×
Rubén Aguilar Valenzuela
Rubén Aguilar Valenzuela
ver +
Rubén Aguilar Valenzuela. Licenciado en Filosofía, Maestro en Sociología y Doctor en Ciencias Sociales. Presidente Ejecutivo de Afan y Asociados, S.C. Es profesor de Ciencias Políticas y de Comunicación en la Universidad Iberoamericana. Fue Coordinador de Comunicación Social y portavoz de la Presidencia de la República (2004 al 2006) y también de la Secretaría Particular del Presidente (2002 al 2004). Ha sido consultor de UNICEF, UNESCO, OEA, PNUD, BID, BM, UE y agencias de cooperación de Holanda, Alemania y Estados Unidos. En México del IMSS, DIF-Nacional, INI, la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno de la Ciudad de México y de la Coordinación Presidencial para la Alianza Ciudadana. Fue editor de la revista Cuadernos del Tercer Mundo. Editorialista de El Universal (México), El Financiero (México) y articulista de las revistas Estrategia y Proceso. Actualmente su columna se publica dos veces por semana en El Economista (México) y una veintena de periódicos de los estados. Escribe mensualmente en la revista Etcétera temas de comunicación política. Es autor de quince libros. Los más recientes: La comunicación presidencial en México 1988-2012 en colaboración con Yolanda Meyenberg Leycegui (2015), Los saldos del narco: el fracaso de una guerra, en colaboración con Jorge Castañeda (2012), y La Sociedad Civil en México (2012).

" Comentar Imprimir
14 Noviembre 2018 04:00:00
¿En Morena empieza la lucha por el poder?
El pasado jueves Ricardo Monreal, el coordinador de Morena en la Cámara de Senadores, presentó una iniciativa de ley para prohibir el cobro de algunas comisiones que ahora los bancos hacen a sus clientes. La iniciativa tomó por sorpresa al sector bancario e hizo que la Bolsa de Valores perdiera 6%. La mayor caída en 10 años.

Con horas de retraso, el futuro secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, por instrucciones del presidente electo, leyó un comunicado, para calmar a los mercados, donde aseguraba que la iniciativa no caminaría. En Morena se sabía que la salida de Urzúa era por orden de López Obrador, pero Monreal insistió en su posición.

El viernes el candidato electo se vio obligado a decir que su gobierno y su partido “no vamos a hacer ninguna modificación legal que tiene que ver con lo económico, financiero y fiscal en los próximos tres años”. Y que eso era compromiso de campaña y días atrás se lo había confirmado a la presidenta del banco Santander, Ana Botín. Y a pregunta expresa de un periodista dijo no respaldar la iniciativa de Monreal.

Ese mismo día la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, se enfrenta a Monreal y declara que “el presidente electo jamás vio esa iniciativa, no puede ser que temas tan importantes no se consulten. Es inaceptable”, y añadió que “Morena no está de acuerdo, Morena como partido no fue consultado”.

Y para que no quedara duda afirmó: “Nosotros somos un partido diferente, creemos en la consulta, creemos que debemos involucrar a los interesados, y lo hemos hecho, lo ha hecho Andrés Manuel López Obrador toda la vida. Es un posicionamiento de nuestro movimiento, no podemos sacar bomberazos y meter la pata”.

Nadie duda que Polevnsky salió a descalificar al senador Monreal, por su “bomberazo” y “metida de pata”, a petición de López Obrador. El sábado el senador insistió: “Pese a los puntos de vista de políticos, y grupos económicos y financieros, sigo sosteniendo que son un abuso cercano a la usura las comisiones bancarias y los intereses que se cobran a los usuarios en México”. El coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, también se deslindó de Monreal.

Hay evidencias suficientes, lo confirman voces de Morena, de que el senador Monreal tomó la decisión de enviar la iniciativa por cuenta propia y sin avisar a López Obrador. Y que lo hizo en una demostración de fuerzas en la disputa que ya se ha instalado al interior de Morena, entre distintos liderazgos, para posicionarse en las cámaras, el partido, con sus militantes, y también en la opinión pública.

A pesar de las reacciones y los compromisos de López Obrador, Polevnsky, Delgado y Urzúa, el domingo pasado, en un comunicado, todos los morenistas en el Senado respaldaron la iniciativa de Monreal. ¿Monreal doblegó a López Obrador? ¿Ellos llegaron a un acuerdo? ¿López Obrador se contradice y paga los costos? En el sector financiero hay muchas dudas, inquietudes y preguntas. Hay también desconfianza al nuevo gobierno.

Dirigentes de Morena, en privado, hablan de que ya existen tres grupos, hay un cuarto en formación, que se empiezan a mover, para fortalecerse y ganar posiciones: el grupo de López Obrador, el de Marcelo Ebrard, el de Ricardo Monreal y el que empieza a constituir Gerardo Esquivel, futuro subsecretario de Hacienda. No es claro lo que va a pasar, pero sí que a dos semanas de que López Obrador asuma la Presidencia ya hay grupos al interior de Morena disputando el poder.
12 Noviembre 2018 04:00:00
Van dos y puede haber más
En las sociedades democráticas hay actores diversos que se expresan y actúan. El Gobierno es uno, pero también está el mercado (las empresas) y la sociedad civil. Los tres integran el Estado.

No ocurre así en las sociedades con gobiernos dictatoriales o autoritarios donde el Gobierno es el único actor que cuenta. Los demás se sujetan a sus designios.

El presidente electo y los suyos, todavía sin llegar al cargo, actúan en la lógica de que ellos son el único actor y sus actos no tendrán más consecuencias que las deseadas por ellos.

La suspensión de la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco ha provocado reacciones negativas de los mercados y de las calificadoras de la deuda.

A eso hay que añadir la desconfianza que se ha generado en el sector empresarial, tanto nacional como internacional. Si sólo a voluntad del presidente se puede suspender una obra, ya comprometida, todo se puede esperar.

El costo, para las finanzas del país ha sido de decenas de miles de millones de pesos. Y también ha sido alto el costo político a pagar por el nuevo presidente. No podía ser de otra manera.

Morena, el jueves pasado presentó una iniciativa de ley con la prohibición para que los bancos cobren ciertas comisiones que ahora cargan a sus clientes.

La reacción inmediata de los mercados, un actor del Estado, provocó la pérdida de 82 mil 124 millones de pesos en valor de capitalización de los bancos que cotizan en la Bolsa local, la caída más alta de los últimos 10 años.

El nuevo gobierno y su Congreso tiene la mayoría en ambas cámaras, reaccionó con rapidez ante la crisis que generaron y dieron marcha atrás.

Se comprometieron, antes de seguir con su iniciativa, consultar con los sectores involucrados. Para calmar la crisis dijeron también que no se va a afectar a nadie y que actuarán con responsabilidad.

El futuro gobierno lleva ya cinco meses que actúa como tal, en las dos ocasiones aquí planteadas toma decisiones como si fuera el único actor del Estado.

La autoridad en una sociedad democrática, antes de tomar cualquier decisión, debe siempre medir el impacto de sus decisiones y las posibles reacciones de los otros actores del Estado.

No puede, sin más, y de manera irresponsable, actuar como si fuera el único actor. Si lo hace así puede causar, de hecho causa, enormes daños al país y al propio Gobierno.

La autoridad debe actuar, con responsabilidad, en la acción concertada con los otros actores del Estado como lo plantea la gobernanza.

No se trata que el Gobierno o los otros poderes del Estado no hagan lo que consideren deben realizar en bien del país. En una sociedad democrática se exige la negociación y el acuerdo.

El nuevo Gobierno se equivoca si piensa que puede hacer lo que le venga en gana, como si fuera el único actor. Eso sólo ocurre en las sociedades dictatoriales o autoritarias.

Tiene que asumir, en independencia de los votos que obtuvo, que hay otros actores que van a reaccionar si no se les toma en cuenta a la hora de tomar decisiones. Vale más sentarse a la mesa y dialogar.
02 Noviembre 2018 04:00:00
No hubo y no habrá consultas
El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho en repetidas ocasiones que ya en el gobierno va a realizar con frecuencia consultas, para que sea el “pueblo” quien decida sobre los temas que él, no la sociedad, elija.

En los últimos días ha dicho también que debemos “acostumbrarnos” a eso. Afirma, es ya un mantra, que la forma de gobernar cambió y con él se instala una nueva manera de gestionar el poder.

La consulta de la semana no fue tal. Para que estas se puedan dar, son necesarias leyes y reglas, de órganos autónomos que las organicen, saber cuál es el número de participantes requerido para que sea válida y todavía muchas cosas más.

En la legislación se establece también quiénes las pueden citar y bajo qué condiciones. En unos casos puede ser la autoridad y en otras la ciudadanía, pero siempre en el marco de reglas previamente establecidas.

Cuando López Obrador era jefe de gobierno de la Ciudad de México estuvo en contra de que se hiciera el nuevo aeropuerto propuesto en el gobierno del presidente Vicente Fox que finalmente no se hizo.

A lo largo de la campaña por la presidencia siempre se manifestó por la suspensión de las obras del nuevo aeropuerto y a favor de que se abrieran otras en la Base Militar de Santa Lucía.

La decisión de López Obrador estaba tomada hace mucho tiempo, desde hace años, y lo que ocurrió la semana pasada sólo fue una farsa política, por cierto, mal hecha, para “legitimar” una decisión que ya tenía.

Para ello no se recurrió a una consulta sino a la movilización de las estructuras de Morena, para organizar un evento, donde tenían todo el control, que se propuso como objetivo llevar a militantes y simpatizantes a manifestarse.

En el futuro no habrá consultas sino eventos muy semejantes al que acaba de pasar, tal vez mejor realizados, la práctica enseña, para “legitimar” decisiones ya tomadas por el presidente López Obrador.

El propósito fundamental es movilizar a su base social y hacerla sentir, con eventos circenses como el que acabamos de ver, que ellos son los que gobiernan. Él sólo obedece el mandato del “pueblo”.

Existen sospechas fundadas de que los votos a favor de Texcoco fueron colocados por los mismos organizadores, para dar “credibilidad” al “ejercicio democrático”.

Toda la operación del evento de la semana pasada es francamente burda y su resultado no tiene más valor que acompañar una decisión ya tomada. Para eso se hizo.

La sociedad debe estar consciente de que el presidente López Obrador en su gobierno va a utilizar este circo político cada vez que considere lo necesita. Nunca va a organizar una verdadera consulta, porque sabe que la puede perder.

Él no está dispuesto a sujetarse a la opinión de la ciudadanía sino solo a que ésta convalide sus decisiones. Eso exige la manipulación de los suyos. Él la sabe hacer muy bien. En los próximos años de eso vamos a ver mucho.
15 Octubre 2018 04:00:00
Policía Nacional
La única manera de garantizar, ahora y siempre, que el Ejército permanezca en los cuarteles, es crear la Policía Nacional con carácter único, como lo tienen, con diversas modalidades, otros muchos países.

En México hay 400 mil efectivos entre policías municipales, estatales y federales. Hay mil 833 cuerpos de policías distintos que actúan cada quién por su cuenta. La Policía Federal, los 32 de las policías estatales y los mil 800 de las policías municipales.

De los 2 mil 458 municipios con los que cuenta el país hay 658 que no tienen cuerpo de policía. Ahora, la población y la criminalidad se concentran en 250 del total de los municipios que existen.

Los integrantes de estas estructuras tienen condiciones personales muy distintas, niveles de preparación muy diverso, de sólo días a más de un año, y también muy desiguales condiciones de trabajo, algunos sólo ganan el salario mínimo y otros más de 20 mil pesos mensuales.

Estudios de la Policía Federal plantean que idealmente en México se requiere de una Policía Nacional de mando único que debe constituirse con el mismo número de los policías que ahora existen, pero deben de homologarse las exigencias en el reclutamiento y garantizar los mismos niveles de capacitación y también de las condiciones de trabajo.

Esos mismos estudios señalan que garantizar la seguridad ciudadana en todos sus niveles, pasa necesariamente por crear esa estructura de carácter nacional. No se ignoran los problemas y hay consciencia que eso requiere enfrentar y resolver diversos temas de carácter jurídico y político, para poder caminar en esa dirección.

La Policía Nacional tendría tres niveles: el federal, el estatal y el municipal. El perfil de los policías para cada nivel es distinto y también sus responsabilidades y tipo de formación. Así, el nivel federal se encarga de las labores de inteligencia y las acciones de gran impacto y el municipal del contacto con la población.

Los niveles de la estructura del mando se dividen en tres: en el primero estaría un responsable o comisionado nacional; en el segundo 32 responsables o comisionados estatales y en el tercer nivel serían comisionados regionales que abarcarían varios municipios.

En la construcción de la Policía Nacional, un tema central, es la selección del personal, que debe corresponder a los perfiles que requieren los tres niveles de la policía. Lo es también la formación y la capacitación que exige crear las estructuras académicas correspondientes con docentes de calidad y programas de estudio pertinente.

Los estudios de la Policía Federal señalan que si existe voluntad política y se destinan los recursos necesarios la Policía Nacional se podría constituir en un tiempo que va de seis a 10 años.

El Gobierno que asume la presidencia el 1 de diciembre debe considerar en serio la posibilidad de crear la Policía Nacional. Constituírla daría al país la estructura institucional que se necesita, para combatir la violencia y el crimen en todos sus niveles. El Ejército, si no se hace, siempre estará en las calles y esa no es su función, lo es de la Policía Nacional.
08 Octubre 2018 04:00:00
PRD, fin de un ciclo
El PRD se funda en 1989. Nace de la unión de la Corriente Democrática del PRI, el sector del nacionalismo revolucionario, que abandona ese partido en 1988, y el Partido Mexicano Socialista (PMS), que se funda en 1987 y surge de la fusión de seis fuerzas de izquierda; las más importantes el Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT), el Partido Socialista Unificado de México (PSUM) y el Partido Socialista de los Trabajadores (PST).

Desde su fundación son las posiciones del grupo priista de la ideología del nacionalismo revolucionario, encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, las que se imponen. Los tres primeros presidentes el PRD fueron integrantes de esa corriente del PRI, los dos citados y Andrés Manuel López Obrador.

Ya como PRD Cárdenas se presenta como candidato a la presidencia de la República en las elecciones de 1994 y 2000. En las dos es derrotado. En 2002 renuncia al PRD y así López Obrador se convierte en el líder de esa corriente ideológica. En tal calidad es candidato del PRD a la presidencia en 2006 y 2012. En ambas pierde. El PRD nunca propuso como candidato a alguien que viniera de la izquierda.

En 2012 López Obrador deja al PRD, para crear el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que obtiene el registro en 2014. Con él se van del PRD los integrantes de la corriente del nacionalismo revolucionario y también sectores de la izquierda más estridente. El PRD, en los hechos, se queda sin ideología. Y pierde también a una parte importante de sus dirigentes y sus bases. De manera clara, las que venían del PRI.

En 2018, el grupo del nacionalismo revolucionario, ahora en Morena, aliado con diversas fuerzas, incluyendo las más conservadoras, gana la presidencia con López Obrador como candidato, cuando se presenta por tercera vez. El PRD en esta elección va en coalición con el PAN y el MC. Sus resultados electorales expresan con claridad que su simpatía y base social ya es marginal. López Obrador y Morena han borrado al PRD. Lo que antes pudo representar se ha ido ahora con ellos.

Para el PRD ha terminado un ciclo histórico de 28 años. Ahora en la dirección del partido y las diversas corrientes que lo integran hay claridad de que se acaba un ciclo político. Conscientes de esa realidad el pasado 3 de octubre integraron una Comisión Nacional de Diálogo, de carácter plural, para analizar el futuro del partido. En la dirigencia hay consenso de que queda atrás una época y hay necesidad de transitar pronto a otra.

En la mesa de la discusión está si se refunda el PRD, o se va más allá y se decide abandonar el registro que ahora tienen y crear, desde abajo y con nueva gente, otro partido. Hay también consciencia de que la nueva organización no puede venir desde el PRD porque no cambiaría nada y no sería creíble. Tiene que surgir de sectores amplios de la sociedad que se identifiquen con una plataforma socialdemócrata progresista y avanzada. Ya se verá.
01 Octubre 2018 04:00:00
Urge legalizar-regular todas las drogas
El Gobierno que va a presidir el presidente Andrés Manuel López Obrador (2018-2024) puede hacer historia si deja atrás la política de sus antecesores con relación a la drogas, sobre todo la de Calderón y Peña Nieto, ante la evidencia del fracaso del paradigma prohibicionista y punitivo.

En México sabemos que la aplicación del paradigma son más de 100 mil muertos por sexenio. Está en manos de López Obrador si quiere o no seguir ese camino. La presidenta de la Comisión Global para la Política de Drogas, Ruth Dreifuss, dice que es un “fracaso fácil de probar” ante sus resultados.

Hace unos días en Nueva York, Peña Nieto, antes de dejar la Presidencia, firmó una propuesta del presidente Donald Trump para continuar con un paradigma que ha fracasado e incluso elevar su intensidad. Extraña que López Obrador ante esto no haya dicho nada cuando es común que todo lo comente. ¿Por qué?

Si el próximo Gobierno sigue con la implementación del actual paradigma se va a repetir lo que dice Dreifuss, quien fuera presidenta de Suiza, y es quien no se va a reducir la demanda de las drogas y tampoco el suministro de las mismas. Y sí va a suceder todo lo contrario.

Y seguro que de continuar con esa política lo que va a propiciar, como lo hace ahora, es que crezca el poder del crimen organizado y también, como consecuencia, se dañe el tejido social y la salud pública e individual, asegura Dreifuss.

López Obrador debe tener claro que si, pese a la evidencia, continúa la política de Calderón y Peña Nieto las instituciones estatales van a seguir siendo afectadas por la cooptación y corrupción del crimen organizado.

Y que los ciudadanos, sobre todo los más vulnerables, van a ser objeto, como ahora, de la desaparición y el asesinato, pero también del desplazamiento de sus lugares a causa de la guerra que se libra en ciertas regiones del país, como asegura la Comisión Global.

El próximo Gobierno no puede caer en “la ilusión de llegar a una sociedad libre de drogas”, como algunos, de manera ingenua, piensan es posible. La Comisión Global asegura “existe una demanda de drogas y si no se satisface por medios legales, será satisfecha por el mercado ilegal”.

Frente a esa realidad y ante el resultado del actual paradigma, sólo queda el camino de avanzar en el proceso de legalizar-regular todas las drogas, para evitar que “las organizaciones criminales controlen toda la cadena de drogas”, sostiene Dreifuss.

La Comisión Global a partir de evidencia asegura que “la regulación de las drogas actualmente ilegales no sólo es posible, sino que es necesaria” y añade que la “única respuesta responsable es regular el mercado, establecer regulaciones adaptadas a la peligrosidad de cada droga y monitorear y hacer cumplir estas regulaciones”.

Si el gobierno del presidente López Obrador quiere presentar resultados distintos a los de sus antecesores tiene que abandonar el paradigma prohibicionista-punitivo y empezar a caminar por la ruta de la legalización-regulación. Si no lo hace ya sabemos cuál es el resultado: más de 100 mil muertos en el sexenio.
28 Septiembre 2018 04:00:00
Nicaragua ante el Consejo de Seguridad de la ONU
Ante la represión sistemática del Gobierno de Nicaragua en contra de la población, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas discutió, el pasado 5 de septiembre, la crisis que inició en el mes de abril y que según diversas fuentes ha cobrado la vida de 455 personas.

El presidente Daniel Ortega (72 años), que gobierna desde hace 11 años, y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo (67 años), hicieron todo lo posible, para que Estados Unidos, que ahora tiene la presidencia rotatoria del consejo, no introdujera el caso, pero al final perdieron.

La Oficina del alto comisionado para los Derechos Humanos de la ONU dio a conocer, el pasado 29 de agosto, un informe que prueba la represión del Gobierno, las ejecuciones extrajudiciales y la violación sistemática de los derechos humanos. La reacción de Ortega y Murillo fue expulsar a los observadores de la ONU al conocer el documento.

Es algo extraordinario que el Consejo de Seguridad haya dado entrada al caso de Nicaragua. Esto se debe a que “la brutalidad del régimen de Ortega ya es percibida a nivel internacional como una amenaza, para la estabilidad de la región”, dice José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch.

En la sesión se insistió en que se debe buscar una salida pacífica negociada al conflicto mediante un Diálogo Nacional con la mediación de la Iglesia católica que debe contemplar, entre otros puntos, el adelanto de las elecciones, medida que cuenta con el apoyo del 81% de los nicaragüenses.

Los grupos opositores se han manifestado siempre a favor del diálogo y lo mismo ha hecho la Iglesia, la OEA y ahora también la ONU. Quienes se niegan son Ortega y Murillo, que ahora tienen el control absoluto de los tres poderes del Estado.

El problema es “que hoy existe un régimen que quiere prolongar su estancia en el poder a cualquier costo y esto es lo que debe de cambiar. No se trata de sustituir un régimen revolucionario, sería un error verlo así, es sustituir un régimen continuista por uno democrático”, afirma el escritor Sergio Ramírez (76).

Desde abril, la respuesta del Gobierno ante el descontento popular ha sido la represión, primero armada y después cesando de sus cargos a médicos, maestros y funcionarios que considera han ayudado a los manifestantes o apoyan sus demandas. Esto ha profundizado el rechazo de la población al régimen, que cada vez está más aislado en lo interno y también a nivel internacional.

Henry Ruiz (75), el legendario comandante guerrillero Modesto, que al triunfo del sandinismo fue nombrado, como Ortega, comandante de la Revolución, honor que sólo merecieron nueve de los combatientes históricos, dice de su compañero en la guerrilla y en los primeros años de gobierno: “El Ortega de hoy no es reconocible, para nadie que lo haya conocido antes”.
26 Septiembre 2018 04:00:00
Regulación de las drogas
La Comisión Global sobre Política de Drogas, que se funda en 2011, está integrada por 22 miembros que incluye a empresarios, gente de la cultura, dos premios Nobel y a 12 exjefes de Estado o de Gobierno. Su misión es promover reformas a la actual política de drogas con base a la evidencia.

En México, la organización decidió presentar su informe 2018 Regulación, el control responsable de las drogas que se dio a conocer el pasado lunes. Es un documento de 58 páginas que invita a los gobiernos a poner en marcha una estrategia efectiva de regulación de las drogas.

Se plantea que la política de regulación es fundamental si realmente se quiere reducir el mercado ilegal de las drogas y los daños que trae la prohibición. Se reconoce que esta propuesta desafía los términos del actual debate público sobre el tema.

Para avanzar ya en la línea de la regulación se hacen siete recomendaciones:


•Las drogas actualmente prohibidas deben ser reguladas.

•Quienes formulan las políticas deben buscar evidencia sobre la regulación legal de las drogas y deben abrir procesos participativos locales y nacionales para determinar las reformas.

•Los estados deberían considerar experimentar con la regulación incremental de drogas de menor potencia.

•Las legalizaciones no deben dejar atrás a las personas y a las comunidades más afectadas por la prohibición cuando regulan legalmente los mercados de drogas.

•Los estados deben maximizar las oportunidades de desarrollo que ofrece la regulación de los mercados de drogas. Esto significa redistribuir los recursos para mitigar los cambios previstos en la actividad del crimen organizado.

•Los estados miembros de las Naciones Unidas deberían considerar urgentemente las diferentes opciones para modernizar el régimen internacional de fiscalización de drogas a fin de satisfacer las necesidades actuales de todas las partes interesadas y afectadas por la política de drogas.

•El secretario general de las Naciones Unidas debería encabezar la reforma de la gobernanza del régimen internacional de fiscalización de las drogas.

El cambio de la actual política de drogas debe garantizar la promoción de la salud pública, la integración social y la seguridad, en el marco de un estricto respeto a los derechos humanos. Urge dejar atrás el paradigma prohibicionista y punitivo, que no ha funcionado. La evidencia es abrumadora y también lo es que la regulación reduce el daño a la salud y a las sociedades.

La propuesta de la comisión debe ser analizada a fondo por el gobierno que asume sus funciones el 1 de diciembre. Si de verdad quiere cambiar la estrategia de lucha frente al narcotráfico, para reducir los índices de violencia, tiene en el documento de la comisión una guía precisa y puntual. Es el resultado del trabajo de los expertos del mundo más reconocidos. No hay que inventar el hilo negro.
24 Septiembre 2018 04:00:00
Nueva comunicación presidencial
En estas semanas el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha delineado cuál será su estrategia de comunicación una vez que formalmente asuma la presidencia de la República el 1 de diciembre. Mantiene rasgos de la comunicación que siempre lo han caracterizado y añade otros.

El eje central de la estrategia es marcar todos los días, desde temprano, la agenda noticiosa que está en los medios. Él sabe, es una de sus habilidades, siempre dar nota. Así, los medios se vuelven caja de resonancia de todo lo que dice o hace.

Es muy probable que a partir del 2 de diciembre, después de su reunión con el gabinete de seguridad que ya dijo será todos los días a las seis de la mañana, dé formal o informalmente una conferencia de prensa. De esta manera retomaría las “conferencias mañaneras” de cuando fue Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Para dar nota utiliza calificativos exagerados, medias verdades e incluso mentiras. Habla a su base. Asume que eso va a provocar reacciones negativas en diversos sectores, pero los suyos siempre se van a solidarizar con él. Entonces la adhesión se redobla. Sabe también que la prensa sólo va a registrar su dicho y nunca lo van a desmentir.

Cuando los medios de la época dan voz a las críticas en contra de lo que ha dicho o hecho, él reacciona descalificándolos. El adjetivo que usa para ello es el de “prensa fifi”, que debe entenderse como una prensa clasista que está en contra de su proyecto. Nunca ha utilizado el calificativo de “noticias falsas” y va directo contra el medio.

Ya en la Presidencia lo que debe de esperarse es, en la medida que los medios den lugar a las voces críticas o al trabajo de investigación sobre las fallas de las acciones del gobierno, que incremente su reacción negativa ante éstos y también ante periodistas en lo particular.

El contenido de todo lo que dice siempre es ambiguo y lleno de lugares comunes. Aporta muy poco y en muchas ocasiones nada. Siempre es un mensaje dirigido a su base, que quiere seguir empleando, y no a la totalidad de la sociedad. Él sabe que quieren oír los suyos y se los dice.

En relación directa con lo anterior está, y esto da a seguir, que un día dice una cosa y al día siguiente otra. Esta contradicción tiene dos explicaciones. Desde siempre, es parte de su éxito, ha dicho lo que su audiencia quiere decir, pero en su nueva condición es imposible que en los medios no registren que se contradiga. Es nota.

Está también lo que fue el discurso de la campaña de los últimos 18 años y el que ahora está obligado a asumir como presidente. Con frecuencia él mismo no ubica el espacio en el que está. Las promesas simplemente no las puede cumplir y se pronuncia en contra de lo que antes dijo. Los ejemplos son cada día más.

Otro elemento es encontrar a quien culpar de todos los males. En los 18 años pasados fueron el PAN y el PRI; el PRIAN. En días pasados habló de que si le iba mal a la economía no sería su responsabilidad, sino de las circunstancias internacionales y del Banco de México. Es un hecho que todavía no define con claridad cuáles serán los adversarios de su gobierno. Ya los definirá.

