×
Carlos Ramírez
Carlos Ramírez
ver +
Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país.

" Comentar Imprimir
13 Diciembre 2017 04:00:00
Seguridad interior integra seguridad pública: Policía militar, al Ejército
Mientras los legisladores regatean la urgencia de discutir con seriedad el tema de la seguridad interior como el eslabón que integra la seguridad pública y la seguridad nacional, el Ejército avanza en la reorganización de sus tareas federales de sus cuerpos de élite.

El jueves publicó el Diario Oficial de la Federación un decreto que establece que el Cuerpo de Policía Militar se integra con sus unidades al cuerpo general del Ejército y sus grados también pasan a la estructura militar. Se llamará ahora Cuerpo Especial de Policía militar y sus grados también se uniforman de soldado a general de brigada.

Hasta ahora, la Policía Militar era una organización no centralizada en la estructura del Ejército y su papel se ajustaba a la vigilancia de instalaciones militares y acciones policiacas entre militares. Al pasar a la estructura del ejército, su papel será el mismo de los militares: Operar en los escenarios de la seguridad interior.

El decreto reforma los artículos 110, 112 y 191 de la Ley Orgánica del Ejército y la Fuerza Aérea mexicanos y fue promulgado por el presidente de la república y aprobado por el congreso vía el diputado Jorge Carlos Ramírez Marín y el senador Ernesto Cordero Arroyo.

En los hechos, la Policía militar deja de ser un cuerpo especial y se convierte en parte del servicio del ejército. Como ocurrió con el nacimiento de la Policía Federal y luego de la gendarmería, las formaciones especializadas de la Policía militar han pasado a ser la parte fundamental de las fuerzas policiacas de seguridad pública. En la reorganización prevista por la Ley de Seguridad Interior, las fuerzas armadas como siempre se adelantan en el rediseño de estructuras como respuesta no a los enredos burocráticos y políticos, sino en términos de la seguridad nacional como tarea de Estado dentro de las fronteras y en previsión a la siguiente escala de la delincuencia: La seguridad pública también se reestructura en bandas articuladas a cárteles y por tanto se enfilan a dar el paso de seguridad pública a seguridad interior.

Mientras tanto, el gobierno federal carece de la decisión, fuerza y astucia pare entender la reorganización del crimen y sus interrelaciones con estructuras del Estado, los gobiernos estatales, el sistema político y los espacios judiciales.

Si la LSI no pasa los tamices legislativos y el gobierno vuelve a abandonar la plaza de la seguridad interior, el ejército avanza en su reorganización interna con reacomodos que tienen la finalidad de prepararse para la ofensiva criminal que vendrá cuando la LSI se archive y las fuerzas armadas tengan que realizar un repliegue táctico.

Pero en términos de estructura, la incorporación del cuerpo de Policía Militar a la estructura central del Ejército implica la preparación de unidades militares para combatir la alianza criminal que dará el paso de seguridad pública a seguridad interior. En los hechos y dentro de sus atribuciones, el Ejército ya enfoca la crisis de seguridad pública como tema de seguridad interior y reestructura sus mandos y cuadros para atender los conflictos, al margen de que el sistema legislativo vuelva a frenar la ley.

El problema radica en que la politización y socialización de asuntos de seguridad no entiende el escalamiento de la inseguridad y su transformación en asuntos de gobierno, de Estado y de seguridad nacional por la transnacionalización de las bandas. Y la misión del ejército es la seguridad del Estado.

Política para dummies: La política es la capacidad para entender lo que está fuera de la política.

Solo para sus ojos:

•Las cifras quincenales de inflación podrían ubicar la cifra anual en 6%, contra el 3% prometido a finales del año pasado en los Criterios Generales de Política Económica. Y faltan las presiones sobre precios de las fiestas navideñas.

•El Partido Verde se está vendiendo muy caro con el PRI. Su base electoral ha bajado: en las presidenciales le dio al PRI 2.7 millones de votos (5.4%) y mantuvo el mismo número de votos en el 2015, pero en las tendencias de votos presidenciales apenas llega a 3%. Su bastión electoral de Chiapas podría regresar al PRI y reducirle votos. Además, el Verde tendría que repartir su alianza priísta con el Partido Nueva Alianza que se juntaría a la coalición tricolor y bajar sus beneficios.

•Las dimensiones reales de la crisis se pueden medir cada año con la asistencia de creyentes a la basílica de Guadalupe cada 12 de diciembre. Y parece que este año rompieron marcas anteriores. Y los mensajes fueron de salvación ante los embates de las crisis.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
12 Diciembre 2017 04:00:00
Peña y PRI 7º año: Auditor carnal, radical o profesional
El año más delicado de las gestiones de gobernadores y presidentes de la República es el séptimo, el que sigue después de entregar el poder, porque es el año en que un congreso nuevo, dependiente del grupo del presidente en turno, revisará la cuenta pública del sexto año del sexenio anterior.

Por ello es que la designación del próximo auditor superior de la federación se ha convertido en una decisión estratégica del presidente saliente de la república y por supuesto de sus escuderos del PRI. El escenario se complica ante la posibilidad de que el PRI pierda la elección presidencial y dos aspirantes radicales y antiPeña lleguen a Los Pinos.

En este contexto, la terna de candidatos finales a la Auditoría Superior de la Federación parece ajustada a la teoría de los juegos, un modelo de ciencia política cuantitativa en el que una terna está armada de tal manera que el seleccionado responda a los intereses de los seleccionadores: dos excluidos por razones obvias y un tercero inevitable. Lo que queda es caracterizar las necesidades presidenciales.

La terna tiene al candidato oficial --Salim Arturo Orcí, con todo el apoyo del PRI en el Senado--, el candidato radical --Ángel Trinidad Zaldívar-- y el candidato profesional --David Colmenares Páramo--. En este sentido, la votación senatorial hoy martes estará planchada o negociada con anticipación. En el Senado el PRI tiene mayoría simple por sus votos, los de sus aliados y los de los rebeldes del PAN.

Lo que queda por analizar es el juego interno en la votación. Luego de los tropiezos gubernamentales en votaciones sobre temas delicados --fiscal electoral, fiscal anticorrupción, fiscal general y Ley de Seguridad Interior--, la sociedad organizada como grupos de presión ha tenido la fuerza suficiente para bloquear o contaminar designaciones y obligar al gobierno a posponerlas, aún a costa de complicar el funcionamiento de algunas instituciones.

Algunos grupos opositores --sociales y políticos-- están esperando el séptimo año de Peña Nieto para iniciar una batería de acusaciones en el tema central de la corrupción. Y si bien la Auditoría no funciona sobre la inmediatez ni tampoco tiene facultades persecutorias, de todos modos el sexto año de gobierno es el del cierre sexenal y de la consolidación de finanzas públicas.

La opción de Orcí sería la partidista y ofrecería el escenario de una ASF funcional al cierre sin problemas de las finanzas públicas sexenales. La de Trinidad la ven riesgosa en el PRI por su independencia en cargos anteriores y su fuerte vinculación social. Y la de Colmenares tampoco sería de complicidad, pero sí garantizaría resultados reales, con señalamientos de mal uso de finanzas y sin estridencias.

La decisión priísta sobre el próximo auditor se moverá entre la complicidad y el acoso social-opositor. En la bancada priísta han analizado el escenario estratégico de una posible victoria de la oposición, ya con candidatos antisistema por el PAN y por el PRD. Y aunque una cosa es la estridencia política de campaña que pondrá al presidente Peña Nieto en el centro de la campaña del candidato priísta-no-priísta José Antonio Meade Kuribreña y otra las acotadas posibilidades de probar la corrupción.

De ahí el escenario de un auditor carnal que disminuya la credibilidad de la ASF o de un auditor profesional que encuentre responsables sin complicidades.

Política para dummies: La política es el juego más abierto de los secretos del poder.

Sólo para sus ojos:

•El verdadero hombre más rico del mundo es Jeff Bezos, dueño de Amazon y del The Washington Post: 100 mil millones de dólares. Pero ya hay indagaciones sobre el fenómeno Amazon: Una revista acaba de revelar que los repartidores están obligados a hacer hasta 200 paquetes al día, sin tiempo de ir al baño. Es decir, la sobreexplotación laboral. Y Amazon ya viene a México a instalar una de sus gigantescas bodegas de productos.

•Y otra de los EE.UU. El presidente Trump descubrió una nota falsa de un reportero del The Washington Post y logró que lo despidieran. En tanto, otra publicación reveló que Trump ve televisión una media de ocho horas al día, aunque no nada más entretenimiento sino noticieros para alimentar su Twitter, una verdadera arma de destrucción masiva. Trump ha dicho que no ve tanta televisión porque tiene que leer mucho.

•Al interior del Frente PAN-PRD-MC están preparando un discurso anti Peña Nieto para el candidato Ricardo Anaya, con afirmaciones de revisiones judiciales y fincamiento de responsabilidades. Anaya va a aprovechar la extraña exclusión de Peña del discurso de López Obrador.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
11 Diciembre 2017 04:00:00
Ley de seguridad interior y el marco legal ya existente
Aunque se quiere politizar y llevar al conflicto social, la Ley de Seguridad Interior (LSI) era urgente para cerrar el ciclo de cobertura del escudo de defensa nacional. El debate es artificial porque México ya había definido legalmente los diferentes enfoques de la seguridad interior.

El marco jurídico es amplio: la Constitución de 1917 faculta al presidente de la república a mover al ejército para asuntos de “seguridad interior”, el Plan Nacional de Desarrollo 2012-2018, el Programa para la Seguridad Nacional 2014-2018, el Programa para la Seguridad Pública 2014-2018, La Ley de Seguridad Nacional, el Consejo Nacional de Seguridad Pública, la Agenda Nacional de Riesgos, el Protocolo de Actuación de la Policía Federal sobre el Uso de la Fuerza del 18 de octubre de 2017, el Consejo de Seguridad Nacional, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, la fracción II del artículo 1 de la Ley Orgánica de la Secretaría de la Defensa nacional ordena al ejército “garantizar la seguridad interior”, la Escuela de Inteligencia para la Seguridad Nacional, además de las organización es legales dentro de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Secretaría de Marina Armada de México.

En este sentido, nada de la LSI es nuevo. En 2007 Felipe Calderón movilizó al ejército en contra del crimen organizado en Michoacán basado en la fracción VI del 89 Constitucional que establece la facultad presidencial de “preservar la seguridad nacional, en los términos de la ley respectiva, y disponer de la totalidad de la Fuerza Armada permanente o sea del Ejército, de la Armada y de la Fuerza Aérea para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación”. Las fuerzas armadas, posteriormente, fueron desplegadas en otras entidades de la república donde el crimen organizado había rebasado a las fuerzas policiacas.

Hay ejemplos clarísimos de crisis en la seguridad interior que pusieron el riesgo al Estado: Tomás Yarrington Ruvalcaba y Eugenio Hernández, pactaron con el narco y recibieron dinero mientras eran gobernadores de Tamaulipas. Gobernadores y alcaldes de Michoacán también se aliaron a los narcos.

Autoridades gubernamentales de Chihuahua, Sinaloa, Sonora, Jalisco, delegaciones de Ciudad de México, Guerrero y Quintana Roo, entre otras, se aliaron al crimen organizado y con ello atentaron contra el Estado y sus instituciones. La ley federal contra la delincuencia organizada, la Ley de Seguridad Nacional y las facultades legales de la PGR no alcanzaban para recuperar territorios del Estado que habían sido tomado por la fuerza por el crimen organizado porque los delincuentes repelían la desorganizada acción de policías federales y ya habían corrompido a policías estatales y municipales.

Sin la LSI, el crimen organizado seguirá controlando partes territoriales del Estado nacional. El uso de la fuerza y de armamento sofisticado por parte del crimen organizado sólo podía ser repelido por las fuerzas armadas. Michoacán, Tamaulipas, Chihuahua, Sonora y Sinaloa fueron recuperados por el Estado; ahora mismo, el crimen organizado tiene el control de Guerrero, donde por cierto el alcalde perredista de Iguala, José Luis Abarca, aliado directo de López Obrador, dio la orden a su policía municipal de detener a los 43 normalistas de Ayotzinapa y entregarlas al grupo de Los Rojos para ser asesinados e incinerados.

La LSI dota al Estado y a sus fuerzas armadas y policiacas de facultades reguladas para recuperar zonas francas en poder del crimen organizado y define restricciones y sanciones para abusos.

Política para dummies: La política es el camino para dar respuestas, no plantear más preguntas,

Sólo para sus ojos:

•La economía vuelve y arrasa a sus diseñadores: el marco macroeconómico definido por José Antonio Meade Kuribreña como secretario de Hacienda ya está tronando: la inflación definida para este año en 5.8% podría llegar a 7% y el PIB de 2.3% se quedaría abajo del 2%. Y para el 2018 el golpe será mayor por el anuncio de Trump de la salida de los EE.UU. del Tratado de Comercio Libre de América del Norte, porque tendría un costo de 1-%-1.5% del PIB. Este deterioro va a ser parte de la campaña contra Meade.

•Todo el aparato de propaganda del sistema priísta va en contra de El Bronco y López Obrador, aunque lo importante no es eso porque era previsible, sino la falta de sentido estratégico para preverlo y no darle pretextos a los priístas, Lo que queda es que la campaña de 2018 será la más sucia que se conozca.

•Que dicen que vienen otros reacomodos porque funcionarios del primer nivel van a estar en las listas priístas de diputados y senadores.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
10 Diciembre 2017 04:00:00
Es el nefasto populismo, pero…
Partimos de la confirmación de que todos los señalamientos negativos contra el populismo son ciertos, absolutamente todos; sin embargo, el populismo no nació de la nada: Es producto de dos veneros: Un camino corto del socialismo y una respuesta/reacción/consecuencia del agotamiento del estado de bienestar. Las propuestas populistas han prendido en escenarios donde el estado ha tenido que replegar --por las razones que sean-- su acción social.

En una reciente conferencia en la Universidad de Chicago, el expresidente mexicano Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-2000) habló del populismo y afirmó que no es una ideología sino una propuesta práctica que beneficia lo mismo a la derecha que a la izquierda y que su objetivo es buscar la popularidad de líderes políticos.

Hasta ahí el asunto es totalmente cierto.

Sin embargo, en Iberoamérica el populismo ha sido también una propuesta política: Juan Domingo y Eva Perón en Argentina, Lázaro Cárdenas y Luis Echeverría en México, Joao Goulart en Brasil, Carlos Andrés Pérez en Venezuela, entre otros, han revelado la dinámica y objetivos del populismo.

El populismo ha sido una desviación del socialismo que fue mostrada en todo su esplendor por Karl Marx en su ensayo El 18 Brumario de Luis Bonaparte: La construcción de un modelo de liderazgo unipersonal, con objetivos sociales y basado en la colocación de una dinámica elitista por encima de la revolución socialista de las clases.

En México, el presidente Cárdenas (1934-1940) fue un socialista utópico en su fundamentación ideológica pero un capitalista en la práctica. En diciembre de 1934 reformó el artículo 3º de la Constitución para introducir la “educación socialista”, asumiendo la educación como el aparato ideológico de dominación por excelencia de una élite dirigente, en este caso la revolucionaria.

Pero a diferencia de la entonces Unión Soviética --con la cual simpatizaba, como después avaló el socialismo autoritario de Fidel Castro en Cuba--, Cárdenas se desvió del camino de construcción del comunismo a la soviética. El politólogo mexicano Arnaldo Córdova encontró la clave del modelo Cárdenas --que podría explicar los socialismos sin comunismo en Europa--: Organizar a los obreros y campesinos para convertirlos en pilares corporativos contra la burguesía, pero asumiéndolos como masa y no como clase.

De ahí que el populismo social de Cárdenas --como los otros del continente Iberoamericano-- fueron una versión aguada del socialismo comunista. Los populismos en esta región potenciaron a las masas obreras y campesinas, pero les dieron a las direcciones políticas --entonces militares-- todo el poder de representación; y el populismo entonces no fue socialismo marxista sino que derivó en un modelo híbrido --u oximorónico--: El capitalismo monopolista de estado, con un estado con capacidad y control de las masas como para obligar al empresariado privado a aceptar políticas de bienestar social.

Pero esas políticas sociales tenían, ciertamente, el objetivo de justicia distributiva estatal, al mismo tiempo representaban una garantía de control de la insurgencia socialista que beneficiaba el patrón de acumulación privada de capital garantizado por el estado y el control de las masas.

En este sentido, el populismo ha sido una propuesta de estabilidad social basada en tres pivotes; control de las masas por el estado que las representa, bienestar social para desactivar la potencialidad revolucionaria y consolidación de la estructura capitalista de producción.

El socialismo marxista tuvo, así, dos desviaciones: La socialdemocracia y el populismo, las dos, por cierto, casi iguales y solo diferenciadas por la responsabilidad (la primera) en el manejo de las políticas económicas para no derivar en crisis de gasto sin ingreso y la irresponsabilidad (la segunda) en derivar el modelo en la construcción (ahí sí) de un bonapartismo elitista. Los límites de estas dos desviaciones radican en la ruptura de la estabilidad macroeconómica (la inflación, sobre todo, atada a los niveles de gasto y su financiamiento). Todos los populismos han caído en la crisis económica, en tanto que todas las socialdemocracias han llevado a crisis políticas: Los primeros, porque no se puede gastar sin límites; las segundas, porque la legitimidad de su propuesta social radica en beneficios sociales que tienen que ser financiados con gasto que no existe.

Por tanto, las condenas contra los populismos deben de tomar en cuenta las razones de su dominio: Los niveles de pobreza a veces dramática en países iberoamericanos, la concentración mundial de la riqueza (los diez más ricos de los EE.UU. tienen 0.03% del PIB; los diez más ricos de México acaparan el 12% del PIB) y sobre todo la multiplicación de la pobreza por el repliegue del estado de bienestar.

La única manera de derrotar al populismo se localiza en la reconstrucción del estado de bienestar --educación, salud, vivienda, alimentación. salarios y bienes y servicios-- para disminuir la brecha entre opulencia y miseria, inclusive por la sencilla razón --el lado práctico de la política-- de que la pobreza se convierte en protesta social y por tanto en un factor de desestabilización de las democracias.

En los países desarrollados han aparecido formaciones populistas que se basan en enfoques analíticos marxistas y tratan de matizar la lucha de clases. Pero en lugar de asumir el populismo como salida por sus costos sociales y económicos, el desafío consiste en la reconstrucción del pensamiento económico del desarrollo social. La razón: Donde haya pobres habrá una célula populista.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
08 Diciembre 2017 04:00:00
Ley de seguridad interior: Ejército ya cedió DH, fuero y tribunales
El sentimiento anti militarista está llevando a la desactivación del escudo de seguridad nacional de la república; así, el paraguas de seguridad ya no será mexicano, sino estadunidense. La Casa Blanca espera el desmantelamiento del ejército mexicano para entrar a México como parte de su territorio de seguridad nacional.

A lo largo de los últimos diecisiete años, los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón y el priísta de Peña Nieto han desarmado la estructura de poder y seguridad del ejército, bajo el criterio de la defensa de los derechos humanos, Y si bien aumentaron las quejas durante la guerra contra el crimen organizado, los casos concretos fueron producto de la ausencia de un marco jurídico para su actuación.

Al fuero militar reducido y el juicio de militares en tribunales civiles se añade ahora el bloqueo a la ley de seguridad interior. Es paradójico que hoy en día haya quien afirme que no entiende el asunto de la seguridad interior. La Constitución de 1824 incluyó el tema al señalar en el artículo 110 las facultades del presidente: “Poner en ejecución las leyes y decretos dirigidos a conservar la integridad de la federación, y a sostener su independencia en lo exterior y su unión y libertad en lo interior”.

La Constitución de 1857 fue más precisa en la fracción VI del artículo 85: “Disponer de la fuerza armadas permanente de mar y tierra para la integridad interior y defensa exterior de la federación”. Y la de 1917, producto de la revolución, introdujo el concepto: “VI.- Disponer de la fuerza armada permanente de mar y tierra para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación”.

