×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
19 Agosto 2017 04:00:00
Hijo maravilloso
Si creí hasta ahora que mis aspiraciones fueron claras desde mis 10 años cuando dije a voz en cuello: “Yo quiero ser corresponsal de guerra”, debo reconocer mi equivocación, en realidad, yo quiero ser actriz y divorciada.

Yo quiero ser de las mujeres en sus cabales con la suficiente resistencia para mantenerse casadas hasta tener, por lo menos, dos hijos. Esto del número tiene una razón necesaria que argumentaré dos párrafos adelante, más o menos.

La razón por la cual me nació semejante deseo, es porque, debo confesarlo, no soy una madre ejemplar, ni abnegada; mucho menos podría considerarme progenitora quien se quita el saco o el pan de la boca para cederlos a su hijo; cada quien lo suyo y san se acabó.

Las actrices cuando contraen matrimonio tienen hijos, así nada más; cuando se divorcian, tiene hijos maravillosos. Los reporteros, siempre tras el escándalo, cortan muchísima tela de los divorcios entre famosos. La primera y obligada pregunta es si se siguen frecuentando, si terminó el amor para siempre. Las damas responderán, invariablemente “Siempre habrá amor y nos seguiremos viendo porque tenemos dos (o el número que corresponda) hijos maravillosos”.

Sé cuanto acelera la madurez de un hijo si sus padres se separan, pero en el caso específico de las actrices, los chicos transitan de lo ordinario a lo exorbitante en el abrir y cerrar de ojos de un juez civil. En la vida de los profanos como yo, eso no sucede. Y si bien, tengo un hijo que me cae excelentemente bien, regresa bastante revolcado de la escuela y carga tantas y tan extrañas cosas en el bolsillo como para saber que es un niño normal, dista mucho de ser maravilloso.

Pensándolo bien, sí soy una madre abnegada: Estoy dispuesta a encerrarme en el CEA de Televisa por dos años y medio para ser una buena actriz, casarme con Juan Querendón luego de ser su coestrella y… ¿tener un hijo como él? No lo había considerado.

Quizá decida enfrentar mi destino y quedarme con mi hijo buena onda. Quién sabe si en un futuro no muy lejano él no sea maravilloso, pero me siga cayendo tan bien como ahora.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
19 Agosto 2017 04:00:00
Terrorismo
Estamos viviendo una era muy difícil, donde la violencia va ganando terreno. ¿Qué está sucediendo en el mundo? ¿Por qué tanta agresión? ¿Qué sucede en la mente y el corazón de las personas que optan por la violencia?

Preguntas que no siempre se responden a entera satisfacción.

Vemos territorios en disputa por razones que no se alcanzan a comprender del todo, ya sea de orden político, religioso, social. ¡Qué más da! Las diferencias van generando sentimientos adversos en personas que consideran que solo ellos tienen la razón por lo tanto se consideran dueños de la verdad.

No solo es un pedazo de tierra lo que provoca conflictos, también la ideología, la religión. Los estallidos, los enfrentamientos y aún las guerras, han sido provocados por la intolerancia de una parte u otra y por esa falta de respeto hacia los demás.

Resulta verdaderamente vergonzoso ver a individuos convocando y participando en agresiones hacia personas, solo por el hecho de no ser o pensar como ellos. El fanatismo está causando problemas graves en el mundo.

El atentado ocurrido en Charlottesville, Virginia, nos ha mostrado una vez más el rostro de la violencia y de lo que pueden ser capaces los grupos radicales, extremistas; personas con una gran carga de odio en su interior.

No se concibe que alguien sea capaz de arrollar con su auto a una multitud sin medir las consecuencias de sus actos.

La actitud criminal de ese joven blanco, con apenas 20 años de edad, es verdaderamente preocupante porque ha ido creciendo el número de jóvenes que manifiestan su enojo, su coraje, su odio hacia los demás de manera violenta. ¿Qué les está faltando? ¿Dónde está realmente el problema?

Que alguien se sienta superior no significa necesariamente que lo sea. La superioridad no se demuestra con agresiones. Una buena persona manifiesta su bondad, su generosidad a través de sus acciones y con actitudes de respeto a los demás. Esa es parte de la fuerza de un ser notable, de una persona inteligente.

En cambio, el malvado, fanático o radical, busca el momento para descargar sus frustraciones, su odio en seres inocentes como ha sido el caso de las víctimas de todos los atentados, incluyendo por supuesto a los más recientes en Virginia y en Barcelona.

La violencia se está manifestando de una manera cruel y despiadada. Podría decirse y afirmarse que nadie está completamente seguro en ningún lado. Ya no importa el lugar, ciudad o país. El terrorismo, la violencia por cuestiones raciales están mostrando, además de la intolerancia, una gran dosis de odio. La amenaza para la humanidad está latente, por un lado los atentados, el terrorismo; por el otro lado, guerras, destrucción.

¿Qué sucede en el corazón de los seres humanos? ¿Qué está pasando por la mente de dirigentes mundiales que fincan su poderío en armamento y no en la razón? Quien le apuesta a guerras hoy en día, debe estar consciente que su propia familia estará en grave riesgo.

Ninguna nación debería ser gobernada por individuos que muestren signos de ser intolerantes, racistas o nefastos, sino que tenga la capacidad de discernir ante un dilema.
Desafortunadamente ¡Qué le vamos a hacer! Los discursos incendiarios de algunos gobernantes, en contra de grupos –de la condición que sea- puede ser el pretexto que algunos radicales necesitan, para actuar por su cuenta.

En el discurso se les da el cerillo para encender la hoguera….. la hoguera del odio.

Lo sucedido en Barcelona es una muestra más del horror que vive Europa por causa de grupos terroristas. ¡Cuánto odio! La gran ausencia de Dios en un corazón endurecido. Personas que son capaces de morir por su fanatismo, aunque la verdad ellos, ya están muertos al sacar a Dios de su corazón.

A pesar de todos los problemas que existen en el mundo, problemas grandes o pequeños, la vida es bella y nadie tiene derecho a arrebatarla a otros. No hay justificación alguna para odiar, menos aún para causar daño a seres inocentes, ni siquiera en el nombre de ideales o creencias.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
18 Agosto 2017 04:00:00
Acumuladores
El programa “Acumuladores”, transmitido por el canal Discovery Home and Health, no acaba de sorprenderme. Incluso en plena conciencia de estar viendo la misma historia en cada episodio: Una persona cuyo apego a las cosas la lleva a ahogarse en ellas.

Los protagonistas, en su mayoría, aceptan haber dedicado una gran cantidad de años en sus afanes y no se ocuparon por prever una jubilación del vicio; el resultado: No tienen idea cómo, cuándo y para qué deshacerse de sus cosas.

Ese mismo asombro, aunque aderezado con inconformidad, me crece con quienes atesoran conocimiento. Mi propuesta sería: Dedicar media vida en la acumulación de saber y la otra mitad en buscar la mejor manera de usar ese cúmulo en bien de los demás.

Ahogarse con la hacienda atesorada durante años no es una bonita forma de morir. Hay quienes han sido capaces de leer, recordar, repetir -algunos hasta reflexionan lo que leyeron- durante años de una vida dedicada a publicar su sabiduría. Los demás, legos del conocimiento, mantuvimos encendidas nuestras lámparas de aceite en la espera por ser vertidos con su bagaje y conocimiento, pero muchas veces, más de las que podemos imaginar, todo lo atesorado se queda ahí, perdiendo su plusvalía.

Conocer por conocer tiene un valor de profundo interés, y eso trata de promover la educación, por lo menos en teoría: Que los estudiantes se acerquen al aprendizaje por el mero interés de aprender, sin esperar pago extra. El agregado consiste en una extraña interpretación de esa propuesta: Saber para mí, aprender para mí; cosa que sin embargo deriva, generalmente, en una torturante vida que se gasta en la búsqueda de quien admire a esos depositarios del universo, como adorar a un becerro de oro, pesado e inútil.

Quino hizo algunos cuadros sueltos con reflexiones que luego fueron impresas en agendas y diarios. Uno de esas imágenes quedó en mi memoria, y como no quiero pecar de narcisista, se los comparto: Un hombre sentado en medio de interminables torres de libros ya leídos por él mira a su alrededor y dice: “¿Y ahora qué hago con todo esto?”
Tal vez usted tenga la respuesta.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
17 Agosto 2017 04:00:00
El más visto
Que Google haya recordado en titulares el 121 aniversario de nacimiento de Tina Modotti y no el 40 aniversario de la muerte de Elvis es significativo para nuestra generación.

Nuestra generación, aclaro, tiene como característica común haber presenciado la instauración de una revolucionaria propuesta musical que rompió una gran cantidad de barreras construidas a base de prejuicios e ignorancias.

No estoy abogando porque Google destaque más al ícono del rock –y del country para muchos otros- sino que la acción de este vital buscador en la vida de los jóvenes corrobora, de diversas maneras, que la nueva generación tiene otros modelos y eso la hace diversa y distinta a las anteriores.

La diversidad entre generaciones ha sido motivo lo mismo de grandes creaciones en el arte y la ciencia, pero también de terribles incomprensiones. El hecho de que Elvis Presley ya no sea el más imitado, el más visitado o el más “casado” en Las Vegas no implica que la humanidad olvida su historia, sino que está construyendo la propia y quedamos nosotros para corroborar el antecedente que somos de lo cual hoy celebran los otros.

Si bien, la Modotti murió en 1942 y Elvis en 1977, ella se convirtió en una figura relevante para la iniciativa feminista ahora vigente; sus imágenes fueron un reto en su momento y hoy mantienen su vigencia porque presentan sin ambages la riqueza de la cultura natural en los pueblos.

“El rock de la cárcel” resultó una insolencia para los conservadores que retaba Elivs, sin embargo, parece una prueba social superada –de alguna manera; por otro lado, “Las dos mujeres de Tehuantepec con jicalpextle” tienen vigente una lucha interna y hacia el exterior por dejar claro cuál es su rol en la sociedad que a veces parecer haber dejado la sumisión solo en las fotos de arte, pero muchas otras nos muestra que la realidad al respecto se ha quedado estática, como en las fotos de la vida cotidiana.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
15 Agosto 2017 04:00:00
Entelequia
Si encontrásemos la belleza en el presente, muchos suicidios evitaríamos. No hablo en sentido figurado sobre esto, es más propuesta que ensoñación.

Junto con la petición implicada en este texto evidenciaré mi ignorancia sobre lo que existe fuera de mi caverna personal, pues no imaginé la cantidad de personas que invierten su vida y nuestro dinero en estudiar lo que a nadie es útil.

Hace algunos días participé en un importante encuentro nacional sobre problemas para la enseñanza del español. Mi corazón palpitaba como loco al saberme afortunadísima de estar presente en donde un grupo de estudiosos de la literatura vertería todo su saber, saber cultivado en las más importantes universidades de nuestro país. Y ándale que me resbalé.

Nada digo del profundo conocimiento atesorado por una gran cantidad de maestros mexicanos, lo único que discuto es la funcionalidad de ello. Ustedes me darán la razón cuando les cuente los temas de sus estudios: El uso del participio verbal en la poesía del Renacimiento; los diversos significados de la palabra “bicho” estudiada en los diccionarios de 1789; de cómo los artículos periodísticos tienen el argumento en la primera línea.

He cambiado algunos términos para proteger a los inocentes, pero luego de conocer sus empeños –y saber que yo de plano escribo cualquier cosa menos artículos periodísticos- ya comprenderán la causa de mi tristeza cuando observamos que quienes tienen la información –y los recursos- al dedicar su vida a los asuntos académicos, habitan en el limbo de las entelequias, y los problemas para la enseñanza del español les importan un bledo –bledo: del latín “blitum”. Cosa insignificante, de poco o ningún valor- .

Mucha leña aporta al problema el hecho de la élite intelectual que conforman ciertas universidades. Sus integrantes, con docta certeza, se asumen como los propietarios del saber decimonónico y ni siquiera se percatan de cómo la vida bulle fuera de sus campus con una realidad muy otra a la de los sustantivos propios contenidos en El Decamerón.

Hace un par de años, una chica de Nuevo León determinó suicidarse por la profunda tristeza que le causaba la lectura de ciertos poemas trágicos, cuya realidad literaria le parecía la única, así como consideraba que la belleza posible estaba sólo entre autores del romanticismo. Es decir, ella consideró que nada podía fabricarse con el presente que tenía entre las manos, pues los materiales disponibles quedaron años atrás.

Ya, en serio, señoras y señores, no es justo que millones de profesores nos acabamos las horas y los minutos por mejorar la realidad de otros tantos jovencitos escuelantes, mientras un montón de literatos presentes y en cierne se cortan las venas por los versos de Safo y Anacreonte, ignorando que puede haber mucho más dolor en el corazón de un muchacho de secundaria.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
12 Agosto 2017 04:00:00
Vaivén inquisidor
De estar vigente la Inquisición, yo hubiese ardido ya en leña verde alimentada por los vecinos que me ven cada mañana entumiéndome en las aguas heladas de la acequia. Nadie creerá que es una prescripción médica el baño frío matutino, la exposición al aire puro y el desdén soberano al prejuicio ajeno.

Esta noche, a diferencia mía, Julión Álvarez y Rafa Márquez no dormirán como benditos gracias al baño frío, porque pende sobre ellos una espada cuyo peso, cualquiera que este sea, romperá el hilo del cual se sostiene sin previo aviso y sin razón alguna.

Los especialistas en derecho civil y penal no ven con mucho entusiasmo el optimismo del cantante –del futbolista no sé nada- quien está parado en esa filosofía profunda y respetable de los rancheros. El caso, dicen, que ser mencionado siquiera en un proceso del tipo en el cual lo involucran, implica la muerte civil por lo menos, en el mejor de los casos, durante cinco años.

Hace unas semanas transmitieron en televisión de paga un programa con entrevistados del FBI, quienes afirmaron que los mecanismos para marcar como sospechoso a un individuo eran impredecibles. Familias completas perdieron su identidad, su relación y, ya lo menos importante en esos casos, sus posesiones.

Lo irracional de todo esto es cómo las leyes tazan el nivel de peligrosidad de un sospechoso –como sea que haya llegado a esa tipificación-, pues estos dos hombres no podrán trabajar, disponer de su dinero, gozar el usufructo de sus propiedades, ser patrocinados durante el largo tiempo de la investigación que bien puede terminar con una sentencia o un “usted disculpe”. Mientras tanto, otras organizaciones relacionadas con actos de violencia extrema pueden continuar sin remordimientos.

Me viene a la mente el grupo Legión Holk, directamente relacionado con los tristísimos acontecimientos de Nuevo León. Se encontraron suficientes elementos para determinar que ejercía una influencia importante entre los jóvenes adscritos a ella por redes sociales; sin embargo, hoy mismo yo podría darme de alta en sus grupos.

La anarquía de las medidas cautelares, como en tiempos de la inquisición, sigue todavía el vaivén emocional que caliente el contentillo de los legisladores en turno.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
11 Agosto 2017 04:00:00
Patriótica panza
No en plena conciencia; tal vez desde el subconsciente brotaron los efluvios del caldo que Rius, junto con Gabriel Vargas, hizo en mis entrañas juveniles y hoy, tras su muerte, vienen a brotar con el asunto de la panza.

Yo les hablaré de otras panzas, las extranjeras, a propósito de mi teoría medio peregrina de que la nacionalidad, el patriotismo, la identidad cultural, no se lleva en la bandera, ni en el color de piel ni en la anatomía; no precisamente en el idioma ni en la vestimenta, sino en el estómago.

Leyendo la novela de C.M. Mayo, El último príncipe del Imperio mexicano, caigo en la cuenta de la algarabía de fuegos artificiales que se celebraba cada noche el Castillo de Chapultepec tras las llegada del emperador, la emperatriz y toda su europea corte.

En no pocos capítulos las autora retrae las quejas enviadas a ultramar, de ida y vuelta, en donde se hacía alusión a los alimentos picantes que debían de comer en México, a los insectos que hubo de engullir Carlota en su viaje a Yucatán; no se deja de mencionar la manteca de puerco que, a cambio del aceite de oliva, vino a instruir las panzas en un entrenamiento digno de un miliciano.

En el tema de los ruidos, las flatulencias y los desvíos intestinales, supongo yo, no hay clases ni títulos nobiliarios, por lo cual sé de cierto que desde el chef francés hasta el emperador mismo, abonaron bastante a las turbulencias sonoras en aquel importantísimo lugar.

La patria construye, antes que nada, la panza de sus ciudadanos. Aún no se pronuncian a cabalidad dos frases completas, cuando ya el estómago se cultiva con las especias de la India, los arroces de Oriente, los chilitos de México. De esta manera uno bien podría ir por el mundo sin necesidad de pasaporte: Cuando haga falta demostrar la nacionalidad, que nos pongan un buen plato de chilaquiles y la cosa estará hecha.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
10 Agosto 2017 04:00:00
Desnudos de plumas
Había unos pollos en el rancho. En ese rancho siempre había pollos chiquitos, blancuzcos o pardos, nunca amarillos como en mis libros de la escuela, pero tenían lo suficiente para no confundirlos con otro tipo de ave.

Con esos pollos me sucedió lo mismo que con el gato: Por años tuve la certeza de estar mirando a los mismos animales, porque no cabía en mi mente la posibilidad de haberme comido a aquellos o la muerte de este.

El gato lo encontramos en la casa citadina e insistí tanto en quedármelo que mi madre aceptó, siempre y cuando lo cuidara una señora del rancho. Los pollos eran habitantes huéspedes de la señora del rancho. El gato jamás creció; los pollos tampoco.

Con el gato nunca se me ocurrió tomarme una foto; con los pollos tengo varias. La más memorable es una en donde aparezco rodeada por ocho animalillos zancones, hacia quienes estiro mi brazo cubierto por una camisa bastante masculina en tanto miro hacia la cámara con unos ojillos desvelados apenas visibles por debajo de mi sempiterna melena despeinada.

Esa fotografía tiene la característica de las fotos proverbiales: Son un gatillo para denotar recuerdos. Aunque no está presente en la imagen, me viene a la memoria el gato sempiterno, el tractor, la trilladora, el trigo, el granizo, los limoncitos junto al maíz, mi abuelo, la barda para escapar, la plaza, el policía, un carro de paletas.

Usted puede descubrirla en el cajón menos pensado, pero existe, eso es un hecho. En lo personal, debo agradecer a los pollos que hicieron la hazaña de convertirse en mi foto detonadora, porque tengo muchas pruebas de cuántos tienen esa herencia en una imagen de cuando son bebés y están sin ropa, sin nada de ropa. ¿Le suena conocido eso?

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
09 Agosto 2017 04:00:00
Un suéter raído
Junto con algo nuevo, algo prestado, algo azul y algo viejo, la lista debería componerse con un suéter raído, prenda que no entra en el rango de viejo, pues no es ésa la característica que lo vuelve esencial en la vida de una mujer, sino su condición de ajado.

Mi hermana debe haber tirado por lo menos dos de mis ejemplares más queridos, y con ellos partió cierta historia vital que pende de un hilo en mi memoria cada vez más endeble. Uno azul fue el más memorable, con su cremallera interminable y resistente a todo, su tejido grueso, pero presto a abrir ventanas ante la insistencia de un dedo nervioso entre las puntadas de macizo.

Debió quedarme muy bien cuando lo compre, considerando que cargué con él desde alguna ciudad en Estados Unidos en donde alguna tienda de cadena ofertaba la ropa de invierno al dos por uno. Esto último lo sé porque tuve también un ejemplar color cocoa, del cual apenas tengo referencia en mis recuerdos.