La estrategia de comunicación de López Obrador y, también su manera de operarla, es muy semejante a la de otros candidatos y presidentes en funciones de muy distintos países (Estados Unidos, Bolivia, El Salvador…). Es una nueva manera de articular elementos que ya existían. Hay especialistas que estudian este fenómeno que tiende a multiplicarse.

En síntesis, más allá de las particularidades de cada caso, son seis los elementos que caracterizan esta nueva comunicación: marcar todos los días la agenda de lo que se discute en los medios; dirigirse solo a la base que ya se tiene; dar nota mediante la exageración o incluso la mentira; mantenerse en la ambigüedad y las generalizaciones; tener siempre a quien culpar y atacar a la prensa que da voz a la crítica.
15 Septiembre 2018 04:07:00
El éxodo venezolano
En la historia de América Latina nunca se había dado un éxodo de la dimensión del que ahora ocurre en Venezuela. Desde 2014, 2.3 millones de personas han abandonado el país, siete de cada 100, según la ONU.

A esos se suman los que dejaron el país a la llegada a la Presidencia de Hugo Chávez, y hasta el 2013, que se calcula en 1.5 millones. Al día de hoy el total ronda en los 3.8 millones en estimaciones de distintas fuentes.

El origen del éxodo de los últimos cinco años es la falta de bienes básicos y sobre todo de alimentos. La gente tiene hambre, asegura la ONU.

Todas las medidas económicas adoptadas por el presidente Nicolás Maduro, algunas que se inscriben en la lógica de la picaresca, han fracasado.

No hay ningún dato que diga que el éxodo se vaya a parar en el corto y mediano plazo. Y hay dudas de que pueda ocurrir en el largo plazo de seguir el gobierno actual.

El éxodo venezolano se dirige masivamente a Estados Unidos y España, pero sobre todo a los países del sur del continente donde ha crecido entre 2015 y 2017 en 900%, de acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de la ONU.

Hoy, según la OIM, en Colombia hay 870 mil venezolanos; en Perú 354 mil 421; en Estados Unidos 290 mil 224 (dato 2016); en España 208 mil 333 (dato 2017); en Chile 105 mil 756; en Argentina 95 mil; en Panamá 76 mil (dato 2017) y en Brasil 50 mil (dato 2017).

Ahora Colombia, que acoge hoy al mayor número de los venezolanos del éxodo, se ha convertido en un país de tránsito que se utiliza como escala para dejar Venezuela y buscar sitios más lejanos.

Los países receptores, en un primer momento, dice la doctora Feline Freire, de la Universidad de Pacífico en Lima, vieron el éxodo venezolano como un tema de política exterior y por lo mismo tuvieron una política migratoria abierta (El País 27.08.18)

Y añade que en la medida que el número del éxodo crece, todo indica que seguirá, e incluso se va a incrementar, el tema se vuelve necesariamente de política interna. ¿Cómo garantizar los servicios púbicos, vivienda y trabajo? ¿Cómo hacer frente a las reacciones xenófobas de sus ciudadanos?

Los países de la región, por lo mismo, han empezado a endurecer su política frente al éxodo. Antes a los venezolanos no les exigía pasaporte y ahora se les pide. Para la gran mayoría de ellos les es imposible obtener el pasaporte.

A pesar de las dificultades, la gente que tiene hambre no se va a quedar en Venezuela y seguirán saliendo. En la medida que no hay posibilidades legales lo harán en forma ilegal. Eso añade nuevos problemas al éxodo que no se habían dado antes.
10 Septiembre 2018 04:00:00
AMLO y el gasto en publicidad
Cuando Andrés Manuel López Obrador (2018-2024) asuma de manera oficial la Presidencia de la República seguirá la misma política de sus antecesores en el gasto de publicidad que se compra a los medios. En este capítulo no habrá ningún cambio.

Él ya ha dicho que a lo largo de su Gobierno se van a gastar 30 mil millones de pesos, que es la mitad de los 60 mil millones gastados por el presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) en su sexenio.

López Obrador va a gastar el doble que el presidente Vicente Fox Quesada (2000-2006) que fueron 16 mil millones de pesos y 30% más que en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) que sumó 21 mil millones de pesos.

El gasto en publicidad programado por el próximo presidente es un ahorro respecto al Gobierno que lo antecede, pero una cantidad mucho mayor en relación con los gobiernos anteriores. Ahí están los datos.

En las democracias más desarrolladas, los gobiernos tienen prohibido el gasto en publicidad, para estar en los medios. Los impuestos de los contribuyentes se invierten en obras y servicios que le dan algún beneficio.

La publicidad del Gobierno no representa ningún beneficio para la ciudadanía y sí le perjudica en la medida que esos recursos no se destinan a la obra y el servicio público.

El próximo Presidente puede, a pesar de lo que ya ha dicho, dejar de gastar dinero de las arcas públicas, para comprar publicidad. Ese sí es un ahorro considerable que puede destinarse a programas sociales.

El candidato López Obrador pidió a los electores que votaran a los senadores y diputados de su partido para poder realizar los cambios legales que el país necesitaba. Ahora, él tiene la mayoría en ambas cámaras.

En este momento, el partido del presidente puede enviar al Congreso una iniciativa de ley que prohíba, para los distintos poderes del Estado y niveles del Gobierno, la compra de publicidad. Tiene los votos para aprobarla.

Ese sí sería un cambio con profundas y favorables consecuencias para la democracia, la política y el periodismo. Cambiaría de manera profunda y para siempre la actual relación entre los medios y el poder.

La compra de publicidad por el Gobierno distorsiona, no puede ser de otra manera, esa relación. Se establece, aunque no se quiera, un círculo perverso donde siempre pierde la libertad de expresión. El que paga, manda.

Existe mucha evidencia, para sostener que en los países donde la ley prohíbe a los gobiernos comprar publicidad se eleva la calidad de la política, de la información y del discurso que la acompaña.

Y esa evidencia señala también que crece, de manera significativa, la calidad del periodismo que se hace, por parte de los medios y los periodistas. Sin publicidad pagada gana la democracia, el Gobierno, el periodismo y sobre todo la ciudadanía.

03 Septiembre 2018 04:00:00
AMLO, los gobernadores y los delegados
El pasado 27 de agosto el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, se encontró con los mandatarios estatales reunidos en la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), que incluyó a los recién electos que todavía no toman posesión de su cargo. Al presidente lo acompañaron integrantes del futuro gabinete legal y ampliado.

La mayor expectativa de los gobernadores era que el presidente electo dejara en claro y de manera abierta cuáles iban a ser las funciones que tendrían los delegados nombrados por él en los estados. Había mucha inquietud y preocupación sobre el tema.

El gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, presidente saliente de la Conago, ahora senador de la República, al término de la reunión dijo que pidieron al presidente que el trato fuera directo. Y que este les aseguró que los delegados en su “administración actuarán con absoluto respeto a la soberanía de los estados y no estarán por encima de las autoridades locales”.

Velasco añadió que “ningún gobernador se manifestó en contra de los delegados, pero sí de sus funciones, por lo que debe de haber claridad en las atribuciones que tendrán los delegados estatales y lo que representa un gobernador elegido por el pueblo”.

Y Enrique Alfaro, gobernador electo de Jalisco, manifestó que el presidente les aseguró que los delegados no ejercerán recursos y no verán temas relacionados con la seguridad. Y dijo que estos, de acuerdo con lo que les planteó López Obrador, “no van a tener las facultades que ellos mismos se encargaron de decir que iba a tener, eso me parece que ya es un avance”.

Uno de los gobernadores asistentes comentó en privado, después de la reunión, que el presidente les dijo que ellos iban a seguir siendo los responsables de los programas sociales y que deberían estar atentos, para que los recursos federales llegaran en tiempo y forma.

Los 32 delegados nombrados por el presidente son cuadros políticos locales de Morena y en cinco casos candidatos a gobernador que perdieron en las pasadas elecciones. El Gobernador de Hidalgo, Omar Fayad manifestó que “algunos de estos personajes (delegados) se guían por la política interna de cada entidad y pueden poner en situación de problema la relación con el gobierno federal y los gobernadores”.

Algunos gobernadores quedaron satisfechos con la afirmación del presidente electo de que su gobierno va a respetar la soberanía de los estados, pero otros se quedaron con dudas razonables sobre las funciones de los delegados y claramente en desacuerdo con el delegado que ya está nombrado para su estado. Aquí hay un foco de tensión entre los gobernadores y el presidente electo.
27 Agosto 2018 04:00:00
AMLO, el destructor de símbolos
El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, no se propone encabezar una administración presidencial como las que se dieron a partir del fin de la gesta armada de la Revolución Mexicana, la primera encabezada por Álvaro Obregón (1920-1924).

Él va a conducir una revolución pacífica, por la vía institucional, a la que llama cuarta transformación. La primera fue la Independencia, la segunda la Reforma, la tercera la Revolución y la que encabeza que tiene como título sólo un número.

Su proyecto de transformación requiere símbolos, toda institución y movimiento los exigen, y él se ha dado a la tarea de destruir los anteriores y edificar unos nuevos. Hace tiempo que trabaja en ello, pero esta actividad se aceleró en los meses de campaña.

El general Lázaro Cárdenas (1934-1940) cuando ocupa la presidencia de la República no quiso irse a vivir al Castillo de Chapultepec, como lo habían hecho sus antecesores, y optó por otro sitio al que puso por nombre Los Pinos. Construyó un nuevo símbolo.

De Cárdenas hasta Peña Nieto, todos los presidentes ahí vivieron. Ese lugar se ocupó por 84 años. El presidente electo ha decidido destruir ese símbolo del poder presidencial y convertirlo en museo. El nuevo símbolo es que seguirá viviendo en su casa particular.

El Estado Mayor Presidencial (EMP) se crea en 1926, bajo la presidencia de Plutarco Elías Calles (1924-1928), para garantizar la seguridad del Presidente y su familia. En los últimos 92 años esta ha sido su tarea. López Obrador ya anunció que, a partir del 1 de diciembre, cuando asuma su cargo, dejará de existir el EMP.

Destruye otro símbolo del poder presidencial y en su lugar se integra un grupo de 20 civiles que se harán cargo de su seguridad. El nuevo símbolo es que no necesita un cuerpo especial del Ejército para cuidarlo. Asume el modelo utilizado por los gobernadores que tienen civiles como responsables de su seguridad.

El presidente Elías Calles compró el tren presidencial conocido como El Olivo. En 1960 hizo su último viaje. El primer avión oficial lo compra el presidente Miguel Alemán Valdés (1946-1952). Desde los años 20, el Presidente ha tenido un medio oficial para trasladarse por el país y el extranjero. Son casi 100 años.

López Obrador destruye otro símbolo del poder presidencial. El nuevo símbolo es que el Presidente no tendrá vehículos oficiales –carros, helicóptero y avión–, para viajar por el país y el extranjero. Ya dijo que sólo va a utilizar vehículos privados y líneas aéreas comerciales.

Tres de los símbolos que por más de 80 años acompañaron la figura del Presidente han sido destruidos. Y López Orador los ha sustituido por tres no símbolos. El único nuevo símbolo, que remplaza a los anteriores, es proyectar la imagen de que él es un hombre ejemplar, sencillo y austero. Esa es la intención y está por ver si lo logra.
22 Agosto 2018 04:00:00
AMLO, el creador de noticias
El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, es un notable comunicador. Lo ha demostrado a lo largo de más de 20 años como uno de los protagonistas de la política nacional. Siempre da noticia o nota como se dice en el medio.

López Obrador, ya son años, pone la agenda de la discusión pública y también de los medios. Él, como parte de su estrategia política-comunicacional, genera eventos o hace declaraciones que acompaña con una narrativa atractiva para los medios y la sociedad.

Un ejemplo de lo anterior, los hay muchos, es el manejo que ha hecho del nuevo aeropuerto que se construye en la Ciudad de México. En la campaña lo introdujo como un tema central y obligó a que los otros candidatos, los políticos y las organizaciones empresariales salieran a responderle.

El presidente electo con ese tema marcó la agenda y nadie se resistió a seguir su juego. Los medios hacían caja de resonancia del debate. Él, con una gran habilidad, un día sí y el otro también cambiaba los contenidos de la discusión y los demás lo seguían.

Al inicio estableció el debate en términos de que llegar a la presidencia iba a cancelar la construcción del aeropuerto, después de que la obra seguiría, pero se revisarían los contratos, más tarde dijo que no habría inversión pública y se concesionaría a privados, siempre actores políticos y medios reaccionaron a sus declaraciones.

El caso del aeropuerto, para López Obrador ha tenido una alta rentabilidad política y mediática. El tema lo mantuvo a lo largo de la campaña y lo ha seguido en los dos meses posteriores a la misma. Logra, eso se propone, que todos los actores y grupos sociales reaccionen a lo que dice. Siguen la agenda que este les impone.

López Obrador, el día que había anunciado para fijar su posición final sobre el aeropuerto, con la presencia de todos los medios, decidió, con gran habilidad, que no podía cerrar un tema que le ha dado tan altos réditos y anunció que el tema sigue vigente y todavía no se cierra.

Ahora la “consulta” a los especialistas y a la ciudadanía se extiende hasta el mes de octubre. Para que su estrategia político-comunicacional sobre el aeropuerto tenga más impacto pidió a los medios del país que estén a la altura de las circunstancias y por lo mismo abran espacios, para la discusión.

El nuevo elemento, para subir el tono dramático de la narrativa, es que la decisión final no saldrá de los estudios y valoraciones de los expertos nacionales e internacionales que ahora están implicados, sino de lo que diga el “pueblo” a través de una encuesta vinculante.

En los próximos días, es un capítulo más de esta historia construida por el presidente electo, se va a abrir la discusión de ¿qué preguntas debe llevar la encuesta?, ¿quién las va a redactar?, ¿qué empresa la va a aplicar?. Es notable, se debe reconocer, la habilidad de López Obrador para, a través de dar nota, involucrar a los actores políticos y a los medios en su agenda. ¿Ya se terminó este tema o va a seguir?
20 Agosto 2018 04:00:00
República central
La República central en México duró 11 años, de 1835 a 1846, cuando se restableció la República federal. De los 11 presidentes que en ese tiempo ocuparon el cargo ninguno terminó su mandato. Unos fueron conservadores y otros liberales. En ese entonces, los estados se convirtieron en departamentos y el Presidente de la República nombró a los gobernadores.

Ahora hay indicios de que, por la vía de los hechos, 182 años después, se restaura la República central que fue en su origen iniciativa del Partido Conservador. Esto a partir del 1 de diciembre, cuando Andrés Manuel López Obrador asuma la presidencia. Por lo pronto ya nombró a los 32 coordinadores estatales que lo van a representar en los estados.

Su nombre oficial es Delegado de Programas Integrales de Desarrollo y van a ser los responsables del control y la supervisión de los recursos federales que se destinan a los estados, que ahora ya no va a pasar por la administración del Gobierno estatal, y tampoco por las manos de diputados y organizaciones sociales.

Ellos también van a coordinarse con el Ejército, la Marina y la Policía Federal en tareas de seguridad, al parecer los actuales gobernadores serán desplazados de esta tarea, y también será su responsabilidad depurar los padrones de beneficiarios de los programas sociales y obtener el visto bueno de las comunidades beneficiarias, para la realización de las obras.

El presidente electo dijo que los coordinadores estatales deben garantizar que los recursos federales destinados a programas y proyectos lleguen de manera directa a las comunidades. La relación sin intermediarios va a ser entre el Presidente de la República y los beneficiarios. Es el esquema de una estructura vertical y altamente centralizada.

Los 32 delegados presidenciales, como en la República central, van a depender de manera directa del presidente y sólo a él van a dar cuenta. Estos van a contar con el apoyo de 296 delegados regionales, que en promedio son ocho por estado. Esta última estructura se empalma con los 300 distritos electorales para diputado federal.

El perfil de los coordinadores no es el de cuadros técnicos especializados en la administración pública, las finanzas o la ejecución de programa, sino que todos son cuadros políticos locales de Morena. Once de estos han sido presidentes de ese partido en sus estados y cinco candidatos derrotados en pasadas elecciones a gobernador.

Las funciones del delegado presidencial, que es el gobernador nombrado por el presidente, van en camino a la construcción de la República central. A la par se camina en la edificación de la estructura territorial de Morena en todo el país y a la construcción de la candidatura del delegado como gobernador, senador o diputado federal, para próximas elecciones.
13 Agosto 2018 04:00:00
El triunfo del nacionalismo revolucionario
Al término del mandato de Lázaro Cárdenas (1934-1940) se crea al interior del Partido de la Revolución Mexicana (PRM), –que va de 1938 a 1946–, y después en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) –que se extiende de 1946 al presente–, la corriente del cardenismo que se identifica con el nacionalismo y el compromiso social.

Cuando termina el período del presidente Miguel Alemán (1946-1952) surge la corriente del alemanismo, que se asocia a la modernidad y la participación de la empresa en el desarrollo de la economía. A partir de ese momento al seno del PRI se enfrentan dos visiones de la política y el mundo.

Las diferencias entre estas corrientes nunca fueron radicales y convivían, pero sí expresaban énfasis en la interpretación del legado de la Revolución Mexicana y hacían también relación a la manera de hacer política y relacionarse con las bases del partido y con la sociedad.

El mayor enfrentamiento entre el cardenismo y el alemanismo, que después se identifican con los nacionalistas revolucionarios y los tecnócratas neoliberales, tiene lugar a mediados de los 80, formalmente en 1986, con el surgimiento de la Corriente Democrática al interior del PRI.

La crean Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Navarrete y Rodolfo González Guevara, ente otros. Al grupo se incorpora Andrés Manuel López Obrador. Piden al presidente Miguel de la Madrid (1982-1988) reglas claras para elegir al candidato del PRI en la próxima elección. Ellos quieren participar en el proceso.

El Presidente, como lo habían hecho todos sus antecesores, nombra al candidato de su partido y elige a Carlos Salinas de Gortari (1988-1994). En 1988, la Corriente Democrática opta por dejar el PRI y se asume como la legítima representante del nacionalismo revolucionario. En el PRI se queda el grupo de los tecnócratas neoliberales.

En 1988, Cuauhtémoc Cárdenas postulado por el Frente Democrático Nacional (FDN), agrupación de fuerzas políticas, compite por la Presidencia de la República.

Las dos corrientes se enfrentan por primera vez fuera del PRI. Los nacionalistas revolucionarios pierden en una elección muy cuestionada. En 1989 esta corriente, con otros grupos, funda al Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El PRI y el PRD se enfrentan en las elecciones de 1994 con Ernesto Zedillo y Cárdenas, gana el PRI; en 2000 con Francisco Labastida y Cárdenas donde por primera vez triunfa el PAN; en 2006 con Roberto Madrazo y López Obrador y otra vez gana el PAN; en 2012 con Enrique Peña Nieto y López Obrador, el PRI se hace de la victoria.

En 2012, López Obrador se separa del PRD e inicia la construcción del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que en 2014 obtiene su registro como partido. Con López Obrador se va el nacionalismo revolucionario. A lo largo de 2017 y ya en 2018, ante su éxito en las encuestas, se suman más integrantes de esta corriente que abandonan al PRD y al PRI.

López Obrador triunfa de manera contundente en la elección presidencial de 2018. La corriente del nacionalismo revolucionario gana la Presidencia de la República 30 años después de haberse salido del PRI.

Ahora Morena es su expresión. Es una victoria aplastante y definitiva sobre los tecnócratas neoliberales.
30 Julio 2018 04:00:00
Los jesuitas
El 31 de julio se conmemora el 462 aniversario de la muerte de San Ignacio de Loyola (1491-1556), el fundador de la Compañía de Jesús que en 1540 el papa Paulo III la aprueba oficialmente. En este septiembre, la Orden cumple 478 años de existencia. En 1965 llegó a tener 36 mil miembros, el mayor número de su historia, y en la actualidad son 16 mil.

En octubre de 2016 los jesuitas, en la Congregación General 36, eligen al venezolano Arturo Sosa Abascal (69) como el 30 superior general que ha tenido esa institución a lo largo de su historia. De ellos Paulo VI dijo: “Donde quiera que, en la Iglesia, incluso en los campos más difíciles o de primera línea, ha habido o hay confrontaciones: en los cruces de ideologías y en las trincheras sociales, entre las exigencias del hombre y mensaje cristiano, allí han estado y están los jesuitas”.

Los jesuitas, a pesar de su reducción numérica, siguen siendo la institución religiosa masculina más grande de la Iglesia católica. La Orden, una de las cinco que existen, está presente en 127 países organizada en 90 provincias y en 10 asistencias: África; América Latina Meridional; América Latina Septentrional; Asia Meridional; Asia Oriental; Europa Central; Europa Meridional; Europa Occidental; Europa Oriental, y Estados Unidos.

La Compañía de Jesús cuenta con el mayor conjunto universitario del mundo formado por 231 universidades en 69 países. A estas se añaden más de 3 mil instituciones educativas de todos los niveles, que atienden a poco más de 3 millones de alumnos. En Roma los jesuitas dirigen la Universidad Gregoriana, el Instituto Bíblico y el Instituto Oriental. Ahora en estos tres centros de formación de las élites de la Iglesia se atiende a 3 mil 500 estudiantes de 120 países.

Para dar una idea de la influencia de estos centros sólo decir que graduados de estas tres instituciones conforman una cuarta parte de los obispos del mundo y son la mitad de los cardenales que votaron en el cónclave que eligió al más reciente papa, a Francisco, que por primera vez en la historia es un miembro de la Compañía de Jesús.

Los jesuitas cuentan con 30 editoriales en otros tantos países y también 66 emisoras de radio y 27 televisoras. Dirigen el periódico, la radio y la televisión del Vaticano. Publican decenas de revistas en muy diversos campos, pero sobre todo en filosofía y teología. Entre ellas La Civiltá Cattolica (Italia), América (Estados Unidos), Études (Francia), Razón y Fe (España).

La Compañía de Jesús, en sus ya cerca de 500 años de existencia, los cumple en 2040, ha vivido épocas difíciles. En 1773 el papa Clemente XIV la suprime, para que en 1814 la restaure el papa Pío VII. En los años del largo papado de Juan Pablo II las relaciones entre el Vaticano y los generales de la Orden fueron tensas. El Papa no estaba de acuerdo con su compromiso social y manera de pensar de los jesuitas. Eso se lo reclamó de manera pública en más de una ocasión.
24 Julio 2018 04:00:00
Emisarios del presidente
El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, e integrantes de su equipo, desde el día que se anunció su victoria, han dado a conocer diversas propuestas de lo que harán a partir del 1 de diciembre, una vez que inicie el periodo de su Gobierno.

De todas ellas, hay una que llama la atención y que puede cambiar de manera radial el funcionamiento del sistema político en el país: es la creación de la figura de un sólo coordinador en los estados de todas las dependencias federales.

El propio López Obrador fue quien anunció, utilizando el argumento del ahorro de recursos y la reducción de personal, el cierre de todas las representaciones que tiene el Gobierno federal en los estados.

Los estados, unos más que otros, dependen del presupuesto que reciben del Gobierno federal. No hay ningún estado que pueda financiar su gasto de lo que obtiene por el cobro de impuestos locales.

Todavía no está claro cual será el papel de estos coordinadores, pero se adelanta, habrá que confirmarlo cuando se den a conocer oficialmente sus funciones, que ellos serán los que tendrán el control de los recursos federales.

Junto con el anuncio de esta nueva figura del Gobierno federal se dio a conocer la lista de los 32 comisionados estatales que van a desempeñar esta función. El perfil de todos es el de políticos locales que pertenecen a Morena.

Y se da el caso, en por lo menos en cinco estados, que son los candidatos a gobernador que compitieron por Morena y perdieron la elección en el Estado de México, Nayarit, Yucatán, Jalisco y Guerrero. ¿Se pretende por esta vía darles el control del gobierno en su estado?

Se adelanta también que los coordinadores federales únicos van a depender directamente del Presidente de la República. El propósito es que el centro, para el caso directamente el presidente, tenga el control de los gobernadores.

La puesta en marcha de esta figura supone un cambio radical en el diseño del federalismo mexicano, que conduce necesariamente, con la información que se tiene, a la violación del pacto federal y a un nuevo tipo de centralismo, y abre una nueva manera de competir por la gubernatura en los estados.

El coordinador federal, siempre un político de Morena, se convierte desde el primer día en candidato al Gobierno del Estado con claras ventajas sobre cualquier otro competidor.

Con la información que ha dado sobre la tarea del coordinador federal, todo indica que a partir del 1 de diciembre en los estados habrá dos gobernadores: el que eligió la ciudadanía y el que impuso el Presidente de la República.

En el nuevo diseño del pacto federal que propone López Obrador se genera un espacio para el constante conflicto entre los dos gobernadores. ¿Quién es el que realmente va a tener el poder? ¿El que ganó la elección o el emisario del presidente? Lo veremos muy pronto.
25 Junio 2018 04:00:00
Dos posibilidades de cambio
De acuerdo con las más diversas encuestas, el 80% de los mexicanos quiere un cambio en el Gobierno, el 80% no quiere votar por el PRI y el 80% rechaza la gestión del presidente Enrique Peña Nieto. Los datos arrojan con mucha claridad que el PRI ya no es opción, para la gran mayoría de la población.

Los mexicanos quieren que cambie el partido que tome la Presidencia y también exigen un nuevo rumbo en el camino que el país debe seguir. En esta contienda electoral se han propuesto dos proyectos de cambio; el de Andrés Manuel López Obrador (Morena-PT-PES) y el de Ricardo Anaya Cortés (PAN-PRD-MC).

El 1 de julio –faltan siete días– los electores van a decidir por uno de esos proyectos. No hay más. Uno de los dos va a ganar. La concepción y el tipo de cambio que propone López Obrador y Anaya Cortés son muy diferentes e incluso contradictorios. El del primero representa volver al pasado y el del segundo caminar hacia el futuro.

En el proyecto de cambio de López Obrador hay dos elementos centrales. Uno es volver al viejo presidencialismo. A los tiempos que el Presidente lo era todo. No sólo encabezaba el Poder Ejecutivo sino también era el titular, por la vía de los hechos, del Poder Legislativo y el Poder Judicial. En su visión el país requiere ese tipo de Presidente. Uno que no tenga contrapesos y pueda decidirlo todo por sí mismo.

El otro elemento es volver a los tiempos en que el Gobierno era el centro de la economía. A lo largo de la campaña López Obrador ha sostenido que en el pasado la economía del país funcionaba mejor. Su modelo es el nacionalismo revolucionario que en otros tiempos planteaba el PRI. Él es hijo de esa tradición. Se sintetiza en que el Estado, para caso el Presidente, asume la rectoría de la economía.

A su vez en el proyecto de cambio de Anaya Cortés hay dos elementos centrales. Uno es instaurar el Gobierno de coalición, que implica acotar el poder presidencial. Dejar atrás y para siempre los tiempos en que el Presidente lo era todo. El Poder Legislativo y el Poder Judicial se fortalecen y asumen nuevos papeles. En su visión, el país requiere de una Presidencia sujeta al límite y contrapeso de los poderes que constituyen el Estado.

