×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
26 Septiembre 2017 04:00:00
Querida Reprimida
QUERIDA ANA:

Soy una muchacha de 16 años. Estudio y vivo con mis padres aunque en ratos quisiera no vivir con ellos. El problema es que son demasiado protectores y hacen que me sienta como una niña de 5 años o hasta como bebita. Nunca les he dado motivo para que duden de mí o se preocupen como lo hacen, pero ellos no dejan de vigilar todos mis movimientos. Siempre que me invitan a alguna parte, mis padres insisten en saber exactamente en dónde estaré y con quienes. ¿Cómo ve eso?

Ana, tú debes saberlo y mis padres lo saben, pero parecen no tomarlo en cuenta. Los jóvenes, los adolescentes no siempre planeamos las cosas. Algunas veces vamos a lugares bajo el impulso del momento. Cuando les digo a ellos: “No sé a dónde voy a ir o quién estará allí”. Me dicen: “Lo sentimos. No vas”.

Admito que algunos de los muchachos con quienes me junto han hecho algunas cosas “cuestionables” (como dicen mis papás) y se han metido en problemas a veces, pero yo sé que son buenos muchachos por dentro. Quisiera que mis papás dejaran de ser tan juzgadores y los aceptaran como realmente son. Quiero mucho a mis papás, son lo máximo, pero ellos no ven las cosas como las veo yo, como las vemos los jóvenes. ¿Cómo puedo hacerle para que sean más comprensivos? Muchas gracias por tu ayuda.

REPRIMIDA

QUERIDA REPRIMIDA:

Tus padres no te están reprimiendo, y en lugar de enojarte y molestarte, deberías estar agradecida porque ellos se preocupan constantemente por ti y prestan permanente atención a enterarse a dónde vas y con quién. Dices que algunos de tus amigos han hecho “algunas cosas cuestionables y se han metido en problemas”, y defenderlos me hace ver que no eres la mejor juez de tus compañeros.

Te sugiero que respetes, sin molestarte, las reglas que impongan tus padres. Ellos te aman más que nadie y velan por tu seguridad. Ten la seguridad de que si lo haces, y cuando se sientan más seguros de que puedes manejar la responsabilidad, te podrán dar más libertad. Mientras tanto, invita a tus amigos a tu casa para que tus padres puedan conocerlos. Si realmente “son buenos muchachos por dentro”, ello les dará a tus padres más oportunidad de descubrirlo.

ANA
25 Septiembre 2017 04:00:00
Querida a Medias
QUERIDA ANA:

Mi esposo de casi 10 años me dijo hace 9 meses que ya no viviría conmigo ni con mis hijos que tienen 5 y 7 años. Terminó confesándome que está enamorado de otra mujer más joven y quería vivir o casarse con ella. Para mí fue un trauma tremendo, pero hice acopio de fortaleza espiritual y acepté las cosas. Les dijimos a los niños lo que sucedía y aunque al principio lloraron poco a poco se fueron acoplando. Por el bien de ellos tanto mi esposo como yo hemos llevado las cosas con cortesía y tranquilidad y, tanto él como yo, pensamos que era mejor que los viera diariamente.

Tuve la oportunidad de hacer un diplomado que va a beneficiarme mucho en mi trabajo y también económicamente y tenía que asistir tres veces por semana después de mi salida, así que mi esposo dijo que podía venir a la casa para atender a los niños en su tarea, su merienda y baño y cuando fuera necesario quedarse a dormir en el sofá. Esto me pareció buena idea entonces, pero mira lo que sucedió. Mi clase nocturna terminó hace 10 días y él aún viene a casa con los niños y se queda a dormir todas las noches. Le pregunté por qué hacía eso y dijo que se siente feliz con los niños. Yo más bien creo que está prolongando lo inevitable, pero me siento incómoda porque todo terminó entre nosotros. El dijo que ama a otra y yo ya no lo quiero tampoco, aunque no estoy enamorada de otro.

Mi esposo da pensión alimenticia a los niños y el juez la fijó alta, también tiene que darme para las colegiaturas, y me parece que anda escaso de dinero porque tiene que pagar renta de su departamento y no está trabajando tiempo completo por asuntos de la empresa, y pienso que se queda a cenar y dormir en casa con esperanza de hacerlo por tiempo indefinido para ahorrar. En ratos pienso que ya ni renta el departamento, pues en las mañanas sale ya bañado y arreglado aunque su ropa no se lava en esta casa.

Técnicamente esta es todavía su casa, pues no estamos divorciados, pero en cuanto a mí concierne, desde que nos dejó ya no tiene derecho a vivir en esta casa. El no ha dicho que quiere dar marcha atrás, pero lo está demostrando. No sé por qué quiere mantener su presencia en esta casa, pero eso puede perjudicar a los niños y puede confundirlos. El mayor me preguntó por qué su papá duerme en el sofá y por qué se fue y volvió. ¿Qué me aconsejas? ¿Cómo manejo esta situación? Gracias.

A MEDIAS

QUERIDA A MEDIAS:

Pienso que esa situación debe terminar y él debe dejar ya tu casa. Cuando él los dejó perdió sus derechos y privilegios. El así lo quiso y lo manifestó. Es bueno que su instinto paternal haya “revivido” repentinamente, pero eso no quiere decir que su presencia en tu casa tenga que prolongarse indefinidamente. Es de agradecer que haya contribuido a que tú pudieras realizar tus estudios, pero eso terminó y si, como sospechas, él continúa durmiendo allí por escasez de sus ingresos, como dicen los chavos “es su boleto”. Dile que vaya a desgastar la tapicería del sofá de su joven novia.

ANA
23 Septiembre 2017 04:00:00
Querido Felicidad ¿Dónde Estás?
QUERIDA ANA:

Todo mundo queremos ser felices. Yo quisiera ser feliz. No me importaría si la felicidad durara poco, pero conocerla siquiera. Y digo esto porque no he sido feliz nunca. Soy un hombre de 32 años, profesionista, con buen trabajo, soltero, tengo a mis padres y dos hermanos, amigos. ¿Qué podría faltarme? Pero, ¿dónde está la felicidad? No la encuentro. ¿Qué hago Ana? Necesito su respuesta. Y la agradeceré enormemente.

FELICIDAD ¿DÓNDE ESTÁS?

QUERIDO FELICIDAD ¿DÓNDE ESTÁS?:

Es muy fácil cometer el error de confundir la felicidad con el placer. También es común buscar la dicha donde no puede encontrarse y son pocos los que están dispuestos a reconocerla. Por ello hay tantos desilusionados de la vida que piensan que no hay felicidad posible. Pero tanto las Sagradas Escrituras como la mayoría de las filosofías nos aseguran que la felicidad es posible y es el estado ideal al cual Dios nos destinó y para el cual proveyó aquí mismo, en la Tierra, todo lo indispensable. Nadie que espera que otros lo hagan feliz lo será jamás. Pero sí lo será cuando procure hacer felices a los otros. “Lo que no se ha dicho bastante es que el ser uno feliz resulta también un deber hacia los demás”. Lo dijo muy claro un filósofo francés.

Así pues, no podemos evitar que nuestra condición mental afecte a otros. Así como el temor y el pesimismo son contagiosos, lo es la felicidad. Y si algo tenemos que comunicar a nuestros semejantes, cuidar que siempre sea algo bueno. Sembrar y cultivar la alegría y el optimismo, es primordial deber. Pero el asunto tiene otro aspecto. Estamos en deuda con la sociedad. Gozamos de los múltiples beneficios que existen debido a esfuerzos ajenos. El conjunto de estos es lo que nos da la civilización. Gracias a ello disfrutamos de los conocimientos acumulados por generaciones precedentes. Esto abarca miles de cosas que damos por sentadas: sistemas de educación, medios de transporte, medidas de higiene urbana, medicina en general, luz eléctrica, etcétera. Para disfrutar todo esto y de los bienes maravillosos que nos concede la naturaleza y para estar en paz con Dios y con nuestros semejantes, debemos a nuestra vez hacer lo posible para contribuir para el bienestar de la sociedad.

¿Qué es entonces la felicidad y dónde encontrarla? La felicidad es un arte y la única manera de dominar un arte es practicarlo. Ser feliz es como cultivar la tierra, colocar ladrillos o hacer un tejido. Dominar el asunto consiste en trabajar en él. Cultívalo. Di cada mañana: “Tengo que trabajar para ganarme la vida. Quisiera tener muchas cosas, pero no puedo. Mi salud no es excelente, pero así soy feliz. Hay muchas cosas que desearía cambiar, pero no puedo. Cada momento del día, desde que me levante hasta acostarme, estaré contento”. Asimila lecciones de esperanza. Decídete a gozar la vida. Ama sabiamente, porque la vida sin amor es una vida sin luz.

ANA
22 Septiembre 2017 04:00:00
Querida Gocke
QUERIDA ANA:

Nací en esta ciudad y desde entonces he vivido en ella. Aquí fui bautizada, confirmada, hice mi Primera Comunión y aquí estudié y me gradué. También aquí conocí a quien fue mi esposo y aquí nos casamos y tuve a mis tres hijos. Y así mismo, aquí hace cuatro años nos divorciamos.

Tengo muchas amigas y con todas me llevo muy bien. No se diga con los parientes. Sin embargo, hay una mujer en esta ciudad que no puedo tolerar. Ella es la novia (seguramente futura esposa del que fue mi esposo). A ella no puedo verla.

Mis hermanos fueron muy buenos amigos de mi ex desde antes de que nosotros nos conociéramos y su amistad se reforzó cuando nosotros nos casamos, así que aunque nos divorciamos ellos siguieron viéndose y encontrándose, y continuaron invitándolo a nuestras reuniones familiares y de amigos.

Ahora resulta que mi hermano menor va a hacer una fiesta grande porque cumple 35 años y su esposa quiere festejarlo con ese motivo.

Y obviamente quieren invitarlo y en consecuencia traerá a su novia. Le pregunté a mi hermano que si él le dice que traerá a su novia, él va a aceptar, y me dijo que sí. Ana, la situación sé que se pondrá tensa. Aunque ella no ha venido nunca, yo la conozco de lejos y sé que será muy difícil para mí tenerla en el mismo lugar. Y quizás para ella también será lo mismo.

Ana, mis hijos me quieren mucho pero también quieren mucho a su papá y cuando platiqué con ellos acerca de eso y les pregunté qué pensaban, evadieron la respuesta, pero la situación se presentará.

Quisiera que mi hermano no invitara a su fiesta a mi ex, pero no me animo a pedirlo. Por favor dime si estoy comportándome indebidamente. Te lo voy a agradecer mucho. Y recibe mis felicitaciones por tu útil y bonita columna que leo todos los días.

GOKCE

QUERIDA GOKCE:

La situación de tu familia es difícil, porque tus hermanos tienen una relación bastante cercana con su excuñado y decirle que no traiga a su novia será bastante complicado. Si quien invita es tu hermano, tú no puedes controlar a quien invita. Solamente puedes controlar lo que tú deseas y haces. Por tanto lo único que puedes hacer es no asistir a la fiesta de tu hermano. Y permitir que tus hijos hagan lo que deseen.

Antes de decidir habla con tu hermano y dile que si decides no asistir, no vaya a molestarse ni sentirse, pues tus sentimientos se sentirán lastimados al ver a tu ex con una novia y todavía no puedes controlarlos. Creo que él comprenderá.

ANA
21 Septiembre 2017 04:00:00
Querida Problemas del Sueño
QUERIDA ANA:

Quisiera contarle algo que le sucedió a mi esposo. Él ahora tiene 51 años y siempre fue un hombre con muy buena salud. Se ha cuidado toda su vida, desde joven hace ejercicio diariamente, ya sea en el gimnasio, nadando o corriendo. Combina eso cada día. Y siempre ha animado a nuestros hijos para que también hagan ejercicio, sin importar que sea verano o invierno.

Esas actividades le han dado muy buena salud, aunado a que cuida también su alimentación, lo que también ha ayudado tanto a mí como a nuestros hijos, pues en casa comemos muy sanamente. En casa no hay comida chatarra, refrescos embotellados o muchas golosinas. Tomamos aguas frescas de frutas o simplemente agua, y postres hechos en casa.

Todo eso ha contribuido a que nuestra vida sea sana. Pero de un tiempo atrás, mi esposo comenzó a despertar mucho durante la noche. Él nunca ha tomado pastillas para dormir y casi ni toma medicamentos de ninguna clase. Luego empezó a dormitar mucho durante el día. Eso llamó nuestra atención porque nunca había sucedido y fue a consulta con nuestro médico, quien lo envió a una clínica del sueño para que lo atendieran. Allí resultó que le dijeron que tenía apnea del sueño. Dejaba de respirar hasta 40 segundos varias veces al estar dormido, y entonces despertaba mucho durante la noche. Afortunadamente se hizo esas pruebas antes de que le perjudicara con un daño cerebral. Desde que le dieron su tratamiento, el cambio en mi esposo ha sido asombroso. Por favor comunique esto a sus lectores para su bien. Gracias mil.

PROBLEMAS DEL SUEÑO

QUERIDA PROBLEMAS DEL SUEÑO:

Gracias a usted por los lectores a quienes ayudó hoy al identificar un posible problema en su salud. Su carta seguramente servirá como una llamada de alerta para algunos.

ANA
20 Septiembre 2017 04:00:00
Querida Tristezas
QUERIDA ANA:

Tengo una nieta de 8 años que recientemente se sintió muy lastimada cuando fue invitada a una fiesta de cumpleaños de una de sus compañeras de salón de clase, y le diré la razón: las invitaciones fueron repartidas en el salón de clase para una fiesta en la casa muy grande y con gran jardín de la niña de la fiesta. Mi nieta con gran entusiasmo se preparó para ir. Su mamá, mi hija, le compró un bonito regalo y mi niña muy arregladita partió a la fiesta.

Al regresar venía muy triste. Cuando su mamá la vio, inmediatamente le preguntó qué pasaba, y llorando mi nieta le dijo que otras niñas, más de la mitad, habían sido invitadas a quedarse a dormir en casa de la festejada, pero que ni ella ni otras fueron invitadas y regresaron a sus casas al terminar la merienda y los juegos. No sé si las otras niñas se sintieron lastimadas, pero mi nieta sí. Y quisiera, a propósito de eso, que me permitiera decir algunas cosas que he notado en las fiestas infantiles y que podrían servir a los padres con niños pequeños para que éstos no se sientan lastimados, porque pienso que esos pequeños traumas pueden durar al menos algunos años.

Un detalle es no entregar las invitaciones en el salón de clases, a menos que se planee invitar a todos los compañeros, si algunos no son invitados, se sentirán tristes al ser excluidos. Otro detalle es no invitar sólo a algunos a una actividad extra en la fiesta, como sucedió en la ocasión que describo arriba. También, si se invita a otro niño o niña que no sea de la escuela o colegio, que pudiera sentirse fuera de lugar por no conocer al resto de los niños, procurar siempre que haya al menos otro niño o niña que conozca a esa criatura para que se sienta integrado o integrada. Y, finalmente, que no abran los regalos durante la fiesta. No todos los invitados tienen el mismo nivel económico y por lo tanto su regalo puede ser más sencillo que el de otros y ese niño puede sentirse acongojado. Esto puede aplicarse también a las fiestas de los mayores o en despedidas de soltera. La persona puede sentirse abrumada por la sencillez del obsequio que se da.

Agradezco mucho su atención y la saludo muy afectuosamente, además de decirle que leo diariamente su columna.

TRISTEZAS

QUERIDA TRISTEZAS:

Estoy de acuerdo en que los sentimientos de todos nuestros prójimos deben ser respetados. Y uno nunca es demasiado joven ni demasiado viejo para aprender esa lección. Me gustaría que nadie nos adhiriéramos a las estrictas reglas de la etiqueta, sino que aceptáramos una hospitalidad que considere las necesidades y sentimientos de los demás.

Limitar el tamaño de las fiestas de cumpleaños de los niños tiene sentido, pero los problemas surgen cuando algunos de los compañeros de un salón son invitados y otros no. Por eso no es muy atinado entregar las invitaciones en el propio salón. Si algunos niños o niñas no son muy populares, no hacer más obvia su exclusión. Porque tiene usted razón, esos traumas pueden durar años.

Gracias por escribir y tocar ese importante tema, que si se maneja debidamente, hace crecer moral y socialmente a los niños.

ANA
19 Septiembre 2017 04:00:00
Querida Sólo la Cuchara
QUERIDA ANA:

Los suegros en ocasiones son los culpables de que los matrimonios fracasen, pues no siempre son tan agradables y buenos como parecen. Los “agradables” padres de mi primer esposo eran dos personas tremendas. Viajaban más de mil kilómetros cada año sólo para insultar mi comida, el cuidado de la casa, a mi familia y a mí. Mi esposo nunca me apoyó en ese sentido, siempre les dio la razón y eso me dolía mucho y también a mi familia.

Un día vinieron y después de una escena terrible por sus críticas a la comida que preparé y por la ropa que yo llevaba, a pesar de que procuraba siempre vestir bien y de manera honesta, me dio una terrible migraña. Vi que la medicina que tomaba se había terminado y salí a comprar una caja. Me fui caminando y esa caminata me sirvió para decidir separarme de mi esposo. Unos meses más tarde, después de siete años de matrimonio, nos divorciamos. Sus padres lo criticaron por perder a “esa excelente muchacha” y a mí me escribieron una carta encantadora que a cualquiera convencería de que eran los mejores padres. Mi ex se casó ya dos veces más y de la tercera esposa ya se separó. Estoy segura de que sus padres ni idea tienen de qué manera contribuyen al fracaso de los matrimonios de su hijo. Hace cinco meses me casé y hoy soy completamente feliz. Toda historia tiene dos versiones, ¿verdad? Gracias por escucharme.

SÓLO LA CUCHARA QUE MENEA LA OLLA

QUERIDA SÓLO LA CUCHARA:

¿Dos versiones? Sí, como las monedas. Tienen dos caras. La intervención de los suegros es una de las principales causas de divorcios (justo por debajo de la infidelidad y abuso de sustancias). Después que un hijo se casa, su esposa debe ser la número Uno en su vida. Si la esposa es sabia, tratará a la madre de su marido como que ella (la madre) es la número Uno. Él la amará por ello y también su suegra. Este es uno de los más valiosos secretos en el dominio de las relaciones humanas.

ANA
18 Septiembre 2017 04:00:00
Querida Celos Destructivos
QUERIDA ANA:

Estuve casada siete años con un hombre y tuve un hijo varón que luego del divorcio vino a vivir conmigo. El niño tenía entonces 6 años. Mi ex se casó a los tres años y en esa época yo conocí a un hombre del que me enamoré por sus atributos. Nos casamos un año después y hemos sido muy felices. Al año nació mi hija, una linda bebé que ha traído mucha felicidad a nuestro matrimonio. La niña tiene ahora 4 años y él tiene 14. Desde que nació la niña mi hijo se mostró celoso, no quería verla y mucho menos cuidarla cuando yo estaba ocupada. Con el tiempo el celo aumentó. Mi marido y yo nos sentíamos desconcertados y mortificados, pero llevábamos el asunto lo mejor posible. Debo decirle que jamás, mi esposo ni yo, hicimos diferencia en atenciones, juguetes, regalos entre ellos. La niña llegó a querer a su hermano, no sé por qué, debe ser la fuerza de la sangre, pues sin que él le hubiera demostrado amor, ella lo quiere mucho.

Hace un mes me retrasé en recoger a mi hijo en el colegio y al llegar, enojado, me preguntó la razón. Le dije que su hermana estaba enferma de gripe y la había llevado con el médico. Eso fue lo que a él le hizo la peor de las reacciones. Se puso furioso, me insultó, dijo que no la quería, me preguntó por qué me casé de nuevo y que mi esposo no lo quiere (eso no es verdad, mi esposo lo quiere mucho y lo trata de lo mejor). Y entonces me dijo que ya no quería vivir con nosotros, que prefería irse a vivir con su padre y su esposa. Ellos tienen dos hijos, pero parece que a mi hijo eso no le molesta. Al llegar a casa, con furia desatada, se metió en su cuarto y rompió la ropa de la cama, adornos de su escritorio, la computadora y libros, hasta la silla del escritorio.

Al siguiente día llamé a su papá y vino a hablar con él. Fue una plática entre ellos y al terminar me dijo mi ex que pasaría por él en la tarde para llevárselo “una corta temporada”, pues pensaba que sería suficiente para controlarlo de sus celos y volviera más calmado. Se nota que no quiere que mi hijo se quede definitivamente con ellos, y eso a mí me pone feliz, pues quiero que él viva con nosotros, pero cuando se fue, mi hijo me dijo que no volvería.

