×
hace 9 meses
[Especial]

Un imperio que se alimenta de ‘football’

Las Águilas representan a la víctima que emerge, tal como Trump ve al pueblo de EU

Imprimir
Un imperio que se alimenta de ‘football’
Saltillo, Coah.- La estructura político-ideológica de la nación de las barras y las estrellas se cimenta en su conservadurismo, en su esencia proteccionista, en sus tradiciones... en Filadelfia.

Siendo la cuna de la independencia a finales del siglo 18, esta ciudad de Pennsylvania ha sido históricamente fundamental en el acontecer político de Estados Unidos, pero no así el mundo del deporte.

Equipos como los 76ers de la NBA, los Flyers de la NHL o los Phillies en la MLB, han cargado con más temporadas amargas que encumbradas de gloria, lo mismo ocurre históricamente con las Águilas de Filadelfia.

La Campana de la Libertad permanece en este sitio como recuerdo de aquello que las 13 Colonias buscaban: romper la opresión de la corona británica, pero distaba de un acuerdo común sobre el sentido de país que urgía.

Mecanismo urgente

Nacieron las enmiendas de la Constitución, nació el derecho a portar armas que hoy en día asesina a niños y adultos por igual, nació el divisionismo, ese que en la era Trump se masifica, se arraiga y se trata de encontrar un sentido en las bases de la nación.

Un mecanismo que activa el sentido nacionalista en la población estadunidense es el deporte, en especial en el que se marca la unión, garra y fortaleza en un campo de 100 yardas, en el que en el nombre lleva la “penitencia” de origen: el futbol americano.

Jamás como ahora los emparrillados habían estado en el “ojo del huracán” por las marcadas diferencias ideológicas y su “tacleada” a la estructura del Gobierno que, con Donald Trump como “mariscal de campo”, lanzó dardos cargados de furia ante las voces que se hicieron escuchar de rodillas en el terreno de juego.

Segregación racial, brutalidad policiaca, intolerancia al inmigrante, muro a las diferencias, son claves en la agenda de la Casa Blanca, y también lo fueron en la NFL, pero para exigir un alto a ello.

Libertad la constante, pero no así en ciertos equipos, entre los cuales destaca la franquicia de Filadelfia.

Sus posibles posturas ante tales situaciones se quedaron en el vestidor, se reservaron para el Super Bowl de manera efímera, escueta.

Cinturón de acero

Pennsylvania, estado donde se encuentra enclavada la ciudad de los nuevos campeones del Súper Domingo, fue en parte responsable del triunfo de Trump en los comicios de noviembre de 2016. Forma parte del cinturón de acero, ese que con los gobierno demócratas fue “olvidado” y “relegado”, según el discurso republicano.

Dicho cinturón lo conforman estados norteños cuya base económica es la industria del acero, la cual fue apoyada intensamente en campaña por el magnate y “showman”, convertido en Presidente.

La libertad económica es lo que movía las necesidades de las comunidades en Pennsylvania, “balón” que Trump supo jugar y lograr un “touchdown” en las urnas. Apretado, de análisis, pero justo para conseguir 20 puntos esenciales en la carrera por la Presidencia.

En el pasado, la Casa Blanca ha empleado a los Patriotas de Nueva Inglaterra como su estandarte, como su aparato de guerra ideológica y propagandística, obteniendo sólidos dividendos tanto en su territorio como fuera de este. Ahora, las Águilas toman dicha responsabilidad.

Como víctimas llegaron al partido de ayer en Minnesota, incluso la afición se denominó a sí misma como “underdog”, término empleado para señalar al no favorito, en este caso a la presa, al débil.



Debilidad social y económica afecta a condados de Pennsylvania, los que ven mermada a la industria, esa que los “menosprecia” para llevarse sus empleos al extranjero.

Este recurso demagógico del Presidente embona a la perfección con el sentido de víctima que las Águilas tuvieron previo al duelo con los Patriotas. Simbolismo, referente y significado se unen para dar un respiro a la guerra que tuvo la NFL con el Gobierno, una nueva bandera que el Mandatario no dudó en ondear incluso antes de la patada inicial.

Carga simbólica

Anoche, Trump emitió un mensaje dirigido a los integrantes de las Fuerzas Armadas, quienes por defender a su país se encuentran en diversos frentes en el mundo. Destacó la importante del duelo, el que, dijo, fuera dedicado a los elementos en activo que toman un arma por la soberanía de la nación, por mantener un estilo de vida.

El estilo de vida de la Unión Americana está cargado de símbolos, el deporte es uno de los más importantes y el que reúne los valores del pueblo, el que aprovechan –demócratas y republicanos– para respaldar decisiones, para impulsar una retórica saturada de iconos, una forma general de Gobierno.

Las Águilas se encumbraron anoche como los campeones de la NFL en un partido lleno de aquello que ha marcado la historia de la nación: de esperanza, la misma que depositaron las comunidades de Pennsylvania y de las entidades cuya base anglosajona rural otorgó la apretada victoria de Trump sobre su rival, de la misma manera que Filadelfia la obtuvo sobre Nueva Inglaterra.






Imprimir
te puede interesar
similares