El otro elemento es acelerar el proceso de transformación de la economía para que el país se inscriba de manera ventajosa en las nuevas posibilidades que ofrece el siglo 21. Implica, entre otras cosas, impulsar el desarrollo de la economía del conocimiento.

Dar mayor velocidad al proceso de transición al uso de las energías limpias. Y también apostar por el desarrollo de la ciencia y la tecnología y una educación de calidad. Se resume en que el Gobierno junto con el sector privado y social impulsan, cada quien en el espacio que le corresponde, el desarrollo de la economía.


Twitter: @RubenAguilar
18 Junio 2018 04:00:00
Otros números
Los estrategas de la campaña de Andrés Manuel López Obrador (Morena-PT-PES) tuvieron la idea de generar, desde el inicio de la contienda y después de 18 años de buscar la Presidencia, la percepción de que él estaba arriba en las encuestas y que en esta ocasión sería imposible derrotarlo.

La estrategia ha funcionado y hay un grupo importante de ciudadanos que piensa que López Obrador “ya ganó”. Está constituido por sus simpatizantes de siempre, por adeptos nuevos de las últimas semanas y también por algunos periodistas y
comentólogos.

Fundan su posición en que el candidato de Morena-PT-MC aparece en primer lugar en todas las encuestas. Es un dato que también reconoce la campaña de Ricardo Anaya (PAN-PRD-MC), pero no acepta que eso necesariamente ya indique el resultado del día de la jornada electoral.

Eso en razón de que en el tracking telefónico diario, la encuesta que la campaña hace todos los días, los números señalan que la elección todavía no está definida y que por lo mismo el resultado sólo se sabrá el domingo 1 de Julio.

El tracking contempla 700 llamadas telefónicas diarias a nivel nacional. El 20.6% de las llamadas no se contesta. El índice de confianza es del 95%. A continuación se ofrecen los datos de la preferencia bruta del viernes 7 al viernes 15 de junio.

En los nueve días contemplados, López Obrador pasa del 39.8% al 33.3% en la intención de voto. Pierde 6.5. Ricardo Anaya pasa del 25.0 al 24.5%. Pierde 0.5 puntos. Y José Antonio Meade pasa del 14.9% al 16.4%. Sube 1.5 puntos.

El 7 de junio, hace 12 días, la diferencia entre López Obrador y Anaya era de 14.8 puntos y entre López Obrador y Meade de 24.9 puntos. Y la existente entre Anaya y Meade de 10.1 puntos.

Al día 15 de junio, el pasado viernes, la diferencia entre López Obrador y Anaya era de 8.8 puntos y entre López Obrador y Meade de 16.9 puntos. Y la existente entre Anaya y Meade de 8.1 puntos.

En todas las encuestas al sumar el número de los indecisos y de quién se niega a contestar, la cifra se ubica entre el 25.0 y el 30.0%. En la campaña de Anaya se piensa que en este grupo de electores están los votos para ganar la elección. Los números dan.

La campaña de Por México al Frente (PAN-PRD-MC) es consciente de la percepción de triunfo que en algunos sectores se ha generado en torno a la candidatura de López Obrador. Es algo que no se ignora.

Y tampoco se ignora que los números del tracking diario indican que la elección se puede ganar. Se piensa que en los próximos 13 días los números se van a cerrar todavía más. Y a la elección se va a llegar en empate técnico entre López Obrador y Anaya. Ese día los electores van a decidir.
23 Abril 2018 04:00:00
El debate de 1994
El de ayer fue el séptimo debate de la historia de México. El primero se celebró en 1994, el segundo en 2000, el tercero y cuarto en 2006, el quinto y sexto en 2012 y en 2018 habrá otros dos más, que van a ser el octavo y el noveno.

A propósito del debate del domingo pasado quiero recordar y hacer un homenaje a Adolfo Aguilar Zínser (1949-2005) que murió de manera absurda en un accidente carretero en Tepoztlán, Morelos. Tenía apenas 55 años. Era un hombre inteligente, brillante y de un profundo humor negro.

En el debate presidencial de 1994, participaron los candidatos que encabezaban las encuestas: Ernesto Zedillo (PRI), Diego Fernández de Cevallos (PAN) y Cuauhtémoc Cárdenas (PRD). En esa ocasión Adolfo y yo preparamos al ingeniero.

Los dos éramos parte del equipo de campaña de Cárdenas, que coordinaba Jesús Ortega. Adolfo era el portavoz de la campaña y yo el responsable de comunicación junto con Andrea Dabrowski y Fritz Glockner.

En México no había ninguna experiencia en ese tipo de eventos y los dos leímos sobre los debates en Estados Unidos y vimos videos de los mismos, para diseñar la estrategia y tener elementos para proponer a nuestro candidato.

En los dos o tres entrenamientos que hicimos con cámaras de televisión, Adolfo hacía el papel de Zedillo y yo el de Fernández de Cevallos. Recuerdo esos momentos con emoción y como una gran experiencia.

Ese primer debate se celebró el 12 de mayo de 1994 en el Museo Tecnológico de la CFE en la Ciudad de México. En ese mismo lugar se instaló un espacio para que estuvieran los familiares y los equipos de campaña de cada candidato. Recuerdo que uno de los asesores de Fernández de Cevallos era Bernardo Ávalos.

El debate se transmitió en el horario estelar de la televisión. El rating fue de 35 puntos que equivale a 34 millones de televidentes. Es hasta ahora el más visto. El más cercano ha sido el segundo debate de 2012 con 23.5 puntos de rating.

Después del primer debate los televidentes y los analistas coincidieron que el triunfador, con gran ventaja, había sido Fernández de Cevallos. A partir de ese evento se le daba como ganador de la elección. Al final fue Zedillo.

El formato de aquel debate fue rígido y poco atractivo. La moderadora, Mayté Noriega, sólo se limitó a dar la palabra a cada candidato. Estos usaron el tiempo asignado para criticar a sus adversarios o hacer sus propuestas.

Al día siguiente del debate, conscientes de que no había sido bueno para nosotros, nos trasladamos a San Cristóbal de las Casas, al otro día el ingeniero Cárdenas se reunió con el comandante Marcos en las zona zapatista.

Cuando se recuerda la vida de Adolfo, está pendiente su biografía, no deja de sorprender. Académico, escritor, articulista, diputado, senador, representante de México ante Naciones Unidas y en el Consejo de Seguridad de la ONU.

En la campaña de Vicente Fox fue, junto con Jorge Castañeda, clave en la promoción del voto útil que llevó al candidato panista a la Presidencia de la República. Si estuviera vivo estoy seguro que estaría en el equipo de campaña de la Coalición PAN-PRD-MC. Se le extraña.
16 Abril 2018 04:00:00
Elección de dos
Al arranque de la tercera semana de la contienda electoral por la Presidencia de la República sólo dos de los cinco candidatos que participan en la contienda están en condiciones de ganar, según los datos de todas las encuestas que se pueden considerar son tal cosa.

Es el caso de Andrés Manuel López Obrador (Morena-PT-PES), que en todos los sondeos va a la cabeza, y Ricardo Anaya Cortés (PAN-PRD-MC), que en todos va en segundo lugar. Ahora, la diferencia entre los dos es de 10 puntos porcentuales.

El primero trae 40% en la intención del voto y el segundo 30%. Quien ostenta el tercer lugar, y ya está fuera de la contienda, es José Antonio Meade (PRI-Panal-PVEM) que sólo tiene 20%. La candidata independiente Margarita Zavala alcanza 5% y el también independiente Jaime Rodríguez todavía menos.

Más del 80% de la ciudadanía quiere un cambio. Es el mismo porcentaje de la población que rechaza al PRI y la gestión del presidente Peña Nieto. López Obrador y Anaya se presentan como los candidatos del cambio. Ahora los dos tienen posibilidades de ganar.

La propuesta de cambio que ofrece López Obrador es la del PRI del “nacionalismo revolucionario” de la década de los 60 y 70. La de los gobiernos de Luis Echeverría (1970-1976) y José López Portillo (1976-1982) de triste memoria. Implica un salto al pasado de más de 40 años.

Dos de las características más notables de ese modelo son el presidencialismo exacerbado, el Presidente decide todo a su antojo, y el estatismo, el Gobierno desconoce a los otros actores que construyen el Estado (mercado y sociedad civil) e interviene en todos los campos de la vida social. La historia registra el fracaso del modelo.

El proyecto de cambio que propone Anaya es nuevo y distinto al de su adversario. En lo político representa un cambio de régimen y por primera vez en la historia del país habría un gobierno de coalición, que exige el cogobierno. Buenos ejemplos son Chile y Alemania.

Plantea que el Gobierno junto con el mercado y la sociedad civil construyen el Estado. Que es una responsabilidad compartida donde cada quien tiene su lugar. La conquista del futuro no es tarea sólo del Gobierno y menos de un solo hombre. Es una acción colectiva.

Asume también la necesidad de modernizar el conjunto de la vida del país que implica, entre otras cosas, impulsar la economía del conocimiento, otorgar el Ingreso Básico Universal (IBU), garantizar una fiscalía autónoma, impulsar el Sistema Nacional Anticorrupción, fortalecer el conjunto de las instituciones del Estado y promover una agresiva política a favor de las mujeres.

El 1 de julio, los electores que quieran hacer efectivo su voto e impedir que otros decidan por ellos sólo tienen la posibilidad de votar por López Obrador o Anaya. Ahora, lo que está por ver es si en los próximos 80 días el candidato de la coalición Por México al Frente es capaz de restar la ventaja que le lleva el candidato de Juntos Haremos Historia.

02 Abril 2018 04:00:00
Decisión y experiencia
En días pasados me incorporé al equipo de campaña de Ricardo Anaya, el candidato de la coalición Por México al Frente que está integrada por el PAN, PRD y MC. De manera pública agradezco la invitación de esos partidos y en particular la que me hizo el candidato.

Participo como asesor de comunicación, en los espacios donde se decide la estrategia y también como uno de los voceros de la campaña. Espero que mi trabajo, junto con el de otros muchos, contribuya a la victoria de Anaya y del proyecto que enarbola la coalición.

La complejidad de la estructura del país ya no aguanta el gobierno de un solo partido y menos el de un sólo hombre. México tiene que mirar a un proyecto de futuro que debe empezar a construirse hoy y no regresar, en vuelta hacia atrás de la rueda de la historia, a las propuestas del pasado que ya sabemos fracasaron.

Me entusiasma que si triunfa Anaya habrá por primera vez en la historia del país un Gobierno de coalición. Eso exige, entre otras cosas, que quienes constituyen el Gobierno dialoguen y se pongan de acuerdo en las decisiones a votar en el Congreso y en las líneas maestras que deben guiar la gestión del Ejecutivo.

En estos días, es un privilegio, he podido ser testigo y participar en el diálogo intenso y diario de los representantes de los tres partidos y de quienes integran el movimiento ciudadano ahora. En un ambiente de enorme apertura y confianza se expresan las más diversas posiciones.

Es notable que en el ir y venir de las ideas, las concepciones distintas, las diversas experiencias y tradiciones políticas, siempre, a veces con más facilidad que otras, se puedan construir consensos y llegar a acuerdos realmente compartidos.

Me asombra y entusiasma la participación de los jóvenes en puestos de responsabilidad. Cinco o seis de las áreas estratégicas de la campaña están bajo el mando de hombres y mujeres que rondan entre los 29 y 37 años. Son inteligentes, capaces y con una gran experiencia. Dominan las nuevas tecnologías.

La incorporación de los jóvenes a los puestos de responsabilidad, le da a esta campaña frescura y le quita toda anquilosada solemnidad. Es cabal expresión del nuevo mundo y del nuevo país que muchos políticos no terminan de entender y de aceptar. Es una de las grandes fortalezas de esta campaña.

Destaco y subrayo el diálogo que se da entre las distintas generaciones que participan en el equipo. Debo ser el de más edad. Disfruto que suceda de manera intensa y en absoluta igualdad. Hay conciencia de que todos tenemos algo que aportar y también que todos aprendemos de los demás.

Estoy seguro que con Anaya como candidato y con el equipo de campaña que se ha construido, original y distinto, el proyecto del gobierno de coalición que necesita México se hará realidad. Estoy obligado, es de elemental honestidad, decir a mis lectores cuál es mi opción política en esta contienda, ella va a influir en mi valoración de lo que sucede en el país.
19 Marzo 2018 04:00:00
La izquierda en estas elecciones
Desde hace muchos años soy un lector asiduo de los artículos y los libros del antropólogo Roger Bartra. Tengo un gran respeto por su trayectoria intelectual y su pensamiento de izquierda crítica a la que siempre ha sido fiel.

Él es un ave rara en el mundo de la izquierda mexicana tan propensa al oportunismo, al pragmatismo más vulgar y también fácil de acomodarse a las ofertas del poder. Su artículo ¿Dónde Está la Izquierda? (Reforma 06.03.18) me parece muy lúcido y me identifico con él.

Plantea que en México existen tres espacios políticos de la izquierda: uno es el sector que “ha quedado aplastado por el abrumador conservadurismo de López Obrador. Desde hace años he explicado que este líder populista es un conservador que no tiene nada de izquierda. Y hoy se ha vuelto francamente reaccionario. En su partido ya casi no se perciben los signos vitales de la izquierda. Predomina ahí un espíritu restaurador que sueña con volver al priismo de los años 60 y 70”.

Coincido, y en diversos artículos y entrevistas de radio y televisión he sostenido también eso. No entiendo cómo alguien puede decir que López Obrador es de izquierda. A lo que dice, y de sus textos se puede ver su propuesta central, deriva de los planteamientos de Echeverría y López Portillo. Y en otros temas está muy cercano a la posición de las iglesias evangélicas francamente reaccionarias.

Otro espacio es “la izquierda con una vocación reformista y socialdemócrata que sobrevive con dificultad en el PRD y se ha adherido a un Frente con el poderoso partido de la derecha democrática, el PAN” y añade que “el PRD está compuesto de tribus enfrentadas, algunas de ellas son poco más que grupos oportunistas con poca sustancia política. Sin embargo, en el laberinto de sus querellas internas se alcanza a percibir los destellos de una izquierda moderna”.

También coincido en esta valoración. A pesar de la crisis profunda que ahora vive el PRD, que en buena medida obedece a un oportunismo marcadamente electoral que dejó de lado principios fundamentales, siguen existiendo, como lo señala Bartra, “destellos” de una izquierda moderna que se reflejan en su posición sobre temas como la ampliación de los derechos (aborto, matrimonio igualitario… ) y las libertades individuales.

El último es lo que Bartra llama la “corriente infrarrealista” que es “un conjunto de expresiones ideológicas que incluyen al EZLN, a los estudiantes de Ayotzinapa y a una infinidad de grupos ultraizquierdistas que pululan en el subsuelo de la política”. Y añade que fuera de estas tres grandes corrientes “la mayor parte de la izquierda se encuentra dispersa en la sociedad, al margen de los partidos y los grupos políticos. Es una numerosa masa de votantes que se enfrentan a la confusión, perpleja ante la dificultad de encontrar opciones atractivas”.

Coincido con Bartra en que la mayoría de la izquierda que existe en el país está dispersa y desorganizada y no simpatiza con ningún partido de los que supuestamente se asumen como tal. Los rechazan porque en ellos sólo ven plataformas electorales oportunistas sin un real compromiso con los planteamientos de la izquierda moderna, hoy presente en la socialdemocracia sobre todo de países europeos.



12 Marzo 2018 04:00:00
Los presidentes en su último año
El promedio de aprobación sexenal de los últimos cinco presidentes, al iniciar el sexto año de Gobierno, en orden de mayor a menor, es el siguiente: Carlos Salinas 73.1%, Vicente Fox 57.9%, Felipe Calderón 56.6%, Ernesto Zedillo 54.9% y Enrique Peña Nieto 38.1%, según Consulta Mitofsky (El Economista 02.03.18).

Al arranque de su Gobierno quien tuvo mejor aprobación fue Fox con 70% y le siguen, de mayor a menor, Calderón con 58%, Salinas con 57%, Peña Nieto con 53% y Zedillo con 42 por ciento.

Al principio de su último año de Gobierno quien tiene mejor aprobación es Salinas con 70% y le sigue, de mayor a menor, Fox con 63%, Zedillo con 62%, Calderón con 52% y Peña Nieto con 21%.

Entre el inicio y el final de su mandato Zedillo aumenta 20 puntos, Salinas 13 puntos y Calderón pierde seis puntos, Fox siete puntos y Peña Nieto 31 puntos porcentuales.

El presidente Peña Nieto es el que tiene el más bajo promedio sexenal. Una diferencia de 35 puntos con Salinas, que es el mejor calificado, y de 16.9 puntos con Zedillo, que es el peor calificado antes que él.

Es también el peor evaluado al inicio de su último año de gestión. Una diferencia de 49 puntos con Salinas que es el mejor calificado, y de 31 puntos con Calderón,que es el peor calificado antes que él.

Los datos de esta encuesta, los señalan también otras, ubican a Peña Nieto de manera consistente como el presidente peor evaluado en la historia reciente del país.

Las explicaciones de la valoración negativa que la ciudadanía tiene de Peña Nieto pueden ser muchas y hace falta un estudio académico serio que interprete los datos estadísticos.

Asumiendo lo anterior propongo las siguientes razones como explicación. Son de distinto valor e importancia. La imagen negativa que tiene el PRI en la sociedad. En los últimos 30 años el prestigio de ese partido ha decaído de manera sostenida.

La percepción que tiene la sociedad de que el Gobierno del presidente Peña es particularmente corrupto. Es una visión que comparten todos los sectores sociales en las distintas regiones del país.

El aumento de la escolaridad en la población y que también ahora está más y mejor informada que nunca. La ciudadanía, tarde o temprano, sabe todo lo que hacen los políticos y cómo lo hacen. Esto antes no ocurría.

La personalidad e imagen que el Presidente proyecta. En su gestión no ha logrado empatar con la ciudadanía. El tipo de política y comunicación que ha hecho lo han mantenido lejano de la gente.

El conjunto de los elementos anteriores ha provocado un hartazgo social, al que el Presidente ha hecho mención, que se expresa de múltiples maneras, una de ellas el rechazo generalizado al Presidente y a su gestión.
20 Febrero 2018 04:00:00
Presidente desesperado
En la recta final de su Gobierno, el presidente Peña Nieto ha intensificado su discurso de reclamo porque la sociedad no reconoce los logros de su Gobierno. El tono es de desesperación. Faltan ya 9 meses para que termine su mandato y la ciudadanía, a lo largo de estos años, nunca ha valorado de manera positiva su gestión.

El Presidente piensa que en su Administración se han obtenido “grandes avances” y “demanda de manera acomedida, el que haya memoria entre nuestra población, entre nuestra sociedad, y sepamos también reconocer los avances, de logros y beneficios que en el tiempo se han ido obteniendo”.

Y sostiene que “hay que pensar bien las cosas y tener memoria de dónde nos encontrábamos hace 6 años y cuánto hemos avanzado hasta ahora”. Asume, por otro lado, que se debe ser autocrítico y también “reconocer en dónde todavía tenemos rezagos y dónde nos falta avanzar de manera más importante”.

Los avances, dice, se han dado gracias a la dinámica económica y de inversión que se vive en el país “que pasan desapercibidas para muchos”. Afirma, que a pesar de todo, las cifras le dan la razón.

El Presidente considera que su Gobierno no ha sabido “comunicar y compartir con la sociedad estos avances”, para que se puedan asimilar los logros y también para que “se pueda desterrar lo que algunos llaman este irracional enojo social”.

Ya son semanas que el Presidente sostiene este tono de reclamo y desesperación en sus intervenciones. Su mensaje no provoca ninguna reacción positiva. Nadie va a cambiar su posición por lo que diga o deje de decir el Presidente acerca de los resultados de su mandato.

En el supuesto de que haya grandes logros, el Presidente ha estado ausente de la discusión en los medios. No concede entrevistas y no disputa la agenda mediática. Sólo los spots de radio y televisión no posicionan las buenas acciones del Gobierno. Para eso se requiere intervenir todos los días en la construcción de la agenda setting.

A lo anterior, que hace relación a una fallida estrategia de comunicación, existe un problema mucho más grave y es que la mayoría de la sociedad mexicana piensa, desde el caso de la “casa blanca”, que el Gobierno del presidente Peña Nietro es corrupto. Esa es la percepción de la sociedad. Toda acción del Gobierno pasa por ese filtro.

En otra época se aceptaba que todos los gobernantes eran corruptos, no había de otra, y lo que se les pedía era ofrecer buenos resultados. Eso ya cambió. Ahora la sociedad no está dispuesta a reconocer las buenas acciones del Gobierno si piensa que es corrupto. Ese es el drama del presidente Peña Nieto.
14 Febrero 2018 04:00:00
Confianza en las instituciones
Se da por hecho que los mexicanos tienen una valoración muy baja de las instituciones y por lo mismo también una gran desconfianza. Las más de las veces se afirma eso sin tener ningún dato que dimensione esa visión. Algunas casas encuestadoras publican con cierta regularidad estudios sobre la percepción que la ciudadanía tiene sobre ese tema. El último es de Consulta Mitofsky (El Economista 2.2.18) y en 2017, de acuerdo al mismo, la calificación promedio de las 17 instituciones contempladas es de 5.9, que es baja. En 2016 el resultado fue el mismo, pero en 2009 llegó al 7.0, que es alto, y a partir de ahí ha caído de manera lenta.

En 2017 las tres instituciones mejor calificadas son: las universidades con 7.4; la Iglesia con 7.1 y el Ejército con 7.0. La valoración de las tres es alta, son las únicas en esa categoría, y en su valoración crecen de manera marginal en relación con el 2016.

A estas le siguen la CNDH con 6.7 de calificación; los medios de comunicación con 6.5; las estaciones de radio con 6.5; los empresarios con 6.4 y el INE con 6.2. Estas cinco instituciones están en categoría media y se mantienen básicamente igual que el año anterior.

Luego vienen los bancos con 5.9 de calificación; las cadenas de televisión con 5.7; la SCJN con 5.6 y los senadores con 5.0. Las cuatro instituciones están en categoría baja y obtienen una valoración del mismo nivel que en 2016.

Las siguientes son Presidencia con una calificación de 4.9; la policía con 4.8; los diputados con 4.8; los sindicatos con 4.6 y los partidos políticos con 4.4. Las cinco instituciones están en la categoría baja y todas caen de manera marginal con relación al año anterior.

Un primer dato de esta encuesta es que no hay grandes diferencias con años pasados. La universidades, la Iglesia y el Ejército están siempre entre las tres instituciones mejor valoradas. Y esto en independencia del desgaste del Ejército en la guerra contra el narco y de los casos de pederastia en la Iglesia.

La CNDH (6.7) ocupa el cuarto lugar en confianza que es una categoría media, pero la SCJN (5.7) está en una valoración baja. Los medios de comunicación (6.5) y las estaciones de radio (6.5) están en una categoría media y las cadenas de televisión (5.7) en una baja.

En un año electoral no deja de ser un dato relevante que los partidos políticos (4.4) sean la institución más mal calificada y muy cerca de ella la Presidencia (4.9), los diputados (4.8) y los senadores (5.0). Todas en una valoración baja. El INE (6.2) quien es el responsable del proceso electoral está en una valoración media.

Estos números dan una idea más clara, son un referente del cual partir sobre cuál es la calificación que ahora la ciudadanía otorga al desempeño de las instituciones y el grado de confianza que tiene en las mismas.

12 Febrero 2018 04:00:00
Los números de febrero
Hoy inicia la intercampaña, que termina el 30 de marzo, cuando va a dar comienzo la contienda oficial por la Presidencia de la República. En estos próximos 45 días los candidatos no podrán estar en los spots de radio y televisión, aunque sí los partidos, y tampoco hacer eventos para pedir de manera abierta el voto.

Las encuestas que se han publicado en febrero, también otras que no se van a dar a conocer, establecen, como sucedió en el mes anterior, que el primer lugar lo ocupa Andrés Manuel López Obrador, el segundo Ricardo Anaya y el tercero José Antonio Meade.

La diferencia en el resultado de una y otra de estas encuestas es menor. Todas coinciden. La preferencia bruta, sin repartir a los electores que no responden o todavía están indecisos, rondan en 29% de los votos para López Obrador; 24% a Anaya y 20% a Meade. Margarita Zavala obtiene el 5%, Jaime Rodríguez el 3% y Armando Ríos Piter el 1 por ciento.

En la preferencia efectiva, cuando las encuestadoras hacen el ejercicio de asignar la intención de voto de los indecisos, los números rondan en 36% de los votos para López Obrador, 29% para Anaya, 25% para Meade. Margarita Zavala sube al 6%, Jaime Rodríguez al 4% y Armando Ríos Piter al 1.2 por ciento.

La diferencia es más corta en la preferencia bruta, que es de 5% entre el primero y el segundo y de 9% entre el primero y el tercero. Entre el segundo y el tercero es del 4 por ciento. La diferencia crece en la preferencia efectiva que es de 7% entre el primero y el segundo y de 11% entre el primero y el tercero. Entre el segundo y el tercero es 4 por ciento.

López Obrador lleva la ventaja, pero a estas alturas todavía faltan 135 días para la elección, no se puede afirmar que ese resultado sea ya definitivo. Hay hechos que van a modificar los actuales números. Uno muy evidente es la incorporación de los tres candidatos independientes al proceso. ¿A quién le van a quitar votos?

Va también a influir el tipo de campaña que cada candidato realice ya en la etapa oficial que se espera sea distinta a la que han desarrollado hasta ahora. En esta ocasión, más que en otras, el
desenlace de los tres debates, que van a tener un nuevo formato y mucha cobertura, pueden influir en la posición del electorado.

Como en las tres últimas elecciones presidenciales el escenario apunta, pero no es algo definitivo, a que en la recta final, poco antes del último mes, quien está en segundo lugar pueda hacerse del voto útil de quienes ven que su candidato ya no tiene ninguna posibilidad, por estar en tercero o cuarto lugar, y deben decidir si hacen efectivo o no su voto.

En las próximas semanas va a quedar más claro si la actual diferencia entre el segundo y el tercer lugar, entre Anaya y Meade, se abre o cierra. De eso depende quién es el que en la recta final se enfrente a López Obrador, que parece haber ya llegado a su tope más alto en la intención del voto. Todavía hay mucho por ver.
07 Febrero 2018 04:00:00
La Venezuela de Maduro
En 2017 la economía de Venezuela tuvo una contracción del 14.0% y si se suma a la de los 3 años anteriores, la caída del PIB es de 35.0 por ciento. En 2018 se espera sea del 15.0% y en 5 años disminuya en 50%, según la firma venezolana Ecoanalítica.

Los especialistas internacionales asumen que se trata de una de las más dramáticas reducciones de una economía en los últimos 50 años en América Latina. Y añaden que esto resulta todavía más extraño ante la enorme riqueza petrolera de ese país.

