×
hace 2 meses
[General Cepeda]

Dan seguridad a familias de ejidos en General Cepeda

Mantienen controlada situación de peligro en ejidos

Imprimir
Dan seguridad a familias de ejidos en General Cepeda
General Cepeda, Coahuila.- Ayer fue un martes más en la vida de los habitantes de la comunidad de Jalpa, municipio de General Cepeda. Los niños en la escuela, los hombres y mujeres en la labor, cuidando el ganado o tallando la candelilla, algunos más haciendo la limpieza de la casa y lavando la ropa sucia.

Elena tiene toda su vida aquí. Dice que son 30 años. O 40. Sí, 40, confiesa. En ese tiempo, solamente recuerda dos ocasiones en las que el Ejército se hizo presente en este pequeño poblado, donde es propietaria y atiende uno de los tres mini súpers que hay en la comunidad.

La primera vez que vio a los soldados frente a su casa fue hace dos o tres años, cuando les dijeron que corrían el riesgo de inundarse por un problema en la presa de San Antonio, unos kilómetros al sur de Jalpa. Ahora han vuelto por la misma razón.

La gente observa con curiosidad los vehículos con gente ajena al pueblo. En una de las orillas, en la parte norte de la primaria del ejido, están tres camiones con soldados del 69 Batallón de Infantería que llegaron desde las 4 de la madrugada, procedentes de Saltillo.

Portan en el brazo el galón amarillo distintivo del Plan DNIII-E, diseñado para atender contingencias y desastres naturales.

El aburrimiento del grupo de soldados se interrumpe cuando nos ven acercarnos cámara en mano. No quieren fotos, hasta que llegue el comandante. “Anda en Pilar de Richardson con otras autoridades. Nosotros aquí estamos pero no hay nada”.

-¿No han evacuado gente?

“No”.

-¿Han alertado a los pobladores, les han dicho que hay un riesgo?

“Nada. Nada, nada. Estamos esperando a que regrese el comandante para ver qué órdenes nos da”, dice uno de los soldados a cargo, con cara de aburrimiento.

Elena ya oyó los rumores de que el pueblo se podría inundar si llegan más lluvias como las del fin de semana y el lunes. Pero no cree que suceda.

“Yo no he visto nunca que pase nada. A veces cuando llueve mucho sí crece el agua del arroyo, y se llena la presa de aquí, pero hasta ahora nunca ha pasado”.

Horas antes, autoridades de Protección Civil y Obras Públicas del Estado, Conagua y del Municipio de Parras, han hecho un recorrido por el ejido Presa de San Antonio, un pequeño poblado con poco más de 70 habitantes, donde la realidad es distinta.

Es difícil dar con este ejido si no se conoce la zona. Está a más de una hora por terracería desde la cabecera municipal de General Cepeda, que está más cerca que Parras, municipio al que pertenece. Ni siquiera aparece en Google Maps.

Apenas llegamos, vemos retirarse el helicóptero en el que las autoridades sobrevolaron la presa. Un grupo de ingenieros de Conagua, Protección Civil y Fuerza Coahuila se quedaron para vigilar el desfogue del agua de esta presa con capacidad para un millón de metros cúbicos.

Pero el problema no es la capacidad. La presa tiene un área de desfogue natural que va a dar a uno de los arroyos en caso de que el agua sobrepase su nivel normal.

El problema es que el bordo de contención se rompió el lunes por la madrugada, creando un boquete de unos tres metros de ancho, que afortunadamente se cerró con el propio derrumbe. Pero el agua sigue corriendo, por lo que las autoridades abrieron la compuerta con capacidad de filtrar 300 litros por segundo que irá a dar a zonas de riego y arroyos, para liberar la presión sobre la grieta del bordo, que amenaza con inundar el pueblo.

