×
Rafael Loret de Mola
Rafael Loret de Mola
ver +
Rafael Loret de Mola Vadillo (Tampico, Tamaulipas; 25 de octubre de 1952). Periodista y escritor mexicano, conocido por ser uno de los más serios críticos del sistema político mexicano. Sus libros, muchos de los cuales han sido best-sellers, contienen información confidencial sobre numerosos actores políticos de México. Jamás ha sido desmentido públicamente.

" Comentar Imprimir
24 Abril 2018 04:00:00
» Balance infortunado
No solo nos referimos al balance del sexenio, a todas luces negativo y hasta pernicioso con huellas de la mayor corrupción acumulada en la historia reciente del país; también nos acercamos a las hojas de ruta para el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, convertida en manzana de la discordia política, cuyo costo inicial era de 169 mil millones de pesos y ahora se incrementó, a la par con los reclamos de Andrés, a 180 mil millones de pesos. Una bicoca para Slim; un abismo para los demás mexicanos.

Hace un lustro, cuando las campanas de la euforia aristocrática rasgaban los sentidos de los comunes, advertimos que costos y obras anunciadas acabarían siendo quimeras o cuevas de Alí-Babá para la nueva clase política. No nos equivocamos. El tren rápido a Toluca, con la consiguiente cuarta autopista, fue beneficiosa para las hermanitas peña nieto, Verónica y Cecilia, y respecto al célebre campo aéreo –que Andrés quiere instalar en la base militar de Santa Lucía, muy cerca de Tizayuca, Hidalgo-, los beneficios se concentraron en la altruista familia Slim, con beneficio directo para el yerno intocable, Fernando Romero, constructor de otras obras públicas de gran envergadura incluyendo algunos de los rascacielos del sur. Gobierno, sí, para la oligarquía; y no exageramos.

¿Podrá ser reversible la construcción o quedará como uno más, el más grande, de los elefantes blancos del país? Cada que paso por Coatzacoalcos para ir a Villahermosa me encuentro con el célebre puente “de la corrupción”, dinero tirado para construir un crucero que no lleva a ninguna parte paralelo a la carretera. Como si fuera un monumento a los juegos de Lego –les serviría bien pintarlo de bloques-, y no un ejemplo vivo de la dilapidación infame de millones de pesos administrados por los regímenes encapsulados en el populismo.

Ante la polémica, el Legislativo, todavía con mayoría afín al poder presidencial, si bien con los panistas con la guardia en alto frente al gobierno porque la tienen baja ante la ciudadanía, debiera ordenar una auditoría y visitas programadas para que TODOS los senadores y diputados vieran, y no les contaran, los avances reales de las obras; y después, claro, los periodistas que son, o debemos ser aunque no siempre sea así, los testigos oculares de la opinión pública. De esta manera saldrían a flote la ineficiencia y la tardanza por la cual se han multiplicado los costos; a decir del responsable de la edificación pomposa, justificando el alza de los costos, “desde 2014 no habíamos incrementado los precios”. Y si se tardan más pagaremos el doble de lo estipulado. Un atraco.

Para Andrés resultará muy difícil, en caso de ganar la presidencia como parece y más después del primer debate, revertir las acciones ya encaminadas porque, sencillamente empezar desde cero, en cualquier caso, sería bastante más caro. Lo que es necesario estipular es si el edificio de marras es o no seguro por haberse erigido en terrenos no propicios como alegaron, desde un principio, los científicos de la UNAM. Tal sería un enorme fraude que debería hacerse pagar a Slim, en primer lugar, y a peña, en segundo.

Si no acabamos con la moderna aristocracia, esta terminará por hundir y vender a México.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
22 Abril 2018 04:00:00
» Caminos abiertos
Hace algunos años, cuando menos una década completa, percibimos e informamos que la distensión hacia los tráileres cargados con droga, a su paso por las autopistas de los Estados Unidos, solo podía tener una explicación: El visto bueno de los aduaneros y los agentes de la Border Patrol estadounidense. En efecto, a partir de este punto, fue descubriéndose que la estabilidad del mercado estadounidense de estupefacientes deriva en buena medida de la capacidad de las agencias de inteligencia para mantener los equilibrios y simular la persecución de los cárteles mexicanos, con los que se entienden, sembrando cadáveres como rastrojos inútiles.

Al gobierno le molestó enormemente que se hablara de nuestro país como un enorme cementerio de fosas clandestinas en voz de algunos mandatarios centro y sudamericanos acaso molestos por la intromisión de los cárteles en sus propios países, digamos en Colombia en donde la paz pende de un hilo pese a los esfuerzos mayúsculos para detener a los narcotraficantes de Cali y Medellín sobre todo –la historia de Pablo Escobar ya se convirtió en leyenda telenovelera-, y ahora se percatan que son los capos mexicanos quienes mantienen el comercio envilecido. ¿Qué se puede esperar en el futuro?

Pero más brutal aún es la ausencia de capacidad de nuestros gobernantes para hablar claro en la Casa Blanca y exigir, con pleno uso de la soberanía nacional, que se proceda en la Unión Americana con la misma rudeza con la cual se persigue y mata a los agentes del mal y sicarios en territorio mexicano. ¿Para eso es para lo que les permiten a los policías de extranjero portar y usar armas sobre territorio nacional? Me temo que sí.

Ahora, la denuncia ha crecido sobre la propensión de aduaneros y agentes fronterizos a corromperse no solo por dinero sino igualmente por su inclinación por las ofertas sexuales de primera línea. Las deformaciones sobre las costumbres estadounidenses, mil veces difundidas por la televisión, crecen sin remedio; pero la basura la siguen arrojando sobre México.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
20 Abril 2018 04:00:00
» Es el acabose
Más de cinco años de ejercicio del señor Peña Nieto quien, en el finiquito de su mandato y tras dilapidar su capital político, enfrenta el rechazo del 85 o 90 por ciento de los mexicanos con el más bajo nivel de aceptación de los sexenios predecesores; esto es, digamos arrancando en la primera gestión sometida a esta medición. Cuando Calderón se fue –a volar por el mundo y en primera clase como demuestra reciente gráfica contradiciendo la demagógica anterior en la que se observaba en la “económica” como una aportación proselitista a favor de su querida “Cocoíta”, cuando aspiraba al gobierno michoacano por segunda vez-, creímos que habíamos tocado fondo... pero la caída desde la Peña de Atlacomulco ha resultado bastante más pronunciada.

Si calderón nos legó una guerra inútil –cien mil muertos sin que se lograra el objetivo de disminuir las “exportaciones” de drogas al gran mercado del norte en un solo gramo-, una farsa montada con la perversidad propia de los guardianes de las barras y estrellas, Peña Nieto ha acrecentado el conflicto hasta dimensiones imposibles de prever hace apenas tres años: Cuando menos, la tercera parte de las entidades del país viven bajo el caos, tres de ellas son ingobernables en sentido institucional –Michoacán, Tamaulipas y Guerrero-, y veintidós en total deben pagar una suerte de alcabalas a los grupos criminales filtrando nuestros impuestos. Es decir, en buena medida, la mayor parte de los mexicanos sostiene a los cárteles y los provee de fondos amén de cuanto estos obtienen de los ayuntamientos tomados, de facto, por las mismas bandas. ¡Y se culpa de ello a los infelices policías municipales!

Considerando lo anterior, cuanto sucede en Tamaulipas, acaso mantenido en segundo plano por la efervescencia de las masacres en Guerrero, Michoacán y otras entidades, es de tal nivel de aberración que supera cualquier inclinación por la ficción. Allí, un hermano traiciona la memoria de otro, cae rendido por cobardía ante los capos y los cárteles, deja el territorio de su entidad en manos de los mismos y negocia con el gobierno federal una estrategia para aparentar que los operativos permanecen dándose el lujo de exhibir que las matanzas recientes así lo demuestran. Todo ello hasta aceptar una alternancia a favor de un delincuente juvenil, Francisco García Cabeza de Vaca. Falacias criminales bajo el sello más acreditado de la impunidad.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
19 Abril 2018 04:00:00
» El hijo de un ladrón
Durante muchos años creí que los ladrones actuaban por necesidad y el imperativo de llevar alimentos a sus casas empobrecidas por las grandes desigualdades sociales; algunos eran víctimas de su entorno y otros, los violentos, estaban guiados por el tremendo rencor de las injusticias de clases vehemente exaltadas por las inevitables telenovelas de las cadenas privadas en competencia. Estos “culebrones” –así les llaman en España en donde son bien cotizados este tipo de productos mexicanos-, representan una renta muy alta para las empresas de Ricardo Salinas Pliego, emperador de la plata, y Emilio Azcárraga Jean, el heredero de la gorra de béisbol.

Mi visión añeja, muy atrás en el tiempo –es terrible pensar que me refiero al segundo y no al actual tercer milenio-, fue opacándose, poco a poco, ante el conocimiento periodístico que nos rebota en las neuronas cerebrales por atascadas por la obligación de conservar en la memoria hechos y filiaciones, felices o no –por desgracia es más abundante lo negativo-, capaces de habernos cambiado la existencia cuando aprendimos a ver detrás de las cortinas de humo y las tantas hipocresías.

Alguna vez, mi viejo inolvidable –amigo entrañable, sobre todo, a quien me arrebató una inmunda consigna oficial refrendada por Miguel de la Madrid y operada por el asesino silencioso Manuel Barlett-, me dijo:
--Cuando, hace años, viajé a Veracruz escuché a un elemento de la Marina señalar a un jovencito al tiempo que decía: “allí va el hijo de un ladrón”. Era un junior: El hijo del ex presidente Miguel Alemán. Desde entonces me juré a mí mismo que nadie podría ni tendría derecho a calificar así a un hijo mío.

Y lo cumplió a cabalidad aunque no faltan los esbirros de Echeverría, incluso de los difuntos Sansores y Cervera, o los hijos de perra, con perdón de Bartlett, quienes se animan, de vez en vez, a pretenden rozar mis fibras sensibles sin otra osadía que la de intentar inútilmente igualarse política y moralmente con quien les dio lecciones de gobierno a su paso por la titularidad del Ejecutivo de Yucatán. Y lo demostraré cuantas veces pueda.

Por cierto, respecto a la ética familiar el incidente reciente de Pedrito, seguramente gestado en un OVNI a cuya exploración dedicó buena parte de su vida su padre, Don Pedro Ferriz Santacruz, el mencionado junior tuvo a bien responder hace un año cuando navegaba por las nubes de la aspiración inalcanzable, y con injurias, cuando un joven alumno de la Universidad Autónoma de Nuevo León quien, con mal gusto sin duda, escarbó algunos pasajes turbulentos del matrimonio del ponente.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
17 Abril 2018 04:00:00
» El juego podrido
Pobre democracia la nuestra, sin reformas, ni búsquedas, ni vanguardismo alguno; sumida en la rebatiña, los chantajes, los acuerdos soterrados y hasta los avales de los grandes cárteles a quienes no se observa preocupados por el muro de Trump –supuestamente para detener a indocumentados y drogas-, sabedores de que las agencias de inteligencia estadounidense habrán de ingeniárselas –de hecho, ya lo hicieron-, para regular y mantener el consumo de estupefacientes; otra cosa sería un maremágnum de consecuencias inimaginables.

Decimos lo anterior porque no hay sujetos peores que los adictos cuya esquizofrenia aguda puede causar males mucho mayores, a ellos mismos y a quienes les rodean o se cruzan por sus caminos, ante el imperativo de fumar, ingerir o inyectarse las drogas requeridas para estar equilibrados y resistir el artificio de parecer robots, sin voluntad aunque digan ser libres y rectores de la democracia en el mundo, por lo cual no han sido siquiera capaces de reaccionar ante el oprobio de la ilegitimidad del “pato” Donald Trump, erigido en mandatario gracias a los hackers de Rusia, el descontrol de Facebook sobre las identidades de sus suscritos y, peor aún, la intervención grotesca de empresas, como la Cambridge Analytica, capaces de manejar los algoritmos a su entera voluntad. Trump, sencillamente, es un embustero, un fraude, como lo ha sido toda su vida; y, para colmo, mantiene al mundo en un hilo.

En México, los cauces no son muy diferentes. Las encuestas, como anunciamos, comienzan a acortar distancias entre el puntero y quien suponen segundo lugar en la contienda presidencial, tal y como lo hicieron en 2006 cuando Calderón, el tantas veces mentiroso y además usurpador, apareció un día colocado en empate técnico con Andrés, aspirante entonces del PRD –ahora aliado con el PAN en la mayor contradicción política de nuestra historia-, sin que se hubiese producido más milagro que el de alterar cifras y asfixiar, con el aval del traidor Vicente Fox –execrable sujeto-, toda posibilidad de alternancia. Un mundo infectado que fue herencia para Enrique Peña quien lo asimiló y lo hizo crecer hacia el inframundo de la democracia.

La historia se repite. Las encuestas se igualan y hasta le conceden margen al repulsivo “mansito” de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, especialista en arrodillarse en privado y exaltarse en público o bajo los reflectores, con tal de darse una importancia de la que obviamente carece. Y mientras, que su estado camine solo o como pueda, con muletas y artificios... aunque se trate de una de las entidades de mayor peso económico y político del país.

Si con trampas y chantajes fueron incluidos, como únicos independientes luego de sacudirse a quienes acaso tenían como báculo una mayor autoridad moral, tanto la Margarita de las estrellas y “El Bronco” de los despistados, ¿qué es dable esperar para el fin de la contienda? Parece más fácil otorgarle una victoria al norteño y su caballo que reconocer la de Andrés cuando llegue el momento de los escrutinios y aparezcan palomas blancas en vez de votos y sufragios en blanco por obra de la teletransportación, desde el INE hacia cada casilla comprometedora.
Y le llamamos democracia.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
15 Abril 2018 04:00:00
» Palabras y silogismos
No es una casualidad que los ordenamientos de mayor calado universal sean breves y precisos: “Los Diez Mandamientos”, por ejemplo, o “El libro rojo de Mao”, desde la perspectiva extrema. Suele ocurrir que el exceso de legislación tienda a confundir al conglomerado y a convertirlo en permanente rehén de las interpretaciones, casi siempre favorables a quienes ejercen el poder y señalan las líneas a seguir. Podríamos, a partir de esta evidencia, establecer un silogismo: A mayores enredos más vulnerabilidad colectiva y mayores espacios para la manipulación política. Hay excepciones, claro, pero estas, como suele decirse, confirman la regla.

De la misma manera, una sociedad sometida a la excesiva presencia de la autoridad, que interviene por todo y para todo, esto es casi sin dejar espacios para las iniciativas individuales –o lo que es lo mismo, para el usufructo de la libertad-, no puede considerarse plena ni feliz. Y, desde luego, el peso gubernamental asfixiante dista mucho del ideal democrático en el que se ejerce la soberanía popular a través de los mandatarios, esto es de quienes obedecen los designios del mandante, el colectivo en este caso, y no al revés. En México los términos suelen aplicarse en sentido inverso exaltándose los simbolismos oficiosos. Digamos que tal es una tradición acendrada desde los espejismos “revolucionarios”.

La propensión de nuestros gobernantes a reformar y elaborar nuevas leyes solo choca con la resistencia a formular una nueva Constitución por una premisa fundamental: Los más de seiscientos parches impuestos a la misma, por lo general para favorecer las tendencias sexenales colocando el sello del Ejecutivo en turno. De allí que el cuidado texto de los Constituyentes de Querétaro se convirtiera, sobre todo durante los lapsos de mayor frenesí retórico por el “cambio” en un amasijo de intenciones mal definidas y también confusas como consecuencia de las iniciativas presidenciales aprobadas al vapor, al calor de una complaciente mayoría intransitable, o por efecto de las negociaciones soterradas con sabor a chantaje.

Se han dado, en este sentido, absurdos monumentales como el que anida en el artículo 82, determinante para el arraigado presidencialismo y por largo tiempo candado xenófobo para separar a quienes nacieron en suelo patrio de aquellos que se nacionalizaron después, para habilitar a los “hijos de padre o madre mexicanos” como aspirantes a la silla grande y descalificar, por tanto, a quienes cuentan con sendos progenitores mexicanos. Por supuesto, nadie ha reparado en el error y no ha sido motivo de debate alguno. Dicen que el sentido de la normativa se entiende aunque esté suscrita otra cosa. Cosas de léxicos y sintonías políticas.

E-mail: HYPERLINK “mailto:[email protected].(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
13 Abril 2018 04:00:00
» Candidatos cínicos
La gama es tal que somete hasta a la incredulidad y la convierte en fuente de entendimiento; si todos son malos es menester elegir al menor peor. Este es el razonamiento imperante entre un amplio sector de la población convencida, además, en el ejercicio del voto como elemento sustantivo para asegurarse mexicanos de bien y no permitir la manipulación de la voluntad colectiva...

cuando, no pocas veces, es al revés.

Abstenerse, lo he dicho en otras ocasiones, es también un acto político relevante si se hace luego de meditar en la pobreza de la oferta política y la tendencia a jugar con las mismas reglas a pesar de los embustes y fraudes coligados unos a otros. Dicen que quien por su gusto muere que lo entierren parado; y tal parece ser la norma de la mayor parte de la clase política insistente en repetir en sus cargos para refugiarse de sus propias rapiñas o cuidarse las espaldas en tiempos de vacas flacas. Buen ejemplo de ello son Emilio Gamboa y Manuel Bartlett, quienes perdieron el faro de la dignidad hace ya varios sexenios.

Me preguntan por quién votar y, la verdad, siempre me he negado a inducir a los lectores con mis sugerencias, creyente como soy del libre albedrío y de la independencia de criterios, explicablemente no afines por las condiciones y circunstancias peculiares de cada quien. La democracia, o el rescoldo de la misma, es esencialmente eso: una fórmula para dirimir, entre individualidades, la senda del colectivo asegurando así liderazgos con respaldo mayoritario.

En fin, es seguro de quien gane los próximos comicios, en este 2018-, no lo hará por mayoría absoluta, ateniéndonos a los resultados oficiales que por allí marcan las cosas, ni en sueños guajiros. Y, es más, para cuantos quieren ponerme sellos les digo: estoy harto de los partidos, tanto, que prefiero fijarme en los candidatos y sus perspectivas antes de medir a las dirigencias de sus respectivos institutos y a las estructuras de los mismos. Por ello, votaría distinto en cada entidad federativa con aspirantes a gobernador –Guanajuato, Jalisco, Morelos, Chiapas, Yucatán, Veracruz, Puebla y Tabasco-, sin que ello implicase traición alguna a mi conciencia sino refrendo a que la partidocracia se asfixia ya ante la incredulidad masiva si bien algunos abanderados pueden ser rescatados apenas de la ignominia.

Vivo en el Distrito Federal, nací en Tamaulipas, me formé en Mérida y soy hijo adoptivo de Tlaxcala –en Coahuila me alejaron por el cacicazgo Moreira-, por lo cual el dilema planteado se complica.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
12 Abril 2018 04:00:00
» La terrible minoría
Los analistas menos tendenciosos, bajo la avalancha de los mercenarios que venden con descaro sus espacios al mejor postor y estrenan residencias fantásticas cada seis años, asumen que Andrés ya está muy por encima de su máximo histórico, en cuanto a las preferencias a su favor, esto es con más del 40 por ciento de las presunciones de votos cuando apenas caminamos antes de la media del primer mes de campaña “formal” –un eufemismo si consideramos que desde noviembre andan desatados los aspirantes-. Pese a ello, y las tantas encuestas del sube y baja, ello obliga a pensar en la urgencia de legislar, para el futuro, a favor de la segundas vueltas electorales.

Si Andrés, de acuerdo a las estadísticas oficiales que, por supuesto, tenderán al descenso para aminorar ventajas con la ignominia de la mano, llega al final con un puntaje de cuatro sobre cada diez votantes –en mis personales ejercicios la marca de López Obrador es bastante superior sin que haya dejado de cuestionarlo-, debería considerarse que, en cualquier caso, el sesenta por ciento estaría en contra suya lo que dificultaría no solo su administración sino imposibilitaría llamar a sus incondicionales “todo México”. No es así y él lo sabe aunque se obnubile por momentos, seguro de contar con una ventaja irreversible –la tiene, sin duda-.

Desde luego, los observadores acotan tal moción y aseguran que en los días restantes “las tendencias pueden cambiar”, alegando para ello lo ocurrido en 2006 –cuando, en realidad, Calderón usurpó la presidencia y la redujo a cenizas crujientes de ilegitimidad, y en 2012 cuando redujo la “amplia” ventaja de Peña –se estimaba en doce puntos-, cuyos operadores adelantaron la Navidad de quienes venden su voto por una despensa o un monedero para costear la quincena, y casi logra un empate técnico –en algunas encuestas que luego se diluyeron-, en medio del caos del INE y la propensión del mismo a seguir las líneas superiores.

En el caso anterior, el gobierno de Calderón prefirió sacrificar a Josefina Vázquez Mota para sumarse, debajo del agua, al abanderado del PRI para cubrirse las espaldas. Ya sabemos cuáles han sido las facturas a pagar con la ligereza con la cual, oficiosamente, se dio cabida en la boleta a Margarita, la de los ensueños y pesadillas de Calderón, la gran tramposa que presentó más de 700 mil firmas falsas aunque ella se salvara de la quema por determinación superior a diferencia del “Jaguar” y “El Bronquito”, los animales de la contienda.

Lo que parece viable es que, gane quien gane, de acuerdo a los números oficiales con escasa credibilidad –hemos padecido, hasta el cansancio, la subasta de sufragios y la esquilma de los escrutinios recurrente, hasta quedarnos sin nutrientes de verosimilitud-, la mayor parte de los electores –ese pesado sesenta por ciento, vistas las cosas desde el ojo gubernamental-, estaría en desacuerdo con el supuesto vencedor, sea Andrés, con sufragios, o Anaya o Meade, bajo el peso del escándalo que puede encender las hogueras a las que no temerá “el tigre” ya suelto.

De conducirse así, por las vías equivocadas, nos acercaremos más al estado fallido, la gran apuesta del execrable “anaranjado” que, su pretexto de construir el muro interfronterizo, está dispuesto a militarizar más de tres mil kilómetros en los lindes de nuestro país. Así está el mundo y así está México, en condición de indefensión.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
10 Abril 2018 04:00:00
» Grandes desfalcos
No faltarán los calificativos –el peor de ellos, acaso, el de genocida aunque no esté bien empleado-, para juzgar a la administración de Enrique Peña Nieto. La prevaricación y la complicidad, con altos miembros de su gabinete como Gerardo Ruiz Esparza, Rosario Robles Berlanga y José Antonio Meade, han sido ampliamente registradas en un largo listado de desviaciones y cínicas inversiones con el visto bueno del sector privado. Los mexicanos disponemos de menos, los pobres son más y la élite de ricos se cierne al poder público. Otra vez, y no sé cuántas más, debemos hablar de la impunidad correosa que anula cualquier buena intención.

Pero, estoy seguro, el sello del régimen peñista, además de las matanzas conocidas –Tanhuato, Tlatlaya, Apatzingán, Vallarta y otras más, sin olvidarnos nunca de los normalistas “desaparecidos” de Ayotzinapa-, será el latrocinio permanente en contra del patrimonio colectivo y sin el más mínimo pudor para mantener las líneas a pesar de su aterrizaje en las pistas del crimen; digamos, como en el caso del socavón de Cuernavaca y la carta blanca emitida a favor del burócrata ladrón –y homicida culposo-, Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones.

Lo anterior va unido al lento desarrollo de las obras del aeropuerto capitalino, destinado a ser el segundo más grande del mundo después del impresionante campo aéreo de la capital china, pagadas prácticamente ya por lo que se vuelve inútil la perorata de Andrés sobre que no lo utilizará... lo que beneficiaría sólo a los constructores, Norman Foster y el yerno de Carlos Slim, Fernando Romero, quienes ya cobraron el 87 por ciento del costo inicial de la obra. Puede ser más, claro, pero los miles de millones ya se fueron a otras manos, las de los cómplices del mandatario sin escrúpulo. Golpe dado ni la mano de Dios lo quita.

Lo peor, para este columnista, es extender el fraude, mismo que anuncié desde hace tres años cuando “iniciaron” los trabajos de la gran obra de infraestructura del sexenio –a la par con la del calderonismo, el llamado puente Albatros sobre el Balsas que tanto benefició a los narcotraficantes que desembarcan sus mercancías en el puerto Lázaro Cárdenas-, anunciándose que sus beneficios serían transexenales, como si el tiempo también fuera pertenencia del PRI corruptor y sus aliados y “no militantes” asidos a la ubre presupuestal.

Para colmo, el mayúsculo peculado se origina en las llamadas Afores, donde se acumulan los fondos para el retiro que substituyeron a las pensiones poco eficaces en términos de macroeconomía, que fueron desviadas de su fin e invertidas para costear, hasta ahora, la mitad –el 47 por ciento-, de la magna obra que, además, está fincada sobre terrenos lacustres, en constante hundimiento, a costa de ejidatarios que percibieron una bicoca por indemnizaciones o ni siquiera eso. Los machetes se quedaron en los armarios; y no es albur.

Ningún derecho tenían peña y sus colaboradores para invertir el monto de los afores –más de tres mil millones de pesos al cierre de 2017-, en una obra pública a costa de los fondos de retiro y sin consenso de sus propietarios, los trabajadores que ahorraron sin opciones de hacer otra cosa, en el más severo de los daños pecuniarios contra los mexicanos.

¿Cómo puede defenderse una conducta pública como esta?

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
08 Abril 2018 04:00:00
» Lo peor de nosotros
Las campañas electorales, al contrario de lo que debería suponerse, sacan lo peor de cada uno de nosotros incluyendo el profundo rencor acumulado y la desconfianza no solo hacia los candidatos y partidos sino igualmente contra los comunicadores y los demás grupos llamados “de presión”, con los empresarios y militares a la cabeza. A veces he escuchado que los narcotraficantes, cuando menos, actúan como son y no con hipocresías en una apología tan trastornada como la de quienes por proteger a los animales procuran su extinción con tal de llevar agua a sus verdes e inmaduras heredades.

Es sorprendente lo bien que se hilvanan las frases manipuladoras, la rapidez con la que se responde con lugares comunes a las preocupaciones de una población aturdida por la reiteración de las mentiras y la forma en que se pronuncian para impresionar a un conglomerado que asiente, tolera y hasta acepta la oratoria repelente para luego a ir a envolverse dentro de la realidad que nadie se atrevió a analizar. Por un momento, a lo largo de un mitin, cada aspirante pretende que aceptemos vivir en el paraíso o insistir en que podemos recuperarlo si optamos por la dividida y divagante oposición. Pero también es cierto quienes preguntan si es o no responsable anular el voto; bueno, cuando menos es un derecho que cada quien debe resolver en absoluta libertad si no siente confianza alguna en ninguno de los aspirantes que aparecen en las boletas. ¿O alguien nos obliga a sufragar por un emblema específico o un independiente desconocido bajo la amenaza de que si no lo hace destruye al país? Por favor, seamos sensatos.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
06 Abril 2018 04:00:00
» Éxodo imparable
El peregrinaje de, cuando menos, doscientos ochenta y un mil mexicanos por año, quienes abandonan casas y querencias azotados por la represión, sea de los radicales del narcotráfico o de los mandos castrenses evidentemente infiltrados, sólo es comparable al que se observa en las fronteras de las naciones en guerra o bajo el peso de las invasiones falsamente “salvadoras”, de acuerdo a los criterios de los operadores de la Casa Blanca –la de Washington, se entiende-, que se convierten en una marea de humillaciones y hasta “errores” de los sitiados quienes los pagan con sus vidas. Es como si México fuera un disfraz del flagelo bélico... con enormes capas de simulación. No hablo de los emigrantes que buscan un trabajo sino de cuantos huyen para salvar sus existencias.

Los peregrinos, arrastrando a sus familias –sin atención de ninguna especie porque los operativos especiales solo se montan para recibir a los “paisanos” del otro lado durante las temporadas de vacaciones-, son blancos demasiado vulnerables para ladrones –los oficiales y los otros-, y presas de una espiral incontrolable de barbarie porque, en cualquier momento, pueden ser víctimas de una emboscada como la de Tlatlaya o, simplemente, de no pocas desapariciones jamás contadas ni contabilizadas. Ya saben ustedes que el manto negro y azul de la derecha, el del PRI y el PAN para decirlo con claridad, ha posibilitado la rehabilitación de la esclavitud bajo el misterio de las fosas clandestinas y la administración hasta de un ex mandatario federal, el señor Fox y su consorte, en el terrible caso de los rarámuris obligados a marchar de Chihuahua a Baja California Sur, concretamente a San Quintín, donde han sido y siguen siendo sometidos para la realización de trabajos tan duros como la piel insensible de los gobernantes.

Por cierto, luego de conocerse el involucramiento de la familia Fox en el caso de los tarahumaras esclavizados no se procedió a abrir las consiguientes indagatorias. Han apostado a que el periodo de vacaciones, otra vez, aplicara la siempre bien acogida amnesia colectiva para borrar las huellas de los personajes descubiertos y moralmente desahuciados; lo son, sí, por mantener un doble discurso, el del cambio –traicionado al minuto mismo en el que comenzaron las funciones presidenciales de Vicente, el de las botas-, y la urgencia de contar con peones sin derechos al estilo de los trabajadores mineros de Cananea, Sonora, o textileros de Río Blanco, Veracruz, quienes comenzaron a fraguar el estallido revolucionario de 1910. Con memoria, el pasado atemoriza; sin ella, los abusos se mantienen impunes, como si se tratara de reducir la conciencia nacional a un palenque jocoso con gallos y cantares. Esto es, fuera de la realidad.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
05 Abril 2018 04:00:00
» Los mismos gritos
¿A través de los meses precedentes, esto es desde las definiciones de las precandidaturas –episodio en el que ninguno de los postulados recurrió a la militancia de los partidos que abanderan-, han crecido ustedes, nosotros, quienes conformamos la masa popular, en cuanto a su visión de futuro o, al contrario, sentimos que estamos, de nuevo, empantanados? No me contesten a mí; analícenlo bajo sus propias conciencias, tan atenaceadas por los discursos baladíes, los desplantes torpes y las sinrazones de pleitos que dividen y no buscan la defensa de los valores nacionales en riesgo.

Perdónenme los incondicionales de tal o cual candidato pero así lo observo ante un Instituto Nacional Electoral, encabezado por un racista, Leonardo Córdova Vianello, quien es de aquellos atrapados por la deformación de que solo los de “buenas familias” –adineradas mediante toda clase de juegos sucios-, nos pueden y deben gobernar, olvidándose de que la sangre indígena nos dotó del mayor de los mexicanos: El Benemérito Benito Juárez. En este punto coincido con el candidato de Morena, el PT y PES –este último resbaladizo por el sector de la ultraderecha más recalcitrante-, aun cuando se propone ser mejor presidente que el del patriota de Guelatao.

Ya antes, el insolente fox dijo que había sido mejor que Juárez, hechizado con los susurros adormecedores de Martha la que se quedó, disciplinada, fuera de la contienda presidencial de 2006 -¡nos salvamos entonces de una locura extrema!-, y debió conformarse por ser la consorte “sacrificada” de un ex, castigado sexualmente por la vida, con inmensas heredades, un templo faraónico al que acudían, ya no, algunos personajes extranjeros mal orientados y hasta el señor Meade en los días previos de la definición priísta, y todo tipo de privilegios –no solo las pensiones sino igualmente la servidumbre y las escoltas que multiplican los estipendios-. ¡A cuántos cretinos y ladrones hemos soportado!
Cuando todos hablan de la corrupción, como lo han hecho los candidatos desde que se instaló la supuesta democracia en México –digamos en 1911 con la victoria electoral de Madero, el primer traicionado de su propia revolución-, ya no distinguimos siquiera los matices en medio de acusaciones entrecruzadas –por desgracia cierta en un gran porcentaje-, sobre millonarios desfalcos si bien nunca superiores a las triangulaciones del modelo Rosario que alcanzan ya los ¡seis mil millones de pesos!, incluso superiores a los sobornos de Odebrecht que pasaron por cierta casona de Chapultepec, y a los de HIGA, la única constructora del mundo que financia a sus mejores clientes y hasta les obsequian parte de los fondos.

