×
hace 1 mes
[Espectáculos]

Voyeur: el loco dueño de un motel que espiaba a sus clientes

Observaba en el techo de su motel a los clientes tener relaciones sexuales, perpetrar un asesinato, comer o dormir

Imprimir
Voyeur: el loco dueño de un motel que espiaba a sus clientes
Foto: Zócalo | Especial
Escuchar Nota


Ciudad de México.- Gerald Foos escribió en su libreta hasta los mínimos los detalles de los clientes que lo excitaban. Como dueño de un motel, colocó ventanas ocultas en los techos de los cuartos para espiar a los visitantes. En este documental de Netflix hallamos suficiente material siniestro basado en hechos reales como para dejar a un lado cualquier película de terror para este Halloween.

Se trata de Voyeur, que narra el voyerismo activo de Gerald Foos, quien mientras observaba en el techo de su motel a los clientes tener relaciones sexuales, perpetrar un asesinato, comer, dormir o realizar alguna actividad extraña, lo escribía en su libreta.

Fue 30 años después de un activo voyerismo que Foos decidió contar su historia al mundo a través de uno de los periodistas más importantes de Estados Unidos.

Voyeur es un documental de Netflix que se introduce en esta historia como un cirujano en una operación a corazón abierto.



¿Un pervertido?

Muchos podrán calificar a Gerald Foos, el dueño del motel, de pervertido;
pero cuando compró su motel, en 1969, lo hizo con un propósito: espiar a sus clientes.

Con más de 50 años de trayectoria, Talese entrevista a Gerald Foos y trata de entender su fascinación por el voyerismo, cómo nació su costumbre de observar sin ser visto y cómo es que a lo largo de los años nunca fue descubierto.

Las historias que vivió espiando a los clientes de su motel, cada un más fascinante que la otra, son presentadas al pie de la letra de su narración y con recreaciones exactas de los sucesos más extraños sacados de una novela de Cortázar.



Más que voyerismo

No es simplemente el voyerismo sino va más allá. El documental disecciona la mente de Gerald Foos, una mente quizás morbosa o quizás, sencillamente, curiosa.


Un hombre que además de ser un maestro de la observación vive obsesionado por coleccionar objetos, cartas, monedas, rocas, etc.

Y así conforme los minutos avanzan, rápidamente y con cadencia, nosotros nos volvemos cómplices del voyeour y de lo que vio, porque el voyeur que llevamos apresado es descubierto y liberado.

El documental no pierde fuerza, ya que el periodista Talese aparece como un escritor aquejado por su interés en el voyeur. También comprendemos su inseguridad a la hora de publicar el reportaje en la revista New Yorker porque ello pondría en vilo su reputación nivel leyenda.

El pico del filme se da en su última parte, cuando tanto Talese como Foos sostienen una discusión a tiro de cámara, sin actuaciones. El documental se vuelve oro puro, ya que nos mantenemos al asiento para saber el desenlace de la historia en la que nosotros nos convertimos en el voyeur, y el dueño del motel pasará de observar a ser observado.

*Recomendación: 4 estrellas de 5. Un perturbador documental para este Halloween y una obra obligatoria para periodistas.

Sin emitir juicio de valor, los documentalistas Myles Kane y Josh Koury exhiben el trabajo del periodista Gay Talese, uno de los más famosos de Estados Unidos y joya del The New York Times, en su investigación del motel de Foos.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}