La ley de seguridad nacional la promulgó Fox en 2005 como parte de una iniciativa impulsada por el Grupo civil y académico de especialistas en seguridad nacional y fijó el criterio ante amenazas externas. Sin embargo, Calderón declaró la guerra al crimen organizado y tuvo como respuesta una ofensiva no solo contra la sociedad, sino contra el Estado y sus instituciones.

Ahí surgió el concepto de seguridad interior: Los ataques criminales al Estado, sus instituciones y el desarrollo nacional.

La estridente oposición a la Ley de Seguridad Interior (LSI) maneja sin racionalidad argumentos contra el ejército anteriores a la LSN porque en la actualidad los militares están acotados por la reducción del fuero de guerra, el juicio en tribunales civiles por asuntos de derechos humanos y la supervisión de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

El argumento de los derechos humanos es obsoleto porque las fuerzas armadas ya están acotadas. Más aún, la Secretaría de la Defensa Nacional creó formalmente la Dirección de Derechos Humanos en su estructura y abrió oficinas para recibir quejas. Asimismo, la Sedena y la Secretaría de Marina han realizado seminarios formales sobre derechos humanos con la CNDH. Y hay militares sentenciados por violar derechos humanos, con el dato adicional de que fueron arrestados y procesados por la propia Sedena.

Por si fuera poco, la doctrina de seguridad interior está funcionando en México desde el 30 de marzo de 2014 cuando se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Programa para la Seguridad Nacional 2014-2018 y fue la base de la LSI.

Lo que queda es la preocupación por el debilitamiento del escudo de seguridad nacional del Estado mexicano y el zopiloteo del ejército de los EE.UU. para meterse en México.

Política para dummies: La política debe ser el arte de convencer, no el de imponer,

SOlo para sus ojos:

• La historia sobre la LSN de 2003-2005 la analiza el especialista Raúl Fraga Juárez en su ensayo Seguridad nacional: Cuestión de estrategia frente a la desafiante realidad global, en
http://pri.org.mx/bancoinformacion/files/archivos/pdf/9278-1-15_18_54.pdf.

• EL PRI hará todo para quitarle Nueva Alianza a Morena y a López Obrador, pese al pacto secreto del tabasqueño con la maestra Elba Esther Gordillo. Los maestros siguen siendo un importante activo electoral.

• Ruptura en la familia perredista: Alejandra Barrales ya se puso del lado de Ricardo Anaya y en el grupo de Miguel Mancera y los Chuchos hablan de traición. El punto clave radica en el hecho de que Barrales quería la candidatura PAN-PRD-MC para Ciudad de México, pero Mancera tenía otra idea. Así que el Frente está reventando por la lucha por las candidaturas.

• Con tanto cambio en el gabinete ya se terminó el sexenio.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
07 Diciembre 2017 04:00:00
Lo que la Ley de Seguridad Interior sí es y lo que no será
La crítica apasionada contra la Ley de Seguridad Interior (LSI) se basa en percepciones y no en el principio del derecho que establece que está permitido sólo lo que está escrito en la ley.

La LSI es muy clara en lo que sí es:

--La ley busca coordinación entre los poderes, las entidades y los municipios.

--La seguridad interior está definida por la gobernabilidad democrática.

--La LSI se apoya en la existente Ley de Seguridad Nacional (LSN).

--Uso legítimo de la fuerza para “controlar, repeler o neutralizar actos de resistencia” en situaciones de violencia criminal.

--Reorganiza políticas, programas y acciones en función de la agenda de riesgos que establece la LSN.

--“Los actos realizados por las autoridades con motivo de la aplicación de esta ley deberán someterse, en todo momento y sin excepción, a la preservación irrestricta de los derechos humanos”.

--“Las movilizaciones de protesta social o las que tengan motivo político-electoral que se realicen pacíficamente de conformidad con la Constitución bajo ninguna circunstancia serán consideradas amenazas de la seguridad interior ni podrán ser materia de declaratoria de protección a la seguridad interior”.

--La declaratoria de protección a la seguridad interior ocurrirá cuando “comprometan o superen las capacidades efectivas de las autoridades competentes” y cuando se originen “por la falta o insuficiente colaboración de las entidades federativas o municipios en la preservación de la seguridad nacional”.

--La declaratoria de protección a la seguridad interior “deberá notificarse por conducto de la Secretaría de Gobernación a la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional y a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, así como publicarse en el Diario Oficial y en los periódicos y gacetas de las entidades afectadas”.

--Las legislaturas locales podrán solicitar declaratoria de protección de la seguridad interior. Y tendrán que clarificar razones, amenazas, espacio territorial y la temporalidad de la declaratoria.
--En ningún caso las acciones de seguridad interior que lleven a cabo las fuerzas armadas se considerarán o tendrán la condición de seguridad pública.

--Las fuerzas armadas “sólo intervendrán mediante la emisión de una declaratoria de protección de la seguridad interior, cuando las capacidades de las fuerzas federales resulten insuficientes para reducir o contener la amenaza”.

--Para la recopilación de inteligencia alrededor de la amenaza a la seguridad interior las fuerzas federales y las fuerzas armadas “podrán hacer uso de cualquier método lícito de recolección de información” y toda la información “se realizará con pleno respeto a los derechos humanos”.

--El incumplimiento a la LSI por parte de la autoridad “será sancionado en los términos del sistema de responsabilidades y del sistema nacional anticorrupción”.

Así que ni golpe de Estado, ni soldados al lado de los votantes para intimidarlos. La LSI acredita la incapacidad de las instituciones políticas, gubernamentales y policiacas para combatir a la criminalidad.

De ahí que la crítica a la LSI sea más esquizofrénica y responda a la lógica del avance del crimen organizado en las estructuras sociales y en la mentalidad política, como lo mostró Andrés Manuel López Obrador al proponer un pacto con los criminales.

Política para dummies: La política es, de todos modos, el arte de la mentira.

Sólo para sus ojos:

•El político acomodaticio Dante Delgado también ya enseñó el cobre. Como si fuera el jefe de gabinete del gobierno aliancista en Los Pinos repartió candidaturas a capricho y a tono con su complicidad con el PAN. Si así manejará el gabinete de ganar el Frente, que se cuiden los funcionarios.

•La dirigente perredistas Alejandra Barrales podría quedarse sin tres tortas: el FCM, la presidencia del PRD y la candidatura aliancista en Ciudad de México, porque en el PRD la ven como traidora porque se sometió a los caprichos den panista Ricardo Anaya.

•El PRI sigue su camino de despriización de los cargos al lanzar al economista Mikel Arreola, director del Seguro Social, como candidato a la jefatura de gobierno de Ciudad de México. Algunos creen que el PRI moverá a los afiliados del IMSS a su favor y otros creen que el PRI no tiene nada que ganar y ayuda a hacer currículum a derrotados.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
06 Diciembre 2017 04:00:00
Las Fuerzas Armadas, víctimas propiciatorias de ineptitud civil
Las críticas a las fuerzas Armadas por la Ley de Seguridad Interior se han dado como si hubiera en curso un golpe de Estado, cuando en realidad Ejército y Marina solo quieren regularizar legalmente su participación temporal en acciones que tienen que ver con la seguridad interior, no con la seguridad pública.

Y el dato más revelador tiene que ver con el hecho de que funcionarios, responsables policiacos, observadores críticos y organizaciones civiles nada dicen del fracaso del gobierno federal en la reconstrucción de la estructura de seguridad --copada por el crimen organizado--. Hasta ahora las Fuerzas Armadas no han exigido la más mínima concesión que los convierta en árbitros o administradores del poder.

Inteligencia, derechos humanos, uso de la fuerza, investigación, persecución penal fueron fracasos de los organismos civiles; parece olvidarse que el Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea intervinieron en acciones de inseguridad cuando los grupos criminales amenazaron la soberanía del Estado al haber rebasado a gobernantes, policías, jueces y carceleros.

Por eso hay que ubicar la Ley de Seguridad Interior en el contexto de los descuidos de legisladores, partidos políticos y organizaciones civiles. La nueva ley debió haber sido contextualizada en reformas urgentes en los temas integrales de seguridad: Inteligencia, seguridad nacional, seguridad pública, espionaje y derechos humanos.

Los legisladores del PRI y de la oposición olvidaron reformar leyes y reglamentos en asuntos asociados a la acción de las Fuerzas Armadas en seguridad interior, entendiendo ésta como la defensa del Estado y sus instituciones ante el embate de grupos criminales por encima de policías, jueces y gobernantes. La seguridad pública por delincuentes comunes pasa a ser interior cuando debilita al Estado y su función de defensa de los intereses nacionales. Y cuando los grupos criminales están articulados a otros similares en otros países, entonces el riesgo sube a seguridad nacional.

Por estas razones los organismos de seguridad nacional de los EE.UU. se refieren a los cárteles mexicanos del crimen organizado como “organizaciones criminales transnacionales”, como lo ejemplifica el caso de Joaquín El Chapo Guzmán y sus aliados mexicanos, entre ellos su publirrelacionista la actriz Kate del Castillo: Un asunto de seguridad interior y de seguridad nacional.

En lugar de quejarse por una ley que en los hechos delinea el ámbito de acción de las Fuerzas Armadas en situaciones de ofensivas criminales que atentan contra el Estado y sus instituciones, legisladores, críticos y organizaciones civiles deberían exigir rendición de cuentas de jueces, políticos, funcionarios y policías que han fracasado en la lucha contra la delincuencia y que por su culpa las Fuerzas Armadas debieron de salir de sus cuarteles para convertirse en la última línea de defensa del Estado, su soberanía y sus instituciones.

En el tiempo de debate de la ley de seguridad nacional en el congreso, políticos, partidos de oposición y organizaciones civiles han olvidado que la crisis de seguridad no radica en la acción de las Fuerzas Armadas, sino en el avance del crimen organizado en la política, el Congreso, los gobiernos y las policías.

Y las críticas demoledoras civiles contra las Fuerzas Armadas y las acusaciones de golpe de Estado se multiplicaron después de aprobada la ley y no antes. Al final, las Fuerzas Armadas son víctimas propiciatorias de los civiles que quieren a militares y marinos en sus cuarteles para que gobierne el crimen organizado con la complicidad de los civiles.

Política para dummies: La política fácil es el prorrateo de fracasos y la asunción de victorias.

SOlo para sus ojos:

•El debate sobre la ley de seguridad interior tuvo su escenario en la oferta de López Obrador y Morena de amnistiar a delincuentes del narco para pactar la paz con ellos. Pero resulta que esos delincuentes han asesinado más civiles por decisión directa, que los muertos a manos de fuerzas federales de seguridad en enfrentamientos por agresiones.

•La decisión de Ricardo Anaya de no soltar su candidatura por el Frente y el destape de Miguel Ángel Mancera como candidato presidencial perredista del Frente fue el indicio de que el Frente está muerto en su objetivo central: una coalición para la reforma de régimen.

•En este sentido, hay que anotar ya cuando menos cuatro candidaturas competitivas localizadas en un 20% cada una y dos como independientes con 8% cada una. Así que hagan sus cuentas. El próximo presidente de la república va a gobernar con una votación de 25%-23%, es decir, con menos del 10% de la población nacional.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
05 Diciembre 2017 04:00:00
Seguridad interior, disolución del poder y ahí sí el estado fallido
1.- La ley de seguridad interior llegó a tiempo: El PRI escogió a un economista que mantendrá la continuidad neoliberal de bajo crecimiento y marginación, López Obrador quiere pactar con los capos de los cárteles o liberarlos, el PRD participa del modelo de delincuencia social y el PAN se olvidó que Felipe Calderón sacó a los militares a las calles en 2007 bajo el principio de la seguridad interior.

2.- Los muertos, la delincuencia organizada y desorganizada, el repunte del conflicto criminal y las leyes de derechos humanos han determinado el aumento de la criminalidad. Frente a ello, las opciones son dos: Atar el enfoque a desarrollo y esperar cuando menos veinte años a recuperar un PIB promedio anual de 6% o adelantarse al escenario político de delincuencia social impulsada por la pobreza y la marginación.

3.- Las fuerzas armadas son la última línea de defensa del estado ante los embates de los grupos criminales, sobre todo cuando sobran las evidencias de que las estructuras policiacas, judiciales e institucionales han sido rebasadas y, peor aún, penetradas por los intereses del crimen organizado.

4.- En términos estrictos, el número de asesinados violentos y criminales en los sexenios de Calderón y Peña Nieto no son efecto directo de la intervención de las fuerzas armadas, salvo en casos excepcionales salidos de control y castigados por las mismas instancias.

5.- La violencia criminal ha sido producto de la disputa por territorios de control, paso y consumo, por la incapacidad de las autoridades políticas, de gobierno, policiacas, judiciales y sobre todo sociales, porque ha sido la sociedad la que ha apostado a entenderse con los criminales por la derrama de beneficios que antes llegaban por el estado y el neoliberalismo cortó la transferencia de recursos.

6.- La ley de seguridad interior no militariza la seguridad pública sino que se convierte en subsidiaria de la incapacidad gubernamental y política de los organismos civiles. El día en que México cuente con cuerpos policiacos y judiciales a la medida del combate contra el crimen organizado, ese día regresarán a sus cuarteles.

7.- El punto clave del debate de la ley de seguridad interior está muy claro: Si las fuerzas armadas regresan a sus cuarteles hoy mismo, el estado, la sociedad y la república quedarán a merced del crimen organizado.

8.- El principio de derechos humanos, el acotamiento al uso de la fuerza y los reglamentos de defensa de delincuentes han llevado a dos puntos que deben debatirse: La disolución del poder y la disolución del estado. El poder es, por definición, coercitivo; debe regularse, pero no disminuirse porque se mueve en un escenario de economía suma cero: Lo que pierde el poder lo ganan sus adversarios. Y el estado es, en síntesis, el monopolio de la fuerza y la represión que también deben ser regulado, pero no diluido porque en política y poder no hay vacíos: Los desocupan unos y los ocupan otros.

9.- El problema no son las fuerzas armadas sino la incapacidad civil para construir cuerpos policiacos suficientes. Los militares llegaron a suplir las deficiencias de las policías. Pero han pasado diez años y siguen las mismas policías.

10.- La seguridad interior es un asunto de seguridad nacional porque la debilidad de las instituciones es la debilidad del estado. El dominio territorial de los cárteles crea verdaderas zonas francas fuera de la soberanía del estado. Sin los militares, los capos criminales controlarían el país.
Política para dummies: La política es el poder administrado.

Solo para sus ojos:

•El ridículo que hizo la exgobernadora yucateca Ivonne Ortega Pacheco en el proceso de designación del candidato no-priísta del PRI ilustra la dimensión del nivel deprimente en que han caído los priístas. Todo por un hueso, por no vivir fuera del presupuesto. La burla hacía Ortega por las cajas supuestamente llenas con un millón de firmas inundó los pasillos del PRI. Pero resulta que hay priístas que han perdido el respeto de sí mismos.

•Y mal comienza su imagen pública José Antonio Meade Kuribreña dándole más cuerda a Ivonne Ortega y dando la impresión de que creyó sus mentiras. Y peor le irá si le da algún hueso o cargo.

•Algunos priístas recuerdan con picardía la campaña de Carlos Hank a la gubernatura del Estado de México, porque en los mítines los acarreados se desgañitaban gritando “¡Viva Carlos Juan!” Pero cuando los organizadores quisieron corregir, los acarreados solo dijeron: “Por diez pesos y una torta quieren que hablemos alemán”. ¿Cómo van a pronunciar el apellido del candidato? ¿Me-a-de o Mid? Y por la misma torta de siempre.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
04 Diciembre 2017 04:00:00
Auditoría Superior, clave contra corrupción antes y no punitiva
De nueva cuenta se abre la oportunidad de construir instancias de equilibrio al poder absolutista del presidencialismo mexicano con el relevo en la Auditoría Superior de la Federación, pero otra vez la intención no es limpiar la corrupción sino proteger al gobierno que sale.

La Auditoría Superior de la Federación es el organismo encargado de revisar las cuentas públicas de los dineros federales y de revelar irregularidades. Pero hasta ahí. De poco ha servido su autonomía si a la hora de la localización de corruptelas carece de procedimientos para iniciar procesos penales.

El problema con la ASF radica justamente en que se le ve más como reveladora de actos de corrupción con fondos públicos, que como la instancia indispensable para cerrar las puertas de la corrupción. Año con año los reportes de la Auditoría encuentran los mismos problemas que no se castigan y que permiten su reproducción porque los funcionarios han perdido el miedo a sus reportes.

Así, muchos ven a la ASF como una especie de procuraduría de fondos públicos, pero sin facultades de acusación. Prácticamente todos los gobernadores encarcelados fueron acusados en su momento por la Auditoría, pero cayeron en las garras de la ley por otras irregularidades.

De ahí la importancia de la designación del próximo auditor superior por la Cámara de Diputados, sobre todo porque ocurre en los espacios políticos del último año del gobierno actual y la larga lista de señalamientos de irregularidades en el uso de los fondos públicos.

Pero en este contexto, la designación parece moverse en los extremos: o un cómplice que cubra las espaldas del primer año de la próxima administración cuando se analizarán los gastos del último año de gobierno anterior o un fiscal que antes de tomar el cargo ya esté condenando actos de corrupción.

El mecanismo de designación está plagado de contradicciones: la mayoría del PRI tratará de imponer su fuerza, pero la comisión legislativa la tiene el PRD. Sin embargo, existe una tercera opción: un auditor que no sea cómplice ni fiscal, sino que se eche a hombros la tarea de construir un organismo realmente vigilante de uso de los fondos público con un replanteamiento de los mecanismos de supervisión, a fin de atajar la corrupción antes y no diluir sus funciones en acciones punitivas inexistentes.

De entre la lista de cuarenta aspirantes al cargo destaca la nominación de David Colmenares Páramo, economista y especialista en finanzas públicas, con experiencia como auditor especial de gasto federalizado de la propia ASF, entre otras tareas. Sus propuestas destacan la reorganización de funciones de la auditoría para mantener mecanismos de control de finanzas públicas antes de la revisión de las cuentas públicas.

La bancada del PRI y el papel clave del PRD en la comisión de Vigilancia de la ASF de la Cámara de Diputados podrían evitar que la designación convierta al organismo supervisión del gasto en una tapadera de irregularidades o en un comité de salud pública con todo y guillotina, y entre los dos den el paso a la construcción de una moderna ASF que controle los fondos públicos provenientes de los impuestos que pagan los ciudadanos.

Las opciones de la ASF parecen estar determinadas por el gobierno que termina: o tapadera o persecución, pero lo que urge es la construcción de una nueva institución. La Cámara está obligada a legislar para los controles democráticos.

Política para dummies: La política es la obligación de definir limitaciones del poder, no la de expandirlo.


Solo para sus ojos:
•Comienza la guerra de las encuestas. Pero bien vale la pena reproducir lo que incluye Consulta Mitofsky en sus encuestas: quien crea que estos resultados son los buenos, se va a equivocar.

•Preocupante el aumento de asaltos en restaurantes de la Ciudad de México, pues los datos revelan sobre todo la ausencia de vigilancia en las calles y la pérdida de respeto de los delincuentes a la autoridad. Y faltan datos que confirmen la correlación entre la liberación de delincuentes por el ajuste de las leyes penales y el aumento en la delincuencia callejera.

•Las certezas de ánimo de López Obrador se miden por el uso de insultos contra los adversarios. Y las agresiones verbales ya comenzaron a contaminar el lenguaje político del tabasqueño. Ahí es donde se asienta la tesis de que el candidato de Morena a veces se auto sabotea, como si a la larga no quisiera ganar las elecciones.