A los pocos días de que su hermano se fue, la niña me preguntó si podía cambiarse a la recámara de él mientras regresaba y como es más grande, le dije que sí. Dijo que la cuidaría mucho para cuando volviera su hermano. Un día mi hijo vino a recoger alguna ropa que necesitaba. Al ver que había cosas de su hermana allí, se enojó muchísimo. Me preguntó por qué, y cuando le dije que él había dicho que no quería volver, decidí darle la recámara a su hermana, se puso furioso a pesar de que su ropa estaba en su lugar, donde él la dejó. Salió sin despedirse y desde entonces no he vuelto a saber de él. Ana. ¿Qué me aconsejas que hagamos? ¿Dejo pasar un tiempo y lo busco o no lo hago? Estamos muy tristes y preocupados. Por favor aconséjame. Gracias.

CELOS DESTRUCTIVOS

QUERIDA CELOS DESTRUCTIVOS:

Tu hijo necesita ayuda profesional para poder lidiar con los celos que siente por su hermanita. Si sus sentimientos no son tratados, podrían envenenar todas sus futuras relaciones. Los celos tienen una manera de darle color a todas las otras relaciones que el celoso tenga. Si el joven recibe terapia, podría establecer una relación sana con su hermana y con ustedes. La rivalidad entre hermanos es normal, pero tu hijo siente celos desmedidos y podría beneficiarse con la terapia para aceptar, controlar y acabar con sus celos. Espero que tu preocupación pueda terminarse con la terapia de tu hijo. Confío en que así será.

ANA
15 Septiembre 2017 04:00:00
Querido Julián
QUERIDA ANA:

Hoy se cumplen ocho años de que mi hijo menor murió a consecuencia de inhalar productos químicos. Él tenía 17 años, era un muchacho de 1.76 metros de altura y pesaba 70 kilos. Era agradable, conversador, tenía muchos amigos y una novia que lo quería mucho. Últimamente no era buen estudiante porque nos dimos cuenta de que andaba en la droga. Hablé mucho con él, pero tal vez no fue suficiente o no hice lo que debía para sacarlo de eso. El caso es que se nos murió.

Ya nunca podré ver a mi hijo, no lo veré graduarse de ingeniero como quería ser, no lo veré casarse, ni cargaré a mis nietos. Nunca volveré a escuchar su voz ni sus risas. Esas son heridas permanentes de las cuales nunca vamos a recuperarnos su madre y yo. Me jubilé hace un año y tomé la decisión de visitar escuelas en parte de un estado del noroeste, la parte más cercana a la ciudad donde vivo, para dar pláticas acerca de las adicciones. He compartido la trágica historia de mi hijo con muchos jóvenes, volviendo a sufrir y llorar cada vez que la vuelvo a contar. Pero pienso que, si compartir esa parte de mi vida puede llegar a salvar siquiera a un muchacho de morir de la manera como murió mi hijo, vale la pena el dolor de revivir su pérdida.

Los jóvenes necesitan entender lo peligroso que es inhalar y usar cualquier tipo de droga, y que el tamaño, lo saludables y lo fuertes que estén, no impedirán que los inhalantes paralicen sus pulmones. Necesitan saber que esa forma de abuso de drogas es más peligrosa que un arma. Inhalar solamente una vez puede ser la última vez, porque mata.

Ana, por favor advierta a sus lectores, una vez más, que las drogas son mortales. Gracias.

JULIÁN

QUERIDO JULIÁN:

Lamento infinitamente su grande pérdida. Pido a Dios que les dé consuelo un día no lejano.

Compartir la historia de la muerte de su hijo para evitar que otro joven muera de la misma manera, es grandemente compasivo y generoso. No tengo ninguna duda de que los muchachos a quienes les habla en sus charlas, recordarán y se abstendrán de buscar esa “emoción” fatal. Queridos lectores: por favor hablen mucho con sus hijos acerca de inhalar y del consumo de cualquier droga. Díganles del peligro que corren sus vidas si lo hacen, díganles lo mucho que los quieren y del gran dolor que sufrirían al perderlos de manera tan insensata. Adviértanles que no sacrifiquen la promesa del mañana que son, por una sensación momentánea.

Y ruego a los maestros que hagan lo mismo con sus jóvenes alumnos. Ellos toman muy en cuenta lo que les dicen sus maestros, tal vez más que las advertencias de sus padres. Háganlo por favor.

Gracias por escribir y mi felicitación sincera por su hermosa labor.

ANA
14 Septiembre 2017 03:00:00
Querida ¿Por qué?
QUERIDA ANA:

¿Por qué la gente es tan egoísta? En el lugar donde vivo, que es el centro de la ciudad, hay mucho problema para conseguir dónde estacionar el coche, pues desde muy temprano toda la calle está llena de carros. Pero el colmo es una vecina que tiene cochera doble, así que nadie se estaciona en ese lugar, a pesar de que ella sólo guarda su carro en la noche.

En la mañana lo saca de la cochera y lo estaciona afuera y allí lo deja todo el día, pero como la cochera es doble, lo estaciona en medio de los dos lugares aunque sólo necesite uno.

Otro caso es el de una vecina que es pobre y le daban una despensa cada mes de parte del gobierno.

Pues un vecino que vive al lado le dijo al encargado que el hijo de la señora le da dinero suficiente y no necesita la despensa, y ya no se la dieron. Y sí la necesita, pues es ya mayor, no puede trabajar ya y el hijo apenas puede ayudarla con muy poquito, pues está casado y tiene cuatro hijos y es obrero. Voltea uno a la izquierda y a la derecha y todo es lo mismo. El egoísmo no tiene límites. ¿Qué nos pasa?

¿POR QUÉ?

QUERIDA ¿POR QUÉ?:

El Universo es por naturaleza abundante y Dios lo creó para que todos nos beneficiáramos. Para que a mí me vaya bien, no es necesario que a otros les vaya mal. Si insistimos en que así sea, entonces estaremos en graves problemas. Y así estamos.

La escasez y la abundancia son cuestión de percepción y la percepción depende de nuestras intenciones, de aquello que realmente se quiere conseguir.

La abundancia es un derecho universal, pero es cuestión de cómo la manejamos.

Si seguimos los dictados de la sociedad actual, siempre veremos escasez. En estos tiempos nadie practica el juego de ganar-ganar. Se trata de gano yo para que pierdas tú, y hago hasta lo imposible para que eso suceda.

Por esos egoísmos no hay armonía personal con uno mismo ni con las leyes infalibles del Universo. ¡Cuidado, egoístas!

ANA
13 Septiembre 2017 04:00:00
Querida Hija Triste
QUERIDA ANA:

Un día le escribió una mujer que se quejaba porque ninguno de sus hermanos la apoyaba ayudando a cuidar a su madre enferma. Decía que ella se quedó soltera por ese motivo y llevaba una vida miserable porque sus hermanos ni se paraban en la casa para ver a su madre inválida. Quiero decirle que pudo haber sido mi hermana quien escribió esa carta porque piensa y actúa igual que esa mujer que escribió. Ella quiso convertirse en una “mártir” para poder cuidar a nuestra madre y en el proceso ha hecho de mamá una inválida totalmente dependiente de ella para todo. Mi mamá tiene sólo 69 años, pero tiene la apariencia y actúa como si tuviera 90. Es una completa anciana, sin serlo.

Los doctores le han dicho a mi hermana que es necesario que mamá deje de fumar y que haga ejercicio, pero ella los ha ignorado. Permite que ella se siente mucha parte de la mañana, toda la tarde y parte de la noche frente al televisor, y comiendo comida chatarra con refrescos. Mi hermana permite que haga todo lo que se le pega la gana, con eso se la tiene ganada. Y ¿qué cree que sucedió hace tres semanas? Llamé para saludar y hablar con mamá, pues había pasado por su casa en la mañana y aunque insistí mucho con el timbre, no me abrieron, así que llegando a casa llamé. Pues me dijo mi hermana que decía mamá que ya no la llamáramos ni mis hermanos ni yo, que dejáramos de hablarle e ir a verla.

Hasta hoy ni mi hermana ni mi mamá nos llaman ni a mí ni a mis tres hermanos. Y en tanto, mamá les ha dicho a otros parientes que nosotros nunca vamos a verla ni la llamamos. También dice que no ayudamos a mi hermana a limpiar la casa. Nada de eso es verdad. Entre mis tres hermanos y yo pagamos a una señora que va todos los días a limpiar la casa, lava en la lavadora y plancha. Constantemente mis hermanos y yo íbamos a verla, no pasaba un día sin que uno de nosotros la viera y además la llamábamos por teléfono. Y cuando tratamos de ayudar a mi hermana, siempre dijo que no necesitaba ayuda de esa, solamente económica. Nosotros pagamos luz, teléfono, gas, agua, cable, compramos la despensa cada semana, yo la llevo personalmente, pero desde hace tres semanas no me deja subir a ver a mamá. Me recibe en la puerta. Si lo hace por quedarse con la casa ella sola, está mal, porque todos los hermanos siempre hemos dicho que la casa será para ella el día que mamá falte.

Las dos han tenido éxito en dividir a la familia y darnos a los hermanos ese dolor de no poder ver a nuestra madre. Me duele terriblemente que sea así. Sólo espero que cada día sea menos. Ana, que por favor la gente no juzgue tan duramente a los hijos “malos”. Algunas veces no es nuestra culpa y hay buenas razones para ese aparente comportamiento. Gracias por atenderme y si acepta publicar mi carta. Saludos.

HIJA TRISTE

QUERIDA HIJA TRISTE:

Los problemas familiares siempre son especialmente dolorosos. Pero esas heridas eventualmente sanan. Su hermana, al parecer tiene una gran necesidad de ser “la buena”, “la sufrida”. Déjenla que tenga ese “honor” y esperen a que el tiempo haga su trabajo. Siempre lo hace. Pero si esta situación se prolongara, sugiero que vean a algún abogado para obligar a su hermana que permita a sus hijos ver a su mamá. No quiero alarmar, pero pudiera ser peligrosa para la señora esa manipulación que hace su hermana. ¿Qué estará pasando en esa casa?

ANA
12 Septiembre 2017 04:00:00
Querida Salud Ante Todo
QUERIDA ANA:

Soy una mujer de 61 años, soy abuela y estoy excedida de peso. Tengo hipertensión encontrada recientemente, y mi médico me recetó un medicamento para controlar mi presión sanguínea. Fumo una cajetilla de cigarrillos diariamente y tomo una copa de tequila casi todos los días antes de la comida.

¿Le puede preguntar al doctor su amigo cuáles serían las probabilidades de eliminar la medicina si bajo de peso? Mi médico, como es de la seguridad social, está muy ocupado siempre y realmente no tiene mucho tiempo para darme muchas explicaciones.

Gracias por su atención.

SALUD ANTE TODO

QUERIDA SALUD ANTE TODO:

Con gusto consulté con mi amigo el doctor sobre lo que me escribió y esto fue lo que me dijo.

Muchos estudios han documentado que la obesidad contribuye a la hipertensión.

Una vez que los pacientes bajan de pesos su presión podría regresar a la normalidad. Por eso tal vez un programa de pérdida de peso, monitoreado por un médico, podría reducir o quizás hasta descontinuar su medicamento.

Sin embargo, no todas las personas responden de esa manera. Aún después de lograr pesos ideales, deben tomar medicamento para controlar la hipertensión. Por ello debe trabajar con su doctor para descubrir qué combinación de pérdida de peso y medicamento son correctos para usted.

Además recuerde que el alcohol y la nicotina pueden subir la presión sanguínea, así que si toma y fuma, mejor deje de hacerlo.

Además, el ejercicio regular puede quitar kilos no deseados también. Así que considere un programa de ejercicio, pero consulte sobre ello con su médico.

Finalmente, muchos hipertensos son muy sensibles a la sal en sus dietas. Cuando reducen la ingestión de sal, su presión arterial baja.

Pregúntele a su doctor acerca de los beneficios adicionales de una dieta baja en calorías y en sal, junto con ejercicio regular.

Su médico, aunque pertenezca a la seguridad social, seguramente atenderá a sus dudas y preguntas. Hágalas sin detallar tanto para que pueda responderle dentro del tiempo que tiene él destinado a la consulta con usted.

Espero que su condición de salud mejore al llegar a cabo su deseo de bajar de peso y al estar bajo la vigilancia de su propio doctor.

ANA
11 Septiembre 2017 04:00:00
Querida El Amor Llama
QUERIDA ANA:

Mi mamá falleció hace 11 años de un infarto masivo en el corazón. Estuve acompañando a mi papá varias semanas después del funeral, porque soy hija única y con mi esposo vivo a mil 500 kilómetros de donde vive él. Me vine con el corazón acongojado porque por primera vez mi papá estaba solo. Por ese motivo lo llamaba tres veces a la semana y platicaba con él mucho rato.

Once meses después, mi esposo, mis hijos y yo fuimos a pasar la Navidad con mi papá. Cuando llegamos, dos días antes de la Nochebuena, me dijo mi papá que llamara a una amiga suya para invitarla a cenar con nosotros. Yo me quedé fría de la sorpresa y creí que bromeaba, pero lo veía serio y llamé. No recuerdo más que le pedí a quien contestó que mi papá quería que nos acompañara a cenar la noche del 24 y que la esperábamos a las 8 de la noche.

No podía creer que mi papá trajera a nuestras vidas a otra mujer tan pronto. Y era la primera Navidad sin mi mamá, así que cuando llegó la señora estaba preparada para no aceptarla. Sin embargo, un rato después mi actitud cambió. Ella, como mi madre, también pintaba. Caminó por el comedor, la sala y el recibidor y viendo las pinturas de mi madre dijo cuánto le gustaban. Cuando ya estábamos cenando, nos reímos cuando nos contó historias de sus hijos (que vivían en otras ciudades) y lloramos con ella cuando compartió la historia de la enfermedad y muerte de su esposo.

Ana, esa cena fue hace 10 años. Seis meses después mi papá y ella se casaron y han “mezclado” exitosamente a nuestras dos familias. El matrimonio ha sido una inspiración para mi esposo y para mí. Ellos honran a sus compañeros de vida idos viviendo sus vidas a cabalidad y con mucha armonía y felicidad. Ojalá muchos pudiéramos aprender de ellos.

Gracias si puedes publicar mi relato. Lleva un trocito de mi vida y de mi felicidad.

EL AMOR LLAMA DOS VECES.

QUERIDA EL AMOR LLAMA:

Por supuesto, aquí está. Y también espero que muchos aprendan de ellos. Tu padre tuvo una gran bendición al encontrar y haberse casado con dos mujeres tan sensibles, amorosas, agradables y talentosas.

ANA
09 Septiembre 2017 04:00:00
Querida Sin Firma
QUERIDA ANA:

Tengo una amiga muy cercana y muy apreciada que me confesó que es lesbiana, aunque sin relaciones sexuales, y dice que quiere mantenerse así. Ella trabaja en una compañía extranjera, tiene muy buen puesto con un excelente sueldo y es muy apreciada por todos sus compañeros y también por sus jefes. Es una persona muy seria y de verdad que nadie sospecharía sus inclinaciones.

Esta mujer quiere adoptar a un sobrinito de ella, hijo de su hermana, que es alcohólica y que quiere que ella lo adopte porque no se considera capaz de cuidarlo ella, aunque tiene el propósito de rehabilitarse y al parecer ha comenzado a hacerlo, pero dice que quizás le falle la fuerza de voluntad y no quiere que su hijo sufra más por su alcoholismo.

¿Crees que esto podría funcionar? El niño quiere mucho a su tía y sí quiere ir a vivir con ella, pues ella lo quiere mucho. El niño tiene 3 añitos y su pequeña vida ha sido difícil hasta ahora al lado de su madre.

¿Usted qué piensa?

SIN FIRMA

QUERIDA SIN FIRMA:

El que tu amiga sea lesbiana no significa que no pueda ser una buena madre, dedicada y cariñosa. La homosexualidad no es contagiosa. Además ella desea mantenerse alejada de relaciones sexuales. Ese niño sería afortunado de vivir en semejante hogar. Espero que pueda llevarse a cabo la adopción.

Tu amiga debería tomar en cuenta, sin embargo, que si su hermana llegara a rehabilitarse podría llegar a cambiar de manera de pensar y quizás querría que le regresara a su hijo. Esto podría causar un serio problema. Es recomendable que tu amiga tenga la asesoría de un buen abogado que la aconseje para llevar este asunto de manera correcta y que no haya repercusiones en el futuro.

ANA
08 Septiembre 2017 04:00:00
Querida Agradecida
QUERIDA ANA:

Le escribo como una manera de agradecimiento hacia una señora que en un viaje fue mi ángel de la guarda. Sé que ella nunca va a saber mis sentimientos, pero hago esto porque ella no es la única persona que ayuda a quienes lo necesitan y todos esos que dan una ayuda a gente en problemas, como me sucedió a mí, merecen saber que su ayuda es agradecida y Dios los bendice.

Tengo 56 años y por circunstancias tuve que viajar sola en avión, llegar al aeropuerto de Dallas, Texas, y luego tomar otro avión a mi destino. Tenía mucho miedo a viajar por primera vez sola en un avión, y más en un país extranjero porque aunque hablo algo de inglés, los nervios atacan y te aseguro que sentía que todo lo que escuchaba y trataba de leer, estaba en chino, no en inglés. Tomar el avión en México no fue problema, pero cuando bajé del avión en Dallas, no supe qué hacer. Seguí a otras personas hasta inmigración, donde supuse tenía que enseñar mi pasaporte y la visa, pero no estaba segura en cuál línea formarme.

De pronto, una señora bajita, de pelo oscuro y como de 60 años, se dirigió a mí y en un español no muy perfecto y con acento, pero comprensible, me preguntó si viajaba sola.

Le dije que sí y como creo que el miedo se reflejaba en mis ojos, ella me llevó hacia la línea que me correspondía y me esperó a que pasara, luego me llevó hacia la reclamación de equipaje y aunque el de ella llegó antes, esperó hasta que localicé el mío para ir hacia mi siguiente registro, el que ella me indicó dónde estaba. Ella iba hacia otro lado del aeropuerto, pero se tomó la molestia de llevarme hasta el final. La hermosa señora nunca me dijo su nombre y yo con todos mis miedos y nervios nunca se lo pedí. Pero pido a Dios que la bendiga, porque si ella no me hubiera ayudado me habría perdido en ese gran aeropuerto.

Por favor Ana, le pido que publique mi carta para reiterar que todavía hay muchas personas que son muy buenas en este mundo y que hacen lo que sea para ayudar a desconocidos a quienes jamás volverán a ver. Gracias por su atención. La saludo con aprecio.

AGRADECIDA

QUERIDA AGRADECIDA:

Me da mucho gusto publicar su carta y comprendo todo el agradecimiento que siente hacia esa buena señora que la ayudó en esos momentos de angustia muy normales en una persona que se siente perdida en un lugar desconocido, y en especial, donde todos hablan una lengua que, aunque conocida, no es dominada.

También se puede solicitar ayuda a los o las sobrecargos del avión, para que al menos ellos recomienden qué hacer. Me alegra que ese “ángel de la guarda” apareciera en esos momentos tan difíciles para usted.

ANA
07 Septiembre 2017 04:00:00
Querida No La Quiero Cerca
QUERIDA ANA:

Tengo sólo una hermana ocho años mayor que yo. Desde niñas, mi hermana fue una abusadora, en el sentido de que se aprovechaba de mí. Me echaba la culpa de todo y mis padres vivían regañándome y pegándome sin haber hecho nada, solamente porque ella les decía, y como era la mayor, le creían todo. También con mis amigas me ponía mal. Me quitaba los broches del pelo, mis anillos y mi mejor ropa. Un día hasta me hizo trizas un suéter que me gustaba mucho.

He perdonado a mis padres y a mi hermana, pero a ella no la quiero en mi vida. Ahora, por trabajo, vivo en otra ciudad y casi no la veo, porque cuando voy a ver a mis padres, si me doy cuenta que ella va a ir a la casa, invento algo y me salgo de inmediato. Mis padres me pidieron perdón cuando se dieron cuenta de que ella era una intrigante y los perdoné, y como te digo, también a ella, pero no quiero verla.

Me hizo sufrir mucho. Hasta he tenido que ir a terapia. Ella no se ha casado pero vive aparte.

En marzo próximo voy a casarme y no quiero que mi hermana vaya a la boda. Mi padre quiere que seamos “una familia feliz” y por el qué dirán, y me pidió que la invitara. Ana, no somos una familia feliz, al menos con ella. ¿Qué hago? Necesito tu consejo.

NO LA QUIERO CERCA

QUERIDA NO LA QUIERO CERCA:

No veo razón para que te sientas obligada para invitar a tu hermana a tu boda, para poder satisfacer la fantasía de tu mamá de una familia perfecta y por el qué dirán. Ruega a tus padres que comprendan tu decisión por lo que sucedió en el pasado y omite a tu hermana de la lista de invitados. Y hazte fuerte para que nadie te haga cambiar tu decisión. Tus razones para excluirla son legítimas.

Y por favor acepta mis mejores deseos de larga dicha en tu matrimonio.