El azul me acompañó en el frío, la lluvia, el granizo, la prisa, la espera. Me abrazó cuando trataba de adivinar el sexo de mi hijo, me cobijó cuando velaba su respiración, luego estuvo dispuesto a ser prenda de interior bajo las gruesas chamarras de invierno.

Después de cada lavada, siguiendo las advertencias de mi madre, se hacía holgado como ninguno, y entonces parecía convertirse en un anciano sabio y acogedor para resguardarse en él con ese sentimiento de quien llega a casa.

Estaba lo suficientemente raído como para quedarse para siempre con él, pero como no era una herencia de nadie ni un regalo de bodas, quedó en la categoría de desechable y mi hermana lo tiró.

No hay calidez más amorosa, no se encuentra suavidad igual en otra prenda. Ha de ser un suéter, será tejido, debe ser usado y raído, esto como prueba de las batallas que en la vida ha librado, lo cual le concede suficiente sabiduría como para quedarse para siempre con nosotros.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
08 Agosto 2017 04:00:00
Soy un libro abierto
Mi primer libro completito fue Los hijos de Sánchez. Sumaba yo 14 años y mis posibilidades se cernían a dos opciones, una era dicha novela de Oscar Lewis y la segunda, El sombrero de tres picos, de Alarcón. Si consideramos a éste como un mamotreto de casi mil páginas, la suerte estaba echada para mí.

No sé si los enredos e intrigas resueltas por el testimonio de dos burras en El sombrero de tres picos hubiesen hecho de mí una persona diferente, quizá más sencillita y conservadora, lo cierto es que las lecturas sobre la fatalidad social que rodea al ser humano han sido, desde entonces, un vértigo insalvable.

Uno no se pone a divagar sobre las razones por las cuales inicia con la lectura de algunas páginas y se pega a ellas como una lapa en supervivencia, eso sería como dudar incluso de la duda, diría Descartes, y jamás llegaríamos al disfrute de una obra literaria. Esto sucede solamente hasta llegar a la segunda o tercera lectura, cuando las comparaciones son inevitables.

Alguien quien me compartió la herencia emocional de su primera lectura completa, un librito llamado la Ciudad Azul, afirma que el secreto radicó en cuánto ese texto le permitía imaginar los personajes y los escenarios, incluso puede describir los sonidos que hacía un legión de caballeros dispuestos a acabar con la ciudad.

Tal vez, solo tal vez, haya sido ese personaje femenino quien pugnaba por salir de la dinámica familiar de los Sánchez, y en ese intento vestía su traje pobre, pero impoluto, llenándose todos los días los taconcitos –que yo imaginaba celestes- del lodo en la calle frente a su casa. Mi casa tenía enfrente una calle sin pavimentar, y yo soñaba con un traje azul.

Las relaciones íntimas que vamos entretejiendo con las lecturas que nos abordan a lo largo de la vida, de muchas maneras nos construyen nos hacen crear esperanzas y creer posibilidades. Tal vez mi apasionado interés por la circunstancia social de las personas nació con una novelita semanal en donde una chiquilla acaba por suicidarse ante la complicada problemática familiar.

Nunca lo sabré de cierto, pero negar a todos los personajes que me construyen será un acto tan vil como el de la madrastra de Cenicienta.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
04 Agosto 2017 04:00:00
Mujer portada
El comportamiento humano resulta inexplicable en tanto no se viva la experiencia de una clase de maquillaje para mujeres; entonces, cualquier otra cosa es asequible.

Dar con el lugar sede es fácil 15 minutos después de la hora: Las mujeres llegan tarde porque así es su reloj biológico. Hay un hacinamiento de autos colocados en las posiciones más inverosímiles, alojados en espacios imposibles, unidos más allá de cualquier posición del Kama Sutra.

Los riesgos desaparecen de los estacionamientos en donde el evento tendrá lugar: Nadie piensa en emergencias posibles y las conductoras encuentran viable colocarse en baterías inventadas in situ y solo para la ocasión. Las interrupciones de la organizadora serán constantes preguntando por el auto celeste que está frente a una cochera; entonces, un coro de angelicales voces discuten si puede ser el suyo aunque éste es “grisecito” y aquel tirándole a cielo.

El orador se desgañita vociferando las mil maravillas del novedosísimo producto –con nombres que resultan, por supuesto, de extrañas gramáticas en inglés-; explica sin egoísmo sus mejores técnicas para usar tres capas de un producto, cuatro de otro y una final de un tercero. Nadie escucha,

Las mujeres se tallan el rostro con las estrategias practicadas a lo largo de su vida, aprendidas no sé dónde y quién sabe cuándo. Las caras lavadas que arribaron al lugar se van transformando en rostros ajenos, máscaras inesperadas de otras mujeres distintas.

El orador desespera. Las mujeres murmuran. Él maquilla a una guapa modelo cuya expresión lapidaria no permite a las asistentes imitarlas, pues hay demasiados gestos productos de la equivocación, la duda, el susto, la incertidumbre de estar volviéndose otra y no lo que se esperaba.

Nadie atiende ya. Cada quien es dueña de sí misma. Las puntas de los dedos se aferran a hisopos, algodones, toallitas húmedas para corregir, aumentar, disminuir, disimular. Ocho capas y se termina. Los espejos son insuficientes.

Los ojos se abren, los labios se enhiestan, los colores rebullen. Felicidades: Todas quedaron hermosísimas.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
03 Agosto 2017 04:00:00
Tóqueselo
No bien se asomara por la carretera un hombre de a pie, sólo o acompañado de un perro único o de una piara; ya fuera expendedor de paletas o escobas, nada impedía a mi abuelo detener su loca carrera de 60 kilómetros por hora para ordenarle al viandante que trepara a la caja azul del vehículo, con toda su compañía y cargamento, a fin de acercarlo a su destino.

Por la historia oral con la que he reconstruido en girones la vida de don Felipe -que Dios lo tenga atándose el pantalón con u cincho- concluyo mil caminos andados a pie, con huarache o sin él, bregando por la vida en las rancherías de la Sierra de Arteaga. Esa razón lo llevó, ya en la opulencia, a levantar a cualquiera con menos recurso que él.

Otras manías también debió desarrollar en esos andarse inciertos que tuvo la mitad de su vida, una de ellas, la de atar el pañuelo al ver un cortejo, echarse sal por la espalda si caía el salero, aprender La Milagrosa al revés por si alguna bruja en el camino.

Yo no ato el pañuelo –ni siquiera llevo uno- si me cruzo con un sepelio, pero apenas atisbo la escena, me acuerdo de él. Tampoco de mojo con saliva la punta del dedo índice para tocarme el lóbulo de la oreja mientras digo “San Ramón, pónle un tapón” para evitar un regaño, pero cada vez que adivino reprimendas, me acuerdo de mi prima Blanca y nuestras aventureras andanzas en el rancho.

Algunos familiares se tocan el sombrero, otros el brazo izquierdo; muchos tocan madera o se lavan las manos; otros se persignan y rozan sus labios con la señal de la cruz. Hay quienes vuelven la ropa puesta del revés hasta que el reloj marque las doce, otros levantan pronto la tortilla caída para evitar una larga visita. Las creencias de las personas cercanas puede que no se nos queden como una herencia particular, pero su recuerdo sí nos mantiene lúcidos para saber quiénes somos y de dónde venimos.

Siendo así, tóquese el lóbulo de la oreja, lo peor que puede pasar, es que lo atropelle una andanada de muy lindos recuerdos.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
02 Agosto 2017 04:00:00
Salir con hombres
El reglamento para señoritas maestras, supuestamente vigente en 1923, causó revuelo hace una década, cuando circuló por un incipiente internet sin redes sociales. Las reglas que lo conformaban dejaron boquiabiertos a muchos, aun considerando la época.

Ahora se afirma, con argumentos históricos, que el dichoso contrato es falso; sin embargo, si lo analizamos bien, muchas de las normas establecidas en él fueron exigencias reales no solo para las profesoras de párvulos, sino para cualquier hija de familia.

No casarse, no beber licor, no vestir colores brillantes, no maquillarse –reglas del susodicho contrato apócrifo- fueron leyes que los padres de familia establecieron todavía 30 años atrás, pues yo tuve compañeras de escuela a quienes les estaba prohibido todo lo anterior, con agregados como el siguiente: No ser alérgica al jabón en polvo con el que lavaba su ropa.

No andar en compañía de hombres, a menos que sea el hermano o el padre, fue una regla aplicada a una mujer muy cercana a mí: Por guarecerse de la lluvia en la misma terraza que un compañero de escuela, la obligaron a casarse con él.

Mantener limpia el aula, dice el contrato de marras. Bueno, sin saber si sería maestra algún día, yo debía fregar el patio un día y lavar el baño el otro, antes de ir a la escuela; poner el pino de Navidad costaba una limpieza profunda a la cocina.

Quizá sea falso el documento como tal, pero las reglas de quien manda en la realidad no distan mucho de aquellas. Usted mismo sabrás de jovencitos, hombres y mujeres, que antes de salir a la escuela deben de proveer a sus hermanos de alimento y cuidado ante la situación de sus padres.

Es evidente que todas esas reglas, inventadas o no, estaban hechas para evitar el murmullo y la mala interpretación; el problema era que ya una mujer que trabajada, en esa época, no era bien vista así portara cuatro enaguas y dos refajos. En conclusión, no hay reglamento suficiente para acallar la voz de quien mira y juzga.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
01 Agosto 2017 04:00:00
Mamá maligna
Mayores réditos daría ser una mala madre. La bondad, parte del deseable perfil de ingreso a la maternidad, no causa asombro ni deja huella, por lo menos así lo demuestra la literatura tradicional cuando aborda temas de familia.

La peor madre del mundo fue identificada por una chiquilla de primaria. Le impartía a su grupo de primero un taller de análisis de textos; considerando la edad, elegí Caperucita Roja por ser un cuento universal y con todos los personajes necesarios para reflexionar sobre los roles en la vida, la moral, la toma de decisiones.

Al final, Caperucita no resultó tan universal, porque los niños dominaban más la temática de Iron Man, pero trabajamos duro y la conclusión de una pequeña fue que la madre de la protagonista era el ser más repugnante y maldito del mundo: Qué mamá en el mundo mandaría a su hija sola para atravesar el bosque; es inexplicable que no haya ido la madre misma o bien, madre e hija, a visitar a la abuela; nadie entiende cómo permitió que la abuela viviera sola en lugar de levarla a casa y atenderla.

Las razones expuestas por mi novel crítica de textos fueron irrefutables, como también la posición que ella hubiese tomado en lugar de Caperucita si le daban semejante mandato: se negaría rotundamente a ir además de amenazar con una demanda en Derechos Humanos y la policía. Así dijo.

Terminada la sesión, se vino una andanada de mamás malignas, cuya fama trasciende las épocas, las generaciones, las ventas de libros en forma de madres o de madrastras, mientras que las buenas progenitoras no dejaron ni su nombre para la posteridad. ¿Alguien sabe cómo se llamaban las madres de Blanca Nieves, Hansel, Gretel o Cenicienta? En cambio todos dan santo y seña de la malvada sustituta, quien se ha ganado, incluso, un preponderante lugar hasta en el cine.

Consolémonos con la idea de que ser buena madre nos acerca al cielo, pero a la fama, definitivamente no.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
28 Julio 2017 04:00:00
Nescafé
Tardé bastante en comprender que el Nescafé no era el proverbial nombre del café soluble, sino una marca de éste. Junto con el descubrimiento, me enteré de cuánto mi vida se dividió en antes y después de él.

Ofrecer café en una casa del rancho no era discutible, ni la aceptación ni el tipo de bebida. La invitación implicaba un pocillo azul o una taza de cerámica con humeante café recién hervido y todavía con algunos asientos flotando en la superficie, pues a menudo el expendedor lo molía tanto que ningún colador retenía lo suficiente.

Un día me di cuenta que la situación económica en casa parecía mejorar: En el refrigerador había jamón y en la alacena un frasco de Nescafé. No dejó de aparecer la bolsa de café Oso, pero la ostentación del frasco como un reto se convirtió, en esa época, en símbolo de vanguardia y avanzada. El acabose se presentó cuando llegó a las casas rurales para apoderarse de sus mesas.

La dominación fue lenta: inició como una sugerencia, luego como una condición de buen estilo, posteriormente como marca de poder y ahora mismo es indispensable.

No sólo dejó de hervir el grano recién molido en las ollas del rancho, sino que ofrecerlo al visitante local es, a menudo, una afrenta, pues es del general conocido que allá se toma Nescafé.

La moda del café en grano regresó en modo gourmet. Los citadinos convertimos el ritual de consumirlo no ya en la cotidianidad de una casa modesta, sino en un acto de aparador cuya primera condición es renunciar al café soluble, como sea que se llame.

Al rancho no volverá. El café soluble posee sus almas y borró la historia en sus paladares. Quienes nos aferramos a él, somos los raros que nos empeñamos en hacer difícil algo tan sencillo como mezclar polvo con agua.
Seamos raros, pues, a pesar del Nescafé.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
27 Julio 2017 04:00:00
Chimichangas
La fantasía nunca fue tan peligrosa como en nuestros días. Darle vuelo a la imaginación era un acto natural en los niños del pasado, que no hacerlo lo llevaba a uno al sillón de los sospechosos.

Yo siempre estuve rodeada de hermanos mayores estudiando alguna ciencia y eso me condenó a convencer a mi compañera Carmen de que no resultaría embarazada porque Juan le robó un beso de su boca; como sea, no pude contra el discurso convincente de su abuela quien le contó cómo fue que engendró a su primer hijo.
Como es evidente, ciertas fantasías no eran del todo convenientes, pero aquellas que permitían prefigurar posibilidades, evadir por un momento la crudeza de la vida y generar esperanza, esa sigue siendo necesaria.

En los libros de texto autorizados la fantasía no está prohibida, pero tampoco permitida. Un autor puede contar cómo alguien tuvo tanta inventiva que escribió mil libros y mil noches, pero el niño que estudia eso solo tiene permitido conocer la historia, analizarla, pensar en cómo usar la información y compartir sus aprendizajes con el grupo.

Hace un par de años hube de resolver el caso de un niño cuya creatividad rebasaba los límites permitidos por los exámenes estandarizados. La profesora de sexto le pedía que escribiera un cuento de ficción –con ciencia, porque de otro modo sería rechazado-. El chiquillo sacó de su bolsillo la increíble historia de “El bosque de las chimichangas”, en donde se debatían ciertos personajes cuya única herramienta era ese mexicano alimento. Como adivinarán, quedó reprobado al instante y sin que nadie se hubiese tomado la molestia de leer el cuento que, en lo personal, me hizo recordar algunas tramas de Asimov.

Yo no digo más, dejaré que hable Oscar Wilde: “un mapamundi en que no figurase la utopía no valdría la pena de ser mirado, pues faltaría en él el único país al que humanidad arriba a diario. Y apenas en él, mira más allá, y divisando una tierra aún más atractiva, vuelve a poner proa hacia ella. El progreso no es más que la realización de las utopías”.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
26 Julio 2017 04:00:00
Egoísmo permitido
Los modelos son inevitables. Si trasladó la idea a esas personas con el cuerpo, la cara y el cabello rayando en la perfección, entonces usted tiene una mente entre sucia y contaminada, porque yo me refiero a modelos sociales.

No bien un bebé puede asir algo con sus manitas, ya la sociedad hace una selección de los objetos buenos o malos, prohibidos o permitidos, convenientes o inconvenientes para que se convierta en un ser humano deseable –otra vez, la alusión no refiere a los otros modelos.

El de la familia es quizá el modelo más impactante y con mayores consecuencias en nuestras vidas. En casa cada quien juega sus roles, en la escuela, nos enseñan a dibujar dos papás, dos hijos y un perrito; desconozco qué tienen los paradigmas sociológicos contra los gatos). La casa proverbial sigue teniendo dos aguas aunque la mayoría de los niños nunca hayan visto una así en la vida real.

Además de la estructura y jerarquía familiar, las actividades de cada miembro también están perfectamente modeladas; el tema de la comida, por ejemplo, toca a la madre. Un papá involucrado en la cocina, es una excepción que se luce ante otros.

Cocinar rebasa el mero hecho de preparar alimentos: Una mujer de bien cocina para que otros coman sus maravillas porque, de otro modo, el flagelo histórico con el que cargamos, la acción parece no tener sentido. Esto ha derivado en mujeres viudas, divorciadas o solteras que viven solas sencillamente dejan de confeccionar comidas completas porque no les parece necesario empeñarse si van a consumir sin compañía sus alimentos.

Disfrutar de la comida preparada para sí mismo no entra en el pliego de pecados capitales, pero la dependencia cultural nos asalta en el pecho con un reclamo impreciso sobre la necedad de cocinar cuando no hay para quien hacerlo, como si nosotros no fuéramos un “quien”.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
25 Julio 2017 04:00:00
Busque en las tumbas
Las causas que nos llevan a la tumba en la actualidad se mueven en una lista macabra del hit parade cultural: Todo indica que nosotros mismos determinamos las formas de extinción cuando decidimos, con todo conocimiento de causa, llevar una vida perniciosa.

Vivimos en la era de información: En un minuto adquirimos datos suficientes para tomar decisiones sobre cómo mantener la salud, la forma y el ánimo. La ciencia se desgañita divulgando por los medios menos pensados sus descubrimientos respecto de cómo alargar la vida y vivirla con calidad. Con todos sus esfuerzos, hay algo que ha desbancado al conocimiento y la cordura para mantenernos vivos a nosotros y a los otros; la ganadora en la carrera por la muerte
innecesaria es la ignorancia.

Si queremos saber más sobre las posibilidades de la mente y la filosofía de la memoria, busquemos en la tumba de Giordano Bruno; ahora bien, los interesados en ampliar su saber sobre las formas para capitalizar el conocimiento y el sentido común, vayan a la tumba de Sócrates.

Los científicos ingleses Lanox, Giles y Boyd, quienes estudiaban el deshielo en el Ártico, murieron en muy extrañas circunstancias en un periodo de 30 días.

Esto no fue durante la inquisición, sino
cuatro años atrás.

Si a lo anterior le agregamos la muerte social que han sufrido muchos pensadores contemporáneos como pena por expresar ideas diferentes a las que rigen el poder en turno, nuestra suma de conocimiento bajo tierra pudiera equipararse al que aplaudimos todos los días porque está a la vista.

La ignorancia y el fanatismo han sido los máximos verdugos en la historia de la humanidad, y no hay un fecha de caducidad para su vigencia, sea que hoy en día hayan intercambiado nombres con la burocracia o la demagogia, seguimos perdiendo sabios todos los días.
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
21 Julio 2017 04:00:00
El huevo pasado
Los horarios laborales en toda clase de industrias, empresas, fábricas, instituciones, corporativos, tiendas o mercados no deberían establecerse sino posteriores a una encuesta realizada a las esposas de los empleados.

La esposa de un obrero, por ejemplo, es parte fundamental de la productividad en las plantas industriales. El actuar de esta mujer determinará los lugares privilegiados en los resultados del mes, la meta “cero accidentes”, las relaciones cordiales entre compañeros, superiores y subalternos.

El secreto radica –y este es el problema con el asunto- en un acto que es tan determinante en la historia de los matrimonios mexicanos, cuyo devenir anuncia, incluso, la permanencia o el divorcio. El escabroso tema es: preparar el lonche.
Si un director de empresa se ocupara por conocer los altos índices de odio y rencor que genera el tener que preparar lonche al marido, se daría cuenta que nunca es conveniente tener por enemiga a una señora en esas circunstancias y establecería horarios que atravesaran en activo las horas de comer, a fin de que cada cual fuera a casa y tomara los alimentos en santa paz.