•Y el candidato no-priísta del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, parece no darse cuenta que su condición de ciudadano ya se perdió por su acercamiento al PRI.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
03 Diciembre 2017 04:00:00
México: Restauración del nuevo-viejo PRI
Cuentan algunos veteranos cronistas que hubo una vez en que el PSOE español de Felipe González se había deslumbrado con el funcionamiento y la permanencia en el poder del PRI mexicano y que entonces había enviado a un grupo de analistas a estudiar al partido mexicano. Los resultados nunca se conocieron, pero fue muy obvio suponer que cualquier copycat o imitación era imposible por uno de los principios centrales de la ciencia política comparada: la circunstancia histórica.

El reciente proceso de designación del candidato presidencial del PRI para el periodo 2018-2024 aporta elementos para suponer que el PRI no es inmortal sino inmorible. El Presidente Peña Nieto, que había recuperado la presidencia de la república para el PRI después de dos sexenios presidenciales del PAN (centro-derecha), acaba de restaurar el viejo PRI de las disciplinas, verticalismos y autoritarismos, pero con la reinstalación en la presidencia de la clase tecnocrática.

Por primera vez el PRI nomina a un candidato que no es militante del PRI, a pesar de que el seleccionado José Antonio Meade Kuribreña tuvo la oportunidad de afiliarse al comenzar el gobierno de Peña Nieto en diciembre del 2012; sin embargo, transitó por los tres ministerios principales del poder presidencial mexicano: Relaciones Exteriores (el trato directo con el imperio de la Casa Blanca), Desarrollo Social (los programas asistencialistas para los pobres que representan el voto cautivo) y Hacienda (las relaciones con los organismos financieros internacionales que definen la política económica mexicana desde 1973).

El seguro candidato priísta Meade Kuribreña, por el contrario, trabajó muy a gusto en la administración del presidente panista de la república Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), escalando posiciones desde la coordinación de asesores del ministro de Hacienda Agustín Carstens en diciembre del 2006 hasta llegar en enero del 2011 al cargo de ministro de Energía por ocho meses y luego pasar al Ministerio de Hacienda el último año de gobierno panista de Calderón. Al arrancar el gobierno del priísta Peña Nieto, Meade fue designado ministro de Relaciones Exteriores.

El dato más importante del proceso de designación del candidato priísta radica en el hecho de que Peña Nieto restauró las formas priístas de hacer política para designar como candidato del PRI a un tecnócrata con una fugaz carrera de ministro en cinco ministerios en sólo seis años, pero sin dejar alguna huella especial. Y pasó por esos cargos sin militar en el PRI.

En este sentido, los primeros análisis sobre el proceso señalan indicios de que Peña Nieto pudiera estar iniciando el principio del fin del PRI, un partido nacido desde el centro del poder presidencial en 1929. Si se tratara de encontrar el núcleo del poder presidencial en el sistema político mexicano, sin duda sería el de la facultad no constitucional de designar a su sucesor. La leyenda urbana dice que el presidente saliente asume poderes mágicos para tratar de fusionar sus intereses personales de continuidad con los intereses nacionales.

Pero detrás de esa facultad de decisión que sólo tienen los reyes por sucesión sanguínea se localizó la fusión de dos poderes decisivos: el de la institución presidencial y el del partido como estructura corporativa de poder. De 1929 a 1994 el presidente saliente designaba a su sucesor y el sólo acto de hacerlo público se consideraba como la elección; la campaña y el recuento de votos eran meros datos procedimentales para legitimar lo que ya había sido resuelto. En el 2000 y el 2006 el PRI perdió las elecciones; Peña recuperó la presidencia en el 2012.

Y ahora, para el 2018, Peña regresa a las viejas prácticas autoritarias del partido oficial. Sólo que con tres detalles singulares: entre un precandidato político (Miguel Angel Osorio Chong, ministro de Gobernación) y un precandidato tecnócrata (Meade, ministro en funciones de Hacienda), Peña optó por regresarle la presidencia a los economistas; por primera vez un no-priísta será presidente, lo que significaría el fin del PRI como el partido-apéndice del Estado y por tanto su liquidación final; y ante la exigencia de una reforma integral del viejo sistema/régimen/Estado del PRI, el mensaje del nuevo candidato Meade es solamente el asentamiento mexicano por seis años más en el modelo económico neoliberal.

Pero enfrente del PRI-Meade-Peña se encuentra también tres realidades: primero, desigualdad social y pobreza y marginación del 70% de los mexicanos producto de una tasa promedio anual del PIB de 2.2% en el periodo 1983-2018; segundo, crisis de ingobernabilidad por (modelo Huntington) por la escasa respuesta reformista de los gobiernos del PAN y PRI 2000-2018 y el desbordamiento social en calles y razones sociales en la violencia del crimen organizado; y tercero, la redefinición populista del PAN (centro-derecha), PRD (antigua izquierda socialista) y Morena (asistencialista), los tres recogiendo a los viejos sectores priístas que se niegan a desaparecer.

Por lo pronto, la designación del candidato presidencial del PRI restauró los viejos métodos políticos presidencialistas autoritarios --liturgia del poder, le han llamado los propios priístas-- y la oposición PAN, PRD, Morena e independientes a su manera están usando los viejos modos priístas de hacer política.

Ello ha llevado a que los candidatos enarbolen propuestas de campaña sólo para ganar el poder y no para resolver los tres indicadores de la crisis mexicana: sólo el 20% de los mexicanos vive en condiciones de no-pobreza y no-marginación, el 55% de la mano de obra está subempleada o con condiciones salariales debajo del nivel de supervivencias y el PIB promedio anunciado oficialmente para el periodo 2018-2013 será de 2.5% (México necesita crecer 6.5% para atendedor necesidades).

Por ello el fantasma de la abstención electoral comienza a rondar México.

indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
01 Diciembre 2017 04:00:00
El viejo PRI, Meade, el grupo neoliberal y el factor Osorio Chong
La sola reunión en lugar público del candidato no-priísta de los priístas José Antonio Meade Kuribreña con Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, fue la pista que reveló la fragilidad del grupo de interés detrás de la propuesta peñista para las elecciones presidenciales del 2018.

El flamante candidato no la tiene fácil porque enfrenta un escenario dominado por un creciente y sólido anti priísmo reflejado en las encuestas y un anti peñismo contaminando las apasionadas redes cibernéticas. Y como el peñismo videgaraicista repudia al viejo PRI de las corporaciones, de los acarreos, de las exigencias de cuotas de poder, de beneficios a líderes y de impuridad institucional, entonces Osorio aparece como una pieza clave en el vacío político del nuevo candidato no-priísta del PRI.

A pesar de los augurios, Osorio Chong no será el Manuel Bartlett de la candidatura salinista que condujo la elección al caos electoral del descrédito. El espacio político del secretario de Gobernación derrotado hoy por la candidatura de la continuidad del neoliberalismo salinista podrá ser determinante para la construcción de una alianza de los neoliberales videgaraicistas con los priístas de partido.

Para ganar --primero-- y gobernar --después, si gana--, Meade necesitará de cuando menos tres estructuras priístas indispensables: aparato de organización de campaña para llevar votantes a las urnas, una primera minoría en las dos cámaras federales y un PRI capaz de recuperar posiciones estatales ahora con gobiernos de oposición.

Sobre todo, Meade necesitaría de diseñar un discurso político que conmueva a los votantes, porque la sola figura representativa de la continuidad neoliberal y la meta de PIB del propio Meade pare el corto plazo --2018-2023, Criterios Generales de Política Económica del 2018, página 90-- de un modesto 3.5% promedio anual va a requerir de una bisagra política con el PRI que en el 2000 y el 2006 le apostó al PAN.

El factor Osorio Chong requiere de una agenda más sólida y valiosa que la que le dieron a Mario Moya Palencia en 1976, Javier García Paniagua en 1982, Manuel Bartlett Díaz en 1988 y Manuel Camacho en 1994. Desde sus despachos y hojas de cálculo donde elaboran escenarios políticos como si fueran variables macroeconómicas, los miembros del grupo de interés neoliberal que decidieron la candidatura de Meade han desdeñado desde siempre el conflicto social detrás de los comportamientos político-electorales de los votantes priístas.

Ignorar el desafío político en las nominaciones de 1976, 1982, 1988 y 1994 llevó a la élite burocrática neoliberal a centrar su atención en los resultados electorales a favor del PRI. Pero la capacidad de competitividad de la oposición para el 2018 acumulará experiencias pasadas. Lo de menos será que gane el PRI y que lo haga con 30% o menos de los votos, porque lo importante no será el grado de ilegitimidad del cargo presidencial que siempre se compensa con el ejercicio autoritario del poder coercitivo, sino que lo significativo estará en una oposición que bloqueará el funcionamiento de la presidencia.

La tendencia a la baja del PRI en las encuestas anteriores a la nominación de Meade mostró que la base electoral del PRI no alcanzaría para ganar; una cosa es el manejo de imagen en medios con abrazos, comidas y desplegados, y otra muy diferente el repudio contra el PRI en las redes. Sin política, Meade estaría en desventaja electoral.

Política para dummies: La política es el arte de sumar, aunque se reste.

Sólo para sus ojos:
• La forma en que Agustín Carstens dejó el Banco de México reveló el fracaso de la autonomía del banco central. Y la debilidad del sucesor, por depender del grupo Videgaray, no fue una buena noticia. La inflación subió en este año no sólo por el gasolinazo, sino porque Banxico no fue atendido en su exigencia de bajar impresión de billetes. Por eso fue que Carstens mejor se fue a Basilea, Suiza.

• Primeros indicios que preocupan: fueron más los negativos del PRI en la figura del candidato Meade que las manifestaciones de confianza en el candidato por Meade. O sea que el PRI contaminó con sus negativos al candidato no-priísta del PRI. Las severas críticas a la ex lopezobradorista Guadalupe Loaeza por sus elogios melosos a Meade fueron un termómetro del grado de repudio al PRI por el propio PRI que por sus figuras no-priístas.

• Las primeras percepciones indican que la candidatura de Meade ayudó a posicionar mejor a Margarita Zavala de Calderón y que no se cumpliría la versión de que el priísta-no-priísta se llevaría los votos calderonistas.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
30 Noviembre 2017 04:00:00
Meade, candidato de la crisis; fallas en sus metas del PIB
Como secretario de Hacienda del gobierno panista de Felipe Caldearon en el 2012, José Antonio Meade Kuribreña calculó que el PIB mexicano en el periodo 2013-2018 sería en promedio anual de 3.9%, pero la realidad bajó el saldo final a 2.1%, un error de cálculo de 1.8 puntos porcentuales, casi de la mitad de lo deseado.

Como secretario de Hacienda del gobierno priísta de Enrique Peña Nieto, Meade calculó el PIB promedio anual para el periodo 2018-2023 en 3.5%, pero los escenarios realistas lo ubicarían en 2%-2.5%, y pudiera ser menor esa cifra si se deshace el tratado de comercio libre de América del Norte.

En este sentido, y de acuerdo con los Criterios Generales de Política Económica para 2018, Meade se perfila como el candidato de la crisis económica; o, para ser más precisos, de la continuidad de la política económica del modelo de desarrollo neoliberal diseñado por Carlos Salinas de Gortari en el periodo 1979-1993 que ha provocado una crisis severa en el PIB anual: PIB de 2.2% en 1983-2018, contra 6% en 1934-1982.

Como encargado de Hacienda desde septiembre de 2016, Meade se hizo cargo de los Criterios Generales de Política Económica para 2017 y 2018. Su expectativa de PIB para el 2017 fue muy amplia: 2%-3%, pero en los Criterios para 2018 bajó el saldo de 2017 medio punto para situarlo en 2%-2.6%. El problema real fue otro; en el 2016 estimó para el 2017 una inflación de 3%, pero por el gasolinazo diseñado y operado por su Secretaría de Hacienda la estimación de inflación se duplicó.

En su defensa del marco macroeconómico para 2018 y antes de renunciar al cargo para convertirse en candidato del PRI a la presidencia de la república 2018-2024, Meade fijó el PIB del 2018 en un escenario amplio de 2%-3%, pero todos los cálculos no oficiales señalan un PIB menor a 2%. Y la inflación para 2018 fue fijada en 3%, pero los cálculos la ubican arriba.

En sus expectativas para el periodo 2018-2023, Meade fijo un crecimiento promedio anual del PIB en 3.5%, un poco arriba del promedio anual del PIB real del sexenio peñista de 2.1%. El dato más importante radica en el hecho de que el escenario de Meade para 2013-2018 fijado en 2012 es un poco mayor al presentado para 2018-2023 como secretario de Hacienda priísta de Peña: 3.9% como panista 2013-2018, contra 3.5% como priísta 2018-2023.

Lo peor de todo es que México necesita crecer a una tasa promedio del PIB de 6.5% sólo para responder a las expectativas generadas por el aumento anual de la población económicamente activa. Las tasas de 2.2%-3.5% que presentó Meade como secretario de Hacienda apenas cumplen las expectativas de un tercio de la población.

El marco macroeconómico de Meade para el sexenio 2018-2024 es de 3.5%, pero imposible de alcanzar porque crecer arriba de 3% implicaría un aumento en la inflación y presiones devaluatorias. Por eso es que el escenario de Meade va a moverse, en el mejor de los casos, en un promedio anual de PIB de 2.2%-2.8%, contra los 6% que se necesitan.

De ahí que a México le esperen con Meade como presidente otros seis años de crecimiento bajo como instrumento de control inflacionario, según la condicionalidad impuesta por el FMI y defendida por Meade como secretario de Hacienda de gobiernos panista y priísta.

Política para dummies: La política es la pesada carga de la memoria colectiva.


Sólo para sus ojos:
•Nadie quiere aceptar la muerte del Frente PAN-PRD-MC ni aceptar que la estructura del PRI les está quitando espacio mediático. El responsable fue Ricardo Anaya, quien aceptó el frente para tener la candidatura presidencial, pero ya lo frenó Miguel Ángel Mancera. Al interior del Frente hay pesimismo porque dicen que Anaya será capaz de dinamitar la alianza si no es candidato.

•Algunas de las primeras estimaciones estratégicas sobre la candidatura priísta de José Antonio Meade indaga sobre la protección a Peña Nieto cuando ya no sea presidente, porque se vislumbran desde ahora expedientes mediáticos escandalosos. Y dicen en sectores disidentes que algunas de las demandas saldrán en plena campaña para debilitar campaña de Meade.

•Si se revisan con cuidado los apoyos matraqueros del PRI a Meade, saltarán algunas sorpresas: se trata de liderazgos corporativos que quieren su cuota de poder. Desde 1988 las bases priístas votan por su cuenta y nunca por sus liderazgos corporativos. En 1988 bases priístas votaron por Cárdenas, en el 2000 le dieron su voto útil a Fox y en el 2006 hubo una rebelión contra Madrazo.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
29 Noviembre 2017 04:00:00
Coahuila, tumba de credibilidad del INE de Córdova y de Anaya 2018
Empeñado en hacerle el juego al PAN y al PRD, el consejo general del Instituto Nacional Electoral de Lorenzo Córdova se embarcó en una aventura contra el PRI en Coahuila y fue aplastado finalmente por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación al decretar la victoria priísta.

El otro gran derrotado fue Ricardo Anaya, quien aportó todo su capital político a la anulación electoral que nunca llegó.

Lo de menos fue el hecho de que cuando menos en tres ocasiones el Tribunal encontró trampas amañadas en los dictámenes del INE para anular las elecciones de gobernador; lo realmente grave resultó el hecho de que Córdova fue incapaz de construir un expediente creíble de las irregularidades. Y por crear unas mayores, las menores le sirvieron al Tribunal para determinar que el INE había hecho a propósito mal las cuentas.

Y lo que queda es la certeza de que este INE no debería hacerse cargo de las elecciones presidenciales y legislativas federales de junio del 2018, porque sus formas de determinar irregularidades van contaminadas con intereses fuera de las leyes electorales.

Las conclusiones del Tribunal sobre las cuentas del INE revelaron una mala intención del Instituto para acusar al PRI de irregularidades; lo que queda es la impresión de que el INE de Córdova en el 2018 va a repetir las maniobras fuera de tiempo, de lugar y sobre todo de legalidad para afectar al PRI.

En el escenario de las presidenciales del 2018, el INE de Córdova ha dejado pasar todas las violaciones legales de López Obrador y Morena, lo que implica ya de suyo una intención de beneficiar a la oposición al PRI. Al final de cuentas, Córdova fue electo consejero presidente violentado las prácticas legales porque era consejero, no debió reelegirse, lo hizo y repitió como consejero presidente, con el apoyo del PRD y del PAN; y la primera parte de la factura no pudo ser pagada en Coahuila porque el Tribunal desechó los dictámenes del INE para anular la victoria del PRI.

La declaratoria final del Tribunal electoral otorgando la victoria al PRI en la elección de gobernador y señalando graves irregularidades y fuertes violaciones a los tiempos y procedimientos legales por el INE dejaron ya la impresión de que Córdova tiene preferencias en las elecciones presidenciales. Y que desde ahora se debe prever que su objetivo será anular las elecciones si el PRI gana las votaciones de julio próximo.

Sin cumplir con el principio jurídico de certeza, a lo largo del tiempo posterior a las elecciones de Coahuila, Córdova rehízo la contabilidad electoral del gasto del PRI y cuando menos en tres ocasiones el Tribunal le enmendó la plana. Lo grave fue el ajuste de normas de gasto después de las elecciones, un hecho violatorio de la legalidad.

Y si bien hubo evidencias de que los candidatos del PRI y del PAN a gobernador de Coahuila incumplieron con las restricciones en los gastos, el INE fue parcial --como lo reveló el dictamen final del Tribunal-- en contra del PRI.

Por la dimensión de la competitividad en las presidenciales, el INE de Lorenzo Córdova se perfila casi como el IFE de Luis Carlos Ugalde y sus enredos en las presidenciales del 2006. La arrogancia, el racismo --ofendió a indígenas burlándose de su forma de hablar-- y la parcialidad de Córdova perfilan una institución electoral sin autoridad moral ni credibilidad electoral.

Política para dummies: La política no elude las parcialidades, pero condena las obviedades.


Sólo para sus ojos:
•Si alguien dudaba del poder del PRI en las tradiciones, la bufalada y la cargada entró en funcionamiento, sin preocuparse por el perfil del candidato José Antonio Meade y sin interesarse en que Meade no es del PRI. El caso es que los priístas sacaron del arcón de los cachivaches las matracas.

•Antes de la nominación de Meade, la perredista Alejandra Barrales reconoció en una mesa de pocas personas que no habrá candidato presidencial del Frente Ciudadano y que la culpa será de Ricardo Anaya.

•Por su perfil tecnocrático, Meade necesita un gran operador político en el PRI…, y los ojos voltearon hacia Emilio Gamboa Patrón.

•Los primeros análisis señalan que la nominación de Meade como candidato seguro del PRI beneficia a López Obrador porque Meade representaría la continuidad de Peña Nieto.

•La gran duda radica en saber el destino político de Miguel Ángel Osorio Chong porque el presidente de la república decidió la candidatura en función de sus interese y prioridades, no de los valores de los precandidatos.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
28 Noviembre 2017 04:00:00
Meade, el verdadero Frente PRI-PAN; proyecto neoliberal salinista de 1988
La candidatura presidencial priísta del no-priísta José Antonio Meade Kuribreña forma parte de un proyecto de élite financiera creada en 1988, cuando el candidato priísta Carlos Salinas de Gortari le expropió al PAN su modelo económico-social.

Desde 1982 esa élite se había apropiado del mecanismo autoritario de designación de candidatos priístas y funcionó hasta 1994; en el 2000 el presidente Zedillo careció de habilidad política para mantener la continuidad de la élite financiera -sus prospectos eran Guillermo Ortiz Martínez o José Ángel Gurría Treviño- porque el PRI le disminuyó facultades políticas para designar al candidato presidencial; el PRI perdió las elecciones del 2000 y del 2006.

En el 2012 el gobernador mexiquense se convirtió en el brazo político de esa élite, aunque su definición fue económica: Las reformas estructurales pendientes del modelo neoliberal salinista. Y sus brazos económico-financieros fueron Luis Videgaray Castro y Meade Kuribreña en la Secretaría de Hacienda-Secretaría de Relaciones Exteriores-Secretaría de Desarrollo Social, el tripié operativo del poder financiero-político del PRI.