ANA
06 Septiembre 2017 04:00:00
Querida Me siento Culpable
QUERIDA ANA:

Tengo 32 años, soy soltera y prácticamente hija de familia, pues vivo con mis padres y soy tratada como tal. Soy la mayor de cuatro hermanos, soy profesionista y tengo excelente empleo donde recibo un muy buen salario y me desarrollo en mi profesión. Soy casi quien lleva el gasto de la casa. He pasado estos 32 años al lado de mis padres y mis hermanos (uno casado y dos solteros) y durante toda mi vida, las navidades y años nuevos han sido compartidos con ellos.

Se me presenta la oportunidad de pasar Año Nuevo en Europa, en París y después ir a otros lugares. Unos amigos organizan un viaje para salir el 27 de diciembre y regresar el 10 de enero, y yo me anoté en la lista. Tengo gran ilusión de poder viajar hacia allá, pues nunca he ido a Europa y además viajar con amigas y amigos a quienes aprecio y con quienes me llevo muy bien. Cuatro son dos matrimonios y ellas fueron mis compañeras desde la primaria.

Cuando llegué con la noticia con mi mamá, primero me vio sorprendida y luego de decirme un sermón sobre la unión familiar y la importancia de la fecha, me dijo que soy injusta y egoísta, y que debería saber lo importantes que son esas fechas para ella. Después me dio la espalda y aún no me habla, ni tampoco mi papá, pues ella, tan pronto regresó del trabajo, le dio la noticia y tampoco estuvo de acuerdo.

Ana, quiero mucho a mi familia y no quiero tener ningún distanciamiento con ellos y mucho menos con mis padres, pero ya soy bastante adulta y debería poder tomar mis propias decisiones sin sentirme culpable. ¿No es tiempo para ello, para dejarme ir sin reproches? ¿Qué sucederá cuando pretenda tener una familia propia? Esto me ha dejado atónita, preocupada y pensativa. Agradeceré mucho tu consejo.

ME SIENTO CULPABLE

QUERIDA ME SIENTO CULPABLE:

Tu madre y tu padre están equivocados. No te sientas culpable. Para comenzar, tú tienes la edad suficiente para tomar esa decisión, ya has pasado y seguramente vas a pasar muchas más navidades y muchos fines de año con tus padres y demás familia. Seguramente ellos van a pensar mejor la situación y se darán cuenta de que necesitas distracciones y también vivir esa situación con amigos y amigas, y van a cambiar su actitud. Además tienes todo el derecho de viajar, de conocer mundo y de divertirte.

No te disgustes con tus padres, que más pronto de lo que piensas te dirán que puedes irte con su bendición. Además, si quieres establecer tradiciones en el futuro, ¿por qué no empezar ahora haciendo ese tan soñado viaje? Es el momento, no lo desaproveches.

Deseo de verdad que pases un Año Nuevo diferente, feliz, divertido y lleno de la emoción de conocer lugares muy hermosos.

ANA
31 Agosto 2017 04:00:00
Querido Lector
QUERIDA ANA:

No estoy de acuerdo con mi suegra en varios temas. Siempre he procurado callar mis opiniones para no tener ninguna discusión con ella ni con nadie de mi familia política, pero en lo que no he podido callarme es en la cuestión alimenticia. Mi suegra cocina muy sabroso, pero le pone demasiada sal a todos los alimentos. Por ejemplo, cuando prepara puré de papas cuece las papas en agua, desde luego, pero al agua le pone sal.

Cuando ya aplana las papas le pone una barra de mantequilla con sal, le agrega un poco más de sal y a veces añade queso manchego u otro. Le queda riquísimo, pero contiene mucha sal. También a veces marina (así dice ella) la carne y a lo que usa para eso le pone sal. ¿Debe ser así, usar sal para todo? Pienso que si consumimos tanta sal podemos hacernos hipertensos.

Yo temo que acabemos enfermos quienes comemos en su casa aunque no sea a diario como mi suegro y sus dos hijos que aún viven con ella. Pero aunque mi esposa, mis dos niños y yo, que no vivimos con ella, podemos enfermarnos por el exceso de sal cuando comemos allí. No quiero molestarla a usted, pero temo por nuestra salud. ¿Usted cree que sea incorrecto que le diga que no nos “sale” tanto a quienes la rodeamos?

Gracias por su atención.

LECTOR

QUERIDO LECTOR:

No creo que los alimentos preparados con sal causen tanto daño a quienes los consumen. Sin embargo, quienes padecen hipertensión arterial son perjudicados con la sal.

Por supuesto que es más saludable no utilizar tanta sal y si es posible, no agregar más a los platillos ya servidos. He leído que quienes no padecen hipertensión, excretan prontamente la sal extra. Los hipertensos no pueden deshacerse del exceso de sal de sus cuerpos, así que el mineral se acumula causando retención de líquidos y empeorando la presión sanguínea. Por otra parte, otros factores como la susceptibilidad genética pueden detonar la hipertensión. De todas formas, el consumidor prudente debe obviamente intentar moderar su consumo de sal. Ahora bien, vamos a la parte que a usted le interesa de la respuesta. Con relación a su suegra probablemente estará mejor no opinando –y no comiendo muy frecuentemente en su mesa.

No lastimará sus relaciones familiares si deja a un lado la crítica. Es poco probable que su suegra cambie sus métodos de preparar los alimentos, a menos que le den razones convincentes para hacerlo, y es mejor que no sea usted el que lo haga. Saludos.

ANA
30 Agosto 2017 04:00:00
Querida Alejada
QUERIDA ANA:

Mi mamá falleció cuando yo tenía 4 años. No tuve hermanos y mi papá volvió a casarse un año después de fallecida mi mamá. Quizás porque yo era muy chiquita, pero me encariñé mucho con mi madrastra. Por supuesto que principalmente porque ella fue siempre muy buena conmigo, y también porque yo tenía necesidad de una madre y ella en realidad lo fue para mí. No tuvieron hijos, así que eso también contribuyó a que ella me quisiera y yo también, sin ninguna preferencia. También su familia ha sido muy buena conmigo y les tengo gran cariño.

Resulta que mi papá y ella se pelearon después de más de 15 años de casados y parece que van a divorciarse. Mi papá le dejó la casa (él se la compró a ella) y me llevó con él. Ahora me exige que no me relacione con ella ni con su familia. Mi pregunta: ¿Debo suspender todo contacto con ellos como quiere mi papá? Los quiero a todos y son como mi familia. La de mi mamá es muy pequeña y casi todos viven fuera y nos vemos muy poco. Me siento muy feliz con la familia de mi madrastra, a quienes he visto con mucha frecuencia. Por favor dígame qué hacer. Gracias.

ALEJADA

QUERIDA ALEJADA:

Eres una joven de 20 o casi 21 años. A esa edad todos debiéramos ser libres para decidir con quienes nos relacionamos o a quienes queremos tener como amigos. No es justo que tu papá pretenda involucrarte en sus problemas y te exija que no veas a quienes amas y has visto como tu familia. Los problemas de tu papá no deben convertirse en tuyos. Permanece amistosa con quienes desees. Si tu papá no entiende eso es quizás porque el rencor u hostilidad que ahora tiene con tu madrastra lo hacen ver las cosas de manera equivocada. Habla con tu papá y dile que el antagonismo que tiene con su esposa no lo quiera extender a ti y te quite el cariño de quienes te han rodeado y querido desde tu niñez. Él va a comprender. Habla con tu papá a la mayor brevedad.

ANA
29 Agosto 2017 04:00:00
Querido Doctor Adame
QUERIDA ANA:

Por la actual controversia en relación con la homosexualidad, considero oportuno e importante hacer las siguientes precisiones. Los sicólogos y siquiatras ya descartaron a la homosexualidad como enfermedad mental; la ansiedad, la depresión, la sicosis están relacionadas con un desequilibrio de neurotransmisores químicos en el cerebro, serotonina, catecolaminas, por ejemplo, mas no así la homosexualidad. Tampoco para esta se han encontrado alteraciones cromosómicas. El hombre homosexual tiene su cariotipo íntegro: 46 cromosomas, uno “X”, otro “Y”. La mujer lesbiana igualmente: 46 cromosomas completos, 2 de ellos “XX”. Igualmente, los homosexuales y lesbianas no tienen ninguna alteración orgánica ni fisiológica responsable de sus “preferencias” diferentes.El hombre homosexual tiene sus testículos normales que producen espermatozoides y testosterona normales, próstata y vesículas seminales, líquido espermático y eyaculaciones normales, y pene morfológicamente y erecciones normales.

La lesbiana cuenta con ovarios productores de estrógenos y óvulos normales, aptos para ser fecundados, útero normal, con menstruaciones normales, apto para albergar producto de la concepción por tiempo normal de embarazo, vagina normal para permitir penetración y depósito de semen. Sólo falta saber si en ellos y ellas hay algún gen mutado (alterado), responsable de sus “preferencias” diferentes. El Genoma humano está integrado por alrededor de 200 mil genes distribuidos en los 46 cromosomas. A la fecha se han encontrado sólo 4 mil enfermedades genéticas, entre ellas los más de 100 diferentes tipos de cáncer, por ejemplo los genes BRCA I y II para cáncer de mama y ovario, P 53 para cáncer cervicouterino, etcétera. Pero falta saber si en alguno de los demás genes aún no investigados, hay alguno responsable de la homosexualidad, porque los homosexuales afirman que es de nacimiento, no adquirida posteriormente.

Siendo así, el término “preferencias” está mal aplicado a esas inclinaciones diferentes, dado que preferencia es algo que se elige, algo que se escoge; el homosexual dice: soy hombre, pero no me gustan las mujeres, prefiero relacionarme emocional y sexualmente con hombres. La lesbiana dice: soy mujer, pero prefiero relacionarme emocional y sexualmente con mujeres, para satisfacción personal y de pareja, igual que las parejas heterosexuales, sólo que en estas, además se cumple con un fin natural muy importante, la procreación para la preservación de la especie humana.

Desde el punto de vista religioso, para los creyentes, todos, heterosexuales y homosexuales, somos creaturas de Dios y todos tenemos las mismas oportunidades de regresar a Él al morir, si en vida cumplimos sus Mandamientos o si nos arrepentimos si hemos fallado.

ATENTAMENTE. DR. DAVID ADAME BARAJAS. Genetista, Oncólogo. Radioterapia y Quimioterapia.

QUERIDO DOCTOR ADAME:

Su importante carta esclarece de manera científica, pero brillantemente comprensible para inexpertos o ignorantes del tema, como es el caso mío y creo que quizás el de la mayoría de los lectores de esta columna. Muchos tenemos ciertos “conocimientos” de este tema, ya sea por haberlo leído o escuchado, pero no de la manera como usted tan espléndidamente lo ha explicado.

Gracias muy amplias por haberse tomado la molestia y habernos dedicado su tiempo y su sabiduría para tratar este tema siempre interesante y tan controvertido. Saludos atentos.

ANA
28 Agosto 2017 04:00:00
Querido Pedro
QUERIDA ANA:

Buenas tardes. Estaba leyendo recientemente un artículo suyo donde se habla de ciertas actitudes que dicen son malas de un padre. Yo soy un padre de familia, tengo 57 años, igual tengo a mis hijos y esposa, los cuales son el amor de mi vida, el motor que mueve mi existencia.

Bueno, mi opinión sobre ese artículo y sobre las actitudes de este señor. Yo diría que este señor está muy cansado, además ya tiene 78 años. Imagínese usted. Nosotros los padres nos comenzamos a ocupar desde antes de nacer de nuestros hijos y al paso de los años lo seguimos haciendo, y lo hacemos con mucho gusto y amor. Dichos hijos llegan a la edad adulta y nuestras preocupaciones siguen siendo igual que cuando pequeños. Quizás con mucho más amor, pero desafortunadamente el tiempo no perdona, los años llegan, nuestras facultades merman, ya no somos los mismos. Tenemos las mismas ganas, el mismo respeto y amor hacia nuestra familia, pero estamos “cansados”; ahora queremos que nuestras gentes nos sorprendan haciéndose cargo cada uno de lo que les corresponde: cumplir con sus deberes y obligaciones. Además los hijos deben amar intensamente a sus padres, decirles cuánto los aman y no excluirlos de nada, pues quizás mañana ya no están.

Esta es solamente mi opinión muy personal. Un saludo muy respetuoso, que Dios la bendiga.

PEDRO MORALES F.

QUERIDO PEDRO:

La carta a la que se refiere la escribió la hija de un señor que a sus 78 años había comenzado hacía algunos meses a tener un comportamiento muy diferente del que tuvo siempre, pues de simpático, agradable y generoso, se ha tornado molesto, burlón y hasta como dice su hija: “insoportable”, que es como ella se firma. Y sí, ella decía en esa carta que tenían planeada una reunión familiar y preguntaba si excluía a su padre. Ella escribía para preguntar si era correcto que lo hiciera. Yo le respondí que invitar o no a su padre a la reunión era la menor de sus preocupaciones, ya que el extraño cambio que había tenido su papá que había ido aumentando de excéntrico a peligroso, hacía necesario que lo llevaran con su médico para que fuera evaluado clínicamente para buscar la causa de esos cambios tan grandes.

Usted tiene mucha razón. Los padres al nacer sus hijos, tienen una labor de toda una vida por delante, pues los cuidan, los nutren, los aconsejan, los proveen de todo lo necesario no sólo en su niñez y juventud, sino que aún siendo adultos se preocupan por ellos, continúan ayudándolos en lo que pueden necesitar, sea lo que sea, y los hijos debieran corresponder debidamente a todo eso que sus padres han hecho por ellos toda la vida. Esa señora (o señorita) no se desligaba de sus obligaciones ni hablaba de que hubiera dejado de amar a su padre, solamente elevaba una queja por sus actitudes tan difíciles. Yo espero que hayan llevado al señor con profesionales que lo ayudaran, pues mi opinión fue relativa a qué era lo que necesitaba y que podía ser corregida con medicamentos o algún tratamiento. Muchas gracias don Pedro por tomarse el tiempo y la molestia de escribir. Su opinión ha enriquecido grandemente mi columna.

ANA
26 Agosto 2017 04:00:00
Querida Nerviosa
QUERIDA ANA:

Le escribo nerviosa porque ya no sé qué hacer. Llevo años queriendo pedirle su consejo. Mi caso es éste. En septiembre vamos a cumplir mi pareja y yo siete años viviendo juntos, pero ya no puedo más. Él sigue casado y no se ha querido divorciar de su esposa, y lo peor es que todavía la frecuenta.

Ana, ya sus hijos, porque tienen tres, son mayores de edad, pero vive una nieta de él con su esposa, a la que quiere como su hija; que por eso él tiene que ir con su esposa. Ana él vive conmigo desde que nos juntamos. Nosotros tuvimos una niña, la que era mi ilusión, pero falleció.

Ana, ¿qué hago?, por favor. Yo lo quiero, pero me quiero más yo para seguir así. Yo seguí con él porque guardaba la esperanza de que se divorciara, pero él sigue con que no. Espero su consejo y de antemano gracias. Reciba un cordial saludo.

NERVIOSA

QUERIDA NERVIOSA:

Mi opinión es que te escuches a ti misma. Me dices que lo quieres, pero que te quieres más a ti. Es perfectamente justificado que por ello no sientas ningún reparo en dejar a tu pareja, ya que él, en esos siete años no ha hecho ni siquiera el intento de divorciarse de su esposa.

No esperes en vano, ese señor no va a divorciarse nunca, y menos si esa niñita, su nieta, vive con la esposa y él la quiere tanto. Y haciendo yo de abogado del diablo, haría esta pregunta: ¿no se daría cuenta su esposa de la relación de ustedes y en un plan con maña llevó a vivir con ella a esa pequeñita, su nieta que él quiere tanto?Retírate cuanto antes de esa situación. No va a pasar nada más que perder más años de tu vida en una relación sin futuro. No te hagas eso, puedes encontrar a un hombre sin compromisos con el que puedas llevar una vida feliz y completa pues podrás tener hijos y un hogar estable. Tú eliges.

ANA
25 Agosto 2017 04:00:00
Querida Preocupada
QUERIDA ANA:

Quiero compartir con usted y sus lectores algo que me sucedió estando en un restaurante que sólo tiene un baño unisex. En algún momento me levanté para ir al baño y una nenita como de 8 años que estaba en otra mesa con su mamá y otro niñito, se levantó al mismo tiempo al baño. La puerta no tenía seguro y yo le di preferencia a la pequeña. La niña entró y salió inmediatamente. Le pregunté por qué y me dijo que adentro había un hombre. Me quedé afuera con la niña y al rato salió un hombre. Yo estaba sorprendida. Entró la niña y yo esperé mi turno.

El incidente me dejó inquieta y con preguntas: ¿El hombre dejó a propósito la puerta sin seguro? ¿Se exhibió delante de la niña? Ahora estoy muy molesta conmigo misma porque no confronté el hombre, no le informé a la mamá de la niña ni reporté el suceso a la persona encargada del restaurante.

Yo sé que si yo hubiera estado adentro del baño y sin poner seguro y alguien entrara, habría gritado. Quizás un hombre no, pero al menos habría dicho algo y no escuché nada. Yo estaba parada cerca de la puerta y habría escuchado.

Ana, los padres necesitan hacerse responsables de sus hijos, de su bienestar y de su seguridad. No deberían “mandar” a sus hijos solos a los baños públicos, deben acompañarlos.

La saludo atentamente y le agradezco.

PREOCUPADA

QUERIDA PREOCUPADA:

Le agradezco que haya enviado esta carta tan importante, para que los padres verdaderamente responsables de la seguridad y del bienestar de sus hijos, los acompañen al baño, así sean baños de los dos sexos.

Un descuido de ese tipo puede ser de graves consecuencias.

ANA
24 Agosto 2017 04:00:00
Querida Compartiendo
QUERIDA ANA:

Tengo una hija que ya estudia una maestría. Cuando estudiaba en la universidad, trabajó medio tiempo, durante una temporada, en la biblioteca de una escuela preparatoria. Un día, platicando con una de las alumnas, le dijo la chica que no podría asistir al baile de graduación porque no tenía dinero para comprar un vestido formal. Mi hija le dijo que ella le prestaría uno, ya que eran de la misma talla, y que si le quedaban los zapatos también se los prestaba, así como los accesorios. La muchacha la abrazó emocionada. Y al día siguiente mi hija le llevó el vestido.

La primavera pasada, cuando ambas andábamos en su recámara, arreglando su clóset y sacando la ropa que ya no usa, vimos que había acumulado varios vestidos. Vestidos para bodas y fiestas que no había vuelto a usar y que no volvería a usar.

Así que recordando aquella experiencia decidimos ir juntas a una preparatoria de la ciudad para ver si alguna de las muchachas pudiera necesitar un vestido para su baile de graduación.

Le dijimos a una de las secretarias que por favor preguntara, que teníamos cinco vestidos, y que se fijara que fueran de la misma talla de mi hija. Esa misma tarde nos llamó.

Cuando llegamos había cinco chicas esperándonos y como ya llevábamos los vestidos, vimos la cara llena de emoción de las muchachas, y una de ellas estaba allí con la mamá, quien nos miró y nos ofreció una gran sonrisa y un abrazo.

Ana, recuérdeles a sus lectores que cuando limpien sus clósets pueden donar sus vestidos de fiesta a una preparatoria o a chicas de la universidad. Al hacerlo tienen la oportunidad de darles a esas muchachas un recuerdo inolvidable. Gracias por publicar mi carta. Reciba saludos afectuosos y felicitaciones.

COMPARTIENDO

QUERIDA COMPARTIENDO:

Me parece excelente su carta con esa sugerencia tan maravillosa. Gracias por ella. Todos o casi todos hemos visto en el cine o en los cuentos infantiles, pero pocos comprendemos que también nosotros podemos desempeñar el papel de Hadas Madrinas.

Tal vez no demos zapatillas de cristal o pongamos a la disposición a un guapo príncipe, pero podemos ayudar a hacer realidad el sueño de una joven.

ANA
23 Agosto 2017 04:00:00
Querida Cuenta Regresiva
QUERIDA ANA:

Leí en alguna ocasión una carta que le dirigió una mujer que se casó con un viudo y mencionaba su inquietud acerca de la inscripción en la lápida el día que se muriera. A mí me pasa lo mismo. Tengo 56 años y hace cinco me casé con un hombre viudo con el que soy muy feliz, ya que es una persona maravillosa que duró 28 años casado con su primera esposa y con ella tuvo un hijo varón, ya casado. Ellos son muy unidos. Su hijo y yo nos llevamos muy bien, es un hombre excelente y muy bella persona.

Hace bastantes años compró un terreno en un panteón y cuando falleció su esposa le pusieron una lápida que dice el nombre de ella y la fecha de su cumpleaños (no la fecha de fallecimiento). También tiene el nombre de él y de su cumpleaños, y luego dice: “Juntos para siempre”. Como él es un hombre muy previsor, pensó ya en mi propia tumba, cuando nos casamos se apresuró a comprar un terreno contiguo al de él, pero no puso lápida. Me dijo que yo le inscribiera lo que yo quisiera, pero que sí quería que reposáramos uno al lado del otro. Así que he estado pensando en qué ponerle a la lápida y se me ocurrió algo un poco chistoso: “Aquí reposa la otra parte de la historia”. Eso me hace sentirme incluida en su vida. He pensado en otras cosas, pero esa me parece la mejor.