Ni qué decir del aeropuerto, encargado a Norman Foster y Fernando Romero, yerno de Slim si bien con reconocimientos internacionales aunque estos parecen derivados de lo primero acaso injustamente, del que se ha pagado el 87 por ciento ya pese a su lento avance. De suspenderse las obras, miles de millones se irían al caño mientras se invierte un tanto más en las pistas subliminales de Santa Lucía.

La locura de la clase política ya no manipula ni a los parientes de los
suspirantes.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
03 Abril 2018 04:00:00
» Luego de Semana Santa
La vuelta al trabajo tras los períodos estivales, para muchos, representa la angustia por haberse gastado más allá de los ahorros destinados para descansar. Es una advertencia a la vista de la Semana Santa. Las deudas suelen apretar tanto que asfixian las gargantas y sobreviene el atroz silencio bajo el cual se refugian los inquisidores de todos los tiempos; y vaya si existen beneficiarios de ello como, por ejemplo, los grandes manipuladores que cobran intereses mayores por créditos y préstamos menores. Tal es la atadura con la que los bancos dominan nuestras perspectivas de futuro.

Por supuesto, todavía no llegamos a los extremos de las instituciones bancarias hispanas... aunque me temo no nos falta mucho para ello considerando que algunos de los principales consorcios en el renglón tienen esta procedencia común. Allí, solo como una muestra, los desahucios de departamentos y “chalets” –como les llaman a las casas que no están junto a otras-, están a la orden del día y el procedimiento es terrible: Por un atraso de tres meses se quedan con la propiedad... pero el “atado” cliente no deja de tener la obligación de seguir cubriendo el importe de la deuda aunque ya no recupere su hogar. Es la cúspide de la aristocracia, o la oligarquía, incapaz de interesarse por el tejido social; luego se preguntarán, azorados, las razones de las protestas multitudinarias por las calles... o la abierta subversión de quienes ya no soportan el yugo ni soportan existir atados por los empréstitos amorales.

En México hay todavía un ingrediente peor. A diferencia de casi todos los países aquí la xenofobia funciona al revés, esto es para despreciar y abaratar la mano de obra de los propios mexicanos. Quizá ello sea herencia de la repetitiva y falsa crónica de la “conquista” que exalta a las turbas de invasores de Mesoamérica y extiende la filosofía de que México cayó bajo las patas de sus caballos; no fue así porque nuestro país, como tal, surgió en 1821, trescientos años después del paso de Cortés y sus misioneros cuya sensibilidad no les permitió respetar la esencia de una cultura en muchos renglones superior a la de importación. Pero, a fuerza de repetirlo, nos quedó el estigma.

Y eso se traduce, por ejemplo, en los bajos salarios que perciben los trabajadores del sector turístico mientras las empresas extranjeras vuelven a llevarse el oro de la industria sin chimeneas. Ocho horas extenuantes, muchas de ellas bajo el sol canicular del Caribe o el litoral del Pacífico, se valúan entre 97 y 110 pesos, dependiendo de la actividad... poco más de quinientos a la semana a los que se descuenta el seguro social y otras prestaciones: Así les queda solo las tres cuartas partes de los honorarios, unos mil quinientos pesos, para satisfacer los requerimientos familiares mientras una noche en uno de estos hoteles “con todo incluido”, no baja de tres o cuatro mil pesos, esto es el doble de los ingresos totales, por mes, de un mesero o una mucama. ¿No les parece una distorsión extrema que, por sí sola, enciende y obliga a detener nuestro paso?

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
01 Abril 2018 04:00:00
» Presidencialismo atroz
Apenas se designó a Luis Donaldo Colosio candidato del PRI a la Presidencia en noviembre de 1993, el exmandatario Luis Echeverría, desde su heredad de San Jerónimo y ante un apretado grupo de contertulios variopintos –un empresario, un político y un escritor entre otros-, se permitió una reflexión sobre el pasado y el futuro del país:

--La verdadera dimensión de un político –expresó sin requiebros en la voz-, la otorga el ejercicio del poder. Solo entonces podemos medirlo.

Él mismo confesaba, aunque no fuese esa su intención, las limitantes que debió asimilar durante el largo preámbulo a la nominación esperada. Más todavía cuando quien le señaló pasó a la historia como uno de los personajes más autoritarios de la segunda mitad del siglo XX: Gustavo Díaz Ordaz. Es fama que este no dejaba ni respirar a sus colaboradores en su presencia y a algunos los trataba francamente mal, desdeñoso y mordaz. Quizá por eso Echeverría agregó sobre el perfil del nuevo abanderado del entonces partido invencible:

--Se parece a mí. Ha sido muy discreto como secretario de Estado. Ya tendrá tiempo para hablar.

¡Y lo decía quien se había caracterizado por su irrefrenable locuacidad! El horizonte, dada esta condición, no resultaba nada halagüeño y no teníamos, al alcance cuando menos, refugio alguno.

De acuerdo al modelo presidencialista, estructurado por la Carta Magna para legitimar y aglutinar la representación del estado y el ejercicio del Gobierno en una sola voluntad, son escasas las salidas de la sociedad ante los excesos de quien desempeña la titularidad del Ejecutivo. No hay recursos jurídicos válidos, aunque técnicamente existan, ante la constancia de impunidad que delinea el cauce del sistema político mexicano. De esta forma, las querellas contra los mandatarios, lo mismo ayer y hoy, no dejan de ser pasajes anecdóticos anclados en la ironía popular. Hay mofa, no justicia aun cuando la descalificación colectiva sentencie a los predadores.

Pongamos ejemplos. Al propio echeverría, señalado como genocida por su intervención en la matanza de Tlatelolco, se le procesó sin alcanzar castigo por razones de edad y consideraciones políticas que determinaron el uso electoral del caso –en vísperas de los comicios de 2006- para luego zanjarlo sin el menor rubor. Esto es: Se aprovechó el escándalo para escarnecer a los herederos del priísmo presidencialista y después se bajaron las cortinas con el propósito de no interrumpir la continuidad sustentada con el aval de los viejos aliados del establishment perfectamente reacomodados después de la primera alternancia.

También josé lópez portillo fue denunciado, por peculado, bajo el alegato de haber hecho uso incorrecto de los empréstitos signados bajo su mandato puesto que no había constancia alguna de haber sido destinados a “causas de utilidad pública” como reza el ordenamiento superior. El maestro Ignacio Burgoa Orihuela, cuya presencia se añora, instrumentó la querella, armada sin el menor resquicio visceral y con apego a derecho del que fue él uno de sus mayores especialistas, sin que se le diera continuidad a la misma. El presidencialismo, sencillamente, obró para desdeñar el asunto y archivarlo sin la menor intención de proceder legalmente. Primero la consigna; después la ley y quienes están destinados, supuestamente, a aplicarla.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
30 Marzo 2018 04:00:00
Sabor de impotencia
Hay sabor de impotencia en los paladares críticos. Las muertes violentas de periodistas, no esclarecidas pero muchas de ellas infamadas por supuestos líos sexuales –los más-, ominosamente sobrepuestos sobre los expedientes reales que acreditan la brutalidad por encima de cualquier otro argumento; esto es, el colocar trampas para los cazadores de críticos o informadores de “alto riesgo” que inciden en el delito de, pasando sobre los riesgos, contar la verdad al descubierto. Por desgracia, los mercenarios -¡hay tantos!-, los anulan o desdeñan.

Es singular, por cuanto cada seis años se inventan truculencias para seguir manipulando al colectivo, el modus operandis de cuantos, en la cúpula del poder –se admite el error de cambiar la u acentuada por la o-, insisten en mantener el estado de cosas a cualquier costa. Hoy, como muestra, está de moda el chantaje, vinculado con la mayor parte de los medios vinculados al poder político –muchos de ellos con exmandatarios, federales o estatales, dentro de sus consejos de administración-, para intentar salvar las reformas del régimen en curso, aprobadas por el sector empresarial amén de la alianza con la derecha que ahora salta como un gusano barrenador, en materia energética, fiscal –nadie la entiende-, y educativa, estigmatizando a los maestros y matando a la gallinita de los huevos de oro, el petróleo cuya nacionalización, en 1938, prendió los últimos focos del nacionalismo; ahora sólo velamos a los restos.

Fíjense: desde el gobierno surgen advertencias para agraviar a los opositores. A Ricardo Anaya lo traen frito con la compraventa de una fábrica y su ganancia de poco más de 30 millones de pesos, pero nada se dice, desde los estratos oficiales, de las desviaciones por ¡seis mil millones de pesos! bajo el método Rosario y su “estafa maestra”. La diferencia de cifras dibuja la hipocresía de la clase en el poder y cierra, o lo pretende, los caminos de la democracia; si la hubiera, Rosario, Gerardo Ruiz Esparza y el propio “ciudadano Meade” estarían, cuando menos, bajo serias indagatorias de la Procuraduría General con rumbo a los penales de alta seguridad.

Por si fuera poco se busca desacreditar a Andrés, líder de la justa presidencial por un margen que en cualquier nación del mundo, a tres meses de los comicios y cuando hoy arrancan las “campañas” formales –no han cesado un solo día por cierto-, tratando de “blindar”, con una derrama de dos mil millones de dólares, la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México que agravia a los pobladores de la región, desde San Salvador Atenco hasta Texcoco.

Pro, nadie explica cómo es que una obra, cuyo adelanto es de tan solo un 20 por ciento, ya ha sido pagada, por adelantado, con el 87 por ciento de su cotización inicial para beneplácito de sus constructores, Norman Foster y Fernando Romero, el yerno favorito de Carlos Slim Helú, el mayor de los millonarios de México y el sexto, por ahora, en el listado internacional.

Tampoco el señor peña explica cómo es que se perderán ¡200 mil millones de dólares! si se interrumpe la alevosa reforma energética, como ha ofrecido el icono de Morena. De ser así, no vendría mal un desglose de compromisos ruinosos para México y la razón por la cual la enorme cifra aplastaría la economía nacional. ¿O son sólo bravatas para agitar las aguas electorales? Me parece que así es.

La Anécdota

De acuerdo a los momios de tantas encuestas falsamente “serias”, el margen entre Andrés y sus seguidores no es menor a 18 puntos aun cuando se percibe que es mayor entre quienes han hecho ejercicios democráticos, como este columnista, y observan cómo las cifras revientan en pro del tabasqueño en su tercera jornada presidencial. Técnicamente, no hay forma de revertir, en noventa y dos días, una tendencia tan definida y, además, protegida por millones de incondicionales –una condición que me disgusta-, dispuestos a soltar a los tigres.

Lo grave del asunto es que, en el remoto caso de que se produjera un milagro a favor de Meade o Anaya... nadie lo creería y, de cualquier manera, el país entero lo resentiría. No es una amenaza sino una expectativa que surge por el análisis de la situación actual en todas las entidades del país incluyendo aquellas, como Yucatán, en donde no había prosperado el PRD ni la izquierda... ni lo hace Morena, sólo Andrés.

Sobre advertencia, reza el refranero popular, no hay engaño.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
29 Marzo 2018 04:00:00
Desarrollo infame
El señor peña, en fase de finiquito y con los momios en contra por cuanto a las tendencias electorales y también su creciente impopularidad –ningún otro mandatario, ni su predecesor inmediato digamos, había llegado a sus últimos meses como mandatario envuelto en tanto rencor, tan tremendo dolor colectivo, como el actual-. Y esta condición conlleva, desde luego, el suicidio del PRI con las armas ciegas de los deplorables que forman el anillo de la infamia alrededor del no militante Meade, atrapado por los tentáculos de las tinieblas. ¡Vaya candidatos a posiciones plurinominales! ¡Rubén Moreira, Pablito Gamboa, Osorio Chong, la hija de Beltrones y una larga lista de rufianes! Solo les falta apretar el gatillo el primero de julio.

Nadie persigue a la intocable -¿no que no los habría, señor peña, farsante?-, Rosario Robles Berlanga, cómplice mayor de la cúpula –pueden equivocarse, señores correctores en este caso y colocar la “o” en vez de la primera “u” acentuadas- de un poder territorial cuestionado por la disputa, y en muchos casos la sumisión, ante las bandas criminales, desde los “capos” mayores hasta los ladrones improvisados a quienes corretean los perros domésticos.

La nueva dama de las camelias, a quien trató de seducir Andrés cuando ya tenía ella la vista puesta en el empresario chantajista Carlos Ahumada –el de los videos políticamente sucios y no menos escandalosos porque son reales-, aunque el desaire le llevó a desprenderse de los encantos de sus piernas, siempre exhibidas en las reuniones claves, sirvió de plato fuerte para triangular ¡seis mil millones de pesos! desde el erario, utilizando a universidades y empresas fantasmas, sin que nadie conozca, salvo los beneficiarios entre ellos la señora Robles, el destino de los mismos. La cúspide de la era de la corrupción donde peña ha clavado su pendón.

¿Y qué decir de Emilio Lozoya Austin, heredero de uno de los salinistas químicamente puro del mismo nombre –uno del célebre trío de los “toficos” porque eran “bien ricos”-, quien recibió sobornos escandalosos en 2012, por cuatro millones de dólares, y a principios de 2016, por diez millones de la verde divisa durante su estadía como director de PEMEX; luego Lozoya dejaría a esta institución para mantenerse en la mediocridad de su carrera de economista.

Con estas cartas, además de las de la constructora HIGA que financia a la primer familia y a sus cercanos –como Luis Videgaray Caso-, acredita el régimen en curso su condición del ejemplo vivo de la corrupción; y ninguno de los aspirantes, ninguno reitero, aunque se digan ajenos a la misma están a salvo del escrutinio público y de las sospechas de cuantos no son sus incondicionales. Ahora bien, si estos quieren ser felices, revisen las encuestas que favorezcan a su causa y duerman bien.

A los pocos periodistas independientes, como suele ocurrir, nos toca bailar con la más fea: La bilis de quienes saltan a la menor crítica sin entender que sin esta, sencillamente, la democracia sería imposible.

La Anécdota

Llegamos a veinte. Al cumplirse un año desde los asesinatos contra Cecilio Pineda Birto, el 21 de marzo de 2017 en Guerrero, y Miroslava Breach Velducea, dos días después en Chihuahua, otro colega, Leobardo Vázquez Atzin, fue victimado en Veracruz, la tierra de los caciques Yunes, familia ominosa respaldada por el PAN y el PRI y con profundo arraigo en el sistema político. Creer en la justicia es una quimera en estos tiempos: En doce meses -de marzo a marzo- , se dieron dos decenas de crímenes contra informadores y colegas.

Pero de nada vale decir que es inaceptable porque no ceden los asesinos refugiados en el poder público. Es necesario alzar la voz para que las instancias internacionales, entre ellas la Comisión de Derechos Humanos a nivel global -la nuestra sirve bien poco-, exhiban la podredumbre de la actual administración, teñida de sangre.

Una secuela ominosa como marco a un proceso electoral viciado de origen, tendencioso –como reflejan las encuestas-, y arcaico por la volatilidad del mismo y las influencias externas... como la del grupo del anaranjado Trump, Cambridge Analytic, que modificó los algoritmos de los infectados comicios estadounidenses de noviembre de 2016. ¿Algo más?

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
28 Marzo 2018 04:00:00
Ricos asustados
Los empresarios se reunieron para cenar en torno a quien encabeza las encuestas rumbo a la Presidencia de la República, seguros de que el aspirante, como se acostumbra con una cortesía lacayuna, recitaría cuanto querían escuchar para asegurarse un sitio en el nuevo Olimpo con pequeños trazos izquierdistas al estilo, por ejemplo, del español Felipe González Márquez, quien no dudó en ser muy “preciso” al responder cómo podía convivir un parlamento democrático con una monarquía autoritaria per se. El hombre se quedó perplejo unos instantes, tomó aire y respondió:
--¡Caramba, macho! No lo sé... pero funciona.

Como él deben concluir los dueños de las principales fortunas en México cuando les hablan de cambio pero con guiños hacia la continuidad que tantos haberes les ha dejado en el transcurrir del neoliberalismo empobrecedor, numen y centro de las políticas antisociales que venimos arrastrando, por desgracia, desde la etapa de Miguel de la Madrid en la Presidencia cuando este cerró el paso a cualquier posibilidad de integrar un Mercomún Sudamericano, como propuso el entonces presidente argentino Raúl Alfonsín –tratado a su muerte como un verdadero héroe a diferencia del deslavado funeral de aquel mexicano que disimuló sus intenciones hasta el final de su vida de traiciones-, para caer, primero, en el neoliberalismo atroz y, después, en el TLCAN que, desde luego, hoy se ha convertido en moneda de chantaje porque no podríamos enfrentar la perspectiva de un comercio tan desigual y proteccionista por parte de las potencias norteñas.

El caso es que los ricos se incomodaron con la reiteración de las palabras de Andrés, líder de la justa que ya avanzó la teoría “del tigre” para insistir en que, de darse un nuevo fraude, el felino de la utopía se soltaría sin control tara devorar a los falaces, alquimistas y patrocinadores. De no haberse dado jamás un engaño electoral monumental, tales frases caerían al vacío sin remedio; pero como los manoseos comiciales y las imposiciones son usuales, a nivel federal y en cada entidad de la República –ninguna se escapa-, la advertencia no cae en el vacío aunque los timoratos y cuantos quisieran continuar con el actual estado de cosas, que tanto les reditúa, se rompan las vestiduras y alcen clamores al cielo... como si Dios protegiera a los explotadores, sinvergüenzas, cómplices y ladinos en comunión con narcotraficantes y demás criminales.

Ya va siendo hora de que enfrenten su realidad aquellos –muchos de ellos extranjeros o miembros de colonias con muy alto nivel adquisitivo-, acaparadores de divisas, enviadas a sus respectivos países o ahorradas por malos mexicanos en bancos anglosajones, traicionan a México empobreciendo incluso a sus empresas para acumular fortunas familiares con blindajes diversos en los llamados paraísos fiscales.

Así actuó, desde el poder, Rosario Robles Berlanga, con sus célebres triangulaciones que se sitúan como la “estafa maestra”, digna de un filme hollywoodense, gracias a la cual pueden desaparecer hasta seis mil millones de pesos sin reacción alguna por parte de la execrable administración peñista. ¡Y todavía el mandatario en funciones habla de que debe asegurarse el “desarrollo” al emitir los votos! ¡Qué vergüenza!

La Anécdota

Al parecer, el PRI ya tiene en sus manos el arma o, en sus labios, el cianuro, para acabar con su existencia. Si mal le van las cosas a su abanderado, no militante, peor es su perspectiva desde el anuncio de quienes serán los consejeros de este –encabezados por el tiranosaurio Beltrones e incubado por la gallina ladrona, Ivonne Ortega-, y cuáles sus candidatos a las posiciones plurinominales con una cáfila de maleantes, supra conocidos, en los primeros sitios, seguros de integrar la nueva legislación.

Lo de la relación de nombres –Gamboa, Osorio, Rubén Moreira y otros ex gobernadores de su calaña-, va a cuento de que los observadores estiman que las posiciones del PRI en el Senado, si los comicios son limpios confirmándose las tendencias, no pasaría del ¡veinte por ciento! de los escaños en el Senado. La última paletada al sepulcro de la impudicia histórica de este partido.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
27 Marzo 2018 04:00:00
Honda contaminación
Estamos enfermos, todos, a causa del virus de la manipulación, acaso el más dañino de cuantos pululan desde Los Pinos, las sedes legislativas, los juzgados y hasta la Policía o gendarmería pasando por las Fuerzas Armadas avitualladas para robarles a los inocentes –botines de guerra les llaman- mientras tranzan con las poderosas organizaciones c riminales que lo mismo trafican con drogas, seres humanos y armas para triangularlas hacia las naciones de Asia y África en conflicto con la mayor potencia militar de todos los tiempos.

Lo peor, para México, está por empezar. Estamos a solo cuatro días del inicio “formal” de las campaña políticas si bien sabemos, de sobra, que no se han interrumpido desde finales del año pasado cuando los supuestos aspirantes hicieron cuanto les fue posible para convertir el prólogo en sustancia y proclamarse como seres “benditos”, intocables, bajo el signo de las alianzas absurdas entre la izquierda y la derecha o con partidos surgidos para elevar el chantaje al más alto nivel, como el PANAL –de rica miel-, o el Verde que sólo sirve para proteger animales llevándolos a su propio sacrificio. Imbecilidad galopante.

De esta suerte, el muy desprestigiado Instituto Nacional Electoral –antes IFE que se modificó al estilo del PNR, del PRM y así hasta llegar a ser PRI-, ejerce un presupuesto “récord”, 28 mil 108 millones de pesos, superior por diez mil millones al dispuesto en 2012 –cuando se prefirieron los monederos de MONEX y las despensas de SORIANA, empresas todavía no castigadas por un boicot popular que debió darse desde entonces-, y más del doble del asignado en el turbulento 2006, el de la usurpación calderonista, esto es 12 mil 938 millones. Por cierto, en el 2000, cuando inició la parodia del cambio se gastó 9 mil 806 millones.

La espiral fue pronunciada y vergonzosamente avalada por cada legislatura en turno, sin el menor pudor porque nadie, claro, la emprende a puntapiés contra sí mismo; mucho menos si se pertenece a una clase política que, por una parte, niega la influencia de la Casa Blanca o el Kremlin en el proceso electoral y, por la otra, solicita la presencia de observadores del exterior –ya lo hizo el candidato del PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya-, como un escudo para tratar de defenderse de la maquinaria oficial empeñada en lo imposible: la continuidad del PRI sin abanderado militante.

Sorprende, y mucho, la obsesión priísta por manejar encuestas falsas a sabiendas que la ciudadanía ya maduró lo suficiente para darse cuenta de la tendencia enferma que marcan, exhibiendo con descaro a sus patrocinadores. No hay defensa posible ante los rumores derivados de la estrategia global, acaso diseñada por los catalanes intrusos o la empresa Cambridge Analytica, del pato anaranjado, que trabajan arduamente mientras los mexicanos duermen y creen en la limpieza electoral tanto como en la inminente coronación de la selección nacional de fútbol en Rusia. Sueños nada más, modificaría el poeta para no caer en el catastrofismo de las sombras.

La democracia es quimera en nuestro país; y aún así iremos a las urnas sin saber, y esto es lo más grave, si habrá organización capaz de defender nuestros sufragios; o el pueblo mismo.

La Anécdota

De todas las inmundicias que maduraron durante esta falsa “intercampaña”, además de las multas absurdas del INE –cuyo destino es bastante incierto-, la peor, sin duda, es el descubrimiento del “modelo Rosario” –por la señora Robles Berlanga, la misma que nació en San Antonio de las Alazanas, Coahuila-, para triangula fondos desde dependencias públicas hacia universidades y otros centros educativos para ir disolviéndose en empresas cómplices del peñismo que no rinden cuentas. Esto es: se sabe qué salen los dineros pero nunca cómo se invierten.

La pillería es enorme. Se trata de cantidades que suman 3 mil 947 millones de pesos, los acreditados, hasta seis mil millones como acusa el PAN mientras MORENA y sus aliados sólo hablan marginalmente del tema. Siquiera en este punto valdría la pena que los opositores se pusieran de acuerdo para no parecer insensibles o neciamente partidistas, condición que suele nublar el entendimiento de los incondicionales.

De lo que ya nadie duda es en la traición del PRI y la prevaricación de peña. ¡A la basura con ellos!


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
26 Marzo 2018 04:00:00
Flagelo universal
El terrorismo, como cauce “moderno” de la guerra de guerrillas, es y será interminable. Por desgracia, tendremos que acostumbrarnos a vivir con este flagelo como antes lo hemos hecho respecto a la miseria del mundo, las permanentes catástrofes naturales –llámense terremotos, huracanes e inundaciones-, la violencia en México cada vez más cercana al estado fallido, los vaivenes de una economía tambaleante, los feminicidios –no solo en la estigmatizada Ciudad Juárez-, los fraudes electorales, los registrados y cuantos vienen, y los horrores derivados de la descomposición del tejido social –desde los enajenados tiroteos en las escuelas del “primer mundo” hasta la cacería de indocumentados que tanto alienta el fascista “pato” Donald Trump.

Vamos sumando agravantes cada vez sin poder remediar los que ya cargamos.

El martes 22 de marzo de 2016, volaron el aeropuerto de Bruselas y algunas estaciones del Metro de la capital en donde se asienta el Congreso Europeo luego de la declaratoria de la Unión, acaso como una advertencia de que no se extinguirá el terror mientras los bombardeos no cesen, y aún si lo hace, sobre el llamado Estado Islámico extendido a Siria y Libia.

El dolor, cada vez mayor, y el miedo desbordante son los signos de la (in) convivencia humana en este lamentable principio del tercer milenio. Y cada que se van diluyendo las noticias volvemos a la normalidad asimilando hechos que la mayor parte no entiende y creyendo que lo único factible es olvidarlos. Pero no se puede.

De hecho, Europa es un blanco vulnerable permanente como lo es Estados Unidos. Primero fue Nueva York, luego Londres y Madrid; y más tarde París y Bruselas. La lógica indica que la mira está puesta en el Berlín de Ángela Merkel, esto es del centro neurálgico del Cuarto Reich, pese a las previsiones tomadas para expulsar, nada menos, a ciento treinta mil inmigrantes que no provenían de las zonas de guerra.

Este dilema lo percibí en la capital de España, hace poco más de dos años, en donde no hay gobierno pero las adherencias anglosajonas son mayores –de allí el incesante empeño en prohibir corridas de toros antes de elevar la preocupación contra la desvaloración de las vidas humanas-, en pleno colapso de la razón de Estado y pese a la decadencia de una monarquía de zánganos que son incapaces y no están facultados para resolver el vacío prevaleciente en la estructura gubernamental.

Debate
Estados Unidos, con todo su poderío e intacta la tendencia a considerarse los policías del mundo porque desde Washington despacha, dicen, “el líder del mundo libre” –de decencia, cabría agregar-, pierde en cada jugada del destino y ante las demostraciones del terrorismo que puede extenderse hacia donde quieran las células extraviadas del Islam, ofendidas por la ruptura, sin vuelta de hoja, que representan las mutuas agresiones desde y contra occidente.

No parece haber vuelta atrás en un torbellino que basa su ideología en la globalización cuyos hilos conductores han llevado al mundo a una mayor pobreza, misma que se ocupa en equilibrar –según los mandos de la ONU- el entreguista ex presidente mexicano, Ernesto Zedillo Ponce de León, el gran simulador.

Uno de nuestros peores políticos –solo falta que también aparezcan adoradores de este como sucede con los de los señores calderón en vindicación tortuosa por las comparaciones oficiosas con el peñismo y expertos en manipulación de masas para favorecer a Margarita, la incendiaria-, quien empobreció a México con sus líneas neoliberales y la ausencia de inversiones públicas que desarrollaran algo de infraestructura, es el supuesto equilibrador.

Los terroristas, productos extremos del hambre universal, sencillamente ni lo toman en cuenta.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
25 Marzo 2018 04:00:00
Sepulturero del futuro
En la célebre obra, “México Bárbaro” de John Kennet Turner, se cuenta con apego a los hechos y una técnica de investigación impecable el drama de los indios yaquis de Sonora, entre otros, demostrándose que el numen del estallido de 1910 fue, sin duda, la desigualdad social. No es extraño el aserto en nuestra historia: Ya habíamos contado que, de acuerdo a peritos hispanos –quizá preparados para librarse del estigma de sus asesinos predecesores-, la destrucción de Teotihuacán había sido consecuencia directa del dilema permanente entre los explotados, quienes se cansan de vivir a las sombras, y el pequeño círculo de gobernantes, sacerdotes y guerreros de alcurnia. El mismo vendaval que destruyó a los imperios egipcio, griego y romano luego de centurias dominantes por el paso de los “caballeros” dispuestos a defender sus patológicas razones con la fuerza de las armas.

Esto es: en México, las distancias entre quienes mandan y cuantos obedecen es mayúscula y sin que jamás se haya respetado el principio republicano fundamental: El de la soberanía popular imperante sobre los grupos fácticos de poder. De esta “útil” ignorancia se derivan todos los grandes males de nuestro país, desde el ostracismo silencioso, al que he llamado “sepulturero del futuro” y “el mejor compañero de la corrupción” entre otras definiciones, hasta la exaltación de la riqueza como única ruta el pro del estatus dentro de una comunidad inmersa en su propia hipocresía. (Ni siquiera los obispos, salvo excepciones que confirman la regla, se atreven a compartir la mesa con sus servidores por razones de “buen gusto”).

Hace tiempo, en mis días en San Miguel de Allende –la maravillosa ciudad colonial que quisiera recordar con más cariño si no fuera por la cercana presencia de la maldad en mi hogar; me dicen que no debo hacer referencia a mis emociones personales pero, a estas alturas, me he ganado el derecho de hablar cuanto me da la gana-, un heredero ricachón, quien jamás ha trabajado para ganar un peso, se extrañó que uno de mis colaboradores se sentara al lado mío, y en la misma mesa que compartía con el millonario, y antes de preguntarle sobre lo que comería, le soltó:

--A este no le muestres la carta; ¿no ves que no está acostumbrado? Mándenle un tazón con frijoles y con eso le basta.

Iba a responder la majadería cuando el noble humilde se carcajeó y replicó:

--¿Sabe usted? También puedo comer carne y no me hace daño; en cambio a usted, se le atoran los frijoles.

El heredero tuvo el buen tino de no responder esperando que yo actuara; y se sintió muy molesto cuando, a cambio, le di unas palmadas en la espalda. Y luego, en la plática, el sujeto engreído e incómodo por la presencia de alguien no perteneciente a su nivel social no cesó de hablar de la necesidad de votar por otro partido, ya no el PRI sino el PAN, estábamos en las vísperas de los comicios, para así evitar el hambre de tantos campesinos maltratados. El fariseísmo llegaba muy alto en su rancho en donde servía a la decena de empleados, como se había acostumbrado en la casa de sus padres, solo lo proveniente de una inmensa olla... con frijoles y retazos de hueso. Su familia, claro, devoraba platillos exóticos europeos y norteamericanos.

Por las alcobas

Todo parecía ir estupendamente para él –especulando con bienes inmuebles-, hasta que llegó la hora de encontrarse, como si no hubiese pasado el tiempo, con la barbarie del México actual: lo secuestraron, a él y su mujer estadounidense ya fallecida, a ella la dejaron libre instantes después, y lo mantuvieron siete meses en una suerte de ataúd en circunstancias muy parecidas a las que padeció Diego Fernández de Cevallos de mayo a diciembre de 2010 bajo la indiferencia notoria del gobierno panista de Calderón. Lo mismo sucedió al respecto de los falsos “accidentes”, en donde perdieron la vida Ramón Martín Huerta, Juan Camilo Mouriño y Francisco Blake Mora, el primero cercanísimo a los Fox y los segundos en condición de secretarios de Gobernación al ser muertos.

Bastó con exaltar su “heroísmo” –si hubiese sido tal no estaríamos hablando de meros accidentes, porque entonces hasta el trailero que muere en una carambola tendría condición de hijo distinguido de la nación-, a través de funerales de Estado, para rendir culto perentorio a los difuntos y seguir la senda del olvido. Por algo la familia de José Luis Santiago Vasconcelos, ex zar antidrogas y de hecho cremado dentro del avión de Mouriño, se negó a la parodia.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
23 Marzo 2018 04:00:00
La cola sucia
En el aniversario del macabro crimen contra Luis Donald Colosio, las bofetadas contra la tesis antipresidencialista de este son solo llamaradas. Como el gato del cuento, no pocos mexicanos tienen los ojos al revés y la cola también, infectada por la partidocracia más fuerte que el presidencialismo de antaño o fusionada con este como sostengo. La cuestión es que los hechos sucintos y claros, cuando menos así deberían ser considerados, pueden ser motivo de largas y pírricas polémicas a costa del uso de las tecnologías modernas capaces de hacer hablar a un monigote con el lenguaje de Nulo –Aurelio Nuño- y su corte de corifeos iletrados quienes apenas pueden “ler”.

