¿y tener la oportunidad de estar ahí? Esto es tan bueno como suena”.

En cuando a si habría golpes directos entre él y el tiburón, el actor bromeó diciendo“¿puñetazos con el megalodón? No sabría decirte, pero no te digo que no pasará”.

El actor comentó que trabajar con Turteltaub le recordó un poco al director Guy Ritchie. “El dinero (de su paga) es diferente, obvio, pero las cosas están estructuradas de una forma más similar de lo que uno pudiera pensar. Pero más que Guy, Jon hace bromas y trivializa sus habilidades, bromea y mantiene las cosas relajadas todo el tiempo, pero tiene una asombrosa habilidad técnica; sabe lo que está haciendo”, declaró Satham.

En cuanto a su personaje destacó: “Él es llevado al mar para salvar a una tripulación que se ha quedado en el fondo del océano y es donde encuentra a este tiburón de 30 metros. Taylor ya se había encontrado con este tiburón muchos años atrás, pero todos lo habían llamado loco, y resulta que todos los demás estaban mal excepto el Dr. Minway”.

¿Habrá segunda parte?

Statham considera viable una secuela de la película dependiendo de la reacción del público “veremos si aún hay gusto por los tiburones después de esto”, aseguró antes de añadir “creo que es como todo en estos días y época; si hace dinero, es obvio un apetito por hacer más dinero, y si no, lo pondrán debajo de otros proyectos. Esa es la forma de trabajar de Hollywood. Todos (los directores) tratan de hacer una buena película, pero reside en la audiencia el si se hará una secuela o no”.


Imprimir
te puede interesar
similares