¿Tendría usted una mejor idea? Quiero estar cerca de él para siempre, y respeto que su difunta esposa quisiera lo mismo. No deseo lastimar a nadie. Gracias por su opinión.

CUENTA REGRESIVA

QUERIDA CUENTA REGRESIVA:

Solamente deseo decirle una cosa: Antes de invertir en una costosa lápida, haría bien en considerar qué pensaría el hijo de su esposo, quien será el que seguramente verá su lápida. Asegúrese de que no se sienta lastimado. Usted no desea eso y me parece muy bien. Piense bien antes de decidir.

ANA
22 Agosto 2017 04:00:00
Querida Regalos Valiosos
QUERIDA ANA:

Voy a contarte una historia que a mí me parece muy bonita. Se relaciona con regalos. En este caso los regalos de un papá a su hija. La que ha recibido los regalos es una amiga mía y dice que está harta de que su padre le regale cosas inútiles. Dice que le dio un chal de invierno para viejita. También un televisor en blanco y negro que no tiene control remoto. Dice que tiene buena imagen y sonido, pero no le sirve porque es realmente viejo. En fin, dice que los regalos que le da son quizás de cosas que encuentra en tiendas de cosas usadas o bazares. Yo la dejé hablar para que se desahogara, pero luego le conté mi historia personal que es la siguiente:

Cuando cumplí 18 años mi papá me dio un extraño regalo. Era un viejo libro de química que estaba muy usado y bastante viejo, envuelto en una bolsa de papel. Al quedarme mirándolo, me dijo que como me había inscrito en la Facultad de Ciencias Químicas iba a serme útil (mi papá es químico). Mi primer pensamiento fue que mi papá había estado bebiendo, pero me acerqué a besarlo y no olía a alcohol. Luego comencé a pensar en la salud de su juicio, mientras me decía que el libro explicaba muy bien los temas.

Como quiero mucho a mi papá y me precio de ser buena hija, abrí el libro en la primera página y miré el contenido, mientras mi mamá sonreía discretamente cuando yo aparenté que me gustaba el libro y me entusiasmaba su contenido. Pasé otra hoja y mi papá me dijo que checara unas gráficas, así que comencé a hojear el viejo libro. Y ¡cuál sería mi sorpresa! Encontré un billete de $100.00 (en cada página del libro). Ese era su regalo de cumpleaños. Mi padre, con su regalo, me había enseñado una gran lección. No juzgar a un libro por su cubierta.

Le dije a mi amiga que juzgara más profundamente a ver si hay sabiduría en los regalos de su papá. Ese chal para “viejita” puede serle útil cuando tenga más años, y entonces sentirá que el calor del cariño de su padre la abraza. Y el viejo televisor quizás un día sea una antigüedad que valga bastante dinero. Ella puede darse cuenta que no siempre lo viejo significa inútil y habrá aprendido una valiosa lección. Gracias Ana, un abrazo.

REGALOS VALIOSOS

QUERIDA REGALOS VALIOSOS:

Tienes mucha razón. Y me pregunto cuántos hijos habrían tirado el libro que su padre les regaló sin siquiera haberlo abierto para ver su contenido. Quienes lo hicieran así, merecen perder. Además de regalos valiosos, son lecciones valiosas. Te felicito por tener un padre tan “padre”.

ANA
21 Agosto 2017 04:00:00
Querido Historias de Familia
QUERIDA ANA:

Tengo 68 años, estoy en pleno uso de mis facultades mentales (no estoy haciendo mi testamento), lo digo para que lo que sigue tenga congruencia. Como ya prácticamente estoy sin qué hacer, salvo hacerla de “amo de compañía” de mi esposa, lavar los carros, contestar los teléfonos y para mí, sentarme un rato en mi escritorio frente a mi laptop y entrar a internet a buscar cosas interesantes y leer periódicos, estuve pensando en escribir un libro, pero como no soy escritor, que sea sobre la historia de la familia. Con ese pensamiento me puse a investigar en papeles que tengo y tienen los familiares, documentos míos y también en los archivos de la ciudad, fotografías, etcétera.

Y buscando en todos esos documentos y papeles sueltos, me encontré con muchos “secretos” que tendrían que salir a flote en el mencionado libro, pero, querida Ana, numerosos de esos sucesos son vergonzosos y si los digo, es decir, si los incluyo en el libro, puedo lastimar a los afectados o a sus descendientes. ¿Usted qué opina? ¿Me recomienda que escriba ese libro? ¿Lo escribo con todos los datos o solamente los recuerdos “buenos” en nuestra historia?

Me interesa mucho su opinión, ya que la considero sensata, sensible y desinteresada. Muchas gracias por su tiempo y por la respuesta que pueda darme.

HISTORIAS DE FAMILIA

QUERIDO HISTORIAS DE FAMILIA:

Pienso que podría ser muy interesante la labor que ha emprendido, especialmente para su familia. Y aunque en la gran mayoría de las familias existen episodios que nadie quisiera fueran revelados, yo le diría, acerca de su pregunta si se siente cómodo revelando los quebrantos de su familia, aunque lastime, hágalo. Sin embargo, le recomiendo que no escriba acerca de lo que podría ser ofensivo para algún miembro de la familia, vivo o muerto, o uno que tenga descendientes sensibles.

Si su propia familia va a sentirse agredida u ofendida con las historias que usted cuente, mejor omita esos capítulos o, si son muchos, preferiblemente no escriba esa historia, a nadie va a gustar enterarse de hechos vergonzosos o lastimosos, sea o no directamente afectado.

La unión y la paz en la familia son de importancia mayúscula.

ANA
19 Agosto 2017 04:00:00
Querida Kora
QUERIDA ANA:

Usted ha escrito varias veces acerca de la costumbre que desde hace años se estableció de empujar sobre el pastel a quienes cumplen años cuando van a apagar las velitas o cortar el pastel, llenándole la cara de betún. Me parece una muy mala costumbre.

Otra actividad que encuentro igual de de-sagradable y grosera es la que tienen los jugadores, especialmente de futbol, de echar litros de agua helada o algún otro líquido (¿champaña a los de la NFL? Si así es, es un desperdicio), sobre la cabeza de ellos y el entrenador después de ganar algún partido. Se toma de buen humor porque dicen gusta a todos (quizás en el momento de la euforia), pero a los que no les gusta, ¿qué opción tienen? Estos tipos de “celebración” son irrespetuosos e infantiles. Antiguamente, en el caso de los jugadores, cuando el equipo ganador alzaba a su entrenador sobre sus hombros y lo paseaban por todo el campo era en señal de triunfo (como a los toreros).

Pienso que el líquido sobre el entrenador y los jugadores y el pastel en la cara, se iniciaron porque alguien lo hizo así alguna vez y se rieron, y otros pensaron que era chistoso y se perpetuó la costumbre. Pero las bromas dejan de ser chistosas después de un tiempo. ¿Cuándo será el momento en que se termine eso? Sé lo que usted piensa y por eso le trato el tema. Gracias si decide publicar mi carta. La felicito y la admiro.

KORA

QUERIDA KORA:

Muchas expresiones en desacuerdo he escuchado sobre lo del empujón sobre el pastel. Nunca acerca de los jugadores como usted lo ha hecho ahora, pero me da gusto que haya manifestado su punto de vista porque yo he pensado y así lo he expresado, que es una costumbre que me disgusta bastante. Sería el momento de regresar a lo del entrenador sobre los hombros de los jugadores de su equipo y darle el trato de héroe que merece. Y también de no echar a perder momentos de alegría y buen humor en las fiestas de cumpleaños ensuciando la cara y en ocasiones hasta la ropa de quienes se festejan.

Gracias por su opinión a mi trabajo y su felicitación, y gracias por su carta que me confirma algo por lo que yo siempre he pugnado.

ANA
17 Agosto 2017 04:00:00
Querida Hablar Ahora o Nunca
QUERIDA ANA:

Mi esposo y yo tenemos 9 años de casados y dos hijos. Uno de 8 y otro de casi 7 años. Mi esposo estuvo casado antes de casarse conmigo y no tuvo familia ni tiene conexión alguna con ella. Yo pienso y así se lo he dicho, que es necesario que les digamos a nuestros hijos acerca de ese matrimonio de él, porque los niños tienen primitos ya mayores que pueden enterarse por alguna conversación de sus padres y pudieran comentarles a nuestros hijos esa circunstancia. Mi esposo piensa que no es necesario a menos que nos pregunten, pero yo insisto en que es mejor que se enteren por medio de nosotros.

¿Crees que debemos decirles a los niños? Y si piensas que sí, ¿a qué edad sería lo apropiado? ¿Qué podemos decirles para que no se sientan inseguros acerca de este secreto? Por favor aconséjanos. Mil gracias.

HABLAR AHORA O NUNCA

QUERIDA HABLAR AHORA O NUNCA:

Díganles ahora. No esperen. Cuando más de dos personas saben un secreto, deja de ser secreto. Ya que otros miembros de la familia están enterados del matrimonio anterior de tu esposo, la noticia debe venir de ustedes dos, en lugar de alguien más, como tú piensas. Estaría mal ocultarles este “secreto” a sus hijos, a quienes posiblemente les afectaría si lo escuchan de boca de un pariente o amigo de la familia, porque entonces se preguntarán cuántas cosas más se han ocultado.

Sugiero que lo hagan ya, porque conozco un caso en el que la madre era la que había estado casada y no tuvo hijos, pero a los tres hijos de su segundo matrimonio nunca les dijeron nada, pero cuando ella falleció y los hijos tenían entre los 18 y 22 años, una de las hijas encontró entre los recuerdos de su madre una pequeña fotografía de ella en vestido de novia con su primer esposo, y fue un impacto para ella y sus hermanos. Afortunadamente el padre pudo manejar la situación de manera inteligente y el asunto no pasó a mayores. Sin embargo, el padre reconoció luego que habría sido mucho mejor haberlo hablado con los hijos oportunamente.

No se preocupen acerca de cómo decirles. Háganlo de manera sencilla, como un cuento o una historia. Seguramente todo saldrá bien.

ANA
16 Agosto 2017 04:00:00
Querido Abuelo Molesto
QUERIDA ANA:

Estoy casado en segundas nupcias con una mujer divorciada que tiene tres hijos y seis nietos. Yo era viudo. Los nietos pequeños, que son cinco, nos visitan cada 15 días: un sábado sí y otro no. Pero sucede que los niños son muy aguerridos y en mi opinión sus modales en la mesa dejan mucho que desear. Hablan mucho, en ratos gritan, se levantan al baño, etcétera. Mi esposa no les dice nada; menos los regaña o les llama la atención.

El último sábado que vinieron les llamé la atención, lo hice de buena manera y hasta con bromas, pero ella me dijo después que no lo hiciera, que a los niños les encanta venir a casa y cuentan los días para la visita, que deje que disfruten, que no los presionemos como lo hacen sus padres. Yo le dije que no les hace ningún favor, ya que pienso que los padres no los están educando bien. Mis nietos son mejor portados y ellos vienen los sábados que no vienen los de ella. ¿Qué me puede decir usted de esto? Gracias por su opinión.

ABUELO MOLESTO

QUERIDO ABUELO MOLESTO:

Su esposa es una mujer sabia. A menos que los niños se avienten la comida, no utilicen los cubiertos, se entierren los tenedores o hagan groserías en la mesa, etcétera, le sugiero que no trate de corregirlos. Para eso están los padres. Si usted no puede soportar eso, permanezca un rato en la mesa, luego con algún pretexto levántese y vaya a la sala o a su recámara y regrese cuando ya casi estén terminando de comer. Por lo demás, hágase “de la vista gorda” y ambos gocen a sus nietos.

ANA
15 Agosto 2017 04:00:00
Querida Boda en Puerta
QUERIDA ANA:

Mi novio y yo decidimos casarnos en marzo del año próximo. Tenemos poco de ser novios, así que nuestras familias se conocieron cuando sus padres y hermanos vinieron a pedir mi mano. Nos queremos mucho y nos llevamos muy bien. Él se graduó de ingeniero hace dos años y yo termino mi carrera en diciembre. Sabemos que vamos a batallar pero estamos preparados anímicamente para ello. No quisiéramos pedir ayuda ni a sus padres ni a los míos. A ver qué dice Dios.

A mis padres no les pareció muy bien que me casara. Me dijeron que tanto estudiar y tantas ilusiones “para nada”, pero yo pienso trabajar y eso no es “para nada”. Si ellos me dieron estudios fue para que yo saliera adelante y no precisamente soltera, puede ser casada.

Parece que a los padres de mi novio tampoco les hizo gracia nuestra decisión. Ellos no me ponen objeción a mí, lo que no les parece es que su hijo menor se case tan pronto. Él tiene otros dos hermanos, un hombre casado y una mujer que se casa en diciembre. Pero dice mi novio que no será impedimento para casarnos. No es una oposición, simplemente dice que percibió que no están felices con la noticia.

A pesar de todo, mi mamá ya empezó con que quiere intervenir en todos los planes de la boda. A mí no me disgusta eso, pero tampoco quiero que ella decida todo. Mi novio y yo tenemos nuestras preferencias en algunas cosas y queremos que se nos respeten. Una boda sencilla es una de ellas. Quisiera tu opinión en cuanto a la intervención de mi mamá y a la relación con mis futuros suegros y también entre las familias. ¿Qué me puedes decir? Gracias Ana.

BODA EN PUERTA

QUERIDA BODA EN PUERTA:

Una boda anuncia el fin de una época y el principio de otra para todos los participantes. Es natural que los padres sientan preocupación acerca de la posible pérdida de afecto de sus hijos y también por su futuro. Algunos padres comentan sobre una profunda sensación de pérdida cuando el hijo menor se casa, pero llegan a comprender que es un período de transición. No sólo se entrega a un hijo, se entrega toda una etapa de la vida. No juzgues fuertemente a tus suegros, es un sentimiento muy natural el de ellos.

También entiende que tu mamá quiera formar parte de los planes de tu boda, pero es tu boda. Si tienen bien definido sus deseos acerca de lo que quieren, exprésenlos. Si no, dejen que tus padres y los de él opinen, especialmente si ellos pagan la boda. Pero sin importar quien pague, ustedes deben discutir, decidir y expresen claramente lo que desean: la hora, el lugar, la iglesia (si habrá esa ceremonia), la lista de invitados, la música, los colores, el tipo de flores, tu vestido, si será formal o no, etcétera. Si ustedes van a pagar por todo, entonces podrán hacer las cosas como les parezcan mejor. Pero si aceptan la ayuda financiera de sus padres, entonces deben estar preparados para hacer concesiones respecto a algunos de sus deseos.

Y no olviden que el tacto, la consideración, la prudencia y la diplomacia que se demuestran durante la etapa de planeación, tendrán un impacto definitivo en esas relaciones. Tal vez habrá frustraciones, no importa que tan bien se planee la boda, y muchas de esas frustraciones son la reacción natural de este importante cambio en sus vidas. Pero finalmente, todo será felicidad. Buena suerte y disfruten su boda. Felicidades.

Este es mi regalo para ustedes.

ANA
14 Agosto 2017 04:00:00
Querida Mamá Afligida
QUERIDA ANA:

Tengo una hija de 16 años. Ella actúa muy inocentemente en casa, delante de su padre y de mí, pero por pura casualidad escuché una conversación que tuvo con una de sus amigas un día que estaban en la casa y ella creía que yo no estaba y hablaba con mucha liberalidad y sinceridad con su amiga. Me quedé fría cuando escuché que le decía que en las noches se sale de la casa cuando su papá y yo ya estamos dormidos y que ha hecho “cosas” con los muchachos, que no ha tenido relaciones íntimas, pero de lo que hace a eso sólo hay un paso y temo que no tardará en darlo.

¿Cómo hablo con ella sin decirle que la escuché cuando hablaba con su amiga? No quiero que me pierda la confianza, pero tampoco quiero que arruine su vida con esas cosas o con un embarazo o algo peor.

Por favor dime cómo manejar este asunto porque no tengo idea. Muchas gracias.

MAMÁ AFLIGIDA

QUERIDA MAMÁ AFLIGIDA:

Ni remedio, vas a tener que decirle a tu hija que escuchaste su conversación con su amiga. Prepárate para aceptar el enojo de ella por escucharla subrepticiamente. Sin embargo, esto será mucho menos doloroso que aparentar que no sabes lo que está haciendo con los muchachos y luego enterarte de que está enferma, embarazada o simplemente proclive a ese tipo de “diversiones”. Puedo parecer drástica y exagerada, pero pudiera suceder.

Debo decirte que los adolescentes que han comenzado a tener sexo no se detienen simplemente porque son descubiertos y reciben regañadas. Lo que tu hija necesita en este punto de su vida es información. Llévala con tu ginecólogo, quien puede darle información acerca de los peligros que corre teniendo sexo con cualquier joven, del riesgo de quedar embarazada y acerca de las enfermedades sexualmente trasmitidas. Que la haga comprender que por su extrema juventud puede cometer errores que le traerán serias consecuencias.

También trata de abrir canales de comunicación que debe haber entre madre e hija. Las madres pueden tener mucha influencia con sus hijas si ellas se sienten cómodas hablando con libertad acerca de su vida íntima y amorosa. Si tú no la juzgas y mejor la comprendes, es más probable que ella preste atención cuando discutan su comportamiento. Necesitas poner mucha atención a eso ya.

No retrases tus conversaciones con tu hija. Ella lo necesita.

ANA
12 Agosto 2017 04:00:00
Querido Twenty Two
QUERIDA ANA:

Soy un hombre de 22 años, estudio todavía, me falta un año para recibirme. Soy huérfano de padre y madre. He trabajado siempre para seguir estudiando. Me la he pasado difícil y más actualmente que no trabajo, porque no he podido conseguir un empleo.

Actualmente VIVO con una muchacha que tiene un niño de 4 años. Ella tiene un buen trabajo y vive sola con su niño. La aprecio bastante y ella me ha dicho que me quiere, pero ahora estoy en un punto en mi vida donde todavía estoy tratando de descubrir lo que quiero. No quiero lastimarla y tampoco al niño, pero he encontrado a alguien más con quien me gustaría tener una relación seria. No quiero engañarla, pero si le digo de la otra me va a correr de su casa y no tengo dónde vivir. No soy un mantenido, hago lo que puedo para llevar al menos algo de alimentos y pagar servicios, pero no tengo para pagar una renta.

Necesito averiguar hacia dónde quiero que vaya mi vida, pero también quiero tomar las decisiones que no me perjudiquen. ¿Me puede ayudar, por favor? No sabe cuánto se lo voy a agradecer.

TWENTY TWO

QUERIDO TWENTY TWO:

Lo que te sugiero es que te dediques con ahínco a conseguir un trabajo, haz todo lo posible por encontrarlo para que puedas buscar una casa para irte a vivir en ella, o quizás pudieras vivir en una casa de asistencias para estudiantes o vivir con otros jóvenes en alguna casa que alquilen entre varios. Hazlo a la mayor brevedad para que puedas ser sincero con tu actual pareja y también con la otra chica, pues aunque sea obligado por las circunstancias, estás viviendo una doble vida. Quedarte y aparentar que estás comprometido moralmente con ella y con su hijo cuando no lo estás, no es honesto ni justo.

Deseo sinceramente que encuentres el rumbo de tu vida.

ANA
11 Agosto 2017 04:00:00
Querida Desesperada
QUERIDA ANA:

Tengo 19 años de casada y dos hijos. Hace cinco años mi esposo tuvo un accidente de automóvil en donde casi muere, pero gracias a Dios se recuperó, pero desde entonces cambió su personalidad. Era muy bueno, divertido, alegre y feliz. Ahora es hostil, desatento y malhumorado. Al aliviarse nos dijo: “Casi muero en el accidente, así que desde ahora viviré para mí mismo y dejo de ser el bueno que siempre fui con todos”. Tenía muy buen trabajo y renunció para buscar uno de medio tiempo muy mal pagado. Por consecuencia yo, que trabajaba medio tiempo, tuve que buscar un empleo de tiempo completo. Mi hija mayor se sintió tan mal que decidió (y yo estuve de acuerdo) irse a vivir con mi hermana que vive en otra ciudad y estudia allá la preparatoria. Mi hijo menor se está aguantando. Quién sabe hasta cuándo.

Frente a mi familia me hace desaires, pero frente a los amigos es condescendiente. Ya no recuerda (o se hace tonto) mis cumpleaños o nuestro aniversario de boda. Un día le dije que me sentía lastimada y me dijo que soy una “chiflada”. Le he pedido con insistencia que vayamos a terapia, pero se niega. Hasta he pensado en el divorcio. Ya no sé qué hacer. Ana, si él se niega a tener un empleo de tiempo completo con salario decente y continúa tratándonos como basura, ¿qué piensas que debo hacer?