La inflación en 2017 fue de 2,700% y se calcula que en 2018 sea de 13,000 por ciento. Los expertos señalan que el hundimiento de la economía no se explica por la caída de la producción y los precios del petróleo, que se ha dado, sino por el disfuncional modelo económico que impulsa el régimen de la revolución bolivariana.

A finales del año pasado, la extracción diaria de petróleo era de 1.86 barriles, que implica una reducción de 300 mil barriles en relación con el año pasado, de acuerdo con datos de la OPEP. El precio del barril venezolano ronda en los 60 dólares, que es bueno en las actuales circunstancias.

El panorama cambiario se rige por los muy altos niveles de corrupción de parte de los altos cargos del Gobierno y el Ejército. La tasa oficial es de 10 bolívares por dólar, pero el precio del dólar negro, que alimenta todos los circuitos económicos, ronda en los 120 mil bolívares.

Expertos estiman que, en los años de la revolución chavista, la nueva burguesía bolivariana, los allegados a Hugo Chávez y Nicolás Maduro han robado a las arcas públicas, a través del cambio del dólar, más de 200 mil millones de dólares. ¿En qué paraíso fiscales está ese dinero?

El Gobierno, a través del Ejército, controla todas las exportaciones y los puertos de entrada de las mercancías al país. Esto se ha prestado a una corrupción galopante de la que se benefician los altos cargos militares y los funcionarios civiles. En estos 5 últimos años, el índice de desabastecimiento es del 50 por ciento.

Lo que queda del sector privado vive constreñido y bajo permanente presión del Gobierno, que interviene constante y erróneamente en la actividad económica que incluye, entre otras cosas, realizar confiscaciones, para supuestamente bajar los precios, pero siempre sin éxito alguno.

El resultado inmediato del desastre económico son las muy graves consecuencias económicas que resultan ya muy evidentes y que desde ya se traducen en falta de alimentos, en desabasto de medicinas, en el regreso de enfermedades que hace décadas habían sido superadas y en un recrudecimiento de la violencia.

Los expertos consideran que a pesar de la dramática caída del PIB, es posible que con un programa económico sensato, alejado del dogmatismo bolivariano, en menos de dos años, algunos hablan de meses, se lograría reencauzar la economía y resolver los problemas sociales más urgentes. Urge que eso ocurra. El actual Gobierno es incapaz de hacerlo.
05 Febrero 2018 04:00:00
Los retos del nuevo arzobispo
Hoy toma posesión de su cargo el nuevo arzobispo de la Ciudad de México. Los que conocen bien la relación entre el papa Francisco y el cardenal Carlos Aguiar Retes aseguran que en su nombramiento influyó, de manera decisiva, la simpatía de este con el proyecto que impulsa el papa y la capacidad organizativa demostrada en los cargos que ha desempeñado.

El reto de la conducción de la arquidiócesis, después de la gestión de Norberto Rivera, exigen la decisión de impulsar de manera decidida, en contra de lastres y resistencias, el proyecto de cambio en la Iglesia que se ha trazado el papa y también adecuar su organización y darle un nuevo impulso y dinamismo.

La estructura de la arquidiócesis está en crisis después de años de una conducción de carácter estrictamente formal y burocrático, dicen los estudios del tema.

Hablan de desorganización, de carencia de un real liderazgo, de falta de ánimo, de inercias conservadoras y también de una estructura lejana a los fieles.

El trabajo que el cardenal Aguiar desempeñó en la arquidiócesis de Tlalnepantla da idea de la manera que va a enfrentar los retos que se le presentan en su actual encomienda.

Ahí trabajó en línea de impulsar una iglesia más viva y cercana a la gente. También en reducir el peso de la estructura burocrática.

Los especialistas que desde la academia estudian a la arquidiócesis plantean tres retos fundamentales, para su nuevo titular: dotarla de un proyecto pastoral en línea con lo propuesto por el papa en su venida a Mexico y en otros mensajes a la iglesia universal; recomponer su estructura hoy desarticulada y abrir espacios de diálogo al interior de la Iglesia y fuera de ella.

En mi condición de integrante de la iglesia pienso que el cardenal Aguiar,en su trabajo de renovación profunda de la arquidiócesis, debe contemplar: que esta se abra al mundo y sus problemas; que combata todo tipo de integrísimo; que defienda los derechos humanos y promueva la inclusión y que denuncie y luche contra la injusticia, la corrupción, la impunidad y el autoritarismo.

Y también que promueva a una Iglesia cuyos ministros están cercanos a la gente, que la acompañen y estén a su servicio; que se encuentren formas atractivas y novedosas de transmitir el mensaje evangélico y de realizar las distintas ceremonias religiosas y también que se impulse el diálogo ecuménico e interreligioso.

La arquidiócesis de la Ciudad de México, en el marco de que cada obispo es autónomo e independiente, tiene una influencia real, en un país centralista, sobre el conjunto de la iglesia mexicana.

El desempeño del nuevo arzobispo no sólo afecta a su territorio sino también a las otras diócesis.
31 Enero 2018 04:00:00
Conocimiento e imagen de los candidatos
El nivel de conocimiento ciudadano de Ricardo Anaya y José Antonio Meade ha crecido de manera notable de diciembre pasado a este enero. El primero sube de 71.0% a 88.3% (+17.3%) y el segundo de 57.2% a 87.7% (+30.5%), según Consulta Mitofsky (El Economista)

Ahora quien tiene el mayor conocimiento es Andrés Manuel Lopez Obrador, con 97.4%, y un aumento de un mes a otro de 2.3 por ciento. A Margarita Zavala la reconoce el 82.3% y aumenta en 3.7%; a Jaime Rodríguez el 56.6% y un crecimiento del 2.5%, y a Armando Ríos Piter el 37.6% y una subida del 17.6 por ciento.

Hacia mediados de este febrero Anaya y Meade van a superar la gran ventaja que les llevaba López Obrador y su conocimiento estará por arriba del 90% y ya cerca del puntero. Para esa fecha los tres serán igualmente conocidos por los electores. En ese tema, el primero a considerar en una elección, estarán parejos.

De los candidatos quien tiene mejor imagen es López Obrador con el 27.4% de opiniones positivas y un crecimiento de un mes a otro de 4.6 por ciento. Le siguen Anaya con 22.9% y un aumento del 5.4%; Meade con 16.1% y una subida de 2.3%; Zavala con 15.7% y 5.5% arriba; Ríos Piter con 4.7% y 2.8% más, y Rodríguez con 4.6% y una reducción de 3.4 por ciento.

Quien tiene la peor imagen es Meade con 38.4% de opiniones negativas y un aumento de un mes a otro de 13.9 por ciento. Le siguen López Obrador con 32.7% y sus negativos caen en 5.5%; Anaya con 27.8% y un crecimiento de 3.0%; Zavala con 23.3% y una reducción del 7.4%; Rodríguez con 19.7% y una baja de 1.3% y Ríos Piter con 13.0% y una subida de 8.0 por ciento.

Las mejores opiniones para López Obrador se dan en el sureste del país y en la población de 18 a 29 años. Para Anaya en el occidente y noreste; para Meade en el noreste; para Zavala en los sectores económicos altos del noreste; para Rodríguez en el noroeste en la población de 18 a 29 años y para Ríos Piter en el centro en la población de recursos económicos bajos.

Para López Obrador las peores opiniones se concentran en el noreste y en los sectores económicos altos. En el caso de Anaya en el noreste y la población mayor de 50 años; en el de Meade en el occidente y la población entre 30 y 49 años; en el de Zavala en el noreste y la población de recursos económicos medios; en Rodríguez en el noreste y el sector de los hombres y en Ríos Piter en el noreste y sectores económicos altos.

De estos datos se concluye que: 1) López Obrador es el más reconocido, pero Anaya y Meade pronto estarán en el mismo nivel; 2) López Obrador es quien tiene la mejor imagen, seguido de Anaya; 3) Meade tiene la peor imagen, seguido de López Obrador; 4) La imagen positiva y negativa de los candidatos varía por regiones, edades y sector económico.
22 Enero 2018 04:00:00
Los números de enero
Si este mes fuera la elección por la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador obtendría el 23.6% de los votos, Ricardo Anaya el 20.4%, José Antonio Meade el 18.2% y la suma de los independientes el 10.0%, según Consulta Mitofsky (El Economista 17.01.18)

En diciembre pasado, cuando ya se sabía quiénes iban a ser los candidatos de las tres alianzas, los números de la misma casa encuestadora, publicados en este diario (12.12.17), daban cantidades muy semejantes: López Obrador 23.0%, Anaya 20.0%, Meade 19.4% y los independientes 9.2%.

Ha pasado un mes del inicio de la precampaña, en los hechos ya estamos en plena contienda, y en este tiempo el candidato de Morena-PT-PES ha crecido 0.6%, el del PAN-PRD-MC 0.4% y el del PRI-PANAL-PVEM se ha reducido en 1.2%. La suma de los independientes crece en 0.8 por ciento.

A la pregunta de quién cree que ganará la elección, que mide la percepción del elector, la respuesta es distinta a la de intención del voto. El 25.6% piensa que va a ganar Anaya, el 25.0% López Obrador y el 23.7% Meade. Los independientes se mueven entre el 0.1% y el 2.9%.

La intención de voto cambia por sexo. El 23.3% de las mujeres votaría por Anaya, el 21.0% por Meade y el 20.0% por López Obrador. En el caso de los independientes el 3.7% votaría por Margarita Zavala, el 3.6% por Armando Ríos Piter y el 2.3% por Jaime Rodríguez, “El Bronco”.

El 27.8% de los hombres votaría por López Obrador, el 19.3% por Anaya, el 14.8% por Meade. En el caso de los independientes el 6.0% votaría por Margarita Zavala, el 4.3% por Jaime Rodríguez, el Bronco y el 0.1% por Ríos Piter.

De este primer corte del año se pueden sacar tres grandes conclusiones: 1) López Obrador se mantiene en primer lugar, pero parece haber llegado a un tope. Crece, pero de manera marginal; 2) La percepción es que Anaya será el ganador. La percepción puede condicionar el voto. Los electores tienden a elegir al que va ser el ganador; 3) Los hombres mayoritariamente votan por AMLO y las mujeres tienden a favorecer a Anaya.

Las casas encuestadoras y las encuestas que realizan no gozan por ahora del mayor crédito en la población. A pesar de eso siguen siendo un instrumento valioso y también único, con los márgenes de error que puedan tener, para percibir lo que piensa el electorado. Descalificar a las encuestas es una manera de negarse a percibir la realidad.

Faltan 5 meses y medio de campaña y todavía pueden pasar muchas cosas. Es probable que en las próximas semanas los números se muevan aunque no de manera dramática. En las tres elecciones presidenciales pasadas las cifras cambiaron de manera notable en el mes de abril. Nada hay que diga que eso necesariamente va a suceder, pero sí es muy factible que los números cambien y esto beneficie a unos y perjudique a otros. La moneda está en el aire.
15 Enero 2018 04:00:00
Nuevo arzobispo
El 5 de febrero, el cardenal Carlos Aguiar Retes (Tepic, 1950) asume su cargo como arzobispo de la Ciudad de México en sustitución de Norberto Rivera que, al cumplir 75 años, tuvo que renunciar como lo exige la norma eclesial. El nuevo titular de la Arquidiócesis lo fue antes de Tlalnepantla (2009-2017).

Aguiar tiene una sólida formación intelectual. Estudió en el Seminario Interdiocesano de Moctezuma, Nuevo México, dirigido por los jesuitas. En 1973 se ordenó sacerdote. Tiene una Licenciatura en Sagradas Escrituras, por el Instituto Bíblico, y un doctorado por la Universidad Gregoriana, dos instituciones con sede en Roma dirigidas por la Compañía de Jesús.

El nuevo arzobispo, que fue maestro y rector del seminario de Tepic, habla cinco idiomas. Se ha desempeñado como obispo de Texcoco (1997-2009), presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) por dos periodos, del 2007 al 2012, y presidente de la Conferencia del Episcopado Latinoamericano (Celam) (2011-2015).

Como obispo se reconoce que ha conducido a sus diócesis con claro liderazgo, buena planeación y también organización. Capacidades necesarias para dirigir la Arquidiócesis más poblada del mundo. Se le ubica también como un hombre abierto y que sabe dialogar.

En 2016, el papa Francisco nombra cardenal a don Carlos, como se le dice en el medio eclesial. En 2001, los dos se conocieron en un sínodo episcopal en Roma. Desde entonces mantienen una relación como obispos y han coincidido en muchas reuniones, pero se sabe que más allá de eso son reales amigos.

Ambos participaron en los trabajos de redacción del Documento de Aparecida, durante la quinta Conferencia General de la Celam que tuvo lugar en Brasil durante 2007. La elaboración del texto fue coordinada por el entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires. Documento clave para entender buena parte de las directrices del actual papado.

Al cardenal Aguiar, en el mundo eclesial, se le ubica como hombre de centro. En sus primeros años de sacerdote se le relaciona cercano al cardenal Adolfo Suárez Rivera (1927-2008), que se desempeñó como obispo de Tepic (1971-1980) y luego arzobispo de Monterrey (1983-2003). Él siempre mantuvo una actitud abierta y defendió las posiciones de centro.

Los retos y las tareas del nuevo arzobispo son enormes. Sobre la gestión del cardenal Aguiar hay muchas expectativas en la Iglesia mexicana, pero también en el Vaticano. México, por el número de los creyentes es la segunda cristiandad a nivel mundial sólo superada por Brasil.

El arzobispo va a ejercer su función en una ciudad con ocho millones de católicos y con una estructura eclesial ahora dividida en ocho vicarias episcopales, cada una presidida por un obispo auxiliar, organizadas en 52 decantados y 650 parroquias. En la Iglesia del país el peso de la Arquidiócesis es importante.
08 Enero 2018 04:00:00
La elección más grande de la historia
Ya arrancó la elección más grande que haya tenido lugar en el país. El proceso, de manera oficial, dio comienzo el 8 de septiembre de 2017 y va a terminar con la jornada electoral del 1 de julio de 2018. Las diversas etapas del proceso contemplan nueve largos meses.

En 30 estados tendrán lugar elecciones concurrentes con el federal y sólo en Baja California y en Nayarit no habrá tales. En total se disputan 16 mil puestos de elección y los más importantes suman 3 mil 416. Va a ser también la elección más cara y el costo total de la elección federal asciende a los 25 mil millones de pesos, sin contar las estatales.

El padrón electoral, al cierre de septiembre de 2017, era de 88 millones de personas. Hasta febrero que termine el periodo de que se pueda obtener la credencial de elector es posible que llegue a los 90 millones.

Los cargos en juego de la elección federal son 629: el Presidente de la República; 500 diputados y 128 senadores. Y los de las elecciones locales 2 mil 787: ocho gobernadores; el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México; 928 diputados en 27 congresos locales; mil 596 presidentes municipales en 24 estados; 16 alcaldes y 160 concejales en la Ciudad de México y 24 juntas municipales en campeche.

Se van a instalar 156 mil 099 casillas en todo el país, de las cuales 149 mil 859 van a ser únicas en las 30 entidades donde hay elecciones locales. Se va a insacular a 11 millones 426 mil ciudadanos, de los cuales se elegirá a un millón 392 mil funcionarios de casilla titulares y suplentes.

El número total de las boletas a imprimir es de 279 millones 576 mil. Su distribución en el territorio implica una muy compleja logística y también estructuras de seguridad en el traslado y en los lugares de acopio.

El número de las credenciales expedidas para votar en el extranjero son 470 mil, muy pocas, para los millones de mexicanos que viven en Estado Unidos. Ellos van a poder elegir en la elección federal al Presidente de la República y a los senadores, y las locales a los gobernadores y al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

En los lugares donde habrá elección de Gobernador, diputados y alcaldes son: Cuidad de México, Jalisco, Guanajuato, Puebla, Morelos, Chiapas, Tabasco y Yucatán. Sólo Gobernador y diputados en el caso de Veracruz. Sólo alcaldes: Coahuila, Quintana Roo y Tamaulipas. Sólo diputados: Aguascalientes, Durango, Hidalgo y Tlaxcala. Diputados y alcaldes: Baja California Sur, Sonora, Chihuahua, Sinaloa, Nuevo León, Zacatecas, San Luis Potosí, Querétaro, Michoacán, Colima, Estado de México, Guerrero y Campeche.

En razón de la actuación histórica del órgano electoral, ahora Instituto Nacional Electoral (INE), no hay duda de que la elección estará bien organizada a pesar de su extraordinaria complejidad. Tampoco está en duda que habrá muchos vicios de todos los partidos, que resulta imposible controlar por parte del INE. De manera particular las masas de dinero que estos gastan, que son montos mucho más allá de lo que la ley admite.
03 Enero 2018 04:00:00
El padrón de los partidarios
En 2014, se hizo una revisión oficial de los padrones de los partidos y en 2017, antes de la elección federal del próximo año, se ha vuelto a realizar. A partir de este nuevo conteo ha quedado certificado el número de los militantes registrados en cada uno de los partidos representados en el Congreso.

Del 1 de abril de 2016 al 31 de marzo de 2017, los partidos registraron a sus militantes en el Sistema de Verificación de los Padrones de los Afiliados a los Partidos que depende del INE. En ese tiempo tuvieron oportunidad de iniciar desde cero o ellos mismos depurar sus padrones.

El INE con esa base de datos, elaborada a partir de información de los partidos, la confrontó y cruzó. De este ejercicio se obtiene el número final de afiliados reconocidos por el órgano electoral.

Ahora el PRI tiene 6.3 millones de militantes y antes estos ascendían a 8.5 millones. En la revisión ha perdido a 1.8 millones de estos. Se mantiene como la fuerza electoral más grande del país.

El PRD es el partido que más crece en el número de sus militantes al pasar de 2.4 millones en 2014 a 5.2 millones en 2017. Es la segunda fuerza del país en relación con el número de sus asociados.

En 2014, el Panal tenía 480 mil 342 afiliados y en 2017 son 657 mil 864. En número de inscritos es la tercera fuerza electoral, pero lejos de las dos primeras. El PT tiene 513 mil y es la cuarta fuerza.

El MC, en 2014 tenía 578 mil 563 militantes y ahora 468 mil 946. Pierde a 109 mil 617. En número de afiliados es la quinta fuerza.

En marzo de este año, el PAN decía tener poco más de 700 mil militantes, para quedar finalmente en 378 mil 838. Pierde el 46.1 por ciento. Esto lo ubica como la sexta fuerza.

Morena en 2014, para participar en 2015 por primera vez como partido con registro tenía 496 mil 792 militantes y ahora 319 mil 449. Es 35.6% menos. Es la séptima agrupación por el número de sus afiliados.

En 2014, el PVEM acreditó a 732 mil 904 militantes y ahora tiene 308 mil 224 pierde más de la mitad. Es la octava fuerza. El PES obtuvo su registro con 308 mil 997 empadronados y ahora tiene 244 mil. Es la novena fuerza por el número de sus afiliados.

La ley establece que los partidos registrados deben tener, por lo menos, 226 mil 837 militantes que es el 0.26% del Padrón Electoral Federal utilizado en la más reciente elección federal y también tener por los menos tres mil afiliados en 20 estados. Todos cumplen este requisito.

En las sociedades democráticas los partidos de masas como el PRI o el PRD están en vías partidarios, en algunos casos goigantezcos, tiene sentido. De extinción en el mundo. En la elección presidencial del 2018, el mayor o menor número de militantes no garantiza el triunfo electoral y tampoco la derrota.

Lo que ahora sucede en los países democráticos, es lo más frecuente, es que pequeños grupos bien organizados y con propuestas atractivas tiene la capacidad de convocar a los electores, para votar por ellos.

Los grandes aparatos partidarios, en algunos casos gigantescos, tiene sentido en las sociedades que no son democráticas. Hoy se puede establecer esta relación: entre más democracia menos partidos de masas y entre menos democracia más partidos de masas.


27 Diciembre 2017 04:00:00
Tragedia nacional
Es una tragedia nacional constatar que 2017 es el año más violento de los últimos 20 años. En esa materia caminamos en sentido contrario. El 2006 y 2007 fueron los años menos violentos en la historia moderna del país. A partir de ahí empezó la regresión. Ese momento inicia con la decisión del presidente Felipe Calderón (2006-2012) de ir a la “guerra” en contra del narcotráfico.

El presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) ha seguido al pie de la letra la estrategia iniciada por su antecesor. Si se hace lo mismo no se pueden obtener otros resultados. A los 100 mil homicidios dolosos en el gobierno del presidente Calderón ahora se suman los 100 mil en los primeros 5 años del presidente Peña Nieto.

Los homicidios dolosos al terminar 2017 son 23,101 que es una cifra superior a los 22 mil 855 de 2011, que antes era el número más alto desde 1997, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). En violencia el Gobierno de Peña Nieto supera con creces al de Calderón.

En los últimos 20 años, el mes con la mayor cantidad de homicidios dolosos ha sido el pasado octubre, cuando ocurrieron 2 mil 372. Mes a mes, los estados más violentos son cinco: Baja California, Guerrero, Estado de México, Veracruz y Chihuahua. Aquí se concentra una tercera parte de todos los casos.

A la tragedia de estas cifras, cada número representa un ser humano que pierde la vida con las secuelas de dolor familiar que esto implica, se añade una que considero es todavía más grave y es la irresponsabilidad de las autoridades federales de no cambiar la estrategia de lucha contra el crimen después del evidente fracaso de la misma.

Son ya 11 años que la estrategia no ha dado resultado. Y a pesar de eso se insiste en ella. ¿Es insensibilidad ante la muerte? ¿Es incapacidad? ¿Qué se quiere demostrar? Todo señala que no sólo no se está dispuesto a cambiar de estrategia sino se radicaliza la decisión de seguir con la misma. Eso es la Ley de Seguridad Interior (LSI).

Los gobiernos de los presidentes Calderón y Peña Nieto, uno inicia la estrategia y el otro la continúa, han fracasado de manera rotunda en su “guerra” contra el narcotráfico, han fracasado en reducir los homicidios dolosos y han fracasado en traer la paz a las distintas regiones del país.

¿Cuál es la estrategia que sí resuelve el problema de la violencia en el país? Eso es lo que la ciudadanía quiere oír de los candidatos a la Presidencia de la República. Hasta ahora sólo López Obrador ha hablado de manera abierta sobre el tema. Propone el diálogo y la amnistía a los narcotraficantes. ¿Es la estrategia adecuada? No sé.

Lo que es evidente es que los candidatos Anaya y Meade no pueden proponer a la ciudadanía seguir con la “guerra” de los gobiernos anteriores. El fracaso nunca es la opción. ¿Cuál es su propuesta? La sociedad la está esperando y cuando la den a conocer podrá reaccionar ante la misma.
26 Diciembre 2017 04:00:00
El papa Francisco y el ecumenismo del odio
El papa Francisco pidió a la revista Civilitá Cattolica, editada por los jesuitas italianos, que publicaran el artículo “Fundamentalismo Evangélico e Integrísimo Católicos en Estados Unidos, un encuentro sorprendente”, firmado por el director de la publicación, el jesuita italiano Antonio Spadaro, y el protestante argentino Marcelo Figueroa.

Los dos, el católico y el protestante, denuncian la complicidad de los católicos y los protestantes ultraconservadores estadunidenses que se han unido en lo que califican como el “ecumenismo del odio”. Los autores identifican tres ideas básicas de esta corriente: el lenguaje que divide la realidad entre el bien absoluto y el mal absoluto; la autojustificación de que la riqueza material personal es prueba de la voluntad de Dios que premia a sus fieles y la defensa de una supuesta libertad religiosa que promulga el sometimiento de las instituciones del Estado a las ideas religiosas y a la Biblia como lo hacen los extremistas musulmanes con el Corán.

En versión de los vaticanistas que siguen puntualmente el desarrollo de lo que pasa en la Santa Sede, el texto fue revisado y corregido en forma directa por el papa, el secretario de Estado, Pietro Parolini, y el secretario para las relaciones con Estados Unidos, Paul Richard Gallagher. Estos analistas sostienen que la publicación expresa la posición del papa ante la visión ideológica y los frecuentes discursos fundamentalistas y xenófobos del presidente Donald Trump.

En el artículo En Contra del Ecumenismo del Odio (El País, 23.07.17), Lluis Bassets afirma, coincido con el, que “esta visión del mundo proporciona una justificación teológica a la guerra y alienta la esperanza religiosa con la expectativa de un enfrentamiento apocalíptico y definitivo entre el bien y el mal”. Posición que de una u otra manera ha propuesto el presidente Trump y algunos de sus consejeros.

Spadora y Figueroa sostienen, en eso siguen el pensamiento del papa Francisco, que “el triunfalismo, la arrogancia y el etnicismo vengativo son exactamente lo contrario al cristianismo”. El artículo concluye recordando que el papa combate la narrativa del miedo y la manipulación de la inseguridad y la ansiedad de las personas, evita la reducción del islam al terrorismo de algunos islamistas y rechaza la idea de una guerra santa contra el islam y la construcción de muros físicos e ideológicos.

Bassets asegura que “con la denuncia del ecumenismo del odio, el Vaticano sitúa a (...) Donald Trump en un infierno ideológico (...) en el que se encuentran condenados los políticos que utilizan la religión para dividir en vez de unir a los seres humanos”. Es evidente que el pensamiento del papa es contrario al del presidente Trump. Pero también que el papa ha decidido actuar con cautela diplomática para evitar una guerra verbal con el estadunidense, que sólo traería el escándalo mediático y no ayudaría a quienes se quiere proteger.
20 Diciembre 2017 04:00:00
No al gasto en publicidad
La mejor manera de resolver el problema, siempre presente, en la relación que se da entre los medios y el poder es que esté prohibido el gasto del gobierno en publicidad. Esto ya ocurre en las democracias más desarrolladas. Ese es el camino que se debe seguir en el país.

Si en la relación entre medios y poder media el dinero, necesariamente esta se distorsiona y se establece un círculo perverso en el que siempre pierde la libertad de expresión. En los hechos los gobiernos pagan publicidad para que se les trate bien y los medios la venden, a veces a través del chantaje, para evitar criticar al poder.

En el país hay muchos medios, sobre todo en los estados, que más de la mitad de su facturación la obtienen de la publicidad del Gobierno. ¿Qué libertad de expresión se puede tener en esa condición? Los medios articulan su cobertura sobre el gobierno a partir de esa realidad. No puede ser de otra manera mientras se haga presente el dinero.

A lo anterior se añade el hecho de que los medios venden su cobertura. El Gobierno, en particular en los estados y los grandes municipios del país, compran, bajo el esquema de los “convenios”, las primeras páginas de los periódicos y minutos claves en los noticieros más importantes de radio y televisión.

Del monto del pago, un mandatario estatal o un alcalde pueden aparecer cinco o seis veces al mes, se puede más, en la primera página del periódico y a la entrada de los noticieros de radio y televisión. El Gobierno federal a través de este mecanismo coloca información, para golpear a adversarios o subrayar lo que considera son sus éxitos.