El comisariado ejidal de Presa de San Antonio, Candelario Torres Salazar, sabe que por ahora la situación está controlada, pero en cualquier momento puede convertirse en una tragedia, sobre todo para las casas ubicadas justo frente a donde se rompió el bordo de contención, donde viven cuatro familias. Esta barrera de contención ya se había dañado hace un par de años y no fue reparada correctamente.

“La presa tiene una parte de desfogue que va a dar al arroyo en aquella parte. Pero el problema es que si sigue lloviendo, no va a aguantar mucho, la tierra está blanda por el agua, y se nos puede venir encima todo”.



Grietas en el suelo

Un área de 10 o 12 metros de longitud presenta grietas y agujeros por la humedad. Hay que cruzarlos con cautela, porque el peso de una persona podría ser suficiente para que se venga abajo.

“Pues nada, hay que esperar que no se nos vengan las lluvias como el domingo y el lunes, porque entonces sí podemos tener problemas. Los de Protección Civil nos dicen que el pronóstico es que siga lloviendo hasta el jueves o viernes. Lo que no sabemos es cuánto va a llover”.

Ingenieros de Conagua realizan mediciones. Esperan que el nivel de la presa baje a un 70% de su capacidad para poder traer una máquina que repare el derrumbe del bordo. Eso, si la lluvia los deja.

A otros les preocupa más que se tire el agua. No creen que se les vaya a venir la presa encima.

Juan Camacho, un viejo ejidatario de Presa de San Antonio, asegura que el agua debería ser “guardada” para el riego de los cultivos, y no tirarla como lo están haciendo.

El comisariado Candelario Torres dice que el bordo ha sido reparado anteriormente, pero no se hizo como se debía.

“Tenía un seguro la presa, y se arregló por parte del seguro, pero quedó en muy malas condiciones. El año pasado también se llenó al 100% la presa, y tuvo unos hundimientos pero aguantó porque ya no llovió”.

Por ahora, a los habitantes de Presa de San Antonio no les queda mas que esperar a que las lluvias no los sorprendan como el domingo y el lunes. Ya las autoridades dicen que hay previsión, pero el agua ha demostrado sobre todo durante estas semanas, que no tiene palabra.

Habilita Municipio centro de acopio en el DIF Ramos Arizpe

Ante los lamentables sucesos que han ocurrido en la Región Laguna, donde se han reportado al menos 70 mil personas afectadas ante las recientes lluvias y, en muchos casos, han perdido parte de sus viviendas, el DIF de Ramos Arizpe abrió un centro de acopio para ayudar a quienes hoy lo necesitan.

“Estábamos viendo cómo está afectada la zona, y de inmediato la alcaldesa nos ordenó que instaláramos un centro de acopio aquí en el DIF para buscar la ayuda para todas aquellas personas que se van a encontrar en situaciones complicadas”, comentó el director del DIF Ramos Arizpe, Romeo Campos de la Peña.

Además, dijo que la magnitud de los daños ha sido muy grande, y que han dejado a miles de familias sin hogar.

“El daño que se dio por las lluvias fue generalizado. Ahí no hubo clase social que no se viera afectada. Hasta los fraccionamientos más pudientes tenían problemas. Imagínate lo que va a ocurrir con las personas de escasos recursos o que viven en zonas marginadas y que perdieron la totalidad de sus bienes”, declaró.

Por tales motivos, dentro de los artículos que esperan ser recibidos se encuentran agua, medicamentos y alimentos no perecederos, pero también algunos objetos como colchones, colchonetas, sillas, cobijas, entre otros.

Quienes estén interesados en realizar donaciones, el módulo de recepción estará ubicado en las oficinas del DIF Ramos Arizpe, específicamente en el área de Guerreras de la Vida, quienes también estarán apoyando la causa. (Idalia Chávez)

Lluvia destroza caminos ejidales

Un puente de pavimento que conecta el camino de terracería entre los ejidos Presa de los Muchachos y El Salitre quedó destruido tras las constantes lluvias registradas durante los últimos días en la zona rural al sur de Saltillo, dejando incomunicadas dichas comunidades y sin paso alguno hacia la ciudad.