DESESPERADA

QUERIDA DESESPERADA:

El accidente de tu esposo pudo haberle causado un serio daño cerebral que afectó su personalidad. Habla con su doctor y pregúntale si hay algo que pueda hacer acerca de ello. Actualmente hay muchos adelantos en el campo de la neurología. Si tu esposo continúa negándose a tratarse con los médicos, dile que ha llegado el momento de separarse. Dile también que tú y tus hijos han sufrido mucho y no pueden más, y consideras que él es capaz de cuidarse a sí mismo. Veremos qué dice a eso. Pienso que aceptará ver al médico. Si no, haz efectivo lo que le dices.

ANA
10 Agosto 2017 04:00:00
Querido Sin Ella
QUERIDA ANA:

El año pasado comencé a salir con una muchacha y luego nos hicimos novios. Nos llevábamos muy bien y nos divertíamos mucho juntos. Yo ya visitaba a su familia y ella conoció a la mía también. Ambas familias nos aceptaron muy bien. Sucedió que hace tres meses nos invitaron al cumpleaños de una amiga de ella que hace fiestas muy grandes. Había mucha gente y le dije que mejor fuéramos a cenar a un restaurante, pero ella no quiso. ¡No nos hubiéramos quedado!

El caso es que entre los invitados estaba una muchacha que fue mi compañera en el trabajo y ambos coqueteamos en ese tiempo, pero sin llegar a nada.

A ella le dio gusto verme y me saludó con gusto. A mí también me dio gusto verla y comenzamos a platicar porque mi novia ayudaba a su amiga a preparar una botana. Como mi novia tardaba esa amiga y yo conversamos bastante.

Cuando llegó mi novia las presenté, pero como mi novia es muy perceptiva, captó que había algún lazo entre nosotros. En ese momento debí haberme separado de la amiga e ido con mi novia a otro lugar, pero cometí la tontería de no hacerlo.

Luego la de la fiesta le pidió a mi novia que le ayudara a servir las mesas y volví a quedarme solo con mi excompañera.

Yo veía que mi novia echaba miraditas desde donde andaba, pero ni así hice lo correcto, pero nunca pensé que aquello fuera motivo de enojo entre nosotros.

El caso es que cuando la llevaba a su casa, ella me reclamó que hubiera estado toda la noche al lado de esa amiga. Le dije que sólo fue porque había tema de conversación con ella, pero mi novia estaba muy enojada porque dijo que su amiga de la fiesta y otras le comentaron que yo no me moví en todo el rato del lado de esa muchacha.

Le ofrecí disculpas y le dije que ya ni me acordaba de ella, pero nada sirvió para convencerla de que no me interesa. Se enojó de verdad y me cortó. La he buscado mucho, pero sólo encuentro negativas. ¿Qué hago Ana? Quiero volver con ella, pues siento que es la mujer de mi vida. La extraño y deseo estar con ella en todo momento. Por favor aconséjeme qué hacer, se lo voy a agradecer.

SIN ELLA

QUERIDO SIN ELLA:

Recordarás que en la escuela cuando cometías un error en el cuaderno, borrabas con borrador, pero sin importar con cuanto cuidado lo hacías, todavía podía verse dónde se cometió el error. Tu situación es similar. Por eso te sugiero que des vuelta a la página e inicies un nuevo capítulo. No voy a decirte que busques a otra chica.

Si quieres regresar con tu novia te diré lo que considero que sería mejor que hicieras para que pudieras convencerla de aceptar tus disculpas y acceda a volver contigo: No la llames ni intentes verla. Tu presencia va a ser un recordatorio de lo que sucedió y que aún no perdona.

Escríbele una nota, no un correo electrónico. Una nota con tu puño y letra.

No le pidas que te perdone, ya lo hiciste y no funcionó. Dile cuánto lo amas y recuérdale algo que esté en tu memoria de su primera cita.

Cómo vestía, la manera como iba peinada, cualquier detalle que a ella le demuestre que recuerdas detalles que ella ni imagina y fueron importantes para ti.

Te aseguro que eso le dará qué pensar. Asegúrate de que la nota llegue a sus manos.

No supliques, no te humilles, sólo recuérdale que eres un hombre con memoria, que los momentos importantes que pasaste con ella, han quedado grabados en tu memoria. Espero y deseo que recuperes a esa mujer que tanto amas y juntos vuelvan a ser felices.

ANA
08 Agosto 2017 04:00:00
Querida Gordis
QUERIDA ANA:

Tengo 12 años y acabo de terminar la primaria. Estoy pasada de peso, no muchísimo, pero sí debo estar más delgada, lo reconozco. Y no me gusta estar gorda. Veo a mis compañeras y amigas y me da envidia verlas delgadas. Me peso muy seguido. En mi casa me dicen constantemente que no coma alimentos que me engordan. A veces hago caso y a veces no. Me gustan los chocolates y el refresco. Casi no como pan ni tortillas, pero me encantan los postres. ¿Me puedes decir de alguna dieta que me ayude a adelgazar? No quiero estar como cadáver, pero sí menos gorda. Mi mamá me dice que con que deje de comer azúcares y refresco bajo de peso. ¿Qué opinas tú? Gracias.

GORDIS

QUERIDA GORDIS:

Por supuesto que no te gusta el sobrepeso, sobre todo en estos tiempos en que modelos, artistas y muchas jovencitas quieren estar superdelgadas, usar ropa talla 0 o cuando mucho 3, pero te gustan los chocolates, los refrescos y postres. Para comenzar, te digo que la obesidad acarrea muchos problemas de salud. Ya lo sabes, pues es un tema muy tratado, y aunque muchas gorditas son muy bonitas, se ven mejor las mujeres delgadas y encuentras ropa más bonita.

No me atrevo a sugerirte una dieta debido a tu edad. Y te aconsejo que no lo hagas sin la supervisión de un nutriólogo o una nutrióloga. Si te sometes a un régimen alimenticio por tu cuenta corres riesgos con tu salud. Dile a tu mamá que te lleve a consulta con uno de esos especialistas y te aseguro que pronto vas a perder peso como debe ser sin el riesgo de enfermarte. Sin embargo, me gustaría decirte algunas cosas, pequeña amiga:

1.- Cada vez que haces ejercicio adquieres fuerza, resistencia y flexibilidad, aumentas tu bienestar y desarrollar músculo. Los niños ocupados son niños felices. Deja la báscula en paz, en su lugar lleva un registro de actividades. Es esfuerzo más positivo. Observar que el vigor de uno aumenta semana a semana, mes a mes, proporciona un estímulo para perseverar.

2.- No compares tu peso con el de otras niñas de tu edad. Los preadolescentes varían mucho de peso. Tu cuerpo está haciendo un desarrollo muy importante en este momento. Ve a la biblioteca de tu colegio y busca libros sobre nutrición y también sobre anorexia y ve cómo algunas personas privan a sus cuerpos de alimentos y nutrientes importantes intentando lograr la “perfección”. El resultado puede ser enfermedades óseas y problemas en los órganos reproductivos. En ocasiones hasta la muerte. Haz gimnasia para divertirte y no específicamente para bajar de peso. Un día te darás cuenta que las imperfecciones de tu cuerpo no serán tan importantes para ti. Piensa positivo.

3.- Cuando comas fuera de casa no ordenes comida rápida tamaño grande. Una porción de papas fritas tiene 150 calorías, una tamaño grande tiene 800. Di “no” a las donas. Come más frutas y vegetales. Camina todo lo que puedas. Cuando tu mamá te lleve con la nutrióloga o nutriólogo pregúntale qué tipo de ejercicios te recomienda.

4.- Esto último no es acerca de nutrición. Infórmate sobre trabajo voluntario en tu colegio o dile a tu mamá que en vacaciones te lleve a alguna institución para que sirvas como voluntaria. Esto desarrollará la confianza en ti misma y empezarás a ver que hay cuestiones más importantes allá afuera en qué emplear tus energías. Buena suerte mi pequeña amiga.

ANA
07 Agosto 2017 04:00:00
Querido Inolvidable
QUERIDA ANA:

Estoy desesperado y no sé qué hacer. Siento que mi vida ya no tiene sentido y por eso te escribo. ¿Podrás ayudarme? Tuve una novia a la que adoraba y a la que sigo adorando. Hace 13 meses se fue a vivir a otra ciudad con su familia y desde entonces no tengo noticias de ella. Como conozco su dirección, su teléfono de la casa (no sé si tiene celular), la he buscado, pero no obtengo respuesta. A veces me contesta su mamá o su papá y me dicen que le van a pasar el recado para que ella se comunique conmigo, pero nada. Y cuando les he preguntado el número de su celular me dicen que si tiene no lo conocen.

Mi vida es un desastre sin ella, trabajo y estudio, pero nada lo hago con verdadera conciencia y en el trabajo me han llamado la atención, pero no tengo cabeza para nada. No salgo, no me divierto y lo peor es que he estado bebiendo. En mi casa mis padres me dicen que no vale la pena, pero doy la espalda y sigo. Todo me hace recordarla, pues pienso mucho en ella. Mis padres están asustados. ¿Qué hago? Le suplico me ayude. Gracias.

INOLVIDABLE

QUERIDO INOLVIDABLE:

¿Cuántos años tendrás? No me dices, pero parece que eres muy joven. Así que, querido joven, ve la realidad. Ya han pasado ¡13 meses! ¡¡¡Convéncete!!! ¡¡¡Eso se terminó!!! Como todo en la vida. No preocupes más a tus padres ni te hagas sufrir más a ti mismo. Llegó la hora de cambiar, de salir a divertirte (pero NI UN TRAGO MÁS). No te detengas hasta que conozcas a varias jóvenes simpáticas, alegres, que no tengan novio. Y mejor si ninguna se parece a tu exnovia. Regresa a la circulación. Si lo haces, créeme, te vas a sentir muy bien. ¿Te fijaste en aquella jovencita de la hermosa sonrisa? Ella puede sacar la espina que traes clavada. Ni vas a darte cuenta de cuándo olvidaste a la otra. Un día vas a despertar y ya no vas a recordarla. No te aferres a un pasado que no volverá, sé feliz. Tienes todo para serlo.

ANA
05 Agosto 2017 04:00:00
Querida Amiga Triste
QUERIDA ANA:

Tengo una amiga que está pasando por unos problemas muy serios (se los pongo aquí, pero le ruego no publicarlos). Quiero ayudarla, pero me faltan las palabras y he pensado que mejor le puedo regalar uno o varios libros que le ayuden a sobrellevar o a resolver quizás algo de lo que le sucede. Y a ella le encanta leer. Y con ese motivo te escribo para que me hagas el favor de decirme si tienes algunos títulos que compre para mi amiga. Lo voy a agradecer muchísimo y te mando un abrazo muy afectuoso. Te felicito y admiro.

AMIGA TRISTE

QUERIDA AMIGA TRISTE:

Tu idea de obsequiar un libro que ayude en su aflicción a tu amiga es muy buena, ya que a tu amiga le gusta la lectura. Espero que eso la ayude a encontrar paz en su corazón y tranquilidad en su mente.

Un libro es: Del Sufrimiento a la Paz, escrito por el padre Ignacio Larrañaga. Es un libro con orientaciones prácticas para recuperar la paz interior, el sentido de la vida y la alegría de vivir. El autor no pretende el sueño imposible de eliminar de raíz las penas de la vida, pero sí mitigarlas, arrancar algunas espinas, sanar algunas heridas, enjugar muchas lágrimas para que el lector pueda sentarse por fin a la sombra fresca de la arboleda para respirar, dormir y soñar.

El otro librito es muy pequeño y se llama: Para Sufrir Menos… Para Sufrir Mejor, y el autor se llama Novello Pederzini. Él dice que a todos nos llega el momento de prueba, del cual no podemos huir blasfemando, imprecando, maldiciendo, porque no se destruye el mal acusando a Dios, porque el mal, aunque se rechace, permanece y permanecerá a nuestro lado hasta el final de la vida. Pero es necesario vencerlo, dominarlo, transformarlo.

Y el autor agrega que el propósito de haber escrito el libro es trazar el camino para llegar a realizar, incluso sin notable fatiga, el singular prodigio de vencer, dominar y transformar el dolor. Y ese camino es el trazado por el Gran Maestro Jesús, cuyo sufrimiento ha redimido y salvado al mundo, sufrimiento que es necesario conocer porque es el único que ilumina los dolores, las penas, las lágrimas de la vida, pero para ello es menester, no solamente estudiar o leer, sino sobre todo la fe. La fe en Dios, la fe en Él, que se hizo hombre para compartir y dar valor a todo nuestro dolor. Agrega el señor Paderzini que esas reflexiones suponen en nosotros una mínima dosis de esta fe y con ella, necesariamente, un poco de humildad y de buena voluntad, porque la fe, la buena voluntad y especialmente la humildad, harán avanzar en la lectura de las páginas de su libro hasta descubrir gradualmente que el sufrimiento es un inmenso y precioso tesoro, hasta convencernos de que el sufrimiento no es solamente una ley de la naturaleza sino también y –sobre todo– camino y medio para nuestra perfección. Y pide que consideremos a la luz de la fe, el medio que nos indica “para sufrir menos y para sufrir mejor”.

Disculpas por aprovechar este espacio para enviar un sencillo mensaje para quienes en estos momentos se sientan tristes, lastimados, heridos, enfermos, que estén sufriendo de alguna manera, para dar un testimonio de esperanza viva.

ANA
04 Agosto 2017 04:00:00
Querida Rubores
QUERIDA ANA:

Tengo una hija muy linda que tiene 12 años. Es una muchachita dócil, estudiosa y cooperadora con el quehacer de la casa. Me ayuda bastante los sábados y también cuidando a su hermanito que tiene 4 años.

Hace unos días salió algo maquillada para ir al colegio. Se puso rubor y algo de color pálido en los labios, así como un poquito de rímel. Cuando la vio su papá puso el grito en el cielo y la regresó para que se lavara la cara. Ella se puso a llorar, pero hizo lo que le ordenó su papá. Ella había usado mis cosméticos.

Y quiero preguntarte Ana, ¿tiene razón mi esposo en estar preocupado como dice? Una amiga, cuando le comenté lo sucedido, me dijo que la lleve a algún centro comercial donde venden productos de belleza para que la enseñen a maquillarse de acuerdo a su edad. Yo ya le advertí que no es bueno que acepte usar cosméticos de sus amigas si le ofrecen prestarle porque puede que ellas tengan acné o alguna infección en los ojos. ¿Está bien hacer lo que me sugiere mi amiga?

Gracias por tu atención y felicitaciones por tu columna que leo a diario.

RUBORES

QUERIDA RUBORES:

Se trata de una niña de 12 años. Pienso que para llevarla a un lugar donde le indiquen cómo maquillarse, sería bueno esperar a que tenga un poco más de edad. Pero decirle que use un poco de brillo en los labios por ahora estaría bien, sin embargo el rímel creo que debiera esperar. Su carita joven, con colores propios, no necesita nada por ahora. Un ligero colorcito en los labios va a ser más que suficiente. Y está muy bien el consejo que le diste en cuanto a que mejor utilice cosméticos propios para maquillarse cuando llegue a hacerlo.

ANA
03 Agosto 2017 04:00:00
Querida Celos Injustos
QUERIDA ANA:

Me casé hace 16 años con un hombre muy bueno y tenemos dos hijos preciosos. Muy bueno mi esposo pero muy celoso, por ese motivo nuestra vida de casados no ha sido lo feliz que pudo ser. En ocasiones me ha acusado de cosas del pasado y yo me he sentido muy mal. Le he sugerido que vayamos a terapia juntos, pero no ha aceptado, se niega rotundamente y se molesta.

Hace unos días me preguntó por qué faltaba un condón de los que usamos y están en el cajón de un mueble de nuestra recámara. Yo no sabía y me reí de la pregunta, pero él, enojado, me estuvo cuestionando con ese motivo durante tres días. Ayer encontré el condón que faltaba. Estaba en otro cajón del mismo mueble y me extrañó, porque yo no los había movido ni él tampoco. Cuando se lo entregué a mi esposo le dije que lo había encontrado en otro cajón. Inmediatamente checó a ver si era el mismo lote de los que estaban en el paquete. Desde luego que era el mismo, pero dijo que era “muy sospechoso” y nunca se disculpó por sus sospechas y su actitud.

Esas cosas seguramente continuarán y por eso quisiera que me aconsejara qué hacer para manejar esta situación. Por favor solicito su ayuda y la agradeceré.

CELOS INJUSTOS

QUERIDA CELOS INJUSTOS:

Seguramente que, como piensas, la situación continuará como hasta ahora y por ello la falta de confianza en su matrimonio necesita ser reforzada. Ya que tu esposo se niega a ir a terapia, por favor asiste tú sola. Debes hacerlo porque necesitas que alguien te escuche, una persona segura y que te apoye para expresar tu frustración y tu disgusto, porque de otra forma tu matrimonio podría naufragar.

No mencionas la edad de tus hijos, pero sospecho que alguno pudo haber tenido curiosidad y buscó en sus cajones y en sus prisas por regresar el condón a su lugar, lo puso en el cajón equivocado. Te sugiero que a ese mueble o al menos a ese cajón le pongas una chapa con llave y lo mantengan cerrado. Y habla con tus hijos, dependiendo de su edad, acerca del derecho de privacidad de sus padres. Hablar con ellos de sexualidad, si son hombrecitos, sería papel de su papá.

Deseo sinceramente que aceptes ir a terapia, porque aunque tu esposo no cambie, podrás soportar mejor su actitud.

ANA
02 Agosto 2017 03:01:00
Querida cuando llegue el momento:
QUERIDA ANA:

Me casé ya algo mayor. El tampoco era muy joven. Ninguno de los dos nos habíamos casado antes. No tenemos hijos. Me llevo muy bien con mi esposo y somos muy felices, pero últimamente hemos tenido discusiones acerca de un asunto en el que no quiere hacerme caso. Se trata de lo siguiente:

Hemos estado hablando acerca de nuestros funerales. Ninguno de los dos estamos enfermos ni nos sentimos mal, pero siempre hemos sido muy precavidos los dos y comenzamos a hablar de esto para no dejar problemas en nuestras familias. Le he dicho a mi esposo que cuando muera quiero que me cremen y me lleve a una urna en una iglesia que ya quisiera escoger. Él se niega a hacer esto cuando se presente la situación. Dice que lo correcto será que repose sepultada en la misma tumba que él y que tiene ya comprada en un panteón. Que desea que estemos juntos para siempre y él no desea ser cremado.

Esto me molesta porque me ha demostrado que no tiene intenciones de respetar mis deseos. Ana, ¿habría alguna manera en la que pueda asegurarme de que él haga lo que yo deseo? Muchísimas gracias por el consejo.

CUANDO LLEGUE EL MOMENTO

QUERIDA CUANDO LLEGUE EL MOMENTO:

Para comenzar pienso que ni tú ni tu esposo, ya que son felices y se llevan muy bien, debieran estar discutiendo y teniendo problemas por algo que seguramente está muy remoto y que al final de cuentas no tiene la mayor importancia, de acuerdo con mi opinión. Ya muertos, ¿qué puede importar si nos creman o nos sepultan? Ya todo da lo mismo, ya todo es igual. Aunque al parecer ni tú ni él coinciden en sus deseos en ese sentido.

Pero respecto a tu pregunta, creo que no hay manera de que tu esposo haga lo que tú deseas, si no quiere hacerlo. No habrá manera de satisfacer tu deseo a menos que él muera antes que tú, y tu familia atienda a tu petición. Sin embargo, puedes expresar tus deseos en tu testamento, con instrucciones para tus parientes más cercanos, tu abogado y hasta la funeraria. Eso no garantiza que tu esposo haga lo solicitado, pero al menos hay algunas posibilidades.

Deseo que tengas una vida larga y feliz.

ANA
01 Agosto 2017 04:00:00
Querida Inquietudes
QUERIDA ANA:

A mi edad de 23 años estoy a unos meses de graduarme en la universidad. Mis padres están felices. Hace cinco meses terminé mi noviazgo con quien fue mi novio desde el primer año de carrera. Los primeros días fueron difíciles, pero aunque parezca imposible, ya conocí al hombre que tiene todo lo que siempre había soñado en un esposo. Es profesionista, tiene muy buen trabajo, es educado, considerado, sensible, generoso, amable, agradable y muy atractivo. Estamos saliendo desde hace dos meses y nos sentimos muy bien juntos.

Todo anda de maravilla entre nosotros, pero tengo algunas reservas por lo que te voy a decir: es divorciado y tiene dos hijos con su exesposa. Uno tiene 8 años y el otro 6. Ellos se divorciaron hace dos años. Él tiene 38 años.

Todavía no he conocido a los niños, ellos viven con su mamá y aunque él me dijo que iba a traerlos un día para que nos conozcamos, aún no lo hace. Realmente me gusta este hombre y siempre me han encantado los niños.

Mi familia y mis amigas me dicen que voy a cometer un error si me comprometo con este hombre que es tan mayor que yo y que tiene familia.