Por alguna razón política el presidente Peña Nieto no permitió que Meade se afiliara al PRI desde diciembre del 2012 cuando fue designado primer canciller del gabinete peñista, sobre todo para lavar su pasado panista. Ahora se percibe que Peña había encontrado un valor político en su participación en dos cargos de gabinete con el panista Calderón.

El gran mensaje político de la candidatura de Meade tiene alcances estratégicos: La consolidación del bloque de poder político-financiero ya no pasa por el PRI, pero seguirá usando al PRI como la estructura de poderes fácticos. Meade llega a la candidatura sin el PRI, sin los favores del PRI, sin las élites políticas del PRI. Su figura de poder radica en su funcionalidad con el PAN de Calderón y con el PRI de Peña.

Con Meade el PRI asciende al nivel de franquicia política, aunque sin que exista hasta ahora una generación de priístas salidos del sector financiero, como sí la tuvo Salinas en 1988. Con liderazgos políticos controlados, sin fuerza ni decisión para defender sus causas, el priísmo del PRI tendrá que someterse a encaramar en el poder a un no-priísta o votar -sin irse, ni decirlo- por Morena o por la alianza PAN-PRD.

En el espacio estratégico, el presidente Peña Nieto entendió que el voto del Partido Verde no le alcanzaba para construir una mayoría y que el Partido Nueva Alianza tampoco le aportaba los votos necesarios. Sólo que la viabilidad de la candidatura de Meade depende ahora de que el Frente PAN-PRD-MC no se concrete en una nominación presidencial aliancista porque la fragmentación del voto en seis opciones -PRI, PAN, PRD, Morena y dos independientes- ayudaría al PRI.

La victoria de Meade en el 2018 depende de que el nuevo bloque de poder PRI-PAN logre consolidar el mensaje de que ahora sí el modelo neoliberal de desarrollo tendrá derramas sociales; sin embargo, la política económica de Meade no se sale del sendero de la estabilidad macroeconómica que no permite crecimiento económico mayor a 3%.

El bloque de poder neoliberal está formado por el PRI tecnocrático, empresarios, inversionistas extranjeros, la supervisión del FMI ya no sólo en inflación sino induciendo reformas estructurales, los grupos de poder financiero de los EE.UU., el intervencionismo de la OCDE dirigida por Gurría Treviño y la participación de Carlos Salinas de Gortari y sus alianzas estratégicas con los beneficiarios estadunidenses del Tratado.

Política para dummies: La política es, en momentos clave, la ciencia del poder para imponerse sobre la realidad.


SOlo para sus ojos:
•El congreso que ha demostrado falta de calidad moral y política en nombramientos y un exceso de partidarismo se encarga de dos nombramientos clave: El titular de la Fiscalía de delitos electorales y el titular de la Auditoría Superior de la Federación. El común denominador de los aspirantes radica en su origen como funcionarios, es decir, vienen ya con experiencia en la disciplina; no hay ninguna personalidad fuerte, todos son, por así decirlo, burócratas.

•El viernes pasado circuló la versión de que Luis Videgaray había presentado su renuncia a la cancillería por el error en el predestape de José Antonio Meade. Pero el fin de semana hubo tranquilidad. Lo cierto fue que Videgaray le rompió al presidente Peña Nieto el manejo de la nominación del candidato, quemó por adelantado a Meade e introdujo el nerviosismo entre los priístas. La respuesta de Peña recordó el “no se hagan bolas” de Salinas sobre Colosio.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
27 Noviembre 2017 04:00:00
Destape de Meade por Videgaray o el agua escasa en la tamalera
Si los elogios de Luis Videgaray Caso a José Antonio Meade Kuribreña fueron o no un predestape producto de la euforia del grupo ITAM en el gabinete presidencial, sus efectos aportaron elementos para considerar ese acto como un método tradicional --pero científico-social-- de sondeo: Medirle el agua a la tamalera priísta.

A partir de la reacción enojada del presidente Peña Nieto, el proceso del dedazo presidencial entró en una zona de incertidumbre, y no porque Meade no vaya a ser el candidato --o ya lo es, pero había que taparlo--, sino porque evidenció una falta de calor partidista a su alrededor. Meade sería el primer precandidato del PRI que no es del PRI, tomando el PRI como el partido del poder y también el partido de los priístas. Lo último que le quedaba al PRI era la identidad y Meade no la representa.

Los candidatos presidenciales del ciclo tecnocrático --López Portillo, De la Madrid, Salinas, Zedillo y Peña Nieto-- se habían inscrito en el PRI desde la juventud, aunque carecían de militancia, con el caso simbólico de Salinas de Gortari que nació en pañales tricolores, pero fue el encargado de liquidar al viejo PRI en 1992 cuando metió a fuerzas la propuesta de “liberalismo social”: El mercado capitalista por encima del Estado social. Zedillo, inclusive, dijo mantener una “sana distancia” del partido, pero el PRI nunca fue tan dependiente como en su sexenio.

Si algún dato necesitaba el presidente Peña Nieto para auscultar --verbo de la gramática priísta-- el ambiente alrededor de Meade, lo tuvo con el predestape de Videgaray: Un realineamiento crítico de las élites políticas priístas por el estilo excluyente de Videgaray y el propio Meade en función de sus prioridades de modelo económico neoliberal. Más que una sucesión priísta, el ambiente de la actual podría tener más referentes con la panista de Josefina Vázquez Mota: En el 2012 las élites panistas prefirieron pactar con el PRI de Peña Nieto que con el PAN sin candidato calderonista.

Salinas entendió la crisis priísta de 1988: Cinceló en el PRI a su candidato para 1994 y amarró a su élite neoliberal dentro del PRI en las principales posiciones: Diputaciones, senadurías, gubernaturas y cargos de funcionarios. Si Peña Nieto pensó con anticipación en Meade, le faltó la construcción en el PRI y sus posiciones de una élite funcional al continuismo neoliberal. Al contrario, Peña le entregó a Videgaray el PRI con la presidencia de Enrique Ochoa Reza, sin ideología y solo como candado tecnocrático.

Más que una reproducción, la potencial candidatura de Meade estaría en la lógica del caso de Cuauhtémoc Cárdenas: Las élites y bases priístas votaron por el michoacano y cimbraron --en la contabilidad oficial operada por Manuel Bartlett Díaz-- al PRI en una votación real calculada abajo del 40%. En la presidencia Salinas tuvo la habilidad para garantizar y premiar la lealtad partidista. El PRI con Meade como principal precandidato está en tercer sitio en las encuestas, porque carece del voto priísta.

El enojo presidencial por el predestape o euforia de Videgaray ya le aportó al escenario político priísta datos de los comportamientos de las bases priístas que tienen --como en 1988-- en López Obrador un aliado de ideas populistas y porque mostraron que Meade es un candidato que no es del PRI, sino de las élites tecnocráticas y neoliberales.

Política para dummies: La política es el juego de las sillas…, solo que sin sillas.


Solo para sus ojos:
•Escaso efecto tuvo el libro de Carlos Salinas de Gortari sobre el Tratado de Comercio Libre de América del Norte, y menos por el fracaso del secretario mexicano de Economía, Idelfonso Guajardo, en las renegociaciones.

•Si la convocatoria del PRI marca el 18 de diciembre como el día de la nominación del candidato, vienen 22 días de desgaste que pueden pudrir el proceso. Así se vio con el predestape de Meade hecho por Videgaray.

•Por cierto, llama la atención que el tercer candidato en discordia, luego de Meade y Miguel Ángel Osorio Chong, está tranquilo, fuera del golpeteo y fuerte en el ánimo presidencial: Aurelio Nuño Mayer. Está más cuidado que una niña de los ojos.

•El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, debería de dejar a un lado la declaracionitis y entrarle de lleno a las decisiones. Se ha olvidado que las “recomendaciones” tienen fuerza política cuando se usan como instrumento de poder.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
26 Noviembre 2017 04:00:00
Trump, año 1: ¿Tumbarlo o revelarlo?
El pasado 9 de noviembre se cumplió el primer año de la victoria de Donald Trump y es la hora en que la estrategia liberal sigue su camino para tumbarlo de la silla principal de la Oficina Oval de la Casa Blanca. Pero con Trump ha operado una de las leyes de la física: Todo lo que resiste, apoya.

Lo más importante es que ha transcurrido un año sin que los sectores progresistas hayan podido construir un proyecto de redefinición del proyecto liberal del último cuarto del siglo XX. Poco a poco, entre iniciativas y resistencias, Trump ha ido consolidando su proyecto puritano por dos razones: El progresismo se ha centrado en la obstaculización judicial y el conservadurismo ya entendió que tienen que sostener a Trump o regresaran los liberales del poder.

Los objetivos de Trump son tres: la hegemonía racial, el dominio empresarial sobre el Estado y el imperialismo autoritario. Se trata de objetivos finales, no de coyuntura. Luego de ganar la presidencia, la estrategia de Trump ha sido redefinir conservadurismos tradicionalistas a nivel legislativo y estatal para mantener la mayoría republicana.

Y pocos quieren ver la dura lucha al interior del Partido Republicano para reorientar su propuesta ideológica: Del rancio republicanismo conservador light, concesionista de valores liberales sociales y sin enemigos externos por la derrota de la antiguo Unión Soviética, Trump quiere pasar al republicanismo ultraconservador, local, de valores inflexibles y dispuesto a desmantelar el modelo liberal de los años sesenta en materia de derechos civiles.

Pero en lugar de entrarle a una batalla ideológica general e histórica, los liberales demócratas se han concretado a defender sus pequeñas plazas territoriales incrustadas en el presupuesto. La fuerza política de Trump radica en que está basada en la ideología de los valores de los fundadores de la nación, de los conquistadores del Oeste indio, de los que se apropiaron a la mala de la mitad del territorio mexicano, de los que acotaron al Estado para impedir una burocracia hegemónica basada en el cargo, de los estadunidenses de condado que detestan a la burocracia como poder autónomo, dominante y parasitario.

El recordatorio del primer año de la victoria del 9 de noviembre de 2016 se conformó con la tendencia en las encuestas: 40% de aceptación, ciertamente la más baja de presidente republicano alguno. Pero se trata ya de una base inamovible, sólida, que ningún otro ultraconservador había logrado antes. Poco a poco, Trump ha ido consolidando victorias legislativas y estatales con seguidores de su propuesta, por encima de los que representan al republicanismo tradicional que carece de diferencia de los liberales.

Trump va por el control del Partido Republicano para desplazar a los burócratas del conservadurismo. Ya tiene en la mira a los dos presidentes Bush, padre e hijo, a quienes llevó a que confesaran que en el 2016 habían votado por la demócrata Hillary Clinton, un dato que molestó a los republicanos de todo tipo.

Ahí ha encontrado Trump un espacio político funcional a sus intereses: los demócratas no pueden o no quieren desembarazarse de Hillary Clinton y su ambición de ser candidata presidencial en el 2020 y ahora el presidente Barack Obama regresa a la política para tomar el control del Partido Demócrata y ayudar otra vez a Hillary a ser candidata. Sin embargo, Hillary es una de las políticas estadounidenses más desprestigiadas.

Trump no ha encontrado contrapuntos de poder en el escenario internacional. Una nueva geopolítica parece construirse después del destruido viejo orden capitalismo-comunismo. Los analistas del geopoder no han explicado a fondo las razones de la alianza o entendimiento de Trump con el líder ruso Vladimir Putin y el papel astuto de China en la reconfiguración del nuevo orden mundial. Hasta ahora Trump carece de una definición geopolítica porque su repliegue es nacional, lo que beneficia a Rusia y China, ahora, curiosamente, los mejores aliados de Trump.

Ahí es donde ha fallado el periodismo de investigación y análisis, porque se ha centrado en humillar, cuestionar y hasta insultar a Trump, pero no ha podido definir su proyecto ideológico. Ya pasó un año y los diarios liberales han perdido el foco de su responsabilidad informativa para centrarse en el cuestionamiento a todo lo que haga Trump. Pero falta por saber los estados de ánimo de los estadunidenses de condado, quiénes son los sectores puritanos que votarían en el 2020, cuál sería la agenda de Trump hacia la segunda mitad de su mandato y cuáles los objetivos de cumplirse su meta de reelección y gobernar hasta el 2014.

En todo caso, podría quedar un saldo que tampoco se ha analizado: el desprestigio de los EE.UU. como imperio, su repliegue a favor de Rusia y China e internamente el desmoronamiento de los valores culturales cotidianos como la forma en que deportistas se hincan durante el himno nacional y con ello rompen la identificación sociedad-militarismo invasor. La ausencia del presidente de los EE.UU. de eventos que construyeron un dominio cultural ha llevado a una crítica feroz contra Trump que se extiende al papel del propio poder imperial.

En este sentido, lo positivo de los cuestionamientos contra Trump radica en la pérdida de autoridad política del imperio, pero el análisis frío de los acontecimientos tiene que ver que el espacio que deja el repliegue del presidencialismo de Trump es ocupado --economía cero-- por los nuevos intereses de dominación de Rusia y China.

Trump cumplió su primer año de la victoria y en enero próximo será su primer año en el poder, pero sin que existen intentos analíticos por dilucidar a Trump como fenómeno político. A diferencia del Obama que llegó a disfrutar el poder desde su minoría racial, Trump tiene un proyecto político de largo plazo: Restaurar el puritanismo del siglo XVII en pleno siglo XXI.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
24 Noviembre 2017 04:00:00
Peña Nieto 2018: Videgaray, Meade, Elías Calles y Córdoba Montoya
Como en política mexicana nada se inventa sino que todo se transforma, cada presidente en turno crea un método que quiere ser propio para destapar a su sucesor pero al final del día solo son alguna variaciones sobre el mismo tema.

El canciller Luis Videgaray Caso sorprendió el miércoles con un posicionamiento de José Antonio Meade Kuribreña casi a título de destape como candidato del PRI a la Presidencia de la República, justo a la misma hora en que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, lidiaba con los pasivos políticos del gobierno del presidente Peña Nieto.

En algunas horas se sabrá si Videgaray hizo un movimiento estratégico o si fue una jugada desesperada. Lo único cierto es que Videgaray hizo recordar la sucesión presidencial de 1994, en la que ocurrió una competencia entre el presidente Salinas de Gortari y su superasesor Joseph Marie Córdoba Montoya, el primero con Luis Donaldo Colosio y el segundo con Ernesto Zedillo Ponce de León.

Aunque Peña Nieto es el jefe del grupo mexiquense, Videgaray ha articulado una élite de poder en posiciones clave casi en condición de vicepresidente. Ciertamente que Meade forma parte del grupo peñista, pero sus lealtades han sido de coyuntura, lo mismo con el PAN calderonista que con Peña. Y si bien tiene un perfil no-partidista, de todos modos podría ser el candidato no-priísta que por su perfil termine con el ciclo priísta en el poder.

Colosio fue construido por Salinas desde que se lo encontró en 1979 en la Dirección de Política Económica y Social de la Secretaría de Programación y Presupuesto y lo fue cincelando hasta hacerlo en 1993 el candidato de la continuidad; Colosio era el hijo político de Salinas y Manuel Camacho Solís era el hermano. Por cuestiones de confianza, dependencia y herencia, Salinas optó por el hijo, pero hacia marzo resultó que Colosio había concluido que había que cambiar el modelo económico y trabajar la transición política y entonces pactó con el hermano Camacho vía el compromiso de darle Gobernación para la reforma política.

El asesinato de Colosio corrigió lo que entre los salinistas se consideró un error de confianza y Córdoba pudo poner a su valido Zedillo. Aunque era pieza del salinismo, Zedillo tuvo que perseguir a Salinas y romper con él vía el arresto de Raúl por la sombra de Colosio, la versión popular de un crimen de Estado y la hipótesis del beneficiario.

Los precandidatos de Peña que se forjaron a su lado en el Estado de México y en la campaña son Osorio Chong y Aurelio Nuño Mayer, secretario de Educación; Meade sería la pieza preferida de Videgaray. Por tanto, el candidato que sea destapado en las próximas horas determinará quién ganó la sucesión priísta 2018: Peña o Videgaray.

Por la sombra de Colosio, Córdoba destapó a Zedillo y tuvo que desaparecer del panorama político mexicano. Si Videgaray pone a Meade, entonces podría no cumplirse el sueño de convertirse en el poder detrás del trono presidencial en el sexenio 2018-2024. Ahí quizá el subconsciente traicionó a Videgaray al convocar la figura de Plutarco Elías Calles, el que se deshizo de Obregón (figura central de la tesis de licenciatura de Peña Nieto) y el que mandó sobre los presidentes Ortiz Rubio y Abelardo Rodríguez y el que fue exiliado del país por Cárdenas en 1936 porque no hay poder más que el del presidente en turno.


Política para dummies: La política es simplemente el arte del engaño, da lo mismo que sea con la verdad o con la mentira.


Solo para sus ojos:
• Muy impresionante el artículo de Purificación Carpinteyro en El Universal ayer jueves porque aporta otra lectura al asesinato de funcionario de Televisa e Izzi: La pugna y purga de personas por el caso de corrupción en el futbol profesional internacional que está involucrando a Televisa. Hasta ahora, dice la articulista, van dos muertos. Con estos datos, la lectura del asesinato de funcionario de Televisa tiene otra interpretación más allá del error de la escolta.

• El Frente quedó herido de muerte con la advertencia de Miguel Ángel Mancera de que podría ir como candidato del PRD. Los que saben leer entendieron que Alejandra Barrales podría quedarse sin el apoyo del partido o contribuir a su fractura ahora sí terminal. Y todo por la ambición de Ricardo Anaya Cortés de quedarse a cualquier precio con la candidatura presidencial. Si se separan, el PAN y el PRD no podrían ganar la presidencia.

• Con su libro sobre el TCL, Salinas de Gortari quiere meterse en la sucesión en el PRI.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
23 Noviembre 2017 04:00:00
Ejército e inseguridad: Hipocresías del PAN, PRD, Morena y MC
Si se revisan las propuestas de gobierno de Morena y del PAN-PRD-MC, todo es demagogia. En materia de seguridad hay que contrastar las promesas de campaña con la forma en que esos partidos han bloqueado, secuestrado, condicionado, pospuesto y politizado una de las reformas indispensables para combatir la delincuencia: La ley de seguridad interior.

El discurso del general secretario Salvador Cienfuegos Zepeda en la ceremonia de ascensos en el escalafón militar, el pasado 20 de noviembre y con la presencia del presidente de la República, no solo fue un recordatorio institucional a las deudas legislativas con las fuerzas armadas, sino un reclamo inusual que reveló la mezquindad, cortedad de miras y falta de enfoque estratégico de los partidos de oposición en el congreso.

El alto funcionario militar dijo, entre muchas, una frase que debería calar en los partidos que han desdeñado la ley de seguridad interior: “Es un pendiente de nuestra realidad democrática”. Y hubo otras dos también severas: “Las fuerzas armadas respetuosamente solicitamos una vez más a nuestros representantes en el Congreso avanzar en este urgente ordenamiento” que daría certeza “a las instancias encargadas de la seguridad y defensa del Estado mexicano”. Y: “Asumamos las responsabilidades que a cada uno compete y demostremos al pueblo de México la eficiencia de sus instituciones”.

Lo más grave del asunto es que el PAN, el PRD, Movimiento Ciudadano y Morena han incluido en sus propuestas de gobierno el tema de inseguridad, pero han callado ominosamente la necesidad de legislar sobre el tema. Si la Cámara de Diputados no reacciona, entonces no quedará más que el asunto llegue a la Suprema Corte y de ahí ordenen a los legisladores regular la seguridad interior, como acaba de ocurrir con la orden de la Corte a los diputados para legislar la publicidad oficial.

Y si ninguna de esas fuerzas toma en serio la seguridad interior, entonces en sus propuestas de gobierno deberían incluir el compromiso --si ganan las elecciones-- de regresar a las fuerzas armadas a sus cuarteles el mismo día de la toma de posesión y dejar a la sociedad exclusivamente en manos de las policías federales, estatales y municipales.