Haciendo cuentas, si un matrimonio promedio inicia a los 25 años de la pareja, al marido le restan más o menos 35 de empleo. Multiplicado por los días de la semana trabajados, estamos hablando de que la sacrosanta mujer hubo de confeccionar alrededor de 10 mil lonches. ¿Acaso no santificaría eso c cualquiera?

Ahora se preguntará cómo se relaciona esto con los huevos aludidos en el título. Más allá de pensar en cinco mil –de los 10 mil- lonches hechos a base de él, relaciono el tema con otro forma de esclavitud y castigo que ejerce esta sociedad sobre la mujer casada: Los aciagos años en tanto los niños cursan preescolar y primaria: La cantidad de cascarones que deben reunirse, lavarse, decorarse y rellenarse, ha creado en el género femenino otra fobia paralela de la cual hablaremos luego.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
20 Julio 2017 04:00:00
Por ahí
Mi vida no fue la misma tras la pregunta aquella que me hiciera mi asistente: ¿A dónde va la basura de la computadora? Mi existencia posterior está neciamente dedicada a encontrar los síntomas de cualquier repositorio a donde sea que viajen esos desechos; hoy, creo tener una pista: Todo está “por ahí”.

En toda cultura, en cualquier idioma y sin distinción de usos locales, las personas no tienen empacho en afirmar que los objetos extraviados están “por ahí”. Esta región abstracta en el universo filosófico del ser humano sencillamente no tiene llenadera.

En Yucatán dicen -cuando tratan de encontrar algo- “lo busco y no lo busco”; el segundo “busco” es el “por ahí” norteño, puesto que significa que aún no se puede dar por perdido definitivamente, es sólo que no se ha dado con las coordenadas de ese insondable espacio que bien le haría competencia al Triángulo de Las Bermudas.

Las abuelas y las madres avientan la frase como asir una espada amenazante. Si alguien osa darles por respuesta que no encuentra algún objeto –a veces aplica para las emociones- entonces sale, de forma natural y tajante, un “por ahí debe de estar”. Esta palmaria y parca frase lleva implícito a) no lo has buscado bien; b) sé en dónde está pero no lo diré; c) eres muy descuidado; d) saldrá a tu encuentro en cualquier instante.

“Por ahí” tiene la capacidad de resguardo igual al resultado de multiplicar las posibilidades cerebrales de los siete mil millones de habitantes terrícolas. Está ubicado justo donde termina el arcoíris y sólo las madres y las abuelas tienen la dirección
exacta.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
19 Julio 2017 04:00:00
Trauma postelevisivo
Me acuso de insistir –sin efecto- a una ex alumna para que activara una red social a fin de participar en un proyecto didáctico cuyos resultados prometían dotar a los muchachos amplias habilidades para la socialización de sus conocimientos. Ella no alcanzó ese propósito conmigo, pero sí desarrollo magníficas competencias para aprobar mi clase sin cubrir todos los requisitos previos.

Dijo llevar terapia sicológica, cuyas exigencias incluían cancelar cualquier red social habilitada a su nombre y ejercitada por ella. Al mismo tiempo, yo tuve la “magnífica” ocurrencia de hacer una campaña de ortografía utilizando Facebook; en estas circunstancias, le sugerí abriera una cuenta exclusivamente para la campaña, pasando por alto que, al fin y al cabo, quedaría nuevamente expuesta a miradas ajenas.

Ella no reabrió su red, yo no la reprobé y todos salimos ganando; en particular una servidora, porque tras la experiencia, reflexioné con mayor profundidad sobre los mensajes que los niños y jóvenes están recibiendo vía internet y televisión.

Llegó a mí, en primera instancia, el capítulo de una telenovela en donde una mujer es secuestrada con violencia extrema justo frente a su hijo de seis años.

El niño queda bajo la protección de su padre y una tía durante un periodo en el que tienen que huir, esconderse y cambiar de identidad; al final, todo se arregla y viven felices para siempre. ¿Puede un menor salvar ese recuerdo con el reencuentro de sus padres y borrar para siempre el miedo?
La cascada posterior estuvo compuesta con mujeres golpeadas frente o por sus hijos; adolescentes agredidos física y verbalmente de la peor manera; ancianos enfermos y abandonados; jovencitas violadas; homosexuales relegados. Al final, a todos les llega un aire de libertad y resuelven sus problemas sin odios ni rencores. ¿Se logra eso en la vida real?
La lucha entre la ficción televisiva y la realidad es un enfrentamiento diario de todos, aunque prioritariamente de niños y adolescentes quienes tienen más problemas que los adultos para aceptar –si no comprender- el mundo tal como sucede.

Mi alumna ha salido adelante, pero habrá muchos otros que aún se debaten entre vivir la vida de un personaje o sobrevivir la suya.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
18 Julio 2017 04:00:00
Iletradas
“Esta mañana cuando he abierto el correo electrónico y me he encontrado un mail ni más ni menos que de Claudia del Moral. Lo he abierto nervioso y emocionado y me he encontrado con esto. Querido Jorge, ante todo, cierra la boca. Es de muy mala educación leer los correos con la boca abierta y esa estúpida sonrisa en los labios”.

El párrafo anterior es de Claudia del Moral, escritora española de obras juveniles. Cuando se los leía mis alumnos de secundaria, el murmullo inicial de pereza se convirtió en excitación; cuando les dije que sí, también eso era Literatura, dijeron en coro: “¡Qué padre!”

Claro está, después de mostrárselo me hice una limpia con dos oficios ante mi director; envié las respectivas copias a la inquisitorial supervisora y luego expliqué a los adolescentes que ninguna palabra está prohibida en la narrativa, lo que no se permite es no tener un buen argumento para usarla.

Cuando los adolescentes tienen la fortuna de coincidir con alguien que les dé el código no tan secreto de la lectura, alguien quien tenga la certeza de que cualquiera puede cambiar la botella o la esquina por un libro, pasan cosas buenas en unos y otros.

En una encuesta por demás informal, pregunté a chicos de secundaria cuáles fueron las primeras palabras que escucharon de sus profesores de español al dirigirse a ellos; esto respondieron en las mayores frecuencias: a) córtate el pelo; b) no hables así. Las respuestas me llevaron a dos reflexiones importantes: a) por qué ese profesor no les dijo que hay mechudos como protagonistas de novelas, y b) hay literatura valiosa que usa el léxico criticado. Supongo que sustituir las órdenes por las posibilidades, en lugar de construir un muro entre alumno y profesor les abrirá una puerta.

De nada son más dueños los muchachos que de su habla y su complicidad. Yo no veo pecado alguno en mostrarles cuánto se puede hacer con sus palabras y también con las de Shakespeare y que no pasa nada si hacen una versión “emo” de Julieta. Sin importar su edad, han acumulado suficientes elementos vitales como para opinar de cualquier obra clásica o moderna, al fin y al cabo, ninguna es intocable.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
15 Julio 2017 04:00:00
Urgencia o necesidad
Estoy entre adjudicarle a la divinidad o a la urgencia la llegada a mis manos de dos textos sin relación ninguna, pero al final, tan trenzados como mi confusión para salir adelante en este mundo tan complicado.

El primero lo encontré en un diario digital, cuyas secciones especializadas tienen por autores a doctores en cuanta cosa un lector pueda necesitar. El caso que me ocupa lo abordó un sicólogo, quien argumentó sus razones para afirmar que la gente reflexiva y racional tiene graves dificultades para alcanzar la felicidad. En otras palabras, y por traer la versión de mi rancho, es más cómodo vivir en la ignorancia.

El segundo documento estuvo abordado a lo largo de las 300 páginas que conforman la novela Giordano Bruno, de Laura Vit. Toda la vida del italiano martirizado por la Inquisición estuvo atravesada por su pasión académica y la persecución de sus compañeros maestros en las academias y universidades al ver cómo los estudiantes se pegaban a él como moscas a la miel. En términos llanos, navegar sin pena ni gloria, no da la fama pero sí una vida larga.

En resumen, si usted tiene alguno de los siguientes síntomas, le adivinaré el futuro: Expresa opiniones propias, se adentra en una situación hasta comprenderla, reafirma su postura sin caer en veleidades, mantiene su versión de los hechos en pro de la honestidad, puede guardar la verdad pero lo es viable mentir, está siempre insatisfecho con su preparación, se muestra dispuesto a compartir todo su conocimiento, considera que destacarse en su trabajo implica mejores resultados para todos y no vanidad individual, se atreve a proponer, no teme a exponer una realidad contraria. Con más de dos, el devenir le espera complicadito en la sociedad en general y en el medio laboral en particular.

Después de leer ambos textos, encontré una receta infalible: Pase inadvertido, no opine, guarde silencio, no defienda a nada ni a nadie, no se prepare demasiado, comparta lo mínimo necesario, viva en la medianía. Aunque he tratado de encontrar el medicamento, al parecer sólo se oferta en el mercado negro por las muchas contraindicaciones respecto de afecciones a la dignidad y a la ética que provoca su consumo. Si lo encuentra y le funciona, nos avisa, por favor.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
14 Julio 2017 04:00:00
Le quieren cerrar el paso a Lula
Teodoro Rentería Arróyave

En las dos últimas entregas tratamos el tema de la ultraderecha criolla venezolana, misma que con el apoyo del poder internacional, trata de derrocar por la fuerza de la propaganda insana y con premeditados zafarranchos en las calles, al presidente constitucional y legítimo Nicolás Maduro.

Ahora nos enteramos, con toda oportunidad por un despacho del diario La Vanguardia de Barcelona, que la derecha criolla del Brasil ha maniobrado, primero para arrebatarle el poder con el apoyo de vulgares legisladores traidores a la presidenta constitucional, Dilma Vana da Silva Rousseff y ahora, mediante una chicana legaloide, cerrarle el paso a la primera magistratura al ex presidente, Luiz Inácio Lula da Silva.

Después de ese despacho urgente del diario barcelonés, prácticamente todos los medios han informado que un juez de primera instancia, SIN PRUEBA ALGUNA, ha condenado a Lula, quien tiene la mayoría de la preferencias para reelegirse en los comicios del próximo año, a nueve años y medio de prisión, que de persistir lo inhabilita para cualquier puesto público.

El juez Sergio Moro, se ha cuidado muy bien en su dictamen, ya que lo encuentra culpable de “corrupción pasiva” es decir no activa, y por lavado de dinero “por su implicación en la red de corrupción que se operó en Petrobras y que ha salpicado a una parte importante del establishment político brasileño”.

Lula está acusado por la Fiscalía de corrupción por supuestamente haber recibido 3,7 millones de reales -1,1 millones de dólares-, en sobornos a raíz de contratos suscritos entre la constructora OAS y Petrobras.
La Fiscalía lo acusa de haber recibido 1,1 millones de dólares “mismos que se habían utilizado en reformas de un apartamento tríplex en el balneario de Guarujá, en el litoral del estado de Sao Paulo, y el pago del almacenamiento de los regalos recibidos durante su gestión, entre 2003 y 2010”.

Sin embargo el inmueble, se asienta en el expediente, aparece en los registros como propiedad de la constructora OAS, una de las implicadas en el escándalo de Petrobras.

El veredicto de culpabilidad de Lula, uno de los presidentes más populares de la historia de Brasil, en efecto, tiene el propósito de debilitar sus posibilidades de llevar al Partido de los Trabajadores al poder en las elecciones de 2018., mismo que en los últimos meses ha consolidado su posición de favorito.

Esta lucha por la legalidad en contra de la derecha obtusa no se acaba, el ex presidente Lula y sus abogados han anunciado que apelarán a la sentencia, que carece de sustento, ante todas las instancias e inclusive ante la Organización de las Naciones Unidas, ONU; y no olvidemos que Brasil está gobernado por Michel Temer, quien llegó al poder al traicionar a su jefa Dilma Rousseff, de la cual era su vicepresidente, sobre él sí pesa una grave acusación de sobornos nada menos que de el principal fiscal federal de la gran nación sudamericana, Rodrigo Janot. ¡Qué asco!

Agradeceré sus comentarios y críticas en .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo), .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
14 Julio 2017 04:00:00
Arte oculto
Dentro de nosotros hay otro yo, uno que dejamos tan en el fondo que muchas veces ya ni nosotros lo reconocemos. Pero la noche, con todo y ser romántica, evocadora y apasionante, también tiene una cara maquiavélica, un sarcasmo estrellado que hace gala de su capacidad para descubrirnos lo que realmente traemos cargando en el interior.

El arte de ocultarnos es eso, precisamente, una obra que no cualquiera es capaz de lograr. El ser humano es mimético artificial: Cambiamos de color a placer, aunque al final de la jornada las formas de mi madre se pierden en la nada, diría Manuel Acuña, y acabamos por aparecer tal cual llegamos a este mundo. (Ahora entiendo por qué mi tía no quería bañarse con nadie porque siempre mostró una rubia cabellera que decía natural).

La humanidad oculta sus miserias: Los grandes vestidotes del pasado velaban las urgencias urinarias de muchas damas; las pelucas, calvicies, caspas y piojos. Heredamos esa necesidad de andar disfrazados y las mujeres tenemos colección de medias que bien esconden el piloso testamento paterno tan mal visto por los caballeros, y nadie nos dirá hirsutas en la calle, sino damas retro o remix. Las uñas mordidas encontraron buen resguardo atrás de geles y acrílicos infalibles para conformar la lista de las más famosas mujeres fatales.

Desde chiquillas se afina la maña de esconder barros y espinillas tras del flequillo; aprendemos también a lidiar con 40 grados de temperatura en pantalones para que nadie descubra nuestra poca habilidad para mantenerlas libres de rasguños, cortaduras y moretones.

¿Qué me dicen de las mangas anchas? Muy fieles solidarios para cuando la sesión depilatoria se alargó por falta de lugar en el salón, claro está, levantar los brazos deberá hacerse con tiento y talento: Que entre el aire, pero no salga la evidencia.

Los maquillajes de enjarre destinados para el cuerpo entero, pupilentes de colores, extensiones de cabello y lápices labiales mágicos que hacen a cualquiera boca de Angelina Jolie, están en esta larga lista de posibilidades para encontrarnos el otro yo.
13 Julio 2017 04:00:00
Huevos y gallinas
Si me apego a las clasificaciones generacionales, me encuentro a caballo entre los Baby Boomers y la Generación X. Ésta se caracteriza por los grandes cambios que aceleraron la madurez; aquella, por la valoración del trabajo y el rechazo al ocio. Lo que no tengo muy claro es si nosotros dimos los adjetivos o el nombre nos encasilló a nosotros.

Los grandes cambios presenciados por mi generación no fueron opcionales: a medio contrato laboral, anocheció y escribíamos en máquinas de escribir; a la mañana siguiente, había computadoras en nuestros escritorios. Igualmente la costumbre dictaba laborar en la ciudad de origen y de pronto, las bolsas de trabajo escolares nos ofrecían oportunidades de oro a tres mil kilómetros de distancia.

La vida analógica de la juventud temprana cambió sin previo aviso a nuestra primera adultez; de manera que las reglas incipientes de la virtualidad no fueron una proposición, sino un atropellamiento.

Discuto al inicio sobre las características que conservamos respecto de la generación anterior, porque, en general, éramos un grupo de jóvenes quienes no teníamos oportunidad para el ocio, sobre todo si se recuerda que pertenecíamos a familias con un promedio de siete integrantes, padres obreros y madres amas de casa, predominantemente. Esta característica parece la de mayor choque con la generación siguiente, conformada por jóvenes a quienes la permanencia laboral no sólo les resulta indeseable, sino inconveniente.

A final de cuentas, hablo de este asunto con usted porque tengo una pregunta sobre mi cabeza: ¿Las generaciones califican nuestro comportamiento o el bautizo que hacen de nosotros nos ponen en la inercia de una banda que nos lleva irremisiblemente a comportarnos como está previsto?

Esto de bautizar las generaciones me parece un círculo que, como el oxímoron, acaba por comerse a sí mismo sin saber en dónde ni cuándo dejará su espacio vacío.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
12 Julio 2017 04:00:00
Morir en Venus
Si osáramos posarnos sobre la superficie de Mercurio, el tiempo estimado para nuestra desaparición ocuparía menos espacio que el trozo más pequeño de un segundo. Un ser humano entraría en ebullición a consecuencia de los 430 grados centígrados o quedaría congelado a -170.

Venus ofrece la inmediatez del deceso. Las graves quemaduras y la ruptura de órganos, provocaría una muerte sin tiempo para darse cuenta de nada.

Marte, por su cuenta, con todo y parecer a veces tan asible y, otras, tan temido, sería magnánimo con un ser humano, considerando que, a diferencia de los anteriores, permitiría dos o tres segundos de conciencia antes de acabar con la vida debido a la presión atmosférica que rompería los órganos.

Júpiter ofrecería uno de los mejores espectáculos con sus vientos de 400 millas por hora y relámpagos más feroces que los emitidos por Zeus. El hidrógeno líquido de este planeta, con profundidad de 25 mil kilómetros, se asemejaría a un espejo que, de tan brillante, obnubilaría la vista. Como sea, no habría oportunidad para disfrutar de nada porque en milésimas de segundo un humano quedaría aplastado bajo la presión y envuelto en metal líquido.
Saturno, Neptuno y Urano nos evaporarían en milisegundos. Algunos satélites del primero, tal vez darían cuatro segundos de vida para mirar el universo. Bueno, el vacío mismo del espacio se anuncia con 15 segundos de oportunidad vital para sobrevivir a la falta de oxígeno en la sangre que bombea al cerebro.

Este recorrido fatal no está hecho con el afán de aterrorizar a nadie, al contrario, es una profunda reflexión sobre las bondades de los otros planetas, considerando que todos ellos dan un estimado exactísimo de cuánto tiempo viviríamos encima, dentro o al lado de ellos.

La Tierra, en cambio, nos mantiene en la incertidumbre. Nos da una esperanza de 80 años de vida, claro, siempre y cuando no nos alcance un tsunami o terremoto; descontando que no suframos ningún accidente aéreo, marítimo o carretero; sin considerar que no participemos en un ataque terrorista, nos asalte un ladrón homicida o nos alcance una bala perdida, además, será condición que sobrevivíamos a una bacteria desconocida, un mosco ignoto o certa lechuga con pesticida.

De tan terribles, todos los otros planetas resultaron más capaces de la conmiseración.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
11 Julio 2017 04:00:00
Historias de cama
Mi edad avanzada me permitió conocer los colchones de paja. Varios hatos eran desperdigados sobre una tela gruesa y bastante ruda para la espalda, aunque no tanto como para evitar que se fugaran algunas espigas puntiagudas y violentas.

Tomaban la forma del cuerpo, y lo hacían para siempre, pues aun sobre los gruesos cobertores se adivinaban hasta las partes pudendas de quien usaba esa cama hecha a base de metales chirriantes, cuya base era algo una suerte de artificio de mago por donde podía escurrirse el durmiente en cualquier momento.

Luego tuvimos colchones de borra. Duros como el alma de un dictador en donde estaba prohibido que durmieran bebés con pañal endeble, so pena de sobrevivir al olor de la orina por los siglos de los siglos, tiempo que solían durar esas piezas hoy de museo.

Como sea, mi recuerdo más vívido sobre esas camas con bases de resortes no incluye bebés, sino un perro negro, inmenso y evidentemente rabioso que entró a la casa cuando estábamos fuera. Con salto de malabarista, mi madre, dos hermanos yo estábamos encima del colchón con un terror irrepetible, justo cuando entró mi padre y nos salvó echando fuera al animal cuya existencia acabó un rato después.

