×
hace 1 mes
[Saltillo]

‘¡Vendería mi alma por justicia para mi hijo!’

Vecinos de la Niños Héroes deben soportar la amenaza de pandillas

Imprimir
‘¡Vendería mi alma por justicia para mi hijo!’
Saltillo, Coahuila.- Es justo mediodía en la colonia Niños Héroes. En medio del antigüo camino a San Lorenzo, sobre las piedras de una calle sin asfalto, Norma yace hincada. El negro de su vestimenta refleja el luto que lleva desde el sábado pasado, cuando le arrancaron una parte de su corazón.

Prende una veladora, la coloca en medio de un bote con flores al pie de una cruz de cal sobre la tierra. La cruz está cercada por varias rocas grandes para que los automóviles no destruyan el altar hecho a Luis Miguel, hijo de Norma.

Es el lugar en el que quedó tendido el cuerpo del adolescente de 15 años, un joven que sólo tomaba un refresco cuando su victimario se acercó y le asestó varias cuchilladas; una mortal, la que le dio en el corazón. Abre su bolsa y saca un celular.

“Es lo único que me quedó de mi hijo, su celular. Ese día estaba tomándose un refresco y recibiendo mensajes de su dizque novia, la estaba esperando y fue cuando lo atacaron, esos malditos lo arrastraron y me lo mataron”, narra impotente la desolada madre.

Norma ya no tiene lágrimas que derramar por su hijo, su rostro está lleno de coraje, tiene sed de justicia. Quiere que refundan en la cárcel al asesino o los asesinos, porque ella asegura que fueron varios los que lo mataron.

“No voy a descansar hasta que se haga justicia, hasta que los que lo mataron estén refundidos en la cárcel. No tengo miedo a represalias si me matan a mí también, es más, le vendo mi alma al diablo para regresar y hacerlos que paguen”.

Norma desconoce las cuestiones legales en torno a la muerte de su hijo. No ha tenido contacto con las autoridades ministeriales que investigan el caso, sólo el día que lo mataron, cuando los agentes la interrogaron y la hicieron ratificar la denuncia.

Ni siquiera sabía que un hombre conocido como “El Fide” se encuentra detenido y fue imputado por el homicidio de su hijo. Ella lo único que busca en este momento es recordar a Luis Miguel y llevar una veladora cada día al lugar donde le arrebataron la vida al joven de 15 años.

IMPULSADA POR LA FURIA

Norma pasó del llanto por la pérdida de Luis Miguel a la rabia que provoca su sed de justicia. Dice que no va a descansar hasta que cada uno de los culpables pague por lo que hizo. Insiste en que fueron varios los que lo mataron, no sólo uno, como lo mencionan las autoridades.

“Primero culparon a uno que no era. No era ‘El Cabrito’ el que lo mató. Ahora dicen que sólo fue uno, cuando a mí me dijeron que a mi hijo lo mataron entre varios, que una mujer lo agarró de las manos mientras el otro le encajaba el cuchillo”.

A pesar de la insistencia de una madre de familia que se queda sin su primogénito, las autoridades ministeriales ni siquiera han solicitado los videos captados por las cámaras de vigilancia de dos tiendas de abarrotes ubicadas en el lugar del asesinato.

“En esas cámaras está la verdad de lo que sucedió con mi hijo, pero no han venido a verlas. Le pido a las autoridades que exijan ver esos videos porque con eso pueden identificar a los
responsables”.

SUEÑOS QUE SE ESFUMAN

Norma relata que su hijo era muy noble comparado con los jóvenes de su edad. Le gustaba mucho bailar y la música romántica. Cuando una canción le gustaba, la escuchaba muchas veces hasta que se la aprendía.

A sus 15 años acababa de terminar sus estudios de secundaria y estaba a punto de iniciar la preparatoria. Quería seguir estudiando para ser un arquitecto, pues le gustaba trabajar en la
albañilería.

“Desde niño andaba en las construcciones, le gustaba la albañilería, de hecho andaba buscando trabajo; los fines de semana se iba a las construcciones y ahí ayudaba a los obreros, decía que quería seguir estudiando para ayudarme con los gastos”.

Otra de las aficiones del joven era el futbol. En la escuela o en la calle siempre se le veía pateando un balón, sus vecinos lo conocían por eso, porque siempre andaba jugando y buscando “la reta” con sus amigos.

Su equipo favorito eran las Chivas del Guadalajara y cada fin de semana esperaba la hora en que su equipo jugara. Todos estos sueños e ilusiones de un joven de 15 años quedaron truncados por la muerte que llegó de la mano de “El Fide”, según las autoridades.

CUATRO PANDILLAS IMPONEN EL MIEDO

Los habitantes de la colonia Niños Héroes viven atemorizados por la inseguridad que impera en la zona. Cada fin de semana se presentan peleas campales entre integrantes de cuatro pandillas que toman este sector como ring de lucha.

“Lo único que necesita esta colonia es más vigilancia, que las patrullas suban hasta acá porque nunca vienen y cuando pasa algo llegan tarde. Yo tengo miedo por mis nietos, apenas oscurece y ya no podemos salir, porque ahí se empiezan a pelear”, señaló doña Jacoba, habitante del sector.

La pandilla denominada “Los 33”, de la colonia Lomas del Refugio; “Los Sixtythree”, de Las Teresitas; “Los Vagos”, de Nuevo Teresitas, y “Los Family”, de la Niños Héroes, son las pandillas que se disputan el territorio en este sector de la ciudad.

A pesar de las constantes llamadas al 911, son pocas las veces que las fuerzas de seguridad, estatales o municipales, ingresan a esta colonia, provocando que los pandilleros sean los que gobiernan el sitio. (Luis Durón)


Imprimir
te puede interesar
similares