En las horas alrededor de la ceremonia castrense del 20 de noviembre, los medios hirvieron con informaciones que demostraron que las bandas criminales han rebasado a la seguridad civil y que solo las fuerzas armadas tienen la capacidad, logística y efectividad para combatirlas, pero que podrían no hacerlo sin seguridad interior: Linchamiento de delincuentes en Libres, Puebla; octubre el mes de mayores muertes criminales; 2017 como el peor año de criminalidad, invasión de 200 delincuentes armados al municipio de Hidalgotitlán, Veracruz, para asesinar al alcalde electo, el control de los Zetas del penal de Piedras Negras, Coahuila, según investigación de El Colegio de México; asesinato del defensor de derechos humanos en Baja California Sur, entre muchos otros eventos.

Lo malo es que los partidos ofrecen el paraíso terrenal con sus propuestas de campaña, pero éstas carecen de realismo porque eluden las definiciones importantes. El PAN, el PRD, MC y Morena están en realidad engañando a los electores con propuesta demagógicas y eludiendo decisiones que realmente le interesan a la sociedad.

Sin ley de seguridad interior, el crimen organizado está ganando la batalla en las calles, con la complicidad de los partidos de oposición en el Congreso.

Política para dummies: La política debiera ser el arte de la congruencia, pero los políticos prueban día a día que es el arte del engaño.


Solo para sus ojos:
•Para los que se preguntan por qué fue incluida la actriz Kate del Castillo en la lista de nominados a la medalla Belisario Domínguez, aquí un dato: Ella fue una de las más severas críticas contra la explicación oficial de la señora Angélica Rivera de Peña sobre sus ingresos como actriz para comprar la llamada “casa blanca”. Por tanto, habría que indagar quién propuso a Del Castillo para encontrar las razones de llevar ese tema al Congreso.

•Comienza la temporada de encuestas: Son tantas, con resultados tan variables y con metodologías tan diversas, que al final no sirven para hacer un análisis de las tendencias de los votos. Los controles del INE sobre las encuestas han sido rebasados.

•Lo que faltaba: el coordinador de la bancad del Partido Verde en la Cámara de Diputados denunció el robo de su celular dentro del palacio legislativo y en la misma sala de sesiones, aunque dijo que luego lo regresaron: ¿Broma, espionaje o crimen organizado?


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
22 Noviembre 2017 04:00:00
Periodicazo de Reforma contra Chong es guerra sucia entre aspirantes
Si la nominación del candidato presidencial del PRI debió salir antes de la 22 asamblea nacional del PRI de agosto, los retrasos han ido descomponiendo el ambiente al interior del grupo peñista, del gobierno y de los priístas.

Los retrasos en el destape priísta tienen muchas explicaciones: Esperar las cartas abiertas de la oposición, darle más tiempo político al presidente saliente y no adelantar los tiempos legales del Instituto Nacional Electoral.

Sin embargo, la dinámica de los grupos priístas siempre ha causado tropiezos cuando los tiempos se alargan, sobre todo cuando el presidente de la república ha debido fijar una lista oficiosa de aspirantes. Sin una decisión oficializada, todos los grupos tratan de desprestigiar al adversario un poco para tratar de modificar la decisión presidencial y otro para documentar compromisos de nuevas alianzas internas.

El proceso interno en el PRI comienza a descomponérsele al presidente Peña Nieto. La asamblea se redujo a la aprobación de un candidato sin militancia partidista, lo que puso a José Antonio Meade en el centro de los jaloneos; los mensajes presidenciales a favor de Meade como el elegido han sido parte de un destape adelantado o una forma de protegerlo porque no va a ser, pero expuesto a bombardeo severo.

Lo mismo acaba de ocurrir con la entrega a Reforma de un expediente sobre las presuntas irregularidades de Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación y precandidato oficializado, con constructoras: Más que un intento de abrir temas delicados, esos datos forman parte de una guerra sucia en el gabinete presidencial. Lo de menos es que esas informaciones están mal calibradas y muy infladas; lo importante es que grupos de poder dentro del PRI ya se metieron en los espacios de decisión que solo le corresponden al presidente de la república.

Las filtraciones publicadas en diarios, revistas y columnas ensucian el método del dedazo presidencial. Los tres principales precandidatos --Meade, Osorio Chong y Aurelio Nuño-- han sido salpicados con datos no confiables, pero sí publicables, ocupando los vacíos de información política oficial.

Los tiempos presidenciales tienen tres razones: Encontrar el momento exacto para que el destape genere un impulso favorable; razones personales del presidente en turno para alargar lo más que se puede su fuerza institucional porque los presidentes suelen perder hasta dos terceras partes de su poder en el momento mismo de la difusión del candidato presidencial priísta; jugar vis a vis con los candidatos de la oposición y no porque ellos determinen el candidato sino porque ahí se encuentra un espacio de posicionamiento político.

El proceso peñista de sucesión ha tenido mensajes extraños que movieron el tablero: Luego de que metió a Meade en la terna oficial, el senador Emilio Gamboa acaba de sacarlo dejando entrever que su posición más viable es la gubernatura del Banco de México. La clase política priísta quedó desorientada por esos dos mensajes de Gamboa y podría ser que el golpe contra Osorio Chong enviado a través de Reforma fuera una forma de iniciar una fase corta de guerra sucia entre los grupos de los precandidatos bajo la fórmula de si no soy yo, entonces tampoco tú.

El golpe contra Osorio Chong debe ser interpretado en Los Pinos como un indicio de que el destape debe ser rápido y contundente o pagar la factura de descomposición del proceso por la tardanza.

Política para dummies: La política es la sensibilidad para tomar decisiones en el momento exacto, ni antes ni después.


Solo para sus ojos:
•Los que creen que el gobierno de coalición es una fórmula mágica, deben ver ahora la crisis en Alemania donde no se puede formar esa coalición por la diversidad de intereses. Si no hay acuerdo, habría otro proceso electoral o varios hasta que haya una mayoría absoluta. Y eso que los alemanes son políticamente muy maduros y desarrollados.

•El asesinato del director de la empresa Izzi en el Estado de México afecta al exgobernador Eruviel Ávila porque dejó el pasivo de una enorme y creciente inseguridad. Y ese daño podría afectar al PRI en Ciudad de México. Ávila se dedicó a negar la criminalidad y su herencia ha atrapado a su sucesor Alfredo del Mazo sin capacidad para diseñar una estrategia de corto plazo.

•Lo mejor sería cancelar la entrega de la medalla “Belisario Domínguez” y crear otro mecanismo que no pase por cuota de los partidos. Las últimas premiaciones distorsionaron el ejemplo del senador chiapaneco que enfrentó con su vida al usurpador Victoriano Huerta.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
21 Noviembre 2017 04:00:00
Los engaños de Anaya, Barrales, Dante y el Frente: Iguales a PRI
Lo más grave de los engaños de Ricardo Anaya, Alejandra Barrales, Dante Delgado y el Frente es que están diciendo lo que no harán en la presidencia pero que están haciendo en la realidad.

Los cuatro han anunciado el cambio de régimen presidencialista para democratizar el ejercicio del poder, pero los cuatro están usando todo el arsenal autoritario para quedarse --en un acto de agandalle-- con las candidaturas.

Así, Anaya, Barrales, Delgado y el Frente están engañando a los electores con su discurso del cambio de régimen. En los hechos, los cuatro están revalidando las técnicas, trampas y maniobras del PRI para hacer lo mismo: Controlar las candidaturas y repartírselas entre incondicionales.

Anaya está despilfarrando su capital político en maniobras que ya afectaron a Margarita Zavala de Calderón, está liquidando a Rafael Moreno Valle y quieren deshacerse de Miguel Ángel Mancera. Al estilo del PRI de Roberto Madrazo Pintado, Anaya está encadenado a la candidatura presidencial del Frente, aún cuando su egoísmo pueda llevar a la ruptura de la alianza.

Barrales anda en las mismas. Ya comenzó su traición a Mancera y al PRD porque no hace nada para fijar los espacios perredistas nacionales en la candidatura presidencial, porque la alianza se formó para garantizarle a ella la candidatura PAN-PRD al gobierno de la CdMx. Anaya se alió con Barrales en contra de Mancera.

Y el propietario de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, nada tiene de demócrata e inclusive ya cedió su plaza de Veracruz a cambio de ser el pomposo jefe de gabinete o de la oficina de la presidencia del gobierno aliancista.

Los tres abanderados de la propuesta democrática del Frente se han olvidado de sus promesas democratizadoras y están mostrando sus estilos centralistas, priístas y autoritarios para apropiarse de candidatura, como un adelanto de sus estilos de gobernar si acaso llegan a las victorias presidencial y capitalina.

Los primeros avances del programa de gobierno del Frente anuncian gobierno de coalición y semiparlamentario, con controles legislativos. Pero la forma de apropiarse de las candidaturas revela en realidad conductas verticalistas bastante ajenas a voluntades negociadoras que exigiría un gobierno de coalición.,

Por tanto, de ser candidatos a la presidencia y a la CdMx Anaya y Barrales no cumplirían con las prácticas democráticas de un gobierno de coalición y en la realidad gobernarían como priístas, comenzando con el reparto de candidaturas posteriores en función de complicidades y no de representaciones sociales.

En este sentido, el Frente ya está probando que no es ciudadano porque ha apelado a los ciudadanos en reuniones desangeladas, sin agenda, sin compromisos reales de definir el programa a partir de propuestas de la sociedad y sin la decisión de hacer candidatos a ciudadanos sin partido que han demostrado sentido crítico contra el sistema.

De ahí que la propuesta de reforma de régimen de Anaya, Barrales, Delgado y el Frente sea un ejemplo típico de demagogia al estilo priísta. Lo malo, sin embargo, es que el Frente y sus operadores estén de nueva cuenta desgastando el concepto de cambio de régimen y de reforma del sistema político y al final con sus engaños estén en realidad reforzando el modelo de gobierno del PRI.

Y por si fuera poco, las rebeliones internas del Frente pueden reventar esa propuesta aliancista y con ello beneficiarían al candidato presidencial del PRI.

Política para dummies: La política es el arte de engañar diciendo que no se va a hacer lo que al final se hace.


Solo para sus ojos:
•Otra vez el dilema electoral de partidos y candidatos para saber qué provoca mayor conexión con el elector: ¿El mitin o el spot? Muchos se van con el engaño de la imagen, pero al final el mitin establece una relación más directa.

•Las encuestas delegacionales en El Universal están exhibiendo una grave crisis de eficacia y credibilidad de delegados de PRD y Morena en Ciudad de México y dejan los indicios de que seguirán ganando por control de masas vía corrupción y programas asistenciales. No era para eso que el PRD decía que quería el poder, pero a eso han llegado.

•No será fácil la recolección de firmas para ser candidato independiente a la presidencia. El Bronco sigue adelante, pero el problema es que necesita firmas de 17 estados y no en todos lo conocen. Y Margarita Zavala de Calderón carece de infraestructura operativa para lograr la meta. Así que se prevé otra reforma electoral para facilitar accesos a independientes, pero hasta después de las presidenciales del 2018.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
19 Noviembre 2017 04:00:00
2018: Incertidumbres y certezas
En medio de todo el desorden político la única certeza es la incertidumbre. El escenario no es bueno para un país que en 30 años vio el desplome del PRIdebajo de la mayoría absoluta, un alzamiento guerrillero que estremeció al sistema institucional, el asesinato artero de un candidato presidencial, una macrodevaluación que empobreció a 80% de los mexicanos, una alternancia presidencial al pan y una alternancia presidencial de regreso al PRI... y todo sigue igual, que no es otra cosa que peor.

La próxima semana entra el proceso electoral a su comienzo real: El registro de precandidatos la segunda semana de noviembre, con la certeza de que los precandidatos serán candidatos al registrarse en el Instituto Nacional Electoral entre el 15 y el 22 de febrero próximo. Y las campañas presidenciales formales iniciarán oficialmente el 1 de marzo. Por tanto, habrá casi cuatro meses de actividad electoral fuera de control.

Lo paradójico del proceso electoral de 2018 radica en la certeza de que ninguno de los protagonistas representa un peligro de ruptura institucional. El escenario de propuestas oscila entre un sexenio más de neoliberalismo salinista (PRI) o un populismo callista-cardenista-priísta (López Obrador- Morena), las dos atender el punto central de la crisis nacional: El actual modelo de desarrollo propicia la concentración de la riqueza en 10% de los mexicanos más ricos, la pobreza, marginación y estrecheces afecta a 80% de los mexicanos y el PIB apenas crece 2.2% promedio anual.

Poder
Las elecciones presidenciales y legislativas federales se presentan como una mera disputa por el poder.

Todas las fuerzas identificadas carecen de un diagnóstico crítico del agotamiento del modelo de desarrollo y por tanto tampoco se conocen sus metas para salir del hoyo improductivo.

A partir de la experiencia de 2000, México enfrenta la posibilidad de una nueva alternancia partidista en la Presidencia de la República y todos los datos revelan que no existen posibilidades de una alternativa. Es decir, habrá un nuevo relevo en las élites pero representar un cambio de modelo de desarrollo ni de sistema político. Gane quien gane dejará al país otros seis años en los pantanos del neoliberalismo de mercado con mayor abandono de compromisos sociales.

En este contexto, en realidad importa quién gane las elecciones presidenciales. Ninguna de las fuerzas con posibilidades ha ofrecido un cambio de rumbo del desarrollo. El neopopulismo lopezobradorista es una oferta novedosa sino un reciclamiento de las propuestas del viejo PRI ya estuvo en la Presidencia dos sexenios y gobernó con/como el PRI extender otro sexenio el modelo salinista neoliberal de mercado y por tanto de continuidad de la tasa promedio de 2.2% del PIB.

El problema se localiza en la oposición, es decir, en las fuerzas políticas que compiten con el PRI por el voto de los ciudadanos ofertar propuestas de salida de la crisis de mediocridad en el crecimiento económico. Apostar a tasas de PIB promedio anual superiores a 4.5% implica el rediseño total de la política económica, del modelo de desarrollo y de la estructura de distribución de la riqueza.

Pero partidos y candidatos solo quieren el poder para y no para ofrecer una alternativa de desarrollo social: No para salir de la crisis.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
17 Noviembre 2017 04:00:00
Prioridad presidencial en destapes: Personal, no patriótica ni social
Cuando hizo su último intento por pactar la sucesión de 1994 con el presidente Salinas de Gortari, Manuel Camacho Solís acudió a Los Pinos con una tarjeta en la que señalaba sus compromisos: todo con el expresidente, cuidar a su familia y darle espacio internacional a Joseph-Marie Córdova Montoya. Cuando pudo decirle a Camacho Solís por qué no había sido el candidato, Salinas de Gortari le dijo que él, Camacho, se había aislado en el gabinete y no representaba una alianza de grupo.

Ahí sí, sobre la marcha de la sucesión de 1994, se fijaron de nueva cuenta los parámetros de toda designación del candidato presidencial priista: la continuidad personal del presidente saliente y su familia, la continuidad de proyecto y la continuidad del grupo.

Por tanto, todos los presidentes salientes dicen que auscultan a la sociedad para percibir si los aspirantes tienen compromisos sociales y todos sin excepción dibujan un retrato hablado que destaca patriotismo, honestidad, compromiso social y patriotismo, pero al final de cuentas el presidente saliente escoge a su sucesor en función de sus propios intereses.

Díaz Ordaz, Echeverría, López Portillo y De la Madrid pulsaron la posibilidad de cambiar candidato ya en campaña porque los designados no se comprometieron con la continuidad. Colosio fue asesinado después del discurso del 6 de marzo con el que rompió con la transexenalidad neoliberal salinista; Y Zedillo fue leal con el proyecto salinista, aunque hubo de romper con Salinas por el ambiente de insistencia en su complicidad con el asesinato de Colosio bajo el modelo del “beneficiario del crimen”.

López Portillo, De la Madrid, Salinas y Zedillo llegaron a su sucesión con dos candidatos que reasentaban las dos opciones: La complicidad y continuidad transexenal y la ruptura política. El caso más específico fue Manuel Camacho Solís, quien jugó abierto y dejó muy en claro que respetaría a Salinas pero no le daría continuidad a su equipo ni al proyecto económico neoliberal porque el país estaba padeciendo --de mayo de 1993 a junio de 1995-- una profunda crisis de sistema político.

La teoría política del sistema aconsejaba, cuando menos hasta 1976, que el nuevo candidato y el nievo grupo de poder fuera generoso con el anterior y les diera posiciones a todas las corrientes. Pero desde 1976 todos los candidatos hubieron de definir lealtades.

A ello se agregaba otra variable decisiva: desde 1982 todos los presidentes quisieron gobernar más allá de sus seis años reglamentarios. Y aunque el entrante llegó a carecer de grupo --como López Portillo--, los conflictos sucesorios rompieron alianzas, lealtades y complicidades.

Y la tercera variable ha tenido que ver con el hecho de que, a pesar de las promesas de lealtades, cada nuevo presidente es un jefe de grupo y que la condición de unidad y cohesión del nuevo grupo es justamente el proceso de sucesión presidencial.

Todos los nuevos presidentes llegaron con el juramento de lealtad y dependencia del expresidente, pero a la hora de jurar el cargo se transformaban en un nuevo grupo.

De ahí que todo presidente saliente tiene un conflicto de conciencia: Su sucesor promete hasta lo indecible con tal de llegar, pero luego no sostiene sus promesas. Peña Nieto, como todo presidente saliente, está viendo que no existe ninguna complicidad tan sólida como para garantizar continuidad.

Así que los presidentes se parten la cabeza pensando cómo dejar atadas las cosas, pero nada garantiza la lealtad.

Política para dummies: La política es el ejercicio de las lealtades falsas, aunque prometidas.


Solo para sus ojos:
• Focos de alarma en los equipos de independientes. Se complica el proceso de recolección de firmas. De los cuarenta que quiere ser candidatos presidenciales, solo dos podrían llegar: Jaime Rodríguez El Bronco y Margarita Zavala de Calderón. Y ya comienzan a plantearse dudas porque el umbral marcado por el INE es muy alto. El desgaste en exposición pública, recursos para pagar a activistas y estructura electoral es mayor a la que pudieran juntar en dinero para financiar esas
actividades.

• En el fondo, el equipo mexicano que renegocia el tratado comercial está esperanzado a que Donald Trump sea destituido o no gane la candidatura para la reelección o pierda las elecciones del 2020. Pero si Trump sobrevive y gana, entonces México estará sin posibilidades de desarrollo porque el PIB sin el tratado podría ser de 0% promedio anual.

• Dicen en los pasillos del poder que el expresidente Salinas de Gortari está deslizando su disponibilidad para colaborar en la defensa del Tratado, pero que de Los Pinos dijeron que no gracias.

http://indicadorpolitico.mx

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

@carlosramirezh
16 Noviembre 2017 04:00:00
Los candidatos priístas se construyen, no se improvisan
Cada seis años los expertos en secretos de la política sucesoria priísta creen descubrir el agua tibia. Un columnista publicó el martes que “el presidente ya decidió” apenas el fin de semana el nombre de su sucesor. Y, dice el analista, “fuentes indudables” se lo dijeron, se supone que al oído solo a él.

Si la designación de su sucesor --hasta 1994 en que el afortunado era el ganador-- es una de las facultades de control presidencial del sistema político priísta, la operación sucesoria no se deja hasta el final porque forma parte del arranque sexenal.

La revisión de las sucesiones priístas prueba esta hipótesis:

--Obregón decidió por Elías Calles (1924) desde 1920.

--Elías Calles fue hecho presidente para regresar a Obregón (1928).

--Elías Calles decidió por Cárdenas (1934) en 1930.

--Cárdenas pensó por Ávila Camacho (1940) después de enviar a Elías Calles al exilio en 1936.

--Ávila Camacho optó por Alemán (1946) desde 1940.