Hoy en día el asunto de los colchones requiere de un médico, una gente y un abogado. Las especificaciones para elegir el adecuado implican una resonancia magnética contrastada para conocer los entresijos del esqueleto; es menester que sea interpretada por un quiropráctico o traumatólogo y luego encontrar las características justas en la tienda adecuada con un vendedor experto; si no es de nuestra satisfacción, procede una demanda por daños y perjuicios.

Es evidente que si en el pasado el insomnio lo causaba la espiga de la paja, hoy en día, dormir como Dios manda es un asunto que quita el sueño.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
08 Julio 2017 04:00:00
Zurrón
De mi balcón no cuelgan sus nidos las golondrinas. Algún recuerdo inmarcesible de la infancia me hace tenerlas por tan jubilosas como zurronas.

Me disculpo por dar al traste con el romanticismo en el cual puso Bécquer tanto empeño, pero la información, hoy tan al alcance de todos, ha derrumbado tantos mitos que la negrura de estas aves se convierte más en un aviso que la felicidad matrimonial anunciada para el hogar bendecido con un nidito de paso.

Ya he sido testigo de cuánto las golondrinas pueden fallar con la promesa antes mencionada, y si no nombro a los protagonistas de esa falla, es para proteger a los inocentes que se mantuvieron por años vaciando baldes con agua para tallar las cagarrutas del piso y, al final, no recibieron la felicidad eterna, sino más bien un resultado cual si hubieran venerado a un cuervo.

Ahora bien, la lealtad y la fidelidad que anuncian estas avecitas de angulosas alas, esa sí es una realidad comprobable, claro está, sólo en ellas, que nunca faltan a la cita anual para anunciar el verano. Otra cosa es querer encontrar las cualidades en los dueños de la casa elegida, porque, tengo para mí, ni la lealtad ni la fidelidad se transmiten por ósmosis o por aspiraciones de los efluvios que dejan a su paso las golondrinas.

En casa de una tía paterna cada año anidaron golondrinas en el zaguán. Como esa era la parte de ese hogar hasta donde uno podía compenetrar era muy común observar la conversación entre ella y mi madre liándose a manotazos con un helecho y dos listones, porque las macetas rebosaban de vida; al mismo tiempo, convenía a la visita usar la mano libre para cubrirse la cabeza, porque en cualquier momento las golondrinas llegaban con su blanco y sempiterno recibimiento.

Muy segura estoyde que Gustavo Adolfo Bécquer nunca fue a casa de mi tía, de otra manera no hubiese escrito su tan golondrino poema.
08 Julio 2017 04:00:00
Zurrón
De mi balcón no cuelgan sus nidos las golondrinas. Algún recuerdo inmarcesible de la infancia me hace tenerlas por tan jubilosas como zurronas.

Me disculpo por dar al traste con el romanticismo en el cual puso Bécquer tanto empeño, pero la información, hoy tan al alcance de todos, ha derrumbado tantos mitos que la negrura de estas aves se convierte más en un aviso que la felicidad matrimonial anunciada para el hogar bendecido con un nidito de paso.

Ya he sido testigo de cuánto las golondrinas pueden fallar con la promesa antes mencionada, y si no nombre a los protagonistas de esa falla, es para proteger a los inocentes que se mantuvieron por años vaciando baldes con agua para tallar las cagarrutas del piso y al final, no recibieron la felicidad eterna, sino más bien un resultado cual si hubieran venerado a un cuervo.

Ahora bien, la lealtad y la fidelidad que anuncian estas avecitas de angulosas alas, esa sí es una realidad comprobable, claro está, solo en ellas, que nunca faltan a la cita anual para anunciar el verano. Otra cosa es querer encontrar las cualidades en los dueños de la casa elegida, porque, tengo para mí, ni la lealtad ni la fidelidad se transmiten por ósmosis o por aspiraciones de los efluvios que dejan a su paso las golondrinas.

En casa de una tía paterna, cada año anidaron golondrinas en el zaguán. Como esa era la parte de ese hogar hasta donde uno podía compenetrar, era muy común observar la conversación entre ella y mi madre liándose a manotazos con un helecho y dos listones, porque las macetas rebosaban de vida; al mismo tiempo, convenía a la visita usar la mano libre para cubrirse la cabeza, porque en cualquier momento las golondrinas llegaban con su blanco y sempiterno recibimiento.

Muy segura estoy de que Gustavo Adolfo Bécquer nunca fue a casa de mi tía, de otra manera, no hubiese escrito su tan golondrino poema.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
07 Julio 2017 04:00:00
Frijoles con café
Dos recipientes proverbiales formaban parte en la cocina tradicional mexicana: El jarro para cocer los frijoles y la olla para hervir el café.

No voy tan lejos en el tiempo como para llegar al tiempo cuando la cocción de los frijoles y el hervor del café empezaba con la recolección de los primeros y la molienda del segundo; se trata nada más de la generación previa pasada, cuando las mujeres preparaban sus recientes para el remojo y el hervor.

Los jarros para cocer frijoles –artesanías hoy en día hermoseadas con detalles singulares y muy de ornato- eran tan panzones como sencillos, burdos al tacto y suficientes en vientre y boca para contener tantos kilos como bocas había en casa.

La boca del jarro tenía la medida perfecta para recibir como tapadera un platito hondo confeccionado en peltre. Ahí se colocaba agua que, conforme avanzaba la cocción, se calentaba lo suficiente para reponer dentro del jarro aquella que se evaporaba llevando consigo los efluvios que perfumaban toda la casa, la acera propia y la de enfrente. Cada cierto tiempo, el platito se encontraba vacío por dos segundos y lleno nuevamente para ofrecer, presto, el líquido necesario.

Respecto de la olla para hervir el café, se trataba de un escudo familiar. No era cosa de estar cambiando el recipiente metálico, el chiste residía en ir coleccionando las marcas grasosas que deja la espuma cuando eleva su nivel y amenaza con desbordarse, cosa que sucedía a menudo.

El nivel de autoridad ganado por una olla para el café se ganaba con los muchos desbordamientos de espuma, porque le iban dejando marcas y caminos a los lados, cuya huella se resistía a los detergentes más prometedores. Así, un recipiente digno para contener tan valiosa bebida, tenía cicatrices color ámbar, espacios oscurecidos por llevar impregnado el color de los granos molidos, a más de dos o tres abolladuras producto de incidentes inevitables en un traste que se usa a diario.

Ahora colocamos el jarro como un adorno reminiscente; la olla, si tuvo buen final, se volvió maceta –mas nunca una calabaza-. Sin embargo su esencia quedó extraviada en el recuerdo último de nuestra generación.


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
06 Julio 2017 04:00:00
Pecado de saber
De un tiempo a la fecha, la tipología de los pecados capitales se ha acrecentado con una falta que se hermana con la soberbia, prima de la altanería, madre del egocentrismo, por lo menos así lo hacen parecer quienes han sentido el filo de esta terrible agresión dirigida llamada “saber demasiado”.

En la escuela primaria, mis compañeros y yo teníamos a diario una labor que, de tanto y tanto, se volvió rutina vital: Consultar las palabras que no entendiéramos en una lectura. Cabe mencionar, así sea ocioso, que para activar esa situación era menester haber leído algo; así, todos los días abordábamos una lección, a menudo muy sencilla, pero suficiente para acrecentar nuestro lenguaje.

Para mis alumnos desarrollé un ejercicio bautizado como “lectura wikipedia”. Con todas las críticas que merezca ese polémico sitio, ofrece un vértigo lector inevitable: Basta consultar la palabra más simple, Wikipedia ofrecerá tentadoras ligas en azul para ir a ver, con amplitud, el significado de otras palabras y éstas, a su vez, nos llevarán a más y así hasta, tal vez, volver a la consulta original.

Mis estudiantes hacen ese ejercicio, pero con lectura en papel; la evidencia de su trabajo no es un resumen, cuestionario o consulta directa, sino la cadena que lograron enlazar con los términos subsecuentes que fueron consultando a partir de una lectura. Eso, antes que nada, hay que leer.

El pecado creciente hoy en día es justamente eso: Leer, consultar y entender. Si en el pasado la reacción de un joven al no comprender un término era ir corriendo al diccionario, hoy en día se multiplican los adultos que montan en cólera cuando su interlocutor menciona una palabra desconocida para ellos –ni siquiera tiene que ser algo como “inmarcesible”.

Usted encontrará estos inquisidores en puestos determinantes en empresas privadas o importantes cargos de instituciones públicas; los hallará con estudios superiores e, incluso, posgrados. Deberá cuidarse de usar un lenguaje básico hasta asegurarse de que su interlocutor no es un “cruzado contra el conocimiento”, so pena de ganarse el odio y la venganza infinita de quienes no hicieron su tarea desde la primaria.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
04 Julio 2017 04:00:00
Por su lado
Muchos años nos estuvo prohibido hablar del tema; cualquier mujer abordando el tópico entró como descocada al club de las insensatas y lo que le sigue, dicen mis amigas. Hablo de tiempos cuando las féminas debían apegarse a la disposición de los hombres en los horarios, las formas y los modos dispuestos por ellos.

Ustedes se habrán prefigurado en la mente el tema sobre el cual platicaremos hoy. Seguro coincidimos todos en él, porque limitar al sexo femenino de semejantes decisiones fue una injuria para la humanidad: Estoy hablando de política. La buena noticia, es que ahora las mujeres también participamos de todas las formas posibles y no es dado elegir cómo, a qué hora y con quién…
queremos estar gobernadas; la mala, es cómo, igual que los varones, nos dejamos llevar por una descarga adrenérgica temporal. Luego la euforia pasa.

Refiero al asunto un poco por la época y un mucho por la historia. En víspera de elecciones, los ánimos están arribotota; todos nos creemos capaces de cambiar el mundo –el nuestro, el inmediato, porque no existe otro- y tratamos de anexar a medio mundo a la mejor causa, sobre la que estamos honestamente convencidos. En estos días hay un hervidero de pasiones, una adrenalina política. Pero ¿qué sucede después del clímax? Haré una analogía con otro acto igualmente pasional y propio de la humanidad: Antes del amor, cualquiera dice “mañana nos casamos”; después del clímax, la frase deriva en: “bueno, no hay que apresurarnos”.

Lo sé de cierto por dos razones: Tengo edad suficiente para reconocer esos ciclos y relatos bastantes sobre la laxitud de las decisiones posteriores al clímax electoral. Además, guardadas en el morral de las esperanzas, numerosas propuestas para hacer grupos multidisciplinarios en busca de profesionalizar el ejercicio docente, y si están durmiendo es porque obtuve respuestas variopintas, desde “claro, buena idea, luego la platicamos”, hasta “¿para qué moverle?, así estamos más tranquilos”. Sí, también pasé por el típico: “Dales a todos por su lado y te dejarán tranquila.

Ayer mismo recibí tres invitaciones por facebook: Una protesta silenciosa, una asociación para combatir a los gobernantes corruptos, emulando a gente de otro país, y una invitación en pro de conmiserar a quienes no desean votar por el PRI. Mis ofertas las he planteado los últimos cinco años… y aún no tengo, ni siquiera, el “Me gusta” prometedor.

¿Acaso debo plantear mis proyectos solo en tiempos electorales? Me niego a ello, porque tengo la mala costumbre de planear sobre lo sustentable, y los modos políticos efímeros son los que, en estos tiempos, dan un toque a las personas.

Esto de dormirse después del clímax, definitivamente, “ya no me gusta”.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
01 Julio 2017 04:00:00
Elijo
Mi prima Blanca me invitó alguna vez a la peregrinación hasta el Santuario de Guadalupe. A modo de sugerida exigencia, la mujeres vestíamos faldas largas, con lo cual, yo me ajusté en unas enaguas de mi madre a resultas de haberme visto como esas orgullosas indígenas que se envuelven en un rectángulo de tela bien asido con la faja tejida por sus manos.

Yo iba más que oronda caminado por las calles, chancleando unos zapatos blancos con hebilla al ritmo de mis confundidos cantos. Apenas tocaba la parte de “A Juan Dieguito la virgen le dijo…” yo gritaba mi torcida versión de esta manera: “Juan Dieguito a la Virgen le dijo: este cerro el hijo, este cerro el hijo para hacer mi altar”.

No quise externar mis curiosidades a la prima, so pena de que no volviera a sacarme a esos menesteres, sin embargo, no me quedaba muy claro por qué Juan Diego le daba un cerro por hijo a la Virgen y cómo el hombre se adjudicaba un altar en lugar de dárselo a ella. Corregí mi error cuando ya ni por asomo era requerida en esas celebraciones.

No fue mi único dislate con la traición a las letras originales. El Bosque de la China también padeció los embates de mi mal oído. En la parte donde dice “Y yo a qué sí, y ella que no...”, enseguida yo decía, más con un murmullo, esta frase: “Que al cabo fuimos miau miau piñón”. Bueno, así me sonaba hasta hace muy poco tiempo cuando supe que en realidad decía “fuimos de una opinión”.

Respecto de la ronda “Las estatuas”, seguiré con la duda sempiterna, porque nunca atiné a saber si lo correcto era “de maricutí” o “de Paricutín”; asumo que los editores tuvieron el mismo problema y si lo busca usted en internet, sólo le ofrecen “Las estatuas de marfil” que ni siquiera rima.

¿Cuántas letras malas seguirán saliendo de nuestra boca?

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
01 Julio 2017 04:00:00
Palabras prohibidas
Las imágenes en la novelita color sepia no lograron que le tomara ojeriza a un halcón ni tampoco me compadeciera de la paloma; en realidad, mi vida medio campirana me había enseñado cómo la ley de la vida y la cadena alimenticia siguen su curso sin asombro de nadie.

No tengo el momento preciso cuando caí en cuenta del mensaje oculto, pero seguro estuvo relacionado con escenas de romance muy subido en la televisión, cuando las parejas, tras un beso que hace inclinar a la mujer, quedaban ocultas por el límpido cielo y la mar transparente.

La tradición del texto romántico está oculta en las palabras prohibidas. La narrativa moderna no deja nada a la imaginación pues, en muchos casos, piensa uno que el autor se ha ocupado más por saber de anatomía que de retórica y poética.

Las Novelas Inmortales omitían de plano las alusiones sexuales, quizá por eso nunca editaron en dibujitos sepia a La Celestina o El Decamerón. En cambio, toda la otra gama de publicaciones semanales, números intercambiables entre los fanáticos lectores, sí desplegaban todo su glosario de imágenes: Halcón y paloma para la seducción de una inocente; cielo claro y jardín con flores para la cúspide un sufrido amor.

También las palabras prohibidas se agazapaban tras de frases como “se fundieron en un abrazo”. Como esas novelitas llegaban a casa desde mis seis años –cuando doña Luz llegaba a planchar con su parsimonia, el Memín, Rarotonga y dos más- siempre asocié el tema de fundirse con asuntos de iluminación. Mi primera picardía al respecto fue traducir que aquellas dos personas estaban echando chispas.

Las palabas prohibidas son para la narrativa como la ropa interior para las personas: Siempre es inquietante conocerlas, pero adivinarlas bajo otros ropajes insinuantes, resulta una experiencia más enriquecedora que tenerlas siempre a la vista. Como diría José José: Hasta la belleza cansa.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
29 Junio 2017 04:00:00
En el fondo
Desde mi protector de pantalla miran al vacío mi abuela, mi bisabuela y mi tatarabuela. Las tres ofrecen tres pares de ojos brillantes, casi lacrimosos, con esa expresión de tener mucho camino recorrido y pocos proyectos por delante.

Las mujeres de mi pasado vivieron al día. Sus circunstancias no se prestaron para hacer planes de sus próximas generaciones y sus futuros, porque ya debían resolver una viudez precoz, una pobreza repentina o un devenir inexplicable.

No sé si la expresión de tristeza en la mirada es consecuencia de la genética o de la experiencia, pero cinco generaciones la portamos con cierto orgullo por la herencia y bastante incertidumbre por la causa.

Observar en los rostros del pasado, plasmados en las fotografías antiguas, nos abre tanas puertas como cuestionamientos. La toma capturó solo un momento de sus vidas y bien albergaban esperanza en sus corazones, bien llevaban a cuesta una carga insuperable.

No era del todo falso el temor en los indígenas cuando, al conocer la fotografía, asumían que les estaban robando el alma. Esa forma de capturar la mirada en una imagen es el vértigo por asomarnos a las figuras que se reflejan en los ojos y hacer el intento por descifrar qué exactamente sucedía en esas vidas pasadas.

Mis abuelas tienen todas unas expresiones inexplicables. Ninguna sonríe, pero tampoco delatan rencor, más bien se inclinan hacia la tristeza o la conmiseración, así cada una lleve el mejor vestido que sus complicadas vidas les permitían llevar.

Me encuentro en mi abuela materna y su cara redonda, en su mirada melancólica pero inquisitiva. Si usted observa bien las fotografías familiares tantas veces sacadas a la luz, pero ahora dedicándoles tiempo a las personas captadas, se encontrará en ellas, irremisiblemente.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
29 Junio 2017 03:00:00
En el fondo
Desde mi protector de pantalla miran al vacío mi abuela, mi bisabuela y mi tatarabuela. Las tres ofrecen tres pares de ojos brillantes, casi lacrimosos, con esa expresión de tener mucho camino recorrido y pocos proyectos por delante.

Las mujeres de mi pasado vivieron al día. Sus circunstancias no se prestaron para hacer planes de sus próximas generaciones y sus futuros, porque ya debían resolver una viudez precoz, una pobreza repentina o un devenir inexplicable.

No sé si la expresión de tristeza en la mirada es consecuencia de la genética o de la experiencia, pero cinco generaciones la portamos con cierto orgullo por la herencia y bastante incertidumbre por la causa.

Observar en los rostros del pasado, plasmados en las fotografías antiguas, nos abre tantas puertas como cuestionamientos. La toma capturó sólo un momento de sus vidas y bien albergaban esperanza en sus corazones, bien llevaban a cuesta una carga insuperable.

No era del todo falso el temor en los indígenas cuando, al conocer la fotografía, asumían que les estaban robando el alma. Esa forma de capturar la mirada en una imagen es el vértigo por asomarnos a las figuras que se reflejan en los ojos y hacer el intento por descifrar qué exactamente sucedía en esas vidas pasadas.

Mis abuelas tienen todas unas expresiones inexplicables. Ninguna sonríe, pero tampoco delatan rencor, más bien se inclinan hacia la tristeza o la conmiseración, así cada una lleve el mejor vestido que sus complicadas vidas les permitían llevar.

Me encuentro en mi abuela materna y su cara redonda, en su mirada melancólica pero inquisitiva. Si usted observa bien las fotografías familiares tantas veces sacadas a la luz, pero ahora dedicándoles tiempo a las personas captadas, se encontrará en ellas, irremisiblemente.
28 Junio 2017 04:00:00
Escuela y educación
La escuela en México está conformado por una serie de asignaturas que construyen un intrincado y reiterativo esquema de conocimientos cuyo estilo, según la moda, es la caja fuerte: Nada parece combinar con lo demás; pero al final, sumados y evaluados, parecen muy justos para cubrir las necesidades de las evaluaciones nacionales y hacernos quedar como palo de gallinero.

Todas las materias del currículo en educación básica sirven muy bien dentro de las aulas, pero parecen poco prácticas a la hora de pedir la feria en el Oxxo. Aun las asignaturas encaminadas a reflejarse en cierta forma de comportamiento en las personas, se trabajan como respuestas para un examen y no como un modo de proceder.