Es, de verdad, lamentable, lo temprano que comenzó la guerra sucia basada en la soberbia de los contrincantes y la obcecación de las dirigencias de cada instituto por demostrar que sus razones son las únicas válidas, consistentes y libres del ominoso pecado de la servidumbre cuando, en el fondo, es otra cosa, siniestra, la que impera en cada uno de cuantos las forman. De allí que las escisiones no sean poco frecuentes, alentadas por los humos ominosos de la intolerancia y la cerrazón.

Todos cuelgan en el perchero sus pecados y alegan ser poseedores de las virtudes, solo ellos, que deben desembocar en la exaltación de su propia personalidad; los defectos y los errores son para otros; las bienaventuranzas para el grupo afín. Y con este maniqueísmo, como lo he dicho tantas veces, se pretende construir el futuro contra la opinión, en cada caso, de la mayor parte de la ciudadanía porque NINGUNA opción partidista aglutina a más del 40 por ciento de los presuntos votantes mientras el 60 por ciento restante la rechaza; esto, claro, en cuanto al líder de la justa por la Presidencia. No lo olvidemos.

No puede hablarse, con los ojos bien centrados, de una mayoría definitoria, ideal de la democracia, sino de distintas opciones que se disputan el ansiado nivel del treinta por cierto, o de la tercera parte y un poco más, para asegurar victorias que disgustan, insisto, a las otros dos tercios aunque rabien, con inaudita furia, los incondicionales de una y otra y otra opciones, atrapados en la ligereza de los intereses propios o en la superficialidad de los análisis que, resumidos, concluyen: “es el menos malo; no tenemos opciones”. Por desgracia, puede que tengan razón.

Lo lamentable es que contando con tanto tiempo por delante para la elección de 2018, llegue o no peña al final de su deplorable mandato –debería irse ya, aunque solo le falten oficiosos un poco más de nueve meses, para salvar un poco de dignidad, si le resta alguna, y dedicarse a las terapias necesarias para vencer su cáncer prostático-, se nieguen al debate serio las principales figuras destinadas a conducir a México en el futuro inmediato y caigan en la rutina de los golpes bajos... aunque, en muchos casos, estos no sean sino repaso de acontecimientos incontrovertibles que han lastimado al cuerpo otrora resistente de la República.

La Anécdota

Veamos los casos y ustedes juzgarán. Comencemos con el panismo persignado que oculta y desdeña serios acontecimientos prohijados por el mismo. Digamos el caso de Sonora, aunque Guillermo Padrés Elías y su hijo ya estén presos –solo ellos entre toda la podredumbre priísta-, en donde fincó intereses y distribuyó enormes cohechos Donald Trump junior desde hace años. ¿Acaso el muro de la ignominia podrá ser indicativo del primer paso para robarnos más territorio a cambio de la promesa de no invadir el resto? Ya es hora de ir pensando en ello, señor peña, señor Videgaray.

Además, no pueden olvidarse algunas proezas de los panistas, aunque se diga independiente la esposa de calderón. Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle, cuya esposa Martha Érika Alonso Hidalgo busca afanosa la gubernatura de Puebla como si se tratara de una argolla matrimonial, llevan sobre sus espaldas el peso de sendos dramas: La primera, por su concurrencia al incendio de la guardería –por llamar de algún modo- ABC de Hermosillo y el segundo por cuanto a la ignominiosa “ley bala” que se gestó en el asesinato del niño tzotzil, Luis Alberto Tehuatlie Tamayo, durante una brutal represión que marcó el autoritarismo insensible, fascista, de su estancia en el Palacio poblano.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
22 Marzo 2018 04:00:00
Con vista exterior
Resulta increíble, a estas alturas de la asfixia presidencialista, que los emisarios del PRI, encabezados por Claudita Ruiz Massieu -quien escupe sobre la tumba de su padre, asesinado por la mafia a la que ahora ella sirve-, decidieran ir ante la OEA para darle difusión internacional a la ofuscada persecución contra Ricardo Anaya, el panista aliado con el PRD y MC, por supuesto lavado de dinero del orden de seiscientos millones de pesos aunque el meollo del asunto se centra en la compraventa de un galerón en 54 millones de pesos.

Si se habla de lavado de dinero, por cierto, debe asentarse, y con claridad, que los montos manejados por los grandes capos y los políticos infiltrados –por lo general del PRI pero también en otros partidos incluyendo la derecha y la izquierda-, son muy superiores a los cauces seguidos por Anaya y su familia; no bajan, para decirlo sin eufemismos, de mil o más millones de pesos por decir lo menos y en este trance 54 millones son una bicoca muy lejana a las desviaciones ¡por seis mil millones de pesos! a través del método Rosario –por la señora Robles-, triangulados hacia universidades y de éstas a empresas diversas sin que NADIE explique en cuáles manos quedaron.

La señora Ruiz Massieu, por cierto, entregó una carta y “un expediente” al secretario general de la OEA, Luis Almagro, abogado y político uruguayo, quien debe haberse sorprendido que el partido en el poder en México parezca no reconocer la eficacia de sus propios instrumentos persecutorios –la PGR entre ellos-, y requiera la bendición de instancias internacionales para aspirar a alguna validación bajo el supuesto de que la OEA está al servicio de los gobiernos afiliados y no de los intereses colectivos; por ello se traslada a esta institución, cuyo desprestigio ha ido en aumento al darle seguimiento a las condiciones de las potencias del orbe y no a Latinoamérica, la inescrupulosa acusación, obviamente insostenible en la perspectiva nacional incluso ante organismos de falsa autonomía y al servicio, por ahora, del peñismo cobarde.

Mientras tanto, Anaya, en busca de blindaje, acudió a entrevistarse con Ángela Merkel, por segunda vez ya en calidad de candidato, y seguirá viajando, por Chile y Estados Unidos, para hablar de las resistencias democráticas en México, como él lo plantea, aun cuando con ello aumente la mala imagen del gobierno de nuestro país en la perspectiva orbital.

Por cierto, la canciller de Alemania insistió en que impulsar el libre comercio, contra las prácticas restrictivas del anaranjado Trump, solo sería posible si perviven las prácticas democráticas sobre las represivas con instrumentos del Estado enfilados hacia los opositores. Sea como fuese, y a diferencia de Andrés, Anaya sostiene que, de ganar, encerraría a Peña tras denunciarlo penalmente por innumerables delitos.

Por su parte, contra quienes alegan lo contrario, Andrés no ha viajado a Venezuela... ni a Moscú.

La Anécdota
El señor peña insiste en que solo uno de los candidatos, en referencia evidente a José Antonio Meade, tiene los “atributos” para llegar a Los Pinos y sentarse en la silla que ahora ocupa el primero.

¿Cuáles serán esas virtudes, cómo espejo del penoso legado peñista? ¿Acaso las muertes múltiples perpetradas por el ejército? ¿La corrupción que jamás había alcanzado cuotas más altas en la historia de México? ¿Las complicidades mayores con quienes han adquirido una parte sustantiva del patrimonio que era solo de los mexicanos? ¿Las magras reformas que nos empobrecieron todavía más? ¿La ignominia de no defender nuestra soberanía ante los amagos grotescos de Trump y sus pandilleros quienes se han cansado de insultarnos al pie de los “prototipos” para el muro de la ignominia.

¿Este legado, señor Peña, es al que quiere darle continuidad? ¿Y con ello se pretende que el candidato, no militante del PRI, suba en las encuestas y alcance sin escrúpulos a quien lidera la justa por la Presidencia?

Las respuestas las tenemos todos.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
19 Marzo 2018 04:00:00
Debates y Tigres
El Instituto Nacional Electoral, encabezado por el racista Lorenzo Córdova Vianello, dispuso que deberán realizarse tres debates “oficiales”, uno cada mes desde abril –en la Ciudad de México, Tijuana y Mérida-, suficientes, según el criterio de los consejeros, para que cada postulante exponga propuestas y confronte opiniones con sus adversarios.

Más de tres, según observo, causarían desinterés y aburrimiento en la opinión pública por la reiteración de los argumentos.

Para ello, en la Ciudad de México, el 22 de abril y en el Palacio de Minería, los postulantes hablarán de “política y gobierno”, temas candentes que obviamente darán lugar a réplicas severas por cuanto al análisis del actual estado de cosas situado en el abismo de la crisis; además, será entonces cuando también puedan señalar las tremendas diferencias entre las dirigencias que forman alianzas desde polos opuestos; las tres, para decirlo de una vez.

El segundo será en Tijuana, Baja California, en la Universidad, el 20 de mayo, en plena canícula, para tratar sobre las relaciones de México con el mundo, tema que seguramente se centrará en los bipolares desencuentros con el mandatario de los Estados Unidos y la sumisión de nuestro gobierno, además de los desiguales vínculos con la Unión Europea.

Finalmente, en Mérida, a realizarse el 12 de junio en el Museo del Mundo Maya –en donde no hace mucho presenté el libro “Mientras Volvemos al Polvo” de José Antonio Ceballos y con Armando Manzanero-, a las nueve de la noche, para hablar de la economía y el desarrollo, dos asuntos obviamente empantanados y que obligarán a los participantes a cruzar opiniones para reventar a los rivales con las alegaciones proselitistas finales y a diecinueve días de distancia de la contienda nacional, incluyendo los tres destinados “a la reflexión” que, desde luego, a nadie le interesa realizar.

Me parecen suficientes y completos si los candidatos no dilapidan el tiempo lanzándose bravatas o presentando copias de acusaciones –a Ricardo Anaya lo persiguen ya hasta en la OEA a donde llegó Claudita Ruiz Massieu clamando por justicia y en evidente desprecio a las autoridades mexicanas quienes quieren lavarse las manos; cuando menos es paradójico-, en medio de berenjenales de adjetivos inútiles y hasta prosaicos. No faltarán quienes aseveren que uno se irá a “La Chingada” –e rancho en Palenque-, otro será conminado a pedir asilo en Atlanta y un tercero podrá solicitar visitar un meadero para dar lustre a su nombre. Y es esto lo que NO queremos ver ni escuchar. Para vulgaridades, las comadres del PRI y algunos “memes” fuera de tono.

Por tanto, sobra la invitación a comenzar los debates extraoficiales aprovechando este periodo en el que todos lo dirigentes partidistas se han reído en la cara de los consejeros del INE sin que éstos se pronuncien: se supone que en la llamada “intercampaña” habrían de cesar los actos propagandístico y éstos han sido más numerosos que los de la llamada “precampaña”. A partir del 31 de marzo, dentro de once días, los temas estarán agotados y el hastío de la ciudadanía habrán de pagarlo muy caro, con desinterés, abulia y, en su caso, abstención.
Se les pasó la mano.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


La Anécdota

Durante la campaña de 2006, algunos de quienes se creían consejeros de Andrés –cuando este no escuchaba sino su propia voz-, le recomendaron no enfrentarse al entonces presidente Fox –porque él no era candidato-, moderar su lenguaje para comenzar a hablar “como presidente”, esto es en un tono menos desenfadado y, sobre todo, asistir a los debates oficiales.

Andrés dijo que sí, en privado, y actuó al revés en público: Llamó “chachalaca” a Fox, insistió en los adjetivos infamantes y rehusó comparecer ante empresarios y otros grupos de poder limitándose a asistir al último encuentro entre candidatos. Con ello, dejó espacios que le ocuparon y fueron pretextos para que las encuestadoras mañosas cerraron espacio hasta clamar la mentira de un empate técnico.

En esta tercera campaña debiera Andrés hacer un recuento de fallas y, por lo menos, evitar tropezar con la misma piedra... si quiere, de verdad, ganar.
18 Marzo 2018 04:00:00
» Presidencialismo, NO
La única manera de abatir al presidencialismo autoritario, en la realidad y no en los discursos, sería con una reforma constitucional que finiquitara el modelo de la República presidencialista exaltada por el ejercicio público de una voluntad superior aun cuando se establezcan contrapesos en los otros poderes de la Unión. El solo hecho de que el Ejecutivo recaiga en un solo individuo frente a legisladores y jueces –los primeros se multiplican a golpes de iniciativas en pro de una entrampada pluralidad-, refrenda el acento egocéntrico de la estructura gubernamental.

Ya hemos dicho que en un régimen parlamentario la jefatura de gobierno –fuera del simbolismo de la representación del Estado que puede estar en manos de monarcas coloridos-, recae en quien encabeza el listado de congresistas más votado y tenga capacidad para negociar con las demás fuerzas políticas los consensos necesarios para asegurar la viabilidad del gobierno. Esto es, se estima que quien está llamado a señalar las líneas generales no puede ser motivo de zancadilleo permanente por parte de cuantos conforman la segunda fuerza política tras el desplazamiento derivado de las urnas. De esta manera funciona el principio democrático en pro de las mayorías sin que ello signifique el aplastamiento automático de la disidencia.

En México, como siempre, nos hemos quedado a mitad de la ruta. El señor Fox anunció, en abril de 2001 y con motivo de su primero y único informe trimestral –la costumbre cesó en cuanto se sopesaron los riesgos derivados del incumplimiento notorio de la palabra empeñada hasta el punto de que el personaje no pudo siquiera rendir su último informe anual ante el pleno del Congreso atrapado en una densa marea de protestas-, el fin del presidencialismo autoritario. Lo hizo, como solía ser su costumbre, con la discrecionalidad característica de sus antecesores cuya funcionalidad se desarrollaba precisamente por efecto de la concentración de poder ante un Legislativo complaciente, esto es integrado por una amplia mayoría de incondicionales, y un Poder Judicial que dependía de la figura central para su integración.

Se interpretó entonces que la torpeza del mandatario señalado, aunada a su evidente ausencia de carácter que le impulsó a vadear las conflictivas de mayor calado dejando pasar el tiempo para endosarle la responsabilidad a quien heredara el alto cargo, era demostración del acotamiento de la figura presidencial por efecto de la vocación democrática de quien ejercía las funciones presidenciales y optaba por desdeñar algunas de ellas. Nada más falso si consideramos que, a pesar de sus limitaciones emocionales y políticas, siguió ejerciendo unilateralmente el poder central incluso para anunciar el fin del presidencialismo, sin más consenso que el propio, o para validar, en la misma línea unipersonal, el oficioso concepto del cogobierno al lado de su ambiciosa consorte que no pudo, al fin, lograr para México el discutible honor de encabezar un matriarcado al estilo de la Argentina de Evita, Isabelita y Cristinita. (En Buenos Aires me llamarían misógino por este comentario; ante la historia, en cambio, basta sopesar causas y efectos para medir los saldos negativos del estatus reflejo que termina por devorarse al original.)
16 Marzo 2018 04:00:00
Del ‘Pato Anaranjado’
Parecía un chiste irreverente pero ya no lo es. En un principio los más avezados analistas insistían en que la postulación del “pato” Donald John Trump –el apellido de su madre era MacLeod, demostración de que sí tuvo-, era poco menos que una broma y una provocación acaso para que él y sus millones fueran tomados en cuenta en la justa republicana. De hecho, algunos de los contendientes con mayores posibilidades no aceptaban su nombre por cuanto representaba y por sus discursos cargados de xenofobia, odio y racismo.

Pasadas algunas semanas comenzó a considerársele como un precandidato viable, moviendo fortunas, a costa de injuriar –no calificar- a los llamados “indocumentados” mexicanos que forman la cúspide de la pirámide de la hipocresía: gracias a la clandestinidad de sus esfuerzos los salarios recibidos son menores y a hurtadillas; pero, por desgracia, basta con esto para asegurar las remesas hacia México convertidas, con los precios del crudo en vaivén hacia la baja, en la principal fuente de ingresos desde el exterior y con amplias comisiones para uno de los socios estrellas del establishment: Ricardo Salinas Pliego, campeón de las modernas tiendas de raya, banquero por derivación y acaparador de plata entre otras lindezas oscuras. Con él, me aventuro a señalarlo, se cierra el atroz círculo de la corrupción entre el gobierno putrefacto y los empresarios rapaces.

A cambio de ello, un solo multimillonario mexicano, el mayor, Carlos Slim Helú –no vamos a entrar por ahora a analizarlo-, se atrevió en su momento de arranque a cuestionar al mentecato estadunidense cuya prepotencia no se detendrá con el muro que pretende erigir. (A veces pienso que sería útil para contener la marejada de abusivos especuladores e inversionistas aventureros del norte y no para detener a quienes, por falta de oportunidades en un país cortado a la medida de los acreedores, salen en busca de mendrugos para ganarse la vida y las de sus familiares).

El tono del enfermo mental, Trump, fue subiendo al tiempo de que diversos miembros de nuestra sociedad, la mayor parte por fuera del gobierno temeroso, se pronunciaron con una fuerza de palabra sin precedente respecto a quien ya se proponía como líder cazador de la candidatura republicana; luego sumarían sus voces, curiosamente, los expresidentes de la derecha, Felipe Calderón y los Fox, quienes abundaron en calificativos –de truhán, payaso y farsante no le bajaron- pero no analizaron las razones por las cuales había llegado a exaltar el odio xenófobo sobre todo contra los mexicanos aduciendo que estos eran portadores sólo de problemas, traficantes de drogas y engendros de violencia sorda... sin referirse a los grandes “padrinos”, como él, quienes se benefician de estas condiciones mientras restan virtudes a los “ilegales” productivos gracias a los cuales los productores, sobre todo agricultores, y ahorradores gracias a la oferta de manos desesperadas posibilitan márgenes suficientes para romper los precios del mercado y competir con ventajas con los de otras naciones, específicamente México. Una buena estrategia, para ellos, para expandirse sin disimulo.

La Anécdota

De allí que haya concluido que, gracias a las políticas entreguistas de la derecha del poder, esto es desde el régimen salinista hasta nuestros días –de las que fue además instigador Jorge Castañeda Gutman quien hoy apuesta por la amnesia colectiva para pararse el cuello con un extemporáneo mensaje en inglés al “pato”-, perdimos la rectoría social, esto es sin dominio pleno para atacar las grandes desigualdades comunitarias. Imagínense que se cierren las fronteras: ¿Qué haríamos para asimilar y darles ocupaciones a los más de dos millones de mexicanos emigrantes aun cuando las tuertas estadísticas oficiales hablan solo de 60o mil lo que NO cuadra con las remesas enviadas a México por más de veinte mil millones de dólares previos encajes del el Banco Azteca, fundado con la venia de fox congraciándose así con Salinas Pliego quien tanto le debe a los Salinas de Gortari?

Slim le dijo a Trump que si despreciaba a los mexicanos debía causar baja en los negocios mancomunados en los que el estadounidense fungía más como empleado que como socio. Trump, por primera vez, guardó silencio, casi desarmado; pero, recuperado, volvió a los andares al grado de retirar de sus actos a los periodistas –como Jorge Ramos, una de las voces hispanas más respetadas en la Unión Americana, lo mismo que a un fotógrafo de Times recientemente-, que le inquirían por sus fobias. Así entiende la libertad de expresión el bárbaro que considera esencial desplazar a los indocumentados –en una nación formada por éstos-, para exacerbar los odios hacia los extranjeros en todos los niveles. Viajar a los Estados Unidos, ahora cuando lleva solo dos meses al frente de la Casa Blanca el personaje de marras, es una temeridad NO recomendable, mucho menos si se acarician los estados en donde el nuevo Atila se hizo fuerte

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
15 Marzo 2018 04:00:00
Arrastrando cobijas
Llegó el tiempo final, el destinado a acrecentar fortunas para un “despido digno” –como si no hubieran sido las desviaciones, complicidades y prevaricaciones que convierten al sexenio por terminar en el de mayor corrupción de los tiempos “posrevolucionarios”, es decir a través de un siglo-, al que solemos definir como el “año de Hidalgo”, pero también ahora es el destinado a buscar cobijas para tapar los enormes agujeros que se filtran por cada rincón de la espectral casona de Los Pinos, en donde más de un espíritu chocarrero, comenzando con el del general Lázaro Cárdenas, su primer habitante, se aparece a los inquilinos pasajeros para recordarles que la mudanza está cerca.

Como expiación, para salvar su propio pellejo ante las gritos espeluznantes que sacuden la mansión, el señor Peña debiera comenzar con cumplir una máxima constitucional incontrovertible: El respeto a la soberanía popular, que detentamos los mexicanos en conjunto, y cuyo impulso va en sentido contrario al presidencialismo rapaz y la partidocracia mercenaria que hace estragos en las propias políticas proselitistas estructuradas para ablandar o devastar a los candidatos opositores.

En 2005, no lo olvidamos, se inventó un cargo doloso para desaforar a Andrés –el intento de construir una vialidad sobre un terreno irregular, algo de muy poca monta-, en medio de una batahola grotesca que el miserable Fox no se atrevió a continuar dejando libre la posibilidad de que el acusado fuera candidato y pusiera en jaque a la derecha... hasta ganarle si bien el fraude, derivado del gobierno panista execrable, impidió que la voluntad general, expresada en las urnas, pudiera alzarse con la democracia por prenda.

Ahora, por el momento, una furia inusual se ha volcado en contra del panista Ricardo Anaya Cortés, exigiéndole cuentas por una burda transacción que le permitió obtener 54 millones de pesos, mismos que se presentan como prueba de un supuesto “lavado de dinero” –cuando se trata de esto los números suben a miles de millones-. A cambio de ello, no se toca un cabello a Rosario Robles Berlanga, la del modelo Rosario, triangulador, por el cuál de gobierno a universidades y de éstas a empresas, se pierden tres mil 947 millones de pesos. ¡Ésta si es una cantidad que pueden ser el ejemplo mayor de cómo se desvían fondos nacionales hacia el crimen organizado!

A estas alturas, es tal la podredumbre que ya se nos olvidaron otras afrentas del gabinete de Peña, tales como el escándalo del socavón de Cuernavaca, espejo manifiesto de la manera cómo se invierten los fondos públicos, con materiales de baja calidad vendidos a precios exorbitantes para repartir los remanentes entre los socios del gobierno. La memoria pública tendrá que mover las células grises, como escribía Agatha Cristhie a través de Poirot, para considerar tiempos y escenarios del gran juicio contra el mandatario actual y sus esbirros.

De ser priísta comenzaría a solicitar Amparo; cómo no lo soy, por pura generosidad, advierto que es el momento de considerar cómo lograr una defensa digna cuando el castillo de naipes del peñismo se venga abajo.

La Anécdota

Lo digo seriamente. Desde que Andrés dijo que no va a reelegirse –cuando nadie se lo había preguntado- y aseguró además que trabajará dieciséis horas al día, contraviniendo las indicaciones de sus cardiólogos –uno de los cuales me filtró información sobre el estado real del paciente-, el horizonte inmediato se hizo más oscuro, tenebroso, cubierto de maleza maligna.

Suele ocurrir que, aunque alegue sus principios, el aspirante de MORENA ya piensa en las dificultades previstas en su camino hacia el Olimpo de los presidentes mexicanos –casi vacío, por cierto-, y en el imperativo de ampliar sus márgenes de maniobra a pesar, insisto, de sus limitaciones cardiacas. Para él, como para muchos políticos mexicanos, el poder es el mejor remedio y afrodisiaco también. En esto no hay diferencia.

Y, por supuesto, ya ni siquiera se preocupa en el 2018, sino piensa en el 2024. ¡Que enorme vitalidad!

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
13 Marzo 2018 04:00:00
Fantasma electoral
¡Qué tiempo este! La célebre “intercampaña”, cúspide de la imaginación del Rey Lorenzo Córdova Vianello y de sus “caballeros” de la mesa redonda –hay damas también-, nos ha mostrado la realidad de un proceso profundamente contaminado siguiendo las instrucciones de los operadores de Los Pinos, mientras la ciudadanía es sacudida por los sismos de la incongruencia, la perversidad y la inocuidad. Claro, los millones vuelan pero no así los votos:

--Me pueden decir que Andrés es el anticristo –me comentó un lector-, pero yo votaré por él.

--Mientras más ataquen a Anaya –replicó otro-, más me convenzo de que es la mejor opción.

--Entre este revuelo –agregó uno más-, Meade representa el equilibrio contra las locuras de sus adversarios.

En resumen, pase lo que pase, dígase lo que se diga, debates más o menos, la elección, en apariencia, ya está resuelta en quienes han decidido votar. Sólo hay un “pero”: recientemente realicé un ejercicio entre lectores, seguidores y todo aquel que quisiera participar –incluso quienes solo caen en vulgaridades escudándose en su mediocridad profunda-, y se asomaron al mismo, esto es observaron el sondeo, 130 mil personas aproximadamente y solo se pronunciaron cuatro mil 357.

Entre quienes no dudaron en expresar su signo, el 96 por ciento se inclinó por Andrés y los demás jalaron a uno que otro aspirante con preferencia por los independientes. Sorprende la tendencia salvo si se analiza un hecho incontrovertible: casi 125 mil personas optaron por el silencio y solo dejaron la huella de su lectura lo que reduce considerablemente el interés de la ciudadanía y se eleva la posibilidad de una abstención masiva que rebase, en sí, a cualquiera de los postulantes, lejanos a una mayoría absoluta legitimadora.

En este punto, claro, se basan los manipuladores profesionales quienes realizan “encuestas” al gusto de quien las paga, sin el menor respeto por la sociedad y menos por el proceso comicial; desorientan, para mal, tratando de inhibir a los presuntos votantes o, peor aún, inducirlos para andar hacia el abismo.

Este es el juego de la absurda “intercampaña”

La Anécdota
Muchos me preguntan sobre la militancia del general Lázaro Cárdenas del Río quien desapareció al viejo Partido Nacional Revolucionario y fundó, de inmediato y con signos presidencialistas, al Partido de la Revolución Mexicana.

Pues bien, se sabe, que el general Manuel Ávila Camacho, su sucesor, hizo lo propio con el PRM y dio a luz al PRI y, como una consideración extrema, ordenó que se enviara la credencial de afiliación número uno a Cárdenas. Este la recibió, la miró por sendas caras y la devolvió:

--En democracia -dicen que dijo-, la militancia es como la propia conciencia.

Nunca fue, estrictamente, priista; menos que Meade, naturalmente.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
11 Marzo 2018 04:00:00
» Bendiciones oportunas
Al Papa Pío XII le señalaron, discretamente por qué en su época cuestionar al Papa era caer en el estigma, sus relaciones con Hitler cuando fue Nuncio en Alemania y después también; es fama que bendijo a los ejércitos fascistas, los de Mussolini, antes de iniciar las batallas iniciales de la Segunda Guerra Mundial y la comunidad judaica le acusó de no haber intervenido con mayor firmeza cuando conoció los horrores nazis en los campos de concentración. Muchos años después, Juan Pablo II visitó Auschwitz, la mayor de las prisiones en donde se consumó el Holocausto, como si se tratase de un acto de contrición por los pecados eclesiásticos de la época: Solo unos cuantos sacerdotes, con riesgo de sus propias vidas, se atrevieron a guarecer a los inocentes perseguidos.

Con el Papa Francisco –el argentino y jesuita Jorge Mario Bergoglio-, parece que existe una tendencia temprana a descalificarlo por ciertas sospechas sobre su cercanía con la dictadura, en concreto con el jefe de la Junta Militar, entre 1976 y 1981, Jorge Rafael Videla Redondo. La peor de las acusaciones insiste en que el jesuita no reaccionó ante la desaparición –y muerte, obviamente- de dos de sus hermanos de Orden, Orlando Yorio y Francisco Jalics. El segundo, por su nombre de pila, pudo haber sido inspirador para Bergoglio a la hora de imponerse su propia denominación como pontífice. Por supuesto, el obispo de Roma, quien “cayó bien” en México aunque con grande controversia, niega los señalamientos y aduce que, de acuerdo a ese tiempo, actuó con prudencia y energía... hasta donde le fue posible.

Juan Pablo II, el Magno, con quien tuve el enorme privilegio de conversar en dos ocasiones inolvidables para mí, tampoco se libró de la maledicencia. Este columnista ha insistido, pese a la admiración que profeso al ahora Santo, en sus tres graves fallas con relación a México: Su extremada tibieza en torno del crimen contra el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo cuyos sucesores –en especial el ya retirado Juan Sandoval Iñiguez, quien sí votó en el Cónclave último-, no admiten las versiones oficiales armadas con los pies, esto es para darle salida rápida a un magnicidio que acaso prendió, desde entonces, la chispa de la violencia en abril de 1993 y luego vendría el año de la barbarie; la segunda fue la extremada tolerancia y protección al pederasta Marcial Maciel –muy hábil para los manejos financieros en una época en que la Santa Sede se había desangrado por las interrelaciones entre el obispo Paul Marcinkus, gerente del Banco del Vaticano, y la mafia italiana a través del Banco Ambrosiano-; y, por último, el talante de las negociaciones con Carlos Salinas para posibilitar las reformas al artículo 130 de la Constitución, reanudándose las relaciones diplomáticas entre México y el estado Vaticano acaso con la factura del crimen contra el cardenal Posadas de por medio.

Cada vez que se ha producido una crisis en el seno de la Iglesia, sobre todo cuando los sucesores de San Pedro son severamente cuestionados, los altos prelados defensores aducen que se trata de una nueva campaña del Mossad –la agencia de inteligencia de Israel- para cobrarse así pasadas afrentas y el hecho de haber señalado a esta comunidad como la verdadera responsable de los sucesos del Monte Calvario, sin medir que, en aquel tiempo, también Jesús provenía de Galilea en donde se profesaba el judaísmo. De allí, por supuesto, el encono entre quienes no reconocen a Cristo como el verdadero redentor y siguen esperando la llegada del Salvador, si bien aceptan que el hijo de Dios debe ser considerado uno de los grandes maestros místicos de la historia; no niegan su existencia, entonces, sino su condición.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
09 Marzo 2018 04:00:00
Los criminalizados
El modus operandis de los partidos y sus candidatos no es solamente una “guerra sucia” sino, además, la exhibición grotesca de cómo puede manipularse a la sociedad con los rastros dejados por los personajes que atesoran la atención bajo mil sospechas e inducciones. Todo ello se debe, no sólo a los actos de corrupción ingente, sino también a los fabricantes de mensajes tendenciosos al grado que es equiparable un supuesto lavado de dinero por 54 millones de pesos –una bicoca para los “narcos” de verdad-, atribuido a Ricardo Anaya, que los tres mil 947 millones de pesos desviados desde distintas dependencias gubernamentales bajo la estafa “Rosario”, merecidamente llamada así en honor a la dama centrífuga de apellido Robles.

Es curioso, Rosario, nacida en San Antonio de las Alazanas en Coahuila, allí donde asaltan los Moreira hasta a los transeúntes ingenuos, fue presidenta del hoy descastado y desunido PRD –hoy en alianza con su mayor antagonista, el PAN-, y fue beneficiaria también de los millones repartidos por el argentino Carlos Ahumada Kurtz –nacionalizado mexicano, claro, como el catalán siniestro Antonio Solá, quien dirige la campaña priísta en Yucatán-, a René Bejarano y otros en medio del revuelo más absoluto en 2005 destinado a ensuciar a Andrés; en buena parte lo consiguieron pero pronto el incidente pasó al segundo plano en la mente de los incondicionales del tabasqueño.

Recuérdese que el viejo “voto duro” que presumía el PRI ahora está en manos del ícono de MORENA quien está seguro de contar ya con, al menos, veinte millones de sufragios en la bolsa incuso coqueteando con la posibilidad de obtener una mayoría absoluta en las urnas –esto es con más del 50 por ciento de las boletas cruzadas a su favor-, pese a la torpe campaña para exaltar que en las encuestas “ya casi” lo alcanzan, en unas, el señor Meade, y en otras, el joven Anaya –con 39 años, casi la misma edad en que se colocó la banda tricolor Lázaro Cárdenas, perdónenme la comparación-, contra toda evidencia general. El margen es infinitamente superior en pro de Andrés, aunque no sea su partidario asqueado por quienes le rodean, desde el asesino Bartlett hasta el mafioso “Napito”, tan culpable él como el Grupo México por la explosión de Pasta de Conchos, Coahuila otra vez, en 2006.