Las democracias del mundo con los años tienden a parecerse. Estoy seguro que un día, en los próximos seis o 10 años, espero sea antes, algunos congresistas o a través de la iniciativa popular, se va a proponer y aprobar una ley que prohíba el gasto de publicidad por parte del Gobierno. En ese momento va a cambiar de manera radical la perversa relación que hoy existe entre los medios y el poder. Ahora son estos últimos los que tienen el sartén por el mango.

Hay quienes dicen que a pesar de esta medida, como ahora ocurre con las campañas electorales, siempre se podrá violar la ley. Eso es cierto, pero de entrada van a pasar tres cosas: La compra de publicidad será un delito y los gobernantes y los medios se van a cuidar; los gobernantes van a obtener libertad frente a los medios y estos frente a los gobernantes; la ciudadanía va a obtener información que no está sesgada por la compra-venta de los medios.

El que los gobiernos, por prohibición de la ley, no gasten en publicidad eleva la calidad del discurso político y la información de parte de los gobernantes y también la calidad del periodismo, por parte de los medios y los periodistas. Eso está más que demostrado y también que cuando los gobernantes recurren a la compra de espacios y los medios a la venta de los mismos pierde la política y el periodismo. Al final pierde la democracia.
18 Diciembre 2017 04:00:00
El gasto del Gobierno en publicidad
Las leyes del país permiten que los poderes del Estado y los tres órdenes de Gobierno compren publicidad a los medios. El gasto en publicidad del Gobierno federal, de los estados y los grandes municipios crece año con año. Es una tendencia sostenida de las últimas cuatro décadas. Y todo indica que esa dinámica va a seguir.

La compra, salvo contadas excepciones, se realiza sin reglamento alguno. Queda al criterio de las autoridades cuánto gastar y en qué medios hacerlo. Uso de manera intencional el concepto gasto y no el de inversión. Estoy convencido que los montos pagados a los medios tiene poco o ningún retorno. La gran mayoría de las veces es un gasto que no tiene repercusión alguna en relación con la presencia e imagen que se quiere obtener.

El caso del actual Gobierno federal es un ejemplo claro, pero no es el único. Nunca una Administración había gastado tanto en publicidad y tampoco nunca un presidente había tenido tan altos niveles de desaprobación y bajos niveles de aprobación. Los del presidente Peña Nieto ahora rondan entre el 70% y 75% de rechazo y el 25 y 30% de aceptación. Y en los primeros cinco años de gobierno el gasto en publicidad ha sido de 40 mil millones de pesos.

Se podría argumentar que de no haberse hecho este gasto, la desaprobación del Presidente sería todavía mayor. Acepto sin conceder. A este argumento respondería: pensar que la aprobación del presidente y su gobierno dependen básicamente del gasto en publicidad y no de la calidad de su gestión es un grave error. La publicidad en ningún caso suple la acción del
Gobierno.

Estoy convencido de que comunicar es gobernar o gobernar es comunicar, pero para hacerlo se requiere de una sólida y positiva masa crítica de acción. Sin ésta no hay nada que comunicar. En ese ejercicio de la política lo que cuenta es la legitimidad y la confianza que tienen los gobernantes de parte de los gobernados. La publicidad no la construye. Legitimidad y confianza exigen de una historia personal avalada por los hechos. No existe comunicación y menos publicidad que la sustituya.

La compra de publicidad en los grandes medios tradicionales es cada vez menos eficaz. No se obtiene el impacto deseado. Y es evidente que no existe una buena relación costo-beneficio. Los gobiernos pagan a los medios mucho más de lo que realmente obtienen. Los gobernantes en muchas ocasiones, más de lo que se pueda imaginar, quedan satisfechos con ver en los medios lo que mandaron publicar, pero no hay una real medición del impacto que eso tiene en la gente. Sólo la suponen.

El leer periódicos, oir radio o ver televisión, donde los gobiernos gastan la casi totalidad de los recursos que destinan a la publicidad, es práctica de solo un sector de la población, la mayor de 40 años. Los de esa edad hacia abajo ya no leen los periódicos, oyen la radio o ven la televisión. Ellos sólo acceden a la información que circula por las redes sociales. El costo de la publicidad en estos medios es mucho más barata. Aunque es cierto que sólo llega a un sector de la población.
13 Diciembre 2017 04:00:00
Por México al Frente
Todos los medios y comentólogos que apostaron a la imposibilidad de la construcción de la ahora coalición Por México al Frente, muchos por consigna y otros por convicción, se equivocaron. El Frente va. Habla de la madurez política de los partidos que componen la agrupación: PAN, PRD y MC.

Fueron meses de una compleja negociación encabezada por Ricardo Anaya, dirigente del PAN, Alejandra Barrales del PRD, y Dante Delgado del MC. Estos siempre sostuvieron que la coalición iba. Al final hicieron realidad lo que muchos dudaban. Siguen voces que la descalifican.

La alianza o coaliciones entre izquierda y derecha es algo común en el mundo y lo ha sido también en México. En esos casos la izquierda y derecha sacrifican sus posiciones más extremas, para correrse hacia el centro en búsqueda de los puntos en común, que siempre son los más.

A nivel mundial un buen ejemplo es Alemania donde la primera ministra, Ángela Merkel, ha gobernado los últimos años, lo hará también ahora, con la alianza de la democracia cristiana, a la que ella pertenece, y la social democracia. Ese acuerdo ha sido clave, para la gobernanza de ese país.

En México el PAN y el PRD han ido en alianza en algunas gubernaturas (Puebla, Sinaloa …) que han ganado. En esta elección también se da la alianza entre Morena, que se dice de izquierda, y el PES, que es un partido religioso claramente de derecha.

En la coalición parcial de los tres partidos los cargos a disputar se reparten en razón del peso específico que cada uno tiene en la intención del voto. Es lo lógico. Al PAN le toca nombrar el candidato a la Presidencia de la República. El candidato al gobierno de la Ciudad de México le corresponde al PRD. Y de las ocho elecciones a gobernador el PAN se queda con cuatro, el PRD con tres y el MC con una.

De los 300 distritos electorales para diputado de mayoría relativa al PAN le tocan 144 (48%), al PRD, 104 (34.7%) y al MC, 52 (17.3%). De los 64 espacios de mayoría relativa para el Senado, de primera y segunda fórmula, al PAN tocan 35 candidatos, al PRD, 20 y al MC nueve. Los tres partidos ganan.

El panorama electoral del 2018 cambia de manera considerable con la existencia de esta coalición. En las encuestas más recientes de Consulta Mitofsky (El Economista, 12.12.17), el PAN-PRD-MC tiene el 23.1% en la intención del voto, Morena-PT el 22.6% y el PRI-PVEM-PANAL el 21.4%. El proceso electoral arranca con un claro empate técnico.

Es la primera encuesta que mide a los que son ya los candidatos de estas agrupaciones. Así, López Obrador (Morena-PT-PES) tiene el 23.0% de la intención del voto, Anaya (PAN-PRD-MC) el 20% y Meade (PRI-PVEM-PANAL) el 19.4%. También los tres arrancan en empate técnico.

Por México al Frente y su candidato a la Presidencia de la República despegan como fuerza competitiva que tienen muchas posibilidades de hacerse de la Presidencia de la República y buena parte de las gubernaturas. Los números de esta encuesta, habrá que ver los de otras, señalan que los dirigentes del PAN-PRD-MC tenían razón de ir en coalición.
11 Diciembre 2017 04:09:00
Una vida por la paz
El pasado viernes, Miguel Álvarez Gándara recibió el Premio Nacional de Derechos Humanos 2017 de manos del Presidente de la República en Los Pinos. El premiado es un hombre sencillo, austero y de profunda espiritualidad que ha dedicado su vida a la mediación de conflictos y a la lucha por la paz en México y otros países.

En esa ocasión leyó un texto lúcido que, entre otras cosas, propone una estrategia distinta a la que han seguido los dos últimos gobiernos, para enfrentar la violencia. Sostiene que “es imprescindible enfrentarla con otro concepto y estrategia de seguridad que no se basen en la guerra ni en el uso de las Fuerzas Armadas, sino en una visión integral vinculada a la paz y los derechos humanos”.

Y añade que “llevamos 10 años de una estrategia de concentración de mandos y fuerzas para confrontar el poder de los criminales más organizados. Se piensa que más fuerza es igual a más seguridad, pero la realidad demuestra lo contrario; más fuerza termina generando más muertes, ciudadanos inhibidos y atemorizados, dispersos y desencantados por la ineficiencia de las autoridades encargadas de protegerlos”.

En su visión, tiene más de 30 años trabajando en temas de seguridad y paz, se tiene “que construir una nueva política y sistema nacional de seguridad que desde una concepción de seguridad humana y ciudadana articulen las dimensiones económicas, sociales, políticas e institucionales en los tres órdenes de gobierno, con un énfasis local en la proximidad social”.

Miguel, somos amigos desde hace 45 años, se manifiesta en contra de la actual propuesta de Ley de Seguridad Interior, ya aprobada por los diputados, porque ésta “no debe responder a la lógica de coyuntura para continuar la actual estrategia de seguridad: lo que hace falta es cambiar esa lógica y estrategia” y añade que “la posible aprobación de la Ley de Seguridad Interior representa una reafirmación de la estrategia de seguridad que no funciona; significa darle a la emergencia y fuerza la categoría de permanencia. Esta ley no debe prosperar”.

El premiado, que estudió en la Universidad Iberoamericana, demanda que el Gobierno, los partidos, el Ejército y el Senado “profundicen el diálogo y la escucha; por el bien del país, no se cierren”. Y pide que en el caso de que esa ley fuera promulgada “sin perjuicio de las acciones legales que ciudadanos y organizaciones sociales puedan emprender, desde ahora animo a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para que, en concordancia con lo que ha manifestado al respecto, y con la posibilidad que le otorga el Artículo 105 constitucional, ejercite ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la Acción de Inconstitucionalidad que abra el camino para su invalidez”.

Miguel, que es presidente de Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz), asegura que “como Nación nos urge generar condiciones pacíficas a la tensión polarizada y la conflictividad política y social que ahora crecen. Recordemos que la paz requiere de la seguridad, pero no se agota ni es sinónimo de ella, pues la paz obedece a un concepto y paradigma que la construye inseparable y basada en la Justicia, la democracia y los derechos humanos. México requiere no solamente un nuevo esquema de seguridad, sino un prioritario y profundo enfoque de Paz, que conllevará los avances en otros campos que propiciarán a su vez la seguridad misma”. Hay que escucharlo y actuar en consecuencia.
04 Diciembre 2017 04:07:00
México, cárteles trasnacionales
Nueve son los cárteles mexicanos que tienen presencia a nivel internacional en una estructura compleja que implica muy diversos tipos de alianzas y asociaciones con grupos locales en 51 países de los 5 continentes, según una investigación de la PGR.

Los cárteles, en su versión trasnacional, se dedican a la venta de la cocaína, la heroína, las metanfetaminas y los precursores químicos. También a la producción en México de amapola, drogas sintéticas y mariguana en las zonas donde ellos operan.

El negocio implica el control de rutas terrestres y marítimas, a nivel internacional, y de una infraestructura que cuenta con aviones, sumergibles, lanchas rápidas y diversos tipos de vehículos para desplazarse por tierra en México y en el cruce de la frontera con Estados Unidos.

La PGR señala en su documento que los cárteles mexicanos tienen alianzas o asociaciones con los cárteles colombianos, la mafia italiana, la mafia rusa, las distintas mafias africanas y grupos criminales locales, en los países donde tiene presencia, que son los encargados de la distribución al menudeo.

El Cártel del Pacífico, el más presente a nivel mundial, mantiene influencia, de una u otra forma, en 43 países de los cinco continentes. Le siguen los Zetas que operan en 20 países de América, Europa, África y Asia.

Luego viene el cártel Jalisco Nueva Generación que se extiende a 14 países de América, África y Asia. Es la organización que ha crecido más rápido en su faceta internacional. La Familia Michoacana está presente en ocho países de América, Europa y Asia.

La influencia del cártel del Golfo se da en seis países de América y Europa. El cártel de los Arrellano Félix o cártel de Tijuana está en cuatro países de América.

El Cártel de Los Caballeros Templarios se encuentra en tres países de América y Asia. El Cártel de los Carrillo Fuentes o cártel de Ciudad Juárez se concentra en tres países de América. El cártel de los Beltrán Leyva está en dos países de América y Europa.

La presencia de los cárteles mexicanos en los mercados internacionales no siempre se da de manera física sino la logran a través de asociaciones y alianzas con organizaciones semejantes y grupos locales de muy diversa índole.

Ejemplos de este tipo de presencia, que es muy diversa, es la relación que el cártel del Golfo mantiene con la mafia italiana de la Ndrangheta o la del cártel del Pacífico con las pandillas dominicanas en Estados Unidos.

Los cárteles mexicanos, también los de otros países, van a seguir presentes en los mercados internacionales, de la manera que ahora lo hacen, siempre con ventaja para ellos, mientras siga vigente el paradigma prohibicionista y punitivo impuesto hace 50 años. Su fracaso es evidente, pero se insiste en él.
29 Noviembre 2017 04:00:00
EPN, al fin del quinto año
El presidente Enrique Peña Nieto al terminar su quinto año de gobierno e iniciar el sexto, tiene una desaprobación que va del 71% al 64% y una aprobación del 26% al 31% según las encuestas de Mitofsky (29.11.17) y Buendía & Laredo (21.11.27).

Esos números lo sitúan como el Presidente peor valorado por lo menos en los últimos 50 años. Las dos encuestas coinciden en que el momento de mayor desaprobación, en lo que va el sexenio, fue en febrero de este año con entre el 74% al 77% y una aprobación del 17 al 19%. Es el mes de lo que se dio en llamar el gasolinazo.

En 2012, el Presidente arranca su gestión con una aprobación del 55% y una desaprobación de entre 30% y el 35%. Desde un principio cae su aprobación aunque de manera lenta. Las dos encuestas coinciden en señalar que en febrero del 2014 se junta el porcentaje de aprobación y desaprobación y de manera muy clara a partir de noviembre, de ese mismo año, los niveles de desaprobación son mayores que los de aprobación.

En noviembre de 2014, tenía entre el 50% y 57% de desaprobación y 41% de aprobación. A partir de esa fecha y hasta febrero de 2017 crece la brecha entre uno y otro hasta llegar a los porcentajes ya señalados. A partir de ese mes se ha reducido la diferencia, aunque de manera marginal como se anota más adelante.

En noviembre de 2017, el 84% de los encuestados piensa que el Presidente no tiene el control de los problemas del país y el 70% dice que el país va por mal o muy mal camino, de acuerdo a Buendía & Laredo. En términos generales estas valoraciones explican los altos niveles de desaprobación que tiene el Presidente.

La encuesta de Mitofsky menciona como los tres principales problemas percibidos por los encuestados: la inseguridad (25%), la crisis (18%) y la corrupción (11%). En la de Buendía & Laredo estos perciben que lo peor hecho por el Presidente es: la economía-alza de precios-salario (16%), corrupción 11%) y violencia-inseguridad (10%). Hay coincidencia entre las dos encuestas.

En los últimos nueve meses el Presidente ha reducido la desaprobación entre 6 y 10 puntos y aumentado la aprobación entre 9 y 12 puntos según estas mismas encuestas. Su actuación y la de su gobierno ante los sismos de septiembre explican, en parte, este aumento. No se puede asegurar que vaya a continuar esta recuperación.

El promedio de aceptación de los cinco años del presidente Peña Nieto es de 38.1% y el sexenal de Calderón de 56.6%; el de Fox 57.9 % y el de Zedillo de 54.9%, según Mitofsky. Si continúa el porcentaje de recuperación de los últimos nueve meses, es posible que al término del sexenio crezca el margen de aprobación, pero quedaría por debajo de los tres últimos sexenios. Eso necesariamente va a perjudicar al candidato del partido del Presidente. Ya veremos.
27 Noviembre 2017 04:09:00
La estrategia fracasó
En diciembre de 2012, el presidente Peña Nieto y el secretario de gobernación Osorio Chong afirmaron, de manera textual, que la estrategia implementada por el gobierno del presidente Calderón para combatir la violencia había estado equivocada y que ellos pondrían en operación una que sí daría resultado. Después de cinco años es evidente que esta fracasó.

De diciembre de 2012 a octubre de 2017 han pasado 59 meses, el número de los homicidios dolosos supera en 13,000 a los que tuvieron lugar en el mismo periodo del gobierno anterior, estos datos se obtienen de la información que proporcionan las fiscalías de los estados. En el gobierno de Calderón se abrieron 80,573 carpetas de investigación y en el actual ya van 93,669, que son 16.3% más.

El mes de octubre que acaba de pasar ha sido el más violento de los últimos 20 años. El número de los homicidios dolosos asciende a 2,371, 76 por día, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública. La cifra más alta desde que se tiene registro era de julio del presente año, cuando se reportaron 2,238 asesinatos.

En los primeros 10 meses de 2017 el número de los homicidios dolosos es 23.6% más elevado que en el mismo periodo del año anterior. Todo indica que al cierre de este año estos lleguen a los 25,000 que sería mayor a los 22,855 de 2011, en el gobierno de Calderón, que es el más alto desde que se lleva registro.

Los estados con más homicidios dolosos en estos meses son: Guerrero (1,942), Baja California (1,733), Estado de México (1,648), Veracruz (1,382), Chihuahua (1,288), Sinaloa (1,156) y Jalisco (1,093). En estas entidades se concentra casi el 50% de los casos. En términos de homicidios dolosos por cada 100,000 habitantes el resultado es: Colima (79.3), Baja California Sur (55.2), Guerrero (54.2), Baja California (50.5), Sinaloa (39.1) y Chihuahua (34.06). La medida nacional ronda en los 22 homicidios dolosos por cada 100,000 habitantes.Estos números dan cuenta de manera contundente que la estrategia fracasó.

El actual gobierno federal sólo ha continuado lo que hacía el gobierno anterior. El cambio fue sólo de discurso. Francisco Rivas, presidente del Observatorio Ciudadano, plantea que las autoridades no rinde cuentas y que “no haya ninguna renuncia sobre la mesa cuando no hay resultados” y añade, estoy de acuerdo con él, que el actual Gobierno “no hace un cambio de viraje, porque no sabe qué hacer”.

La directora del Instituto para la Seguridad y la Democracia, Gabriela Capó, afirma que los datos hablan del fracaso de la estrategia y que “estamos alcanzando dimensiones históricas y preocupantes. Estamos viviendo una gran inacción de la autoridad. No hay una respuesta inmediata, que debe haberla por la gravedad de las cifras”. El actual Gobierno no fue capaz de poner en práctica una estrategia que redujera los homicidios dolosos, pero sí logró que estos aumentaran. Su promesa de inicio de gobierno ha terminado en un radical fracaso.
22 Noviembre 2017 04:00:00
Frente Ciudadano
El fin de semana pasado los órganos de dirección del PAN, el PRD y el MC decidieron formalmente, por una amplia mayoría en cada caso, ir a una coalición para la elección presidencial del 2018 en el ya conocido Frente Ciudadano por México.

En el proceso de consolidación de esta alianza se han dado cuatro pasos: acreditación ante el INE, construcción y aprobación de la Plataforma Electoral, acreditación de esta ante el INE y el acuerdo formal de coalición que todavía no se registra. Falta el mecanismo para elegir al candidato a la presidencia y a los otros puestos de elección popular en las elecciones donde estos partidos van juntos.

Después de sortear diversas dificultades y en contra de algunos pronósticos pienso que los dirigentes del Frente Ciudadano se van a poner de acuerdo, para elegir al candidato a la Presidencia de la República y a otros de los 3 mil 447 puestos de elección popular en juego. Es posible que alguna o algunas personas en lo individual renuncien a estos partidos, pero no habrá quiebre de la coalición.

Me parece interesante, valioso y atractivo que posiciones de derecha e izquierda se pongan de acuerdo en una Plataforma Electoral y en unas candidaturas conjuntas. La construcción de la coalición obliga a dialogar y a negociar de manera intensa. La política en democracia es precisamente diálogo y negociación.

Una vez que se ha acordado la plataforma electoral y de gobierno, que es lo fundamental, viene la discusión sobre quienes pueden hacer realidad ese proyecto. En esa elección deben estar presentes cuatro criterios básicos: que el candidato sea y parezca honrado; que realmente, no sólo de palabra, sea un demócrata; que tenga capacidad técnica y profesional y que su trayectoria respalde, de manera coherente, la apuesta simbólica del relato que el Frente necesita para ganar.

La crisis de la vida política e institucional y los niveles de corrupción, impunidad y frivolidad en el ejercicio del poder, en éste sexenio, han llegado a extremos no vistos. El desprestigio de la política y de los políticos están en su nivel más bajo en los últimos 50 años. En la campaña por la presidencia estos son elementos que van a a estar presentes. Los otros, como el empleo y la seguridad, de suyo importantes, van quedar en segundo plano.

El gobierno que asuma la presidencia en 2018 debe hacerse cargo de esta realidad y establecer políticas públicas que le hagan frente. La economía del país funciona más o menos bien y ahora ese no es el problema aunque queda mucho por hacer en el campo de la reducción de la pobreza y distribución del ingreso. El problema es la política, la debilidad de las instituciones y la corrupción de muchos de los hombres y mujeres que ejercen el poder. Eso debe de cambiar. No hay magia. Exige de un proceso que debe de iniciar en diciembre de 2018.
20 Noviembre 2017 04:00:00
Bartra, el país y la melancolía
Hoy día en el país “la melancolía se extiende entre la población que añora viejos y mejores tiempos. En esa dirección López Obrador representa la melancolía y la nostalgia por el viejo PRI”, afirma el antropólogo Roger Bartra (Ciudad de México 1942), en entrevista a Jacobo García (El País, 8.11.17)

Bartra, autor del famoso texto La Jaula de la Melancolía (1987), piensa que “López Obrador ha dejado de ser de izquierda, y más ahora que ha comenzado un viraje hacia posiciones cercanas al viejo PRI. Es el PRI previo al de De la Madrid y Salinas…” y añade que “en cierto sentido es el peor PRI. Un partido autoritario y represivo que representa al antiguo régimen en su máxima expresión”.

El antropólogo que, desde 1971 es investigador emérito de la UNAM, sostiene después de la disolución del Partido Comunista de México (PCM) “que era la fuerza más importante de la izquierda -aunque marginal-, comenzó un proceso que terminó fundando el PRD”. Y agrega que “la historia del PRD ha sido de enfrentamientos entre muchas tribus, principalmente entre populistas-cardenistas y la social democracia. Eso evolucionó hacia la ruptura y la fundación de Morena por el sector populista”.

Bartra por muchos años fue miembro del Partido Comunista de México (PCM) y conceptualmente se ha mantenido en la izquierda. Comparto su visión de que López Obrador representa la nostalgia del viejo PRI y que él mismo es un priista de tiempos del nacionalismo revolucionario y populista de Echeverría que tanto daño hizo al país. Añado que Morena, en esa misma lógica, es la reencarnación del PRI de aquellos tiempos.

Mañana 21 de noviembre, Bellas Artes rinde homenaje a Bartra por su trayectoria como uno de los pilares de la antropología mexicana. Para él “un sector muy grande de la población mantiene inclinaciones caudillistas empapado en la tradición nacionalista revolucionaria y, aunque ya no vote PRI, sigue esperando al caudillo y “al señor presidente”. Estos son sobre todo los sectores más atrasados y pobres”.

Para Bartra el PRI y el PAN son partidos de derecha y en ambas agrupaciones existe una derecha conservadora, pero también una derecha moderna. Las encuestas, dice, revelan que la mayor parte de los mexicanos son de derecha y se definen como tales. Y eso, abunda, “efectivamente corresponde a la realidad política del país”.

Celebra la alianza “entre el ala democrática del PAN y la reformista del PRD”. Y piensa que el entusiasmo que ésta ha despertado sólo tiene sentido si se construye un “programa mínimo de gobierno que conozcan cuanto antes los mexicanos porque bien gestionado podrían llegar a ganar las elecciones”. Bartra, a lo largo de su vida, ha sido un pensador independiente e iconoclasta y referente fundamental del análisis de la realidad mexicana.
13 Noviembre 2017 04:00:00
Historia reciente del negocio de la heroína
“… la heroína no tiene un valor intrínseco, no es como el oro. Si no tienes a quien vendérsela, sólo es un montón de polvo blanco. Puedes detener a hombres como “El Chapo”, pero mientras haya demanda tendrás el problema”, afirma James J. Hunt, jefe de la DEA en Nueva York, en una entrevista a Amanda Mars (El País, 12.11.17).

El hub de la heroína en Estados Unidos es Nueva York. Aquí se intercepta una tercera parte del total. Ahora 10 veces más que hace ocho años. La demanda ha crecido exponencialmente a partir de la adicción causada por el abuso de medicinas, a partir de opioides, recetadas por los médicos.

Hace 40 años, dice Hunt, la mafia de Estados Unidos controlaba la introducción y el mercado. Traía la heroína de Sicilia y Turquía. La vendían a traficantes afroamericanos y algunos latinos que eran los que estaban en el negocio del narcomenudeo.

La mafia, continúa el agente especial de la DEA, fue expulsada del negocio en los años 80 y 90 cuando los cárteles colombianos empezaron a producir heroína. Se hicieron del control del mercado en Estados Unidos cuando bajaron los precios a la mitad. Entonces las pandillas de dominicanos se hacen cargo de la venta al menudeo.

Hacia el año 2000, los cárteles colombianos, después de sufrir duros golpes, es cuando caen Escobar, Ochoa y Gacha, toman la decisión de vender su mercancía a los mexicanos, asegura Hunt. Éstos asumen el control, pero la venta al menudeo sigue en manos de las pandillas de dominicanos.

La mafia vendía el kilo de heroína a 200 mil dólares y los mexicanos lo hacen entre 50 mil y 60 mil dólares a los dominicanos dueños del narcomenudeo. En los últimos 15 años los precios de la venta directa han caído a pesar de que se ha incrementado la demanda.

El agente de la DEA afirma que para el caso de la heroína la fuerza de venta de los cárteles mexicanos es mucho mayor de lo que tuvo la mafia. Su negocio no tiene una estructura pesada como las mafias. Ellos acuerdan de manera individual con las pandillas dominicanas que están muy fragmentadas.

Los cárteles mexicanos tienen en Estados Unidos estructuras muy ligeras y son muy poco visibles, plantea Hunt. La heroína entra a Estados Unidos por la porosa frontera entre los dos países. En su versión “miles de tráileres la cruzan cada día y ellos los usan” en un sentido y en otro. De ida con droga y de regreso con dinero.

Hunt reconoce que “el problema es que hay una gran población de adictos” en Estados Unidos, y que el reto es “conseguir que las nuevas generaciones no prueben la heroína. Hay gente que prueba la cocaína o la mariguana, luego madura, encuentra un trabajo y no lo vuelve a hacer. Pero la heroína toma todo tu cuerpo y tu alma”.
08 Noviembre 2017 04:00:00
Periodistas asesinados
De 2000 a la mitad del 2017 han sido asesinados 106 periodistas en México, según la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (Fealde) y de estos el 99.85% de los casos han quedado impunes.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) estima para este mismo período en 130 los periodistas asesinados, 24 más que la Fealde, y de ellos 38 en lo que va de este Gobierno.