Los jóvenes profesores mexicanos demuestran que integran las TIC a sus clases al apoyarla con una clase bajada de internet: Presione el botón y deje que sus alumnos se diviertan; los profesores de español, piden ejercicios en el cuaderno para calificar ortografía según una regleta de respuestas, pero ellos no se miden en decir “dijistes”, “haiga” o hasta 73 “este” en 45 minutos.

Viendo lo anterior, bien estamos en posibilidades de aplicarnos la Carta de Derechos Lingüísticos, que heredó la administración de Vicente Fox, mal entendida como aplicable sólo a comunidades indígenas, cuando el acceso al lenguaje es universal, y un derecho lo es “cuando todos lo pueden cumplir en igualdad de condiciones y la escolaridad es igual para todos en la medida que todos tienen cabida en ella”, establece el documento que asevera los hablantes de una lengua indígena tienen derecho a ser enseñados en ella. Bien: Nuestros alumnos hispanohablantes también tienen el mismo derecho y lo violan profesores que egresaron con profundas debilidades al respecto e imparten una clase desde sus limitaciones léxicas. Y todos los escuelantes también tienen derecho a recibir una educación con sentido, aunque sea el común.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
27 Junio 2017 04:00:00
Raro y desdeñoso
Ahora que recién descubrieron pruebas “fehacientes” de la interacción entre mayas y extraterrestres, siento el peso del desdén sobre nuestras culturas modernas.

No sé muy bien a cuánto ascendió el interés maya por contactar habitantes de otros planetas, pero a la mayoría de los arqueólogos les queda claro que los extraterrestres sí mostraron bastante atracción por nuestros precolombinos.

En los frisos mostrados por los noticiarios el pasado 19 de junio, aparece con toda claridad un proverbial marciano en clarísima postura amigable laborando entre grecas mayas. A diferencia de las películas moderas, sus ojos no son vacíos y espantosos, más bien parece inspirado en su artesanía.

Lo inexplicable de algunas construcciones antiguas en nuestro continente ha llevado a reforzar las teorías de intercambio cultural y científico entre las culturas americanas y los extraterrestres. ¿Qué pasa con la nuestra? ¿No les interesamos a los habitantes de otros planetas?

Siendo muy optimista, diría que nos encuentran lo suficientemente avanzados como para requerir de su ayuda cósmica; pero, por otro lado, la insistencia cinematográfica y literaria sobre visitantes violentos y antropófagos no nos deja mucha expectativa.

La piedra encontrada muestra la imagen de una nave espacial, ovalada, cual marca la tradición. Presenta a un maya de alto rango mostrando una espiga de maíz al extraterrestre, quien lo mira de frente, con fijeza y le muestra un artefacto con forma de huevo; los estudiosos afirman que se trata de un artilugio metálico.

Si las cosas fueron así en el pasado, entonces la película con más apego científico es ET, porque “La guerra de los mundos” muestra algo totalmente ajeno al comportamiento dibujado en las piedras recién sacadas a la luz.

Como sea, agresivos o pacíficos, es claro que no ejercemos ninguna seducción en los extraterrestres hoy en día.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
23 Junio 2017 04:00:00
Un mariguano
Dijeron que era un mariGuano. Les bastó verlo enloquecido, con los ojos inyectados, y llevar la mesa en vilo para azotarla en medio de la calle. Todos los invitados estuvieron de acuerdo; las invitadas no pudieron escuchar la sentencia, porque estaban dando de gritos y así permanecieron uno 15 minutos después de que el hombre se había marchado.

Muchos años después llegué a dos conclusiones tajantes: Que los presentes no sabían mucho sobre los efectos de ciertos estupefacientes y que nadie estaba acostumbrado a situaciones tan inesperadamente violentas como ver a alguien agrediendo, sin deberla ni temerla, a los pobres invitados a una boda sencillita. Es decir, nadie anexaba, todavía, esos asuntos a su cultura cotidiana.

Lo sé: estamos entrándonos en los intríngulis de saber si algo es cultura o no. Si abordamos el tema desde esa identidad que nos da el comportamiento social, sus tradiciones y rutinas, entonces estaremos de acuerdo en ello; incluso la respuesta ante acontecimientos violentos es parte de esa expresión territorial, trazo de nuestra construcción social.

Ayer mismo, en un centro comercial de mi ciudad, departíamos entre decenas de chiquillos, madres haciendo compras navideñas y abuelas corriendo tras sus nietos. De pronto, un par de detonaciones y alegatos masculinos hicieron el silencio entre la multitud. Dos segundos después, todos estábamos agazapados tras de sillones, basureros y rincones mil, ofrecidos al instante como buen resguardo. No hubo gritos de mujeres; ningún hombre salió a verificar los hechos acercándose al lugar del conflicto, y cada chiquillo se apretaba a sus padres reflejando el miedo sólo en sus ojos desorbitados, porque todos contuvieron el llanto. Pasó un minuto y la cosa volvió a la normalidad: la gente ocupó sus puestos de nuevo y la vida siguió adelante.

¿Serán esas formas la cultura en nuestros días? Creo que sí: Es un acuerdo de supervivencia comunitaria asistida. Hemos aprendido, a fuerza de repetirlo, a resguardarnos en actos inconscientes de autoprotección; nadie empuja, nadie quita el lugar a otro; todos reptan hasta donde les es posible y, en un silencio cómplice, se decide si pasó el peligro o no.

Alguien, además de mí, tendrá la ocurrencia de conservar este texto para mostrarlo a sus descendientes en tiempos mejores; contará con detalle las formas de vida a las cuales nos adaptamos y, a pesar de ello, muchos seguíamos siendo felices. Quizá sirva de lección esta cultura suya y mía para explicar a nuestros hijos lo terrible de compartir el miedo, aunque sea por un segundo, como forma de identidad y de cultura.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
22 Junio 2017 04:00:00
Juego imposible
Los programas en las Escuelas Normales de Educación Física mexicanas incluyeron, hasta 1999, la asignatura juegos tradicionales y su didáctica. No es necesario extenderme en el contenido programático, porque usted no sólo lo adivinó, sino que de sólo mencionarlo, sustrajo de su memoria un montón de bonitos recuerdos.

Entre otras cosas, los estudiantes normalistas aprendían los juegos de sus padres y, además, cómo enseñarlos a sus alumnos de preescolar, primaria o secundaria. De este modo, los futuros profesores deberían describir el procedimiento para hacer un papalote, las estrategias didácticas para jugar a las canicas, el trabajo en equipo para bailar cabalmente la raspa, formas de evaluar los encantados, armar las rondas infantiles.

La lista podrá extenderse más allá de cuántos elementos usted y yo podamos recordar. Pero esas actividades ahora son solamente eso, un recuerdo, pues a partir del año 2000 no se volvió a tocar el tema.

Con todo y el buen tino de mantener el susodicho curso por casi 20 años, quedó siempre pendiente una asignatura en lo que a juegos infantiles del pasado respecta, y seguirá en ese estatus por el resto de nuestros días. Me refiero a todos los divertimentos que diseñábamos con la imaginación.

Mi hermano Arturo y yo teníamos una comunidad diversa que convivía en paz y felizmente. Estaba conformada por un caracol, un gusano, un caballo y un hombre; todos ellos tenían las mismas dimensiones, el mismo color e igual consistencia, porque estaban armados sólo con los dedos de nuestras manos.

Cada uno tenía un nombre, un rol en su sociedad y un carácter. El escenario era tan cambiante como nuestros deseos y las historias en donde vivían sus aventuras nunca terminaban, porque siempre sucedía algo distinto, coincidentemente parecido a las vivencias nuestras.

Los juegos de la imaginación no se enseñan en la escuela, pero sí podrían incentivarse. Lo curioso de esto es que no se va a lograr con la intervención de las nuevas tecnologías, sino alejando a los niños de ellas.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
21 Junio 2017 04:00:00
Escándalo
Un par de meses ha cuando yo vi a una jovencita, acompañada de su joven madre, en una agencia automovilística. Ambas estaban interesadísimas en un vehículo cerrado cuyo brillo también a mis ojos encandiló.

Hubo, como quiera, otra circunstancia que superó en mucho el esplendor del auto: El respetuoso silencio y discreción visual de todos los caballeros presentes, si se considera el atuendo de la hija, consistente en una playera a la cintura, unas pantimedias y, trasluciéndose, unas pantaletas. Claro, también llevaba sandalias.

La cortedad en las faldas, la profundidad en el escote, el ajuste en los vestidos, todo esto ha dejado de provocar zafarranchos cuando los porta una dama en áreas públicas. Ciertamente, salir a la calle solo con playera y pantimedias no ha se ha vuelto rutinario; sin embargo, el acontecimiento habla de cuánto la sociedad ha avanzado en respeto al otro y tolerancia.

Quizá a los jóvenes les siga pareciendo insuficiente la permisividad con la que cuentan, tal vez sea porque desconocen la historia de la sociedad. Para aportar un poco a ello, les comparto una noticia publicada en febrero de 1911, en un periódico mexicano, en donde se narra el escándalo provocado por una dama en Madrid.

“El uso de la controversial falda pantalón sigue causando gran alboroto en Madrid. Durante la noche de ayer la calle de la Montera se congestionó y afectó el tráfico público. Todo fue debido al paso de una mujer que vestía falda pantalón, y a que muchas personas se aglomeraron para decirle y gritarle una serie de insultos y groserías. Al paso de los minutos se armó un zafarrancho porque ya no eran sólo los gritos a la dama, sino las discusiones entre los transeúntes porque el paso quedó bloqueado… La aterrada dama que suscitó todo este escándalo fue apoyada por las autoridades responsables de la comisaría, pues no le hicieron ningún cargo o reconvención”.
Nada más eso falto, que además de injuriada, la multaran por usar Christian Dior.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
20 Junio 2017 04:00:00
Huidos
Se acostumbra volver los regalos cuando los matrimonios duran muy poco tiempo. Cada sociedad tiene sus propios parámetros: Menos de un mes, menos de un año y párale de contar, porque no imagino el estado de una vajilla cuando una pareja se divorcia tras más de doce meses del casamiento, sería una escena muy más trágica si fue por una relación violenta; por lo menos, el regalo tornará incompleto.

Tengo una buena noticia para todos los padrinos y ragalones a quienes se les altera cierta hormona cuando se enteran de un matrimonio efímero. Una tía lamenta, desde hace 50 años, la bella tetera que regaló a Mary, quien escapó con su cuñado apenas 15 días después de su boda. Años después de la “tragedia”, la tía fue a visitar al “viudo” y ella vio el traste muy pulido y puesto en medio de la vitrina. En cuanto el hombre descubrió la mirada de la mujer fija el objeto, hizo una tajante aclaración: “Pues aquí le tengo guardada la tetera a Mary, por si viene a buscarla, luego ¡usted no sabe! se pone muy brava”.

Las venturosas nuevas consisten en hacerles saber que cada regalo, sea cual fueren su dimensión o precio, ayudará siempre a dos personas en su vía por descubrir si ese o esa consorte era lo correcto en su vida… o no. No hay manera de saber cómo es un matrimonio en tanto uno no se case. Dirá la gente de los noviazgos largos y las uniones libres interminables, que son convenientes, poco recomendadas, bonitas, riesgosas, apasionantes, rutinarias, relajadas, hastiantes. Serán lo que ustedes gusten y quieran, pero no un matrimonio.

No es fácil, compañeros, diría don Ramiro. Hay que tener valor para comprometerse de por vida, y donde que ésta a veces es bien ladina y se empeña en alargarnos la existencia sin saber si estamos cómodos o no. Se los digo porque sé: Luego de llevar una pareja sin compromisos legal, tomar la pluma y estampar la firma nos lleva a hacer un recuento de la vida entera y, al igual que los condenados, poner nuestra existencia en manos del creador.

Algunos descubrimos que, ciertamente, hay un limbo, pero luego aparece el paraíso; otros se encuentran con un mundo diferente al de Alicia y sus maravillas, pues erraron el camino y tomaron por el de Dante y su laguna estigia.

Pero solo se camina andando, dice don Juan Manuel Serrat, y para eso hace falta que padrinos y regalones unan sus manos –y las ollas, las toallas de “ella y él”, el micro, las sábanas, etc.- para armar entre todos una casa sostenida por el buen deseo de salir avante en la misteriosa aventura de estar casado; ya luego Dios dirá.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
17 Junio 2017 04:00:00
El miedo
Si pudiera describir el miedo que provocaba en mí la enfermedad de nuestra madre, seguro no conservaría la poca cordura que cabe en mí.

El olvido es un mecanismo de defensa, un recurso para la supervivencia y un resguardo para la recuperación. Claro está, me refiero a ese olvido conservador que no se lleva de tajo las vivencias, porque entonces empezaríamos a vivir en la candidez cada mañana.

La enfermedad de mi madre duró el tiempo suficiente para heredarnos tics, manías y sueños recurrentes: Uno tartamudeó hasta los 11, otro encogió las manos hasta los 20, un tercero se ajustó compulsivamente el cinturón por una eternidad, alguien más enfermó de los nervios y yo, yo tenía mucho miedo.

En ese tiempo, durante el día, mi madre tenía crisis espontáneas que la hacían perder el conocimiento. Mi hermano y yo veíamos cómo se descomponía primero y luego se desvanecía. Tengo la imagen mía aferrada a una pared, como queriendo escapar cruzando el muro, con el pavor dibujado en todo el cuerpo; a mi hermano lo veo de espaldas, apenas dos años mayor que yo, mirándola a ella, pero no puedo imaginar su expresión.

Durante años tuve un sueño recurrente: Caminaba en derredor de una casa redonda, en cuyas numerosas puertas estaban recargadas sillas inclinadas hacia atrás con sendos ancianos imposibilitando la entrada; yo sabía que mi madre estaba dentro. Una noche, uno de los hombres se inclinó hacia adelante dejando libre el paso por esa puerta. Desperté y nunca más volvió el sueño.

Ella dejó de estar enferma. Nosotros seguimos tartamudos, “ticosos” y empavorecidos por un tiempo, pero no podría determinar si he vuelto a tener esa sensación de terror que me provocaban sus accesos; sin embargo, asumo que he pagado la cuota de miedo que cobra la vida.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
16 Junio 2017 04:00:00
Ovejas y parejas
Mis primeros recuerdos caben en una bolsa de papel estraza. Todos metidos sin distinción de clases, formas o colores; los más transparentes se tocan con los oscuros, y así.

Será esa imagen resultado de la vida cotidiana durante la infancia pero mezclada con la fotografía de mi abuela materna: Ella muy serena caminando por la acera en mientras sostenía en la mano una bolsa con la marca de manteca Lirio muy a la vista. Siempre he tenido la certeza de que llevaba ahí dentro dos bolillos y una concha, por lo menos; aunque, pensándolo bien, pudo hacer sido cualquier cosa.

Esto es porque cualquier cosa se colocaba en una bolsa de papel moreno y no había ni objeciones ni demandas si la costra del pan salado se comunicaba con el azúcar mantecada de las conchas, cuánto más sucedía; o bien, si la mercería iba junta con una barra de jabón y medio kilo de huevos.

Quizá junto con el descubrimiento de la bolsa plástica se inició una batalla irreconciliable entre las categorías de cosas que uno puede comprar. En algún momento, alguien creyó verse mejor con tantas bolsas como productos diferentes y eso se puso de moda en la pasarela.

La consecuencia no sÓlo radica en la invasión de bolsas plásticas en las casas, siempre rebosantes de un bote, cajón u otra bolsa, amenazando con tomar vida y asfixiar a cada uno de los miembros familiares. En realidad, tiene qué ver con una falsa conjetura de higiene y estilo que deriva en contaminación, incremento de precios y gasto innecesario.

La bolsa de pan de la abuela Aurora nunca ha sido una intriga para mí: Si en ese tiempo teníamos como normal recibir bolos navideños en donde la naranja había tenido cercanía íntima con las colaciones y tenía encima la grajea de las galletas; si recibíamos platillos de piñata en donde el pastel había dado un beso francés a las tostadas y la gelatina hizo lo propio con ambos, no veo por qué su envoltorio había de ser diferente.

La intriga más bien es sobre la guerra de bolsas que vino después.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
15 Junio 2017 04:00:00
‘Youtuber’ medieval
Bien pensado, los juglares fueron los creadores de los canales por donde la gente se enteraba de cosas, en parte fantasiosas, en parte falsas y, probablemente, con un toque de verdad. En pocas palabras, fueron los “youtuber” medievales.

Su auge se acrecentó en el Renacimiento, es cierto, pero sus creaciones cantadas y contadas en las calles pueblerinas no distaban mucho de lo que hoy sucede en el canal de youtube “Hola soy Germán” o “Dross”.

La fórmula acaba por ser simple: Un hecho cotidiano, una descripción exacerbada de ciertos momentos rutinarios, una forma personalísima de verlos y una manera muy peculiar de contarlos que, a fin de cuentas, la verdad queda rebasada por la diversión.

A los juglares le siguieron contadores de cuentos, habitantes de carpas nómadas que aparecían y desaparecían como por artes mágicas, ya en un pueblo, ya en otro, pero siempre con la misma presencia de un ser que hipnotizaba con esas historias cuyo don esencial era mencionar situaciones comunes a casi cualquier oyente.

Entre los cuenta cuentos y los “youtuberos” estoy yo. Hace nueve años usted y yo hablamos cada día de los detalles domésticos con los que construimos la vida. Entablamos una conversación con el tema en común con el cual nos identificamos ambos; reflexionamos sobre las penurias y dolores, y luego nos reímos de lo bueno que es estar hablando de ello, pues la prueba fehaciente de que sobrevivimos a ese mal.

No hay nada nuevo bajo el sol: Nos siguen ocupando los mismos asuntos, seguimos hablando de ellos en el mismo tono, nos lamentamos, nos reímos, continuamos viviendo. La vida, antes y después de youtube, sigue como debiera seguir.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
14 Junio 2017 04:00:00
Las puntitas
Andar de puntitas tiene muchos significados entre los hispanohablantes. En particular, los mucho significados que los latinos damos a las frases llevan, como en este caso, de la buena cuna a la indecencia; entre las mujeres, va de la vida a la muerte.

Una mujer anda de puntitas cuando duermen los niños; mi madre lo hacía y nos hacía andar así cuando mi papá dormía su interminable siesta dominguera. Pero también lo hace cuando desea no ser pillada en cierta acción, quedando de manifiesto que las maneras son tan universales e incluyentes que se prestan a todo mundo.

Las puntitas de una dama la llevarán al estrellato o al paraíso: En el primer caso si alcanza la perfección en el ballet; en el segundo, si no alcanza la acera de enfrente en su loca carrera por cruzar la calle.

Cuando una mujer se dispone a correr so pena de ser atropellada por cierto vehículo relativamente cercano, todos se dan cuenta, excepto ella. Estira el torso, saca el cuello hacia adelante, tensa las manos y alarga los dedos; aprieta su bolso y se pone de puntas; si el coche ha tenido a bien detenerse, es probable que a esas alturas la dama empiece a “correr” o, en su defecto, no pueda hacerlo nunca más.

Por razones insondables, una chica a media calle usa solamente sus dedos para apoyarse, cuando la situación le demanda el mayor impulso posible. En lugar de iniciar una carrera, apenas logra cierto brinco entre tímido y gracioso que mejor la llevará a una obra plástica que a salvar su vida.