Molesta la absurda persecución contra Anaya cuando el señor Peña no mueve un solo dedo para indagar sobre los desvíos inmorales de la señora Robles, solapados por Meade, en pleno desplome de moral y credibilidad. Debieron tener cuidado al señalar a quien tanto hizo por la reforma energética, desde la oposición, elogiando igualmente al “gran mexicano” Meade, cuando requería de la confianza oficial para ascender en la escala de los liderazgos falsos. Ahora, el asunto puede ir a más... también respecto a PRI y sus pobres aliados.
En fin, al criminalizarse la política, lo único que ha quedado demostrado es la colusión entre los entes gubernamentales y el crimen organizado. En estas manos estamos y no parece que, de aquí al primero de julio, vayan a cambiar los escenarios ni los palenques ni las posturas de quienes creen estar libres de repescas judiciales; esto es solo para los mexicanos comunes y corrientes, no para la élite.

LA Anécdota
Es evidente que la renuncia, hace una semana, de Roberta Jacobson a la Embajada estadounidense en México, es secuela de la llamada infamante del “pato” Donald Trump al apocado señor Peña unos días antes, cuando la línea telefónica tembló por los gritos del desquiciado de la Casa Blanca, cancelándose, otra vez, el encuentro de sendos mandatarios –si pueden llamarse así- en Washington.

Sencillo: los diplomáticos de carrera –Jacobson tiene tres décadas de servicio-, no toleran desplantes, amenazas inútiles, bravuconerías y ofensas insidiosas de un mandatario que no entiende cuál es su papel ni coloca encima su responsabilidad presidencial sobre sus empeños de mercader de altos vuelos. El dinero, el suyo, es la prioridad junto a las modelos que pone y saca de la oficina oval. Nunca se había caído tan bajo; y ya es decir.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
08 Marzo 2018 04:00:00
Nueva República
Tantos escándalos, acusaciones entrecruzadas, señalamientos viscerales, evasivas corrientes, permanencia ante los micrófonos, sarcasmos e ironías, parodias a la puerta de la PGR, impunidad manifiesta para los escándalos de prevaricación, han señalado el rumbo de las supuestas “intercampañas” que solo han prolongado las mismas posturas de la pre y habrán de dar cauce al proselitismo de la recta final sin más aportación real que las descalificaciones. Me dicen, con sorna, que no falta mucho para nombrar, en cada partido, a un director general de adjetivos... para denostar a los adversarios.

Ahora el de la carita de “yo no fui” –acaso el más devastador calificador de sus críticos-, Andrés, posibilita, alejándose del palenque en apariencia, la riña desgastante entre sus “adversarios” y apenas le responde al Premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa, cuando este mete las narices en el proceso mexicano y dice de él que es “un buen escritor pero un mal político”. Agregaría, más bien, que en lo segundo ha sido pésimo al grado de señalar a la “dictadura casi perfecta” de México hasta convertirla en una democracia a punto de caer en un escenario “populista, una democracia demagógica”.

Es increíble que un peso pesado de las letras actuales desconozca que, precisamente, la antítesis de la democracia es la demagogia en su concepción clásica y, por tanto, la amalgama sugerida es imposible: se es demócrata o demagogo. Por supuesto, eso sí, estamos dentro de una aristocracia cuyas fauces son cada vez mayores en una senda tortuosa hacia el dominio total de la oligarquía; algunos dirán que ya estamos en este plano pero desconocen cuánto falta para el aplastamiento social.

Por ejemplo, en la Cámara de Diputados, hace apenas una semana, se votó a favor de disminuir los salarios de los trabajadores enfermos a la mitad, esto es como si toda la familia del incapacitad fuera culpable del mal; si son culpables, muchas veces, las propias empresas que no dotan a sus obreros de la menor seguridad –no se diga en el campo de los mineros mal fotografiados-, y reducen las expectativas de vida de los mismos.

Para tales compañías, las más multinacionales, no hay sanción ni coerción alguna... ni siquiera una multita, tal y como sucedió en Pasta de Conchos en febrero de 2006. (Por cierto la Margarita de Calderón, ni siquiera asomó las narices en el drama como tampoco hizo presencia en la guardería ABC de Hermosillo, en junio de 2009, aunque su marido ya no fuera presidente, cuando sus parientes tiñeron de sangre sus manos).

Cuidado. No se puede jugar con fuego como lo están haciendo desde el pináculo de Los Pinos, creyendo que todavía es sencillo fraguar un fraude a través de encuestas mentirosas, infames y claramente dolosas –desde las de López Dóriga hasta las de Carlos Marín, repulsivos-, hasta la temprana compra de voluntades con credenciales especiales a cambio de la seguridad de contar con una manada de sufragantes sin destino ni más fe que la supervivencia diaria.

México está cayendo en el mayor de los abismos.

La Anécdota
Tras trece meses y medio desde su asunción presidencial, el “pato” Donald Trump ha dado muestras fehacientes de ineptitud, decrepitud, ignorancia y odio xenófobo injustificado y ruin. Los temblorcillos en la Casa Blanca, con la huida de funcionarios (as) incluyendo a la modelo que fungía como directora de Comunicaciones, Hope Hicks, quien más bien parece sacada de uno de los números más agraciados de Playboy, demuestran no solo la patente incongruencia de las políticas estadounidenses sino las indisposiciones viscerales del “anaranjado”.

Con tanto dinero, ¿no le gustaría disfrutarlo en alguna playa californiana? Dentro de su país, naturalmente, porque fuera no habría quien quisiera recibirlo, menos si escoge México, Venezuela, Irán, Siria y África en general. Lo decimos porque cada día son más quienes asumen el imperativo de una declaración que inhabilite de sus funciones al mandatario que ganó al amparo de los hackers rusos, como se ha demostrado y con tres millones de votos POR DEBAJO DE los obtenidos por su contendiente Hillary Clinton que se atoró en los algoritmos y los votos llamados electorales de cada estado de la Unión.

Vivimos, sí, de cabeza. Mientras, Putin saluda en el Kremlin a las palomas que le devuelven la cortesía. ¿Vieron ya el video? Lo subí a mi página el último día de febrero.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
06 Marzo 2018 04:00:00
Campañas fantasmas
Como algunas empresas donde navega gran parte de la clase política –y no solo el candidato panista Ricardo Anaya Cortés, a quien acompañan un PRD sin brújula y un MC sin identidad-, las campañas en este periodo de supuesta pausa tras las “pre” intensas y costosas –es posible los partidos se hayan gastado sus prerrogativas en la antesala-, deben ser consideradas y son “fantasmas”. Pululan por doquier, como almas chocarreras en desgracia y sin dejarse ver, para espantar a los incautos y cooptar a quien se deje deslumbrar con las habituales promesas contra la corrupción, la colusión, la erosión y la ya crónica violencia.

De lo que no puede dudarse, por desgracia, es del papel sobresaliente de los capos y cárteles en los operativos del proceso comicial: Son pocos, acaso ninguno, quienes pueden levantar la cara, ya ungidos candidatos para los tantos cargos de elección popular en disputa, asegurando que no han tendido puentes para evitar la hegemonía de los grupos delincuenciales –prefiero omitir la denominación “mafia” por desgastada y trillada.

No es aventurado concluir que, para llegar a una gubernatura, por ejemplo, es necesario antes entenderse con cuantos tienen el poder territorial y someten a sus caprichos a los falsos mandantes, no mandatarios salvo si se relaciona el término con los “malosos” como los calificó el imberbe doctor “Z”, Ernesto Zedillo. Así lo bautizamos; ¿lo recuerdan? Y después llegaron “los Zetas”.

En esta “campaña” las descalificaciones toman la vanguardia mediante denuncias de todo tipo, no tan disparatadas como creen sus recipiendarios sino más bien contundentes cuál si se tratara de rendición de pecados en el confesionario; desde luego, encienden las penitencias y la soberbia hace que, incluso, se encare a Dios, al cristiano o a cualquier otro, negando a la vista de todos lo evidente e incontestable: Los millones de Anaya, las desviaciones de Meade y la inclusión a las filas de Andrés de no pocos esbirros del viejo PRI y el desvainado PAN. Cómo si hubieran tirado todos, al mismo tiempo, la primera, segunda y tercera piedra.

Cabe aquí un recordatorio para quien aparece, aún en las encuestas trinqueteras, a la vanguardia de la justa presidencial. En 2006, al sentirse seguir e inalcanzable, desdeñó dos debates –no asistió a ellos-, se negó a asistir a reuniones empresariales porque contravenían su discurso a favor de los pobres –ahora esta tesis quedó atrás-, se enfocó en injuriar a los medios de comunicación –en esto no ha cambiado por su hipersensibilidad ante las críticas a las que solo contesta con adjetivaciones bastante torpes-, y en mantener una suerte de guerra permanente contra quienes no creen en él que sumados, acaso, rebasan a sus incondicionales.

Entiendo que gobernar para todos es una quimera; cualquier cambio, no solo una alternancia superficial como la de 2000 o viciada de origen como la de 2012, tiende a perjudicar los intereses de los explotadores y, sobre todo, de las multinacionales que nos saquean. Si no se empieza por aquí no habría modo de explicar las intenciones renovadoras. Pero lo que resulta imposible es mantener los discursos “fantasmas” sobre el combate a la violencia y la corrupción cuando no se encaran y superan los señalamientos que salpican de lodo a los aspirantes presidenciales.

La Anécdota
La pomposa reforma energética, signada por el señor Peña y avalada por el PRI, el PAN y parte de la izquierda acomodaticia, a espaldas de los intereses mayoritarios mil veces externados, ya cuenta con una estadística inexorable y brutal: La paraestatal perdió, solo en 2017, 333 mil millones de pesos, una cantidad brutal que habría permitido, de no darse la caída, una perspectiva casi ideal para el desarrollo y la justicia social.

Con ello ya hay una base firme y material suficiente para iniciar no solo el juicio de la historia contra el peñismo sino igualmente las querellas judiciales a las que dé a lugar un fracaso de esta magnitud, comenzando, desde luego, por quien encabeza todavía hoy el régimen más corroído y corrupto de la historia reciente de México.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
04 Marzo 2018 04:00:00
» El poder equilibra
Apenas se designó a Luis Donaldo Colosio candidato del PRI a la presidencia en noviembre de 1993, el exmandatario Luis Echeverría, desde su heredad de San Jerónimo y ante un apretado grupo de contertulios variopintos –un empresario, un político y un escritor entre otros-, se permitió una reflexión sobre el pasado y el futuro del país:

--La verdadera dimensión de un político –expresó sin requiebros en la voz-, la otorga el ejercicio del poder. Solo entonces podemos medirlo.

Él mismo confesaba, aunque no fuese esa su intención, las limitantes que debió asimilar durante el largo preámbulo a la nominación esperada. Más todavía cuando quien le señaló pasó a la historia como uno de los personajes más autoritarios de la segunda mitad del siglo XX: Gustavo Díaz Ordaz. Es fama que éste no dejaba ni respirar a sus colaboradores en su presencia y a algunos los trataba francamente mal, desdeñoso y mordaz. Quizá por eso Echeverría agregó sobre el perfil del nuevo abanderado del entonces partido invencible:

--Se parece a mí. Ha sido muy discreto como secretario de Estado. Ya tendrá tiempo para hablar.

¡Y lo decía quien se había caracterizado por su irrefrenable locuacidad! El horizonte, dada esta condición, no resultaba nada halagüeño y no teníamos, al alcance cuando menos, refugio alguno.

De acuerdo al modelo presidencialista, estructurado por la Carta Magna para legitimar y aglutinar la representación del Estado y el ejercicio del gobierno en una sola voluntad, son escasas las salidas de la sociedad ante los excesos de quien desempeña la titularidad del Ejecutivo. No hay recursos jurídicos válidos, aunque técnicamente existan, ante la constancia de impunidad que delinea el cauce del sistema político mexicano. De esta forma, las querellas contra los mandatarios, lo mismo ayer y hoy, no dejan de ser pasajes anecdóticos anclados en la ironía popular. Hay mofa, no justicia aun cuando la descalificación colectiva sentencie a los predadores.

Pongamos ejemplos. Al propio echeverría, señalado como genocida por su intervención en la matanza de Tlatelolco, se le procesó sin alcanzar castigo por razones de edad y consideraciones políticas que determinaron el uso electoral del caso –en vísperas de los comicios de 2006- para luego zanjarlo sin el menor rubor. Esto es: Se aprovechó el escándalo para escarnecer a los herederos del priísmo presidencialista y después se bajaron las cortinas con el propósito de no interrumpir la continuidad sustentada con el aval de los viejos aliados del establishment perfectamente reacomodados después de la primera alternancia.

También josé lópez portillo fue denunciado, por peculado, bajo el alegato de haber hecho uso incorrecto de los empréstitos signados bajo su mandato puesto que no había constancia alguna de haber sido destinados a “causas de utilidad pública” como reza el ordenamiento superior. El maestro Ignacio Burgoa Orihuela, cuya presencia se añora, instrumentó la querella, armada sin el menor resquicio visceral y con apego a derecho del que fue él uno de sus mayores especialistas, sin que se le diera continuidad a la misma. El presidencialismo, sencillamente, obró para desdeñar el asunto y archivarlo sin la menor intención de proceder legalmente. Primero la consigna; después la ley y quienes están destinados, supuestamente, a aplicarla.

Seguimos: miguel de la madrid fue señalado por acaparar millones de dólares depositándolos en bancos de Suiza. Tal se publicó en la columna de Jack Anderson, en The Washington Post y medio centenar de periódicos sindicados, dando lugar a un enérgico reclamo de la Cancillería cuando no se trataba de una afrenta proveniente de las fuentes oficiales sino de un espacio periodístico respetable –así fuera para exaltar la libertad de expresión-. Se sugirió entonces que el mandatario procediera a denunciar al informador. Este se dijo listo para responder en tribunales y De la Madrid, en cambio, alegó que, como presidente de México, no podía someterse a “una soberanía ajena” para ser juzgado. Pero tiempo después, al cesar como mandatario, tampoco promovió juicio alguno y optó por apostar a favor de la amnesia colectiva.

carlos salinas fue el primero de los ex mandatarios, todavía intocables, a quien se pidió declaración ministerial específicamente sobre el asesinato de Colosio. Y rindió testimonio con todas las ventajas: En la Embajada de México en Dublín, Irlanda, hacia donde acudieron los ministerios públicos con cargo al erario, por supuesto. Hasta el día de hoy no se ha descrito el tenor de lo expresado por salinas en torno al suceso. Tampoco se conoce la declaración prestada, tiempo después, en abril de 1999 –se cumplen diecisiete años ya-, por el entonces mandatario en funciones, Ernesto Zedillo, respecto al mismo proceso. Para ambos el cobijo de la impunidad ha sido más que un modus operandis.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
02 Marzo 2018 04:00:00
¿Malos publicistas?
En alguna ocasión, hace poco más de cinco años, un periodista hispano, dedicado a las crónicas taurinas aunque otrora fue un apasionado del histrionismo, me dijo con el aire de suficiencia de algunos colegas que creen saberlo todo porque descubrieron, por ejemplo, que el Real Madrid no aspira ya al título de la “liga española”, ya que el independentismo catalán es como una suerte de afrodisíaco para los jugadores del “Barsa” incluyendo a argentinos, uruguayos y brasileños integrados a su plantilla.

En fin, el tal colega resumió:
--Los peores publicistas de México son ustedes los mexicanos. Cada que dialogo con uno me cuentan atrocidades de su país.

Por un momento me sentí desarmado; no, México está bien porque lo sostenemos quienes lo amamos. Los señalamientos son para el gobierno putrefacto que prohíja la violencia, negocia con los mafiosos y mantiene a la población en un penoso estado de indefensión. Pero es difícil, cuando se habla de estas cosas, que los interlocutores confundan al país con las lacras que buscamos extirpar, y aún no podemos, la mayor parte de nuestros connacionales. Es como cuando se confunden los símbolos con la estructura del Estado. Peor acaso.

Le respondí que no era así; el planteo trataba de llamar la atención sobre el dolor de un país acribillado por la violencia artificial –la “guerra” no tiene destino porque cada año las cuotas de drogas hacia los Estados Unidos aumentan considerablemente mientras los precios son regulados por los agentes de la DEA, la CIA, sobre todo, y la NSA-, y una administración que tiende a favorecer la injerencia de las potencias universales, no solo la norteamericana, y su respectiva expansión sobre el territorio mexicano.

Le hablé de la obcecación hispana por la neoconquista –el término me da náuseas porque no admito que a una invasión cruenta se le tome por conquista, además no de México sino de los pueblos mesoamericanos anteriores a la fundación de nuestro país-, recordándole que quienes proclamaron la Independencia corrieron a patadas a los que fueron infamados con el mote de “gachupines” para contrarrestar el de “indios” con el cual señalaron, de manera equivocada, a los nativos de América. Y todavía hoy no faltan impertinentes que se sienten superiores al recordarlo, alzando la mandíbula con el seseo de quien ni siquiera sabe pronunciar las palabras básicas y frasear en su idioma.

También le dije que los consorcios hispanos eran uno de los factores de inestabilidad más serios considerando que el saqueo de divisas comienza con ellos. Cada día, durante más de un año, esto es desde fines de 2015 y el primer semestres de 2016, el Banco de México colocó 400 millones de dólares para evitar un quebranto mayor del peso respecto a la divisa estadounidense y, por consiguiente, ante el euro también. Y, en cada jornada, fueron los banqueros y especuladores de allende el mar, por encima de los vecinos del norte, quienes acapararon la derrama cotidiana y nos pusieron en manos de los especuladores.

El señor peña de aquel alegó, sin el menor pudor, las bienaventuranzas de nuestra economía asegurando que es firme y próspera; no sabemos, realmente, si se refirió a la propia y a la de sus amigos del batallón de los influyentes, como los salinas digamos, para quienes el sexenio peñista ha sido como la llegada a La Meca de las ambiciones desbordadas. Todos los renglones productivos han pasado por las manos de los cómplices incluyendo las paraestatales desmanteladas para servir a intereses multinacionales de alto rango: en esta tesitura están la desvencijada PEMEX y la ofertada CFE. Petróleo y energía; solo nos falta vender el agua de mar y para ello falta muy poco.

La Anécdota

Alfredo Jalife, colega y amigo, no se cansa de mencionar que, ante la fluctuación hacia debajo de los precios del crudo, las próximas guerras no serán por la posesión del otrora llamado “oro negro” sino por el agua, considerando a ésta no sólo como un factor económico de alto rango sino, además, como un elemento vital para la existencia del hombre.

Agotados los mantos acuíferos, la humanidad se destruiría sin remedio.

Y tiene sobrada razón cuando observamos cómo, cada año, la desertificación del país –esto es hacia páramos desérticos-, aumenta de manera alarmante y coloca ya a varias entidades, digamos Tamaulipas y Nuevo León, entre otras, al borde una crisis cuya extensión es incalculable.

Por supuesto, tal realidad no figura en los informes presidenciales ni en el apartado de compromisos “firmados” que suelen detenerse en minucias y en reformas ineficaces y destinadas, como hemos visto, al peor de los fracasos.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
01 Marzo 2018 04:00:00
Mes del banderazo
Parecen listos pero se han debilitado en la espera. De hecho, es bastante cuestionable el acatamiento a las dogmas del Instituto Nacional Electoral que redujo los tiempos de campañas –todavía hace algunos sexenios duraban casi un año con los consiguientes perjuicios económicos y auditivos-, hasta tres meses, si bien los dirigentes partidistas encontraron avenidas –antes las llamábamos lagunas-, para bordear los límites coercitivos y hacer cuanto les ha venido en gana con reuniones “privadas”, que se hacen públicas, y eventos “internos” que reclaman la presencia de miles de militantes –las unciones finales, diríamos-.

Si el INE se aplicara con energía y rigidez, éste sería el momento en el que no hubiera aspirantes presidenciales, ninguno, adelantándose así el caos previsible para un entorno marcado por el fraude; ejecutarlo ya no será tan simple como en otros comicios porque la sociedad ha madurado y cuenta ahora con instrumentos de comunicación cibernéticos cuyos alcances son superiores a los consabidos intentos de manipulación gubernamental, incluyendo a las casas encuestadoras listas a cumplimentar al mejor postor.

Todos los aspirantes, sin excepción, están bajo sospecha, alguna malintencionada con el propósito de acordonar al adversario más avanzado –una estrategia natural para intentar cazar a quien lleva la delantera o acercarse al mismo-, pero ninguno se atreve a profundizar en los temas turbios que van mucho más allá de los señalamientos de orden personal aun cuando, en no pocos casos y considerando a los candidatos a gobernadores, diputados y senadores, debieran ser motivos de coerción. Lo lamentable, en todo caso, es que las denuncias se produjeran hasta estos días cuando las planillas y plantillas están definidas; y, claro, cualquier señalamiento cae no en el terreno judicial sino sobre los pantanos de la intensa “guerra sucia”.

Ricardo Anaya es quien parece estar más cerca del patíbulo político. Manuel Barreiro Castañeda, uno de los socios para la triangulación de fondos desde la Fundación por más Humanismo, creada por el aspirante del PAN, PRD y MC, tiene un pie adentro de la cárcel y no parecen reversibles las acusaciones en su contra por el manejo de decenas de millones de pesos –menos mal que no son los 55 millones de dólares volátiles en manos de “Napo” Gómez Urrutia, hoy “morenista”-, 58 de los cuales derivaron, aseguran los señalados, de la venta irregular de una nave a la compañía Manhattan Masterplant the Velopment.

Pese a todo, el asunto es de poca monta si lo comparamos con los mil 311 millones de pesos desviados por la Sedesol bajo la titularidad de Rosario Robles Berlanga y solapados por su sucesor, José Antonio Meade Kuribreña, quien también, más tarde en su calidad de secretario de Hacienda, hizo lo propio con la lamentable y prejuiciosa distribución e las prerrogativas a los gobiernos estatales. En otras naciones un escándalo de este nivel acabaría con una Presidencia y un gabinete entero; en México parece una más de las diatribas, así lo presentan algunos, propios de los desencuentros de campaña. Patrañas.

Lo cierto es que quien llegue, al fin, al Palacio Nacional no tendrá, precisamente, las manos limpias.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
27 Febrero 2018 04:00:00
El ‘tripartidismo’
Sucesos recientes demuestran que, en política, es arriesgado arrojar la primera piedra contra los adversarios porque nadie está “libre de pecado” en términos bíblicos. Al contrario, hagamos un recuento breve que, con seguridad, abrirá el apetito de los incondicionales quienes desearían ver y leer solo aquello que les gustan y señalan a cualquiera de estar “vendido” a tal o cual causa cuando no coinciden los elogios esperados y las conclusiones. Examinemos algunos de los dramas y conductas recientes:

1.- Son quince ya las víctimas del “Halcón Negro” mexicano que cayó en Santiago Jamiltepec, región mixteca, por la búsqueda de reflectores por parte del secretario de gobernación y el gobernador de Oaxaca. Priístas de cepa todos... con todo y el “no militante” Meade.

2.- Por parte del PAN no se quieren acercar a los dramas de Pasta de Conchos y la guardería de Hermosillo tras los cuales “sus” presidentes, Fox y Calderón, no hicieron sino justificar, pretextar, eludir. Además, las fortunas volantes de Anaya y los moches de los legisladores y alcaldes de este partido.

3.- Morena abrió, de nuevo, las puertas para admitir, como candidato a senador, al deplorable “Napo” Gómez Urrutia; y por el camino van el yerno de Elba Esther, Fernando González Sánchez, y el nieto de la execrable “maestra”, René Fujiwara Montelongo. ¿No eran estos partes de la mafia en el poder?

Por cierto, en primera fila, durante la protesta de López Obrador como candidato -¿era duda?-, la hija de Maquío, Tatiana Clouthier, y Bartlett, el fulano a quien se le cayó el sistema y dio cauce al asesinato del panista, entre otras barbaridades de demagogia criminal, fueron fotografiados juntos.

¿Qué debemos pensar y hacer quienes creemos en la democracia y estamos seguros de que el avance de Andrés es irreversible? El tabasqueño –y lo analizo con más profundidad porque es quien está más cerca de ganar los comicios de julio venidero-, habla de que con él terminará el autoritarismo presidencia; pero sus actos, discursos y amnistías hablan de lo contrario. ¿Consultó a sus militantes sobre una inclusión que admitiría a algunos de los peores del PRI –además de Bartlett, Ebrard, Durazo, Esteban Moctezuma, “Napo” y los entenados de Elba-, y del PRI –Javier Lozano, Germán Martínez, Cecilia Vargas-, para sumarlos a su causa, en sitios relevantes, por encima de los militantes excluidos de MORENA. Si fuera el PRI, nadie vería con malos ojos una profunda y justificada escisión; en Morena, en cambio, nadie habla mientras no lo haga el líder mayor. Es esto o no autocracia, amén de la furia que causan entre sus incondicionales el menor raspón a la figura del personaje central.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
25 Febrero 2018 04:00:00
La llamada inoportuna
La euforia del penúltimo día de febrero de 2015 nada tuvo que ver con la euforia sexual a las cuatro de la mañana; según la versión del presidente enrique peña nieto, a esa hora fue despertado por el celular y la insistencia del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien deseaba a toda costa informar al mandatario de una excelente noticia: sin disparos de por medio ni ejecuciones, casi con docilidad, “un grupo especial de las fuerzas federales” lograron la captura del célebre Servando Gómez Martínez, “La Tuta”, sin sicarios de por medio dispuestos a vender cara la vid de su patrón. Es obvio que ya estaban adoctrinados para, llegado el momento, no cometer el error de disparar. Y el personaje del mal estaba tan solo como Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, hace un año y días, cuando sólo lo separaba de la Marina y los marines infiltrados un pobre durmiente en el recibidor de un consorcio turístico de segunda en Mazatlán.

Son muchas las coincidencias. Ahora “La Tuta” y “El Chapo”, reaprehendido, habitaron celdas por separado, como exigen los cánones, en el Penal del Altiplano sin que nadie haya podido cerciorarse de su presencia salvo a través de las sesiones oficiales de fotografía. No se dudan que sean ellos los auténticos ex jefes de la Confederación de Sinaloa, luego encabezada por el “Mini Lic.”, Dámaso López Junior, e Ismael “El Mayo” Zambada, quien dejó solo a su antiguo patrón para que le “echaran” el guante con la mayor facilidad; y de los “Caballeros Templarios” listos para el reemplazo mucho antes de que “La Tuta” fuera sometido sin la menor resistencia e identificado col el número y las tablas medidoras de altura que suelen acompañar a todos los reos como un signo de que han perdido libertad y derechos. Ya no vitan, claro.

Sendos operativos se conectan entre sí, analizadas las cosas con la perspectiva suficiente, por algunas razones fundadas en hechos y no en especulaciones:

1.- Con la caída de “La Tuta” el grupo de los “Caballeros Templarios” no siente ni cosquillas, pulverizado como está en distintas células criminales con operatividad en distintas regiones del país, hasta la tranquila Mérida, Yucatán, en donde fue localizado el hermano del mencionado, Flavio, quien aparentemente era el gran administrador del grupo. El hecho de su ubicación tiene “cola” y demuestra lo sostenido en esta columna: La hermosa ciudad del Mayab se ha convertido, con cierta anuencia de los gobiernos locales –exactamente desde el paso del cacique Cervera, ya extinto, por el Palacio de Gobierno- en un refugio seguro para las familias de los grandes “capos” y los sicarios de renombre comprometidos a respetar la “tranquilidad” de la urbe cambio de una absoluta impunidad. Y tal es una de las hazañas por las cuales presume la ladrona Ivonne Ortega Pacheco, ex gobernadora con las manos muy sucias y aspirante actualmente a una diputación con tal de seguir bebiendo del erario. Será impuesta por la vía de las candidaturas plurinominales, sin consenso popular, para seguir siendo fiel servidora... de la contaminada dirigencia partidista.

2.- En febrero también pero de 2014, “El Chapo”, el único zar de las drogas merecedor a un sitio entre los grandes multimillonarios del planeta en el conocido semanario Forbes –luego la dirección del mismos e retractaría para evitar exaltar a los criminales, según pretextaron cuando bien se guardan de exhibir a los ex mandatarios, sobre todo mexicanos, cuyas fortunas rebasan los límites iniciales de manera tan amplia que debieran formar parte de los privilegiados a quienes los millones les llegan casi por inercia-, fue aprehendido sin siquiera vigilancia aun cuando se le había puesto sello de ser “el más buscado” desde la ejecución de Osama bin Laden en mayo de 2011. Tres años como líder mundial; no es poca cosa.

3.- Sendos operativos se dieron cuando otros cárteles dominaban las regiones en donde fueron realizados o en otras que se han querido soslayar para concentrar la atención por donde quiere el gobierno de la República. Ya poco se habla, por ejemplo, de los “Zetas” y del poderoso grupo competidor de éstos, “el cártel del Golfo” cuya sede, en Tamaulipas, permanece al amparo del cobarde ex gobernador, Egidio Torres Cantú, quien para llegar y sostenerse en el cargo debió “vender” la memoria de su hermano Rogelio, asesinado una semana antes de los comicios que tenía en la bolsa. Mucho lloriqueo, cero acciones judiciales. ¿Cree Egidio que los tamaulipecos son tan ingenuos para no darse cuenta de sus truculencias infames?

Vamos confirmando, de manera cotidiana, que cada sexenio “estrena a sus propios capos” y los privilegia, tal y como me anotó, hace ya muchos años, el abogado César Fentanes en su residencia de McAllen en donde igualmente conocí al “comandante” Guillermo González Calderoni quien, como saludo, me dijo:

--Si usted me golpea con sus armas yo le respondo con las mías.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
23 Febrero 2018 04:00:00
Señales abrumadoras
El titular de la marina, almirante Vidal Soberón Sanz, fue contundente al reflejar su sentir y el de sus subordinados: Aceptarán a cualquier candidato, sin importarle filiación, que gane la Presidencia y, además, aseguró que estaban preparados ya, desde ahora, para un “cambio de régimen”. Tan poca es su confianza en el refrendo priísta ante la lejanía que mantiene el abanderado no militante de este partido quien, al fin y al cabo, se sacó la rifa del tigre... digamos como el tonto útil Francisco Labastida en 2000. Los paralelismos son odiosos pero en ocasiones necesarios. Por ejemplo, a diferencia del pobre Francisco, Meade es inteligente, pero no es político ni puede zafarse de algunos escándalos como la llamada “estafa maestra”, cometida en sus narices. El PRI está en la lona.

Lo saben todos. Aurelio Nuño Mayer, coordinador de la campaña priísta y exsecretario de Educación, pasa vergüenzas y no replica cada que sus opositores –Damián Zepeda, del PAN, y Tatiana Clouthier, la hija el ícono panista, “Maquío” convertida en morenista-, le lanzan a la cara, por televisión, que su partido ocupa un lejano tercer lugar en las preferencias electorales tomando encuestas de todo tipo, esto es incluyendo a las ordenadas en Palacio Nacional y a las que, con descaro, acercan a Ricardo Anaya hasta a cuatro puntos de distancia de Andrés, lo que está fuera de proporción.

La realidad es otra y lo saben en los grandes corporativos cuyos accionistas principales han dialogado ya con Andrés en busca de acuerdos de no agresión en la hora de sumar a todos. Para esta misión le sirve, a perfección, uno de sus hombres fuertes, Alfonso Romo, del grupo Monterrey al que tanto persiguió Echeverría y luego sirvió de sostén a Vicente Fox y otros aspirantes, sobre todo al gobierno de Nuevo León, que recibieron el aval de aquellos llamados “riquillos” en la década de los setenta del siglo anterior.