Por favor, dime Ana, ¿piensas que me estoy predisponiendo a ser lastimada si me enamoro de un hombre que tiene una exmujer y dos hijos? ¿Estaría bien entrar en una relación con un hombre que es 15 años mayor que yo y terminar quizás criando (aunque sea algunos días o fines de semana) hijos de otra mujer cuando aún no tengo a los míos? ¿Hago casi a mis sentimientos de que esta podría ser la persona correcta para mí? Espero tu consejo y te lo voy a agradecer.

INQUIETUDES

QUERIDA INQUIETUDES:

Te sugiero que te tomes tu tiempo. Todavía podrías estar en el rebote por haber terminado ese largo compromiso con tu novio anterior. Pareces muy entusiasmada con este hombre, pero cuatro años de noviazgo no son cualquier cosa como para olvidar tan pronto.

Este hombre podría ser el correcto para ti, pero me parece que es demasiado pronto para saberlo, no porque no fuera el indicado por su edad, sino por el escaso tiempo que se han tratado.

Insiste en que te presente a sus hijos.

Mira y comprueba por ti misma como sería tu relación con él y quienes están en su vida y podrían estar en la tuya.

Necesitas más información antes de tomar cualquier decisión que podría durar para toda la vida. Una vez que la obtengas, sigue tu intuición. Buena suerte.

ANA
31 Julio 2017 04:00:00
Querida Original y Copia
QUERIDA ANA:

En una reunión de amigas, una de ellas decía que tiene una vecina que quiere copiarle todo lo de su casa: sus cortinas, alfombras, muebles y hasta le pide las recetas de lo que cocina, y también cómo se viste. Ella dijo que le molesta eso y algunas se burlaron de ella. Yo le dije que la comprendo y le expliqué la razón. Ahora le escribo a usted para que si mi punto de vista sirve a otras personas, puedan darse cuenta que no pueden estar imitando a alguien toda la vida. Espero que a usted le parezca publicar mi carta.

Mi opinión se basaba en que tuve una amiga que constantemente competía conmigo y eso sucedió por varios años. Ella copiaba mi ropa, mis cortes de pelo y color, la manera de maquillarme y el colmo fue cuando se enteró de que me casaba, entonces presionó a su novio para que se casaran y lo hizo un mes antes que yo. Luego decoró su casa con muebles muy similares a los míos y copió hasta los edredones de sus camas. Y por supuesto su carro del mismo color del que yo tenía entonces. Nadie puede convencerme de que todo lo hizo a propósito. Una vez se lo dije a ella y me contestó que no, que todo era “coincidencia”.

Estoy segura que ella sufría de baja autoestima y de inseguridad. Me imitaba porque no creía que sus ideas eran suficientemente buenas. Alguien me dijo que debía sentirme halagada, pero créame, no era divertido que imitara todo de mí y no poder decir nada porque a la gente le parecía que yo era “demasiado sensible”. Finalmente me distancié de ella y dejé de verla. Fue la única manera de sentirme mejor. Quienes copian todo sí merecen ser criticados.

ORIGINAL Y COPIA

QUERIDA ORIGINAL Y COPIA:

Pues viendo las cosas desde el punto de vista tuyo y con tu explicación de cómo se sienten quienes son constantemente imitados, estoy de acuerdo en que los imitadores merecen ser criticados.

Pero consuélate y quienes tienen una situación similar, sabiendo que la copia nunca es como el original y que “nunca segundas partes fueron buenas”. Además se pueden perder buenas amistades.

Agradezco de verdad que escribieras y tu propósito de colaborar conmigo.

ANA
29 Julio 2017 04:00:00
Querido Temores
QUERIDA ANA:

Soy un hombre ya maduro, tengo 43 años. Estuve casado de joven, pero nos divorciamos a los dos años de matrimonio. No hubo hijos y continué con mi vida con algunas novias, pero durante los cuatro últimos años tuve una relación bastante estable con una mujer que tiene un hijo que ahora tiene 8 años. Mientras vivimos juntos el niño llegó a quererme mucho y yo también a él. Me decía papi y pensaba en mí como su padre y todos los días me decía que me quería mucho. Su padre biológico nunca ha sido parte de su vida. La relación con ella terminó hace cinco meses y para serle franco extraño mucho más al niño, que consideraba como hijo mío, que a ella. Pienso en él mucho y tengo deseos de verlo, pero no he tenido contacto con ellos, pues se fueron a vivir fuera de la ciudad.

Hace semanas conocí a otra mujer, es muy buena, guapa, agradable, profesionista, muy educada y nos llevamos muy bien. Tiene dos hijos, un niño de 10 años y una niña de 6. Comienzo a sentir algo por esa mujer y sé que ella también por mí. Sin embargo, no estoy seguro de continuar con esa relación, pues no soportaría llegar a querer a esos niños como míos como llegué a querer a mi otro hijo (de cariño) y que la historia se repitiera, que termináramos y los perdiera. Todavía no me recupero de estar separado del otro niño.

Como le digo, soy un hombre maduro, no sólo de edad sino emocionalmente y sé que debemos correr riesgos en la vida. También estoy consciente de que si no sigo adelante con esto algún día probablemente lo lamentaré. Por eso necesito su sabio consejo. ¿Qué me aconseja que haga? Gracias.

TEMORES

QUERIDO TEMORES:

Ya que dice que siente algo por esa mujer y es una persona con la que puede llevar una bonita relación, siga adelante. No puede pasarse la vida mirando sobre su hombro.

Y en cuanto al niño de su anterior pareja, comuníquese con él y dígale que lo ama, que lo extraña, que piensa en él todos los días, pregúntele como le va y asegúrele que él no fue la causa del rompimiento con su madre. Algunos niños se culpan a sí mismos cuando sus padres terminan una relación. Y si puede y su madre lo permite, véalo cuantas veces pueda. El niño debe estar extrañándolo más que usted a él. Él lo necesita. Espero que su madre permita que se vean y continúen ese trato que los llevó a quererse tanto.

ANA
27 Julio 2017 04:00:00
Querida Mortificada
QUERIDA ANA:

Vivimos mi familia y yo en una ciudad bastante pequeña, casi un pueblo, en donde todos nos conocemos y nos tratamos. Mi mamá tiene una rara costumbre que quisiera quitarla y que le voy a contar.

Siempre que hay una muerte dentro de nuestra familia o fuera de ella, mi mamá siempre pone en un sobre bonito y con una tarjeta, algo de dinero para la familia “afligida”, dice ella. Y esto me mortifica a mí. Mi papá dice que a él no le molesta eso y a mi hermano tampoco. Pero a mí sí, preferiría que enviara flores.

Como le digo, ella manda o lleva en un sobre, cantidades que varían, según ante ella de dinero o tal vez (no me lo ha dicho) dependiendo de la situación económica de la familia, entre 300 y 1000 pesos para los gastos de funeral o para lo que ellos necesiten. Ella dice que es poco, pero que un dinero extra nunca está de más en esos casos. Pero también lo ha hecho cuando el muerto es de las familias que no son pobres. Creo que ellos no se lo devuelven por educación, y seguramente porque ya conocen lo que hace. Yo le digo que es de mal gusto, que mejor mande flores, pero ella continúa dando dinero. Aunque también les lleva sándwiches, galletas, pan y café a la funeraria, y al día siguiente, cuando ya fue el funeral, manda comida a su casa, porque dice que casi siempre tienen visitas y con la aflicción que tienen, ni dan ganas de cocinar.

¿Usted qué piensa de esa costumbre de mi mamá?

MORTIFICADA

QUERIDA MORTIFICADA:

Tu mamá es una persona grandemente generosa y considerada, y es un gesto muy bello que ella ayude a esas personas de la manera como lo hace. Ciertamente nadie lo ha tomado a mal ni les parece que “sea de mal gusto”, porque conocen la manera de ser de tu mamá y saben que lo hace con la mejor intención y con el sólo afán de ayudar, especialmente en esos difíciles momentos.

Si los deudos no necesitan el dinero, pueden darlo como donativo a la iglesia o a algún orfanato o asilo. Tu mamá es una extraordinaria mujer. Eres afortunada de tenerla por mamá. Y en lugar de criticarla, aprecia en todo lo que vale su generosidad y don de gentes.

ANA
26 Julio 2017 04:00:00
Querido No Soy Gay
QUERIDA ANA:

Trabajo en un gimnasio como entrenador en el departamento de señores. Y tengo un problema. Un cliente recientemente me hizo insinuaciones o más bien casi se me declaró. Yo creo que él piensa que soy homosexual, pero NO lo soy. Yo, con mucho cuidado y tratando de no lastimarlo, le dije que no soy homosexual. Me parece que se decepcionó.

Este hombre ha sido muy amable y atento, podría decirse que es un buen amigo y me cae bien. Además es cliente del lugar donde trabajo. Por eso hago todo para tratarlo con todo respeto y consideración. Sin embargo, a pesar de todo lo anterior, insiste en aprovechar cualquier oportunidad para abrazarme al saludarme y cuando se despide, sostiene mi mano más de la cuenta.

Yo por supuesto no estoy en contra de esas personas, las respeto, pero esas cosas me hacen sentirme muy incómodo. ¿Cómo hago para hacérselo saber sin dañar la buena relación que existe ni perjudicar mi trabajo?

Muchísimas gracias por su consejo. No puedo contarle esto a nadie más.

NO SOY GAY

QUERIDO NO SOY GAY:

Te sugiero que seas sincero con esa persona. Dile que deseas seguir siendo su amigo, pero que los abrazos y el hecho de que te tome de la mano un rato largo, te hacen sentir incómodo y que además ese trato puede perjudicar tu trabajo. Es posible que él comprenda la situación y sustituya el abrazo por un rápido apretón de manos o por un ocasional golpecillo en el hombro. Si aunque le digas eso, continúa de la misma manera, trata de evitarlo lo más posible.

En un programa de la televisión en el que varias personas (médicos, psicólogos, especialistas en sexualidad, etcétera), hablaban sobre ese asunto, se decía que esos hombres que se sienten sumamente incómodos con los homosexuales no están 100 por ciento seguros de su propia masculinidad. Y que los hombres que son hostiles con los homosexuales, tienen un problema más grande del que pueden comprender.

Afortunadamente para ti, estás muy seguro de tu masculinidad, no te molestan los homosexuales mientras no te acosen y jamás has sido hostil con ese señor. Deseo sinceramente que ese problema desaparezca una vez que hables tranquilamente con ese señor.

ANA
25 Julio 2017 04:00:00
Querida Sufriendo
QUERIDA ANA:

Mi abuelita materna, que tiene 89 años y vive en una casa de reposo, tiene un cáncer terminal y tiene fuertes y constantes dolores. Mi familia le ha pedido a su médico que la mantenga cómoda, pero el doctor se ha negado a controlar su dolor como pensamos que debiera, prefiere recetarle ibuprofeno o acetaminofén y otros medicamentos no narcóticos, pero la pobre viejecita está sufriendo mucho.

¿Qué opinas de eso? Me interesa mucho lo que piensas. Gracias.

SUFRIENDO

QUERIDA SUFRIENDO:

Opino, con todo el respeto para el doctor de tu abuelita, que él no está actuando correctamente, porque los médicos, además de tener la misión de curar a los enfermos, tienen la de quitar sus dolores, o al menos evitarlos en lo posible. Ningún doctor desea alentar el uso de medicamentos analgésicos. Sin embargo, permitir que un enfermo de cáncer sufra innecesariamente, y más a la edad de tu abuelita, en mi opinión, es inhumano. El control del dolor se ha convertido en un problema grande en la práctica médica y existen medicamentos disponibles para los enfermos con dolor crónico. El doctor de tu abuelita parece ignorar sus necesidades.

El dolor menor por lo general puede ser controlado con el uso a corto plazo de aspirina, ibuprofeno, acetaminofén o drogas antiinflamatorias no esteroides, y las hay muchas en el mercado, y hasta están disponibles sin receta, y por lo regular resuelven el problema en unos cuantos días. Y esto es algo bueno, porque el uso prolongado de estas drogas pueden causar malestar de estómago o sangrado si son usadas regularmente a largo plazo. Sin embargo, a pesar de esta observación, la mayoría de pacientes con problemas del corazón o de hipertensión, son ayudados tomando diariamente una aspirina protec.

El dolor crónico y severo, por lo regular requiere el uso de narcóticos controlados. Espero que ustedes puedan convencer al doctor de su abuelita para que la trate con esos medicamentos y así deje de sufrir. O cambien de médico.

ANA
24 Julio 2017 04:00:00
Querida Sin Brújula
QUERIDA ANA:

Mi hijo menor tiene 16 años y es un muchacho mucho muy inteligente. Y no crea que lo digo yo. Lo dicen sus notas en el colegio y sus maestros. Ha recibido innumerables reconocimientos. Sin embargo, es sumamente desorientado. Difícilmente puede seguir instrucciones cuando le digo que algo está a la derecha o a la izquierda. Lo hemos llevado con varios médicos y sólo nos han dicho que está perfectamente bien su cerebro, que simplemente no tiene sentido de la orientación. Pero ¿qué cree? Hace unos días unos amigos con quienes platicábamos en la calle y estábamos mi esposo, mi hijo y yo, se rieron de él y creo que hasta era burla, porque al hacerle yo unas indicaciones para que se adelantara a comprar algunas cosas mientras su papá y yo conversábamos con ellos en una plaza comercial, él se fue al lado contrario de donde yo le indiqué. A mí me dolió, pero no dije nada. Ana: ¿por qué hay gente tan mala o sin tacto? No les importa lastimar. Quisiera que quienes lean esta carta pensaran antes de reaccionar de esa manera, de hablar o de criticar a alguien.

Agradezco su paciencia y sus grandes deseos de ayudar.

SIN BRÚJULA

QUERIDA SIN BRÚJULA:

Pienso que nadie nacemos con el sentido de la orientación ya desarrollado. Su hijo, por supuesto no está enfermo, seguramente nació sin ese sentido aunque sea notablemente inteligente. Algunas personas tienen un sentido de la orientación infalible y quienes no somos así, nos maravillamos frente a ellas. Yo he conocido y tratado a varias personas así y siento que son dignas de ser envidiadas por quienes no tenemos esa habilidad.

Hay quienes tienen un muy elevado coeficiente de inteligencia, que tienen habilidades ejemplares para leer mapas, para hacer un bello soneto, para mover multitudes, que pueden llegar al nivel de genios, pero pueden perderse en una puerta giratoria. Quienes no tenemos sentido de la orientación podemos dar vueltas equivocadas cuando vamos conduciendo un automóvil, cuando entramos a un edificio con varias puertas y pasillos. Muchas veces no sabemos cómo regresar. Yo, personalmente, cuando voy a un centro comercial con estacionamiento grande, debo fijarme dónde dejo el coche, tomar un punto de referencia, para poder localizarlo cuando regreso. Y me he esforzado por superar este “defecto”, pero ha sido inútil.

No se enfade con quienes se expresan sin delicadeza de esa inhabilidad de su hijo, seguramente es porque no lo esperan de un joven con inteligencia tan brillante y lo hacen en un acto demasiado espontáneo. O son personas sin finura. Y reciban felicitaciones por tener un hijo como el que tienen.

ANA
22 Julio 2017 04:00:00
Querida Enojada
QUERIDA ANA:

Siempre leo su columna. Me encanta. Y cuando ha hecho observaciones en ella acerca de lo que llaman “mordida” cuando algún festejado o festejada apaga las velas y va a cortar el pastel, en el sentido de que no es educado ni ningún chiste ni del agrado de la mayoría de la gente el hecho de empujarlo para darle al pastel una mordida directamente y lo empujen para que la cara se le llene de betún.

A mí me sucedió algo que califico como desagradable en una despedida de solteros que nos hicieron a mi novio y a mí un grupo de amigos. Después de la rica cena sirvieron un pastel con unos novios encima. Me pidieron que yo cortara la primera rebanada, pero ya se habían puesto de acuerdo con mi novio para que alguien me empujara la cabeza contra el pastel y él no me defendiera ni lo detuviera. Le dijeron que era la última broma que iban a hacerme y él aceptó.

Cuando lo hicieron, por supuesto que me tomaron de sorpresa, no me lo esperaba en una reunión de adultos y además en despedida de solteros y además estando mi novio presente. Pero sucedió. Me indigné mucho y me sentí humillada, tanto que me puse a llorar. Todos se reían mientras yo lloraba. Creyeron que yo estaba bromeando, pero al fin se dieron cuenta que mis lágrimas eran reales y dejaron de reír y mi novio también. Pero el daño estaba hecho.

Cuando mi novio fue a dejarme a mi casa le dije que me daban deseos de suspender la boda porque no me esperaba eso de él. Me dijo que estaba arrepentido, que yo tenía razón, pero pensó que sería algo simpático. Me pidió perdón muchas veces y al fin me convenció y me contentó y todo quedó atrás. Pero francamente fue muy desagradable.

Quise escribirle para que la gente lo lea y se dé cuenta de que a nadie le gusta ser el hazmerreír de otros. Gracias.

ENOJADA

QUERIDA ENOJADA:

Gracias por confirmar lo que he dicho en diversas ocasiones desde este espacio. Quizás para los niños sea divertido, aunque no para todos. Pero es sumamente desagradable para un adulto que se le empuje sobre un pastel con el afán de divertirse quienes lo rodean. Lamento el mal rato que pasaste y espero que no vuelva a repetirse.

ANA
21 Julio 2017 04:00:00
Querida Insoportable
QUERIDA ANA:

A mi papá le están sucediendo cosas muy raras. Más bien es él quien ha ido cambiando mucho. Esto ha ido sucediendo desde hace algún tiempo. Antes era un hombre como todos, es decir, era una persona como llamamos “normal”. Se comportaba bien, no era molesto, era solícito, apoyador, agradable y generoso. Ahora es todo lo contrario y hasta puedo decirle que se ha vuelto insoportable.

Acaba de cumplir 78 años y creo que al ir envejeciendo su carácter ha ido cambiando. Al principio pensamos que sí era algo de los años, pero que no se acentuaría tanto o al menos pararía. Pero no, ha ido en aumento con el paso del tiempo. Se ríe de la gente, nos dice cosas que nos lastiman, hasta para hacer algún regalo a sus hijos o nietos lo hace con el ánimo de molestar. Creo que todo eso se ha acelerado más en los últimos meses.

Lo último que hizo me lo hizo a mí. Iba con él y él manejaba. Repentinamente se detuvo de manera muy abrupta en una calle que estaba muy transitada en ese momento y yo me asusté y me puse muy nerviosa porque luego comenzaron los pitos de otros carros, entonces él se puso a burlarse y a reírse de mí. A mí me molestó mucho y estoy enojada. A él ni le importa.

Tenemos planeada una reunión familiar para dentro de un mes. Será en mi casa y me dan ganas de excluirlo. ¿Usted qué opina de eso? Agradeceré su respuesta.

INSOPORTABLE

QUERIDA INSOPORTABLE:

Si invita o no a su padre a una reunión familiar sería la menor de sus preocupaciones. El comportamiento extraño de él va aumentando de excéntrico a peligroso. Pienso que es necesario que hablen con su médico acerca de la manera como está actuando. Creo que debe ser evaluado clínicamente por profesionales para buscar la causa de esos cambios tan radicales.

Lamento ser drástica, no deseo atemorizar. Los resultados de lo que investiguen puede ser algo sencillo que con algún medicamento se corrija. No dejen de hacerlo por favor.

ANA
20 Julio 2017 03:01:00
Querida guerra de los pasteles
QUERIDA ANA:

Mi primero y único hijo hasta ahorita, cumplirá un año dentro de un mes y tengo planeado festejarlo con una fiesta muy bonita. Estoy muy emocionada y haciendo muchos planes.

Mi suegra es una mujer muy buena y muy trabajadora, es también una persona muy creativa y siempre ha hecho y decorado pasteles de todos sus nietos y también ha hecho los pasteles de las bodas de sus hijos e hijas. Lo hace muy bien y sé que va a querer hacer el pastel de mi niño. Ana, a mí me gustaría hacerle personalmente el pastel a mi hijo, es el primero y es su primer cumpleaños. Yo soy la mamá y también hago buenos pasteles.

Me llevo sUperbiÉn con mi suegra, jamás hemos tenido ningún problema, más bien tengo muchas cosas qué agradecerle. Habrá muchos parientes y amigos en la fiesta y no quiero que el pastel se convierta en un problema. No quiero conflictos y dice mi mamá que no convierta esto en “la guerra de los pasteles”.

¿Dejo que mi suegra haga el pastel, continuando con su tradición, o estaría bien que le pida que me deje hornear y decorar el primer pastel de mi hijo? Gracias por su consejo.

LA GUERRA DE LOS PASTELES

QUERIDA GUERRA DE LOS PASTELES:

Continúa planeando la fiesta de tu hijito, decide el tema y dile a tu suegra cuál será; permite que esa maravillosa mujer haga lo que sabe hacer mejor. Dale las gracias a ella y luego dale las gracias al Señor por tener a esa persona tan generosa, amorosa y creativa en tu vida y en la de tu hijo. En verdad eres afortunada.