Cada día obran milagros en las calles cuando todas esas bailarinas urbanas llegan sanas y salvas al otro lado. Es más, arriban agitadas a la otra acera, pero con una gran satisfacción en su alma por la hazaña alcanzada: Claro, no cualquiera salva su vida en esta selva de asfalto.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
13 Junio 2017 04:00:00
La madrina de la Cenicienta
A la niña le gusta Cenicienta. Un año con todos sus meses planeó junto con la madre el festejo. La lista de pendientes crecía y se achicaba con un bajo continuo en todos sus elementos, que era los tules en azul celeste.

El pastel fue diseñado a medida, con la cantidad de quequitos suficiente para alimentar a la casa hogar de los pequeños con tal cantidad de betún azul como para colorear sus bocas hasta el cumpleaños siguiente.

Los centros de mesa rebosaban de la fineza heredada por la princesa Disney así estuviese ataviada de mucama. De lindos botecitos pintados de azul, por supuesto, emergían varitas mágicas como las del hada que hizo el milagro.

El vestido, sobre todo, el vestido, flotaba en el aire y dentro de él la chiquilla feliz con sus estrenados cuatro años. No era, claro está, el atuendo que mandaba la madrastra, sino la magia que confeccionó la madrina. Se trataba, imagine usted, de un modelito que bien hubiesen envidiado Carlota o Grace Kelly.

Era clara la admiración con que la niña representó al personaje, se movía como ella, lucía su talle como si tuviese 15 centímetros más, mantuvo la tiara en su lugar tal como pasó cuando el baile con el príncipe. Era amor lo que rebosaba.

Llegó el clímax del festejo. Todos listos esperaron a que emergiera del salón la pieza principal del acontecimiento, y ésta no se hizo esperar para dejar a todos con un extraño sabor de boca más extraño aún que el de esos modernos y salados quequitos de pastelería.

Pendía del cordón la Cenicienta. Se balanceaba perturbadoramente como si fuese bruja de la inquisición. La cumpleañera, amante del personaje, se hizo del palo y, ya muy cerca de ella, dio cuenta de su persona, con todo y vestido azul de encajes, hasta que vio caer en pedazos a su admirada. Luego desanduvo el camino con graciosos pasos de princesa que lleva las zapatillas bien puestas.

Estoy entre decidir si eso es cierta clase de amor o, en realidad, esa fue la madrina de Cenicienta. Me pregunto si no hubiese sido menos sádico colgar a la bruja.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
10 Junio 2017 04:00:00
Cuando los hombres de la época
Cuando mi amiga Tati se negaba a divorciarse por evitar el insalvable problema de no tener quién le cambiara el gas, a la fecha, han pasado muchas cosas, entre ellas que a los hombres se les requiere un perfil de ingreso al amor muy distinto al que les bastaba en tiempos de mi madre.

Cambiar el gas era solamente una de las acciones destinadas al varón, esto por las implicaciones de fuerza física, de ahí que la lista de sus pendientes se agrandaba con el acarreamiento de bártulos pesados, cambiar los sillones de lugar, mover el refri, trasladar materiales para el mantenimiento de la casa. Hoy en día, además del gas domiciliario, se inventaron diablitos mecánicos y eléctricos, muebles con llantitas, refrigerados deslizables y venta de cemento con carga y puesta en la obra sin costo extra.

Algunas acciones habilidosas también estaban vedadas a las mujeres, con lo que contraer matrimonio y mantenerse en él era requisito para sobrevivir en la sociedad. Hablo, por ejemplo, de conducir un auto, repara la plancha, cambiar los fusibles, sustituir las lámparas, ensamblar un estante o cambiar un neumático. Sucedió entonces que las mujeres resultamos tan buenas conductoras como cualquiera, se abrieron cursos de electrónica para damas, los fusibles son quitapón, las lámparas incluyen manuales y las palancas hicieron relativamente sencillo salir de la avería en carretera o, en su defecto, hay servicios de autopista, Ángeles Verdes, garantías de cobertura amplia, etcétera.

El hombre, hoy en día, no es indispensable para plantar un árbol, cortar ramas, pintar la casa, instalar el gas. Es más, acepta sin mayor problema compartir el compromiso económico que implica una familia, por lo cual, se enfrena a un mercado bastante complejo.

Si un caballero desea volverse indispensable, únicamente lo logrará mostrando confianza, solidaridad, comprensión e inteligencia para conseguir exactamente lo mismo de su pareja, quien, entre otra cosas, gana dinero, arregla la plancha, mueve el refri, pinta la casa y cambiar la llanta. Eso es infalible.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
09 Junio 2017 04:00:00
Mi verdad
Vivir de planta en el campo –no fue mi intención el juego de palabras- supera por mucho el bucólico encanto de un fin de semana acampando en el bosque. La gratificación de amanecer cual gancho tras dormir en el suelo y titiritando de frío, pero contento por hacer de Daniel Boone, se traslada a la historia a la de Hansel y Gretel, pero sin chocolate alguno.

Mi verdad es que cuando decidí ser habitante en una comunidad campirana con 250 habitantes, no pensé en cuánto le cambia la vida a cualquiera pasar de ser visitante a convertirse en el 251 del poblado, con censo y todo.

Cocinar a la leña un fin de semana nos hereda el aroma a humo que evocaremos desde nuestro como rincón urbano un año después. Hacerlo a diario, nos recuerda que la naturaleza no se anda con sutilezas y la va penetrando a una hasta la médula, al grado que no hay lavadora eficiente para ahuyentar por sí misma el buqué campirano en la ropa.

Hacer cada día de aguador dista mucho de fingir baños a medias con una botellita de agua purificada. El acto se convierte en un ritual de vida o muerte, cuyas medidas deberán ser perfectas, so pena de amanecer mocoso o, de plano, no amanecer.
El agua se calcula en lo suficiente, ni más ni menos, y se calienta en lo necesario, ni más ni menos. Ambas cosas se harán con tal maestría que no sobre una gota ni tampoco falte un líquido tibio que ni queme ni congele.

Tras dos meses de habitar en el campo, pude reflexionar sobre la ficción en esas películas románticas en donde la cabaña del bosque permanece ordenada, intacta, pulcra, sin mota de polvo, con un perro tranquilo y un caballo sereno. En realidad, las probabilidades nos dicen que el lodo entrará hasta la cocina en tiempos de lluvia –si se coloca aserrín, entonces entrará lodo con aserrín-, que no hay percheros suficientes para los aperos, que el perro no es tranquilo ni el caballo sereno.
Hay algo, entonces, insondable, que nos hace quedarnos acá y nos abre las puertas para construir una verdad muy verdadera.
08 Junio 2017 04:00:00
Puros llantos
Tengo por regla abstenerme de ver películas dramáticas y melodramáticas, terroríficas, de suspenso o profundamente lacrimógenas; considero mi vida lo suficientemente complicada como para andar desperdiciando sustos, llantos o temores por una bola de desconocidos a quienes la situación ni les importa y además les pagan por eso.

Debo sumar a mi lista los filmes franceses, los de sensibilidad norteamericana y las telenovelas latinas. (¿Y cómo es que tiene sólo un hijo? Se preguntarán. La respuesta es que me entretengo viendo las secuelas de Shrek, Toy Story, y lo más trágico que me entretiene es Marcelino Pan y Vino). Éstas por una muy lógica razón: Lo que sucede ahí va mucho más allá del realismo mágico más aventurado. ¿Acaso no se han fijado cómo las mujeres se quedan calladas en unas y en las otras los hombres las escuchan? Vamos, eso es imposible.

Las historias provenientes de Francia se entretienen media historia en un diálogo sin fin, en el que participa activamente tanto el hombre como la mujer, hasta llegar al fondo y las últimas consecuencias de sus sentimientos; ambos parecen tener buena disposición para agotar el asunto y alcanzar el estado catártico que les permita seguir siendo buenos amigos… los cuatro.

Ahora bien, cuando los norteamericanos abordan un asunto del corazón, puede suceder que toda la trama se consuma en aclarar el prudente silencio guardado por la chica, lo que provocó la confusión de sus sentimientos y no permitió explicarle al novio que el galán con quien la sorprendió era su primo –el de ella-. Por Dios, no sé de ningún silencio como esos en toda la historia de la mujer desde Eva a nuestros días.

Lo de las telenovelas no hay necesidad de explicación: La joven buena –muy buena- es capaz de ocultarle al protagonista que su hijo es suyo y de los dos hasta que éste tiene edad suficiente para ser cerillo en algún centro comercial; por su parte, el caballero ingenuo podrá creer en la paternidad de otro bebé a cuya madre no ve desde hace 10 años.

El problema no es que suceda en la pantalla. Pasa luego que nos metemos tanto en esos papeles y venimos a poner el ejemplo en práctica con los resultados previstos: Ni ellos tienen la paciencia para escucharnos ni nosotros la capacidad para callarnos; los hijos no se ocultan porque saltan a la vista, y el hombre en cuestión no va a creerse lo del hijo, así haya cenado con la madre.

Como digo, prefiero volcar mis pasiones en la varita mágica de Harry Potter y poner atención en el atuendo de Fiona para ir con mi sastre y fabricar mis modelitos. Eso me ha evitado muchas visitas al sicólogo.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
07 Junio 2017 03:37:00
Cochinadas
Supongo que los académicos de cepa no hacen cochinadas, al menos ésa es mi interpretación, considerando que la asquerosa palabra no aparece en el diccionario de la Real Academia de la Lengua.

Salvo, debo decir, los mexicanos –académicos o no- puesto que el Diccionario de la Academia Mexicana de la Lengua sí registra el vocablo con sus dos acepciones: Cosa sucia o acción con mala intención para perjudicar a alguien.

No me sorprende que los mexicanos hagamos cochinadas; vamos, usted mismo las ha hecho a lo largo de su vida; sumarán dos, tres o más si se pone a escudriñar en su pasado, en su presente y, por qué no, en su futuro: Si existe la palabra entonces también deberá dársele su lugar a la cochinada platónica o potencial.

Hoy en día no es tan común, pero en el pasado los niños hacíamos una “cochinada de tarea”, dejábamos una “cochinada en la cocina” o estábamos tan sucios que despertábamos sospechas de haber realizado “cualquier clase de cochinada”.
Escuchar el sustantivo no dejaba lugar a dudas sobre el mensaje, pues tener cochinos –cerdos, marranos, puercos, chanchos, cuinos- en las casas no era cosa rara; es decir, teníamos el concepto empírico bastante a la mano.

El tiempo ha hecho de las suyas con la cochinada: A falta del cochino, sólo quedó la acción. Ayer mismo escuché en CNN una noticia importante sobre la supuesta tregua entre pandillas de El Salvador para alcanzar la paz. El conductor inició su entrevista con el vocero oficial preguntándole si ese supuesto acuerdo “fue nada más una cochinada del gobierno”. El entrevistado no tuvo empacho en responder y usar el término.

En conclusión, cuando se usa la palabra para referir a un acto o apariencia, ya nadie se remite al chiquero, con su aspecto y sus aromas, más bien se voltea a un significado como éste: Acción realizada por un ser humano en contra de otro, prioritariamente entre políticos.

Vaya, con todo esto, nuestras cochinadas de chiquillos no tenían nada de porquería.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
06 Junio 2017 04:00:00
El bolsazo de Letizia
Entre el bolsazo de Letizia y el pellizco real de mi madre no hay tanta diferencia; en todo caso, ésta se podría encontrar en las posibilidades de la víctima: La infanta Sofía no pudo decir ni pío, en cambio yo, a voz en cuello, ejercí mis derechos diciendo: “¿Por qué me pellizca?”

No sé si el protocolo real en España ha permitido siempre la participación de los hijos en la coronación de sus padres, pero no tenía noticia de pescozones ni zarandeos en otros eventos magnos, excepto cuando el Rey Felipe asume el cargo que su padre, el Rey Juan Carlos, botó para irse tras de una más joven que la reina.

Fue muy conveniente que Letizia llevara un bolso de mano, pues de portar uno colgado al hombro, hubiese sido más dramático todavía el bolsazo que le dio a su hija porque se empeñaba en hacer algún comentario a su delgadísima madre. La cronista, muy conveniente para el caso, resaltó como esa perfecta mujer y madre estaba al pendiente de su pequeña para indicarle cuándo hacer un saludo; a mí lo que me apreció fue un empujón más parecido al de Shrek contra Fiona, y si la pequeña no acabó entre las zarzas fue porque a su lado estaba un guardia real.

Ahora bien, el acto, como quiera que sea, humaniza bastante a la pareja de rey y reina, pues eso de andar dándole a uno correcciones físicas en público es tan antiguo como mi tatarabuela; así las cosas, en muchas formas iguala al pobre y al rico, al noble y al truhán.

Siendo honesta, tengo bastante pena por la posición de la infanta, pues aun siendo una niña señalada por los dioses para ser princesa y, quién sabe, tal vez reina, no puede defenderse ni un palmo de lo que, en cualquier escuela primaria mexicana, sería motivo para echarle al profesor toda la caballería de Derechos Humanos.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
03 Junio 2017 04:00:00
Mala madre
En mi opinión, soltar a los hijos no es criticable, al fin y al cabo la autonomía les redituará mayores beneficios que la dependencia. Con todo y eso, no ha sido la Malamadre sino la Cuna de Moisés la mata más pérfida si de maldad se trata.

Doña Librada tenía el proverbial zaguán ataviado con hojas de hule, helechos, geranios y gladiolas. En una esquina al fondo, estiraba los brazos la Cuna de Moisés, y yo, apenas supe su nombre, me puse a buscarle al niño y, por Dios santo que no lo encontré.

Esa noche dormí poco y mal. No tenía la certeza de los derroteros no de un Moisés sino de todos los que habían desaparecido en las hojas de aquella planta. A la mañana siguiente mi madre me tranquilizó cuando hizo la aclaración de que era solo la cuna, pero el niño no llegaba aún.

Al pasar de los años descubrí dos cosas importantes: La primera, que Moisés si estaba perdido; la segunda, cuánto ingenio y piedad despliegan las señoras al bautizar a las plantas domesticables y también a las silvestres.

En el bosque norteño, el verano se engolosina distribuyendo tanto Cordón de Jesús que la vista azulea incluso entre los manzanos y las margaritas. Ya puestos a imaginar, la vara larga con los pompones pequeños a los lados sí remite al ajuste en la túnica santa.

Ahora bien, la Corona de Cristo es más bien una sinécdoque: No es la pieza en sí lo que simula, sino la parte principal que la construye, medio por el cual el hombre se hizo santo a través de semejante martirio.

La Siempreviva es un arreglo especial entre las señoras y la naturaleza, porque el nombre en sí es una promesa consistente entre ambas, ya que las primeras se comprometen al resguardo y la segunda a la subsistencia a pesar de los malos tiempos y las ocupaciones de sus dueñas con otras macetas más chiquionas.

La Bandera, en lo que a mí respecta, me remite más bien a los dulces de Halloween; confundo a la Moneda con la Millonaria; veo al Alcatraz amarillo como una creación en fomi y la Dalia es, por mucho, la mejor flor del universo.
Eso, un universo femenino hay en las plantas y sus nombres.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
02 Junio 2017 04:00:00
Novia sucia
Media hora antes de la boda religiosa, se apresuró con los últimos toques del maquillaje. El vestido albo reflejaba la luz del mediodía sobre la tela brillante del pecho; se sacudió una mota de polvo y procedió a pintarse los labios en color rojo profundo. Apenas tocar los labios, la barra se dejó vencer por la presión y, partida en dos, fue a dar con la blanca y brillante tela que cubría el pecho. Así, cochina, se fue a casar.

Cinco años después ella hizo un recuento de los hechos y sumó la rabia del labial rojo a los terribles presagios que se cernían sobre ese matrimonio que había expirado ya. Muy pronto, a decir su suegra, como si hubiese una tabla de equivalencias para saber cuándo es tiempo para divorciarse.

Hay muchas formas de suciedad en las novias; tengo también el ejemplo de Mariana, quien aceptó la propuesta matrimonial del amado de su hermana. Cierto es que él nunca mostró interés por esta, pero, al fin y al cabo, ensució esa unión con el estigma del amor filial traicionado.

La nueva pareja, apenas instalada en su casa familiar, hubo de posponer las pasiones ante la terrible enfermedad que aquejó a Mariana y no la dejaba moverse de su cama, mucho menos recibir a cabalidad las obligaciones conyugales de su esposo. Él, como sea, dijo que no tomaría una decisión a la brava, y esperó 25 años, hasta que alguien le dijo cómo quitar el embrujo del cual fue víctima su mujer.

La tercera prometida en cuestión fue víctima de los medios. Arribó a la Cruz Roja en calidad de urgencia médica: Una hemorragia vaginal, ocasionada por relaciones sexuales agresivas, la tenía en artículo mortis ante los ojos incrédulos de su familia y el odio de todos en contra del futuro esposo. La prensa tomaba fotos para la edición vespertina.

Esperaron hasta que llegó el susodicho; el padre lo encaró, sorprendido de que el joven no tuviera una expresión de angustia, sino de coraje. La prensa tomaba fotos para la edición matutina. El novio no dijo nada; se acercó a la cama de la moribunda y, ya bastante cerca, le arrojó a la cara el anillo de compromiso: No era él con quien había estado. La prensa tomaba fotos para la edición de últimas noticias.

Muchas formas hay de ensuciarse las novias, pero eso no sería problema si hubiese a la mano una chalina, otro novio para la hermana o una prensa menos curiosa.
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
01 Junio 2017 04:00:00
Palabras prohibidas
Las imágenes en la novelita color sepia no lograron que le tomara ojeriza a un halcón ni tampoco me compadeciera de la paloma; en realidad, mi vida medio campirana me había enseñado cómo la ley de la vida y la cadena alimenticia siguen su curso sin asombro de nadie.

No tengo el momento preciso cuando caí en cuenta del mensaje oculto, pero seguro estuvo relacionado con escenas de romance muy subido en la televisión, cuando las parejas, tras un beso que hace inclinar a la mujer, quedaban ocultas por el límpido cielo y la mar transparente.

La tradicióndel texto romántico está oculta en las palabras prohibidas. La narrativa moderna no deja nada a la imaginación pues, en muchos casos, piensa uno que el autor se ha ocupado más por saber de anatomía que de retórica y poética.

Las Novelas Inmortales omitían de plano las alusiones sexuales, quizá por eso nunca editaron en dibujitos sepia a La Celestina o El Decamerón. En cambio, toda la otra gama de publicaciones semanales, números intercambiables entre los fanáticos lectores, sí desplegaban todo su glosario de imágenes: halcón y paloma para la seducción de una inocente; cielo claro y jardín con flores para la cúspide de un sufrido amor.

Tambiénlas palabras prohibidas se agazapaban tras de frases como “se fundieron en un abrazo”. Como esas novelitas llegaban a casa desde mis 6 años –cuando Doña Luz llegaba a planchar con su parsimonia, el Memín, Rarotonga y dos más– siempre asocié el tema de fundirse con asuntos de iluminación. Mi primera picardía al respecto fue traducir que aquellas dos personas estaban echando chispas.

Las palabas prohibidas son para la narrativa como la ropa interior para las personas: siempre es inquietante conocerlas, pero adivinarlas bajo otros ropajes insinuantes resulta una experiencia más enriquecedora que tenerlas siempre a la vista. Como diría José José: hasta la belleza cansa.


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
01 Junio 2017 04:00:00
Mason o muerto
Mi tatarabuelo se quitó la vida. La hija mayor, fruto de su primer matrimonio, le visitó una noche antes; encerrados en la recámara principal, hablaron largo y tendido sin que nadie más pudiera saber el contenido de esa sospechosa conversación.