--Alemán quiso reelegirse o poner a su pariente Casas Alemán pero el sistema lo atajó y decidió por Ruiz Cortines (1952) en 1948, a la muerte de Héctor Pérez Martínez, secretario de Gobernación y la presión de Uruchurtu.

--Ruiz Cortines escogió a López Mateos (1958) al arrancar su gobierno en 1952 y lo tapó de juegos perversos de poder de la vieja clase política.

--López Mateos decidió por Díaz Ordaz (1964) desde la campaña porque le dio todo el poder político.

--Díaz Ordaz pensó en Echeverría (1970) al escogerlo para Gobernación en 1964 y lo reconfirmó después de 1968.

--Echeverría preparó a López Portillo (1976) desde 1970 pero lo colocó en Hacienda en 1973 para catapultarlo a la presidencia.

--López Portillo decidió por De la Madrid (1982), su alumno en la UNAM, en 1979 al mandarlo a Programación y Presupuesto y darle el Plan de
Desarrollo.

--De la Madrid decidió por Salinas (1988) en 1979.

--Salinas preparó a Colosio (1994) en 1979 en la SPP y lo construyó a lo largo de su sexenio. Zedillo (1994) era la carta del grupo Salinas-Córdoba para el 2000.

--Zedillo tuvo siempre sus dos cartas para el 2000--Guillermo Ortiz Martínez y José Angel Gurría--, pero el PRI le puso candados y no pudo designar sucesor.

--Peña Nieto llegó a la presidencia con su grupo de poder desde 2005 con la gubernatura mexiquense como minipresidencia de la reducida república priísta, se ha dedicado estos cinco años en construir la candidatura de su candidato (2018) y su decisión estuvo tomada desde la campaña con su primer círculo de poder.

El juego sucesorio en la presidencia sexenal priísta comienza desde los primeros conflictos para la definición del gabinete. La nominación del sucesor no permite improvisaciones, salvo que el escogido se haya disfrazado de leal y a la hora del poder construya su propio poder; así ocurrió con Echeverría, respecto a Díaz Ordaz, De la Madrid con López Portillo y Zedillo con Salinas.

Ningún presidente decide la víspera, comunica al escogido con tiempo corto apenas para preparar el proceso, a lo largo del cuarto y quinto año de gobierno hay indicios de quién va a ser y nueve meses antes del anuncio hay más picaresca presidencial que “fuentes indudables”.

Política para dummies: La política es un juego de ajedrez en el que las jugadas se adelantan hasta cinco movimientos, no un juego de dados…, a menos que estén cargados.


Solo para sus ojos:
•El equipo comercial del gobierno mexicano sigue dando palos de ciego. Luego de negar el fin del Tratado, ahora salen con que ya tienen un Plan B. Pero analistas expertos asumen que ni siquiera hay un Plan A y que sólo han tratado de resistir las presiones de los EE.UU. para terminar con acuerdo comercial. Lo único cierto es que el fin del Tratado reduciría el aumento del PIB a 0%.

•Crisis en el Frente PAN-PRD en Morelos porque el PRD quiere poner al hijastro del gobernador saliente Graco Ramírez Garrido Abreu como sucesor, pero el PAN y grupos sociales tienen mejor presidencia que el PRD. Ahí se localiza la ofensiva del gobernador contra la Universidad Autónoma del Estado de Morelos.

•En los pasillos del poder comienzan a dar pistas de que el PRI en la CDMX prepara una candidatura especial que pudiera quitarle el partido a los grupos que lo tienen secuestrado. A eso llegó el exgobernador mexiquense Eruviel Ávila. La apuesta es audaz porque Morena está en problemas, el PRD cayó en el desprestigio y PAN no pinta.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
14 Noviembre 2017 04:00:00
Pocos lo vieron, pero la sucesión 2018 se resolvió el viernes pasado
Preocupados por el corto plazo, actores políticos, partidos y analistas no se percataron que la sucesión presidencial del 2018 se resolvió a las 4:02 de la madrugada del viernes: La aprobación del presupuesto de egresos para 2018 y el aval automático a los Criterios Generales de Política Económica definieron el perfil del próximo presidente de la República.

Gane quien gane, el próximo presidente de la república para el periodo 2018-2024 será… la política neoliberal que viene decidiendo candidaturas presidenciales del PRI y del PAN desde 1982 y que recibió ya el aval de López Obrador al aliarse con empresarios con los que se comprometió a mantener la estabilidad macroeconómica neoliberal salinista.

Gane quien gane, pues, el próximo presidente de la república gobernará con tres candados:

-Tasa de PIB de 2.5% anual --con un promedio de 2.2% desde 1983-- para 2018 y meta de 3.5% para el 2023.

- Estabilidad macroeconómica que en términos terrenales significa lo siguiente: Regresar a una meta inflacionaria máxima de 3% anual sacrificando, como desde 1983, salarios, gasto social y PIB.

- Mantenimiento por otro sexenio más del escenario de la globalización comercial vía el tratado de comercio libre de América del Norte o similares con países alternativos.

En el PRI los tres suspirantes forman parte del proyecto de extensión del modelo neoliberal salinista: José Antonio Meade fue el defensor del programa económico diseñado en Los Pinos con el PAN y con el PRI y Miguel Ángel Osorio Chong y Aurelio Nuño Mayer carecen de un proyecto económico propio.

En el PAN y el PRD, ambos firmantes del Pacto por México del Presidente Peña Nieto y sus grandes reformas constitucionales que consolidaron el proyecto neoliberal salinista de desarrollo, no hay ninguna figura que esté pensando en modificarlo. La distracción se centró en el cambio de régimen, no de modelo de desarrollo.

Y en Morena hay un giro conservador económico hacia el neoliberalismo pactado con los empresarios, en busca del aval del gobierno supranacional que ha decidido las sucesiones presidenciales mexicanas desde 1982: FMI, Banco Mundial, Organización Mundial de Comercio, OCDE y Banco de Pagos Internacionales. El populismo de López Obrador no es ideológico, sino asistencialista y la estructura burocrática Hacienda-Banxico le impedirá regresar al cardenismo o el echeverrismo.

Los Criterios Generales de Política Económica 2018 mostraron los candados de modelo económico hasta el 2023: Mantener el modelo neoliberal estabilizador de la política económica, con la promesa de pasar el PIB de 2.5% en 2018, a 3.5% en 2021 y llegar a la meta de 4% en 2023, pero con los datos negativos de que en los Criterios de 2013 prometieron un PIB de 5.2% en el periodo 2017 y en realidad será 1.9% promedio.

En los Criterios del 2015, por las reformas estructurales, el mundo feliz de la política económica aventuró un PIB de 5.2% para el 2020, pero en los Criterios 2018 del presupuesto aprobado la madrugada del viernes fijó el PIB en el 2020 en 3.5%.

En este contexto, las sucesiones presidenciales de 1982, 1988, 1994, 2000, 2006 y 2012 --PRI-PAN-PRI-- fueron resueltas en función de la política económica y la del 2018 seguirá el mismo camino. Gane quien gane en junio del 2018, el gobierno 2018-2024 estará determinado por la política económica neoliberal diseñada por Carlos Salinas de Gortari en 1979-1994.

Política para dummies: La política es el arte de decir una cosa positiva, y hacer otra en función de intereses oscuros.


Sólo para sus ojos:
•La guerra política en los EU por la candidatura presidencial del 2020 entró en su fase decisiva: El libro de la expresidenta del Partido Demócrata en las elecciones del 2016, Donna Brazile, Hacks: The Inside Story of the Break-ins and Breakdowns that Put Donald Trump in the White House (Pirateo: La historia interna de los robos y fallas que pusieron a Donald Trump en la Casa Blanca), revela los juegos sucios de Hillary Clinton y daña sus ambiciones de ser candidata en el 2020.

•Aunque pareciera que López Obrador le ganó la partida a Ricardo Monreal en la candidatura capitalina, hay quienes creen que el zacatecano ha resultado más astuto que el tabasqueño. Y que ante la derrota de AMLO en el 2018, Morena quedará al garete y se la podría comer Monreal.

•La recolección de firmas para los independientes podría no lograrse, a menos que haya apoyos externos de quienes saldrían ganando con la fragmentación del voto. En las encuestas, los independientes no llegan a dos dígitos.


http://indicadorpolitico.mx

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

@carlosramirezh
13 Noviembre 2017 04:00:00
Elección 2018: El narco ya se infiltró en estructuras municipales
Preocupados por adivinar las cartas presidenciales tapadas para adelantarse a la cargada de intereses y rebasada la autoridad electoral por la burocratización del INE, el crimen organizado a niveles estatales y municipales ya tiene el control de las estructuras políticas.

En este sentido, candidatos y partidos nacionales carecerán de capacidad, fuerza y autoridad para impedir esa influencia nociva por la sencilla razón de que el Estado federal y sus organismos de seguridad apenas tienen presencia en algunas zonas calientes pero no han asumido el control del poder.

Los grupos criminales dominan a las policías municipales y estatales, tienen acuerdos no escritos con autoridades municipales y estatales, han invertido en campañas y sobre todo controlan masas sociales abandonadas por el gasto público y ahora dependientes de las derrama directa o indirecta de dólares del crimen organizado.

Por tanto, candidatos a alcaldes, diputados locales, diputados federales, senadores y hasta gobernadores tendrán que llegar a algún tipo de acuerdo con la estructura criminal que también se ha transformado en poder público al manejar fondos oficiales y grupos empresariales para lavar dinero.

El crimen organizado ha estado retomando el control de estructuras municipales, porque la acción federal apenas alcanza para patrullar algunas zonas, carece de capacidad de inteligencia para captar y procesar información y no tiene las estructuras policiacas, judiciales y penales para dominar al crimen organizado; en realidad, las fuerzas federales solo vigilan zonas de interés turístico, responden a ataques directos y ahuyentan malandrines. Y no por falta de capacidad sino porque este escenario es el más sólido para explicar la ausencia de una ley de seguridad interior que fundamente acciones más integrales: La fuerza pública federal es meramente disuasiva.

A ello se agrega el desorden, la incapacidad y la burocratización de la autoridad del Instituto Nacional Electoral y la desorganización, parcialidad y control político de los organismos estatales electorales. Sin alardes de control, los grupos criminales van a inducir votos a favor de determinados candidatos locales, aquéllos justamente que les garanticen privilegios.

En el pasado, la estructura del subsistema nervioso del sistema político mexicano lo constituían los seccionales del PRI, localizados hasta las rancherías más alejadas. Sin embargo, esos microorganismos fueron disueltos cuando el presidente Salinas de Gortari creó los comités Pronasol solo para administrar inversiones locales y no para relacionar políticamente a las comunidades rurales.

La ruptura de los tejidos sociales y políticos y humanos a nivel municipal y estatal se ha convertido en un problema de seguridad nacional, a partir del concepto de seguridad interior: Las garantías del control de las inestabilidades sociales provocadas por el crimen organizado y por organismos radicales fuera del control gubernamental.

Tamaulipas, Veracruz, Guerrero, Chihuahua, Sinaloa, Jalisco, Guanajuato y Quintana Roo son algunas de las entidades donde prevalecen las bandas del crimen organizado no tanto por su capacidad de fuego sino porque se han colado a nivel municipal y con mayor intensidad en localidades fuera de las zonas urbanas.

El problema radica en la percepción captada por expertos en seguridad interior-seguridad nacional en el sentido de que el crimen organizado ya entendió que para controlar plazas y rutas es necesario dominar autoridades municipales y estatales.

De ahí el dato de que el crimen organizado va a influir en los resultados electorales municipales y estatales.

Política para dummies: La política bien entendida debiera ser la habilidad para establecer alianza y prioridades con la gente, no con los poderes fácticos, y menos sin son criminales.


Solo para sus ojos:
•Los que fincan sus esperanzas en los millennians o jóvenes nacidos en el siglo XXI pueden apostar a que estas fuerzas nuevas votarán… conservador. Un dato: Han con vertido a la periodista Adela Micha en su ídolo mediático. Con ese nivel de información, sin duda que el conservadurismo va a ganar en el 2018.

•Malas noticias para Jaime Rodríguez El Bronco: En Nuevo León las preferencias electorales lo ponen en tercer sitio, abajo de López Obrador y Margarita Zavala de Calderón.

•Sin sensibilidad, los diputados se dieron un megabono a pesar de su deficiente rendimiento legislativo; pero lo peor fue que dejaron mal parados a los candidatos a diputados que andan, hoy sí modositos y honestos, buscando el voto ciudadano, para que luego acaben comiéndose todo el presupuesto sin rendir servicio ciudadano.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
12 Noviembre 2017 04:00:00
Régimen del 78: Crisis inevitable
Muchas veces la colocación de los analistas en el centro de las crisis políticas suele llevar a conclusiones equivocadas. El régimen político español de la transición 1976-1978 está en crisis por la sencilla razón que la propia modernización productiva de España liberó a lo largo de cuarenta años nuevas fuerzas, nuevos pensamientos y nuevas dinámicas. Y lo peor que le puede ocurrir a las sociedades en crisis de modernización es restaurar el viejo orden.

El proceso de transición de Leonardo Morlino es muy esquemático, cierto, pero válido: crisis de sistema, transición, instauración, consolidación y… crisis. El peor error de los análisis políticos radica en suponer la inamovilidad de las clases sociales, cuando éstas tienen un desarrollo diferente en función de la conciencia sobre su entorno, las circunstancias que señalaba Ortega y Gasset. Y el error de cálculo de los gobernantes radica en mantener el orden del momento que ya es viejo y no avanzar en la dinámica de la organización sociopolítica y económica, porque en ese momento los sistemas políticos dejan de responder a sus clases y liderazgos y se convierten en autopoiéticos, es decir, autorreferenciales y de paso se modernizan por sí mismos para la sobrevivencia.

La transición española 1976-1978 fue un ejemplo para el mundo y se convirtió en una tipología para las ciencias sociales. En México, por ejemplo, hubo dos casos referenciales. En 1975, antes de la muerte de Franco, representantes de la Junta Democrática de España, con Santiago Carrillo entre ellos, visitaron México y se reunieron con el entonces líder del PRI, Jesús Reyes Heroles, intelectual, historiador y admirador de Ortega. En la charla, con datos contados por uno de sus anfitriones, Carrillo le sugirió a Reyes Heroles que México debía de explorar un modelo como el entonces incipiente español; pero el mexicano dijo que no porque México tenía elecciones, oposición y ningún Franco.

A finales de 1983 el historiador Enrique Krauze publicó en la revista Vuelta su ensayo Por una democracia sin adjetivas para proponer una salida a la crisis de inmovilidad y autoritarismo del régimen priísta, aprovechando la presidencia del conservador Miguel de la Madrid Hurtado; para ello, Krauze trajo a colación la transición española ya consolidada --inclusive pasando la prueba de la salida de Adolfo Suárez y el tejerazo--, pero destacando el pivote democratizador de elecciones realmente libres. El sistema priísta respondió que una verdadera democracia entronizaría a la derecha en el gobierno, aunque en realidad la derecha económica y neoliberal había arribado a la presidencia mexicana justamente con el equipo de De la Madrid en 1983.

La democracia española de la transición comenzó a crujir en el 2011 con los indignados y luego con la ruptura del régimen bipartidista PSOE-PP. La crisis económica dinamizó la participación social en quejas por la pérdida de bienestar, pues al final de cuentas la primera legitimidad del régimen del 78 fue justamente el Estado de bienestar vía los Pactos de la Moncloa. Las dificultades para construir mayorías absolutas unipartidistas fragmentaron la base social de la estabilidad. Y si a ello se agrega la crisis en el bienestar por los recortes presupuestales y los candados de déficit puestos por Bruselas, las posibilidades de desarrollo social de España entraron en zonas de deterioro.

La crisis del régimen del 78 no implica su agotamiento ni anuncia tiempos revolucionarios. La agenda de Cataluña puso en el tapete cuando menos dos de los más importantes: la autonomía que viene desde la fundación del reino a finales del siglo XV y la condición de monarquía. Pero mirados a través de un lente transoceánico, ninguno de los dos es de colapso final, pero sí son dos renglones endebles. El régimen monárquico, autonomista y centralista del 78 está exigiendo la modernización de sus instituciones para prevalecer. Y falta que en otros escenarios españoles estalle el colapso del bienestar social.

Los regímenes no son inmutables. Y basta revisar la historia de los conflictos autonomistas históricos de Cataluña para entender la lógica del actual proceso. La aplicación estricta de la ley no resolverá la crisis y sí la reactivará con mayor intensidad. En México la crisis autonomista de Chiapas, con una guerrilla armada de por medio en el periodo 1994-2001, se resolvió negándole a los pueblos indicios la caracterización de “nación” pero entregándoles la total autonomía en la administración de municipios. Ahora, por cierto, una candidata del grupo guerrillero del EZLN del subcomandante Marcos se registró como candidata independiente a la república, en un salto sorprendente de institucionalización democrática.

En 1994 una línea estratégica de acción quiso imponer el ataque militar contra posiciones guerrilleras y el encarcelamiento de todos los dirigentes, pero al final el politólogo Manuel Camacho --operador político del gobierno de Salinas de Gortari-- impuso la línea de la negociación de la paz con reformas casi totales, y sólo excluyendo la separación de la zona. En octubre de 1968 el gobierno del presidente Díaz Ordaz contestó con la ley, la fuerza legal y llenó las cárceles de estudiantes, profesores y líderes sociales que apoyaban el movimiento estudiantil.

La crisis española se ve desde América como el agotamiento de una fase del régimen del 78 porque paradójicamente la propia modernización española modificó los parámetros sociales, ideológicos y sociales. Pero la esencia del régimen del 78 podrá mantenerse si se asume los ciclos de Morlino: la crisis del régimen debe llevar a una nueva transición y de ahí a la instauración de un nuevo régimen --que puede ser el mismo pero más ajustado a las nuevas realidades-- o entrar en una dinámica en la que las protestas profundicen las inestabilidades. El genio político de Suárez radicó en transitar, no en estancarse ni retroceder, e inclusive renunciando para mantener la dinámica de su transición.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
10 Noviembre 2017 04:00:00
Se deshace Frente por ambición de Ricardo Anaya y pasividad de PRD
Al PRI se le están acomodando los astros: El Frente Ciudadano por México perdió la oportunidad de definir primero un programa de transición a un nuevo régimen político y se quedará como una frágil alianza legislativa; el responsable del fracaso se llama Ricardo Anaya Cortés, presidente nacional del PAN, quien se ha empeñado en ser el candidato presidencial del Frente PAN-PRD-MC.

La oportunidad política que abrió el Frente estuvo en la posibilidad de definir primero el proyecto de reforma integral de sistema/régimen/Estado y después perfilar una candidatura funcional a esos objetivos. Pero Anaya se dedicó a operar su propia candidatura y pospuso las dos metas adicionales del Frente: Un programa de reforma integral y una alianza estratégica con organizaciones ciudadanas demandantes de la transición.

Lo que le queda al Frente es la asignación de candidaturas plurinominales a ciudadanos críticos del sistema/régimen, pero la disputa por esas posiciones está controlada por las burocracias partidistas.

De ahí que el fracaso del Frente ayudará al PRI por la fragmentación del voto entre cuando menos seis aspirantes: PRI, PAN, PRD, Morena y dos ciudadanos. Si se espera una media de 55% de votación del padrón electoral de 86 millones, entonces los votos a repartir serían 47.3 millones. La derecha saldrá dividida --PAN y Margarita Zavala de Calderón--; el populismo también se fragmentará --PRD y Morena--; y los independientes llegarán divididos: Margarita y Jaime Rodríguez El Bronco.

Hasta donde se tienen datos, en el PRI no habrá fracturas como en 1970, 1976, 1982, 1988, 1994 y 2000. El manejo de las nominaciones por parte del Presidente Peña Nieto podría remitir a 1975 cuando Echeverría repartió posiciones de poder para beneficiar a todos los precandidatos: López Portillo como candidato, Muñoz Ledo al PRI, Augusto Gómez Villanueva a la secretaria general del PRI, Hugo Cervantes del Río al PRI del DF y Carlos Gálvez Betancourt a la Secretaría del Trabajo. El precandidato institucional, Mario Moya Palencia, secretario de Gobernación, entró al servicio diplomático.