En estos últimos 17 años el mayor número de los asesinatos se concentran en Chihuahua y Veracruz, con 16 en cada estado, y en Tamaulipas, con 13. Los periodistas en calidad de desaparecidos son 25 y la mitad de estos se ubican en Veracruz, Tamaulipas y Michoacán.

La FEADLE se creó en 2010 y hasta la fecha ha dado inicio a mil 926 averiguaciones previas y de ellas sólo 111 fueron consignadas, llegaron a manos de un juez, pero sólo tres concluyeron en una sentencia. El 99.85% de estos casos quedaron impunes. La cifra es igual a los otros delitos que se cometen en el país.

En 2010 hubo 60 averiguaciones previas; en 2011, 276; en 2012, 217; en 2013, 255; en 2014, 297; en 2015, 319; en 2016, 360 y a la mitad de 2017 ya había 244, de seguir así al final del año van a ser 488. El 57% de estos casos están pendientes y lo más probable es que nunca se resuelvan. El 43 % restante se consideran delitos registrados, pero tampoco se van a aclarar.

El 39% de estos ilícitos están relacionados con amenazas, el 20% con robo y lesiones, el 17% con abuso de autoridad y daño a la propiedad ajena. Hay 16 casos que denuncian tentativa de homicidio y 11 de acceso ilegal a sistemas y equipos de información. La tercera parte de las denuncias se han hecho en la Ciudad de México, Estado de México y Veracruz.

Desde 1987, son ya 30 años, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) ha denunciado el asesinato de periodistas en México, la inseguridad que existe para desarrollar la profesión y la impunidad de los delincuentes que atentan contra los periodistas. En estos años todos los presidentes se han comprometido a combatir los crímenes contra los periodistas, pero todo sigue igual.

En los últimos 23 años, la SIP ha organizado 28 misiones de campo en México, con visitas a funcionarios del más alto nivel, pero nunca ha habido resultados. En ningún caso se ha pasado de declaraciones de buenas intenciones de parte del Gobierno.

Es contradictorio que México sea uno de los países que tiene más instituciones de protección de periodistas y también uno de los lugares donde más se les asesina. La representante en el país de Reporteros sin Fronteras se pregunta ¿Qué está pasando? ¿Qué hacer en un contexto de total impunidad a la libertad de prensa y a la agresión y el asesinato a los periodistas?
01 Noviembre 2017 04:00:00
Cataluña
La mayoría silenciosa que no quiere ver a Cataluña separada de España, porque sabe bien cuáles serían las consecuencias económicas, políticas y sociales, dejó libre el espacio de la calle y de los medios internacionales a la minoría de catalanes que sí quiere separarse de España.

Eso permitió se construyera la idea de que la gran mayoría de los catalanes estaba por la independencia, pero no es así. La minoría ha construido un discurso basado en el sentimiento nacionalista, siempre peligroso, que convence a un sector de la sociedad catalana y llama la atención de los medios internacionales.

El pasado domingo esa mayoría silenciosa decidió salir a la calle y manifestar su posición. Los organizadores, en la marcha que se realizó de Barcelona, dicen participaron más de un millón de personas y la Policía 300 mil. Ahora, los que quieren permanecer en España se manifiestan. Lo habían hecho también el pasado 8 de octubre con un número similar de participantes.

Los independentistas, más allá de lo que diga la Constitución española, no pueden tomar decisiones a nombre de la mayoría de los catalanes. El primer debate tiene que darse al interior de la sociedad catalana. Le corresponde a ellos y sólo a ellos. La mayoría es la que decide. El Estado español, como le corresponde, ante el intento separatista, ha asumido la autoridad en Cataluña.

Las diversas encuestas, con diferentes números, señalan con claridad que la mayoría de los catalanes quiere permanecer en la unión de las diversas autonomías que integran España. Plantean que es necesario revisar el actual estatuto y dar más espacio de acción al gobierno catalán. Eso, sin duda, se puede y debe discutir por los mecanismos correspondientes.

El Estado español ha citado a elecciones generales en Cataluña, para el 21 de diciembre de este año. En ellas, un mecanismo dentro de la Constitución se verá si lo que dicen las encuestas es cierto. En ese caso las mayorías, con su voto, habrán de decidir cuál es el camino a seguir. Si esta mayoría vota a los partidos y candidatos que están por la independencia el Estado español tendrá que replantear su estrategia y reconocer esa realidad, pero también, de ser el caso, los independentistas deberán sujetarse al voto de la mayoría.

En 51 días se sabrá cuál es el resultado. Mientras la mayoría silenciosa cayó, los independentistas gozaron de un espacio que no tuvieron que compartir con nadie. Ahora el espacio físico, el de las ideas y el simbólico está en disputa. Llegó el tiempo, por la vía legal, de que los catalanes decidan lo que ellos quieren.

Lo cierto es que el Gobierno catalán ahora destituido, que actuó al margen de la ley, promovió un nacionalismo emocional, al que se sumaron muchos catalanes, que no advirtió a la población sobre cuáles son los costos de la separación y cuáles las consecuencias de la misma. Nunca abrieron un real debate por los mecanismos institucionales y actuaron al margen.

Los nacionalismos y los nacionalistas suelen ser peligrosos y fuente de división y también de exclusión de los que no piensan como ellos. Sólo hay lugar para los suyos. Los demás son traidores a la causa y enemigos de la patria. Se deja de ver a los otros, a los que no son ellos. Se deja de ver el interés colectivo, para sólo mirar, en una visión mesiánica, el futuro luminoso que ellos imaginan.
30 Octubre 2017 04:00:00
Todo se vale
El procurador encargado del despacho de la PGR, Alberto Elías Beltrán, es un empleado de Los Pinos y hace lo que se le ordena. Lo era también Raúl Cervantes, el procurador anterior, militante del PRI, que tuvo que renunciar al cargo porque su situación era ya insostenible. Esta se agravó después del caso del Ferrari que emplacó en Morelos, para no pagar la tenencia.

Uno de los más graves problemas de la justicia mexicana es no tener una procuraduría autónoma independiente a las decisiones del Ejecutivo en turno. Ahora la PGR se utiliza como un instrumento político poderoso, en manos del Presidente, para atacar y descalificar, de múltiples maneras, a quien considera su adversario o enemigo. No es un instrumento de la justicia y la legalidad. 

El caso más reciente de este uso político faccioso por parte de Los Pinos es la destitución de Santiago Nieto, el fiscal de la Fepade, con argumentos ridículos e incluso infantiles que cambiaron con los días. La actuación de Elías Beltrán es lamentable, la propia de un empleado menor y no la del fiscal de la República de un país de 120 millones de habitantes y 14 economía del mundo. 

Los Pinos y el PRI se han salido con la suya y lo más seguro es que nunca se investigue la evidente relación entre la constructora brasileña Oderbretch y la campaña del candidato priista Enrique Peña Nieto, ahora Presidente de la República. Ellos están dispuestos a utilizar a su antojo a las instituciones sin importarles el daño que les hacen, para protegerse y evadir la acción de la justicia. En este propósito todo se vale. 

La PGR está en uno de los peores momentos de su historia. No es una institución creíble. Se le ubica como un brazo del Presidente de la República, que usa como le conviene. ¿Cómo cambiar esta realidad? No veo pueda suceder en el tiempo que le queda a este gobierno. Sólo será posible cuando se legisle, para que la Procuraduría sea una instancia absolutamente autónoma e independiente del Poder Ejecutivo. Urge que así sea. Debe estar en la agenda del próximo gobierno y del nuevo legislativo. 

La FEPADE vive también uno de los peores momentos desde su fundación. En la lógica del actual gobierno y su partido es una institución solo para taparle el ojo al macho, pero no para investigar los posibles delitos electorales y menos para actuar en consecuencia. Es una institución de pantalla y nada más. En los hechos siempre ha sido así, pero había indicios de que iba a cambiar. Eso trajo la destitución de su titular. 

¿Los senadores se pondrán de acuerdo, para nombrar a un nuevo fiscal de la FEPADE? Lo veo imposible y si lo logran no será creíble. En la imagen pública va a quedar que es un empleado del presidente bajo el mando de otro empleado, el procurador. La Fepade sólo será creíble el día que sea autónoma e independiente del Ejecutivo y de cualquier otra autoridad. Es también un tema del próximo gobierno y del nuevo legislativo. 

La destitución del fiscal de la Fepade implica un costo político y electoral enorme, no sé si calculado, para el Presidente y su partido. Implica también un daño de gran impacto a la credibilidad de las instituciones. En los hechos, el Presidente al fin de su sexenio se queda sin Procuraduría y sin Fepade. No sé si en la relación costo-beneficio es algo que calcularon y decidieron hacerlo. 

La vida institucional del país ya no aguanta sin una PGR y una Fepade autónomas e independientes. El actual gobierno y su partido dinamitó la última y escasa confianza que tenían. Al próximo gobierno y al nuevo legislativo les toca trabajar en leyes que garanticen el funcionamiento de estas instituciones en un México inmerso en la realidad del siglo XXI y no en la de un país bananero.
25 Octubre 2017 04:00:00
Odebrecht y la campaña de EPN
Funcionarios de la constructora Odebrecht y empresas filiales de la misma han señalado, en diversas ocasiones que en 2012 contribuyeron a financiar la campaña del candidato del PRI, Enrique Peña Nieto. Ellos han presentado evidencias para sostener sus afirmaciones. Hasta ahora las autoridades mexicanas no han ofrecido resultados públicos de las investigaciones a estas acusaciones.

Hay sólidos elementos para pensar que la campaña de Peña Nieto no fue la excepción de la estrategia de la constructora brasileña que, a partir de declaraciones de sus funcionarios, ha reconocido que hay investigaciones que se han dado a conocer que financió elecciones presidenciales en Brasil, Argentina, Perú y Colombia. Y asegura también lo hizo en México.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) vuelve a presentar declaraciones y documentos que señalan la colaboración de la constructora brasileña en la campaña presidencial del 2012. Esta vez da a conocer las declaraciones de Carlos Fadigas, exdirector de Braskem, filial petroquímica de Odebrecht, que asegura que la empresa acompañó “de tiempo completo” la campaña de Peña Nieto.

Fadigas, como otros funcionarios de la constructora brasileña y sus filiales, han colaborado con la justicia brasileña y estadunidense para aclarar el gigantesco evento de corrupción de la empresa en más de una docena de países de América Latina, el Caribe y África. El financiamiento de campañas presidenciales que se veían ganadoras fue parte del mismo. A cambio iban a recibir contratos. Así ocurrió y todo señala que México no fue ajeno a eso.

MCCI, además de la declaración, presenta documentos que dan cuenta de tres transferencias por 1.5 millones de dólares a la empresa Latin America Asia Capital, afincada en Islas Vírgenes, que ha sido vinculada por testigos protegidos en Brasil con Emilio Lozoya Austin, quien en ese entonces se desempeñaba como coordinador de Vinculación Internacional del candidato del PRI.

Nuevos documentos revelan que Peña Nieto antes de ser presidente se reunió tres veces con Marcelo Odebrecht, ahora encarcelado en Brasil por su participación en diversos actos de corrupción, entre ellos el de Lava Jato. En agosto pasado MCCI publicó documentos que muestran que en la campaña de 2012 la constructora Odebrecht transfirió 3 millones 140 mil dólares en siete depósitos a la empresa ligada a Lozoya. En Brasil testigos protegidos confirman esta información.

Estos documentos, que incluyen estados de cuenta de transferencias desde el Meinl Bank, se integraron a la carpeta de investigación FED/FEPADE/UNAI-CDMX/0001139/2017 que tiene abierta la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade). Analistas y políticos de oposición sostienen que la reciente destitución de Santiago Nieto como fiscal especial de la Fepade, tiene que ver con la investigación que realizaba sobre el financiamiento de la campaña de Peña Nieto.

Las investigaciones sobre el financiamiento de campañas por Odebrecht, a cambio de recibir favores, han prosperado en todos los países, pero en México no. Eso ha generado dudas y sospechas. ¿Por qué no se investiga? ¿Por qué no se presentan resultados? ¿Qué se esconde? El comportamiento de la PGR a manos de Raúl Cervantes y ahora de Alberto Elías Beltrán no hace más que incrementar los cuestionamientos. El Presidente y su gobierno están frente a una nueva crisis y una vez más su reacción no es la adecuada.
23 Octubre 2017 04:00:00
Los independientes
Los candidatos independientes ya son una realidad en el espacio de la vida política del país, pero van a pasar todavía años para que esta figura, complementaria a la de los partidos políticos, se consolide y sea realmente competitiva. Eso va a ocurrir a través de un proceso que va ir creando una masa crítica a partir de éxitos y de la experiencia acumulada.

Para la elección federal del 2018 se inscribieron 87 personas como candidatos a la Presidencia de la República, que son siete mujeres y 80 hombres. De ellas el INE acreditó a 48 que cumplieron con los requisitos. Ahora tienen que obtener 866 mil 593 firmas válidas (1% de la lista nominal de electores, al 31 de agosto) distribuidas en 17 de los estados.

Cuentan con 120 días para hacerlo y las deben de entregar, a más tardar, el 12 de febrero de 2018, para poder registrarse como candidatos. De esos se espera que lo logren sólo dos ó tres. De ser más sería una sorpresa. Los más conocidos son Margarita Zavala, Jaime Rodríguez, Pedro Ferriz de Con, Armando Ríos Pitt y María de Jesús Patricio Martínez, del Consejo Indígena de Gobierno (CIG).

El INE recibió 77 solicitudes, en 21 estados, de quienes se proponen contender por un lugar en el Senado y de esas dio por buenas 53. Los aceptados deben de obtener firmas que representan el 2% de la lista nominal de su estado. Tienen 90 días, para hacerlo. Entre ellos está Manuel Clouthier de Sinaloa y Pedro Kumamoto de Jalisco.

Los ciudadanos que se apuntaron para participar en la contienda como diputados federales son 240 y de estos el INE consideró procedentes 185, dos ya declinaron. Corresponden a 148 distritos de los 300 que existen en el país y se reparten en 17 estados. De ellos 149 son hombres y 26 mujeres. Deben obtener firmas que equivalen al 2% de la lista nominal del distrito. Tienen 60 días para hacerlo.

La mayor concentración de quienes se proponen ser diputados federales por la vía independiente se centraliza en la Ciudad de México con 33. Le sigue Jalisco con 22, Nuevo León y Chiapas con 18 en cada uno, Guerrero y Puebla con 11 en cada uno, Guanajuato con 10 y Tabasco y Baja California con siete en cada uno.

En 30 estados en los que habrá elección local se han apuntado y aprobado, por los órganos electorales correspondientes, decenas de candidatos independientes para contender por las nueve gubernaturas, los congresos estatales y las presidencias municipales. Todavía no se ha dado a conocer un número consolidado de estos.

El INE a los independientes que quieren participar como candidatos a la Presidencia de la República, al Senado y a la Cámara de Diputados les da una APP para recolectar las firmas. Esto facilita la tarea y el cotejo de posibles repeticiones de firmantes. Un ciudadano sólo puede dar la firma a un candidato a cada uno de los cargos.

La primera vez que participaron candidatos independientes se ganó una gubernatura. Eso puso la vara muy alta y todos los siguientes resultados se han medido con ese parámetro. Eso ha impedido ver el alcance real de número de candidatos inscritos y aprobados y también de los triunfos en las elecciones locales. La elección del 2018, va a ser una prueba del avance de la figura de las candidaturas independientes.
16 Octubre 2017 04:00:00
Venezuela, gana la oposición
Ayer domingo, con 10 meses de retraso provocado por el Gobierno, se celebraron en Venezuela las elecciones de las 23 gubernaturas que tiene el país. Antes de la jornada, en manos del partido del Gobierno estaban 20 de estas y de la oposición tres. Al cierre de la campaña, las encuestadoras más serias anunciaron que la oposición ganaría entre 13 y 18 de las mismas.

La jornada tuvo lugar dos meses después de las manifestaciones contra el presidente Maduro y las protestas por el golpe dado a la Asamblea Legislativa con la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente controlada por el Gobierno y desconocida por la comunidad internacional. Entre mayo y agosto, en esos eventos, fueron asesinadas 125 personas. La mayoría a manos de cuerpos de seguridad del Gobierno y paramilitares.

Al momento de escribir (18:00 horas) la oposición, organizada en la Mesa de Unidad Democrática (MUD), gana más de la mitad de las 23 gubernaturas, según las encuestadoras reconocidas. Queda por definirse el número preciso, pero se adelanta que son entre 13 y 14. Es una victoria contundente que expresa el rechazo al Gobierno de Maduro y el deseo que tiene la mayoría de la sociedad venezolana de poner fin a la fracasada revolución bolivariana. Habrá que ver si el Consejo Nacional Electoral (CNE), controlado por el gobierno, reconoce estos resultados que sin maniobras oficialistas pudieron haber sido más abultados.

La MUD se presentó a las elecciones a sabiendas de que las condiciones de las mismas eran muy desiguales y estaban diseñadas para beneficiar al partido del gobierno, pero decidió participar consciente que el descontento popular es enorme y eso le daba ventaja y podía ganar. Su análisis se comprobó. Eso es lo que ha sucedido. Hicieron buen uso del arma más poderosa que tienen para enfrentar al gobierno de Maduro, el voto popular.

El resultado de la elección fortalece al MUD y su proyecto de cara a las elecciones municipales que deben tener lugar en noviembre y a la presidencial en 2018. Siempre y cuando las autoridades no alteren las fechas. El Gobierno y su proyecto son cada día más débiles. Se hacen valer por la fuerza policial y militar, pero no por tener de su lado a la mayoría de la gente. Ésta ya no está con ellos. Lo estuvo en el pasado, en los tiempos que el barril del petróleo se vendía a 150 dólares.

De cara a la elección presidencial del próximo año, el resultado de esta, que eligió a gobernadores, anuncia ya la derrota del partido en el Gobierno y del candidato que este ponga. Todo dice volverá a ser Maduro, pero los dirigentes chavistas podrían dar un golpe y desplazarlo ante su desprestigio y mala imagen en búsqueda de poner a un nuevo candidato, que pueda ofrecer más votos. Son tiempos donde es muy difícil revertir la opinión de la gran mayoría de los venezolanos. Ellos son los que van a decidir en las urnas.
11 Octubre 2017 04:00:00
Premio Nobel de la Paz
El Premio Nobel de la Paz 2017 lo obtuvo la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN, por sus siglas en inglés). Desde su creación, esta organización de la sociedad civil promueve la firma de un tratado mundial que prohíba las armas nucleares.

En 2007, ICAN se funda en Viena y es una coalición integrada por 468 organizaciones de la sociedad civil en más de 100 países. La oficina central sólo tiene tres personas y se aloja en el edificio del Consejo Ecuménico de las Iglesias, cerca de la sede de la ONU en Ginebra.

Su objetivo fundamental es movilizar a la sociedad de todos los países para persuadir y presionar a sus gobiernos de que firmen el tratado, acordado por la ONU, que prohíba las armas nucleares. Se estima que en el mundo existen 15 mil ojivas nucleares y de éstas 5 mil están desplegadas.

La organización tiene un presupuesto anual de un millón de euros. Sus fondos vienen de donaciones de gobiernos (Noruega, Suiza, Holanda, Alemania y el Vaticano), de la Unión Europea, de aportaciones privadas y de fundaciones de diversos países.

El comité que otorga este premio señala en su motivación que “vivimos en un mundo donde el riesgo de que se utilicen las armas nucleares es más alto de lo que nunca fue”. Está el conflicto entre Estados Unidos y Corea del Norte y del posible desconocimiento del Gobierno de Trump al pacto atómico con Irán.

La gran mayoría de la comunidad internacional está a favor que se prohíban estas armas menos los nueve que ya las tienen: Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Gran Bretaña, Corea del Norte, India, Pakistán e Israel y también los países que integran la OTAN, menos Holanda.

Al final de la Guerra Fría, a principios de los 80, el arsenal de las potencias nucleares sumaba 70 mil ojivas. En el marco del Tratado de No Proliferación Nuclear, que está en vigor desde 1970, redujeron sus arsenales. El esfuerzo de ICAN es que sigan reduciendo, en un plan escalonado, y terminen por acabarse.

Hasta julio de 2017 son 122 los países que han firmado el Tratado de Abolición de las Armas Nucleares de la ONU. Y 69 los que hasta ahora se han negado a hacerlo. La organización ahora galardonada es quien más trabaja en el mundo, para impulsar el acuerdo.

La reacción de Estados Unidos, Rusia y la OTAN al premio otorgado a ICAN ha sido reiterar que no firmarán un acuerdo que elimine las armas nucleares. En su versión esto no garantiza la seguridad de los estados y la paz mundial. Su estrategia es la de la disuasión nuclear, precisamente al tener armas de este carácter.

Reducir las ojivas nucleares de 70 a 15 mil es un logro notable, pero mientras sigan existiendo armas atómicas la existencia de la humanidad y la tierra estarán en permanente riesgo. La única salida es un acuerdo de los países del club nuclear, para en el futuro terminar con su arsenal. En hacer realidad ese sueño trabaja ICAN.
02 Octubre 2017 04:09:00
La reconstrucción
La SHCP y los especialistas coinciden en que el impacto de los sismos del 7 y 19 de septiembre no van a afectar el crecimiento del PIB e incluso hay quienes sostienen que este pude tener un aumento marginal derivado de los recursos adicionales que se involucren en la reconstrucción.

El total de las víctimas de los dos terremotos suman 358, de estas 217 en la Ciudad de México, y los inmuebles dañados llegan a 200 mil en los estados de Oaxaca, Morelos, Chiapas, Puebla, Tlaxcala, Estado de México y la Ciudad de México, según datos oficiales.

Las viviendas afectadas son 153 mil y de estas 55 mil totalmente destruidas, de ellas 49 mil 800 en Chiapas y Oaxaca. Las escuelas afectadas suman 12 mil 931, según la SEP, y las edificaciones del patrimonio monumental del país dañadas llegan a los mil 500, de acuerdo a la Secretaría de Cultura.

Todavía falta por cuantificar con precisión los daños a la infraestructura de comunicaciones, a la hidráulica y los sufridos por el sistema de hospitales del IMSS, el ISSSTE y la Secretaría de Salud.

El Gobierno de la República calcula en 31 mil millones de pesos (mil 700 millones de dólares), los recursos que se requieren para la reconstrucción. Esta cantidad puede crecer en los próximos días en la medida que se identifiquen más daños.

Trece mil millones de pesos (716 millones de dólares) son para la reparación de escuelas. De éstas 577 deben ser reconstruidas totalmente; 267 en Oaxaca y 192 en el Estado de México; mil 874 en forma parcial y las otras 10 mil 480 tienen daños menores, pero requieren alguna intervención.

10 mil millones de pesos (544 millones de dólares) para apoyo a la construcción de viviendas. De ellos 6 mil 500 millones de pesos en Chiapas y Oaxaca, que es la zona más afectada; 8 mil 000 millones de pesos (440 millones de dólares), para la restauración de los edificios del patrimonio nacional dañados.

La SHCP ha dicho que existen los recursos necesarios para la reconstrucción y que para ellos es necesario que en la Cámara de Diputados se realicen ajustes a la propuesta del paquete fiscal que esta ya tiene en sus manos.

Los ciudadanos han expresado la necesidad de que todos los recursos destinados a la reconstrucción sean auditados por instancias creíbles. Hay desconfianza en el Gobierno. Se teme que muchos de estos recursos vayan a manos de la corrupción.

En el México de hoy, el Gobierno de la República y de los estados afectados van a serán vigilados por millones de ciudadanos en cómo se realizan las obras y cómo se ejecutan los recursos.

La reconstrucción puede ser un momento único y excepcional para cerrar la brecha que ahora existe entre el Gobierno y la ciudadanía, pero también un espacio para que esta se profundice. Ya lo veremos.
27 Septiembre 2017 04:00:00
Rechazo a la política actual
La ciudadanía en la extraordinaria y potente movilización en la Ciudad de México, a solo minutos del devastador terremoto del pasado 19 de septiembre, hizo patente, desde el primer momento, su rechazo a los partidos políticos y a los políticos, sin exclusión, y puso de manifiesto su confianza en los ciudadanos como ellos.

Las y los voluntarios convivieron y trabajaron bien con el Ejército y la Marina en los distintos frentes de acción, pero en ningún momento aceptaron la presencia de los políticos y sus partidos. Éstos se dieron cuenta del rechazo y no se hicieron presentes. Los muy pocos que se presentaron fueron obligados a dejar el lugar.

La presencia del presidente Peña Nieto estuvo muy controlada en sitios de Morelos, Puebla y también Oaxaca. La imagen que se quería proyectar de un presidente pendiente al mando de situación se obtuvo, pero no tuvo mayor impacto en la opinión pública y tampoco sus mensajes en las redes sociales. Se cumplió con las formas y nada más.

El protagonista en los hechos y también en los medios nacionales e internacionales ha sido la ciudadanía lanzada en las calles. Hay fotos y videos memorables, algunos se van a convertir en íconos, que condensan el significado preciso de la gesta ciudadana. Se percibe que la ciudadanía ante estos problemas está por encima de los políticos y sus partidos.

Muy pronto en las redes sociales se posicionó la idea de que el INE y los partidos deberían ponerse de acuerdo para reducir de manera considerable los gastos de la campaña del 2018 y que el dinero no ejercido tendría que ser canalizado a la reconstrucción. Los partidos reaccionaron a la demanda ciudadana y siguen en la discusión sobre la manera en que se hará.

La visión que los jóvenes voluntarios tienen de los políticos no hace excepción, es que estos son corruptos, frívolos e incapaces. Esa es la percepción que comparten con millones de ciudadanos en el país. El terremoto ha hecho evidente que hay una ruptura entre los ciudadanos y los políticos y sus partidos. Se puede discutir si esa postura es justa o injusta, pero esa es.

Los voluntarios no rechazan la política, saben que, con su acción y posturas difundidas en las redes, están haciendo política. Lo que manifiestan, con su actitud, es que no aprueban la manera que ahora los políticos y sus partidos hacen política. No hacen excepciones. El terremoto, evento no previsto, se metió de lleno, de manera central, en la campaña electoral del 2018.

La ciudadanía de todo el país, después del terremoto, va a ver con ojos todavía más críticos a los candidatos y sus partidos. Los que sean más sensibles a la visión que tiene la ciudadanía van a tener más oportunidades de ganar. Quien siga con sus viejas formas y anquilosados discursos, que nada dicen a la nueva ciudadanía del país, no tendrán ninguna oportunidad.
25 Septiembre 2017 04:00:00
Despertar ciudadano
La solidaridad inmediata de la ciudadanía volcada en las calles, sólo minutos después de que pasó el terremoto del 19 de septiembre pasado, llama la atención, conmueve y merece todo el reconocimiento, pero no sorprende. En la catástrofe de 1985 la sociedad reaccionó de la misma manera.

Ahora, la ciudadanía con las posibilidades tecnológicas de las redes se organizó mejor y de manera más productiva. Sí sorprende el uso inteligente y al momento que se dio a las redes sociales para señalar los sitios donde se requería atención, canalizar a los voluntarios y demandar ayudas específicas.