Te sugiero que le pidas a tu suegra que te enseñe todos sus secretos para que la tradición no termine cuando ella se haya ido. Así podrás continuarla tú. Te aseguro que eso será una satisfacción para ella. Puedes hacer un hermoso recetario de cocina con todas sus recetas y recomendaciones que te dé.

Espero que todo resulte muy bonito y felicitaciones a tu bebito. Que Dios te lo conserve lleno de salud y dicha, es mi sincero deseo.

ANA
19 Julio 2017 03:00:00
Querido L.S.E.
QUERIDA ANA:

He estado saliendo con una mujer viuda que vive en la casa que compartió con su fallecido esposo, el cual era viudo cuando se casó con ella y tenía tres hijos. En el testamento él dejó dicho que ella podía seguir viviendo todo el tiempo que quisiera o hasta que se casara de nuevo si lo hacía. En ese caso la propiedad pasará a los hijos del primer matrimonio del marido. Ella no tuvo hijos.

Poco después de morir el papá, los hijos le ofrecieron una cantidad generosa por la casa, fue una oferta de una sola vez, pero ella no la aceptó, pero luego decidió que quien se casara con ella debe pagarle la cantidad que le ofrecieron sus hijastros. Y cuando le hablé de un posible matrimonio, así me lo dijo ella. Yo tengo mi casa propia, soy un soltero ya mayor y me gustaría casarme con esta mujer, pero no me parece aceptar sus términos, ya que si tengo mi casa que está magnífica, está muy bonita y me siento muy a gusto en ella, no tengo por qué pagar por otra.

Querida Ana, no estoy dispuesto a pagar por una casa que no será mía. Tengo suficiente dinero para pagar lo que ella me dijo que le habían ofrecido sus hijastros, pero si lo hiciera sentiría que se aprovecharon de mí. Ni que la quisiera tanto (es broma). Por favor dígame su opinión acerca de esto. Gracias.

L.S.E.

QUERIDO L.S.E.:

La manera como está actuando su amiga da un nuevo significado al término “financiamiento creativo”. Alguien que insiste en un trato de bienes raíces antes de aceptar casarse está haciendo un trato de negocios, no un matrimonio por amor.

En ocasiones, cuando hay mucho dinero de por medio, ambos cónyuges se protegen a sí mismos, o el adinerado se protege del otro y firman un acuerdo prematrimonial.

Pero esta señora seguramente ahora se arrepiente de no haber aceptado la propuesta de sus hijastros y quiere reponerse. Ni remedio, dejó ir la oportunidad. Tanto de hacerse de un buen dinero aceptando vender su casa a sus hijastros, como de casarse con un buen hombre como supongo que es usted.

Le sugiero que mientras más lejos… mejor.

ANA
18 Julio 2017 03:00:00
La primera vez que me embaracé perdí a mi niño
QUERIDA ANA:

Voy a tener un bebé y estoy feliz, pero a la vez nerviosa y asustada porque la primera vez que me embaracé perdí a mi niño. Aquella vez, muy emocionados, mi esposo y yo se los dijimos a todos: mis padres, mis suegros y hermanos, a toda la familia y a muchos amigos. Y resultó que a los cuatro meses perdí a mi bebé. Fue un trauma tremendo.

Pasaron casi dos años antes de poder embarazarme de nuevo, pero ahora solamente se los dije a mis papás y a mi suegra (mi suegro ya no vive). Se alegraron mucho, pero les pedí que nos guardaran el secreto, que no se lo contaran a nadie por lo que sucedió la vez anterior. Pero, ¡ay, mi querida suegra ya lo contó! Y haz de cuenta que casi lo publicó en el periódico. Me encuentro con conocidos y me preguntan acerca de mi embarazo. Estoy muy enojada porque la vez anterior fue terrible tener que decirle a toda la gente que había tenido un aborto espontáneo. Pregunté a mis padres y dijeron que ellos no le habían dicho ni siquiera a la familia.

Estoy muy enojada con mi suegra porque prometió no decir nada. ¿Qué hago? Por favor aconséjeme.

SECRETO A VOCES

QUERIDA SECRETO A VOCES:


Comprendo tu enojo pues tu suegra no debió haber divulgado el “secreto” de ustedes si así se lo pidieron. Pero, querida amiga, al minuto que más de dos personas conocen un secreto, ya no es secreto. Las fugas ocurren inevitablemente, y por supuesto, siempre hay una buena excusa. Tu suegra va a decir que lo hizo porque se sentía feliz y quería compartir esa felicidad y tiene razón, pero primero estaban ustedes y la petición que le hicieron por las razones que ella conocía.

Como te digo, estoy de acuerdo contigo. Y que no se sorprenda si la próxima vez es la última en enterarse de las cosas. Pero no hagas un drama con ella. Echa atrás el asunto pues ya no tiene remedio. Tengo la seguridad de que en esta ocasión todo irá bien y tu bebé nacerá perfectamente. Mientras más tranquila estés, mejor te sentirás. Deseo de todo corazón que todo sea felicidad.

ANA
17 Julio 2017 03:00:00
Estoy embarazada por vez primera
QUERIDA ANA:

Estoy embarazada por vez primera y quisiera saber si puede decirme cuáles serían los problemas que podría tener un recién nacido o, mejor dicho, los factores que pueden causarlos. Muchas gracias por su atención.

PROBLEMAS

QUERIDA PROBLEMAS:


Hubiera sido preferible que esto lo hablaras con tu ginecólogo, pero pregunté a mi amigo el doctor y me dijo lo siguiente, que espero no influya en tu estado de ánimo. Algunos factores que pueden causar problemas de nacimiento son los siguientes: que la madre contraiga alguna enfermedad viral o infecciosa durante el embarazo. El sarampión podría causar serios daños. La rubeola es otra enfermedad que puede traer problemas a los bebés. La sífilis de la madre puede causar malformaciones de los huesos y la infección de muchos órganos. El uso de drogas también puede afectar potencialmente al desarrollo del feto. La talidomida causó numerosas deformidades, y la evidencia se está acumulando en contra del uso de drogas como el alcohol, la nicotina, la mariguana, la cocaína y otros narcóticos. Cuando la madre fuma durante el embarazo, el bebé puede nacer con peso muy bajo. El nacimiento de niños prematuros se asocia frecuentemente con una dieta pobre de la mujer embarazada. Y las radiaciones que recibe la mujer en ese estado se han asociado a toda una variedad de defectos de nacimiento. Mientras esperas a tu bebé no tomes ningún medicamento que no autorice tu doctor.

Te sugiero que converses acerca de todas tus dudas con tu ginecólogo. Y espero que tu bebé nazca sano y sean muy felices.

ANA
15 Julio 2017 04:00:00
Querido Dudas
QUERIDA ANA:

Le escribo para que me ayude a tomar una decisión muy difícil que me martilla la cabeza y el corazón. Se trata de un asunto muy importante para mí y quisiera que por favor me diera un consejo. Lo que le agradeceré muchísimo.

Hace cinco años nos divorciamos mi esposa y yo. Tenemos una hija que ahorita tiene 14 años y la adoro y ella me adora. La niña se quedó con su mamá, la que dos años y medio más tarde se casó nuevamente. Hace cuatro meses mi exesposa me dijo que su nuevo esposo había sido promovido en la empresa donde trabaja y lo enviaban a Estados Unidos y me pedía que le extendiera un permiso a mi hija para salir del país y acompañarlos a vivir a Estados Unidos mientras dura el trabajo de él.

Yo lo pensé y me negué por varias razones. La principal era que no podría ver a mi hija como hasta ahora todos los fines de semana y otros días. También porque no me gusta el ambiente de ese país para una jovencita. Me dijo el juez que tenía el derecho de tomar las decisiones respecto a la educación de mi hija, así que me negué a dar el permiso para que se fuera para allá.

Mi exmujer se puso furiosa y el asunto ha resultado muy mal, ya que el esposo se enojó tanto que dijo que él se iba porque no iba a desperdiciar esa oportunidad y que si ella no podía irse con él por la niña entonces se divorciaban. Así que inició los trámites del divorcio y en eso están, y él se fue dejando el asunto con su abogado. Pero por lo pronto ellas están aquí. Pero el enojo de él fue tanto o quizás para tener pretexto para el divorcio, el caso es que propagó entre los amigos de ellos que mi ex me fue infiel aún casada conmigo y que también a él le fue infiel. Algo muy bochornoso.

Pero eso me ha hecho tener dudas de mi paternidad de mi hija. ¿Qué tal si no soy el padre de la niña? Cuando le pregunté sobre eso a mi ex se puso furiosa, tanto que pensé que iba a enfermarse y dijo que se sentía insultada en lo más íntimo. Pero ahora me siento inquieto y pienso que fui usado para cubrir sus infidelidades y para tener una pensión alimenticia. A mi hija no le he mencionado nada, pero quisiera saber si estaría bien que sin enterar a mi ex pudiera llevar a mi hija para hacernos el ADN. Por favor aconséjeme. Y que sea pronto, por favor.

DUDAS

QUERIDO DUDAS:

Comprendo que si no se hacen la prueba de ADN usted y su hija, su vida va a ser un pequeño infierno y el trato con ella podría verse deteriorado. Sin embargo, ¿ya pensó cómo va a sentirse la jovencita cuando usted le pida que acepte hacerse el ADN para verificar que es hija de usted? Podría sentirse tan lastimada que quizás no lo olvide nunca. Mi sugerencia es la siguiente:

Hable con el laboratorio que elija para hacer el ADN y pregunte qué debe llevar para hacer el examen. Que se lo den por escrito. Luego hable con su ex esposa y háblele de su propósito y muéstrele la orden del laboratorio y pídale que le proporcione lo necesario de su hija para poder hacer ese examen. Mire, su esposa ya está enojada, si se enoja más, ni remedio, pero su hija debe permanecer fuera de todo ese enredo. No sería justo involucrarla en un asunto tan triste y tan molesto como una posible infidelidad de su madre y la desconfianza de su padre.

Y quiero decirle algo muy importante. Sea cual fuera el resultado del examen, si usted no fuera el padre de su hija espero que permanezca en la vida de ella y siga siendo el mismo padre amoroso que ha sido para ella y que ella ama tanto. No le falle a esa niña. Padre no es solamente quien engendra un hijo y usted es el único padre que ella conoce. Ella es su hija. Y punto.

ANA
14 Julio 2017 04:00:00
Querida Amiga Insaciable
QUERIDA ANA:

Tengo una amiga que tiene un afán insaciable de comprar de todo y tener más de todo. A donde quiera que va, prefiere irse de compras a cualquier tienda que visitar lugares interesantes. Yo le he dicho que no sólo piense en tener más, porque además de acumular cosas que quizás nunca usará o las usará muy poco, se está perdiendo de muchas cosas valiosas. Pero ella no hace caso. Sigue acumulando y acumulando. Es incapaz, además, de dar a los demás, algo de lo que le sobra. ¿Qué pudo decirle para que entienda? Gracias por tu ayuda.

AMIGA INSACIABLE

QUERIDA AMIGA INSACIABLE:

Cuando una persona acumula mucho de lo estrictamente material, una pregunta legítima es: ¿Para qué quiere tanto? Bien, si las personas tienen el infortunio de tener demasiado y de no saberlo conscientemente, caen en una espiral de desear más y más y no saben la razón. Así describes tú a tu amiga. Pero esas personas, mientras más consiguen o más tiene, más desean, ya que no se dan cuenta de la relación tan íntima entre lo que han conseguido y su vacío interno.

Cuando satisfacemos los anhelos espirituales de todos los seres humanos, entonces podemos guardar un equilibrio y, razonablemente, ir al encuentro de lo que deseamos, pero siempre cuidando de no traspasar las líneas y sabiendo a qué obedecen sus deseos. Tal vez lo que necesita tu amiga es terapia psicológica. Si tienes la confianza necesaria con ella, recomiéndale que lo haga, pues dices que le has advertido de su error y no ha entendido.

Espero que tu amiga no conozca la manera difícil y dura de que el dinero no da la felicidad ni la salud del cuerpo y del alma y que comprenda que ese vacío interno no podrá llenarlo con “cosas”.

Te saludo con calidez y te felicito por preocuparte por tus amistades.

ANA
13 Julio 2017 04:00:00
Querida Paqui
Una amiga con la que me escribo por internet me envía relatos interesantes, otros jocosos y muchos muy bellos. Hace tiempo me envió este que es precioso y sustancioso y me permito enviárselo por si quiere publicarlo. Dice que lo leyó en un periódico y lo guardó. Aquí lo tiene. Se titula:

MI MADRE ME ENSEÑÓ

Mi madre me enseñó que hay tiempo y lugar para todo: “Si se van a matar uno al otro, háganlo afuera. Recién terminé de limpiar la casa”.

Mi madre me enseñó religión: “Más te vale que reces para que eso que se te derramó en el tapete pueda quitarse”.

Mi madre me enseñó lógica: “Porque lo digo yo. Y punto”.

Mi madre me enseñó previsión: “Asegúrate de ponerte ropa interior limpia todos los días. Nunca sabes cuándo podrías estar en un accidente y te lleven al hospital”.

Mi madre me enseñó control: “Sigue riéndote y te daré algo con lo que vas a llorar”.

Mi madre me enseñó acerca de ser un contorsionista: “Mírate la parte de atrás del cuello. Está sucio”.

Mi madre me enseñó acerca de la fuerza vital: “Te quedarás sentado ahí hasta que termines todas esas espinacas”.

Mi madre me enseñó acerca del tiempo: “Parece que un huracán pasó por tu recámara”.

Mi madre me enseñó acerca de hablar sin rodeos: “Si te lo dije una vez, te lo he dicho un millón de veces, no exageres”.

Mi madre me enseñó autocontrol: “No te acerques al pastel. Lo hice para la reunión que tengo esta tarde con mis amigas”.

Mi madre me enseñó acerca de la modificación del comportamiento: “Por favor deja de actuar como tu padre”.

Mi madre me enseñó que es más impresionante cuando otros descubren tus buenas cualidades sin tu ayuda.

Mi madre me enseñó que la manera más rápida de doblar el dinero es doblarlo a la mitad y guardarlo en el bolsillo.

Mi madre me enseñó que boca cerrada no mete la pata.

Mi madre me enseñó nunca checar la profundidad del agua con ambos pies.

Mi madre me enseñó que si siempre dices la verdad, no tendrás que recordar qué dijiste y a quien se lo dijiste.

¿Qué le pareció Ana? A mí me gustó mucho. ¿A usted? Atentamente.

PAQUI

QUERIDA PAQUI:

También me gustó mucho. No deseo hacer una comparación, sin embargo me recordó las palabras de un sacerdote cuando en unas pláticas cuaresmales nos dijo, al tratar el tema de los Diez Mandamientos, que más que órdenes son reglas para vivir una vida tranquila, pacífica y sin problemas. Me parece que la mamá que dio esas importantes lecciones, pretendía lo mismo. Y no sé a ti, pero a mí me hizo recordar a mi mamá. Ella también me dejó muchas enseñanzas para la vida, para una vida interior iluminada y para que la vida cotidiana se me hiciera más fácil. Hasta me pareció escuchar su voz. Seguramente a ti también y a quienes lean esta columna les pasará lo mismo. Estoy muy agradecida con tu colaboración y espero que no sea la última. Saludos afectuosos.

ANA
12 Julio 2017 04:00:00
Queridos Abuelos Tristes
QUERIDA ANA:

Tenemos un solo hijo que se casó hace 10 años y él tiene dos hijos. Uno de 7 años y otro de 6. Los dos son varones. Nos sentimos bendecidos por nuestro hijo y por nuestros nietos. Ellos son unos niños adorables y muy bien portados. Nos quieren mucho y les gusta mucho visitarnos y vienen a vernos una o dos veces por semana. Para nosotros es la gloria verlos, atenderlos y consentirlos.

Hace dos semanas llamó mi hijo para decir que los niños “se habían portado mal” y que por eso no les permitirían visitarnos (no nos dijo cuánto tiempo). Cuando sugerimos que buscara otra forma de castigarlos dijo que eso era lo que más les dolía a los niños, pues no les importa si no ven televisión o no salen con sus amigos, que el verdadero castigo es no venir a vernos.

¿Cree usted que sea justo que se use el amor hacia los abuelos como una herramienta de castigo? También nos está castigando a nosotros, pues estamos desolados sin ver a los niños y quién sabe por cuánto tiempo.

¿Qué nos aconseja que le digamos a mi hijo o a mi nuera? Ella nos quiere mucho y podría ayudar.

ABUELOS TRISTES

QUERIDOS ABUELOS TRISTES:

Al no poder ver a sus nietos, efectivamente su hijo los está castigando a ustedes tanto como a los niños. Se supone que el castigo no debe “dolerle” a un niño, sino que debe fortalecer una lección. Hablen con su nuera, si quieren junto con su hijo, vayan a su casa para que vean que están verdaderamente tristes, y pídanles que relajen o quiten ya el castigo a sus niños, y que ustedes hablarán con ellos acerca de ese “mal comportamiento” que tuvieron para que recapaciten y no vuelvan a actuar de esa manera. Estoy segura de que la petición y su pena van a conmover las fibras del corazón, tanto de su hijo como de su nuera.

ANA
11 Julio 2017 04:00:00
Querido Felices
QUERIDA ANA:

Le escribe un hombre para pedirle un consejo. Mi esposa y yo nos casamos hace ocho años. Cuando cumplimos dos años de casados mi esposa tuvo mellizos. Hemos sido muy felices con nuestros hijos y como gracias a Dios a mí me va muy bien en mi negocio, no tenemos preocupaciones de dinero. Además ella es una magnífica administradora de nuestro presupuesto.

Los dos pensábamos que esos niños (dos varones) sería toda la familia que íbamos a tener, pero hace seis meses mi esposa fue con el ginecólogo y le dijo que estaba embarazada. Nos alegramos mucho por ello. Luego pasaron algunas semanas y en una de las consultas el doctor le dijo que son triates lo que está esperando. Además, ahora sabemos que dos son mujercitas. Los dos nos emocionamos mucho y por ese motivo se lo comunicamos de inmediato a la familia y a nuestros amigos.

Tanto mi esposa como yo estábamos seguros que todo mundo iba a alegrarse por la noticia tanto como nosotros, pero resulta que no ha sido así, estábamos equivocados. Los comentarios que hemos recibido han sido de esta forma: “Olvídense de poder salir juntos durante varios años”, “Espero que tengan bastante ayuda, la van a necesitar”, “Duerman bastante ahora porque no van a dormir mucho en adelante”. Y cosas por el estilo. Solamente mi mamá se alegró mucho y nos bendijo.

Ana, ¿por qué son tan negativas las personas? Nosotros esperábamos que siquiera alguien nos dijera: “Es maravilloso, los felicito”. Nadie lo ha hecho, sólo mi madre.

Cuando sigamos recibiendo esos comentarios, ¿qué podemos decir? Nos encanta su columna.

FELICES

QUERIDO FELICES:

Reciban mi sincera felicitación. En primer lugar porque su hijo y sus hijas serán tres bendiciones maravillosas. Y pueden tener la seguridad de que Dios no nos da nada que no podamos afrontar si tenemos la confianza suficiente en Él. Y en segundo lugar por su amor a la vida y a sus hijos; por ser tan auténticos y tan llenos de esperanza y de aliento.

Por favor no tomen a mal los comentarios de esas personas al conocer la noticia.

No lo hacen de mala fe, simplemente se preocupan por ustedes. Ellos, más que ustedes, se sienten abrumados por la idea de que manejar tres bebés recién nacidos al mismo tiempo será difícil, y suponen que ustedes lo estarán. Simplemente sonrían y digan (aunque no sea la realidad): “Nos vamos a arreglar. En primer lugar nos sentimos bendecidos por Dios.

Además algunos amigos nos han ofrecido apoyarnos, esperamos que ustedes estén entre ellos”. Y que nada nuble esa felicidad que los espera.

ANA
10 Julio 2017 04:00:00
Querida Aurea
QUERIDA ANA:

Mi hermana menor acaba de comprometerse con un muchacho magnífico. Él es de excelentes familias, personas sencillas, pero de gran corazón y costumbres de lo mejor. El muchacho es profesionista, es responsable, cariñoso y confiable, acaba de comprar una casa para que cuando se casen vayan a vivir allí y no tengan que ir a casa rentada. Por ese motivo no tuvo suficiente dinero para comprarle a mi hermana un anillo de brillantes para el compromiso. Le compró uno muy hermoso con una zirconia rusa y le dijo que tan pronto pueda le comprará uno de brillantes. Y si así le dijo, yo estoy segura de que así lo hará, es hombre de palabra. Mi hermana le dijo que ella estaba feliz con ese hermoso anillo y que no necesitaba otro. Todos en la familia estamos muy contentos de que él vaya a formar parte de ella y nos llevamos muy bien, pero muy bien con la familia de él.

