×
hace 3 meses
[Internacional]

Venden a su hija para pagar tratamiento de su hermano

Su familia necesitaba ese dinero para pagar el tratamiento de su hermano con epilepsia

Imprimir
Venden a su hija para pagar tratamiento de su hermano
Afganistán.- Nazanin la comprometieron cuando tenía cinco años a cambio de 3 mil 500 dólares. Su familia necesitaba ese dinero para pagar el tratamiento de su hermano con epilepsia.

En Afganistán, de donde es la familia de Nazanin, la edad legal para casarse es de 16, pero muchas familias casan a sus hijos a edades más tempranas.

No hay justificación válida para truncar así la infancia de una pequeña, pero los padres explicaron en una entrevista con la BBC el porqué la comprometieron para casarse con apenas cinco años.

El motivo fue que otro de los hijos del matrimonio padecía epilepsia. Como ni el padre ni la madre saben leer ni escribir no han podido encontrar un trabajo que les permitiera pagar el costoso tratamiento que su hijo necesitaba.

El dolor de mi hijo era insoportable. Cuando miraba su cara pensaba que debíamos aceptar el dinero. El papá de Nazanin estaba reacio, pero lo convencí de que aceptara el dinero a cambio de nuestra hija", explicó la madre.

Aunque Nazanin quedó comprometida a los cinco, la boda no se efectuó sino hasta que cumplió 10. Después de la ceremonia los padres le pidieron a sus consuegros que le permitieran a Nazanin vivir con ellos hasta que fuera mayor.

Pero ni siquiera los 3 mil 500 dólares que recibieron a cambio de Nazanini pudieron evitar la muerte de su hijo de cuatro años. Los padres se arrepintieron inmediatamente de haber dado a su hija en matrimonio.

Si alguien vende a su pequeña así, es obvio que habrá arrepentimiento. Yo también lo tengo, pero no sirve de nada", dijo el papá de Nazanin.

Además de su hermano fallecido, Nazanin tiene otras dos hermanas. Como la situación económica de la familia no ha mejorado, su papá asegura que podría considerar vender a las otras dos niñas para pagar sus deudas.

Si mi miseria continúa y encuentro a alguien dispuesto a darme dinero por mis otras hijas haré lo mismo. Mis prestamistas me están llamando dos o tres veces al día para que les pague lo que les debo."


Imprimir
te puede interesar
similares