El Frente fue un factor disruptor del proceso presidencial del 2018 en tanto que planteó la alianza PAN-PRD que había sido exitosa en gubernaturas y en función de la primera declaración de Anaya de buscar el cambio de régimen. La transición que traicionó Vicente Fox en el 2000 al sacar al PRI de Los Pinos, pero manteniéndolo en la estructura de decisiones presidenciales pudo haberse reencauzado; sin embargo, en realidad ni Anaya, ni la perredista Alejandra Barrales, ni el acomodaticio Dante Delgado comprendieron el concepto de reforma de régimen.

En términos ideales, el modelo de reforma integral planteado retóricamente por PAN-PRD-MC exigía nuevos ritmos políticos: Una candidatura presidencial no partidista, un plazo no mayor de dos años para operar reformas, una alianza legislativa opositora mayoritaria, una convocatoria a congreso constituyente para el 2021 y una nueva república.

La transición española se apareció, de nuevo, como referente: Reforma política para elecciones democráticas, Pactos de la Moncloa para el nuevo modelo de desarrollo y Constitución. Frente a la propuesta original opositora de cambio de régimen, el PRI aparecía con la continuidad del modelo de desarrollo neoliberal con 2.2% de promedio anual de PIB y a partir de ahí relaciones sociales y políticas funcionales a ese objetivo de mercado, con el PRI de siempre.

Sin un Frente opositor para la reforma integral, el PRI puede quedarse en el poder otros 24 años.

Política para dummies: La política es la habilidad para darle contenido social al poder.


SOlo para sus ojos:
• Más que decirles gordas a las juchitecas, la nota que involucra a Elena Poniatowska se localiza en su petición del voto para la zapatista Marichuy y no para López Obrador. En los pasillos de la disidencia dicen que el tabasqueño ha comenzado a cortar alianzas con figuras radicales porque él ya se ha corrido para el centro-derecha.

• Aumentan los robos en calles y pequeños negocios. La delincuencia al menudeo es difícil de controlar porque no conforma bandas, aunque también no hay que descartar que algunos policías capitalinos controlan a los delincuentes vía pequeñas cuotas.

• Presionado dentro y fuera, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, ha comenzado a improvisar decisiones sin atender los tiempos políticos. El desastre de la recolección de firmas de apoyo a independientes careció de previsión; y cada día cambia la jugada, con la circunstancia agravante de que los tiempos estaban apretados.

http://indicadorpolitico.mx
09 Noviembre 2017 04:00:00
Secreto de la candidatura del PRI: Decidir 2018 y el 2024
Si una de las facultades metaconstitucionales decisivas del Presidente de la República salido del PRI (Jorge Carpizo) es la designación del candidato-sucesor inmediato, hay una articulada: Dejar armado un grupo de poder para incidir en los siguientes seis años después, dos sucesiones en una. Es el modelo del presidencialismo de Álvaro Obregón que el presidente Peña Nieto tomó como eje de su tesis de licenciatura.

Hasta ahora ningún presidente saliente de la República en la era priísta ha podido conseguirlo, pero no por menos han dejado de intentarlo. Luis Echeverría y Carlos Salinas de Gortari fueron los que hicieron más intentos por alcanzar esa meta de dos sucesiones sucesivas, pero las reglas del sistema --el poder es absoluto pero sexenal-- terminaron por imponerse. Obregón estuvo a un tris de lograrlo: Puso a Plutarco Elías Calles, modificó la Constitución, se presentó a la elección y ganó otra vez la presidencia, pero fue asesinado.

La designación del candidato presidencial del PRI para el periodo 2018-2024 puede verse a través de dos enfoques metodológicos importantes, sobre todo si Peña Nieto reinserta la liturgia en las prácticas políticas priístas.

En 1993 el politólogo Alfonso Zárate, en su Carta de Política Mexicana quincenal, desarrolló un modelo para intentar identificar al candidato sucesor de Salinas de Gortari. Definió once variables políticas que tenían que ver con el candidato finalista: Perfil de los aspirantes, congruencia con el proyecto presidencial, relación con el presidente, red de alianzas y antagonismos con el sistema político, red de alianzas y antagonismos fuera del sistema político, desempeño de sus tareas, red alianzas y antagonismos con los hombres del presidente en turno, desempeño anterior, equipo de trabajo, ramo a su cargo, perfil de la familia. A cada variable la dotó de puntuación.

Tres días antes de la nominación, el resultado conjunto del estudio llegó a una conclusión. Indicador Político del domingo 28 de noviembre, justo el día del destape oficial del candidato, publicó el resultado: “El candidato (de acuerdo al modelo Zárate) debe ser Camacho, pero será Colosio”. El estudio del profesor Zárate confirmó que la decisión presidencial del candidato es facultad personal del presidente saliente.

En 1979 (1981 en español) el politólogo estadunidense Peter H. Smith publicó su estudio Los laberintos del poder. El reclutamiento de las élites políticas en México, 1900-1971, un análisis de currículos de miles de funcionarios. Su conclusión fue la definición de 22 reglas para hacer política en México. Esas reglas han variado pero el regreso a la liturgia política priísta con Peña Nieto las ha revalidado. Y ahí hubo una que es clave: La 2 señala “ingrese al PRI”.

Un presidente de la república que no milite real y formalmente en el PRI y que no acepte las reglas no escritas del sistema priísta sería el fin histórico del PRI. Zedillo se había afiliado al PRI desde joven pero nunca respetó al partido, la víspera de las elecciones prometió una “sana distancia” del PRI y no vaciló en dejar ganar al PAN la presidencia en el 2000.

Y como en la candidatura priísta del 2018 se perfila la candidatura priísta del 2024, entonces hay que atender a la regla de oro del sistema político priísta: El candidato debe ser del PRI, así como Peña Nieto ha sido priísta. Un no-priísta o colaboracionista-panista sería el fin del PRI. “Lo priísta casi no se cuenta, pero cuenta mucho”.

Política para dummies: La política eficaz es la que dicta y se ajusta a sus propias reglas.


Solo para sus ojos:
•Si se recuerda, el acto de destitución de un funcionario por no acatar un amparo --hoy con el delegado perredista en Venustiano Carranza-- fue el que quisieron aplicarle a López Obrador en 2004 por no acatar un amparo. Solo que entonces el tabasqueño se la ingenió para politizar el acto y convertirse en víctima, pero el fondo fue el abuso de poder de no atender un mandato judicial.

•Los damnificados por los terremotos se han convertido en carne de cañón de famosos para hacerse propaganda. La socialité París Hilton acudió a Xochimilco a entregar regalos, pero lo hizo para sacarse la foto y aumentar popularidad personal. Y otros cantantes extranjeros han hecho lo mismo: No dona efectivo sino regalos y sacan más tajada publicitaria con fotos que los hace ver compungidos… o sonrientes con la tragedia de los pobres.

•Un error político del subcomandante Marcos al empujar a una lideresa indígena a la candidatura presidencial independiente, sin contar con infraestructura ni recursos.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
08 Noviembre 2017 04:00:00
Voto 2018: Generación de la crisis 1968-1994 (52.5%) definirá ganador
De acuerdo con las cifras oficiales, los votantes por edades van a ser determinantes en el saldo electoral. Y ahí hay cuando menos tres grupos:

1.- Los millennials de 18 a 24 años, nacidos entre la crisis de 1994 y la alternancia del 2000, apenas suman 15 millones de votantes, el 17% del total del padrón electoral.

2.- Los anciens o antiguos de 50 a 70 años, nacidos entre 1949 y 1968, son casi el doble de los jóvenes y suman casi 27 millones de votantes, el 30.4%.

3.- En medio, la generación sándwich de 25 a 49 años de edad, nacidos en los años de la crisis 1968-1994, atestiguó y hasta empujó el agotamiento del PRI como la propuesta única para el país y fue responsable de la lucha por la pluralidad.

La segmentación de los votantes se hace en tanto la totalidad del padrón de 88.6 millones de ciudadanos. De acuerdo con estadísticas de votaciones anteriores, son más los ciudadanos maduros que votan que los jóvenes. Los primeros acuden a las urnas en busca de expectativas, en tanto que los segundos su realidad no pasa por las votaciones.

Las expectativas de los millennials son simbólicas porque en las elecciones legislativas del 2015 el 50% de los jóvenes votaron por el PRI y por el PAN en un intento de garantizar por la estabilidad. Morena, ya con el discurso radical y excluyente de López Obrador contra “la mafia en el poder” solo le pellizcó 3.3 millones de votos (8.4%) al PRD, sin representar algún atractivo para las nuevas generaciones. Las tendencias de votos para el 2018 a favor de López Obrador representan el voto de castigo o de resentimiento contra el PRI, el PAN y el PRD porque no han construido una verdadera alternativa de desarrollo contra la crisis. Ese voto de castigo como voto útil le dio la victoria a Fox en el 2000 y el 2006 pero le regresó el poder al PRI en el 2012.

La parte fundamental del voto está en el sector medio de quienes nacieron entre la crisis posterior al 68 y la crisis de 1994, ese cuarto de siglo que representó el desmoronamiento del PRI rumbo a la alternancia panista en el 2000. Fue, en sentido estricto, el voto por el cambio, aunque también en sentido estricto Vicente Fox decepcionó al prometer sacar al PRI de Los Pinos “a patadas” pero no hizo más que mantenerlo vía pactos legislativos con la entonces priísta Elba Esther Gordillo.

Los primeros indicios revelan que los jóvenes de 18 a 25 años no ven con confianza a López Obrador porque su discurso de campaña está diseñado para el segmento medio de la crisis nacido entre 1968-1994. Pero como es casi el mismo del PRI neoliberal que sobrevive de la demagogia del PRI populista, entonces la base electoral de Morena estaría también fragmentada.

La tendencia de votos lopezobradorista en las encuestas revela la proporción, pero no la argumentación, ya que lo mismo ocurrió en las elecciones presidenciales del 2006 y el 2012 en las que López Obrador arrancó arriba y fue perdiendo tendencia por la obviedad de su discurso, la falta de una propuesta alternativa y su sentimiento de discurso de odio contra el PRI.

El objetivo electoral estará, por tanto, en el segmento de 25 a 50 años de edad.

Política para dummies: La política es la habilidad para saber segmentar a los votantes y ofrecerles soluciones a los problemas de cada grupo.


Solo para sus ojos:
•Cuando Jorge G. Castañeda renunció a su campaña por una candidatura independiente, catapultó al senador perredista Armando Ríos Piter como el candidato con carisma. Pero ya lo abandonó porque debía de estar haciendo campaña junto a él. El jale de Castañeda con los jóvenes le haría bien al senador Jaguar porque le entró a la contienda sin tener estructura ni un segmento electoral identificado.

•La inseguridad salió a las calles con asaltos a transeúntes, sin que la policía logre imponer su presencia. Son asaltantes audaces que no les importa que haya otras personas y se arriesguen a linchamientos. Mientras la policía en las ciudades carezca de capacitación, la delincuencia estará de fiesta.

•López Obrador anda ya en plena campaña con discursos de oferta presidencial bajo las narices del Instituto Nacional Electoral, pero el organismo carece de voluntad para aplicar la ley. Lo peor es que la campaña del tabasqueño es una burla a las autoridades electorales.

•Nada pasará con las revelaciones de los Papeles del Paraíso porque los mexicanos involucrados en cuentas extranjeras gozan de influencia e impunidad.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
07 Noviembre 2017 04:00:00
Complicado regreso de Ebrard; la casa Dorada de las Lomas
Autoexiliado desde mayo del 2015 primero en París y luego en los EE.UU., el exjefe de gobierno capitalino Marcelo Ebrard anda en busca de un espacio político en el próximo proceso electoral. Su pertenencia al grupo de Andrés Manuel López Obrador ha disminuido al mínimo porque arrastra irregularidades en su gestión en el GDF 2006-2012.

Sin embargo, no solo los espacios ya han sido copados, sino que hay expedientes abiertos de indagatorias que han ido acumulando evidencias en estos años. Ahí se localiza la llamada Casa Dorada de las Lomas de Chapultepec, que nada tiene que ver con el color de la fachada sino que apareció en las indagatorias de las irregularidades en la Línea 12 del Metro, la Línea Dorada.

Los datos revelan un costo aproximado de tres millones de dólares y la propiedad está a nombre de una de las esposas de Ebrard. El tema no sería tan importante de no ser porque en las investigaciones de los empresarios aliados a Ebrard en la Línea 12 saltó uno importante y ya movilizó el radar: Hugo Camou, quien se hizo cargo de todos los espacios publicitarios en el DF en los tiempos de Ebrard.

Ante esos expedientes, Ebrard tuvo una fugaz visita a la Ciudad de México y rápidamente regresó a su refugio en los EE.UU. En las escasas horas aquí no pudo amarrar ningún compromiso de cargo público que le signifique fuero e impunidad ante indagatorias judiciales. El cargo de secretario de Gobernación que le ofreció López Obrador en el 2012 ya lo está negociando el tabasqueño con Ricardo Morenal para mantenerlo en Morena,

Además de las irregularidades en la Línea 12 del Metro, Ebrard tiene abiertas otras: El amparo que le acaban de otorgar en la Suprema Corte a los mandos durante el operativo en la disco News Divine y de nueva cuenta el hundimiento de Tláhuac en el crimen organizado antes con linchamiento de policías en noviembre del 2004 cuando Ebrard era secretario de Seguridad Pública y López Obrador el jefe de gobierno y hoy con la banda de narcomenudistas de El Ojos.

En mayo del 2015 Ebrard prácticamente salió huyendo del país por la revelación de irregularidades en la fallida Línea 12 con el argumento de que era víctima de una persecución política. Pero el asunto fue más complejo: Ebrard no quiso aclarar nada, López Obrador lo abandonó y lo dejó sin protección, el PRD se alineó con el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera y Manuel Camacho se encontraba ya en el último aliento de una enfermedad cancerígena dolorosa y no pudo defenderlo.

Ahora, con miras al 2017, Ebrard quiere regresar, pero los expedientes siguen abiertos, López Obrador lo sigue marginando y no tiene más espacio que en Morena. Luego de París, Ebrard se mudó a los EE.UU. para hacer una campaña sin ganas a favor de la candidata demócrata Hillary Clinton entre la comunidad mexicana, pero la derrota de noviembre del 2016 ante Donald Trump reveló el dato de que muchos migrantes mexicanos votaron por el republicano.

Ebrard quiere una diputación o una senaduría en Morena y por la vía del dedazo plurinominal. Pero los expedientes en su contra dicen que son voluminosos, que López Obrador no quiere lastres del pasado y ya olvidó el compromiso de un cargo a cambio de que Ebrard renunciara a la candidatura presidencial en el 2012.

En política nada hay más seguro que el compromiso incumplido.

Política para dummies: La política es casi siempre el territorio de la impunidad.


Solo para sus ojos:
•Muchas versiones sobre el presunto pacto del gobierno federal con el Frente PAN-PRD-MC para agotar el tiempo legal para una investigación sobre su cese fulminante. Y en los pasillos del poder dicen que se pusieron dos temas en la mesa: La anulación de la elección de gobernador en Coahuila o un fiscal panista para temas de fraudes electorales.

•El problema con el programa cibernético para procesar las firmas para los candidatos independientes no radicaría en la aplicación en sí, sino en la ineficacia de los funcionarios del Instituto Nacional Electoral encargados de esa tarea. Los consejeros del INE han sido ya rebasados por la complejidad de las elecciones del 2018 y la oposición ya se percató que puede sacar ventajas de esas incapacidades.

•La debilidad política de Alejandra Barrales ha hecho caer al PRD en la red de intereses políticos del dirigente panista Ricardo Anaya que no quiere soltar la precandidatura presidencial. A ello se agrega la fractura interna del perredismo y la disputa por la presidencia del partido.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
06 Noviembre 2017 04:00:00
Si EPN sigue liturgia, entonces el tapado es Aurelio Nuño Mayer
Si sigue las reglas escritas y no escritas del sistema político priísta y se ajusta a la liturgia del poder institucional, entonces el candidato presidencial 2018 efectivo del presidente Enrique Peña Nieto es el secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer.

En este escenario, los otros nombres son maniobras de distracción: José Antonio Meade es el economista del grupo, pero tiene el defecto que nunca ha querido corregir: No es priísta, y Peña Nieto sí lo es. Miguel Ángel Osorio Chong es el político más completo del peñismo, pero --como a Manuel Camacho en el salinismo-- le han impedido movilidad en temas económicos y sociales.

Como todo presidente saliente, Peña Nieto busca la continuidad de su proyecto --la modernización-- requiere de un político de nuevo cuño que no dependa de los acuerdos priístas tradicionales y alguien que llegue sin compromisos para la continuidad del grupo-equipo.

La liturgia de las viejas reglas invocada por el propio Peña Nieto se ha visto en el antiguo juego del tapado; los presidentes salientes han escondido a su sucesor para evitar golpeteos o compromisos tradicionalistas: López Mateos con Ruiz Cortines, López Portillo con Echeverría. Los casos abiertos también han sido registrados: Díaz Ordaz con López Mateos, De la Madrid con López Portillo, Salinas con De la Madrid y Colosio con Salinas.

A la luz de este escenario, Peña Nieto ha actuado como un priísta típico. A diferencia de otras sucesiones, ahora no hay factores disruptores (como Camacho en 1993). Los viejos sectores corporativos son inexistentes, por lo que las élites sobrevivientes no garantizan votos. A lo largo de estos años, Peña puso a Nuño en las negociaciones del Pacto por México en 2012, luego lo designó jefe de la oficina de la presidencia donde operó como una especie de vicepresidente operativo sin visibilidad externa y lo mandó a la Secretaría de Educación para foguearse con la reforma educativa que pudo imponer aunque no desarrollar.

Nuño fue construido como Salinas hizo con Colosio: salió del grupo de Luis Videgaray Caso en la Cámara de Diputados en el sexenio anterior, pero ya cuando a través de la comisión legislativa de presupuesto y cuenta pública el entonces gobernador mexiquense Peña Nieto funcionaba como una especie de presidente en funciones de la disminuida pero efectiva república priísta.

En junio del 2016, el presidente Peña hizo una finta --a lo mejor era real, pero la pudo disfrazar-- para intentar poner a Nuño en la presidencia del PRI a raíz de la renuncia de Manlio Fabio Beltrones, pero al final se decidió por Enrique Ochoa Reza, un funcionario medio sin militancia en el PRI. La forma en que obligó a los priístas a aceptar a Ochoa dejó en indicio de que bien pudo haber impuesto a Nuño, pero al final quedó sólo como el indicio de que Nuño era una pieza fundamental del grupo de Peña Nieto.

Como titular de la SEP, Nuño ha sido uno de los principales operadores del presidente Peña Nieto en funciones ajenas a su cargo. Algunos políticos veteranos han sentido que Nuño tiene el mismo trato presidencial que tuvo Salinas de Gortari con Luis Donaldo Colosio hasta antes de su nominación como candidato.

Si bien la decisión la toma el presidente en la soledad de su despacho, el escenario de Nuño sería una mezcla de ortodoxia y nuevas reglas de continuidad.

Política para dummies: La política es, a nivel presidencial, la supremacía de los individualismos, aunque medio disfrazados de consensos.


SOlo para sus ojos:
•Los problemas al interior del Frente Ciudadano por México se han agudizado por la decisión del dirigente panista Ricardo Anaya de no permitir que alguien (Miguel Ángel Mancera) le quite la candidatura presidencial. Aunque hay algunos --pocos-- que creen que si las cosas se complican como para reventar la experiencia aliancista, Anaya podría “sacrificarse” y abandonar su ambición.

•Y del lado de Morena, algunos creen que López Obrador prepara un movimiento estratégico que pueda superar el golpe negativo de los terremotos en delegaciones morenistas. Por eso, dicen en los pasillos del poder, Ricardo Monreal no se ha salido de Morena, no se inscribió como independiente y no aceptó los coqueteos del PRI.