Dos horas después, la hija salió de la habitación; parecía más atribulada que al llegar. Se acomodó la chalina negra y, sin despedirse, cruzó el interminable patio, recién llovido, perfumado a fuerzas por las pocas plantas que mi tatarabuela cultivaba por obligación, porque a los 14 años no da la voluntad para ser esposa de un anciano y hacer como si se viviera feliz.

Mi tatarabuela quedó en sospechas, aunque no le fue ajena la estancia de su marido en los aposentos, considerando que era su costumbre cuando debía contar sus muchos pesos y resguardar sus bastantes monedas. La tataranieta rechinaba un asiento del elegante carro que esperaba frente a la casa.

Adelante y atrás, se columpiaba la chiquilla; rechinaba el sillón; adelante y atrás; rechinaba el sillón; adelante y atrás, dos truenos opacaron el juego de la niña; el eco se detuvo un rato por encima de su cabeza y luego fue a parar hasta la acera de enfrente y, probablemente, a las calles contiguas, a las casas cercanas, a las huertas floreadas y sus membrillos.

La niña esposa tocó la puerta, empujó, gritó; sintió cómo daba un brinco el niño que llevaba dentro; empujó más y al fin pudo ver la escena: Su esposo se había pegado un tiro en la boca y yacía, cuán grande era, tendido junto a la cama. No había dinero ni monadas contables.

Luego supimos la historia: la hija deseaba casarse con un hombre quien le condicionaba el matrimonio a la conversión de su padre, quien era masón. Cuando la muchacha le planteó él problema, él pareció asentir y la dejó irse con bastantes esperanzas; al fin y al cabo, si el problema era él, se quitaría del camino.

Bien pensado, como las cosas cambian tan rápido en el tema de las creencias, creo que con el tiempo le hubieran perdonado lo masón, pero nunca lo muerto. Ella quedó soltera, su primera mujer viuda y mi tatarabuela, sola, pobre y con un hijo menos.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
30 Mayo 2017 04:00:00
El breve espacio
Puede ser el sillón en la oficina, al lado de Adelita, la latosa, ese sitio nos espera cada día y se vuelve un sitio imprescindible para saber que alguien nos espera.

Esa sensación que nos da en medio del pecho cuando pasamos por un lugar cuyos muros nos acogieron en alguna época de nuestra vida, no sé cómo se llama. Podría confundirla con la nostalgia, pero no es tal porque tiene algo de temor y otro poco de desolación.

Es un sentimiento presente cuando dejamos un sitio, o bien, cuando legamos a un nuevo lugar cuyos espacios nos son desconocidos y no dominamos su tránsito. Luego de mucho pensarlo llegué a una conclusión: Se trata de identidad.

La identidad es identificarse con algo. En la escuela, desde preescolar, los profesores empiezan a esculpir esa figura en nuestra mente a fin de hacernos sentir parte de un grupo específico. Cuando nos familiarizamos con las tradiciones, los valores y las costumbres de ese grupo, finalmente logramos movernos en él con cierta confianza, incluso, algunos proponemos cambios a ella con la certeza de que dominamos la base conceptual.

Cuando dejé la primaria, igual que cuando termino la secundaria, prepa y universidad, tuve esa sensación de sentirme extraña en un sitio al que pertenecí, y todo se debía a que esa mesa y ese banco que me esperaban cada día y no lo iba a hacer. Volví siempre a esos lugares y la desolación se apoderó de mi persona cuando supe que sería saludada con afecto y alegría, pero no tenía ninguna espacio esperándome.

Al pasar de un nivel a otro, en tanto mi estancia se hacía costumbre, cada mañana avanzaba con el temor de que tal vez no estuviera ya mi silla ahí o hubiese desaparecido de la lista. Cuando era niña, los primeros días de clase solía preguntarle a mis compañeros: ¿Te acuerdas de mí? Hasta que uno me dijo: ¡Claro, si no estoy loco! Y me dio a entender que la desconectada era yo, pero tuve la seguridad de pertenecer a ese grupo por fin.

Que un espacio esté destinado para nosotros nos da la certeza de pertenecer ahí, sea una escuela, casa, oficina, fábrica o lugar de esparcimiento. La identidad nos da la certeza de ir por el camino correcto y sentirnos aceptados; su ausencia, en cambio, nos deja la sensación de no pertenecer a un lugar preciso y, por lo tanto, desconocemos cuáles son los valores que nos construyen.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
27 Mayo 2017 04:00:00
Sangre y sudor
Sacar la sangre a alguien era una afrenta mayor que pagaría el agresor ante la justicia o, lo que es peor, ante la directora de la escuela.

No era difícil que sucedieran cosas como esa: Pelearse a la salida era una práctica común cuya mercadotecnia no requería mayor inversión que correr la voz entre los compañeros. En esos momentos desaparecían las fronteras de sexo, posición económica o grado escolar, pues se mezclaban chicos y grandes para presenciar el espectáculo cuyo fin lo marcaba la roja y sanguínea aparición –a reserva de ser interrumpidos por la directora que extendía su jurisdicción hasta el baldío más cercano a la escuela.

Como es evidente, esas guerras tenían arte y reglas, pues una víctima sangrante daba suficiente como para detener la barbarie, situación que, en todo caso, hablaba bastante bien de la humanidad que nos revestía a los chicos de la escuela.

En una ocasión yo fui protagonista del encuentro. Nunca me enteró nadie cómo acabé en semejante situación, pues, a mi entender, yo iba como espectadora, pero un decidido empujó me puso al centro del ruedo y con el único certero golpe de Raquel, terminé con la nariz en un lugar ajeno. Nadie volvió a convocarme para esos eventos, supongo yo que mi nula capacidad de pelea derivaba en muy poco rating.

Hace muchos años no escucho la frase entre los chiquillos; al parecer, sacarle la sangre al otro ya no es una noticia ni representa mayor excitación. Claro, cuando los niños tienen a diario la salvaje realidad donde contabilizar asesinatos y cercenamientos es incluso cotidiano, quedarse a ver una nariz ensangrentada no implicará un currículum deseable para ninguno que ande buscando la fama.

No suena bien, pero ojalá sacarle la sangre a alguien fuera otra vez el mayor reto de un fortachón en la escuela; a vistas de la modernidad, eso era bastante caballeroso.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
26 Mayo 2017 04:00:00
Tus propias uñas
Eso de rascarse con sus propias uña tiene un importante trasfondo, porque no es lo mismo salir de un conflicto con las manos manicuradas, con las uña de gel o con un simple gelish.

Hay dos barbarismos en el párrafo anterior, usted no lo verá, pero el procesador de textos se aferró a subrayarlos en rojo para lavarse las manos en el pecado léxico que estoy cometiendo. Yo tengo una buena razón sobre esto y se trata de que en asuntos de moda ningún país es dueño de sus palabras.

Si al hablar de uñas se comenten barbarismos, al estudiarlas se enfrentan bárbaras emociones, pues la cantidad de cosas que se pueden untar, pegar, dibujar, escarchar, pavimentar, colorear, iluminar van más allá de cualquier utopía.

Rascarse, que parece un acto tan simple, se torna una real aventura cuando alejar el escozor implica una terapia de garras cuyos ornamentos amenazan con quedarse en cualquier pliegue anatómico de la persona.

En lo personal, me parece inalcanzable la hazaña de subirse o bajar la ropa interior, quedando ileso en el intento, con las protuberancias de tres centímetros en la culminación de los dedos; si se logra poner la pantimedia en su lugar y sin roturas, entonces se trata de una experta escapista quien, en realidad, puede rascarse con sus propias uña, aunque, técnicamente hablando, no son tan propias.

Así las cosas, en lo que respecta a las mujeres, la frase “rascarse con sus propias uñas” parece una hazaña más difícil de alcanzar que la de usar las postizas.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
25 Mayo 2017 04:00:00
Ronco pecho
Estudiar Filosofía ya es difícil de por sí: Implica darse cuenta de que uno no es uno sino todos pero nada a la vez y, además, esa cosa indescriptible se puede individualizar para luego identificarse con un colectivo. Si no entendió, estimado señor, no se preocupe… yo tampoco, y vaya que he invertido tres años en el intento.

Los ingratos filósofos, deben reconocerlo, son aún más intrincados que la Filosofía misma, pues, al igual que algunos pedagogos y sicólogos, si no inventan una palabra de su ronco pecho nunca descansarán en paz. Así, debemos memorizar entelequias, cosificaciones y “epochés”.

No conformes con neologismos construidos a base de extranjerismos que, de acuerdo con la Academia, si los uso se convierten en barbarismos, osan derivar los nombres de grandes pensadores a fin de inventarse como partidarios de alguna corriente. Se les hace muy fácil pegarle sufijos a los ya de por sí complicados apellidos en cuanto extranjero tuvo a bien plantear una teoría.

Con los kantianos y los aristotélicos no tengo gran problema, pero guardo mis reservas con kikergardianos y nietzscheanos. Ahora mismo la lengua se me hace un nudo para pronunciar, imagínense nada más adentrarse en sus teorías.

Bueno, paso a contarles que el otro día nos dieron para leer a Wittgenstein, pensador nacido en Austria; en la clase, el maestro nos recibió con una pregunta profundísima: “¿Quién se volvió wittgensteiniano?”. Un murmullo recorrió el salón y todos nos dimos a la tarea de encontrarle una respuesta correcta, pero cuando fuimos capaces de pronunciar la palabrita, ya se había acabado la hora; todos decidimos ser platónicos, resultó mucho más fácil.

No crean que soy tan conservadora; sí voy de acuerdo con la evolución léxica y la necesidad de nuevas palabras, pero, digo yo, guardando las formas. El pobre austriaco, ya por sí complicado de leer, se quedará sin seguidores si insisten en pegarle más complicaciones al nombre y, como diría Hermione, la de Harry Potter: temerle al nombre sólo acrecienta el miedo al hombre.

A resultas de todo esto, durante algún tiempo me quise promover como heideggeriana, pero era tan difícil pronunciar la palabra sin error que parecía lideresa sindical dando un discurso; me decidí por Santo Tomas, para ser tomista, y si no me quedé nada más con el Santo, es porque no podía ser santa… pues aún no muero.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
24 Mayo 2017 04:00:00
Valor sentimental
Alguna vez leí la anécdota sobre un ama de casa quien acostumbraba preparar el pavo navideño en una forma poco usual: Centraba el ave, ya rellena y todo, en la pavera y entonces procedía a cortarle un tajo del costado derecho.

Su madre, quien vivía en otra ciudad, fue a visitarla para las fiestas decembrinas y ambas estaban dispuestas para la preparación del platillo. Cuando la mujer notó cómo su hija quitaba el trozo de carne al pavo le preguntó la razón, y entonces respondió que lo había aprendido de ella, porque acostumbraba a realizar ese corte antes de acomodarlo en el recipiente. La madre, ahogada de la risa explicó: “Sí, hija, yo nunca tuve una pavera tan grande como la tuya y tenía que quitarle un pedazo a fin de que cupiera el pavo”.

Tal vez hubiese sido mejor no conocer la causa, porque media vida la hija revivió su historia familiar y se sintió parte inseparable de una familia cada ocasión cuando tocaba cercenarle la lonja al pavo. Como sea, esta narración sirve de pretexto para reflexionar sobre las acciones aprendidas en la casa paterna que luego repetimos sin necesidad de una razón práctica.

Lavar la ropa en cierta forma, colocar los utensilios en otra, doblar las toallas así, tender las camas asá, usar el peinado tal o calzar el zapato cual. ¿De cuántos usos y costumbres somos realmente autores conscientes?

En lo particular, amaso como mi hermana, licuo como mi madre, conduzco como papá, cocino como la señora Diana, canto como doña Andrea, gusto del campo como don Felipe, me peino como mi abuela, me maquillo como Mayela, entrevisto como Arauz, me cepillo los dientes como el profesor Ariel, enseño como mi maestro de metodología… lo que después de esto y más, ésa soy yo.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
23 Mayo 2017 04:00:00
Al grito de guerra
Comer un elote empieza con la figuración de ello. Si bien existe una vía alterna para lograr el cometido –por ejemplo escuchar el grito sin haber pensado antes en tener antojo-, el deseo pone más sabor en este alimento que la misma crema y el mismo chile.

Debo aclarar la diferencia entre consumir elotes públicos y privados: Mientras los segundos son una opción alterna al menú, los primeros representan una posibilidad azarosa cuya manifestación tiene más qué ver con la voluntad del elotero que con nuestro posible antojo; esto los reviste con cierto aire prohibitivo de concupiscencia –además de la crema y el chile–.

Imaginar la pieza incluye una dosis de vapor sobre la cara, una emanación cálida que conlleva los olores donde dejaron su caldo precioso esos granos carnosos. Los místicos baños metálicos, continentes del tesoro, están preñados con un color cobrizo desde la base y hasta el borde, dejando apenas libres las asas colgantes que los adornan.

Las vestiduras todo-sabor con que los mexicanos adornamos un elote son un verdadero reto al paladar: Si la tradición se sometía al unto de crema y la verbena del chile, hoy bien pueden recibir baños de queso blanco o amarillo –incluso en sus versiones más plásticas-, gamas de tamarindo, granizadas de sal y pimienta, albures de ajonjolí más las aventuras en las cuales nos involucre el vendedor.

Comer elote es una práctica ancestral que nos identifica como sociedad; no nos vuelve más internacionales el degustarlo en plato largo y con cheddar, solamente nos convierte en mexicanos gourmet con esencia globalizada.

Igual que las palomitas, cocinados en casa carecen de esa esencia comercial, necesitan el toque del maligno y adictivo conservador y, sobre todo, no ofrecen el espectáculo del hacinamiento dentro del recipiente nómada que tienen a bien llevar los eloteros para el mundo.


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
20 Mayo 2017 04:00:00
Volver el traste
Regresar el traste es un signo del bien nacido, es santo y seña de la buena cuna, resulta en la conjunción del saber cultural acumulado por muchas generaciones atrás y de la filosofía social para el bienestar común y las relaciones duraderas.

Tener la delicadeza para volver aquello convertido en continente del amor, la amistad, la voluntad, la actitud propia del ser gregario, empieza con la entrega; en palabras llanas: Entregar el recipiente ajeno empieza cuando éste llega a casa con su precioso contenido.

Doña Quica llevaba a casa platitos con nopales guisados al huevo y chile colorado; la servilleta de papel, en su rol de tapadera, resultaba en cierta viscosa materia mezclada la celulosa con el juego imperdonable del guisado. Adivinar el alimento brindado era un bonito juego de antaño, cuyas pistas se diseminaban por las casas del barrio apenas empezando los olores a la hora de cocinar.

Si bien, los guisados se entregaban en el transcurso de la tarde, las tortillas de harina habían de entregarse al pardear, cuando las señoras recién terminaban la tarea diaria de palotear suficiente para la cena. A diferencia del platillo húmedo, las gorditas permitían papalotear el papel blanco apenas suficiente para cubrirlas.

Esa entrega desinteresada iniciaba un rito generacional: el platito volvería con su dueña, mas no vacío, sino con los preciosismos culinarios destinados a sorprender por lo menos en igual forma como lo hicieron los primeros. Así se establecía un compromiso no escrito, pero grabado en la genética de las familias: igual como se heredan los odios, compartir la comida es testado a las descendientes de una estirpe.

En mi calle transitan todavía platos llanos con tortillas, platos hondos con caldito, cajas con capirotada, ollas con atole, desechables con asado y envases reciclados con guisados. El surco hecho por dos generaciones anteriores a la mía, se sigue regando igual para obtener la besana del buen vecino.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
19 Mayo 2017 04:00:00
Sin planes
¿Recuerda usted el tiempo cuando hacíamos planes? En esa época, trazar una ruta de vida no era algo descabellado; prometer y cumplir consistía en calcular las probabilidades con cierto esmero.

Cumplía apenas los 13 años cuando afirmé que quería ser corresponsal de guerra. Dos o tres desvíos temporales retrasaron mi intención pero, a fin de cuentas, acabé por seguir una ruta prevista de muchas maneras. Las niñas de mi generación querían ser maestras y los niños buscaban ser ingenieros; la mayoría se mantuvo en la raya hasta lograr el propósito.

Nuestros padres tenían cierta cajita misteriosa a donde iban a parar los ahorros alcanzados por trabajo extra o por abstinencia voluntaria; luego parecía viable abrir una cuenta bancaria con “réditos”, decían, y comprar luego aquello para lo cual se preparaban durante años.

Hacer planes es un deporte en vías de extinción, porque todo dura muy poco: La insistencia, la voluntad, el plan mismo y las condiciones sobre las cuales se construyeron los castillos no en el aire, más bien, ahora se medio apila en el humo.

La realidad en esta mañana puede ser muy otra al anochecer, y una cajita de metal con billetes acaba por ser una esperanza irrisoria para alcanzar el futuro soñado. No se sueña hoy en día, se vive al margen y se sobrevive al cambio.

No es extraño escuchar los planes de un niño para su futuro profesional: Ser narcotraficante es una opción, porque la idea de uno, la imagen y la volátil prosperidad es una imagen que hoy por hoy forma parte del ideario cultural en América Latina. En esos momentos, tratamos de evadir la palmaria realidad pensando que, al fin y al cabo, la mayoría de los chicos en el kínder quisieron ser bomberos hace dos generaciones y menos del uno por ciento lo hizo. Con mucha fe, pudiera suceder lo mismo en el futuro próximo.


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
18 Mayo 2017 04:00:00
Qué le importa
Todavía a mis 10 años, la frase “qué te importa” solía redituarme en un pellizco y dos chancletazos. La ofensiva frase estaba catalogada en el lexicón paterno prohibido como una de las más ofensivas entre las ofensivas.

De todos modos la seguimos usando, a veces con el eufemismo sin sentido de “what in for”, que muy poco limaba la aspereza de la ofensa y menos disminuía los chancletazos si acaso nos pillaban en la acción léxica. Además de la expresión, agregamos otras anexadas a nuestro vocabulario estandarizado, cuya sola mención seguro iba a provocar muchos desheredados en el siglo anterior.

Decir que los abuelos defendieron la lengua o pensar que nuestros padres fiscalizaran nuestra habla es un tema de pretexto, como tocar el tema del clima haciendo esos comentarios innecesarios para la comprensión del comportamiento termométrico pero utilísimas para romper el hielo y saber si se está tocando suelo familiar o sencillamente los bochornos son personalísimos y menopáusicos.

Hablar del habla es bueno; defenderla, innecesario. ¿Cuándo las palabras han requerido de un abogado para sobrevivir o de un fiscal para quedarse presas en la cárcel del silencio? “Nuncamente”, diría una señora, a quien la inexistencia de la palabra jamás le preocupó ni la hizo sentirse impropia.

Nuestra generación alteró las formas de hablar que nuestros padres tenían ya catalogadas en buenas, malas, pertinentes e impertinentes; nosotros generamos una mezcla bárbara, misma que hoy nos resulta el estándar obligado entre nuestros hijos. Pero no, ellos están haciendo su propia revolución.

Tomar una posición frente al habla vigente, plagada de vocablos que hacen estallar nuestros oídos –y que en su momento nos hubieran hecho estallar los dientes si las hubiésemos pronunciado ante los abuelos- es nuestro derecho; decidir ser parte o no de una conversación en donde abundan las palabras altisonantes es una posibilidad; sin embargo, combatirla, satanizarla o enfrentarla, no está ni en nuestras manos ni en nuestra lengua. Así son las palabras.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
17 Mayo 2017 04:00:00
Mejor perro
Me encantaría tener la determinación de los perros callejeros cuando andan por las aceras. No hace falta preguntar: tienen la expresión tallada en su prisa de tener perfectamente claro el destino que los está llamando.