El puente que hasta hace un mes funcionaba como punto de conexión entre ambos ejidos y como parte de la salida hacia la carretera, se desmoronó por debajo, donde un canal de agua corre desde las presas ubicadas en El Salitre, hasta derrumbarse totalmente, según el testimonio de los habitantes.

Pobladores del ejido aseguran que a pesar de que no existieron daños graves a sus habitantes, temen que los viajeros o quienes constantemente salen de los ejidos por cuestiones laborales puedan caer al enorme cráter que dejó el derrumbe del puente, pues tampoco hay luminarias o anuncios que los prevenga.

Por esta razón, hicieron un llamado a las autoridades para atender el problema, pues aunque limpiaron de matorrales un camino alterno, el riesgo de caer continúa.

El puente derrumbado se encuentra a mediación entre ambos ejidos y conecta a dichas áreas rurales con la carretera Saltillo–Zacatecas. (Ana Luisa Casas)

Riesgo sanitario en colonias tras lluvias

Al menos siete colonias de Saltillo se encuentran en riesgo sanitario tras las lluvias registradas durante los últimos días, mismas que han provocado encharcamientos o acumulación de basura en las calles de dichos sectores ubicados al sur de la ciudad, así lo afirmó Eliud Aguirre, jefe de la Jurisdicción Sanitaria No. 8, quien prefirió omitir el nombre de las colonias para no generar pánico entre sus pobladores.

“Son zonas que están en riesgo de contraer dengue, zika o chikungunya, puesto que son sitios donde se acumulan aguas negras y hay mayor probabilidad de generarse huevecillos, sin embargo, la misma población ha sido consciente de vaciar las vasijas o botes que acumulen el agua de lluvia”, expresó el funcionario.

Eliud Aguirre descartó que haya registro de algún caso, así como de algún riesgo de infección cutánea pero sí de infecciones gastrointestinales, aunque las acciones de limpieza y colocación de trampas e insecticidas continúa para el control de vectores en dichas zonas.

“La Secretaría de Salud se mantiene pendiente ante posibles afectaciones a la población, aunque hacemos el exhortó a la población para evitar los almacenamientos de agua, además de limpiar tinacos y azoteas donde también se acumula el agua de lluvia”, expresó.

Supervisa MARS labores de emergencia en las calles

El Gobierno del Estado continúa con la valoración de daños y apoyo a los afectados por las intensas lluvias que se presentaron en días pasados en Torreón, por lo que el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís supervisa las labores de emergencia.

El mandatario estatal acudió al fraccionamiento Santa Sofía, al oriente de la ciudad, para inspeccionar los trabajos que se efectúan para desaguar y controlar la inundación.

Asimismo, atestiguó el trabajo que realiza la Secretaría de Salud (SSa) en el sector, pues hoy se emprendió una brigada, misma que continuará hasta ser necesaria, y en la que se puso a disposición de la población el servicio de consultas, vacunación y se les otorgó abate.

También se les informó que habría más acciones de fumigación para evitar la aparición del dengue, así como de desazolve. La brigada continuará por las colonias Nueva California y Las Torres, hasta que el apoyo llegue a todas las áreas afectadas.

Colabora SEDENA en contingencia

Alrededor de 200 efectivos de la Sedena participaron en las acciones de apoyo a la contingencia generada por las lluvias de las últimas semanas en las regiones Laguna y Norte del estado.

El segundo comandante de la Sexta Zona Militar en Coahuila, Juan Carlos García Retana, señaló que se encuentran en estrecha coordinación con el Gobierno del Estado y los ayuntamientos de Torreón y Piedras Negras para colaborar con la implementación del Plan DN-III.

Además, personal de la Sedena también colaboró en las acciones de evacuación y prevención en los ejidos de General Cepeda que se encuentran en riesgo ante el posible desbordamiento de la presa San Antonio. (Luis Durón)


Imprimir
te puede interesar
similares