Por cierto, no se trata de una guerra sucia señalar que varios de los principales colaboradores de Andrés tuvieron el sello salinista: Alfonso Durazo Montaño, Manuel Bartlett Díaz, Marcelo Ebrard Casaubón, Esteban Mocetzuma Barragán –tenía a los hermanos de este más cerca y más morenistas-, Ricardo Monreal, y antes, el extinto Manuel Camacho Solís amén de una larga secuela de personajes cuyos antecedentes son condenables... solo falta que lleguen por allí Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa. Sería Redondo.

El caso es que Andrés debe ser más cuidadoso con cuanto dice y explicar algunas posturas que resultan difíciles de digerir para sus simpatizantes y, en general, para todos los electores en potencia; lo digo porque, cada día, escucho a más desertores quienes, de plano, alegan su inclinación por no votar, decepcionados del proceso, de los partidos y de los aspirantes. Se ven por doquier, desde cada instituto político y no solo alrededor de Andrés quien, insisto, sigue muy arriba en las preferencias digan cuanto digan de él.

Eso sí: no es guerra sucia hablar de hechos consumados y de cooptaciones indignas.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
22 Febrero 2018 04:00:00
Viene el ciclón
El arroz ya se coció aunque todavía no inician, formalmente, las campañas políticas, si bien la simulación fue el centro candente del proceso inicial, la de los precandidatos sin adversarios internos ya ungidos, de hecho, como abanderados sin importar militancias ni tendencias sino solo acuerdos soterrados y alianzas turbias. La democracia, en México, se da en petí comité –entre las cúpulas partidistas-, y la militancia solo conserva el sagrado derecho de aplaudir y de convertirse en rehén de los iconos, incluyendo el abanderado del PRI que no es priísta según dice ni tiene intención de afiliarse.

Es un desastre. También se observa la misma tendencia en los gobiernos que estarán en lisa –es un decir-, y en donde el PRI no parece con capacidad real, salvo un fraude mayúsculo al estilo de los comicios de 2017, de quedarse con alguna de las que gobernaba ni, mucho menos, conquistar las perdidas. Está fuera de la jugada, perdido entre el rencor social hacia el régimen peñista y la pobre propuesta de su candidato quien requiere deslindarse del peñismo si desea convocar –quizá ya es tarde para ello- a los presuntos electores.

Revisemos las distintas condiciones que guardan las entidades federales en donde se elegirá gobernadores. Nuestro conteo nos indica que en seis, considerando a la Ciudad de México, MORENA está en vías de ganar; el PAN en dos de ellas y una más si consideramos a Jalisco cuyo candidato es miembro del Movimiento Ciudadano y ha sido impulsado por éste para luego sumar al blanquiazul y al PRD. Para el PRI, cenizas, solo eso, lo que podrá refrendarse al terminar la cuaresma y el calvario.

Realmente me hace gracia cuando dicen que el gobernador “mejor evaluado” es el pobre de Ronaldo Zapata Bello, un entenado de Ivonne Ortega, la ladrona, muy bien remunerado por sus tropelías acompañadas de vergonzosos actos de adulación hacia la nueva “casta divina” encabezada por los socios de Emilio Gamboa: Emilio y Omar Díaz Castellanos y parte de la jauría Patrón, tan extensa como la península misma. Y además hay quienes insisten en que Yucatán será una de las entidades en donde el PRI puede ganar con un esbirro de los anteriores, Mauricio Sahuí, a quien se conoce como el “atrapado sin salida”. El partido oficial no gana aquí ni con la ayuda de los brujos y magos del oriente de la entidad.

En cuanto a Guanajuato, la estructura panista fue arrebatada al viejo, viejísimo PRI cuyos rescoldos no remontan a pesar de las graves desviaciones de los gobiernos panistas desde el 3 de noviembre de 1991 cuando, como interino, permaneció cuatro años preparando las elecciones estatales que, al fin, ganó el señor fox. Y el nepotismo, de cuño panista, sigue en auge por cierto. Una muestra: los Romero Hicks, uno panista y exgobernador y el otro, José Luis, priísta y exdirector de Bancomext. Todos felices.

En Veracruz, los Yunes van por debajo del candidato de MORENA, Cuitláhuac García, quien hace dos años se quejó de un fraude grotesco a punta de amenazas y compraventas de votos a favor del siniestro Yunes Linares. No creo que los veracruzanos bien nacidos acepten a un junior como sucesor de su padre y en el centro de la moderna aristocracia. Sería ir a contracorriente de la historia. Para los Yunes su único destino debiera serla prisión.

México parece haberse decidido... y el PRI no está en sus planes.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
21 Febrero 2018 04:00:00
México: Dos caminos
Viendo hacia el futuro puede creerse que México tiene ante sí dos caminos: La dependencia total bajo el flagelo de las rectorías de Norteamérica y el perverso Trump; o un cambio sustantivo del “sistema” con la fuerza de una juventud que no tolera la partidocracia, aborrece la corrupción y quieren el rescate de su patria. Así lo percibo cada que dialogo con los universitarios y me dan alientos. Les digo lo amargo de saber sobre la imposibilidad de ver una transformación real del país a corto plazo y más si nos gobiernan los continuistas a quienes sólo asustan los reclamos de la Casa Blanca y los posibles escándalos por sus riquezas mal habidas; pero los temporales pasan y los sinvergüenzas mantienen dominio, territorial y mental, sobre millones de mexicanos agazapados. Y esto me revienta por dentro.

A los jóvenes comento que mi generación y varias de cuantas vienen detrás han fracasado rotundamente; quizá el parteaguas de 1968 nos condujo a la derrota interior y al ostracismo que pende de la impotencia. Creo, sinceramente, en la postración de muchos de quienes fueron protagonistas de aquellos hechos, fueron encarcelados y saben la verdad sobre los crematorios militares ahora ocultos bajo las siete llaves de las mentiras castrenses. No pudieron, de verdad, continuar el camino y ahora, como este columnista, nos agobia el presente por el cual jamás apostamos. ¿Cayó la hegemonía del PRI? ¿Y para qué? De cualquier manera retornaron las mismas mafias luego de doce años de tremenda simulación con una derecha sin capacidad para gobernar y muy propensa a las amoralidades y a los desvaríos, egocéntricos y alcohólicos. Punto cero.

Me temo que ser optimista, en estos tiempos y como tanto hemos repetido, es caer en la demagogia más recalcitrante, la misma que se da cuando se considera ofensivo cuestionar al presidente porque –se alega- con ello se falta al respeto a la sagrada institución, esto es como si la suprema voluntad fuese la cúspide del poder contrariando la tesis democrática del gobierno de todos y para todos; por ello, claro, se confunden los términos mandatario –quien obedece- y mandante –aquel que ordena-, siendo la figura del segundo la acreditación toral de la soberanía popular.

En España, por ejemplo, se insiste en la supremacía de una monarquía sin más sustento que las ceremonias denominadas de representación; aun así, los Borbones –con sangre mexicana más bien como explicamos en “El Alma También Enferma”-, cobran al año bastante menos que los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de México, el Presidente de la República, el de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y, por supuesto, el diligente consejero presidente del Instituto Nacional Electoral. A Felipe VI le entregarán este año estipendios por 234 mil 204 euros –tres millones 900 mil pesos en promedio, variables de acuerdo al tipo de cambio- mientras el Presidente de la Suprema Corte de Justicia, en México, se lleva más de siete millones de pesos en el mismo plazo aun cuando alegue que trabaja bastante más que la testa coronada. Allá, siquiera, el monarca se redujo el sueldo en más de cincuenta mil euros y aquí hasta el alcalde de la población más depauperada se fija honorarios muy por encima de la realidad.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
20 Febrero 2018 04:00:00
Votos del terror
Habló el gurú a través de uno de sus testaferros. Ya saben ustedes que el secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, de relampagueante carrera dentro del peñismo paralizador, es concuño del más atroz de los expresidentes vivos, Carlos Salinas, cúspide de la fruición por el poder a como dé lugar y de los titiriteros al servicio de la globalización... con el eje de los Estados Unidos en manos del enajenado “pato” Donald, el anaranjado.

En un mundo así, es explicable que el ruso Putin tome la delantera en el liderazgo mundial. Que nadie se extrañe, cómo fingen algunos, de su cercanía con México, propiciada no por Andrés sino por Peña Nieto en fase de cubrirse, como sea, las sucias espaldas; difícilmente podrá hacerlo cuanto es tanto el rencor acumulado y, por ello, pide que sus avances se cuenten aunque nadie los vea, ni siquiera el abanderado priísta a punto de ser ungido candidato sin militancia en la cumbre de las simulaciones. Al contrario, José Antonio Meade ya dijo que, en materia de seguridad, no se alcanzaron las expectativas expuestas como una forma de comenzar a deslindarse del pasado inmediato.

Pues bien, González Anaya, casado con Gabriela Gerard Rivero hermana, a su vez, de Ana Paula, la segunda consorte del señor Salinas, habló de que la elección de este año, aunado a la incertidumbre por el destino del Tratado de Libre Comercio de América del Norte que depende de la caprichosa conducta del señor Trump lo mismo que la Reforma Fiscal impulsada por el poderoso vecino, serán factores de alto riesgo para la economía de México. No lo dijo así pero, en el fondo, conllevan sus advertencias el mismo entorno que el polémico “peligro para México” inventado por Antonio Solá en 2006. Ellos se juntan y Salinas dirige la orquesta con peña en calidad de comparsa atrasada de carnestolendas.

Quizá por ello el día “del amor y la amistad”, el pasado miércoles 14, transcurrió entre las cenizas que dan cuenta del inicio de la cuaresma y recuerdan el horror de nuestro ineludible destino si bien, para no pocos, la muerte es la única liberación posible ante las afrentas y las barbaries de los explotadores, sean políticos o militares desenfrenados quienes, además, se pretenden merecedores de doctorados honoris causa cuando no se acuerdan ni de la enseñanza primaria y son reos de su propia vanidad.

Por ello, acaso, no faltan los priístas acomodaticios que se ufanan al pronosticar una victoria de Meade:

--“Como sea, con fraude posiblemente, pero será presidente”.

No se atienen a razones sino a la supuesta falacia de una expiación permanente fundada en el terror al látigo de una clase política podrida. Contra este criterio vamos con #cerocobardía.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
18 Febrero 2018 04:00:00
Círculo del Terror
Los fox decidieron crear un “círculo rojo” para colocar dentro, en su fantasía hiperbólica, a quienes les cuestionaban por sus chascarrillos, tropezones y excentricidades –en Madrid aún se le recuerda con sus botas de charol en la cena de honor ofrecida por los anteriores reyes; Manuel Bribiesca, el primer marido de Marta Sahagún, me explicaría después que era como consecuencia de los “juanetes” que no dejaban en paz al mandatario-, y por ejercer el poder con acentos radicales sobre todo cuando alguien caía de su gracia. Pese a ello, nunca se atrevió a mencionar por sus nombres a los infernales a quienes deseaba quemar vivos. Aún con su silencio, me precié de ser uno de ellos tras la publicación de “Marta” en 2003 y quizá antes cuando inicié mis señalamientos sobre su parálisis administrativa y mental.

Años atrás, el descocado carlos salinas –de quien decía Fernando Gutiérrez Barrios que para poder equilibrarse mentalmente debía ejercer el poder, como acaso, según algunos, le sucede a Andrés su mayor antagonista-, se dio a la tarea de simular una huelga de hambre en una humilde vivienda de San Bernabé a las afueras de Monterrey. De aquella “epopeya” solo queda en el recuerdo colectivo la burda chamarra de borrego que mantuvo durante cuatro días; pero no habló de quienes estaban amenazando su honor sino, más bien, lanzó el aserto como reacción a la aprehensión de su ladrón hermano mayor, Raúlito, con alma de rufián y corazón cínico para exhibirse con automóviles con costo de dos millones de pesos sin el menor agobio moral, en febrero de 1995. Supusimos que se había establecido una “guerra” entre los Salinas y Ernesto Zedillo, el gran simulador, pero nunca hubo la intención de poner detrás de las rejas a su villano y criminal antecesor. Perdónenme el exceso de calificativos pero amanecí de mal humor.

También calderón se atrevió a pedir las cabezas de quienes se guardaron la designación de “presidente electo” cuando aún no la determinaba el deplorable Tribunal Electoral y luego aseguró que procedería contra cuantos habíamos hablado del lamentable estado del mandatario, alcoholizado todas las tardes tras sus inolvidables “tertulias” en Los Pinos –por la puerta Cuatro llegaban todo tipo de especies humanas dispuestas a entregar honras por poder-, al lado de Genaro García Luna y el secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván Galván, mientras morían miles de soldados en sus enfrentamientos con los mejor pertrechados narcos. Nunca mencionó, por supuesto, quienes eran los supuestos difamadores, mucho menos ahora cuando, sin remedio, ha sido evidente su condición. Debo expresar que luego de publicar lo concerniente, cuando todos temían hacerlo, solo unos cuantos colegas me secundaron mientras otros, tan lacayos como Carlos Marín, insistieron en la sobriedad ilusoria del personaje con tal de estirar la mano en busca de minucias.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
16 Febrero 2018 04:00:00
Las ‘guerras sucias’
‘Ostos$Solá’, es decir Gloria Ostos y Antonio Solá Reche, catalanes por los cuatro costados, siempre han presumido de ser “hacedores de presidentes” aunque el término ya ha sido borrado de su página WEB, si bien insisten en su influencia para sacar adelante campañas políticas sin medir los límites de la injerencia extranjera en cada nación supuestamente soberana. Desde hace tiempo, México ha sido un filón de la mayor importancia para este grupo de provocadores, expertos además en lo que ha dado en llamarse “guerra sucia” a través de “slogans” tendenciosos, hasta perversos, con apenas información superficial.

En el caso del señor Solá, quien dirigió y apostó por dos campañas presidenciales del PAN –en 2006 y 2012-, con absoluta discrecionalidad y un gran aparato operativo, logró sacar adelante, bajo el barro de los pantanos de la demagogia, la ruin aspiración de Felipe Calderón haciendo uso de una verdadera maquinaria manipuladora y considerando, esto es lo más triste, el temor a los mexicanos a perder lo poco que tienen; de allí el éxito de su mensaje sobre “el peligro para México” que hoy, indiscutiblemente, le revierte. El sujeto ahora ya le mandó un recado a Andrés para que lo contrate como su especialista en marketing; esperemos que prive la razón y el precandidato sin adversario de MORENA no se deje llevar, otra vez, por los cantos de sirena.

Pero no olvidemos, además, que Solá obtuvo, como un blindaje para no ser expulsado de México si lo solicitaban los opositores a Calderón –no lo hicieron porque estaban por las nubes, divagando-, la nacionalidad mexicana en diciembre de 2006, justo después de la asunción de su pequeño Frankenstein al poder Ejecutivo. Que yo sepa, ni siquiera los esclavistas canadienses y los usureros españoles e ingleses de la minería y las comunicaciones, le han hecho tanto daño al país como el miserable catalán a quien tantos reverencian creyendo que se trata, nada menos, de un iluminado, esto es un nuevo Quetzalcóatl –o Kukulkán, para los mayas-. Me da asco.

Surge ahora otro tipejo de la misma calaña nacido en Venezuela al amparo de Miami en donde se sitúan algunos de los mayores traidores conocidos, incluyendo a los mexicanos como Genaro García Luna, responsable de las matanzas oficiales contra civiles y de la puesta en marcha de la “guerra” que la cobardía de peña extendió hasta la fecha. Juan José Rendón, de 54 años, dije que no ha sido contratado por nadie y sólo desea evitar la llegada de Andrés a la Presidencia –no se da cuenta que los infundios elevan a éste-, incluso con recursos propios –lo que no creen ni sus mascotas caseras-, porque no quiere ver a México convertido en una escala más del chavismo o del madurismo exacerbado. Miente, claro, porque el interés de la fauna oficial centra sus motivaciones en Andrés a quien consideran una serpiente trepadora... si bien lo engrandecen a cada respingo del abanderado no militante del PRI.

Es tan burda la guerra fría desatada que no le vale al puntero de la justa preocuparse por ella; recuerde las provocaciones en las que cayó en 2006 y en 2012 –pese a su esfuerzo por la “república amorosa”-, posibilitando la cercanía de otros aspirantes que pudieron lograr la alquimia manejando, para arriba y para abajo, un millón de votos, la estrategia de Solá que hace seis años cumplió su papel de llevar a la bancarrota a Josefina Vázquez Nava porque su verdadero patrón era calderón, y no la aspirante panista, quien ya había negociado lo suyo. Abundaremos.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
15 Febrero 2018 04:00:00
Delicioso silencio
Hasta el 29 de marzo gozaremos de cierto silencio político. Los precandidatos, en tanto, habrán de convertirse en candidatos con la unción oficiosa de las militancias –la antigua y persistente “borregada”-, las cuales no tuvieron injerencia alguna en las determinaciones de las cúpulas para señalar a quienes los abanderarían con destino a la Presidencia de la República, lo mismo que en el mayor número de candidaturas a los gobiernos estatales, curules –estatales y federales- y la mitad de los escaños senatoriales.

De hecho, solo en dos entidades no habrá comicios locales, Baja California y Nayarit, y en el resto se elegirán ya sea los Congresos y los Ayuntamientos o sólo unos u otros. Suele ocurrir, claro, que en el interior del país –odio el término “provincia” porque remite a los estándares hispanos-, los más graves incidentes ocurran por desencuentros entre los diversos y amplios cacicazgos existentes, de la mano del narcotráfico los más, en defensa de intereses muy alejados de los del colectivo, siempre excluido salvo para cumplimentar el requisito formal de las elecciones aun cuando para ello se utilice la barrena del miedo. No son pocos quienes creen que si no votan serán despedidos y nunca podrán volver a trabajar o les serán negados otros derechos. Parece absurdo porque lo es.

El caso es que las candidaturas deberán inscribirse en un lapso relativamente corto, según reza la cartilla del todopoderoso Instituto Nacional Electoral –antes IFE-, nombrado así en un supremo acto de imaginación institucional:

“11 DE MARZO AL 29 DE MARZO

Recepción de las solicitudes de registro de las candidaturas de los ganadores de las precampañas. Además, se analiza en este periodo que las candidaturas cumplan con los requisitos legales”.

¿Ganadores de las precandidaturas? Que sepamos en ningún caso intervino la militancia de tal o cual partido o alianza –de tres, cada una-. Todos los elementos que hicieron precampañas se fueron solos, sin contrincantes, marcados por el “dedazo”, el dogmatismo unipersonal incontrovertible o la capacidad maniobrera para eliminar rivales a conveniencia. De ello surgieron algunos falsos independientes, como Margarita Zavala de Calderón, la exprimera dama supuestamente discreta que logró cuanto le fue imposible a su predecesora, Marta Sahagún, destruida por su propia voracidad y la decrepitud de su marido.

Esto es: tendremos un margo mes y medio de exquisito semisilencio, sin promociones personales aunque sí partidistas, por órdenes del INE que reduce libertades supuestamente para proteger presupuestos y a una sociedad ahíta, en una nación en donde la democracia se entiende de acuerdo a los preceptos de la cúpula gobernante, incluyendo a las dirigencias de los institutos políticos que entran en el juego y, si pierden, se molestan al rechazar, a posteriori, las reglas aceptadas por ellos mismos.

Un revoltijo que, en este 2018, llama a las tempestades... y a las negociaciones soterradas. ¿Fraude? Llámenlo como quieran; no vaya a ser que nos señalen como instigadores de la abstención al servicio de quién sabe cuántos intereses. Hasta la libertad de expresión está encadenada por la superioridad política y esbirros a su servicio.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
13 Febrero 2018 04:00:00
‘Hazme un hijo’
¿La mayor parte de los mexicanos no se han percatado de su enorme contribución al fracaso del modelo político y, por ende, la permanencia de un gobierno putrefacto, ilegítimo –en tanto que es reprobado por nueve de cada diez ciudadanos-, y presidencialista con la fusión además de la partidocracia intolerante? Creo que no si evitamos caer en la cursilería de ablandar los hechos para no comprometer al pueblo, liso y llano, que siempre se siente víctima, jamás victimario, y señala hacia la cúpula del poder para zafarse de cualquier responsabilidad ante la historia y su país.

El conformismo, acaso una de las peores ramificaciones de la demagogia que nutre de elementos para asegurar la pasividad de las masas y su sometimiento “voluntario”, cada vez se deja sentir con mayor fuerza entre nosotros a la vez que escuchamos las quejas y reproches reiterativos contra el mal gobierno y los efectos devastadores de una economía vapuleada por la escasa visión de los “sabios” economistas al servicio del Estado, la violencia reiterada cada día y el horror de temer hasta a nuestra sombra al grado de optar por vivir con la cabeza viendo hacia los pies. Terrible disyuntiva ésta en medio de un mundo globalizado e insensible ante las diferencias sociales agudas.

Fíjense ustedes en dos de los acontecimientos judiciales de mayor impacto y las reacciones consecuentes por parte de una sociedad ahíta, descontrolada, inconforme y absolutamente confundida:

1.- Recapturan a “El Chapo”, luego lo extraditan –tras breve temporada en Ciudad Juárez-, y los escépticos presuponen, enseguida, que se trata de un montaje por efecto de tantas mentiras gubernamentales y de la manera como suele manipularse a la opinión pública. No hay credibilidad porque nos la han arrebatado y ni siquiera existe la certeza de que Mario Aburto –acusado por al magnicidio de Colosio y ahora reo en una prisión de “seguridad media”-, sea quien dice ser considerando las fotografías tomadas en Lomas Taurinas y las de él en prisión, sin el bigote exhibido a la hora del crimen. Lo mismo pasa con Joaquín Guzmán Loera cuyas diferencias en el rostro y estatura han sido obsesivamente mencionadas por un amplio sector si bien las explicaciones “científicas” son avales de las versiones oficiales.

Pero lo anterior no es lo grave. Lo verdaderamente lamentable, más allá de los usos políticos de la captura, fue la efervescencia de no pocos sinaloenses quienes manifestaron abiertamente sus simpatías por el criminal, sea o no quien está en el Reclusorio de Almoloya, desestimando sus horrores y exaltando sus orígenes y hasta la pinta de “valiente” cuando se trata de un cobarde que asesina por la espalda, azuza a sus huestes y siembra el caos. Ninguna justificación existe para los cientos de homicidios perpetrados por el “cártel de Sinaloa” con tal de preservar la guerra entre mafias que no sirve para impedir el tránsito de las drogas hacia los Estados Unidos.

Y a pocos sorprendió la reiteración de algunas chicas con blusas entalladas y la leyenda: “Chapo, Hazme un Hijo”, sobre los pechos voluminosos. Como si se vendiera carne; peor: cual si se tratase de un concurso, de esos que organizaba el “pato” Donald Trump –quien para colmo de males sigue enseñoreando el ámbito político de la superpotencia-, para ofrecerse a cuantos tienen capital de sobra, tanto que hasta les pica a los bolsillos, e imponen la economía del narcotráfico para volcarla a los palacios de los palacios de esos que enorgullecen al premiado anciano Alberto Bailleres y en donde, como en los casinos, sólo comer es medianamente barato... si nos conformamos con las sobras.

Y los niños, claro, ya no quieren llegar a Los Pinos sino a las casas blancas de Las Lomas, en la recién nacida ciudad de México tras la larga agonía del Distrito Federal. No son pocos quienes, además, imitan a “El Chapo” y no desean sino jugar a los matones para honrarlo imaginando ser el gran “capo de todos los capos” o devorando los juegos cibernéticos en los que se obtienen puntos y bonos por la recreación de las muertes, cientos de muertes en una jornada habitual de los genocidas virtuales, adolescentes y adultos –no pocos niños también, así sea a escondidas-, y se encadena a los consumidores a una larga secuela interminable de academias de violencia. ¿Me estaré haciendo demasiado viejo para no entender que los valores han cambiado, la moral igualmente y la dignidad de por medio? Creo que no es cuestión de edad sino de formación; y ya nadie se ocupa por enderezar los retoños antes de que crezcan los troncos torcidos.

2.- La burda detención de Humberto Moreira Valdés, pillo de siete suelas quien como Al Capone no ha sido acusado por lo medular –amén de los 33 mil millones de pesos con los que endeudó a Coahuila enviando la tercera parte de los mismos a la campaña presidencial de otro ladrón, Peña Nieto, para asegurar la complicidad por vida-, dio lugar a una serie de monstruosas expresiones sociales. Debajo de la superficie se agitaron las aguas de la impudicia como si de un huracán se tratase; así, hubo quienes asistieron ¡a misas! para pedir a la Divinidad –no sé si se referían a Ángel Isidoro Rodríguez, uno de los extraditados bajo la fórmula “Ibarrola” destinada a crear lagunas jurídicas para beneficiar a los socios del mal-, por la libertad del ex gobernador que los saqueó.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
11 Febrero 2018 04:00:00
Guardería presente
El 5 de junio de 2009, la guardería ABC de Hermosillo –más bien un almacén adaptado para cuidar niños como si fueran residuos humanos-, ardió de manera incontrolable. El origen del fuego se dio en un predio contiguo en el cual volaban los papeles quemados y las cenizas provenientes de documentos “confidenciales” del nefasto gobernador y empresario Eduardo Bours Castelo, principal accionista de Bachoco, la empresa líder en producción y distribución de huevos aunque a algunos miembros de la compañía les falten muchos de estos en casa. Además, fue evidente las pésimas condiciones del lugar, con aval del Seguro Social y la aprobación respectiva del panista ya extinto Juan Molinar Horcasitas a gestión directa de la “primera dama” Margarita Zavala Gómez del Campo –pretensa precandidata presidencial falsamente independiente quien apuesta por la amnesia de los mexicanos-, privilegiando a un cerrado grupo de parientes de Felipe Calderón encabezados por la prima de Margarita, Marcia Altagracia Gómez del Campo.

La impunidad abrazó igualmente sobre otros sujetos relacionados con el repelente Calderón: Alfonso Escalante Hoeffer, Antonio Salido, Sandra Téllez de Escalante y Gildardo Urquidez Serrano. Los socios de la guardería no han sido siquiera motivo de una indagatoria seria por su negligencia criminal, como tampoco los funcionarios que originaron uno de los mayores dramas de la historia reciente de México con el saldo brutal de 49 niños muertos, cremados si lo decimos brutalmente, y 76 más heridos. Todos los señalados están en la calle –es decir fuera de las cárceles porque en cuanto a recursos pecuniarios les sobran para no tener que dormir en algún callejón tan oscuro como sus conciencias-, y siguen “blindados” por jueces obtusos quienes han seguido las consignas superiores mientras se construyen sus propias mansiones... que debieran estar pintadas con el rojo sangre siquiera para recordar.

Un priÍsta y un panista como puentes entre los gobiernos federal y estatal de Sonora en las vísperas de los comicios de 2009 que, como repercusión de la propaganda mediática de Guillermo Padrés Elías, también malhadado panista como el entonces director del IMSS bajo el régimen de la violencia, el de Calderón –el actual ya es el de la barbarie-, quien no tuvo rubor alguno cuando incriminó al gobernador sin mencionar las ramificaciones de los accionistas con quien fungía como presidente de la República sin la menor legitimidad y abusando de una ciudadanía resistente y manipulable por su ausencia de vitalidad para poner límites a los usurpadores del poder. Sí, es difícil, pero no imposible; no quiero pensar que lo sea porque entonces bajaríamos la guardia y con ella toda posibilidad de esperanza. Por allí están y nadie aplica siquiera sobre ellos la menor sanción moral.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
09 Febrero 2018 04:00:00
Bastardía histórica
Juan Nepomuceno Almonte, hijo del gran Morelos, renunció a ser reconocido por la historia por su sangre y dinastía y dio inicio a la mayor bastardía histórica que recordemos, peor a la de cada una de las afrentas invasoras –de Estados Unidos, España y Francia-, que no doblegaron al espíritu nacional y, aunque pasaron sobre el honor de miles de valientes, deben ser recordadas como gestas de elevada cumbre moral ante la prepotencia inaudita de las potencias que pretendieron aplastarnos luego de la proclamación de nuestra independencia; Juárez, sin duda, debió reconquistarla.

Viene este pensamiento a nuestra memoria por cuanto hoy, los senadores priístas y el dirigente nacional de los mismos –hablamos del pederasta Emilio Gamboa y del arribista Enrique Ochoa Reza, quien más bien debería dirigir por su estirpe a alguna fracción de Al Qaeda-, insisten en “invitar” al más antimexicano de cuantos han habitado la Casa Banca, el racista y fascista enmascarado del “pato” Donald Trump, para que sea él quien “blinde” las elecciones en México el próximo primero de julio. Esto es: Con ello se entrega el último jirón de nuestra soberanía a los vecinos norteños y se formaliza, así sea irregularmente, la condición de “estado fallido” como brutal legado del gobierno peñista.

Mientras, desde Washington y luego de su discurso a la nación, los esbirros del mandatario norteamericano insisten en poner condiciones indignas a México para renovar el TLC de América del Norte que tanto favorece a los estadounidenses con todas las prerrogativas a su favor. Una de ellas es escandalosa: la autorización para que aeronaves de la Unión Americana sobrevuelen la frontera y pasen por encima de ella hacia territorio mexicano con un nuevo grupo represor, los “air marshals”, dispuestos para detectar a posibles indocumentados o cargamentos de drogas antes de que crucen la línea divisoria entre nuestro país y la potencia a la que geográficamente, solo eso, estamos unidos.

Es inconcebible el nivel tan bajo de quienes integran la clase política al servicio de la oligarquía y las multinacionales que se expanden como tentáculos terríficos sobre nuestro suelo infamado por un régimen traidor que apuesta por su propia opulencia a cambio de extender la miseria a niveles jamás alcanzados; sólo Fox dio un respiro al considerar, con mente feudal, que quienes devengaban dos dólares al día no podían considerarse dentro del rango de pobreza extrema, si bien Marta y Vicente no exploraron jamás por estos niveles.

Cuando pasen las hojas de la historia sobre este tiempo doloroso jamás podrá borrarse de la memoria del colectivo la vileza de quienes, traicionando todos los valores republicanos, nos convirtieron en una nación sin defensa posible ante el acoso criminal de los consorcios multinacionales, del anaranjado Trump y también del calculador Putin quien sí logró hackear los comicios en la gran potencia de occidente porque sabía que Donald podría ser manipulable como lo es. Un triángulo enfermizo, inaceptable, sencillamente infame.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
08 Febrero 2018 04:00:00
Tristes alianzas
Ni uno solo de los gobernadores “aliancistas”, fundidos partidos antagónicos por el mero propósito de ganar el poder por el poder mismo para luego hacer deslindes atroces y siempre perjudiciales para la ciudadanía, ha salido felizmente de sus encargos. En 2016, por ejemplo, dejaron sus respectivos palacios de gobierno los ahora exmandatarios de Oaxaca, Sinaloa y Puebla, con un absoluto repudio aunque el último, olvidándose de su desprestigio, pretendiera torpemente construir una precandidatura a la Presidencia exhibiéndose con el señor Peña para inaugurar un trenecito hacia Cholula, en donde sendos personajes fueron sonoramente abucheados... editándose las imágenes.

Hoy, el rapaz Moreno Valle, a quien tanto defendía su paisano Javier Lozano Alarcón actualmente al servicio del abanderado del PRI, José Antonio Meade, pretende sacar, a como dé lugar, la burda candidatura de su esposa, Martha Érika Alonso Hidalgo, blindada por el PAN pero por debajo de la Morena de Andrés, al gobierno de la entidad. Una burla más desde el circo azul que termina en el litoral del Golfo, precisamente en Yuneslandia.

Pero ya no es tan sencillo engañar al gran auditorio nacional, menos cuando los funcionarios de alta graduación –y los millonarios como Rafael Moreno Valle más-, pretenden “comprar” sus nominaciones convirtiendo en cómplice al presidente de una nación por él devastada –siguiendo las huellas de sus deplorables predecesores-, y puesta en pie por su repulsa al sistema, justificada por el alza de los precios de las gasolinas y todos los bienes básicos.