Como en 1985 cada voluntario involucrado en la ayuda, algunos calculan un millón de personas, se ubicó donde sus condiciones se lo permitían. Las estructuras de coordinación que se establecieron en cada frente de acción funcionaron bien. Los ciudadanos se coordinaron a sí mismos de manera democrática y eficaz.

En 1985 y ahora en 2017, 32 años después, se hizo evidente que el desastre natural mueve como un disparador de reacción inmediata a la acción solidaria de la ciudadanía. ¿Por qué lo hace en estas circunstancias y no en otras? ¿Qué se necesita para que esa capacidad se exprese en la vida de todos los días? El tema merece estudio.

La ciudadanía en 1985, después de su experiencia de organización y el impacto y dimensión de su acción, decidió continuar su trabajo. En ese tiempo surgen organizaciones de la sociedad civil que hoy siguen presentes. Ese sector tuvo un crecimiento importante y se hizo más visible. A partir de esa fecha hubo un antes y un después en la organización ciudadana.

En los próximos meses queda por verse si la acción de la sociedad, que ha demostrado ser poderosa y eficaz, termina una vez que haya pasado la peor parte de las consecuencias del terremoto o continúa. Y de ser así de qué manera lo va a hacer. En esta ocasión el uso de las redes sociales jugó un papel determinante.

Las organizaciones ciudadanas que puedan surgir, espero sean muchas, van a estar encabezadas por liderazgos de gente joven y seguramente van a estar relacionadas con el uso intensivo de la tecnología y las redes sociales. En esta ocasión demostraron sus enormes posibilidades, para impulsar la organización y la movilización social en diferentes frentes.

Podemos estar en presencia, espero que así sea, del surgimiento de una nueva generación de organizaciones ciudadanas con características muy propias y de un espacio nuevo de desarrollo de la sociedad civil igual o superior al que tuvo lugar en 1985. En menos de un año sabremos si fue así.
18 Septiembre 2017 04:00:00
La impunidad, problema nacional
En México sólo el 0.70% de los delitos que se cometen llegan a la conclusión de un juicio, según el Índice Global de Impunidad (IGI) 2017, realizado por la Universidad de Las Américas Puebla (UDLAP). Es la segunda vez que se da a conocer este estudio, el anterior fue en 2015.

El índice de impunidad mide las fortalezas institucionales relacionadas con la funcionalidad de los sistemas de seguridad, la justicia y la protección de los derechos humanos. Cada uno de estos tramos recibe un puntaje y la suma de ellos da el total.

La investigación contempla 69 naciones de todos los continentes. Los ocho países de “muy alta impunidad” son: Filipinas (75.60 puntos), India (70.94), Camerún (69.39), México (69.21); Perú (69.04), Venezuela (67.24), Brasil (66.72) y Colombia (66.57).

Los ocho países de “muy baja impunidad” son: Croacia (36.01 puntos), Bulgaria (37.19), Eslovenia (37.23), Suecia (39.15); Noruega (40.90), Montenegro (42.13), República Checa (42.83) y Grecia (44.56).

En México se tiene una tasa de 359 policías por 100 mil habitantes que es superior a la media mundial de 319 por 100 mil habitantes. La realidad es que están mal pagados, mal capacitados y tiene malas condiciones de trabajo.

El promedio de los jueces en México es de 4 por 100 mil habitantes y en América Latina de 16 por 100 habitantes. La diferencia es muy relevante. En el caso de Croacia, que tiene el más bajo índice de impunidad a nivel mundial, tiene 46 jueces por 100 mil habitantes.

La investigación destaca como un problema grave los altos niveles de violación a los derechos humanos que ocurren en México. Esto, dicen, representa un factor crítico para entender los elevados grados de impunidad que existen en el país.

“El problema de la impunidad en México es funcional y estructural, no nació en el actual Gobierno; sin embargo, se observa un aumento crítico en las estadísticas delictivas. Esto podría deteriorar futuras mediciones de la impunidad”, asegura el informe.

La impunidad, sostiene el estudio, se genera a partir de factores como la desigualdad social, la corrupción y un débil sistema de procuración de justicia. El estudio establece una correlación significativa entre el nivel de impunidad y la desigualdad social.

El rector de la UDLAP, Ernesto Derbez, afirma que “la muestra de los 69 países que conforma el IGI revelan que entre mayor impunidad existe, mayor es la desigualdad; o también, podría interpretarse como, entre mayor es la desigualdad, mayor es la impunidad”.

Del estudio se deriva, lo confirman otras fuentes, que quien comete un delito en México tiene la seguridad, no importa quién sea y cuál es su crimen, de que nunca será llevado a la justicia. Las posibilidades de quedar impune es del 99.30 por ciento.
11 Septiembre 2017 04:00:00
‘El Fantasma’
Remigio Ángel González (Higueras, Nuevo León, 1945), “El Fantasma”, es un empresario que no le gustan los reflectores, de ahí su apodo, y también un hombre de negocios enigmático y controvertido. Poco a poco, sin mucho ruido, se ha ido haciendo de un emporio televisivo en América Latina.

Grupo Albavisión, su empresa con sede en Miami, está presente en 13 países de la región. En días pasados su nombre sonó mucho porque Teleusa, donde tiene el 99% de las acciones, se hizo de 12 canales locales en México durante la última licitación abierta que hizo el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

La oferta que presentó fue de 262 millones de pesos. Ahora es dueño de 14 canales en el país. Antes ya tenía dos. Está presente en ciudades de Nuevo León, Guanajuato, Jalisco, Quintana Roo, Veracruz, Campeche, Yucatán, Tabasco, Chiapas, Puebla y Tlaxcala. González nunca aparece en los títulos de las concesiones que adquiere.

“El Fantasma”, además de México, tiene canales de televisión en 12 países de la región donde cuenta con 51 emisoras: En Guatemala siete; en Honduras, siete; en El Salvador, dos; en Costa Rica, cinco; en Nicaragua, siete; en República Dominicana, dos; en Ecuador, cinco; en Perú, seis; en Bolivia, uno; en Paraguay, cuatro; en Chile, uno y en Argentina, dos.

La empresa de González tiene también 68 estaciones de radio, 65 salas de cine y varios periódicos. La cobertura de su sistema asciende a más de 115 millones de televidentes y radioescuchas. “El Fantasma” desde el inicio de la década de los 70 está relacionado con los medios electrónicos. En 1981 compra los primeros canales en Guatemala. A partir de ahí empieza su crecimiento.

El éxito de González ha estado marcado por el escándalo. Se le relaciona con los Panama Papers y con actos de corrupción en Guatemala durante la presidencia de Otto Pérez. Su esposa, Alba Elvira Lorenzana, que administraba los canales en ese país, se encuentra prófuga de la justicia. En 2012, él fue inhabilitado cinco años por la Secretaría de la Función Pública, por ciertas irregularidades.

En versión del IFT, “El Fantasma”, cumplió con todos los requisitos que marca la ley para participar en la licitación y luego hacerse acreedor de las televisoras que ganó su empresa. Gabriel Sosa Platas, integrante del Consejo Consultivo del IFT, afirmó que “quien tiene el privilegio de explotar concesiones debe ser un ejemplo” y que el historial de González no lo acreditan como tal. Por lo pronto ya se posicionó en México.

La televisión local está llamada a jugar un papel importante. A los habitantes de los estados les interesa que se hable de su realidad. Una televisión con contenidos y producción local tiene futuro. Habrá que ver si los nuevos dueños de las concesiones apuestan a este tipo de televisión o sólo retransmiten lo que producen las grandes televisoras.
04 Septiembre 2017 04:00:00
Sergio Moro: un juez de verdad
El juez federal brasileño Sergio Moro (44) se ha hecho de fama mundial por su actuación en el caso que se conoce como Operación Lava Jato, que está relacionado con hechos de corrupción en la empresa petrolera Petrobras, propiedad del Gobierno de Brasil.

En marzo de 2014 se hace público que de esa paraestatal, a lo largo del Gobierno del presidente Inácio Lula da Silva y del primer periodo de la presidenta Dilma Rousseff, se saquearon poco más de tres mil millones de dólares. En esa operación se involucraron cientos de políticos de todos los partidos, congresistas, gente del Gobierno y también grandes empresarios.

Hace apenas tres años atrás, Brasil estaba sumido en la corrupción institucionalizada y la impunidad absoluta. Esa era la práctica común para obtener contratos en el Gobierno. Y los funcionarios y empresarios gozaban de una total impunidad. Los poderosos, dice Moro, en una entrevista exclusiva concedida a Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), podían transar a sus anchas, sin riesgo de castigo.

El juez Moro ha realizado las investigaciones que han puesto a la luz la corrupción en Petrobras a partir de la 13 Sala Criminal Federal en la ciudad de Curitiba. Hasta ahora producto de la misma se han apresado a 160 involucrados y hay órdenes de captura contra otros 500.

En versión de Moro “el enfrentamiento de la corrupción, inequívocamente, depende de agentes de la ley que puedan actuar de manera independiente y eficaz” y dice que “lo importante para un sistema nacional anticorrupción es garantizar la independencia de estos agentes, sean policías, fiscales o jueces y condiciones efectivas para que ellos puedan realizar su trabajo, como presupuesto y número de personal suficiente”.

En la entrevista plantea que lo primero para las personas que vive “en un país dominado por la corrupción es no perder la esperanza. No se deben perder las esperanzas y creer que la corrupción es un estado natural, que es algo inevitable, que no puede ser enfrentado. Con las acciones, las instituciones pueden reaccionar. Estos esquemas de corrupción no son una enfermedad natural”.

Y añade que “la corrupción siempre va a existir. Pero lo importante es que la impunidad no sea más la regla para ese tipo de criminalidad tan dañina a la economía, a las arcas públicas y la propia democracia. Cuando la impunidad de la corrupción era la regla en Brasil, eso también generaba un sentimiento de descrédito en la democracia”.

El sistema corrupto brasileño se vino abajo con la acción de un juez federal instalado en una ciudad media de ese país. Los instrumentos institucionales estaban ahí, pero nadie los había utilizado. La situación de México no es tan distinta a la de Brasil. La diferencia la hace un juez como Moro. ¿Dónde están los Moro de México? ¿Un fiscal a modo como el que quiere imponer el Gobierno federal puede cumplir este papel?
30 Agosto 2017 04:00:00
San Óscar Arnulfo Romero
El pasado 15 de agosto se cumplieron 100 años del nacimiento de quien fuera arzobispo de San Salvador, Óscar Arnulfo Romero. Al asumir su cargo era un obispo muy conservador. Precisamente por eso se le nombró. En ese momento nadie podía pensar el cambio que después vivió.

El asesinato del padre jesuita Rutilio Grande, el 12 de marzo de 1977, que había conocido en el seminario de San José, en San Salvador, en ese entonces dirigido por los jesuitas, fue el principio de la transformación de su pensamiento y la manera de enfrentar su responsabilidad como obispo.

En protesta por ese asesinato, en manos de la organización neofascista los Escuadrones de la Muerte, monseñor Romero anuncia que en adelante no asistirá a ninguna ceremonia del Gobierno y tampoco a reuniones con el Presidente de la República, que era la costumbre, hasta que no se aclare la muerte del jesuita y sus dos acompañantes.

El domingo siguiente al asesinato, monseñor Romero suspende las misas en la arquidiócesis, para celebrarse sólo una a las afueras de la catedral de San Salvador concelebrada por 150 sacerdotes y con la asistencia de más de 100 mil personas. El obispo salvadoreño inicia entonces su proceso de cambio.

El 24 de marzo de 1980, mientras celebraba misa en la capilla del Hospital de la Divina Providencia, en San Salvador, un francotirador le dispara desde la calle. La orden del asesinato viene del mayor Roberto D’Aubuisson, que después funda el partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena). Él también es responsable intelectual de la muerte del padre Grande.

A la muerte de monseñor Romero pronto hay iniciativas, para iniciar la causa de beatificación. Inicia el proceso, pero lo frena el papa Juan Pablo II de mentalidad conservadora y poco capaz, en su anticomunismo producto de su experiencia polaca, de entender la realidad de América Latina. En su visión monseñor Romero es un seguidor de la teología de la liberación y esto lo descalifica, para los altares.

En el pontificado de Benedicto XVI, también conservador pero ilustrado, se retoma la causa que se acelera con la llegada del papa Francisco, hombre con sensibilidad y compromiso social que entiende muy bien lo que significa la figura de monseñor Romero, para la iglesia de América Latina y también mundial.

Ahora el papa está comprometido con la causa de beatificación del padre jesuita Rutilio Grande, el amigo de monseñor Romero. El sucesor de Pedro, en su viaje a México, en la reunión que tuvo con el equipo de gobierno de los jesuitas mexicanos les dijo que el proceso iba muy avanzado.

El 23 de mayo de 2015, monseñor Romero fue beatificado en una misa al aire libre en San Salvador a la que asistieron miles de simpatizantes de este personaje singular, admirable por su congruencia. La iglesia, en él, ponía como ejemplo a seguir a alguien asesinado por su lucha a favor de la paz y la justicia.

En 2018, se espera que monseñor Romero sea nombrado santo de la Iglesia católica. Hoy se sigue oyendo con fuerza una frase dirigida a los militares en su última homilía en la catedral de San Salvador, días antes de ser asesinado: “En nombre de Dios y de este pueblo sufrido... les pido, les ruego, les ordeno en nombre de Dios, cese la represión”.
28 Agosto 2017 04:00:00
¿Por qué EU no afecta los intereses petroleros de Venezuela?
La agencia de noticias rusa Sputnik entrevistó al economista venezolano Rafael Quiroz Serrano y a partir de este encuentro publicó el pasado 2 de agosto el artículo: Claves para entender por qué EU no se mete con el petróleo venezolano. Es una explicación original y sugerente, para comprender la política estadunidense frente al Gobierno de Maduro que acaba de dar un golpe de Estado.

Asegura Quiroz Serrano que en materia de hidrocarburos los vínculos comerciales entre Estados Unidos y Venezuela son estrechos. En la actualidad, ese país exporta 823 mil barriles de crudo hacia el vecino del norte. El producto es adquirido por refinerías privadas y no por el Gobierno estadunidense.

De esos, 550 mil son para las cuatro refinerías del Gobierno venezolano en EU, que abastecen a las 6 mil gasolineras que tiene en ese país. Refinerías y gasolineras son propiedad de CITGO Petroleum Corporation, filial de PDVSA, la petrolera del Estado venezolano. Las refinerías de Venezuela en EU, dice Serrano, tienen una capacidad de refinación de un millón de barriles, los otros 450 mil se los compra a México y Canadá para poder alimentar sus cuatro refinerías.

Y añade que “EU podría establecer una ley para evitar exportaciones de Venezuela hacia su país, pero es posible que eso no ocurra porque generaría impactos negativos en su propio territorio. De tomarse esa medida le costaría mucho sustituir los 823 mil barriles en el mercado”.

Los precios de la gasolina en la costa este de EU aumentarían de 3 a 5 dólares el galón de aplicarse una sanción a los hidrocarburos venezolanos, sostiene Quiroz Serrano.

Lo que sí resulta viable es que EU tome medidas relacionadas con las exportaciones estadunidenses al país bolivariano. “En Venezuela, dice Quiroz Serrano, compramos 113 mil barriles diarios de crudo, 50 mil de gasolina y 45 mil de aditivos. Si EU logra trancar eso, productos que ellos pueden acomodar de forma fácil en el mercado, Venezuela sí se vería en aprietos, sobre todo en el consumo doméstico de combustible”.

El Gobierno de Estados Unidos no está dispuesto a hacer daño a sus consumidores elevando, por escasez, el precio de los hidrocarburos. Y el Gobierno de Venezuela no puede dejar un mercado que le compra la mitad de su actual producción y le queda más o menos cerca con relación a los mercados de Asia.

Los dos gobiernos saben jugar una retórica más o menos agresiva y rijosa, pero ni uno ni otro, más allá de los discursos, están dispuestos a poner en riesgo el intercambio de los dos países en materia de hidrocarburos. A los dos les es funcional y conveniente.

Lo anterior, por lo menos en parte, sirve para explicar por qué las sanciones anunciadas por EU se centran en la congelación de los activos personales de Maduro y una docena de los suyos y algunas medidas adicionales. Los expertos califican estas medidas como muy menores. El punto, en todo caso, sería intervenir el patrimonio petrolero del Gobierno venezolano en Estados Unidos y esto, parece, no va a suceder.
23 Agosto 2017 04:00:00
Gobierno, mercado y sociedad civil
El Estado moderno se construye en la acción corresponsable y concertada del Gobierno, el mercado y la sociedad civil. Cada uno de estos actores tiene su papel en la edificación de la comunidad y ninguno puede sustituir al otro. Su acción es complementaria y los tres deben trabajar de manera conjunta en la construcción del espacio público, que es el de todos.

Darse gobernanza es una tarea central de toda sociedad. El Diccionario de la Lengua Española la define como: “Arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el gobierno, la sociedad civil y el mercado de la economía”.

A la construcción del desarrollo económico y social estamos llamados todos, cada quien desde su propio espacio. Es una responsabilidad compartida del Gobierno, el mercado y la sociedad, en el marco de una relación equilibrada. Cada uno está invitado a hacer lo que le corresponde sin tratar de invadir los otros campos.

Hay evidencia sólida que demuestra que existe una relación directa entre el grado de desarrollo de un país y el nivel de participación de la sociedad civil. En México hay mucho por hacer en el espacio de encuentro, para que juntos, Gobierno y sociedad civil, construyan el desarrollo del país.

Las organizaciones de la sociedad civil han estado siempre presentes en el devenir de nuestra historia. En algunos momentos ha estado a la altura, pero en otros no ha sabido responder a los retos que le plantea la realidad.

Ahora en México existen poco más de 40 mil organizaciones de la sociedad civil sin fines de lucro y de ellas 30 mil trabajan a favor de terceros. Su número ha crecido de manera significativa en los últimos años, pero sigue siendo reducido en comparación con otros países. La dimensión de este sector no está acorde con un país de 120 millones de habitantes, que es la 14 economía del mundo.

El Gobierno no es el único responsable de la construcción de la comunidad. Sin duda que tiene un papel fundamental, pero también el mercado y la sociedad civil organizada. Las tres órdenes de Gobierno deben multiplicar el trabajo concertado y conjunto con la sociedad civil.

Son muchas las áreas donde sociedad y Gobierno deben ir de la mano para hacer frente a los problemas sociales del municipio, del estado y la Federación. La ciudadanía demanda que exista una mayor colaboración entre el Gobierno y la sociedad civil. Los dos deben encontrar nuevas maneras, para trabajar juntos. Los retos son muchos.

En la medida que lo logren, cada quien debe poner de su parte, su acción se verá reflejada en niveles más altos de desarrollo del país. Para eso es necesario un trabajo intenso, de parte de la sociedad civil, para que sus organizaciones se multipliquen, para poder responder a los retos que, en estos tiempos, le plantea el país.

Y de parte del Gobierno, apoyar al sector. La mayor parte de los políticos y los funcionarios públicos no acaban de entender la importancia que tiene la sociedad civil en la construcción de lo público y tampoco entienden, como sí sucede en las sociedades más desarrolladas y democráticas, que la mayor parte de los recursos de estas organizaciones deben venir de los fondos públicos.
02 Agosto 2017 04:01:00
Golpe de Estado en Venezuela
El 6 de diciembre de 2015, en Venezuela se eligió a los 167 diputados de la Asamblea Nacional por un periodo constitucional de cinco años, de enero de 2016 a enero de 2021. En la elección participaron poco menos de 14 millones de votantes. De manera oficial el Consejo Nacional Electoral (CNE), encargado de la elección, el día 8 de diciembre, con el total de las actas contabilizadas, asignó 109 diputados a la oposición, 55 al oficialismo y 3 a las comunidades indígenas.

Desde la llegada del chavismo, 17 años atrás, era la primera victoria de peso para la Mesa de Unidad Nacional (MUD) que reúne a los partidos de la oposición. En un primer momento, ante la evidencia, el presidente Nicolás Maduro declaró que “reconocía los resultados adversos” que explicaba como que “ha triunfado la guerra económica” y también dijo que la elección era una victoria para la Constitución y la democracia.

Semanas después de esta declaratoria empezó a desconocer a la Asamblea Nacional y a volver, como lo había hecho en muchas ocasiones el presidente Hugo Chávez, a gobernar por decretos haciendo a un lado al Poder Legislativo. La lucha contra este poder alcanza niveles de golpe de Estado cuando el 30 de julio, el presidente Maduro lleva a cabo la elección de una Asamblea Constituyente que hará una nueva Constitución y que de entrada pasa por encima del actual Poder Legislativo elegido democráticamente y en el marco de la Constitución vigente.

El chavismo, ahora madurismo, no acepta gobernar en condición de minoría. La democracia es bienvenida sólo si ellos ganan las elecciones, pero si las pierden, como ocurrió con la Asamblea Nacional, no la reconocen y buscan otros mecanismos donde ellos puedan tener el control total. Sólo sabe actuar en el marco de un régimen autoritario, que ahora toma carácter dictatorial después del golpe de Estado del Poder Ejecutivo en contra del Poder Legislativo.

El 72.0% de los venezolanos se manifiesta en contra de la instalación de una Asamblea Constituyente, según la encuestadora Datanálisis, la más prestigiada de ese país. Ésta se integra por 545 miembros todos afines al régimen, no hay de otros. La prensa internacional e instancias independientes estiman que a la elección del domingo se presentaron no más de 2 millones de votantes. El Gobierno habla de más de 8 millones de estos. Los números cuentan, pero no son el punto. El hecho es que se trata de una Asamblea ilegal que está fuera de la Constitución. Da origen a un golpe de Estado.

En México hay algunos sectores de izquierda y del ámbito de la intelectualidad que se han pronunciado a favor del golpe de Estado. Existe una Asamblea Nacional elegida por la mayoría del voto popular y un presidente no la puede desconocer sólo porque no le es afín. Hay que defender a la democracia y el orden constitucional ahora roto por Maduro. Esto no implica estar de acuerdo con la oposición. Lo que acaba de ocurrir en Venezuela es una vuelta atrás de la rueda de la historia, regresamos a la época de los golpes de Estado que parecían se habían ido para siempre. Lo nuevo es que ahora los defienden sectores de la izquierda y la intelectualidad. Son nuevos tiempos, tiempos bizarros.

27 Julio 2017 04:00:00
Violencia al alza
El pasado mes de junio, con 2 mil 234 homicidios dolosos, es el más violento en la historia del país por lo menos desde 1997, cuando el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) empezó a sistematizar las estadísticas delictivas a nivel nacional. Es un hecho que la violencia crece y alcanza cifras no vistas. 

Antes, el mes de mayo de 2011, en el gobierno de Felipe Calderón, con 2 mil 131 homicidios dolosos, se calificaba como el más violento. En los primeros 6 meses de 2017 el número de estos llega a los 12 mil 150, más del 30% que los registrados en el mismo periodo de 2016.

La proyección es que de seguir así, el 2017 terminaría con más de 28 mil asesinatos dolosos, que sería mayor al número de los registrados en 2011, con 27 mil 213 de estos,  que se consideraba el año más violento en la historia de nuestro país.    

En 2013, ya en el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, el número de los asesinatos dolosos llegó a 23 mil 63, en 2014, a 20 mil 10, en 2015, a 20 mil 762 y en 2016 a 22 mil 935. En total 86 mil 770 en los primeros 4 años de su Gobierno, con datos del INEGI. 

Si a esta cantidad se añaden los 28 mil asesinatos dolosos con los que se espera termine el 2017 el número subiría a los 114 mil 770. Cantidad igual a la de todo el sexenio del Gobierno anterior. Y si se añaden los que pueden ocurrir en 2018, la suma podría rondar en los 140 mil muertos. 

El 51% de los homicidios que suceden en el país se concentran en 202 municipios, menos del 10% de los 2 mil 400 que tiene el país, ubicados en zonas que conforman los estados de Chihuahua, Durango y Sinaloa, de Tamaulipas y Nuevo León y la Costa del Pacífico entre los estado de Colima, Michoacán y Guerrero.   

La guerra declarada por Calderón contra el narcotráfico, en diciembre de 2006, disparó los índices de homicidios dolosos de 8 por 100 mil, la más baja de la historia moderna de México, a 22 por 100 mil habitantes.

Esas cifras, con algunas variaciones, se mantienen en el actual Gobierno que dijo, sólo quedó en el discurso, que cambiaría la estrategia del sexenio anterior, pero asumió exactamente la misma, con peores resultados.

México, a pesar de estos números, está lejos de ser el país más violento de América Latina y el Caribe, que es la región más violenta del mundo, y ocupa la posición 10. Antes están, entre otros, Venezuela, Honduras, El Salvador, Brasil, Colombia, Haití y Jamaica. Los tres primeros países con un índice de más de 80 homicidios dolosos por 100 mil habitantes.  

Es evidente que la estrategia del presidente Calderón y la de Peña Nieto no reducen los niveles de violencia y más bien parece, ahí están los datos, que los incrementa. 

En los meses que quedan del actual Gobierno no se pude esperar ningún cambio. Este tema debe ser central en la campaña presidencial y la ciudadanía tiene que exigir a los candidatos pronunciarse sobre él, para conocer sus  propuestas. 
17 Julio 2017 03:00:00
Lo que piensa AMLO
Andrés Manuel López Obrador afirma que va a ganar la elección presidencial del 2018 con una ventaja de 10 a 15 puntos y que en esta ocasión Morena también va a hacerse de la mayoría de la Cámara de Senadores y de la Cámara de Diputados, en entrevista a René Delgado y Guadalupe Irízar (Reforma 12.07.17)

Fundamenta su dicho “porque la gente está harta del PRI y del PAN, y quiere un cambio verdadero”. En 2018 asegura que por él van a votar más de 20 millones de personas. En elecciones altamente competidas como las que ahora se dan en el país es difícil sostener esta postura, pero es lo que piensa López Obrador.

Para él, quienes “integran la mafia del poder” y “son el principal responsable de la tragedia de nuestro país” son los presidentes Carlos Salinas, Vicente Fox y Felipe Calderón y los empresarios Roberto Hernández y Claudio X. González. Ninguno de ellos merece una segunda oportunidad y “no tendrían entrada en Morena”.

A pregunta expresa de los entrevistadores sobre a quiénes considera empresarios honestos responde que son: Alfonso Romo, Asunción Aramburuzabala, Carlos Slim, Ricardo Salinas Pliego, Emilio Azcárraga, Olegario Vázquez hijo y Miguel Rincón. Dice que hay otros muchos y “que estoy buscando convencer de que a todos nos conviene que haya un cambio”.

Los empresarios “son un motor para la transformación de México” y él les garantiza de que en su gobierno “va haber un Estado de Derecho que no ha habido. Va a ser un Estado de Derecho que va a garantizar las libertades, la inversión privada”.

Dice que “creo en el libre mercado con la participación del Estado. El Estado tiene que jugar un papel para que no sólo se genere riqueza en el país, (sino que) se distribuya la riqueza. Creo que ese es el matiz. Tiene que haber crecimiento, pero también debe de haber bienestar. Para decirlo en una palabra: desarrollo”.

