×
hace 2 meses
[Arte]

Vendrán por Ti, huir de las pasiones

La nueva novela de David Martín del Campo explora en un thriller la historia, la religión y los deseos humanos

Imprimir
Vendrán por Ti, huir de las pasiones
Foto: Zócalo | Archivo
Saltillo, Coah.- Para David Martín del Campo la novela es “una olla podrida”, ese platillo en el que todo lo que se vierte se cuece tanto que queda mezclado de manera homogénea. Y es así porque en ella “entra la sociología, la historia, la poesía, las conversaciones de tus amigos y los recortes periodísticos. Entra todo. Y la labor del escritor es transformar todo eso en una obra literaria”.

Esa receta del desastre y la creación puede encontrarse en Vendrán por Ti (Océano, 2019), su último libro. Un thriller que relata la historia de Matías Verduzco, un novelista que debe huir de México para salvar su vida de una secta de fanáticos religiosos que, a modo de advertencia y regalo, le han dejado tres avisos: un gato muerto, una cruz de sal sobre su cama y una carta casi ilegible en la que se anuncia su muerte.

Vendrán por Ti es una carrera por la sobrevivencia que inicia en México, pasa por Francia y España e, incluso, se aventura a recorrer los radioactivos escenarios de Chernóbil. Todo eso en una atmósfera sofocante de perversidad y erotismo.

Matías Verduzco es un hombre de letras y de caminos. En ese viaje cuyo objetivo es salvar el cuello hará, también, un repaso por la situación que vivía el mundo en 1986, así como el recuerdo de la razón del por qué es perseguido. Un hecho que habla sobre la destrucción de los iconos y, de cierta manera apocalíptica, del mundo mismo.

“El tema de la novela tiene que ver con las investigaciones que me llevaron a la revolución iconoclasta del siglo 4. A partir de ahí me puse a analizar sobre la relación que como mexicanos teníamos con las imágenes y, especialmente, con el mayor símbolo religioso que tenemos: la Virgen de Guadalupe. Ese fue el detonante real para que yo escribiera la novela”, explicó Del Campo a Zócalo.

Derrocar iconos

El libro que escribió es un juego narrativo en el que Del Campo explora una investigación iconoclasta que traspasa las barreras de su autoría para llegar al personaje de Verduzco quien, a su vez, se encuentra con Claudine, una enigmática mujer francesa que lo llevará hacia lo profundo de su cuerpo y corazón.

“Claudine es la esencia misma de la novela: una mujer fuerte que no se doblega y que tiene que ver con esa búsqueda de las experiencias humanas. Creo que ella, pero al igual que todos los otros personajes de la novela, tienen un lado bendito y otro maldito. Por eso en ella se puede resumir el libro”.

Ese camino de huida se encuentra envuelto en una tensión narrativa que “invita al lector a acompañarme en mi lectura. Por eso preferí escribir una especie de novela noir. La atmósfera de perversión que tiene el libro es porque habla de las pasiones humanas; para mí, como lector, una novela que no sigue esas emociones es algo que se me cae de las manos y que no vuelvo a levantar. Me parece que una novela abandonada es una de las cosas más tristes que hay porque es el fracaso del escritor, y yo no quiero fracasar”.

Vendrán por Ti es un libro que aborda un tema crucial para los mexicanos: el de la identidad y el mestizaje. El proceso de iconoclastía que lleva Verduzco tiene que ver con el diálogo sobre cómo la religión cristiana se impuso en México por medio de una serie de analogías y correspondencias con la mitología prehispánica.

En la novela están los adoradores de Tonantzin, nombre que en nahuátl significa “nuestra madrecita” y cuyo templo de adoración era el Cerro del Tepeyac. Esta diosa fue transformada, poco a poco, en la actual Virgen de Guadalupe.

“Los procesos de conquista no es algo exclusivo de México o de Latinoamérica, sino que toda la civilización humana está fundamentada en eso. Lo que sí es interesante es ver cómo se llegó a nuestro tiempo, o sea, cómo se impusieron las ideas de los conquistadores a los conquistados.

“Las conquistas sirven para explotar económicamente a las regiones más volubles, pero también hay un intento de dejar y continuar las normas por las que los conquistadores se rigen.Sus cosmogonías y el derecho, esas fueron las maneras en las que fuimos conquistados en México”, finalizó el autor.



Imprimir
te puede interesar
similares