Ni siquiera la solicitud de unidad, por los desatinos del energúmeno Trump, aterrizó felizmente porque la opinión pública fue la que reaccionó con virilidad mientras peña deshojaba, vergonzosamente, la Margarita. Porque, claro, fue el “pato” Donald quien envió primero el mensaje para evitar la primera reunión “bilateral” si no había disposición, por parte del gobierno de México, de sufragar el muro de la ignominia contra el criterio universal salvo el de dos mandatarios: El de Israel, Benjamín Netanyahu, y el réprobo Mariano Rajoy, de España.

El rencor inunda al mundo islámico también por cuanto a las famosas ya “decisiones ejecutivas” de Trump. Este personaje, sin duda, arrebató el campeonato de improcedencias y torpezas, en un espacio de tiempo menor, a enrique peña de quien creímos no habría nadie jamás de superar su récord; y, desde luego, ni siquiera se ha separado del poder, como demanda el noventa por cierto de los mexicanos, cuando el huésped de la Casa Blanca de Washington –no confundir con la de Las Lomas- tiró del carro y se colocó a la cabeza de los fascistas inútiles y tontos: si tanto odia a los inmigrantes se quedará sólo con la Estatua de la Libertad... que fue regalo de Francia.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
07 Febrero 2018 04:00:00
Beltrones descubierto
Manlio Fabio Beltrones, expresidente del Consejo Nacional del PRI, fue gobernador de Sonora en la etapa crucial del salinato trágico cuando se produjeron los magnicidios del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo –al que poca atención dio el querido San Juan Pablo II-, Luis Donaldo Colosio Murrieta y Juan Francisco Ruiz Massieu cuya hija, Claudita, modificó su perspectiva transformando el rencor por la apetencia de un elevado cargo público; ahora ocupa la misma posición que tenía su padre cuando fue ultimado.

Como gobernador viajó a Tijuana luego del asesinato de Luis Donaldo, a regañadientes porque el entonces presidente Salinas –según me confió Beltrones mismo- insistía en que no se moviera, y colectó información privilegiada de la que NO ha dado cuenta en casi veintidós años pese haber viajado con el asesino material, Mario Aburto Martínez, hacia la Ciudad de México en un avión de la Procuraduría General. Ni siquiera fue capaz de informar sobre los pasajeros –uno en especial- que le acompañaron. ¿Es confiable un personaje con tal proceder tenebroso?

Los sonorenses, no uno sino un tropel, le acusan de haber desfalcado a la entidad por más de mil millones de pesos, una cifra bastante mayor a la deuda contraída por los Moreira –treinta y tres millones de acuerdo a los datos oficiales- y por el troglodita Javier Duarte de Veracruz –él solo ha contraído empréstitos por 39 mil 798 millones sumados a los acumulados por sus antecesores, sobre todo Fidel Herrera, que elevó el renglón en 18 mil millones de pesos-. Pro, claro, a Manlio nadie lo investiga porque fue capaz de “recuperar” al PRI con la exitosa dietista Claudia Pavlovich Arellano, hija de una ilustre dama, esta sí, Alicia Arellano Tapia, la primera senadora que tuvo el país al lado de la campechana María Lavalle Urbina en la LXVI Legislatura.

El caso es que, en materia de arreglos soterrados, Manlio le gana al presidente de la República cuando, se supone, debiera ser al revés. Esto es: Cuando ya estaba listo todo para proceder contra el exgobernador de Veracruz, es decir el ladrón Duarte, Beltrones reculó y aseguró que solo era un rumor malsano ¡para debilitar al PRI!

En realidad, en el fondo, quiso cubrirse las espaldas por la victoria de otro personaje siniestro, Miguel Ángel Yunes Linares, el otrora elbista postulado por el PAN al gobierno de su entidad y con la marca de la complicidad que extendió cuando, en su condición de subsecretario de Seguridad Nacional, alteró el lugar donde se desplomó el helicóptero de su jefe, Ramón Martín Huerta el 21 de septiembre de 2005, apurado por afirmar que se trataba de un mero accidente para cerrar el expediente y venderle así el favor a los Fox, los amigos del guanajuatense victimizado, cuando el clima de terror crecía sin remedio. Y nadie, absolutamente, ha procedido a realizar las indagatorias correspondientes. Círculo negro cerrado.

Solo faltó que Manlio, a cambio de servir a su correligionario Duarte, con lo cual los panistas conquistaron el feudo con un abanderado bastante más siniestro, procediera a designarlo dentro del PRI como una especie de delegado itinerante con funciones internacionales. Todo ello con un absoluto desprecio por las víctimas del sujeto –entre otras veinte periodistas de acuerdo a los datos oficiales-, y los desfalcos administrativos sin explicaciones. Los asesinatos, por cierto, han continuado contra un gremio perseguido.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
06 Febrero 2018 04:00:00
No encuentro uno
Corre rápido 2018 y ya se nos fue casi una semana de un año con patente de terrífico por sus alcances económicos y, sobre todo, políticos. A las encuestas y sus contratantes, mismos que pagan para darse el gusto de sentirse en la vanguardia aunque sea en papel gráfico, deben añadirse los pataleos de los aspirantes, por debajo de la mesa como canta Manzanero, los derrapes de los mismos y la ausencia de estrategias serias para avanzar en la lid electoral. Preocupan las apariencias y no el fondo.

El colmo fue que, hace apenas unos días, el comentarista Pepe Cárdenas anunció, muy ufano por sus desencuentros con Andrés, que quien se dice no priísta, José Antonio Meade, empeñoso en subrayar su no militancia como si tal fuese deshonroso –lo es para muchos pero estos no son precandidatos presidenciales-, saca siete puntos –de 47 a 40- en las preferencias de la ciudadanía al icono de la izquierda. Un salvaje adelanto movido por el rencor, acaso, y la desesperación. No hay nada que originara un derrumbe como este. La falsedad de tal información es tan evidente que ni siquiera podemos compararlo con la escala truculenta de Calderón en 2016. ¡Por favor!

Quien lleva la peor parte, hasta ahora, es Ricardo Anaya Cortés, cuyos ribetes de conquistador se han visto ofuscados por la realidad d un “frente” en pleno naufragio y sin marcaje serio en los sondeos de opinión... aun cuando los propios, los de los tres partidos en unión extramarital, se empeñan en decir que el Frente ya saca cabeza a Andrés considerando las adhesiones a sus respectivas alianzas, uno con la ultraderecha (PES) y otro con una izquierda con olor a cempasúchilt (PRD y MC).

Cuando menos, el Movimiento Ciudadano (MC) cuenta con un “gallo” jalisciense muy difícil de derrotar, Enrique Alfaro Ramírez, alcalde de Guadalajara, bien visto por un enorme conglomerado de sus coterráneos y listo a ganar la gubernatura de una de las entidades claves. La aportación de MC a la causa del Frente es digna de tomarse en cuenta mientras el otro aliado, el PRD, no saca ni piedras de los sitios en donde gobierna –En Morelos de Graco están encendidos los polvorines y en la Ciudad de México dividen lo ya dividido-, para mal.

Si los priistas toleran que un gobernador ebrio –o con una cruda brutal-, Alejandrito Murat, diga incongruencias y conjugue los verbos al estilo peñista, los panistas parecen jugar en lugar de hacer campaña como lo hace Anaya quien parece que sus recorridos sirven para distraerse con sus hijos montando tirolesas o asando bombones en el campo con las flamas de hogueras ya no permitidas en buena parte del país.

Andrés debería irse a casa –o a “La Chingada”-, para dejar pasar las semanas y donar, a los damnificados de septiembre, lo que debiera invertir en su campaña -207 millones de pesos y no solo la mitad-, mientras los otros, solitos, se tropiezan; pero si cae en el juego de las decalificaciones ofensivas deberá recordar a donde le condujeron sus arrebatos hace doce años cuando ganó unos comicios que no pudo, ni supo defender. Ahora arremete contra el INE, el árbitro de la contienda, cuando él fue el primero en lanzarse para jugar con las cartas marcadas del fraude.

¿O ya se olvidó de 2006 y 2012?


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
04 Febrero 2018 04:00:00
» Dolor permanente
La justicia no solo es la baza que sirve para asegurar la convivencia pacífica dentro de las marañas comunitarias de nuestros días, sino igualmente el analgésico para reducir el tremendo dolor por cuanto se pierde por la cobardía de cuantos delinquen y llegan al crimen para cumplimentar, como sicarios, las órdenes de los jefes de las mafias, incluyendo la del gobierno. La vulnerabilidad de los seres vivos es tan grande que de ello se aprovechan cuantos disponen de la violencia para cercenar caminos, doblegar espíritus o sencillamente matar por capricho o prepotencia para sentirse superiores cuando, al fin y al cabo, los destruirá la historia. Lo mismo entre tiranos que sicarios, cortados con la misma tijera.

La injusticia, que inicia con la ausencia de gobierno y la negligencia oficial, cala en cambio a los espíritus libres y los asfixia. Si se prolonga, mayor es no únicamente la frustración sino el rencor, sólo contenido en apariencia, que nos impulsa a reclamar, exigir, perspectivas mejores para quienes nos siguen. Nada más terrible que los caminos se cierran igual a nuestros hijos y nietos, a nuestra herencia genética por la resistencia inaudita de los perversos que atesoran poder no para servir sino para servirse por los demás en un ciclo, el actual, carente de liderazgos con credibilidad, esto es sostenidos con la congruencia y no las explicaciones ramplonas. Sin la sensación de la justicia se pierde hasta la sensibilidad por la libertad. Y esto ocurre, en especial para el gremio periodístico, desde la funesta década de los ochenta de la centuria pasada, cuando menos, y diez años atrás en cuanto a la descomposición social por obra y gracia de la represión.

Entre el 5 y 7 de febrero de 1986, el escritor, periodista y político, Carlos Loret de Mola Mediz, mi padre, fue cobardemente asesinado. Un crimen de Estado, sí, aunque algunos mercenarios de la letra impresa, con la sordidez que los caracterice, minimicen las afrentas que no han padecido ellos en carne propia para presentar los hechos consumados como “patrañas” o febriles pensamientos de novelistas extraviados como, en más de una ocasión, he señalado como responsables del suceso y no se han atrevido a contestarme ni, mucho menos, a presentar en tribunales pruebas suficientes para contrarrestar mis denuncias periodísticas, perdida la fe en los órganos señalados, precisamente, para mantener el justo equilibrio entre la justicia, superior, la ley y los intereses corporativos, también a los traidores que siguen disfrutando del erario a pesar de múltiples señalamientos en su contra. No entendemos como alguien acusado por pederasta, por las voces de once pequeños abusados en Cancún, siga siendo jefe de la bancada priísta en el Senado o un represor de cepa, tránsfuga, pretenda convencernos de que, ahora sí, es de izquierda y sirve a la causa de la renovación supuestamente abanderada por Andrés Manuel; me refiero claro al también senador, “electo” por el PT y ahora morenista, Manuel Bartlett Díaz el “Hoover mexicano”, indefinido y cobarde, refugiado bajo los pantalones del icono de los liberales a quienes tanto persiguió... y criminalizó.

Alguna vez, un sujeto extranjero –como a tantos de fuera a quienes les abrimos las puertas ejerciendo la xenofobia al revés; sólo en México suele darse este fenómeno-, me espetó diciendo que escribía por rencor. Y le respondí:
--Cuando no existe justicia, el rencor se justifica y se desarrolla. No es posible olvidar con la misma facilidad con que lo hacen los ofertantes en las campañas proselitistas con la memoria trastornada desde el momento mismo en el cual cesan los escrutinios.

Y es cierto que, sin llegar al extremo de la venganza ciega, el hondo dolor por la impotencia acelera las pulsaciones y nos obliga a recorrer sendas más peligrosas siquiera para exhibir a la satrapía gobernante y tratar con ello de frenar sus tendencias represivas, su honda descomposición mental por la que se permiten hasta tomarse las vidas ajenas o manipular con ellas. Desde Tlatelolco hasta Iguala, pasando por Aguas Blancas, Chenalhó y Tlatlaya. ¿Acaso nunca metieron las manos los infelices con uniformes a quienes el mundo se les cierra a las órdenes de sus superiores ahítos? Cuanta vergüenza histórica cargan sobre sus hombros; cuánta sangre derramada impunemente.

Hoy, a treinta y un años de distancia, sigo llorando la muerte de quien me lo dio todo, incluyendo la magnífica estafeta de su profesión, limpia y sólida. Y lo hago no porque no haya sido capaz de superar el duro trance, como lo han hecho muchos otros valerosos mexicanos quienes no cesan en su clamor, sino por atestiguar la pobreza institucional cuando se trata de un reclamo ciudadano sobre un hecho incontrovertible e igualmente inextinguible.

¿Requerimos sentir en carne propio las agresiones para rebelarnos? Les digo a quienes no han pasado por estos tragos amarguísimos que si no suman sus voces pronto se postrarán ante cuanto ya no tenga remedio, la muerte de algunos de los suyos, sojuzgados por el peor de los atentados contra los seres humanos: precisamente, la injusticia con la que se nos va de las manos la señora libertad.

Es esta injusticia la que en esta fecha, cada año, cala mi espíritu profundamente. Desde 1986 dialogué con presidentes de la República, secretarios de Gobernación –de distintas filiaciones y caracteres-, procuradores generales, funcionarios de distintas escalas como los directores de la CISEN, algunos jefes de los cuerpos de seguridad –incluyendo, claro, miembros del ejército de la más alta jerarquía, esto es secretarios de la Defensa Nacional-, y hasta personajes del alto clero que llegaron a saber, a través del secreto de confesión lo que me obligaba a interpretar el sentido verdadero de sus palabras-, cuanto pasó en aquella ruta de la perversidad entre Ciudad Altamirano y Zihuatanejo con una última, definitiva escala, en Vallecitos de Zaragoza donde Don Carlos fue enterrado como desconocido en una fosa semiclandestina, muy parecida a las que hoy rodean Ayotzinapa por sus serranías. ¿No se explica con ello el llanto por la impotencia tras tantas décadas de lucha por la verdad?
Me lamento por mí y no puedo perdonarme.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
02 Febrero 2018 04:00:00
» Hacia el averno
No entienden. Los políticos de la nueva era van sin ideologías por los pasillos del poder. Ya no es dable hablar de derechas –aun cuando abundan los conservadores- ni de izquierdas en el amplio abanico desde los radicales hasta quienes se dicen responsables por tímidos. Lo importante es la conquista del poder y la distribución de las canonjías en una falsa interrelación con adversarios y acompañantes. La partidocracia manda y tal nos lleva hacia el cauce del fariseísmo de Estado.

He comentado, algunas veces, el planteamiento de Andrés Manuel en 1999, cuando aún dirigía al PRD y no encontraba cómo soltar las riendas a un sucesor con consenso, sobre la candidatura del corrupto empresario Gastón Alegre, protector de las fortunas de Miguel de la Madrid y Carlos Salinas, cuando tales exmandatarios eran señalados como reyes del averno político y, por ende, repulsivos para el estratega e icono de la izquierda. Respondió así, en mi casa, ante un selecto grupo de colegas:
--Primero debemos posicionarnos, avanzar con votos; después limpiaremos la casa.

Pero nunca hicieron lo segundo y la recoja de basura continuó hasta volverse una montaña de confusiones con el arribo de Manuel Bartlett Díaz a las filas de la MORENA de López Obrador, en dónde este decide todo y los demás se adaptan o son llamados traidores.

Ahora se incorporan Esteban Moctezuma Barragán, zedillista de cepa, Gabriela Cuevas, expanista de cepa, y Alfonso Romo Garza, el cómplice mayor de los Fox.

En esta dicotomía fatal se ha llevado, por desgracia, un tonel de decepciones aun cuando sus incondicionales no aceptan discutir sobre el tema y acuden al trillado concepto del “pasado” como si con ello pudieran perdonarse las afrentas consumadas contra la sociedad por parte de quienes hoy cobija: Además del citado, Pablo Salazar Mendguchía, los Monreal, los Bejarano –contando a su mujer Dolores Padierna-, y los pandilleros Martí Bartres e incluso Gerardo Fernández Noroña ya lanzado por la vía independiente porque bien sabe que Andrés no le abrirá jamás el paso, ni a él ni a ninguno otro. Y Fernández Noroña no habla mal de López Obrador sino al contrario, pero lo conoce demasiado como para pensar que podría tener opciones de candidatura... hasta el fin del liderazgo vitalicio. Ya ni los Papas.

El virus de la amnesia conveniente se desarrolla de tal modo que el PAN está hondamente contaminado por lo mismo. Contar con un gobernador de Veracruz, una entidad profundamente lastimada por la violencia, la represión y la ingente corrupción, con un personaje del averno, Miguel Ángel Yunes Linares, predador por donde se le quiera ver, es una situación que pinta de cuerpo entero los cerrados caminos del panismo: La ambición por el poder, solo por este, a despecho de la menor congruencia moral y política.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
01 Febrero 2018 04:00:00
» Alegres compadres
Si mañana fueran los comicios federales, sin duda, el vencedor sería Andrés con amplio margen; no importan su infarto y sus dos cardiopatías posteriores -un elemento que le impediría jugar a elecciones en cualquier otro país-. Más allá de todo, es él quien acapara los votos. La cuestión es cómo nos gobernaría con la cáfila de maleantes que le rodea. Me preocupa porque tiene la puerta abierta aunque cuantos entran restan confianza... y sufragios. 

¿Y después? Todos creen que sería mejor la perspectiva que la actual y es posible. Para mi fuero interno sería ideal que, además de presentar como lo hizo a un gabinete ambiguo -sin las figuras que mecen la cuna-, hiciera su propia autocrítica y explicara cómo serían sus primeros cien días de gobierno.

Podríamos dormir más tranquilos todos. ¿Habría o no libertad de expresión? ¿Respetaría a un Congreso mayoritariamente en contra? ¿Habría posibilidad de que superara la ingobernabilidad latente? ¿Cómo actuaría contra el narcotráfico pese a algunas figuras que le acompañan -Batlett entre ellos-, y buscan asfixiarlo? Por lo demás, a mí no me asusta; al contrario, sigo creyendo que es menester cambiar de sistema, no solo de partido, y no sé si Andrés estuviera dispuesto a ejecutar al presidencialismo mesiánico y a la partidocracia enferma. Quisiera creer en él señalándolo como un revolucionario pero, por lo pronto, y con los “dorados” que le rodean no pasa de ser un simple caudillo; y éstos son devastadores. Repásese la historia para corroborarlo.

Desde luego, la gran ventaja de Andrés es la pobreza de sus adversarios.

Fíjense, el abanderado priísta que no es militante, José Antonio Meade Kuribreña –Nieto del escultor Pepe Kuri Breña, así por separado-, pretendió destinar su vida, desde joven, al área de los seguros y los tributos; para ello estudió primero en el ITAM de la Ciudad de México y después en la célebre institución de Yale que fue igualmente, como él dijo, el Alma Máter de Ernesto Zedillo, despreciando su paso por el Politécnico Nacional.

Hace tres años apenas, en agosto de 2015, no tenía la mente puesta en la remota posibilidad de ser candidato de un partido en el que no se había inscrito jamás, como tampoco lo hizo respecto al PAN cuando sirvió a las administraciones de Fox y Calderón alcanzando el grado de “ministro” en el gabinete del segundo. Luego, en calidad de anfibio de la política, fue designado Canciller de Peña Nieto en condiciones a la contra.

¿Y Ricardo Anaya? Le encanta mostrarse en exteriores, luego de eliminar con alianzas soterradas y vínculos poco santos –aunque él tenga cara de monaguillo alegre a diferencia de calderón quien parecía regañado-, exponiendo a los suyos, tocando diversos instrumentos musicales –le encanta la guitarra de son-, lo mismo en Veracruz que en la Sierra Tarahumara, tan lejana en distancia y espíritu por el grosero abandono de los regímenes roedores. Cuando menos, si pierde los comicios, Anaya tendrá el oficio de músico folklórico con el que podría instalarse en alguna callejuela de Londres o de París, para así cosechar frutos de su inglés y francés tan bien hablados.

Si de escoger se trata... ¡díganme, amables lectores!

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
31 Enero 2018 04:00:00
» El día de Walt
Cuando asumió el “pato” Donald la presidencia de los Estados Unidos, haciendo buenos los augurios de Walt Disney –y, al parecer, también de los pitonisos Simpson-, hablamos de que volvían a darse las condiciones para un nuevo día “D” recordando el desembarco en Normandía como efecto del bombardeo, sin aviso, a Pearl Harbor desde donde los Estados Unidos habían puesto en jaque a Japón; no fue aquel un acto de traición sino de defensa ante la disparidad de fuerzas y la amenaza que significaba la flota norteamericana en el Pacífico.

La comparación siniestra surgió porque la protesta de Trump parecía el símil de aquella ocupación de Europa con el argumento de combatir a un sistema inhumano, avasallante: el fascismo o igualmente el nazismo surgido del modelo Nacional Socialista para el cual sólo importaba el desarrollo de Alemania y la supresión de los candados a ésta impuesta luego del desastre de la Primera Guerra Mundial.

Fue la vendetta la que llevó a la terrible conflagración, la más cruel de la historia incluso por encima de la Segunda Guerra universal, y las muertes de dieciocho millones de combatientes y civiles. Y el Tercer Reich logró, al inicio de la nueva oleada de terror bélico, vindicarse por las “humillaciones” que culminaron con el armisticio germano en un vagón de ferrocarril colocado en los jardines a las afueras de París.

Ahora, como se previó desde el principio, la asunción de Trump fue una parodia de rencores, de visceralidades acumuladas y de fobias acrecentadas por la soberbia. Todos los ingredientes que hicieron de Adolfo Hitler el más grande villano –para muchos criminal- de la historia. La misma filosofía está en boga ahora en la Casa Blanca –la de Washington-, merodeando por la oficina oval, conocida como el set más recurrente de la industria de celuloide –el otro es el de la escenografía de la brutalidad extrema de la guerra-, en donde Trump descarga sus odios personales y su augusta xenofobia basada en el imperio del capital extraído a costa de la sangre de los demás.

En el retorno a la década de los cuarenta del siglo pasado, Trump enfiló hacia México sus traumas y antipatías. Rompió tratados comerciales, como había adelantado, y acribilló con adjetivos hirientes a nuestros compatriotas que se ganan la vida en territorio norteamericano, también a cada uno de nosotros, generalizando sobre cuestiones como el tráfico de drogas... ¡propiciado y administrado por las propias autoridades y servicios de inteligencia estadounidense! Sólo los hijos de esta nación vecina son capaces de tan brutal parodia; ni siquiera la clase política de nuestro país.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
30 Enero 2018 04:00:00
» Violencia en campaña
Hemos mencionado en este espacio que los aspirantes a la presidencia sopesan fuertes tabúes, igualmente quienes aspiran a otras posiciones como las ocho gubernaturas en disputa, la gobernación de la Ciudad de México, 64 senadurías y 500 curules para diputados –además de la renovación de la mayor parte de los Congresos locales y mil 596 ayuntamientos-, incluyendo los Ejecutivos de sendas entidades que apenas hace dos años estrenaron gobernador, Puebla y Yuneslandia otrora Veracruz, dentro de un mar de confusiones partidistas –y los consiguientes chantajes al estilo de Gaby Vargas, prima hermana de Juana, esposa de José Antonio Meade, y de la consorte de Alfredo Del Mazo-, y de incertidumbre general.

La guerra poselectoral está asegurada a pesar de que algunos estiman irreversible la tendencia ganadora de Andrés por el puntaje que lleva en “casi” todos los sondeos, no así en las casas encuestadoras ya conocidas que sirven a quienes les pagan y encuentran, dentro de las chisteras de los alquimistas, una incierta parejura entre las tres opciones más fuertes: MORENA-PES, Frente Ciudadano por México –PAN, PRD y MC- y el Frente por México, qué imaginación, integrado por el PRI, el PANAL y el Verde.

Desde luego, como ya comentamos, hay demasiadas incongruencias en estas alianzas pasajeras y turbias:

1.- El PAN se arrimó a sus antagonistas históricos, el PRD y MC, que antes sirvieron como lanzallamas de Andrés fueron su blindaje en las luchas poselectorales de 2006 y 2012.

2.- MORENA, que iba muy sola, optó por aceptar el apoyo del ultraderechista PES, en donde se sostienen tesis sobre el aborto, el matrimonio igualitario, la actividad de las Iglesias, etcétera, diametralmente contrarias a la base ideológica de la izquierda lópezobradorista, tan singular que no se le puede comparar ni a la de Maduro ni a la de los Castro ni, mucho menos, a la de Putin y predecesores. ¡Para acabar con los mitos!

3.- Es bien sabido que el abanderado del PRI, el no militante José Antonio Meade Kuribreña, es un gran aficionado a los toros; lo he encontrado en la Plaza México decenas de veces al lado de algunos de sus familiares, gregario como es; pese a ello, la alianza con el Verde, el grupúsculo más antitaurino de la fauna política –de donde provino igualmente la prohibición a los circos con animales, mismos que fueron dejados a su suerte y muerte, abandonados por quienes los requisaron-, camina sin tocar el punto que enciende las venas del cuello de quienes prohíben, sin conocerlos y con frenética demagogia, espectáculos y aceleran cursimente el amor hacia los animales a los que sacan a la calle, ufanos, con una cuerda al cuello que casi los ahorca para luego insistir en que los irracionales tienen los mismos derechos que los “amos” de estos.

Menos mal que Meade, el no priísta todavía candidato, se atrevió a romper uno de los tabúes y anunció que procederá contra el narcotráfico arrebatándoles armas, posesiones y dinero... algo que pudo y debió iniciar como secretario de Hacienda, a menos de que peña nieto no se lo permitiera. ¿Es el inicio de la ruptura que viene?

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
28 Enero 2018 04:00:00
» Si la Historia…
Alguna vez escribí que si la historia no estuviera plagada de episodios en los que los padres matan a sus hijos por el poder y estos a aquellos, ni de líos de Mata-Haris espías que condensan en la promiscuidad las apetencias de los señores de horca y cuchillo, sería difícil de creer en la cantidad de intrigas, acuerdos soterrados, goles sucios, dobles intereses y lecturas, intenciones inconfesables y ruindades políticas que en el presente modifican perfiles y nos hacen la remontada mucho más difícil. ¿Pasaría algo similar a un tsunami si desapareciera la economía como rectora de la riqueza y retornáramos al honrado trueque para colocar a todos en la justa medianía, sin especulaciones escandalosas?

Quizá uno de los grandes estrategas estadounidenses, sentado en su cómoda y blindada oficina del Pentágono por ejemplo, llegó a la conclusión de que el extinto presidente de Venezuela, Hugo Chávez, era bastante más que un cáncer peligroso con posibilidades de extenderse al resto de las naciones del cono sur. Y le atacaron, duramente, durante largo tiempo si bien él mismo se ponía en el blanco con desplantes, poco serios los más, y actitudes belicosas solo justificables si el petróleo de su país fuese el único material para proveer de verdadera riqueza. Como existen otros –incluyendo la redituable especulación-, Chávez se fue quedando solo aunque después recuperó posiciones, no por su terquedad por perpetuarse –uno de los errores más graves por él cometidos-, sino porque la defensa de la soberanía de su país, enfrentado a la nación más poderosa de todos los tiempos, resultó poco menos que ejemplar.

Después Chávez alegó que los estadistas de América Latina –no los mandatarios turbios y acomodaticios-, están siendo víctimas de una suerte de “código negro”, ya no naranja, para inocular cáncer a algunas de las figuras prominentes de Sudamérica, como él, la señora Cristina Fernández, de Argentina, Fernando Lugo, de Paraguay, los brasileños Lula da Silva y Dilma Russef, entre otros. Además de Fidel, el de Cuba, cuya muerte tardía no permitió ver el alcance de la maldición. El hecho es que quien no cree en las casualidades, defecto de este columnista sin remedio, aplica la lógica y suma estadísticas para concluir que en ninguna otra época tantos mandatarios latinoamericanos habían padecido del mismo mal en distintas circunstancias, minados de moro irreversible.

Chávez, naturalmente, culpó a la CIA hasta que el cáncer lo mató el 5 de marzo de 2013. Y volvemos al inicio de esta columna. Si la inteligencia estadounidense no hubiese protagonizado tantas y crueles intrigas, magnicidios y matanzas impunes, no podríamos creer en algo que podría parecer incluso burdo. Pero, por desgracia –y sería muy positivo indagar y aclarar lo correspondiente-, la secuela de hechos infames ha sido tal que cualquier rumor, o una denuncia presidencial aunque viniera de un general ex golpista, llama nuestra atención y obliga a reflexionar hasta que punto lo expuesto por el venezolano ahora extinto pudiera tener visos de credibilidad. En lo personal, la duda acelera mis sospechas. ¿Y las de ustedes, amables lectores?

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
26 Enero 2018 04:00:00
» Intolerancia en Auge
Las tramas del proselitismo barato que estamos sufriendo caen hacia el vacío. No se trata solo de los mensajes propagandísticos sino, sobre todo, la actitud gregaria, sectaria y totalmente tuerta de quienes conforman las sectas partidistas, tan divididas que cualquiera puede hacer uso de ellas con facilidad únicamente manipulando, por debajo del agua, las pobres campañas, en ideologías no en presupuesto –ya luego nos dirán que montar un mitin cuesta cien pesos y pagar un comercial algo así como ciento cincuenta, tal y como han hecho los señores Calderón y Peña en sus respectivos momentos de gloria-, con los adherentes de rumores que se extienden por doquier con una carga de mentiras...

pero también de verdades.

Que si los rusos están interesados en nuestras elecciones es evidente luego de intervenir en los comicios de los Estados Unidos al grado de convertir a Trump en presidente –ya lleva un año y seis días en la Casa Blanca ante nuestro asombro-, no necesariamente es una campaña de desprestigio contra Andrés sino al contrario: Lo dibuja como alguien dispuesto a las alianzas internacionales con tal de contar con los sufragios necesarios para ganar sin injerencia de los miserables alquimistas mexicanos, comenzando con el inefable Lorenzo Córdova Vianello, el racista favorito de Peña. Debe entenderse: Los hechos pueden no obedecer a nuestras singulares apreciaciones salvo que definan el proceder de un mal gobierno.

Las redes sociales se han convertido en un baluarte para expresarse libremente; por desgracia, no son pocos los ignorantes y esbirros que convierten a este instrumento en refugio de libertinos anónimos con elevada egolatría y una disposición, a flor de piel, para denostar a cualquiera que no opine como ellos con insultos de baja ralea, provocaciones o insinuaciones insolentes y descocadas. En mi caso, a medida que las opiniones críticas debieron elevarse, no han cesado los aprendices de brujo, al estilo de Disney, en subir y bajar escalones convertidos en escobas dispuestas a llevarse agua y no basura. Así en el México de hoy.

A algunos les molesta que citemos a Venezuela porque consideran cada comentario una agresión contra Andrés, sin siquiera leer a profundidad cuanto se dice; otros, cada que se cita a la monarquía de los Borbones se exaltan pensando que halamos obligatoriamente del cacique panista Yunes; unos más se inquietan con el andar de peña por doquier porque saben que sus traspiés le resultan más caros al a abanderado, no militante, del PRI. En resumidas cuentas deberíamos no ejercer el periodismo mientras dura una contienda política y que sea el aislamiento, como el de los monjes cartujos, lo que conduzca nuestras conciencias. Una enorme catástrofe del cerebro ante las venas mal irrigadas por la sed incondicional.