López Obrador sostiene “que no me gusta lo políticamente correcto. Además no sirve eso, menos en las circunstancias actuales. Se requiere lo heterodoxo. El camino trillado de siempre no es la salida”.

Sobre la actual situación de Venezuela dice que “no conocí al finado Chávez, no conozco a Maduro. No conozco Venezuela. Soy de Tepetitán, Macuspana, Tabasco, México. No me gusta estar contestando a todo”.

En la breve entrevista de Delgado e Irízar logran que se exprese con franqueza el hombre, el líder popular, el político y el posible presidente de México. Buen trabajo de los periodistas de Reforma.

Toca a cada quien valorar el contenido de lo dicho por López Obrador y la manera de decirlo. En política la forma es también contenido. A mí la entrevista me aclara dudas y plantea nuevas preguntas.
10 Julio 2017 04:00:00
El futuro de América Latina
En 2025, América Latina tendrá una población de 637 millones de personas y de estos 490 millones, el 70%, va a pertenecer a la clase media, según la consultora estadunidense Frost & Sullivan.

La presencia mayoritaria de las clases medias trae consigo cambios en las tendencias del consumo, el crecimiento del mercado interno y un aumento en los gastos discrecionales, aquellos que ya no son en bienes básicos.

El 82% de la población vivirá en ciudades y será para entonces la región más urbanizada del mundo. Y el 61% de la población estará en edad de trabajar. La mitad serán mujeres.

Ese año, el 68% del PIB de la región lo va a generar el sector de los servicios y esa actividad crea el 60% de los puestos de trabajo. América Latina como las economías desarrolladas deja atrás su vocación industrial.

En la región habrá seis megaciudades con sus áreas metropolitanas: Ciudad de México (23 millones); Sao Pablo (22.9 millones), Río de Janeiro (13.8 millones), Buenos Aires (16.4 millones), Lima (11.5 millones) y Bogotá (11.3 millones).

Estas ciudades suman el 38% del PIB de la región. Para 2025, Sao Pablo tendrá una economía de 803 mil millones de dólares y la Ciudad de México de 628 mil millones de dólares.

En los próximos 10 años (2015-2025) el gasto regional en infraestructura será de 557 mil millones de dólares. Todos los países contemplan inversiones, para superar el rezago en ese campo.

Para 2025, los latinoamericanos tendrán en promedio cuatro aparatos conectados a Internet y la penetración del teléfono móvil se calcula crecerá más del doble. En ese tiempo será la segunda región del mundo con más dueños de celulares.

En el futuro la inversión de China en la región seguirá creciendo y tenderá a disminuir la de Estados Unidos. La presencia del primero se hace notar en el campo de la
infraestructura.

En la visión de Frost & Sullivan el futuro de la región está asociado a que los países reduzcan cada vez más su dependencia de los precios de las materias primas y aumente el consumo interno.

Y también a que los gobiernos garanticen el entorno favorable para la inversión que implica: mercado abierto, estabilidad de precios, desregulación y disciplina fiscal.

Esta prospectiva, de 15 años, se sustenta en proyecciones a partir de datos del Banco Mundial (BM) y la CEPAL. Es una visión positiva que contradice a otras más negativas.

Es muy factible que a nivel de la región ocurra lo que afirma esta consultora en la medida que se cumplan los puntos a los que hace referencia.

Algunos países, en lo particular, no se van a sumar a esas tendencias cuando un “genio iluminado” de la política intervenga en la economía con posiciones voluntaristas fuera de la realidad.
05 Julio 2017 04:00:00
El PAN, el PRD y el Frente
El viernes 23 de junio el PAN anunció que buscaba conformar un Frente Amplio Opositor (FAO), para ir a la elección presidencial del 2018 y dos días después, el domingo 25 de junio, el PRD hizo pública su intención de integrar un Frente Amplio Democrático (FAD) con el mismo propósito.

La decisión panista estuvo a cargo de la Comisión Permanente del PAN y la del PRD del Comité Ejecutivo Nacional (CEN). En ninguno de los casos medió una consulta a las bases del partido. Es probable que en ese caso las dirigencias de las dos agrupaciones se hubieran enfrentado al rechazo.

Los dos partidos coinciden en señalar que es necesario un acercamiento a los diferentes actores políticos, académicos y sociales, para juntos en el 2018 lograr un cambio en el país. Asumen que sólo es posible derrotar al PRI y a Morena si se articula un frente plural amplio.

El PAN ha nombrado a Gustavo Madero, que fuera presidente del partido, como el encargado de dar forma al frente por parte del PAN y de elaborar la plataforma político-electoral con la que su organización iría a la elección presidencial. Alejandra Barrales, la presidenta del PRD, manifestó que su partido empezará a trabajar, con otros actores, en la construcción de lo que sería el programa común del frente.

La perredista insistió en que el FAO no es una alianza única con el PAN sino una en la que “cualquiera se pueda sumar”. En el intento de hacer frente a los integrantes del PRD que sostienen que el FAO es sólo una fachada, para hacer la alianza con los panistas.

El PAN y el PRD que impulsan un Frente Amplio, ahora cada uno por su cuenta, coinciden en que el PRI y Morena polarizan a la sociedad y que la construcción de una alternativa de carácter frentista puede ser no sólo una buena posibilidad de fuerza electoral sino también constituirse en un amplio centro que provoque simpatía y adhesión.

Ante el anuncio del Frente Amplio, la reacción de los dirigentes del PRI y de Morena, en particular López Obrador, es de condena. Los priistas afirman que una alianza PRD-PAN sólo persigue fines electorales y que es una contradicción. López Obrador que el PRD-PAN que son una misma cosa y parte de la “mafia del poder” y rechaza participar en el Frente Amplio.

La posibilidad real de constituir un Frente Amplio pasa por el acuerdo del PAN y el PRD. Ellos darían forma al núcleo central, que invitaría a otros actores. Una agrupación que no contemple a estas fuerzas no tendrá posibilidad real de elaborar y concertar un acuerdo nacional y tampoco de ganar.

Hay conotados panistas y perredistas que se han pronunciado porque el candidato del frente amplio tendría que ser alguien que no tenga militancia partidaria. Hay también intelectuales, en particular Héctor Aguilar Camín, que ha hecho pública una propuesta de cómo se podría elegir a este candidato.
26 Junio 2017 04:00:00
A 12 meses de la elección presidencial de 2018
En la última encuesta de El Economista-Consulta Mitofsky (22.06.17) Andrés Manuel López Obrador, de Morena, sigue al frente de las encuestas, para la elección presidencial de junio de 2018. Es el único candidato ya oficial y eso le da cierta ventaja sobre los otros posibles candidatos que todavía no se sabe si estarán en la boleta el próximo junio.

La encuesta contempla tres posibles escenarios donde sólo varía el nombre del candidato del PAN con Margarita Zavala, Ricardo Anaya y Rafael Moreno Valle. De Morena se considera a Andrés Manuel López Obrador, del PRI a Miguel Ángel Osorio Chong, del PRD a Miguel Ángel Mancera y como independiente a Jaime Rodríguez.

Primer escenario: López Obrador (Morena), obtiene 24.2% de la intención del voto; Zavala (PAN), 20.7%; Osorio Chong (PRI) 15.2%; Mancera (PRD), 7% y Rodríguez (Independiente) 5.2%. López Obrador y Zavala se ubican en un empate técnico con diferencia de sólo 3.5 puntos. Cualquiera de los dos puede ganar. Los demás están lejos de aspirar a la Presidencia.

Segundo escenario: López Obrador (Morena), obtiene el 24.3% de la intención del voto; Anaya (PAN), 19.8%; Osorio Chong (PRI) 15.8%; Mancera (PRD), 7.5% y Rodríguez (Independiente) 5.3%. La diferencia entre López Obrador y Anaya es de 4.5 puntos que se sitúa en el empate técnico. Los otros candidatos se mantienen prácticamente igual que en el escenario anterior.

Tercer escenario: López Obrador (Morena), obtiene 24.1% de la intención del voto; Moreno Valle (PAN), 19.1%; Osorio Chong (PRI) 16.2%; Mancera (PRD), 7.5% y Rodríguez (Independiente) 5.0%. La diferencia entre López Obrador y Moreno Valle es de 5 puntos que todavía podría considerarse en el empate técnico. Los otros candidatos se mantienen prácticamente igual que en el escenario anterior.

En los tres escenarios López Obrador baja con relación a la misma encuesta levantada en febrero de 2017. La caída va del 1.6% al 4.5%. Anaya y Moreno Valle se mantienen igual y Zavala cae 3%. Los tres candidatos del PAN están en la línea del empate técnico frente a López Obrador. Al día de hoy los otros posibles candidatos no tienen ninguna posibilidad.

La encuesta se levantó entre el 16 y 18 de junio, dos semanas después de la elección del 4 de junio. Los triunfos del PRI en el Estado de México y Coahuila no influyen en mejorar la intención de voto de Osorio Chong. A 12 meses del día de la elección López Obrador, que va a la cabeza, no lleva una ventaja que lo haga invencible y permanece en un empate técnico con los posibles candidatos panistas.

El resultado de las encuestas va a ser más preciso en la medida que se conozcan los candidatos oficiales de los otros partidos. Y también saber cómo se van a integrar las alianzas partidarias. Los porcentajes que aquí se proponen dan una idea, pero pueden cambiar de manera significativa cuando el electorado sepa la composición de las alianzas y los nombres de los candidatos.
21 Junio 2017 04:00:00
Mexicanos corruptos
La práctica de la corrupción está presente en todo el mundo, y como todos sabemos México no es la excepción, pero sí lo es que en nuestro país eso se puede hacer con total impunidad. No hay consecuencias por el hecho de corromperse. Esto vale para el político y el ciudadano.

Para el mexicano es muy fácil ver las acciones de corrupción del otro, pero no las suyas. Un ejemplo claro es que está bien que yo compre productos piratas, pero mal que el otro lo haga. En mi caso es una medida inteligente de ahorro y en el otro un acto de corrupción.

El 47% de los mexicanos dice no estar comprometido a obedecer la ley si la considera injusta, y 41% que está dispuesto a violarla si piensa que él tiene la razón, de acuerdo con un estudio de la UNAM.

Casi la mitad de los mexicanos, ante la falta de credibilidad de la ley y las instituciones que la hacen valer, se siente con el derecho de no acatarla y sólo respetarla en los casos que estime pertinente. La discrecionalidad ante la ley es siempre causa de corrupción.

Los ciudadanos no se ven como corruptos a pesar de serlo. El 70% de los mexicanos dice haber comprado alguna vez un producto pirata. A la pregunta de quién viola más la ley, sólo 7.8% dice que son los ciudadanos, 18% que todos y 68% que los políticos y funcionarios, de acuerdo con la misma fuente.

El 70% de los mexicanos piensa que en todos los niveles del Gobierno hay una amplia corrupción y 33% dice haber sobornado a un funcionario público. Del 100% de éstos, 60% a un policía y 55% a un integrante del sistema judicial, según la OCDE. En la visión de los mexicanos el soborno no es un acto de corrupción, sino una manera práctica de resolver un problema.

Con datos de la OCDE, al ciudadano común le queda más o menos claro, ronda en 60%, que no debe dar mordidas, que no debe violar las reglas de tránsito, que no debe evadir el pago de impuestos y que no debe evadir el pago del transporte público, pero con frecuencia hace precisamente lo que dice no es válido.

En el país hay un cúmulo de incentivos perversos que invitan a la corrupción. El más importante la impunidad, pero también ver que los servidores públicos del más alto rango y los dirigentes políticos y sindicales dan ejemplo de una cínica, perversa y millonaria corrupción que se asume como agudeza y capacidad.

En los últimos dos años, la sociedad ha llegado a un punto de inflexión en la tolerancia a la corrupción de los funcionarios y los políticos. Ahora es uno de los problemas más sentidos, junto con la carencia de buenos empleos y la violencia cotidiana. Esta conciencia se expresa en el hartazgo y enojo en contra de la política y los políticos.

Lo anterior es un cambio fundamental que rompe con años de tolerancia y permisividad a la corrupción de los servidores públicos. Ha llegado el tiempo de que los ciudadanos también sean menos tolerantes y permisivos con su propia corrupción y se decidan a respetar la ley.
19 Junio 2017 04:00:00
El 2018 está muy cerca
Faltan 14 meses para le elección presidencial del 2018, apenas 56 semanas. El tiempo pasa muy rápido. A partir de las elecciones del pasado 4 de junio y de cara a la elección presidencial se pueden hacer algunas afirmaciones ya con cierto nivel de certeza.

El presidente se fortalece al interior de su partido y crece el espacio, para que elija o imponga al candidato de su partido, para disputar la Presidencia de la República. El viejo dedazo sigue en pie.

El PRI se fortalece y sale mejor librado de lo que se esperaba. Ganar el Estado de México y Coahuila abre un nuevo horizonte hacia el 2018. El PRI no la tiene fácil, pero tampoco es un cadáver. Está lleno de mañas que sabe utilizar muy bien.

El PRD por sí mismo ya no puede aspirar a la Presidencia, pero se ha convertido en un partido bisagra que puede ser clave, para garantizar el triunfo en el caso de una alianza.

El escenario se acomoda, para que el PAN y el PRD puedan ir aliados a la elección presidencial. A los dos les conviene. El tema difícil es la elección del candidato de unidad.

La alianza se vuelve absolutamente necesaria, para cualquier partido que aspire a ganar la elección presidencial. Ir sólo es apostar por la derrota.

El voto duro del PRI, a nivel nacional en torno al 20%, ya no le alcanza para ganar una elección presidencial. Su posibilidad de victoria está en las alianzas que pueda concertar.

Los discursos rijosos sólo suman a los fieles, pero no a los otros. En estos últimos provoca rechazo e incluso miedo.

La tendencia es a votar por el candidato que se considera menos malo o al que se le tiene menos miedo. No necesariamente se vota por el mejor. Se vota por la estabilidad.

El dinero, más que nunca, se ha convertido en la pieza clave de las campañas. Los partidos con más recursos gastan 10 veces más de lo que permite la ley electoral. ¿Cuántos cientos de millones de dólares se va a gastar en 2018?

En la estrategia electoral la campaña negra y la campaña sucia, sobre todo esta última, ocupan cada vez más espacio. Los medios locales y también los nacionales hace eco de las mismas. Son noticia aunque lo que se diga no sea cierto.

En los últimos años los procesos electorales han vivido un claro retroceso en comparación con la elección presidencial del 2000. En las elecciones de ahora se vale todo para ganar. Ya no se utilizan los viejos y burdos métodos de fraude, pero sí complejos y costos mecanismos previos al día de la elección.

Los nuevos mecanismos implican usos multimillonarios de recursos financieros, uso selectivo de programas sociales, estrategias para dividir a los partidos, compra de partidos y de candidatos de la oposición, uso y compra de medios, para implicarlos en la campaña como parte de la estrategia.
17 Mayo 2017 04:00:00
Venezuela: otra cara de la tragedia
Uno de los supuestos grandes orgullos del chavismo eran sus logros en salud. Se presumía de la amplitud de los servicios, de la cobertura creciente y de la calidad de la atención. En ese proyecto tuvo la asesoría cercana de los cubanos.

Ese éxito, si alguna vez lo hubo, se ha venido a tierra. Hace unos días se ha dado a conocer el boletín epidemiológico con las estadísticas de salud de 2016, que publica el Ministerio de Salud. De un año para otro la mortalidad materna creció en 65% y la mortalidad infantil en 30 por ciento.

De acuerdo con esa misma fuente oficial la malaria que ya se había erradicado se ha vuelto una enfermedad endémica. Ahora hay 240 mil casos que duplican a los del año anterior. El zika tuvo un crecimiento exponencial al pasar de 72 casos en 2015 a 59 mil 348 en 2016.

La diferencia erradicada hace 20 años ha vuelto y se registran 324 casos. Crece también de manera notable la hepatitis A y la tuberculosis. El informe oficial también reconoce la escasez de medicamentos y la falta de insumos médicos.

Los estudiosos de la salud en ese país y a nivel internacional plantean que en Venezuela se vive una crisis profunda del sistema de salud y de su capacidad de respuesta que deriva en el aumento de la mortalidad y de las enfermedades.

Ahora, los datos oficiales confirman lo que ya se sabía y que el presidente Maduro, una y otra vez, ha negado. Llama la atención que el Gobierno haya dejado publicar este informe que contradice lo dicho por el Presidente.

A partir de 1938 y hasta la llegada del chavismo este boletín estadístico se publicaba cada semana. En la presidencia de Hugo Chávez se editó de manera intermitente, para evitar, segunda versión de su Gobierno, “interpretaciones políticas” de los datos. En realidad, para esconder la realidad.

En 2014, ya en la presidencia de Nicolás Maduro, el reporte salió por última vez. El gobierno, a cambio, se comprometió a dar conferencias semanales sobre la incidencia de 73 enfermedades infecciosas. Esto nunca sucedió.

No queda claro cuál es el propósito de la publicación en este momento. Los actuales datos del boletín dan la razón a la oposición que de manera constante ha denunciado el estado en el que se encuentra la salud. Es el peor de los últimos 50 años.

¿Es una filtración? ¿Es una manera de provocar la reacción de la comunidad internacional? ¿El Gobierno quiere solicitar ayuda internacional? ¿Reconocer el estado desastroso de la salud es una forma de arrebatar a la oposición una bandera? Ya lo sabremos.
11 Mayo 2017 03:00:00
Por fin, sí a la mariguana médica
El pasado 28 de abril, la Cámara de Diputados, por una gran mayoría, aprobó la legalización-regulación de la mariguana con fines médicos. Es una paso adelante en la dirección correcta. Es victoria de la sociedad en su conjunto y en particular de los líderes sociales que por años han venido trabajando porque esto se hiciera realidad.

Con esta decisión se modifican la Ley General de Salud y el Código Penal Federal. Ahora se acepta el cultivo en el país con fines de investigación y también para la elaboración de medicamentos derivados de la mariguana. Se contempla también, ya sucedía para casos particulares, la importación de medicamentos.

Con esta aprobación los sectores más conservadores del gobierno y los partidos quedan rebasados. Más del 80 por ciento de la sociedad aprueba la legalización de la mariguana médica. El documento surge de una iniciativa que el presidente de la República manda al Congreso en abril de 2016.

El dictamen afirma que “la siembra, cultivo o cosecha de plantas de mariguana no será punible cuando estas actividades se lleven a cabo con fines médicos y científicos, en los términos y condiciones de la autorización que para tal efecto emita el Ejecutivo". Ahora falta por diseñar y aprobar las leyes reglamentarias.

Toca a la Secretaría de Salud (SS) otorgar la autorización para poner a la venta, en farmacias, los productos medicinales derivados de la mariguana. Toca al Consejo de Salubridad General, a partir de los resultados de la investigación nacional, conocer el valor medicinal que lleve a la producción de los fármacos que se deriven de la mariguana.

Las autoridades, por años renuentes, terminaron por reconocer, a través del Consejo Nacional Contra las Adicciones, cuyo titular se había manifestado abiertamente en contra de la legalización-regulación, que la mariguana tiene claro potencial terapéutico para ayudar a tratar el cáncer, Sida, glaucoma, esclerosis y algunas formas de epilepsia.

La decisión de los legisladores termina con años de franco oscurantismo que se negaba a reconocer, aunque estuviera probado por la ciencia, el valor de ciertos derivados de la mariguana para tratar los efectos de determinadas enfermedades. En Estados Unidos, ya la mitad de sus estados tiene legalizada-regulada la mariguana médica.

Esta aprobación va a impedir, para siempre, el calvario que han tenido que vivir familias, para obtener de las autoridades médicas el permiso para importar medicamentos derivados de la mariguana, para que sus familiares disminuyan sus sufrimientos y tengan una mejor calidad de vida.

La medida abre el espacio a la investigación científica, en los hechos estaba prohibida, y a la creación de una industria nacional que desarrolle medicamentos derivados de la mariguana. Genera también la oportunidad, para que los agricultores se dediquen a su cultivo en forma legal.

En este caso particular el diseño de las leyes reglamentarias es muy importante. Se trata no sólo de dar lugar a una nueva actividad médica, científica, industrial y comercial sino cerrar el espacio al abuso y la arbitrariedad de las autoridades, sobre todo de las policiales, que por años han medrado con la prohibición.

En medio del ruido político, de los escándalos de corrupción, de la impunidad de quienes quebrantan la ley, de políticos que huyen y se esconden, para evadir la justicia, pasa casi desapercibido este avance de carácter histórico, que sí contribuye a cambiar al país. Es una lástima, pero la realidad, con todo, se hará valer.

Twitter: @RubenAguilar

08 Mayo 2017 03:34:00
Rebelión en la granja
El 26 de abril por la mañana, a días de cumplir cien días en el cargo, el gobierno del presidente Donald Trump hizo público que Estados Unidos se salía del TLCAN. La noticia provocó la reacción inmediata al interior de ese país, sobre todo entre de los agricultores y ganaderos, y en los gobiernos de México y Canadá.

The Washington Post ha hecho un esfuerzo por reconstruir lo que sucedió ese día y lo que provocó que una decisión del presidente Trump, al parecer imprevista y desbocada, horas después fuera la contraria. El jueves 27 entrevistaron a Trump y otros integrantes del gabinete.

Al empezar a correr la noticia, que pronto se hizo mundial, dirigentes de organizaciones estadounidenses de productores de granos y de carne empezaron a llamar a sus contactos en la Casa Blanca manifestándose en contra de la supuesta decisión presidencial.

El tenor de las llamadas es que sus agremiados habían votado por Trump y éste no podía poner en riesgo sus ventas a México, su principal comprador, que en 2016 importó 18,000 millones de dólares en productos agropecuarios y esa cantidad tiende a crecer.

Los productores de maíz amarillo viven de las ventas a México, en 2016 exportaron 16 millones de toneladas por un valor de 2,600 millones de dólares. Los productores de carne de puerco 1,400 millones de dólares y los de lácteos 1,200 millones de dólares.

A la llamada de los dirigentes de las grandes organizaciones de productores de granos y carne siguió la de cientos de sus afiliados que hicieron presión directa, en el marco de una estrategia, sobre la Casa Blanca.

El presidente de México y el primer ministro de Canadá, al conocer la noticia, hablaron y acordaron tener una misma posición ante el gobierno de Trump; si se anuncia de manera oficial el abandono de Estados Unidos del TLCAN ambos países no volverían nunca más a la mesa de negociación.

De acuerdo con The Washington Post, el secretario de Comercio, Wilbur Ross, el de Agricultura, Sonny Perdue, y su yerno y asesor, Jared Kushner, hablaron con Trump, para ponerlo al tanto de la posición de los dirigentes agropecuarios, de los productores y de la postura compartida de México y Canadá.

Trump, que dijo al periódico “ya tenía todo listo para terminar el tratado. Ansiaba terminarlo. Lo iba a hacer”, pero dio marcha atrás ante los argumentos que se le dieron del impacto económico y político que su decisión tendría al interior de Estados Unidos y con sus vecinos.

La reconstrucción de los hechos realizada por The Washington Post plantea que Trump ya había decidido cambiar de opinión cuando el primer ministro de Canadá y el presidente de México lo llamaron, para manifestarle su preocupación y buena voluntad para renegociar el TLCAN.

Trump sostuvo en su retractación que “he decidido que en lugar de cancelar el TLCAN, que sería un gran shock para el sistema, vamos a renegociarlo” y añadió que “si no puedo hacer un acuerdo justo para Estados Unidos, voy a cancelar el TLCAN. Pero vamos a darle a la negociación una buena y fuerte oportunidad”.

Otra versión plantea que la idea de la ruptura del tratado era un proyecto del consejero Steve Bannon, en el entendido de que ésta gustaba a Trump, pero el sector realista, encabezado por Gary Chin, jefe de los asesores económicos, consiguió demostrar lo absurdo de la idea y Trump dio marcha atrás.

Este episodio pone a la vista, una vez más, de un lado las distintas posiciones en pugna que están presentes en la Casa Blanca, los ultraderechistas y los realistas o pragmáticos, y también la personalidad bravucona, veleidosa y contradictoria de Trump. Es cada vez más difícil que los gobiernos y los medios lo puedan tomar en serio.

Twitter: @RubenAguilar
03 Mayo 2017 03:00:00
Francia: dos proyectos
El domingo 7 de mayo, faltan cuatro días, tiene lugar la segunda vuelta en la elección presidencial de Francia. Participan el centrista Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen. Los partidos tradicionales y sus candidatos no fueron votados en la primera vuelta. Hay un evidente cambio de preferencias en el electorado.

Hoy en Francia, la elección ya no se da en los términos de la tradicional disputa entre derecha e izquierda. Ahora la contienda es, como bien lo plantea Marc Bassets, entre europeístas y soberanistas, liberales y proteccionistas, reformistas y populistas.

Macron nunca había participado como candidato y la primera vez que lo hace es por la presidencia y gana la primera vuelta (24.01%). Plantea que las categorías izquierda y derecha son obsoletas y que ahora la disputa es entre progresistas y conservadores. En la izquierda y la derecha hay de unos y de otros. El domingo llama “a los patriotas a enfrentar la amenaza de los nacionalistas”.

Le Pen quedó en segundo lugar (21.30%) y es la segunda vez que la ultraderecha llega a disputar la segunda vuelta. La anterior fue en 2002 con Jean-Marie Le Pen, padre de la actual candidata del partido Frente Nacional (FN). El domingo ella convoca al rechazo de los migrantes y plantearse la posibilidad de salir de la Unión Europea.

La votación de la primera vuelta puso en evidencia la existencia de lo que Jacques Attali llama la Francia del interior, más cerrada y pesimista, y la del exterior, más abierta y optimista. Macron gana en las grandes ciudades y Le Pen en los pueblos, en la Francia periférica como la llama el geógrafo Christophe Giulluy.
Los sectores más educados votaron por Macron y los menos por Le Pen. Los jóvenes, la franja entre los 25 y 34 años, votó por Macron y la población de mediana edad y mayor por Le Pen. Los trabajadores manuales con bajos ingresos familiares votaron por Le Pen y los trabajadores calificados y con ingresos familiares medios por Macron.

El próximo domingo se enfrentan dos proyectos: el de Macron que es abierto y con el que se identifican las personas que están contentas con su actual situación y abiertas al mundo, que incluye la migración, y el que representa Le Pen antisistema, nacionalista a ultranza y que convoca a quienes no están de acuerdo con su situación y tampoco quieren abrirse al mundo y rechazan la migración.

En la segunda vuelta de la elección del 2002 todos los partidos se unieron contra el ultraderechista Jean-Marie Le Pen. En esa ocasión Jaques Chirac ganó con el 82% de los votos. En esta ocasión se espera algo muy semejante. Todos los que no quieren la llegada al poder de la ultraderecha se van a unir. Las últimas encuestas dan a Macron el 62% de los votos y a Le Pen el 39 por ciento. Ya veremos.

Twitter: @RubenAguilar


" Comentar Imprimir
columnistas