En casa se hizo una reunión con parientes y amigos para celebrar el compromiso de mi hermana. Allí estuvieron también varios vecinos y dos vecinas de mi mamá, le dijeron a ella que supieron que el anillo de mi hermana no era un brillante y le preguntaron si estábamos de acuerdo con eso.

Mi mamá solamente se les quedó viendo y se sonrió. Entonces volteó hacia donde estaba el novio de mi hermana, al otro extremo de la sala y lo llamó. Él acudió presuroso y cuando estuvo cerca de ella, les dijo a sus vecinas. “Esta es nuestra joya, ningún anillo de diamantes se le puede comparar”. Le dio un fuerte abrazo y un beso en la mejilla. ¿Cómo ve Ana?

Le escribo esto como un testimonio de solidaridad y cariño con mi futuro cuñado.

AUREA

QUERIDA AUREA:

Admiro los valores de tu madre. Quienes basan el valor de una persona por el dinero que tiene, por la casa donde vive, el automóvil que conduce, los trajes que usa, las joyas que porta, los viajes que realiza, en fin, si piensan que alguien vale por lo que tiene en bienes materiales, esa persona no conoce los verdaderos valores morales y espirituales. Esa persona ve a los demás como “objetos”. La fidelidad, la sensibilidad, la honradez, el amor, no significa nada para ella. ¡Qué tristeza!

Felicito a tu hermana por su excelente oportunidad de ser esposa de esa joya, estoy segura que ella también tiene los valores de tu madre y será una gran esposa. Son ustedes una hermosa familia. Y muy afortunados. Gracias por enviarnos tu testimonio de cariño hacia tu cuñado.

ANA
08 Julio 2017 04:00:00
Aunque él esté feliz con su hija, no me hace sentir mejor
Soy una mujer de 36 años, tengo 14 de casada y tres hijos. Un hijo de 12 años, una hija de 10 y una bebita de 2 años. Mi esposo se puso furioso cuando le dije que estaba embarazada de la última niña. Me dijo que fuera con el médico para decirle que me practicara un aborto, pero desde luego que me negué rotundamente. Y desde esa fecha no volvimos a dormir juntos, me dijo que no quería volver a tener nada conmigo. Yo me fui a otra recámara y casi no nos hablábamos.

Cuando ya iba a nacer la niña me fui sola al hospital, no le dije nada hasta que en el último momento, mi hermana le llamó por teléfono y le dijo que ya estaba adentro del quirófano a punto de tener a la niña. Él le dijo que ya me había dicho que no quería saber nada de la criatura y que era asunto mío. Él pagó la cuenta, pero no se presentó en el hospital. Regresé a mi casa y así fueron las cosas. Él casi no nos hacía caso. De pronto un día en que regresó de la oficina, la niña estaba llorando y yo me estaba bañando y seguramente a él le dolió que la niña llorara y fue a verla. Desde entonces se prendó de ella. Ahora la niña tiene 2 años y él la adora.

Por mala suerte, aunque él esté feliz con su hija, eso no me ha hecho sentir mejor a mí por la manera como me trató y por no querer a su hija desde un principio. No he podido superarlo. Cuando la niña tenía 6 meses le pregunté a mi esposo si no estaba arrepentido y si no se sentía culpable por la manera como nos trató, y no me contestó. Nuestro matrimonio no anda bien, todo es pura tensión. Estamos emocionalmente distanciados y raramente tenemos sexo. Quisiera darle una lección.

Él ha sido muy buen esposo y padre y jamás nos ha faltado nada en la casa, al contrario, pero me siento muy sola y alejada de mi esposo. Le he pedido que vayamos juntos a terapia, pero no acepta. Quiero a este hombre, pero cada vez se me hace más difícil seguir viviendo de esta manera. Por favor oriéntame qué hacer. Gracias mil.

AUSENTE

QUERIDA AUSENTE:

Ya que tu esposo no acepta acompañarte a la terapia, ve tú sola. Lo necesitas. No creo que tu esposo continúe enojado porque te embarazaste, ya que anda loco por su hijita, pero tal parece que no quiere aceptar la responsabilidad de su comportamiento anterior y tú le tienes gran rencor. Necesitas hablar con un profesional acerca de ese serio problema que traes dentro. Por favor no dejes de hacerlo. Buena suerte y que todo vaya mejor.
07 Julio 2017 04:00:00
Querido Advertencia
Tengo un amigo al que aprecio mucho. Es uno de mis mejores amigos. Es un hombre excelente. Está casado y sé que tiene problemas económicos de los cuales ni está enterado, porque su esposa se lo ha mantenido en secreto. A ella le gusta jugar, pero o no sabe o no ha tenido buena suerte, el caso es que ha perdido y como le gusta el juego, no ha dejado de hacerlo y ha pedido préstamos sin que mi amigo se entere.

Él ni siquiera tiene idea de lo que está sucediendo y continúa tan tranquilo y llevando la vida de siempre, pensando que puede hacerlo. Él de ninguna manera es dilapidador, pero le gusta ir a restaurantes a comer y le gusta vestir bien. Pobre, no sabe que su esposa está endeudada hasta el copete. Y pues claro que él en cuanto se rompa la pompa de jabón, tendrá que pagar las deudas de ella.

La esposa se lo dijo muy confidencialmente a una amiga y esa amiga me conoce muy bien y sabe que soy buen amigo de él y me contó del problema y me dijo que ya que soy tan buen amigo de él cree que debo decirle lo que está sucediendo.

¿Cree usted que debo hacerlo? No quiero meterme en asuntos que no son míos, y además éste es muy delicado, pero no me gustaría ver a mi amigo llevarse la sorpresa de su vida. Y tal vez que empezara a arreglar ese asunto.

ADVERTENCIA


QUERIDO ADVERTENCIA:

Mi sugerencia es que usted no intervenga en ese delicado asunto. Hable con la persona que le dijo eso y que ella hable con la esposa de su amigo y la convenza de que sea honesta con su marido y le diga la verdad, misma que tarde o temprano va a salir a la luz. Ellos dos deben trabajar en sus problemas económicos antes de que se vuelvan inmanejables.

Un matrimonio debe ser una sociedad en todo el sentido de la palabra. Y más allá de eso, pienso que usted no debe intervenir en un asunto que no es de su incumbencia, aunque quisiera hacerlo en nombre de la buena amistad que lleva con él. Si lo hace quizás hasta esa amistad se vería lastimada.

ANA
06 Julio 2017 04:00:00
Querido Lastimado
QUERIDA ANA:

Tengo 29 años. Hace ocho años enteré a mis padres que soy homosexual. Desde luego que la impresión fue fuerte y la reacción también, pero poco a poco la tormenta amainó y ellos se conformaron. Meses después conocí a mi compañero desde entonces y se los presenté y ellos lo aceptaron y los visitábamos con alguna frecuencia. Otras veces los he visitado yo solo.

Hace algunos meses me llamó mi papá a la casa para decirme que ya no quieren que mi compañero y yo vayamos más a su casa, que si sus vecinos se enteran que tienen un hijo homosexual y que tiene una pareja, serán el hazmerreír y los criticarán mucho, y ellos no van a soportar sus miradas.

Ana: estoy devastado. Mi compañero y yo somos personas serias, jamás hemos hecho un escándalo, nos comportamos con propiedad delante de la gente, nuestras amistades nos reciben con gusto y afecto. No comprendo el grado de vergüenza que ostentan ahora mis padres y tampoco que me estén echando de su vida. He tratado de convencer a mis padres de su error, pero no he podido lograr nada. Dicen que su decisión es final y que no desean discutirlo más.

He gastado mucho dinero en terapia psicológica tratando de lidiar con esta pérdida. Hablé con mi hermano y me dijo que habiendo puesto a mis padres en el “horror” de tener un hijo homosexual, debo entender más sus temores. Esto me está destruyendo. Tengo problemas para dormir en la noche y le agradecería mucho que me aconseje qué hacer.

LASTIMADO

QUERIDO LASTIMADO:

Acepta mis condolencias por la prematura pérdida de tus padres y al parecer del resto de la familia. Tú no vas a poder cambiarlos y ellos tampoco van a cambiarte a ti. Tal vez (y lo deseo fervientemente), cuando algún día ellos se den cuenta de su pérdida y su injusta actitud, cambien su mentalidad y vuelvan a verte, pero tú no puedes pasar la vida esperando a que eso suceda. Tal vez te aliente el comprender que más tarde o más temprano, cada uno de nosotros llegamos a ser huérfanos. De-safortunadamente para ti, te convertiste en huérfano más pronto que otros.

Alcohólicos Anónimos tiene un pensamiento llamado “Oración de la Serenidad”, ojalá la memorices y te ayude a comprender tu situación. Dice así: “Señor: dame serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, fortaleza para cambiar las que sí puedo, y sabiduría para conocer la diferencia”.

ANA
05 Julio 2017 04:00:00
Querida Consolados
QUERIDA ANA:

Uno de mis tres hijos falleció hace algunas semanas en un accidente automovilístico. Fue un gran muchacho. Muy deportista, le gustaba escalar, correr, nadar. En fin, todo lo que fuera deporte y fue bastante bueno y sin descuidar sus estudios. En ese ambiente hizo muchas amistades. Nos sorprendimos su papá, hermanos y yo, durante el funeral, de que asistieran tantos jóvenes y otros no tan jóvenes, y nos dieran el pésame diciéndonos que habían sido sus amigos por el deporte.

Y lo más sorprendente y emocionante para nosotros fue cuando un grupo de ellos, que les gusta escalar, nos pidieron que por favor les regaláramos un poquito de sus cenizas para esparcirlas en sus lugares favoritos, donde a él más le gustaba ir cuando escalaban.

Nos pareció maravilloso que nos pidieran eso, así que después de la Misa, fuimos a casa y les pedimos que nos esperaran unos días para ordenar unas urnas. Una semana después depositamos en seis pequeñas urnas un poco de cenizas y se las dimos a ellos. El resto lo dejamos en la nuestra.

Toda la familia nos quedamos encantados y muy contentos con lo que nos pidieron esos jóvenes, solamente les dijimos nos dijeran en donde iban a quedar las cenizas de mi hijo. Quedaron esparcidas en varios lugares y tenemos pensado ir a todos ellos y hacer allí hacer una oración por mi hijo. Ellos dijeron que nos acompañarían. Por nuestra parte esparcimos cenizas en un prado lleno de flores que hay en nuestro rancho y donde mis hijos iban con nosotros desde pequeños y allí jugaban.

Dios bendiga a esos jóvenes por darnos esa felicidad en medio de nuestro gran dolor y hacernos sentir que nuestro hijo no se fue realmente, que está con nosotros y con ellos constantemente. Todo ha sido muy consolador.

CONSOLADOS

QUERIDA CONSOLADOS:

Les ofrezco mi más sentido pésame por la pena de haber perdido a su hijo. Hicieron algo muy hermoso y me da mucho gusto que eso haya sido de tanto consuelo para ustedes. Hermosísima memoria para siempre. Tengo la certeza de que todo ello fue más significativo que un epitafio cincelado en granito.

ANA
04 Julio 2017 04:00:00
Querida Ignorada
QUERIDA ANA:

Hace poco, una señora a quien traté en la iglesia a donde asisto siempre y a donde ella iba siempre también, falleció. Era bastante mayor que yo, pero a pesar de ello, siempre conversábamos y algunas dos veces hasta nos fuimos a almorzar juntas. Al enterarme de que había fallecido y dónde la estaban velando, me apresuré a ir a darles mis condolencias a sus familiares. Yo nunca los conocí, ya que sólo la traté en la iglesia, pero de todas maneras quise estar presente para acompañarla un rato y saludar a su familia.

Durante mi visita al funeral, a pesar de que me presenté con sus dos hijas y su hijo, su esposo y algunos familiares, y les expliqué mi relación con la señora, al menos a su esposo e hijos, fui completamente ignorada por todos ellos. Algunos estaban platicando, otros serios y callados, mirando hacia abajo, a otros los escuché en otra habitación conversando animadamente. El caso es que después de saludarlos, nadie se acercó a mí y fue como si ni se enteraran de mi presencia. Siento que al menos alguno debió haberse acercado para intercambiar algunas palabras o preguntar cómo había sido mi amistad con la señora, pero no sucedió así. Finalmente salí de allí después de una hora de soledad. ¿Piensa usted que eso es lo normal o no? Gracias por su comentario.

IGNORADA

QUERIDA IGNORADA:

Eso no es lo normal. Los familiares de la persona fallecida, aunque dentro de su dolor y pesar por su pérdida, debieron apreciar su presencia, especialmente porque no hubo una amistad muy estrecha entre ustedes y de todas maneras usted tuvo la gentileza de asistir a presentar sus condolencias y respeto para ellos y acompañar a su eventual amiga y darle su último adiós. Usted les explicó a sus hijos y esposo su relación con ella, y debieron apreciar su presencia en mayor grado que si hubieran tenido una estrecha amistad. Lo lamento, pero pudo originar ese desaire el dolor de la familia o que son personas no acostumbradas a mostrar su aprecio y gratitud. Usted siéntase tranquila y contenta de haber acompañado ese rato a su amiga y dedíquele un apreciado recuerdo.

ANA
03 Julio 2017 04:00:00
Querida Amiga
QUERIDA ANA:

Te ruego disculpes que utilice tu columna para enviarle una carta a mi exesposo. Espero que eso haga que él vea la luz y comprenda sus errores. Te agradezco mucho si aceptas publicar mi carta.

Exesposo: Te escribo para ver si comprendes tus errores, a ver si todavía es tiempo de que tus hijos te perdonen. En este momento sé que nuestros hijos tienen mucho tiempo de no verte ni hablar contigo siquiera por teléfono. Ellos son lo suficientemente mayores como para buscarte de alguna manera y mantenerse en contacto. Si no lo hacen es porque no quieren.

Le has dicho durante muchos años a bastante gente que yo puse a nuestros hijos en tu contra. Tú sabes que es mentira. Además no fue necesario hacerlo. Tú te buscaste lo que ellos te dan: indiferencia. Cuando los veías, en esas contadas ocasiones después de que nos separamos, sólo los criticabas y les gritabas. Te negaste a pagar pensión alimenticia, mentiste acerca de tus ingresos para no pagarla, pero dabas todo tu dinero a tu nueva esposa. Decías que querías a tus hijos, pero ¿los viste o les diste algo para sus necesidades? ¡Qué amor!

Tal vez ni siquiera sabes si estudian o no lo hacen. El mayor casi termina la carrera de Derecho, el de en medio estudia ingeniería y la niña está terminando preparatoria y tiene magníficas calificaciones. No les has enviado siquiera una tarjeta en sus cumpleaños o navidades. Ellos saben que acabas de comprar una gran casa muy elegante y coches Mercedes, pero nunca pudiste darles algo. Ya saben dónde está el dinero. Ojalá no te tardes más en despertar y quieras conocer verdaderamente a esos maravillosos muchachos mientras ellos todavía están dispuestos a perdonar. Les he pedido que te llamen, no por ti sino por ellos. No han aceptado y cada vez será más difícil que lo hagan. Se está acabando el tiempo. Tú lo sabes.

Tu exmujer.

QUERIDA AMIGA:

Tal vez su exesposo jamás aprecie en todo lo que valen esos maravillosos hijos que usted le dio, pero le suplico que no siga albergando rencor hacia ese hombre. Si lo hace, va a parecer que la del problema es usted. La felicito mucho y muy sinceramente. Merece gran reconocimiento por criar a esos hijos tan buenos y exitosos. Dos ya son adultos, casi profesionistas, y la jovencita va en camino de serlo y todo es obra suya. Olvide los agravios y goce el fruto de su esfuerzo y amor.

ANA
30 Junio 2017 04:00:00
Querida Aburrimiento y Alcohol
QUERIDA ANA:

¿Qué piensa usted del aburrimiento? Mi esposo quiso jubilarse cuando cumplió los 65 años, de eso hace un año. A raíz de su jubilación, como estaba en casa casi sin hacer nada, comenzó a aburrirse. Sus amigos un poco menores que él aún trabajan y otros de la edad de él o quizás un poco mayores, también. No sé por qué. Él se encontraba ocioso y yo creo que para animarse comenzó a beber, poco pero a diario, lo que nunca había hecho. Ahora es un hombre ocioso, aburrido y borracho, porque el ánimo que da el alcohol le dura sólo un rato. ¿Qué hago?

ABURRIMIENTO Y ALCOHOL

QUERIDA ABURRIMIENTO Y ALCOHOL:

Pobres y ricos, hombres y mujeres, niños y adultos, todos estamos sujetos a aburrirnos algún día si estamos ociosos. El aburrimiento es un estado de insatisfacción, y en el caso de su esposo como dice, originado por el ocio, vacío y frustración. Muchos pasan del aburrimiento a la depresión. El problema –como le sucedió a él– es que mucha gente trata de huir del aburrimiento con el alcohol o las drogas. El alcohol es uno de los medios más usados para matar el tiempo, y dizque aliviar las penas. Pero todas sus consecuencias son destructivas. La euforia que produce el alcohol alivia la monotonía y la soledad, pero usted ya lo vio, eso es sólo temporal. PERO existe algo muy peligroso: el alcohol puede romper la barrera defensiva que envuelve a la depresión y allí puede surgir la brutalidad destructiva o una terrible tristeza. Sin embargo, debo aclararle que el aburrimiento ocasional es normal y es un descanso a las luchas de la vida diaria. ¿No cree que eso es por lo que pudiera estar pasando su esposo? Pudiera ser que sí, y al encontrarle un nuevo sabor a la vida, puede volver a ser el de antes. Anímelo a que busque algo qué hacer, un nuevo empleo aunque sea de medio tiempo, o algún negocito que lo mantenga ocupado. Ayúdelo usted, no solamente lo contemple y se moleste o se preocupe.

ANA
29 Junio 2017 04:00:00
Querido Desdeñado Feliz
QUERIDA ANA:

Mi padre biológico no quiso casarse con mi mamá cuando supo que estaba embarazada. Eso ha sucedido en infinidad de casos. No es bueno pero no se conocen las razones. Lo que sí es reprobable es que los padres no se acerquen a la vida de los hijos. En mi caso, en una ocasión mi madre vio a mi padre y le reclamó que nunca me buscara ni me viera, aunque a ella no la viera. Él le dijo que no estaba interesado en mí, que él ya estaba casado y no quería problemas en su vida. Y así pasaron los años.

Mi madre llegó a tener hasta tres empleos juntos para poder darme todo lo que necesario sin que me faltara nada. Ella después se casó con un hombre que fue un gran padre para mí. Bondadoso y atento a todas nuestras necesidades y excelente esposo para ella.

También tuve tres maravillosos tíos (hermanos de mi mamá), un tío político excelente y amigos de la familia.

Todas esas figuras paternas hicieron una gran diferencia en mi vida.

Pero más importante que todo, valoro a mi madre por amarme tanto y criarme tan bien y de manera tan entregada.

Nunca tuve contacto con mi padre, pero al graduarme de ingeniero tuve la malhadada idea de invitarlo a mi graduación… y no fue.

Fue la primera y la última vez que tuve un intento de acercamiento. Lo desprecié por los siguientes ocho años, hasta que me mandó decir que estaba enfermo del corazón y quería verme. Mi mamá me convenció de ir y me presenté ante él y lo he visto tres veces desde entonces algunos minutos. Pero le mentiría si le dijera que siento cariño hacia él.

Siento lástima, pero no amor.

Quizás si sigue vivo la cosa cambia, pero aunque cuando me ve se pone a llorar, eso no me conmueve como para compensar por todo el tiempo perdido y haberme despreciado cuando nací y cuando me gradué.

Ahora estoy casado, tengo un negocio que me permite vivir muy bien. Tengo dos hijas, visito todos los días a mi mamá y a mi padrastro y vivo una vida muy feliz y de familia con ellos, mis abuelos, tíos, primos y muchos amigos.

Un mensaje para quienes su padre no ha figurado en su vida es decirles que van a estar muy bien, que se olviden de esos “padres fantasmas” y que ni ellos ni sus padres se enfoquen en el pensamiento de que esos hombres les van a hacer falta, pues sólo se llenarán de tristeza y desdicha.

Esos hombres que desprecian a sus hijos un día lamentarán su ausencia y tengan la seguridad de que otros llenarán el hueco que ellos dejaron en la vida de sus hijos y de esas mujeres que creyeron en ellos. Se los digo porque a mí me sucedió. Gracias Ana por atenderme y publicar mi carta.

DESDEÑADO FELIZ


QUERIDO DESDEÑADO FELIZ:

Me encantaría que tu mamá leyera esta columna. Mándala enmarcar y dásela a ella, aunque seguramente muchas veces le habrás dicho a ella lo que expresas ahora.

Tu Madre es la verdadera heroína de tu historia. Lo mismo se debe decir de esos miles de mujeres y muchos hombres divorciados que crían a sus hijos sin el apoyo de su pareja.

Y muchas bendiciones a tus abuelos, tíos, tías y amigos de las familias que cooperan con ellos. Todos merecen una ovación.

ANA

" Comentar Imprimir
columnistas

top-add