Sencillamente, me niego a la subjetividad de quienes reverencian a tal o cual aspirante o lo denuestan sin más motivo que su propia visceralidad. ¡Hay tantos! Pero de eso a permitir que un barbaján alegue tener derecho a cuestionar una carrera de medio siglo, a todas luces honorable, porque de pronto no coincide con alguna línea o algún análisis, al grado de pretender señalar como mercenario a todo aquel que los decepciona por no ser parte de su “team”.
De estos piojos, líbrenos el Señor.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
25 Enero 2018 04:00:00
» La anticorrupción
Quienes fraguan nuestro destino a base de manipulaciones constantes y mentiras descaradas, insisten ahora en que quieren luchar contra la corrupción, el mal endémico de nuestro sistema que nos ha detenido en un punto muerto. Por ejemplo, el señor peña asegura que, algún día, -esto es cuando sólo le faltan diez meses o menos en la Presidencia; siempre queda la esperanza de que se retire si tiene un poco de vergüenza-, habrá de darse el sistema anticorrupción con la participación de personajes preclaros como Manlio Fabio Beltrones quien, de verdad, está en serios predicamentos judiciales, en Chihuahua, ya perdido su antiguo encanto de serpiente bailadora.

También José Antonio Meade Kuribreña, el abanderado del PRI que no es priísta –una extraña amalgama para cantarse ciudadano y no político del sistema luego de haber sido cinco veces secretario de Estado, en dos ocasiones al frente de la Hacienda Pública-, tiene prisa, según dice, en cuanto a designar a un fiscal anticorrupción que, según él, estará destinado a frenar las ambiciones sin límites de quienes integran la clase política y han dado cauce al sexenio más amoral de los últimos tiempos, con sobornos millonarios de por medio y “moches” descarados que alegraron la existencia de priístas y panistas sobre todo. No puede olvidarse ni a Obedrecht ni a Higa.

Meade es un personaje de pulcras maneras, cortés y amable. Hasta ahora no ha caído en el tobogán de la soberbia como otros de sus aliados; pese a ello, el tema sobre la voracidad financiera de la clase política lo toca también a él por cuanto en sus funciones, sobre todo como secretario de Desarrollo Social –en donde blindó a la ex perredista enamorada Rosario Robles Berlanga-, y de Hacienda –donde siguió órdenes superiores para manipular, con las participaciones federales a los estados, a los gobernadores más “broncos” o susceptibles hasta que se le apreció el engendro de Javier Corral Hurtado para exhibir los nexos entre él, César Duarte –prófugo-, Manlio Fabio y el intermediario Alejandro Gutiérrez Gutiérrez (a) “La Coneja” y coahuilense muy ligado a los deleznables Moreira-.

De allí que resulte sorpresivo el lanzamiento de la audaz versión sobre el intervencionismo ruso –montándose en la trama de la Casa Blanca como derivación del Kremlin-, en voz del tránsfuga por antonomasia, Javier Lozano Alarcón, en los entretelones de la campaña en pro de Meade; estando en juego el partido de peña es inquietante que se hable de ello sin que el gobierno mexicano explique la aparente intervención de Putin, a quien se debe en buena parte la victoria de Trump. Los locos hace tiempo andan sueltos, igual que los buitres y zopilotes.

En el gobierno ruso las carcajadas retumban por doquier. Si tienen metidas las manos en el proceso electoral mexicano, aseguran con ello una victoria incontestable de la izquierda y su ícono; si no la tienen, de cualquier manera salen ganando con el registro de Andrés como uno de los elementos claves para la Latinoamérica del futuro. No miden el cansancio y la secuela de cardiopatías del abanderado de MORENA: una cosa son las intenciones utópicas y otra los aterrizajes sobre la realidad.
Apúntenlo bien, amables lectores.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
24 Enero 2018 04:00:00
» Peña en desventaja
El señor peña está en desventaja notable: los cuestionamientos de sus gobernados, algunos de ellos franca y acaso merecidamente groseros, exhiben a un colectivo decepcionado, molesto, sencillamente cansado y harto de su mandatario y de los “esfuerzos” de éste para armar diatribas e intentan manipular a quienes se las creen. No ha entendido, por ejemplo, que el rencor mayor viene de las mentiras reiteradas y de los pronunciamientos cargados de sarcasmo que van en sentido contrario a la punzante realidad, esto es como si, además de los encajes económicos, los genocidios y la oleada de corrupción, tuviera todavía el cinismo inaudito para vernos las caras.

Por ello habla de que no nos “ciegue” el rencor cuando se trate de evaluar los “avances” de su régimen... hacia el precipicio. Primero, tendría que dar cuenta de las razones para el enojo colectivo y la sentencia lapidaria contra el régimen que encabeza.

Sigo lamentando el lento despertar de los mexicanos, hasta ahora de pie, cuando desde hace dos años, tras las atrocidades de Ayotzinapa y Tlatlaya, amén de otras escenas grotescas como la de su mujer justificando su riqueza en un vano intento de legitimar su corrupción, llamamos a un par nacional, el 14 de octubre de 2014, cacerolas en mano, y ello en lugar de convocar a millones de mexicanos dio lugar al pronunciamiento valioso de algunos grupos racionales y los señalamientos ridículos de otros por haber hecho sonar cacerolas ante una hilera de granaderos en la residencia oficial de Los Pinos.

Perdónenme pero tenía guardada esta nota con la intención de que me sirviera de bálsamo. No entendí por qué un país cargado de afrentas no fue capaz de reaccionar a tiempo. Imagínense, nada más, si hubieran apoyado aquella manifestación hasta lograr, como en 2004, una marcha por la paz, la libertad y el buen gobierno A TIEMPO y no después de más de dos años de gobierno, de octubre de 2014 a enero de 2017, para que salieran a las calles, indignados, los mexicanos. Pudo más el bolsillo, duele decirlo, que la secuela de crímenes y ladronerías. Este estigma también nos cae en la cara.

Hace veintisiete meses se dio la barbarie institucional, entregándose al país a las bandas delincuenciales mientras el ejército, la marina, la gendarmería y hasta los odiados granaderos, eran absolutamente rebasados por el crimen organizado y colocados en una zona de guerra en donde sólo atacaban a los ciudadanos, como los llamados “autodefensas” al grado de despedazar, física y emocionalmente, a quien lideró a las mismas, el doctor José Manuel Mireles Valverde, quien todavía permanece, enfermo, en la prisión. Tal equivale a mostrar su cabeza en una esquina de la Alhóndiga de Granaditas siguiendo el brutal ritual de los salvajes hispanos que sometieron a los pueblos prehispánicos utilizando las artimañas de la traición.

Para eso sí han sido efectivos: para controlar a los ciudadanos desesperados por la ausencia de seguridad y el constante ultraje a sus familias, botines incluidos para la soldadesca, sin la menor protección por parte de las fuentes oficiales que debieron encargarse de asegurar las plazas tomadas por los cárteles en una inútil guerra, propiciada por calderón con su esposa al lado –si es que no estaba mancillada por sus golpes-, que no ha detenido, hasta hoy, el flujo interminable de drogas hacia los Estados Unidos.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
23 Enero 2018 04:00:00
» La única Nación
Para algunos priÍstas recalcitrantes nada cambiará en 2018 si bien algunos admiten, como una posibilidad al alcance de sus manos, que pudiera ganar Andrés las elecciones si bien tal no le bastaría para asumir la Presidencia en donde todo ya está decidido. Insisten en que México ganarle al “sistema” es imposible. Incluso cuando les hablo de que también se pensaba lo mismo en 2000 antes de la derrota de Francisco Labastida, responden ufanos: “Se las prestamos –la presidencia se entiende- un ratito mientras limpiábamos la casa y ahora no la vamos a soltar”.

La confusión es extrema. Pareciera que México es el único país atorado en la prehistoria de la política con un régimen que opta por la utopía antes de concentrarse en el rencor de la mayoría de sus habitantes, sin embargo, poco inquietante por el temor superior a lo desconocido. La mayor parte de los postulantes, incluyendo José Antonio Meade, no son reconocidos sino hasta que rebosan en las cataratas de la propaganda, más insulsa cada vez y provocativa solo para los ingenuos, y se hunden en los abismos de la manipulación burda, y como tal sin sustento en el paraíso de los ocultamientos. Solo faltaba que atacaran a los ojos del presidente y los miembros más importantes de su gabinete mirando las luces “led” –como si en anteriores ocasiones no se hubiesen usado-, de acuerdo a la “docta” versión del secretario de Salud, el desplazado José Narro Robles, ahora aspirante a senador. ¿Y la dignidad?
En fin, todas las miradas, de los no afectados por los haces del demonio, vuelven a estar pendientes del cauce fraudulento del proceso electoral. Ya comenzó, desde luego, y es para pensarse: Ni siquiera son válidas las firmas alcanzadas por la mayor parte de los aspirantes independientes –a los distintos cargos sometidos al sufragio universal-, porque se han descubierto falsificaciones en las credenciales de elector y un sinnúmero de inducciones fallidas como el uso de los muertos y de quienes presentaron documentos caducos para otorgar su malhadada signatura.

Para fraude, al parecer, los alquimistas mexicanos se pintan solos. Ni Putin tiene un sistema tan sofisticado por más que se señale a este como interesado en mover sus piezas en pro del “peligroso” Andrés quien, además, tiene el visto bueno de Trump –hermano de lucha de Vladimir-, según cuentan los más allegados a Alfonso Romo, el empresario saltimbanqui, y a Carlos Slim Helú, el fantasma detrás de los políticos a quienes se puede comprar... es decir varios de cada filiación partidista, quienes son claves para decirlo de una vez.
Es obvio, entonces, que la democracia está secuestrada y a punto de ser violada por el régimen más infame de la historia reciente. No hay parangón siquiera con los precedentes inmediatos –digamos 1988 y 2006-, porque ahora una patraña de esta naturaleza podría salir contraproducente... si los mexicanos se atrevieran a actuar, todos, con la dignidad necesaria y la fuerza colectiva imparable.

Antes, digo, de que nos señalen como la única nación incapaz de superar al sistema y finiquitar, de una vez, la dictadura. Hasta la URSS, una potencia del orbe, fue vencida en 1989. Y China, no pocas naciones sudamericanas, otras africanas –a Sudáfrica le bastó con la reciedumbre de un solo hombre, Nelson Mandela, y a la India con la de un ser excepcional, Gandhi-, y hasta tantos pueblos con dominios muy superiores a su fuerza intrínseca.
¿Por qué México no puede romper las cadenas?

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
21 Enero 2018 04:00:00
» Matanza de Tlatlaya
En los límites con Guerrero y Michoacán, en el occidente del Estado de México, desde hace una década cuando menos se ha establecido un cuadrángulo de la muerte en una región, además, en la que las cavernas son el sello distintivo. Arranca en Tejupilco de Hidalgo –es mala costumbre ponerle apellidos de héroes a los pueblos como Almoloya de Juárez, infamándolos después por distintas causas-, extendiéndose hacia Luvianos para bajar hacia Bejucos y seguir a San Pedro Limón y Tlatlaya para rematar en Amatepec. En todos estos sitios, el partido con más peso municipal y ganador de las elecciones es el de la Revolución Democrática.

En 2012, con motivo de la campaña presidencial, me cuenta un testigo directo que las multitudes recibieron a Andrés Manuel López Obrador como héroe, le colocaron guirnaldas al cuello y le hicieron recorrer varias calles entre el estruendo de las balas que se disparaban hacia el aire desde distintas camionetas llamadas “Lobo”. Concretamente, en Luvianos, el abanderado entonces de la izquierda unida fue acompañado por los alcaldes y por los personajes de cada sitio en donde, como curiosidad, las enormes residencias, entre el bosque, contrastan tremendamente con las reducidas casas de los agricultores porque, de acuerdo a los censos oficiales, esta porción mexiquense está dedicada a la siembra de granos básicos aunque, con el correr del tiempo, las actividades fueron variando; incluso entre los lugareños se acepta que entre las cuevas dominantes existen evidencias sobre laboratorios de refinación de cocaína.

Bien se sabe que en San Pedro Limón, cerca de Tlatlaya, el 30 de junio de 2014, un comando militar ajustició a veintidós civiles alegando que se trataba de desmantelar a una “banda de secuestradores”. Luego se guardó silencio ominoso durante noventa días hasta que un semanario y la agencia de noticias AP difundieron fotografías de la masacre en las que se observan cadáveres de niños y el de una jovencita ante el muro de una bodega cerrada. Así procedían los imperialistas británicos en la India de Ghandi y actúan hoy los marines concentrados en la base de Guantánamo, Cuba, contra los talibanes en estos tiempos de lujurioso fundamentalismo.

Los mandos castrenses, entonces, pretextaron que un soldado había sido herido por lo cual debieron repeler la agresión. No fue así: es muy posible que el baleado hubiese sido víctima de las ráfagas intermitentes de sus propios compañeros quienes no cesaron hasta agotar las muertes. Veintidós civiles a quienes no ha podido confirmarse como delincuentes post-mortem cuando se cuenta, y tanto se presumen, con tecnología “punta”, bancos de huellas y voces, de ADN, para poder resolver cualquier enigma criminal.

El drama recula históricamente según la investigación de un acucioso reportero. Y así llegamos a 2008, en plena efervescencia calderonista –esto es antes del derribo del Jet LEAR en el que viajaba Juan Camilo Mouriño Terrazo, el “delfín” en apariencia-, cuando aún se negociaba para aglutinar a los grandes capos del narcotráfico en un solo mando, precisamente el de Joaquín Guzmán Loera “El Chapo” quien se dio el lujo de amenazar de muerte, en mayo del mismo año, al entonces gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto asegurándole que no llegaría a la Presidencia. Por eso fue prioritario capturarlo... aunque ya no estuviera al mando de la “Confederación de Sinaloa” dominada ahora por Ismael “El Mayo” Zambada quien traicionó al primero con el apoyo soterrado de ciertos mandos institucionales. ¿Alguien ha vuelto a saber de este personaje desde la caída del “Chapo”? La sola interrogante es una evidente denuncia.

Pues bien, en ese 2008, Miguel Ángel Granados Chapa, en su columna “Plaza Pública”, publicó lo siguiente exactamente el 9 de octubre, menos de un mes antes de la muerte de Mouriño:

“Al mediodía del lunes 18 de agosto pasado, el tianguis que se sitúa al lado del templo parroquial en San Pedro Limón, un poblado en el municipio de Tlatlaya, distrito de Sultepec, estado de México, fue interrumpido de manera brutal. Llegados a bordo de tres vehículos, una veintena de individuos con el rostro cubierto y con vestimenta de tipo militar disparó sus armas, AR-15 y AK-47 contra la pequeña multitud que trajinaba en el lugar. Murieron por lo menos 23 personas, niños y adultos, y decenas más resultaron heridas. No pareció que buscaran a alguien en particular, contra el que dirigieran su ataque. Su blanco era gente común y corriente, desconocida de los agresores. Se cree que no todos se marcharon al concluir su estúpida y sangrienta acción, sino que algunos de ellos se quedaron en la zona para tener control sobre lo que allí ocurriría”.

“Con ser excesivo, no fue eso lo peor. Rato después de la inesperada embestida, que dejó pasmados a los sobrevivientes, quienes no acertaban a decidir qué hacer, llegaron al lugar otros vehículos, esta vez ocupados por miembros del Ejército. Éstos retiraron los cadáveres, recogieron los casquillos y limpiaron la escena. Despojaron de sus teléfonos celulares a los espantados vecinos y visitantes y se las arreglaron para hacerles saber que era preferible que no se supiera nada de lo ocurrido. Quizá disuadieron también al personal de la agencia del Ministerio Público, incluidos agentes ministeriales, que supieron de los hechos pero no cumplieron sus funciones, pues no se inició averiguación previa alguna”. Hasta aquí el relato del columnista ya fallecido.

Por tanto, no era desconocido el lugar para mandos castrenses y capos que viven como reyes entre el bosque maravilloso, rebosantes de pinos, que les sirven de camuflaje aunque no lo necesitan porque los acuerdos se cumplen.

Lo terrible es que los partidos políticos, y todos sus líderes, parecen involucrados sin remedio.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
19 Enero 2018 04:00:00
» Los temas tabúes
Los (pre) candidatos, todos, parecen apurados en levantar polvaredas en donde nadie las quiere o en inventarse agravios para justificar pleitos arcaicos o marcadamente partidistas, esto es rebosantes de intenciones electorales en un escenario en el cual, cada día, suben y bajan los bonos de los mismos según sea el tamaño del disparate o la eficacia de la manipulación. Incluso quienes alegaban, hace uno o dos meses, ser incondicionales de una u otra causa, ahora manifiestan dudas y sospechas en un escalofriante viaje hacia las verdaderas entrañas del sistema putrefacto.

Dentro de las rebatiñas habituales es cuestionable que los aspirantes a la Presidencia, además de quienes buscan gubernaturas, curules y escaños –deberían también los ministros y magistrados de la Corte, así como los funcionarios electorales, someterse al mismo escrutinio-, opten por desmarcarse, salvo ejemplos muy contados, de ciertos temas tabúes, incluyendo el de los matrimonios entre personas del mismo sexo y cuanto toca a la demanda de muchas mujeres –no todas, ni la mitad siquiera-, sobre su derecho a abortar por cuento, alegan, los cuerpos lacerados son los de ellas; cuestionable afirmación pero válida en cuanto a la postura vanguardista que entraña.

Ya Andrés se metió en un lío al deslindarse, solemnemente, del chavismo y el madurismo de Venezuela cuando comenzaron a aparecer pintas en apoyo de su candidatura –lo de “pre” es una vacilada-, en Caracas y otras ciudades “bolivarianas”. Es obvio que la trampa fue bien planeada por sus malquerientes reventados porque, pese a todo, no logran convencer a nadie de que, en las encuestas y sondeos, ya le alcanzaron. Ello sin dejar de apuntar que, en cierta medida, los tiroteos impúdicos de la politiquería barata le han restado puntos en su tercera carrera hacia la Presidencia. Cuando menos, tiene ya un trofeo: haber sido postulado, de hecho, las mismas veces que lo fue Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano quien aguantó un fraude y la posterior desbandada de los cobardes.

Pero tampoco se atreven a mencionar al señor Trump, el anaranjado de la Casa Blanca, por sus amagos constantes, ni la posición de México bajo un clima bélico globalizado y económicamente mutante. Todo es hablar de lo mismo: la pobreza insuperable, el retraso del campo, las reformas fallidas, las ideologías truncas, la mudanza de algunos personajes saltimbanquis –como, digamos, Javier Lozano Alarcón quien voló hacia la luna de Meade-, y los permanentes agarrones entre falsos valentones que apenas sienten cierto rigor salen corriendo sobre la jaca de Miguel Ángel Yunes, dispuesto a dejar en su silla a su hijo mayor del mismo nombre. ¡Veracruz no merece ser Yuneslandia!

Tampoco nos hablan de las complejas redes de los narcotraficantes ni, mucho menos, de las infiltraciones de los mismos en el andamiaje oficial considerando que, en la mitad del territorio nacional cuando menos, es necesario el aval de los capos para poder transitar por la política. Por eso, claro, cegaron la vida del doctor Rodolfo Torre Cantú y convirtieron en eunuco a su hermano Egidio, sin que nadie persiga al segundo.
18 Enero 2018 04:00:00
» Brújula descompuesta
Las brújulas de la geopolítica parecen enloquecidas; giran en distintas direcciones y no parece haber remedio para ellas en tanto los poseedores de las mismas no manifiesten su propósito de enmendarlas y corregirlas. No hay, para decirlo de otra manera, un idioma común ni mucho menos. Al contrario: La disparidad de posiciones entre la clase política y la sociedad es tan variada como los abanicos hechos en China o en la España de los Borbones –con sangre mexicana, no se les olvide-, coloreados con infinidad de escenas y matices que favorecen la manipulación visual; las copias son tan buenas como las auténticas.

El temor no cabe en este punto; tampoco la obcecación por creer que el ejército arrasaría cualquier manifestación popular, atizado por los genocidios cometidos, porque, en este caso –tras la repulsa por los descalabros presidenciales-, tendría que arrojarse al noventa por cierto de los mexicanos a la fosa común para imponer el término del peñismo obcecado, contradiciendo, en este punto, uno de los postulados más trascendentes de la Carta Magna: El pueblo tiene, en cualquier momento, el derecho de modificar la forma de su gobierno; dicho esto incluso más allá de las urnas.

Los pronunciamientos son claros. Si los órganos y voceros oficiales insisten en tener la razón y se creen los apoyos virtuales de sus esbirros, citados una y otra vez para hacer marco a la discursiva torpe y pretendidamente justificante –esto es para insistir en causas triviales para intentar amainar una tormenta que no cede-, entonces qué demuestren sus apoyos, convocando a los mexicanos; no lo hacen, claro, porque ni los burócratas ni no pocos priístas de cepa acudirían en defensa de este régimen putrefacto. ¿No es ésta razón suficiente para medir el alcance de la mayoría que legitima?

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
17 Enero 2018 04:00:00
» De frivolidades
No hay temas triviales cuando se trata de encontrar el cauce para el futuro y es necesario conocer a los (pre) candidatos en unos cuantos meses, salvo en el caso de Andrés acaso el líder más conocido en el territorio nacional y odiado por un número similar de ciudadanos ante aquellos que lo idolatran, y apreciar cosas tan trascendentes como que Juanita Cuevas, la esposa de Toño Meade, va “sola” al súper, mientras López Obrador se corta el pelo en Veracruz y Ricardo Anaya se arranca tocando “La Bamba” con dedicatoria a su hipotética “presidencia”.

Lo de “Juana” ha sido motivo de bromas de mal gusto, obviamente con gusto racista, como si su nombre fuera el peyorativo de indígena o, peor, un signo de vulgaridad. Nunca, en una campaña política y miren que he atestiguado infinidad de bajezas, se había llegado a tanto para ofender a una dama por el solo hecho de ser esposa del candidato del PRI, sin ser priísta, a la Primera Magistratura. Es él quien se postula y sus pecados están a la vista –el encubrimiento fiscal entre otros-, fuera de cuanto pueda representar su familia.

Desde luego, no está mal que Anaya muestre sus inclinaciones musicales al dominar una de las llamadas “guitarras de son” con las que suele sustituirse al requinto que lleva la melodía y la prende. Con esto ya tiene otra opción para el futuro, además de su capacidad de traductor siendo políglota de altos vuelos gracias a las inversiones de su familia millonaria –el inglés y el francés los domina a perfección-, porque no tomó en cuenta que a sus 38 años es difícil que pueda aspirar siquiera a igualarse con el inmenso Lázaro Cárdenas quien asumió la Presidencia tras 39 inviernos –lo de primaveras me suena muy cursi-. A esa edad debió esperar antes de dividir a su partido para luego unir las piezas de un Frente sin coherencia.

Y, por su parte, Andrés ya entendió, acaso por la intervención de su mujer, Beatriz Gutiérrez Mueller –a quien, por cierto, quisieron linchar por haber mencionado los movimientos de rotación y traslación del sol, que sí se dan aclaramos con pena, con la falsedad de que había querido referirse a la tierra-, que debe mejorar su apariencia física, aunque a sus incondicionales les parece perfecto e inmaculado, recortándose el cabello con cámaras de por medio –y luego se queja de que no le prestan atención los medios cuando es el enemigo a vencer para muchos empresarios de la comunicación a quienes ha desafiado-, y su característico sello burlón en Yuneslandia, otrora Veracruz.

Desde allí salieron las bravatas del gobernador en ejercicio quien quiere colocar a su hijo en donde ahora está sentado, Miguel Ángel Yunes se llaman los dos, en la cúspide del nepotismo ramplón bajo los auspicios de un panismo sin rumbo, como igualmente hacía el PRD cuando su timonel era Andrés y buscaba cooptar a figuras políticas diversas a las que ahora deleita con su MORENA, confirmando que, por desgracia, en México los mayores antagonistas acaban pareciéndose entre sí. Andrés no tiene necesidad de rebajarse al cuadrilátero de la ignominia en este “rinconcito de patria”, como cantaba Agustín Lara.

El vociferar de los aspirantes inhibe a los electores no les atare como aquellos creen. Claro, quizá la estrategia sea la de buscar y encontrar una enorme abstención que reduzca los sufragios de castigo contra el peñismo y sus secuaces.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
16 Enero 2018 04:00:00
» País de trompadas
Golpes por aquí y por allá, muertos en cada entidad, justificaciones vanas y pueriles por parte de las autoridades –según Peña estamos en el país en donde no pasa nada... pero ya sabemos cómo es-, incongruencias notables, propensión a la mayor e indignante corrupción de la historia, amafiamiento evidente con las peores células del crimen organizado, incluyendo los cárteles de mayor cobertura, y una notable tendencia a fabricar, ya desde ahora, el fraude comicial pare el primero de julio próximo. ¿Creemos en el gobierno o en la memoria histórica y el acopio de jornadas impregnadas de vileza en donde se juega con la voluntad general?

Solo trompadas, como las de los niños de primaria que se disputan el terreno propio para los juegos en el recreo o acaso una mordida a la torta del compañero, el debilucho y tímido de sus compañeros –quien, a la larga, resulta el mejor entre ellos-, sin que nadie recuerde los hechos a día siguiente mientras los maestros vuelven las espaldas y se hacen tontos para evitar escandalitos. Así, hoy, los gobernadores presionados a actuar como indican los intereses del mandatario federal, ávido en conseguir la hazaña de manipular los votos para hacer ganar a su candidato e impedir cualquiera desviación o fisura de eso que llaman el sistema político.

Arañazos que, sin embargo, tuvieron un detonante mayor, ¡ah, Chihuahua!, en la norteña entidad en donde la violencia se ha disparado como nunca: En el principio de año, la primera semana de este enero, cayeron sesenta y una personas por la violencia sorda y no solo entre los grandes grupos delincuenciales que, desde 1995 y provenientes de Sinaloa, se asentaron en Ciudad Juárez, primero con Rafael Aguilar Guajardo y luego con Amado Carrillo Fuentes, y luego se extendieron desde allí hasta erosionar el Palacio de Gobierno convirtiéndolo en la sede principal de los cárteles, sobre todo los Zetas pero también el del Golfo y el de Tijuana además de la pretendida “confederación” de Sinaloa, en un desafío abierto contra la justicia y el Estado de Derecho... que ya ha sido vencido.

Desde Chihuahua, la de los dorados de Villa y los dorados valles, se alzó la voz de un gobernador de extracción panista, juarense y niño maravilla en sus tiempos, Javier Corral Jurado, pareja que fue de una conocida periodista, para asestar un golpe de nocaut a la administración peñista acusándola de condicionar la entrega de 770 millones de pesos al cese de las pesquisas sobre las desviaciones del PRI en la entidad, obviamente incluyendo las órdenes de aprehensión contra el todavía intocable –por poco tiempo, César Duarte Jáquez, uno de los peñistas más encendidos y reconocidos.

Fue tal la vehemencia del mandatario estatal que nos recordó a Don Venustiano Carranza cuando, desde la Coahuila hoy infamada por una familia vulgar y rastrera, lanzó su proclama para formar el Ejército Constitucionalista para expulsar al usurpador Victoriano Huerta Márquez del poder Ejecutivo. La diferencia es que éste es otro país y las fuerzas locales no podrían enfrentar a la fusión del ejército, la marina y los narcos sobrados de armas y de blindajes internacionales.

Pese a ello, la voz llamó a una alerta nacional.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
14 Enero 2018 04:00:00
» ‘Alteza Serenísima’
Hace tres años, en Guadalajara, con motivo de la Cumbre de Negocios, una joven universitaria, Bianca Patricia Treviño, designada para leer un discurso preelaborado, formal, oficial y siguiendo los protocolos optó por salirse de ellos, se aferró al podio con cierto nerviosismo y comenzó a improvisar una alocución cargada de reproches al gobierno de México por la evidente negligencia del mismo en torno a la generación de riqueza, de empleos y destinos a cambio de buscar fotografías fáciles con los damnificados de los desastres naturales, los niños triquis que asombraron a la opinión pública ganando un torneo mundial de baloncesto jugando con los pies descalzos, o animando a la “primera dama”, Angélica Rivera Hurtado –sobrina del expresidente miguel de la madrid hurtado, en minúsculas, por cierto-, para donar sus órganos en un gesto en lo que lo más representativo fue el gesto de la señora, sonriente pero con una profunda tristeza y la mirada perdida como si algún agobio personal le hubiese carcomido por dentro. Llevamos, insisto, dos años... la historia no comenzó en Ayotzinapa.

Y es natural que así sea. ¿Cuántas veces hemos insistido en que la vida privada de los hombres públicos y las mujeres que ejercen la política debe ser ventilada cuanto tienen consecuencias en el ámbito público y modifican parte o todas las líneas generales? Un mandatario que sale de la residencia oficial a disgusto por confrontar disputas familiares, de menor o mayor calado, reclamos o reproches, incluso incapacidad para serenarse en la intimidad por la angustia de no saber encaminar la nave de la República –la terrible soledad del poder, un lugar común que tantas veces ha sido justificante-, no puede hacerlo con la mente fría y la serenidad necesarias para ponerse al mando del timón.

Son pocas, poquísimas, las oportunidades que tiene el mandatario en ejercicio para medir el pulso de su real popularidad más allá de los cantos de sirena que escucha en cada momento. El genocida Díaz Ordaz, quien podría haber sido un magnífico presidente si la soberbia no le hubiera cegado en aquel segundo semestre de 1968, solía expresar que los mejores días, para él, era aquellos cuando no salían los periódicos, por los días festivos, y podía evitar así la lectura de información crítica o medianamente contraria a las líneas por él señaladas. ¡Y lo decía cuando el control de los medios, específicamente los llamados “nacionales” porque se editan en la capital del país como si solo importara lo que en ésta se piensa, era casi total, con muy escasas excepciones e insana actitud represiva contra los directores de medios disidentes o en abierto desafío! Los testimonios sobre ello son numerosos.

Por todo ello, las palabras de Bianca Patricia calaron hondo en un auditorio que pretendió suavizar las tensiones con una breve ovación destinada a que se callara mientras el maestro de ceremonias intentaba retirarle los micrófonos, lacayuno y desesperado. Frente a ella, el presidente Peña, incómodo ante los representantes de diversas economías en el mundo, pretendió mostrarse imperturbable pero no pudo evitar una palidez que creció tanto como los rumores sobre los males físicos que le aquejan y hacen subir los decibeles a los llamados de Andrés Manuel López Obrador sobre la posible crecida de su causa, esto es la conquista del poder para una izquierda radicalizada pero formada ahora por los desechos sólidos del PRI incluyendo a no pocos antiguos represores –monreal, bartlett, salazar mendiguchía y otros apellidos que deben también escribirse con minúsculas por cuanto a sus historias negras-, justificados por el gran icono de un sector –léase, UN SECTOR- de la izquierda fraccionada bajo la falacia de que el pasado quedó atrás... como el himno priísta escrito por el propio tabasqueño cuando fungió como presidente de este partido en su natal entidad. Es decir, como suelen alegar los fascistas españoles, de nada sirve la memoria histórica.

El mismo criterio, sí, de quienes, franquistas amargados por la repulsa histórica a los crímenes de quien fue llamado “el caudillo” con una petulancia similar a la de nuestra “Alteza Serenísima”, Santa Anna, uno de los tres antihéroes mayores de la patria al lado de Victoriano Huerta Márquez y Agustín de Iturbide –el último también con inclinaciones imperiales como las que pretendieron los conservadores del siglo XIX, esto es la derecha en su conjunto, al ofrecerle el territorio patrio a un príncipe extranjero, el apátrida Maximiliano, el enajenado barbado de Miramar, la supuesta “corona” de México, inexistente en la historia y en la lógica política de todos los tiempos-.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
12 Enero 2018 04:00:00
» Mensajes inútiles
La catarata de propaganda política es tan inútil como superflua. Nadie cree en ella y los más se carcajean por los desesperados intentos de lograr la atención de los protagonistas que se presentan, siempre, como un dechado de virtudes, si defectos de ninguna clase, dispuestos a sacrificar su amplia generosidad por el bien de la nación; sin cada uno de ellos, México iría al desastre y más si se apuesta por alguno de sus contrarios. La dicotomía, entre el bien y el mal absolutos, resulta fatal para la ciudadanía.