Algunos perros callejeros suelen distraerse con tentaciones banales como un pedazo de pan, una caricia, un mimo o un puntapié, pero siguen su camino, y uno no se explica cómo es posible prefieran continuar en su mundo astroso que permanecer frente a la verja de una casa con ciertas posibilidades de volverse la mascota familiar.

Hay personas con imán para el perro sin dueño; es decir, esa gente es justo el destino por el cual andaba con tanta determinación el can, cuya historia de aventuras se quedará en la tumba perruna, si es que tiene una.

A simple vista, la decisión parece fácil: Quedarse en una casa a riesgo de ser rechazados; sentirse cómodos cuando se sospecha de ellos toda clase de fechorías posibles, fundamentadas únicamente en la apariencia. Hay perros que los elige el dueño, porque este fue elegido por su mascota.

Los callejeros ladinos se distinguen por su simpatía; cuentan con una felicidad a prueba de todo y suelen ser versátiles. Enamoran con su disponibilidad y tolerancia a la frustración; permanecen en un sitio el tiempo necesario, ni un día más, para continuar su camino. ¿Cómo se conoce el calendario de un perro callejero? Eso seguirá siendo un misterio.

Algunas son taciturnos y fantasmales: Vuelven cada noche a dormir junto a la puerta y no emiten queja si apareció algo sobre el plato improvisado que un alma buena tuvo a bien cederle. Si hay comida, se queda a cenar; si no la hay, también.

Un perro callejero rompe toda regla social: No elabora un contrato matrimonial, no tiene un acta de adopción, ni siquiera hay una carta compromiso. Él decide cuándo llega y cuándo se va dejando tácito el acuerdo donde se establecen los límites y las libertades para cada una de las partes.

No son nuestros: somos de ellos.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
16 Mayo 2017 04:00:00
Pajarito
Mi bisabuela revivía a los pájaros soplándoles con determinación sobre del pico. Fueran hijuelos caídos del nido, aves libres accidentadas o algún miembro de su harem emplumado, la técnica solía surtir efecto, a reserva de que se adelantara el gato en los primeros auxilios.

Según he observado, los caballos pasan por el mismo procedimiento, sólo que, en este caso, para familiarizarse con los humores de su dueño y facilitar de este la domesticación y el entrenamiento. A decir verdad, los caballerangos logran respuestas realmente admirables de sus ejemplares.

Jamás vi a mi abuela soplando a ser vivo ninguno. Ella se bastaba con un adusto carácter que amenazaba a cualquiera cuya intención fuera salirse de las normas; siempre pensé que los pajaritos habitantes en las jaulas que pendían sobre la pared del patio hubiesen permanecido dentro así las rejitas corredizas estuvieran abiertas. Sólo a mi abuelo se le ocurrió tener una enemiga de esa talla.

Ciertos loros se volverán incondicionales si se les enseña a ser tan dependientes de sus amos que dejen muy profundo, en el subconsciente, su capacidad para subsistir en la naturaleza, utilizando sus dotes fónicas no para divertir a la concurrencia, sino para mantenerse con vida.

Los millonarios de medio oriente, con cierto picor en la conciencia, mandan fabricar jaulas inmensas para que en ellas habiten sus pájaros exóticos; los cetreros condicionan a las aves para que no sepan vivir de otro modo que en simbiosis; los ornitólogos y los sofisticados desarrollaron chips inteligentes para monitorear las andanzas de sus mascotas emplumadas y hacerlas volver de formas imaginables o lanzarse según su antojo.

Así las cosas, repasando la historia sobre las maneras como el hombre ha logrado aprisionar a los pájaros desde tiempos inmemoriales, llego a la siguiente conclusión: El amor no es un pájaro.


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
13 Mayo 2017 04:00:00
Machitos
A estas alturas de la vida, cuando escucho hablar de miembros masculinos inmediatamente se me viene a la cabeza la imagen de unos suculentos tacos de machito. La mente, a fin de cuentas, se apiada del ser humano cuando ya pagó la cuenta por ser descendiente de pecadores.

Las muy escasas parejas que llegan al final de sus vidas en esa misma calidad, como parejas, coinciden en la misericordia con el cual la naturaleza flexibiliza su régimen con el hombre, quien ha de luchar durante casi toda su existencia con las dificultades de la supervivencia, de la socialización y, sobre todo, con el autocontrol.

Si en el primer tercio la edad infantil y la adolescencia se vuelven contra el hombre mismo, como su sus síntomas fuera una enfermedad autoinmune, en el segundo se recrudecen las manías, las taras y los minusvalías físicas y mentales que hereda la imposición familiar, el prejuicio social y le imitar modelos que parecen decisivos.

Los impulsos incontrolables caracterizan las decisiones de las personas, en todos los planos de la vida. En el aspecto íntimo se multiplican las filias y las fobias traduciéndose en una cantidad de dolor incalculable, pues cuando un adulto joven padece de amores, es incapaz de encontrar otra palanca qué mover para seguir andando.

El amor durante la edad adulta está contaminado, sobre todo de esperanza: las prefiguraciones que se hacen sobre la perfección de la vida en pareja arruinan cualquier realidad; las imposiciones religiosas, firmadas a modo de condena, predisponen al tentador delito; los estigmas de la fealdad versus la belleza determinada por los medios acrecientan la inseguridad en hombres y mujeres sobre si son o no capaces de retener a su lado a alguien.

Frisar la ancianidad otorga un respiro. Hasta entonces se empieza a comprender la búsqueda que San Agustín recomendó a la humanidad: buscarse en el interior de cada uno otorgará todas las respuestas y calmará las dudas más profundas.

La tercera edad, por usar el eufemismo en boga, se presenta con un regalo en las manos: No hay más preocupación que ocuparse de sí mismo; los fracasos amorosos no existen, son solo veleidades o partidas mal jugadas. El amor se transforma, después de tantos besos, en un príncipe etéreo que se deja tomar al modo como el otro quiera.

Pensar en la pasión servida sobre el plato preferido, ese es el verdadero amor.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
12 Mayo 2017 04:00:00
San Jack el destripador
Poco me sorprendería ver a Porfirio Díaz en el nicho de los súper héroes, todo esto gracias a una buena historia transmitida en televisión a manera de telenovela. Bastaría un chasquido dactilar de Krauze para que todos estuviéramos de acuerdo con bautizar calles, escuelas y bibliotecas con su nombre.

Bueno, tengo mis argumentos para fundar estas sospechas, y el más poderoso es que hoy estamos a una mordida de convertir en lindo todo lo que antes fue terrorífico y rechazado. Las cosas empezaron con abejitas y hormigas trabajadoras cuyo esfuerzo deberá ser reconocido con una convivencia humana-abejil (u hormiguil) hasta llegar a tejerle suetercitos a los insectos, así es como lo presentan a los niños en los filmes; es más, está la propuesta de Ratatouille para dejar entrar en la cocina a una ratota.

Lo más reciente –seguro ya lo adivinaron- es el culto a los vampiros, sí, los mismos cuyos dientotes fueron por muchos siglos motivo de espanto y amenaza de los chiquillos reacios a dormir temprano. Millones de ristras de ajos, escapularios, biblias y rosarios se vendieron por siglos para estar prestos a defenderse de la terrible amenaza de esos seres envueltos en capas y desvelados. ¿Cómo se dio el doblete?

Desconozco el camino que siguieron, pero estos seres mitológicos hoy están en el hit parade del corazón juvenil de hombres y mujeres. Ya no importa si sacan los colmillos o terminan ensangrentados después de morder el cuello de alguien, hoy resulta que esta acción no sólo es tierna sino hasta sexy y sugerente.

Alguna relación habrá con el hecho de que todos los vampiros cinematográficos han sido personajes bien parecidos, pálidos, ojerosos y trasnochadones, pero al final se erigieron con hombres espigados pero fuertes, mirada profunda y bien vestidos, lo que sea de cada quien. Entonces, la versión moderna es un jovenazo ataviado a la moda Gap, guapetón y con sus respectivas y retráctiles dentaduras.

En conclusión, llevamos al punto donde las historias más románticas, tiernas y apasionadas están protagonizadas por vampiros, a veces es ella, otras, él, como sea, pero saber que una película incluye a estos seres tendrá asegurada una fila de chicas enamoradas frente a su taquilla.

¿Qué vendrá después? Cucarachas también fueron protagonistas ya y uno que otro gusano; personajes de leyenda y mito ya los encumbró la pantalla haciéndonos pensar que Pie Grande sólo es un peluche divino perdido en la nieve; bueno, quedan algunos políticos sin considerar.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
11 Mayo 2017 04:00:00
Comer y querer
El mejor licuado de guayaba lo tomé en su casa. Aprendí la receta, aunque debo de reconocer que es uno de los procedimientos más minuciosos conocidos por mí; lo comparto en el interés de que rinda tantos frutos para ustedes como para mí.

En primer lugar, compre guayabas para cualquier cantidad de personas como pudieran visitarla durante la semana; se requiere yogurt y leche en la misma medida; necesitará miel también, o azúcar, según su preferencia. El corazón del procedimiento radica, justamente en eso: En el corazón del anfitrión quien reciba a las vistas, sea cual fuere la hora.

En primer lugar, reciba con gusto genuino a su huésped, abrácelo, pregúntele por su situación con interés verdadero por saber si todo camina como debiera. Saque el yogurt del refrigerador y lave las guayabas, desinféctelas debidamente.

Enseguida, acomode a la visita en derredor de la mesa, en la cocina, a fin de hacerle sentir bienvenido, en casa y seguro. Corte las guayabas en cuatro partes y mida cinco cucharadas de yogur por persona. Vierta todo en la licuadora.

Atienda con seriedad el asunto por cual es visitado, sea extraordinario o mero extrañamiento. Si lo desea, agregue dos cubos de hielo por ración. Pongo unja cucharada de miel o de azúcar a los ingredientes vertidos en la licuadora.

Con la charla ya encaminada, deje claro cuánto bienestar le provoca la visita, mismo que puede manifestar permitiendo a las personas abordar los asuntos por los cuales llegar hasta su hogar y compartir solamente aquellos que puedan enriquecer a todos los presentes. Licue los ingredientes durante cuatro minutos.

Antes de servir, no pregunte a nadie si comieron o no, solo asegúrese de que nadie sea alérgico a las guayabas, el yogur o la miel; sus visitantes están ahí porque se saben siempre bienvenidos con una cálida recepción, y su humilde receta del licuado de guayaba es la prueba fehaciente de ello. Use un colador para verter el licuado en cada vaso. Sirva bien frío, pero con toda la calidez que le sea posible.

Finalmente, agradezca a doña Tina, quien me enseñó cuánto amor puede caber en un vaso con licuado de guayaba. Si lo desea, agregue leche.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
09 Mayo 2017 04:00:00
Bochornos
Los dos momentos más bochornosos en la vida de un ser humano son: a) En su cumpleaños, mientras le cantan las mañanitas, b) EN una fila donde no queda claro cuál es el turno correspondiente.

Una fila es un reto múltiple para cualquiera. El carácter, la actitud, la circunstancia física, la situación emocional, esto y más se ve confrontado cuando aparece en toda su intensidad. La teoría de la relatividad aplica aquí con toda su einsteniana esencia: El deseo prefigurado antes de arribar al sitio determinará la largura, la velocidad o la inconveniencia de esa cola.

Las filas, estaremos de acuerdo, se hacen de pie. Balancearse como barco en alta mar, pasar de un pie a otro, girar la cadera para mirar nada en particular, mirar desde la altura hacia abajo y desde ahí mismo hacia arriba, sospechar de cualquiera que se acerque porque se convierte en un potencial ratero de sitios; todos son actos determinantes del ritual cuando se hace cola. La modalidad con sillas intercambiables, vino a trastocar la definición ontológica de la fila, porque las distancias quedan marcadas a priori, y se aleja así la posibilidad de haber estado demasiado cerca del amor de tu vida o de ese hermano desconocido que se perdió cuando chiquito.

No tengo claro si es en respuesta a un requerimiento de Derecho Humanos, una estrategia de mercadotecnia o sencillamente manifestación de la buena alma del dueño, pero la espera de turnos en modalidad “sentado”, implica otras complejidades.

Si la tecnología da para la máquina de turnos o, más humanamente tratado, una guapa chica entregando papelitos con números dibujados a mano, las cosas flexibilizan el ambiente y hasta puede convertirse la espera en una experiencia relajante. Ahora bien, irrumpir en una sala con más de tres personas sentadas y uno sin saber cuándo corresponde el propio, eso sí es difícil. El acto de preguntar: “¿Quién llegó al último?” implica asumir una jerarquía, una posición de último que se acabará cuando otro se aproxime y suelte el cuestionamiento.

Esperar es ya difícil, hacer es uno de los castigos que debió venir en el paquete con la expulsión de Adán y Eva.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
06 Mayo 2017 04:00:00
Tengo un viejo
Hay muchas razones por las cuales yo no soy poeta. A más de argumentar mi dificultad para comprender las intrincadas definiciones sobre figuras literarias, aportadas por la deífica Elena Berinstain, hay otras razones de mucho más peso: Tengo un viejo, tengo un hijo, tengo un perro. El último me lo regaló Santa; el segundo la cigüeña y el primero aún no sé bien si Dios o el diablo.

Como sea, cada uno traía algo bajo el brazo, y no era una torta. El perro venía con una serie de requerimientos para su estancia con dignidad como mascota en la familia, so pena de ser yo abducida por la Sociedad Protectora de Animales; el hijo venía sin instructivo y exige observación 24 horas diarias para tratar de entender la mejor forma de mantenerlo vivo, sano y feliz, y con la espada no de Damocles sobre mí, por si no soy tolerante y consentidora; el viejo traía la etiqueta de “wash and ware” y listo para usarse, pero nadie me advirtió acerca de los minuciosos cuidados que requería tan fina prenda.

En verdad no tengo explicación congruente para saber cómo hicieron nuestras madres, lidiando con un equipo de futbol y, además, con el perro, el viejo y hasta un gato necesario que habitaba en las casas de las generaciones pasadas. Por otro lado, ese ajetreo me explica ciertos desvíos sicológicos en mi persona, los cuales enfrentan a diario quienes viven conmigo.

Para escribir poemas se necesitan algunos ingredientes imposibles de eliminar en esa receta: El primero es la abstracción; quedarse con uno mismo dará la sazón necesaria para alcanzar la fama como escritor más o menos dedicado. ¿Cómo lograr semejante acto de valor cuando las señoras hemos de repartirnos como la Coyolxauhqui?

La educación tradicional nos dejó marca de caballo respecto de atender las necesidades del marido, tampoco sin irse al baño, claro está, pero no desentenderse de sus tentaciones y sus urgencias; los hijos, nadie lo duda, dependen de la madre por lo menos los primeros 42 años, pues ahora resultan renegados a salir de casa, porque el matrimonio es una asunto medio tenebroso y con demasiadas obligaciones.

Entre comprar la despensa, lavar la ropa, trabajar dentro y fuera de casa, asegurarse de dar pan y circo a tooodos los miembros de la familia, pagar recibos, atender a las vecinas, ser una buena hija y mediana hermana, mantener vivas a la mascotas propiedad del hijo, el viejo y el resto de la familia, muy poco espacio queda para la introspección, y los únicos poemas resultantes de todo esa rueda de la fortuna, serán unas construcciones medio bizarras en donde se discutan las razones por las cuales el tomate oscila entre 6 y 24 pesos en el súper mercado, o bien, si la carne de pollo deberá ser amarilla, blanca o rositita a fin de no ver crecer pezones donde no debieran aparecer.

Como pueden darse cuenta, no es falta de talento; es de tiempo y nada más.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
04 Mayo 2017 04:00:00
Angélica de fondo
En el caso de Angélica no, pero el resto de las mujeres en mi pasado, quienes dejaban asomar la puntita del fondo bajo la falda, lo hacían para dar una muestra fehaciente de su pudor y recato.

Angélica era desenfadada y el esmero en su apariencia física siempre fue contrariamente proporcional a la fijación con la limpieza de su casa. Yo no la recuerdo con otros ropajes que esas batas en color pastel desvaído, con botones al frente, desde el cuello hasta la pantorrilla: Ella siempre usó nada más siete de los 10 que ofrecía la prenda, pues su calor interno sobrepasaba los más crudos inviernos.

Con la mano derecha se abanicaba sin importar la estación del año; con la izquierda, golpeaba su muslo con tal fuerza que todos apostábamos tenía ya un tatuaje de los cinco dedos. Tras el golpe, milésimas de segundos después, el faldón de la bata bailaba una rumba pavoneando el dobladillo del fondo claro que sin falta usaba.

La función de esa prenda no la tuve muy clara entonces, ahora sí, aunque la lista que compone esta preclara idea incluye muy apenas la funcionalidad de ocultar, modosamente, la ropa interior.

Mi abuela y su hermana usaban fondo bajo sus muy oscuras y gruesas faldas. A diferencia de Angélica, ellas podían andar en volandas sin que se les asomara ni un ápice de las pantaletas o la orillita de las medias; estaban siempre tan cubiertas que de niña apostaba a que su anatomía no incluía las partes íntimas.

El fondo, nieto del refajo y hoy casi en vías de extinción, ha sido un espacio para la imaginación: Su imagen se presta para prefigurar unas piernas albas de tan poco sol, unos muslos recios de estar parados, un modo de ser mujer.

Así como Madonna y Selena pusieron en boga mostrar el sostén, pero uno adicionado con toda clase de lujurias en bisuterías, las señoras de antes inauguraron esa moda con tal conciencia, que durante muchos años no hubo encaje más exquisito que el de la orilla de un fondo de mujer.

(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
03 Mayo 2017 04:00:00
Tan chiquito pie
Si el invierno urge a sacar las botas apenas el termómetro tiembla amenazante y coqueto con los 10 grados en diciembre, el verano es un reto monumental para todas las mujeres del mundo.

En tanto reina la calceta, los pies femeninos son un misterio apenas descubierto por las mismas dueñas de los mismos. El tiempo de frío es un periodo de gracia para las extremidades inferiores, las cuales se libran de restriego, remojo y crítica; se les da la concesión para estar francos de esa chistosa exigencia de parecer cualquier cosa menos pies.

Aunado al tema de los vellos, los hombres pueden indistintamente mostrar sus pies en condiciones cualesquiera: Crecidos –los vellos- o peludos –los pies- y no descienden ni un ápice en la posición de su espacio social. A las mujeres, en cambio, nos resultaría más fácil un cambio completo de piel que el ritual de prepararnos para usar zapato abierto.

Más allá de la categorización socioeconómica del calzado, hecha en forma de catálogos inimaginables, la exigencia rompe las barreras que marca la desigualdad social: Mujeres de todas las clase sociales, rangos, colores, estaturas y dimensiones deben de cumplir el pago por pertenecer a una comunidad de civilizados.

Los requisitos de ingreso podológico al verano consisten en una hidratación intensa, una exfoliación ingente, un enfrentamiento inevitable a todas las cremas posibles, un corte de uñas urgente, una barnizada indispensable y un redescubrimiento inevitable de las causas por las cuales no se puede ser modelo de zapatos.

Los pies femeninos hablan por sí mismos cuando sube la temperatura: Caracterizan a la mujer, la posicionan, la colocan, la califican sin lugar a duda, la distinguen entre el mismo género y en comparación con el contrario.

Como quedó de manifiesto, hablar de los pies femeninos en el verano requirió de mucha cabeza.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir
columnistas

top-add