Molesta, además, el derroche que significa anunciarse por televisión, radio y, en menor escala, los periódicos algunos de cuyos directores, en el nivel metropolitano, suelen manejarse mejor con las diatribas de editorialistas francamente inclinados por alguna causa o mediante inserciones pagadas que presentan como informaciones frescas que, por lo general, siguen la línea de los socios de tales empresas. Los reporteros, además, están amarrados, en no pocos casos, a las líneas editoriales correspondientes. Hay que decirlo y debe aceptarse como una realidad que mengua notoriamente la credibilidad. Ya se sabe, de antemano, hacia dónde apuntarán diarios como Reforma, El Universal y La Jornada, casados con una tendencia específica y con lectores afines, incondicionales de alguna de las figuras políticas, que no varían una milésima porque no confrontan las ideas y las posturas de los demás.

Esto es: salvo alguna catástrofe indeseable –recordemos 1994-, la votación ya está resuelta y, pese a ello, se dilapidan recursos que, además, ya habían sido ofrecidos para solventar las urgencias de los miles y miles de damnificados de la Ciudad de México, en donde los pleitos de comadres se multiplican desde las izquierdas que se boicotean, Morelos, Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Tabasco.

Dijeron que donarían el cien por ciento de sus percepciones de campaña y en el arranque apenas ya llevan comprometidos buena parte de esos recursos, distribuidos entre los medios con mayores coberturas o con pasquines listos para la difamación fácil o la búsqueda de los peores ángulos; aunque, por supuesto, no pocas veces aciertan.

El hecho es que poner hasta la coronilla a los futuros electores no es tan redituable como se piensa si, además, los comerciales de marras están asentados sobre una enorme mentira: la falsa disposición de los recursos para paliar la tragedia de septiembre pasado. Mientras este punto no se aclare, el histrionismo de cada uno de los participantes –sobre todo los del PRI, la fusión absurda de PAN-PRD y MC, Morena y los independientes con enormes recursos personales-, será contraproducente a todas luces y, desde luego, lamentable para un país con tantas carencias.

Bastaría con hacer más frecuentes los debates entre candidatos para cubrir los espacios sin disparar el número de “spots” en donde suelen sentirse imbatibles por soberbia y un autoelogio desmedido. Y, por cierto, ¿hay necesidad de recorrer hasta el último rincón del país, con los costos altísimos que ello genera, en vez de concentrarse en los conflictos de cada entidad para superarlos con inversiones directas y útiles; no sólo la presencia física para repetir lo mismo y lo mismo... hasta el agotamiento mental.
¡Y lo que falta!

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
11 Enero 2018 04:00:00
» Las advertencias
En París estalló en 2015 la más grande advertencia, esa que no quisieron ignorar algunos cotidianos del norte del país que ahora se niegan a publicar informaciones relacionadas con las mafias del narcotráfico, ensoberbecidas e intocables. En París, nada menos, allí donde dio inicio en 1968 al movimiento estudiantil emancipador confundido por muchos como una rebeldía insana y promovida con intenciones de dominio por parte de cuantos pretender movilizar al mundo, durante seis horas no cesaron los disparos contra las instalaciones de una revista satírica que había publicado caricaturas del profeta Mahoma, como si con ello se lanzara un misil para iniciar una nueva “guerra santa”, el señalamiento más feroz de los fundamentalistas llenos de rencor contra el obsesivo intervencionismo estadounidense.

De inmediato, claro, los calculadores españoles se montaron en la misma nave aduciendo que había un paquete “sospechoso” en los edificios del Grupo PRISA –en auge en México a partir de las concesiones de Felipe Calderón-, y de su periódico “El País”, el cotidiano más vendido ya en algunos puestos de las colonias de mayor poder adquisitivo en donde se han instalado las felices colonias españolas, alemanas y estadounidenses listas a hincar los dientes sobre los recursos de nuestro subsuelo avasallando a las empresas mexicanas demasiado temerosas y especuladoras. Esto es, como si en esta institución no se recibieran, a diario, como lo he constatado personalmente, diversos “bultos” conteniendo cualquier cantidad de elementos de dudosa procedencia, desde libros de autores desconocidos hasta obsequios de toda índole procedentes de diversas partes del mundo, sobre todo de México y de quienes ejercen las funciones de socios entre la clase política.

El caso es que, fantasías o no, lo sucedido en Francia, con saldo inicial de doce muertos acribillados dentro y fuera del semanario Charlie Hebdo, fue un hecho perfectamente planeado y el primer atentado terrorista en la capital de Francia contra un medio de comunicación, precisamente en donde tanto se exalta la libertad de prensa y existe un espíritu patriótico encendido –acaso como efectos de cuanto sufrieron los franceses durante los largos treinta años de conflictos universales con una invasión germana de por medio-, para romper los esquemas y proyectar la brutal inercia de la violencia. Como si hubiéramos exportado el horror de Ayotzinapa como alguna vez lo hicimos con el esquema del monopartidismo a las regiones del sur en donde, paulatinamente, fue fracasando.

Solo en nuestro país, en julio de 2012, apostamos por la victoria de la anti-historia y por el costoso ya retorno del PRI a Los Pinos en una marcha hacia atrás hacia la dictadura simulada y no en busca de la vindicación renovadora.

Por desgracia, los periodistas estaremos mucho más expuestos considerando la actitud soberbia, altanera y prepotente de quienes nos gobiernan. De creer en sus mensajes publicitarios –los de todos los partidos- tendríamos que creer en las maravillas de cada uno en su perspectiva de “salvar” a México de la violencia y la corrupción... o incluso, como lo hacen los ridículos verdes, de los “ominosos” circos con animales cuya prohibición truncó gran parte de la convivencia familiar en estos tiempos en los que los padres han sido desplazados por los juegos cibernéticos y la lucha interna, en cada hogar, se identifica al ritmo de los inefables programas de excedida violencia. Los bombazos que salen desde las pantallas nos hacen creer que estamos bajo el fuego en los territorios de Siria y en cuantos países de Medio Oriente actúen los talibanes a quienes se mata cuál si fuese una cacería o se tortura impunemente sin ninguna restricción... salvo la retórica impresentable.

El mismo día en el cual murió don Julio Scherer García, director de Excélsior en una de sus mejores épocas hasta que fue reventado por los sindicalistas azuzados por Regino Díaz Redondo, y luego fundador del semanario Proceso cuya fuerza fue menguando con la ausencia de su emblemático iniciador, los tiroteos duraron en París ¡seis horas! Resulta muy difícil creer que no fueran capaces los célebres comisarios de policía franceses –parodiados por siempre por Peter Seller y su “Pantera Rosa”-, de imponerse en tan largo lapso y mientras caían, precisamente, tres de los caricaturistas “insolentes” quienes se atrevieron a mofarse del Islam y su profeta; una vez aniquilados el fuego bajó de intensidad y las noticias comenzaron a correr como una suerte de advertencia para otros medios en otros países.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
10 Enero 2018 04:00:00
» Grandes mentiras
La mentira es sinónimo de vileza y, en no pocas ocasiones, da lugar a intrigas e infamias que luego se vuelven estigmas para quienes van dirigidas bajo el fuego de la envidia, la ignorancia o, simplemente, los lugares comunes. Pero cuando parte de la cúpula gobernante, los efectos se extienden a toda la población y con ello es factible manipular a no pocas conciencias, debilitadas por la pobreza y el consiguiente desánimo, dispuestas a ser compradas con mendrugos, a los pies de los institutos políticos.

No tengo duda que el fraude comicial de 2018 ya inició; y no se observa una estrategia en quienes serán más afectados –digamos Andrés y muy a distancia el “niño maravilla”-, para repeler las acciones dirigidas a consumarlo. Por ejemplo, el burdo manejo de las encuestas que, por desgracia, buscan inhibir a los votantes presentando los escenarios a futuro como decididos de antemano, sin que se tenga capacidad de respuesta porque los dirigentes políticos serán bien remunerados y estratégicamente colocados en la maquinaria podrida del sistema.

Hasta el momento no existe un pronunciamiento severo sobre la usurpación del PRI en Coahuila, silenciado el panista ganador Guillermo Anaya Llamas para que Ricardo Anaya Cortés, su líder, pudiera acceder a la candidatura presidencial sin recovecos y pasando encima de dos partidos, el PRD, en fase de desaparición, y el MC, que quiere crecer llevado por las manos de sus antagonistas históricos. Le llaman Frente por México pero, si examinamos a fondo las cosas, tendremos a un prestigitador que consulta a un pequeño robot, “el BB”, su futuro y el de México, en plena cruzada por obtener relevancia a costa de los electores ingenuos. Anaya se precipitó porque pudo ser un excelente aspirante dentro de seis o doce años. Y en la impaciencia llevará la penitencia.

Los mexicanos, sin duda, han madurado, tanto, que el cuento de las encuestas parece cosa del pasado pero molesta, sin duda, al ser repetitivo e insolente. Pero hay contenedores: a las oficiales, que marcan casi un empate técnico entre tres fuerzas políticas contra evidencias de lo contrario-, los sondeos en las redes sociales contrarrestan el juego manipulador y exhiben la mentira de quienes se prestan al juego fraudulento. Recientemente realicé un ejercicio, en una página en donde se ha cuestionado severamente a López Obrador, y fue entonces cuando se evidenciaron las distancias: Andrés va muy arriba de sus adversarios; solo en este sondeo alcanzó cuotas del noventa y dos por ciento de simpatías. Imparable.

Pero, ¿Qué hará con este capital político? ¿Detener una nueva usurpación, como la que toleró en el Estado de México, o negociar su retiro para evitar una seria confrontación con las fuerzas del sistema, las del mal? Es la duda que pervive mientras en el exterior apuestan a la continuidad como única manera de evitar el “estado fallido”. Las falacias están encendidas.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
09 Enero 2018 04:00:00
» Reverencia oficial
Como es costumbre, la cuesta de enero es creación de las políticas gubernamentales; esto es, Peña ahora puede confundirse con Mahoma –sin que me lo tomen como una falta de respeto a este guía espiritual-, por aquello de que la montaña va hacia él y viceversa, aunque en el caso del mandatario mexicano no es para renovar la fe sino para aplastar su propia hipocresía mientras los gobernados se debaten por la caída del poder adquisitivo.

Nos saludan con un aumento al precio de la tortilla francamente insultante. El alza del alimento básico de los mexicanos, porque se debe importar maíz luego de que en 1990 el gobierno declaró la autosuficiencia en este grano con intervención de Carlos Hank González, complica el equilibrio social, lo cual es de alto riesgo en un año electoral y con la ciudadanía explicablemente rencorosa, y anula cualquier perspectiva democrática para salvaguardar, sobre todo, las complicidades y arreglos soterrados de un mandatario a la deriva, sin elotes en su mesa.

También iniciaron los asesinatos políticos al caer el precandidato priísta a la alcaldía de Atoyac, en el incendiado Guerrero negro, Adolfo Sema Noguera. Fue un mal presagio, de entrada, contra el optimismo de quienes disfrutaron la hermosa luna de Año Nuevo y enseguida sugirieron que ello era una suerte de mensaje divino, como el que solicita Ricardo Anaya, el niño sabio que aniquiló a dos partidos en un santiamén, cuando pregunta a un pequeño robot, de esos de moda, si el PAN –no el Frente- ganará la Presidencia. Chiquillo al fin y bastante ambicioso como políglota.

Ya hemos dicho que la lista de colegas periodistas asesinados llegó a catorce, de marzo a diciembre de 2017, y la amenaza sigue cerniéndose sobre doce entidades de la República, en donde los crímenes contra periodistas se dieron, y otras más, como Quintana Roo, Sonora y Tamaulipas en las cuales la represión es mayor pero ya los funcionarios aprendieron el difícil oficio de ocultar muertos; para algo sirven los científicos que escarban, con fruición satánica, las fosas clandestinas sin que los cadáveres sean identificados. ¿Y la ONU no conocerá de estos crímenes de lesa humanidad? Seguramente la prioridad, por la influencia anglosajona, es cuidar a las mascotas por el ruido de la pirotecnia. A veces creo que estas quejas salen sobrando por el peso de la intolerancia feroz en determinados temas, desde el sionismo hasta el animalismo.

Lo dicho: ser optimista bajo tales rubros es caer en la demagogia profunda, tanto como el México oscuro donde crece la maleza de los cacicazgos por obra y gracia de la partidocracia fundida con el presidencialismo. ¿Dictadura perfecta o algo peor, esto es la aristocracia encendida de ambiciones dispuesta a todo genocidio concebible?

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
07 Enero 2018 04:00:00
» Animal Político
Lo de que el hombre es un “animal político” no puede estar mejor señalado que en la figura de Andrés Manuel López Obrador, para muchos el satán dispuesto a poner en riesgo sus comodidades y ventajas y acaso llegar al extremo de estatizar -¡qué barbaridad!-, las siempre “imparciales” empresas de comunicación –y varios otros emporios del continuismo nacional-, y clausurar al Congreso para rehabilitar la figura del presidente fuerte –quizá por ello ha vuelto los ojos hacia el represor Manuel Bartlett-, en fase de engendrar un régimen fascista, reeleccionista claro cuando el virus del poder se inocula hasta lo más hondo, simulando, como en Venezuela por ejemplo, un ejercicio democrático en quien solo creen los incondicionales.

El cambio de talante y de discurso le ha venido mal a muchos a quienes todavía sorprenden los virajes en una nación rebosante de mutantes de la política, geniales, sí, para justificarse con largas expiaciones personales que justifican las mudanzas más escandalosas entre un partido y otro. Hasta se sienten, cuando lo hacen, en la piel de Churchill cuya fama era que se levantaba conservador y se acostaba liberal... pero nadie era capaz de negar su carisma y capacidad de aglutinamiento excepcionales. En fin, los más repelentes del perfil de López Obrador, del antiguo y del “nuevo”, no admiten sino hipocresías en los distintos acentos por él puestos en cada una de sus etapas. Y no les sobra razón para ello.

También es cierto que nadie, como él, es capaz de manejar con tanta ligereza a las masas conmovidas. Gracias a ello ha logrado reunir a millones de mexicanos en torno suyo y resucitar entre quienes le creían muerto y ahora están bastante más entumbados que él. Y eso a pesar de mantener la parodia de la “presidencia legítima” hasta el 2012 –sin que dudemos en el fraude vergonzoso de 2006-, al tiempo de recorrer “como misionero” –a decir de sus propios cercanos- hasta el último rincón de la patria mexicana. Pocos lo han hecho, quizá ninguno. Por ello no dudo en proclamar que López Obrador es, sin duda, quien mejor conoce su país de cuantos están a la vista y también de aquellos que presumen haber viajado mucho... asomándose a las ventanillas del avión.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
05 Enero 2018 04:00:00
» No encuentro uno
Corre rápido 2018 y ya se nos fue casi una semana de un año con patente de terrífico por sus alcances económicos y, sobre todo, políticos. A las encuestas y sus contratantes, mismos que pagan para darse el gusto de sentirse en la vanguardia aunque sea en papel gráfico, deben añadirse los pataleos de los aspirantes, por debajo de la mesa como canta Manzanero, los derrapes de los mismos y la ausencia de estrategias serias para avanzar en la lid electoral.

Preocupan las apariencias y no el fondo.

El colmo fue que, hace apenas unos días, el comentarista Pepe Cárdenas anunció, muy ufano por sus desencuentros con Andrés, que quien se dice no priísta, José Antonio Meade, empeñoso en subrayar su no militancia como si tal fuese deshonroso –lo es para muchos pero estos no son precandidatos presidenciales-, saca siete puntos –de 47 a 40- en las preferencias de la ciudadanía al icono de la izquierda. Un salvaje adelanto movido por el rencor, acaso, y la desesperación. No hay nada que originara un derrumbe como este. La falsedad de tal información es tan evidente que ni siquiera podemos compararlo con la escala truculenta de calderón en 2016. ¡Por favor!

Quien lleva la peor parte, hasta ahora, es Ricardo Anaya Cortés, cuyos ribetes de conquistador se han visto ofuscados por la realidad d un “frente” en peno naufragio y sin marcaje serio en los sondeos de opinión... aún cuando los propios, los de los tres partidos en unión extramarital, se empeñan en decir que el Frente ya saca cabeza a Andrés considerando las adhesiones a sus respectivas alianzas, uno con la ultraderecha (PES) y otro con una izquierda con olor a cempasúchilt (PRD y MC).

Cuando menos, el Movimiento Ciudadano (MC) cuenta con un “gallo” jalisciense muy difícil de derrotar, Enrique Alfaro Ramírez, alcalde de Guadalajara, bien visto por un enorme conglomerado de sus coterráneos y listo a ganar la gubernatura de una de las entidades claves. La aportación de MC a la causa del Frente es digna de tomarse en cuenta mientras el otro aliado, el PRD, no saca ni piedras de los sitios en donde gobierna –En Morelos de Graco están encendidos los polvorines y en la Ciudad de México dividen lo ya dividido-, para mal.

Si los priístas toleran que un gobernador ebrio –o con una cruda brutal-, Alejandrito Murat, diga incongruencias y conjugue los verbos al estilo peñista, los panistas parecen jugar en lugar de hacer campaña como lo hace Anaya quien parece que sus recorridos sirven para distraerse con sus hijos montando tirolesas o asando bombones en el campo con las flamas de hogueras ya no permitidas en buena parte del país.

Andrés debería irse a casa –o a “La Chingada”-, para dejar pasar las semanas y donar, a los damnificados de septiembre, lo que debiera invertir en su campaña -207 millones de pesos y no solo la mitad-, mientras los otros, solitos, se tropiezan; pero si cae en el juego de las decalificaciones ofensivas deberá recordar a donde le condujeron sus arrebatos hace doce años cuando ganó unos comicios que no pudo, ni supo defender. Ahora arremete contra el INE, el árbitro de la contienda, cuando él fue el primero en lanzarse para jugar con las cartas marcadas del fraude.
¿O ya se olvidó de 2006 y 2012?

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
04 Enero 2018 04:00:00
» Pesimismo o propósitos
Pocas veces, por no decir ninguno, el inicio de un nuevo año había sido tan pesimista como el actual. De acuerdo a lo observado fueron más las familias confundidas sobre qué esperar a lo largo de los próximos doce meses sobre todo por el pesimismo financiero, la confusión y el temor electoral y la seguridad de que nuestro superior Gobierno no parece preparado para superar los inevitables golpes del exterior. Nada puede hacerse, desde aquí, para frenar la caída del peso frente al dólar ni la del petróleo cuyos precios son regulados por el mercado internacional, incluyendo a los esquiroles del Medio Oriente dispuestos a vender millones de barriles ofertándolos como en un mercado invernal.

Estos factores, sin duda, marcarán los derroteros de las semanas y meses por venir y para los cuales los sabios economistas no están preparados ni fueron previsores. Prefirieron discursar sobre el optimismo basado en la grandeza del país y no sobre el alud que se precipita, sin remedio, sobre una endeble economía que ya ni siquiera puede decirse resistente con las reservas internacionales del Banco de México despegando... hacia abajo. Pareciera cosa del demonio y, en ocasiones, percibo que estamos en tiempos de males provocados oficiosamente por los engendros de la política partidista tan desprestigiada.
No sé cuántas veces cité en el ciclo anual pasado la fusión perversa del presidencialismo asfixiante y la partidocracia chantajista, para muchos la nueva forma de hacer política aun cuando con ello se deje a los gobernados en estado de indefensión frente a los repetidos y permanentes abusos de la clase político resumidos en dos palabras: Corrupción e impunidad. A mayor desvergüenza de quienes integran la cúpula suele darse, sin remedio, una escalada hacia el caos.

Y esto es exactamente lo que ha venido ocurriendo.

Durante las últimas semanas, en diversas entidades del país –Sinaloa, Morelos, Michoacán, Nayarit, Tamaulipas, Veracruz, Quintana Roo, Zacatecas, entre otras-, la multiplicación de la violencia fue como un avance de cuanto puede esperarse para las jornadas venideras en ausencia de controles, no solo de los grupos armados del Estado sino incluso de los gobernadores y del mando federal.

Mientras los legisladores se animan a debatir sobre el uso de la mariguana –situación que tiene feliz a los señores Fox de ingrata memoria-, las mafias de narcotraficantes presionan acaso buscando aliados, con réditos enormes y dentro de las instituciones –desde la Presidencia hacia abajo-, para que no los tomen desprevenidos antes de responder con sus pertrechos, superiores en apariencia a los de las fuerzas armadas. El riesgo es alto considerando que la mayor parte de los mandatarios estatales han sido tocados por los capos y cooptados por ellos. Si me piden ejemplos, señalaré hacia todo el litoral del Golfo y los estados fronterizos. También hacia la costa del Pacífico.

Queda poco territorio por disputar bajo el flagelo de ocho cárteles con enorme ferocidad y gran capacidad de despliegue y operatividad. La guerra no es cualquier cosa y apenas estamos conociendo su rostro más perverso con el derribo de helicópteros y asaltos múltiples en las carreteras para dañar con ello a los viajeros comunes y evitar que salgan al campo de guerra por ellos trazado con los mexicanos y el país convertidos en rehenes. De allí que la incertidumbre haya saltado al plano del temor colectivo que deviene, sin duda, del horror de nuevas matanzas, cuidadosamente presentadas para evitar escándalos públicos, distribuidas por gran parte del suelo patrio.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
03 Enero 2018 04:00:00
» Oleadas de horror
Hace tres años comenté que, ante la oleada terrorista iniciada en Francia contra la redacción de un semanario satírico “Charlie Hebdo”, con un sangriento saldo de trece muertos incluyendo a un trabajador recién contratado a quien se excluye de la lista funesta, nuestras autoridades no habían tomado las debidas medidas de emergencia para prevenir una incursión de los grupos radicales que, es obvio, tienen como blanco algunas ciudades de los Estados Unidos, no sólo Nueva York sino también la capital de la poderosa nación. Podría parecer exagerado y hasta se presumiría que tal extendería la psicosis colectiva pero tratándose de un fenómeno de alto riesgo tales criterios son absolutamente banales. Menos ahora luego de los brutales hechos de noviembre 13 de 2015.

De hecho, en México se ha instalado ya el terrorismo desde hace algunos años. Si tal denominación se da a quienes siembran el terror contra la ciudadanía indefensa bien cabe el mismo para calificar a cuantos, por ejemplo, aterraron a Morelia la noche trágica del 15 de septiembre de 2008, cuando comenzó de hecho la escalada de violencia bajo el calderonismo con ocho víctimas mortales a las que ya ni siquiera se cuenta dentro de los más casi cien mil asesinados, por causa de la guerra entre mafias, durante el mencionado régimen. Y lo mismo puede expresarse de los grupos con capacidad para extender sus territorios obligando a los pobladores en estado de indefensión a refugiarse en sus casas o morir en las calles... a la vista de destacamentos militares que voltean hacia otros lados. En Iguala y Cocula, por ejemplo, porque en San Pedro Limón, Tlatlaya, fueron protagonistas directos.

Y sigue la exaltación de la negligencia pública. Se observan en los mensajes televisivos cargados con el elemento más demagógico que puede exponerse: Manipular la crispación o tratar de llevarla por el camino del continuismo como manera de frenar los horrores sembrados por intereses lejanos a través de personajes radicales capaces de encender hogueras; en este último caso colocamos, claro, a Andrés López Obrador, el único con posibilidad de convocar a multitudes aun cuando él no sea objetivo al evitar la autocensura y asumir sus propias responsabilidades en los sucesos dramáticos. Si Peña debe irse como consecuencia de los recientes acontecimientos en Guerrero, y otro tanto debe hacer el secretario de la Defensa Nacional Salvador Cienfuegos Zepeda por cuanto aconteció en Tlatlaya, igualmente debiera aceptar su responsabilidad López Obrador e igualmente los panistas tuertos –sólo observan cuanto les conviene-, sobre todo felipe calderón en cuyo gobierno, como expusimos ya, se dio en agosto de 2008 una masacre similar en San Pedro Limón, Tlatlaya, con veintitrés civiles muertos, uno más que en julio de 2014. Todos tienen las manos sucias. ¿Y qué pueden decir sobre las matanzas en Allende, Coahuila, en 2011, recién descubiertas?

Es así como los protagonistas de la “nueva” clase política extienden, a su manera, el terror y caen en la clasificación expresada aun cuando escondan los radicalismos tras las bambalinas de la partidocracia. No sólo eso: Al encubrir crímenes y explosiones sociales, con la réplica incesante de las mismas, posibilitan el ámbito perfecto para el camuflaje de los fundamentalistas cuyo ingreso a nuestro país no ha sido, de modo alguno, controlado. Tienen pase libro porque, ¿saben ustedes?, somos una nación en donde se respetan las libertades... cuando conviene así a la imagen internacional de un gobierno actualmente con cargas de desprestigio insostenibles.

Durante varios lustros se ocultó el hecho, por ejemplo, de la llegada de miembros de alto grado del grupo terrorista vasco ETA; y fueron múltiples las reclamaciones del gobierno español, experto en darse golpes de pecho bajo los palios de la dictadura que se extienden a la monarquía infecta, y las consiguientes negativas del gobierno mexicano al respecto hasta que Ernesto Zedillo, el gran simulador, tuvo urgencia de proyectar una suerte de Tratado de Libre Comercio con Europa porque el norteamericano comenzaba a asfixiarnos e inmovilizaba cualquier acción de gobierno; y pese a que el doctor “zeta” era francamente pro-yanqui también sabía leer las reglas de la economía, basadas muchas de ellas en los dobles juegos y en las rutinarias complicidades, y bien sabía que sería más útil a los dominantes vecinos si México igualmente ofrecía más... con la intención acaso de ir hipotecando al viejo continente y al “euro” en crecida, esto es como cerrando un círculo.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
02 Enero 2018 04:00:00
» Cuesta Arriba
Aunque a los muchachitos les falta todavía encontrarse con los Reyes Magos –con el negrito Baltasar al fondo, como designio infalible-, los adultos comienzan a recoger las cenizas, los restos de la piñatas, los alimentos sobrantes que, la verdad, pocas veces se consumen –en vez de donarlos a alguna casa de asistencia-, hasta recuperar a las compañías ineludibles de los últimos años: La impotencia, acaso el rencor y la apatía política que nos debilita, a cada rato, como factura del insuperable, hasta hoy, temor social.

Concedo que no es amable iniciar 2018 con una escala de pesimismo pero, por desgracia, cualquiera otra cosa, estando como está la realidad, sería tanto como caer en el hondo abismo de la demagogia sin redención posible. Y, francamente, prefiero lo primero aunque se me acuse de ser una especie de cuervo maldito contador de las oscuras reseñas sobre las infestadas e infectadas cuevas de la incivilidad y el despropósito políticos. No es que me guste el papel, pero la vocación, a través de cincuenta años de profesión –en febrero cumplo 51-, me impulsa a arrebatar del rostro de nuestros lectores las vendas de la impudicia y la simulación, las armas preferidas del establishment.

En fin, como viene sucediendo en cada sexenio incluidas sendas alternancias en el poder Ejecutivo federal, nos vemos obligados a iniciar el último ciclo anual del peñismo, acaso el peor de la historia en más de una centuria en la que alternaron héroes –pensemos en sus nombres- y villanos que rompieron con cuanto de bueno aportaron los primeros bajo presiones inconfesables, sea de la gran potencia universal o simplemente como efecto de la impostura social ante los abusos reiterados de poder, tolerados por comodidad o ignorancia, hasta que se convirtieron en parte integral de la estructura gobernante; político sin dinero, recitaba Hank González, es simplemente un pobre político.

¿Cuántos en este 2018 están listos a convertir a la política en el modus vivendi más exitoso de cuantos existan en el complejo andamiaje de una comunidad, cada día, más devaluada e inconsistente? Por ello perviven los grandes ladrones, asesinos y capos con pieles de oveja, dentro del territorio oficial sin que podamos actuar contra ellos.

Es curioso, cada día, más lectores reclaman señalando supuestas omisiones acaso pretendiendo que, en unas cuantas cuartillas, recojamos todas las inmundicias...

para luego quejarse de la maloliente sensación de la “intolerancia”. Por ejemplo, si señalamos a la aún poderosa “novia de Chucky”, de regreso en su hogar de Polanco en la Ciudad de México, no faltan quienes exigen caballerosidad en una época en la que el clamor por la igualdad es columna vertebral de la convivencia; y otros, enseguida, estiman que no citar a Carlos Romero Deschamps, el hampón petrolero, en tal o cual artículo significa ¡que nos hemos vendido al mejor postor!

La mala fe no alcanza a salpicarnos, desde luego, pero exhibe el tremendo nivel de incongruencia que surge de la ignorancia y el dolor colectivos.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
31 Diciembre 2017 04:00:00
» ¡Que baje el telón!
Al fin, terminamos con 2017. Cada quien puede observar sus saldos personales y algunos hasta se entusiasman por ellos. En el fondo de cada conciencia, sin embargo, anida la desesperación, la impotencia y la rabia contenida. Si quienes ejercen el poder no lo percatan, peor para ellos. Hay que avisarles: 2018 no será tranquilo ni pueden esperar que la sociedad siga cruzada de brazos ante el espectáculo grotesco de una clase política represora, asesina y profundamente ignorante y desconocedora de la geografía nacional. No es posible soportar más.

•Desde luego no es misión de este columnista estelarizar el papel de aguador de fiestas en esta noche que esperamos tranquila y sin avisos de Apocalipsis como en las respectivas efemérides de 1994 y 2012. Sin embargo, es necesario reflexionar, una y cien veces si es necesario, cuáles son nuestros deberes primigenios empezando con el bienestar de la familia que no se agota con una buena cena de fin de año; lo trascendente es legarles a quienes nos siguen un México con justicia y libertad. ¿Y cuánto hemos andado en esta dirección? Veamos hacia atrás y resolvamos esta interrogante en lo más profundo de nuestras conciencias. De no hacerlo, el tiempo pasará y nos convertiremos en cenizas sin posibilidad de redención.

Nos duele México aun cuando, en familia, tratemos de consolarnos unos a otros, observando los pesebres hogareños que nos guían todavía con la esperanza de la estrella que se posó en Belén como demostración de que la humildad es el mejor ingrediente para ejercer el liderazgo, en este caso el divino, el más alto de todos, sobre las sociedades convulsionadas por el odio y la violencia. ¡Ay, si lo entendieran los gobernantes que nos agobian y afrentan precisamente con la soberbia que es origen de la prepotencia y la ceguera ante las terribles heridas sociales!

Quizá algunos lectores –y lo entiendo- lean estas líneas pareciéndoles fuera de lugar, incluso molestas en una tarde-noche en la que suele brillas la euforia, exaltada por los vinos de marca o el alcohol destilado según sea el nivel de cada quien en una comunidad plagada de desigualdades extremas; pero es necesario recordarlo así como los romanos triunfadores llevaban al pie de su carroza, durante los desfiles con olor a gloria, a un servidor que les decía constantemente al oído: “recuerda que eres humano”. Y comprendían así que la perentoria exaltación terminaría junto al despliegue de sus tropas. Nada más, como no tiene un día más un sexenio ni un año como el que hoy termina.

No es sencillo abrir el baúl de los recuerdos y las nostalgias cuando hay tanta superficialidad alrededor; cuando se llama locos a quienes sufren por el dolor de México o se estigmatiza a los luchadores sociales que se atreven a dar la cara cuando so9n quienes corren los riesgos para aliviarnos a todos del rencor exaltado por la impudicia y el horror de la corrupción acumulada. Ya son demasiados años, y el que se va uno de los más significativos, de aguantar el cinismo, la amoralidad y la deformación de quienes pretenden ser conductores de una nación atenaceada.

Pensemos en ello cuando brindemos; en lo particular, tendré la mente en ese futuro que no parece optimista sino conforma acaso el mayor de los desafíos de nuestra vida. En el 2018, ¿seremos capaces de dar un paso, de verdad, hacia la transformación moral e integral del cuerpo místico de la patria? Debemos pensar en ello antes de que algunos se pierdan por las efervescencias del alcohol.

Anestesiados por voluntad propia, diría. Mejor permanezcamos con nuestros cinco sentidos para jamás olvidar uno de los peores años de nuestra existencia, este 2017 que se va. Es un grato adiós.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir
columnistas

top-add