•El aumento en la tarifa de prestación de enlaces va a beneficiar a Telcel porque hasta ahora operaba la tarifa cero. Pero los que saben de política dicen que fue un dulcecito de negocios para Carlos Slim, a fin de que no intente meterse en la designación del candidato presidencial priísta y ayude a su victoria para mantener esos beneficios que aumentarán --como si lo necesitara-- las utilidades del hombre más rico de México.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
05 Noviembre 2017 04:00:00
Cataluña: La ley no es democracia
Lo ya sabido: la crisis en/de Cataluña se ha convertido en una crisis de sistema político/régimen de gobierno/Estado nacional de España. Lo no sabido: El problema con la declaración de independencia de Cataluña ha establecido una de las diferenciaciones más importantes en ciencia política: La ley y la democracia. El oficio de los políticos lleva a lo que podríamos llamar como la paradoja de los estadistas: La tarea del gobierno se conquista por la democracia para llegar al poder y aplicar la ley que, de suyo, es excluyente de las reglas de la democracia.

La ley es una norma estricta, y mientras más matemática que sea a la hora de aplicarse, es mucho mejor; la democracia es un equilibrio social entre la diversidad. El gobernante, así, queda en el punto medio entre la norma y la razón; ahí fue donde Platón planteó su tesis del rey filósofo, la síntesis entre el poder y la razón. La diferencia entre el gobernante y el dictador radica justamente en la sabiduría como límite al poder como (decía Weber) la dominación del otro.

El caso Cataluña es bastante complicado en sí, y por lo tanto mucho más para quien quiere examinarlo desde lejos y sin ser natural de España. Pero la ciencia política tiene el instrumental necesario para intentar un esfuerzo analítico y tratar de ofrecer otro escenario menos comprometido con los dos protagonistas del conflicto de sistema/régimen/Estado.

En un ensayo publicado por partes en El Sol, el filósofo José Ortega y Gasset produjo España invertebrada en 1922 y ahí dejó varios criterios importantes: El “estado de disolución” que vivía el país al comenzar los veinte, “España es una cosa hecha por Castilla”, los males de “separatismo y particularismo”. Ortega cita una carta de Maquiavelo --cuyo modelo de Príncipe refiere a César Borgia y Fernando VII, dos españoles-- en la que refiere que el monarca de Aragón “ha tenido siempre que combatir con Estados nuevos y súbditos dudosos”. Y aquí hace Ortega una pausa a pie de página que podría, a la distancia, ser un dato para el análisis de la Cataluña de hoy: “(Fernando VII) ensaya la unificación de un Estado de pueblos por tradición independientes, de hombres que no son sus vasallos y súbditos de antiguo” (subrayados de CR). España, pues, no fue un reino histórico unitario histórico, sino una sumatoria.

La crisis de Cataluña, por tanto, es tan antigua como la formación del reino de España con el matrimonio de Fernando de Aragón e Isabel de Castilla. Y en esa ardua tarea, el papel entonces del vicecanciller de la estructura de gobierno de la iglesia católica cardenal Rodrigo Borgia (Borja), ascendido en 1492 a papa Alejandro VI. España nació, reconoció Ortega, con los expedientes no resueltos de Cataluña y Vizcaya. Y en su ensayo, Ortega hizo una afirmación que él mismo la subrayó con cursivas: “La esencia del particularismo es que cada grupo deja de sentirse a sí mismo como parte, y, en consecuencia, deja de compartir los sentimientos de los demás”.

Los nacionalismos de los diferentes reinos que formaron el reino de España han exigido la comprensión de la suma consciente de destinos a partir de un punto no tan lejano (1469). Por tanto, el problema de las nacionalidades y comunidades de España es un asunto de ley, de democracia y, sobre todo, de liderazgo. El presidente Rajoy dejó que la crisis profundizara su descomposición política para aislar a los independentistas y entonces aplicarles el hacha indiscutible de la ley; pero en estos años de acumulación de contradicciones, la ausencia de una iniciativa de reconstrucción de la identidad española llevó a la persistencia de los nacionalismos.

La aplicación estricta de la ley ha sido siempre una tabla de justificación de los gobiernos que quieren administrar el poder, pero no construir un liderazgo nacional cohesionador. La apuesta del gobierno de Rajoy y el impecable discurso de autoritarismo legal de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría difícilmente pudieran ser rebatido en el escenario legalista; sin embargo, políticamente, España entró en una zona de incertidumbre democrática. Ante las posiciones irreductibles de los independentistas y de La Moncloa, la izquierda debió de haber jugado un papel estabilizador. Pero después del primero de octubre y de las cuarenta y ocho horas que estremecieron España --jueves 26 y viernes 27 de octubre--, la crisis se retroalimentó a sí misma.,

Paradójicamente los que defendieron el régimen de 1978 con el imperio de la ley son los responsables de haber horadado ese régimen y de haberle echado gasolina a la hoguera nacionalista, a menos que encarcelen al 40% de los catalanes independentistas. La crisis quedó trabada entre la ley y la democracia. Y la única puerta de emergencia fue la que nunca se abrió: La política. Es posible que Rajoy haya logrado un reconocimiento como un gobernante que defendió la vigencia de la ley, pero pasará a la historia como el gobernante que no quiso ser estadista ni político.

En México tuvimos un gobernante --Gustavo Díaz Ordaz, por cierto efímero primer embajador de México ante la España democrática en 1977-- que pasó a la historia como el defensor de la ley ante las protestas estudiantiles, pero su obstinación legal lo condujo a la crisis estudiantil de 1968 y al colapso de la represión el 2 de octubre en la Plaza de las Tres Cultura de Tlatelolco. En su ensayo Posdata, Octavio Paz hizo la mejor reflexión sobre esa crisis: Los estudiantes exigían democracia y les aplicaron la ley con el grupo antidisturbios conocidos como granaderos. La ley es la ley, la democracia es el ejercicio de la libertad y la política es --jugando con la frase de David Easton para definir el sistema político-- la “caja negra” en cuyo interior se realizan las interacciones entre los protagonistas sociales y del poder.

La crisis de España es una crisis típica de ingobernabilidad huntingtoniana: Cuando las demandas sociales son superiores a las ofertas institucionales. La aplicación de la ley no resuelve problemas, la democracia los potencia, y sólo queda el ejercicio de la política como el instrumento de los estadistas para atender crisis de existencia de los estados.

indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
03 Noviembre 2017 04:00:00
Guerrero: crisis de seguridad por AMLO y sus protegidos
A pesar de que la crisis de inseguridad en Guerrero comenzó alrededor del 2000 con la derrota presidencial del PRI y con el arribo del perredismo lopezobradorista al control estatal y municipal, ahora el caudillo de Morena, Andrés Manuel López Obrador, se prepara a recuperar la plaza estatal en manos del PRI.

El problema del gobierno estatal priísta de Héctor Astudillo ha radicado en que la estructura de poder perredista-morenista en la entidad ha impedido la construcción de un nievo tejido social-político, pues el perredismo en Guerrero desde el 2005 con Zeferino Torreblanca, Angel Aguirre Rivero, Lázaro Mazón, ahora el reciclado Félix Salgado Macedonio y las complicidades del alcalde igualteco José Luis Abarca mantiene el control de las redes de poder.

Ahora el principal conflicto en Guerrero se localiza en las guardias comunitarias que carecen de control institucional, poseen armas y sobre todo están penetradas por el crimen organizado, además de responder a los liderazgos políticos perredistas-morenistas. La reciente incorporación de Salgado Macedonio a Morena, bendecida personalmente por López Obrador, fue un pésimo mensaje para Guerrero porque la estabilidad de Acapulco se complicó con el periodo salgadista 2005-2008.

Las policías comunitarias fueron el reconocimiento de que las estructuras institucionales de seguridad eran incapaces de garantizar la tranquilidad en zonas calientes del territorio, pero se convirtieron desde finales de los noventa en poderes autónomos que rompieron los equilibrios. La violencia en el estado ha estado asociada a dos vertientes: la política (guerrilla) y la criminal (narcos), y en las dos aparecen perredistas-morenistas.

El arribo de Astudillo a la gubernatura el 2015 marcó una inflexión en la estrategia de seguridad por la presencia del ejército, la marina y la policía federal, cuyo nivel de aceptación, en encuestas del Inegi, es mayor a la media nacional. Esta relación de seguridad estado-federación le permitió a Astudillo aumentar la percepción de gobernabilidad política medida, para las variables guerrerenses, por el nivel de ocupación de la industria hotelera que rebasó el 90% en este último puente de noviembre.

En estos dos años se recrudeció la violencia como producto de los enfrentamientos entre bandas. Pero detrás de estas matanzas existe una disputa territorial entre los cárteles y una redocumentación de las relaciones de poder con los liderazgos perredistas-morenistas. El regreso de Ángel Aguirre Rivero en algún cargo legislativo en 2018 tiene que ver con la reincorporación de Salgado Macedonio a López Obrador. Aguirre fue pieza del PRI operada por Marcelo Ebrard Casaubón para pasarse como candidato del PRD a la gubernatura en el 2011, pero obligado a renunciar por su presunto involucramiento en el caso de los 43 normalistas secuestrados por la policía municipal de Iguala por instrucciones del alcalde perredista-lopezobradorista José Luis Abarca.

La tarea de Astudillo ha sido, en este contexto, tratar de romper la red de poder política-criminal en Guerrero, sólo que apoyado exclusivamente por las fuerzas armadas y el operativo de seguridad supervisado por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Pero esta tarea será más larga si las fuerzas sociales no se vuelven a tejer en torno a unas gobernabilidad política y no criminal.

Por lo pronto, la percepción de inseguridad general ha bajado en Guerrero y la última encuesta del INEGI la ubica en 53.2%, debajo de la media nacional de 59.1%. Pero esa percepción podría de nuevo dispararse si la federación no le da prioridad al enfoque social y político de la inseguridad.

-0-

Política para dummies: La política es la habilidad para ver más allá de la realidad política y enfocar la realidad social.

Solo para sus ojos:

• El tema de las firmas de apoyo a los independientes tiene más problemas operativos que facilidades. Los que firman ignoran las reglas y algunos dan teléfonos falsos, sobre todo cuando saben que el padrón circula para enviar mensajes políticos. Y el problema será de estructura porque se requieren 17 estados. La única que tiene estructura es Margarita Zavala de Calderón.

• De locos: el líder norcoreano Kim Jong-un declaró que Donald Trump está mentalmente inestable. Ni a cuál irle.

• En lugar de aclarar el manejo de fondos públicos, el PT hace lo único que sabe hacer: protestar en la calle y privilegiar el apoyo de López Obrador. Pero en medio queda nada menos que el expriísta Manuel Bartlett Díaz, coordinador del PT en el Senado, tan dado en lanzar sus dardos de Zeus contra la corrupción del PRI.

http://indicadorpolitico.mx

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

@carlosramirezh
02 Noviembre 2017 04:00:00
INE aviva incertidumbre electoral; lo rebasan TEPJF, Senado y sociedad
Si la elección de gobernador de Coahuila va a ser un elemento catalizador de su autoridad política y moral, entonces el Instituto Nacional Electoral se perfila como el factor de incertidumbre y parcialidad en las elecciones presidenciales. El tira-tira con el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación va siendo una lucha perdida por el INE.

Lo malo, sin embargo, es que el organismo encargado de organizar las elecciones ha ido perdiendo consenso. En los últimos meses, el TEPJF, el Senado y hasta --al parecer-- la Presidencia de la República han atropellado al consejo general del INE por los casos de Coahuila, las directrices electorales para meterse contra la libertad de opinión de medios y la difusión de encuestas que violan las reglas del Instituto.

El consejero presidente Lorenzo Córdova ha sido rebasado por la reorganización de las reglas electorales, pero más por falta de liderazgo interno y por el desconocimiento de las prácticas electorales reales que no enseñan en la academia. Así, las del 2018 serán elecciones más delicadas que las de 2000 y 2006.

Uno de los temas a debate es el de las encuestas. En su afán por aplicar a rajatabla sus propios lineamientos, el INE tiene demandados a medios de comunicación por la publicación de encuestas. Sin embargo, el asunto no es tan sencillo: El INE carece de conocimiento jurídico para respetar el principio del derecho que dice que toda acusación debe estar ajustada estrictamente a la ley. Y muchos sondeos o pulsos son asumidas por el INE como encuestas y confunde sondeo de partidos con tendencias de candidatos que aún no existen legalmente.

Esta semana circuló en redes periodísticas una nueva entrega de una encuesta acreditada a la Presidencia de la República y su contenido --que maneja tendencias de precandidatos o aspirantes-- en los hechos viola las restricciones del INE. Lo malo para el Instituto es que esa encuesta no ha sido reconocida por la Presidencia, algunos la abonan al Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y los más le dan validez oficial. Pero los que la difundan estarían violando las restricciones del INE y podrían ser multados con cifras multimillonarias, inclusive esa multa podría ser endosada al Cisen y a la Presidencia. Pero hasta ahora el INE mira hacia otro lado.

El caso Coahuila ha sido de ridículo para el INE: siguiendo las consignas del PAN de Ricardo Anaya, el INE ha movido a su antojo la cifra de gasto de campaña del PRI con el propósito de acreditar rebase de gastos y por tanto anular las elecciones. Pero el Tribunal ya le corrigió la cifra de gasto del INE y le ordenó ajustarla, pero de nueva cuenta hace horas el INE volvió a reclasificar el gasto para probar gasto rebasado y anular las elecciones. El último ajuste también será aplastado por el TEPJF.

Y el INE redactó unas reglas de opinión en medios electrónicos para meterse en contenido editorial, pero el Senado reformó la ley de telecomunicaciones y las instrucciones coercitivas del INE fueron anuladas en los hechos. El INE de Córdova se ocultó detrás del derecho de las audiencias para coartar la libertad de opinión de medios y en las políticas editoriales que requieren libertad absoluta.

Así, el INE llegará al 2018 con autoridad disminuida por la inexperiencia y falta de liderazgo del consejero presidente.

Política para dummies: La política es la facultad para darse a respetar en momentos de intensidad, no para servir a intereses oscuros.


SOlo para sus ojos:
•El atentado civil en Nueva York podría ser, en efecto, terrorismo islámico. Pero algunos indicios señalan un agresor perturbado porque bajó del auto con pistolas falsas. De ser así, entonces el problema en los EE.UU. es de inestabilidad mental preocupante.

•El caso del exfiscal Santiago Nieto fue una gran victoria política del PRI y del presidente Peña Nieto: no sólo frenaron su intento de insubordinación senatorial, sino que al final lograron la alianza con el PAN y el PRD para diluir el conflicto en los tiempos legales. Eso sí, papel importante jugaron los senadores calderonistas-margaritos, encabezados por Ernesto Cordero, porque le jugaron las contras a su partido.

•Desde 1999 comenzó la indagatoria de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos sobre la criminalidad dentro de las prisiones y es la hora en que no hay iniciativa alguna para resolverlo. Así, la criminalidad en las calles se suma a la criminalidad en las prisiones, con la gravedad de que ésta última se da por la complicidad de funcionarios encargados de controlar a los presos.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
01 Noviembre 2017 04:00:00
Desafío del Frente PAN-PRD: Pluris a críticos y ciudadanos
Diez días después de una carta de setenta y cuatro intelectuales, líderes de organizaciones civiles y artistas dirigida al Frente Ciudadano por México para que tomaran en cuenta a los ciudadanos, los liderazgos del PAN-PRD-MC abrieron las puertas del Frente Ciudadano aún sin ciudadanos a ciudadanos para intentar un esfuerzo de ciudadanización.

Varios de los firmantes de la carta aceptaron incorporarse a las comisiones del Frente encargadas de diseñar el programa de gobierno. Hasta ahí las cosas se ven más o menos bien. Pero el verdadero desafío del Frente para asumir en realidad su condición de Ciudadano radica en la apertura de posiciones de poder.

El Frente daría un buen golpe político si abre el 50% de las candidaturas plurinominales a intelectuales, artistas y dirigentes de organismos civiles para llevar su voz crítica al Congreso. Hasta ahora, las pluris sirven para consentir a la élite de los partidos porque esos candidatos no hacen campaña, llegan cómodamente por el esfuerzo de los candidatos distritales y los pluris se quedan con las posiciones más importantes de poder.

No se sabe si los ciudadanos de la primera carta aceptarían ser candidatos al congreso. Pero el Congreso abriría las ventanas a aire fresco si PAN-PRD-MC enlistan como pluris a Denise Dresser, Jorge G. Castañeda, Lydia Cacho, Gael García Bernal, Sergio Aguayo, Federico Reyes Heroles, Alondra de la Parra, Juan Pardiñas, Ricardo Pascoe y otros.

Hasta ahora, muchos ciudadanos, intelectuales y dirigentes de organismos civiles se han dedicado a criticar al sistema político priísta y sus vicios; pero sus críticas derivan en recomendaciones que son ignoradas por los políticos profesionales que llegan a cargos públicos con muchas deudas de poder y al final deciden lo que ordenan los dirigentes de sus partidos.

Para cambiar estos desencuentros, el Frente Ciudadano abrió un resquicio: sentarse a dialogar con los ciudadanos y luego invitarlos a participar en el diseño de las propuestas de gobierno. El problema, sin embargo, radica en el hecho de que ninguno de los partidos cumple con sus promesas y los programas de gobierno no pasan por acuerdos legislativos, salvo cuando son propuestas del gobierno priísta.

La ciudadanización del Frente Ciudadano pasa por la apertura de canales de participación en cargos de decisión; los ciudadanos hasta ahora podrán participar en el diseño del programa del Frente, pero no tendrán forma de hacer que sus propuestas se aprueben.

La ciudadanización del parlamento a través de los partidos políticos sería una gran reforma del poder. Las únicas reformas reales del poder fueron la incorporación del disidente Partido Comunista Mexicano al Congreso en 1979 y la alternancia panista en la presidencia, pero las dos fueron absorbidas y neutralizadas por las estructuras del poder.

La gran reforma institucional del sistema/régimen/Estado pasa por el Congreso. El movimiento de los Indignados españoles del 11 de marzo de 2011 derivó en la reactivación del partido Ciudadanos (derecha) y la fundación de Podemos (izquierda socialista), éste último formado por profesores de ciencia política de las principales universidades. Los dos rompieron el equilibrio bipartidista posfranquista (el derechista Partido Popular y el Partido socialista Obrero Español, los dos monárquicos) que no quiso demoler el régimen franquista sino modernizarlo.

De ahí la jugaba audaz del Frente Ciudadano si abre el 50% de sus plurinominales (hoy los tres tienen 134 diputados pluris) a los ciudadanos y mejor si son críticos. Y PAN-PRD-MC ahí sí ciudadanizarían sus propuestas.

Política para dummies: La política de la buena es el desafío al sentido común para romper inercias.


Sólo para sus ojos:

•Los fantasmas de la navidad pasada se le aparecen a Marcelo Ebrard, ahora que quiere regresar al país con López Obrador. Primero, la Corte amparó a mandos policiacos a los que Ebrard había sacrificado para cubrir su negligencia en el caso de la disco New Divine; y luego el narco en Tláhuac remite al linchamiento de policías que Ebrard no impidió.

•Por cierto, a Ebrard se le cierran las puertas. Si en la campaña del 2006 López Obrador lo designó secretario de Gobernación de su gobierno --si ganaba, claro--, Ebrard esperaba que mantuviera la propuesta para estas elecciones; sin embargo, López Obrador ya le ofreció Gobernación a Ricardo Monreal. O sea, Ebrard ya cayó de la gracia del Caudillo.

•Sin pena ni gracia los encuentros de José Antonio Meade con grupos priístas; el último con las mujeres destacó por escenas de selfies, pero eso ocurre con cualquier persona más o menos famosa. Por eso Meade no sube en las encuestas.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
31 Octubre 2017 04:00:00
2018: La verdadera elección de Estado no será en las votaciones
A partir del axioma de que el poder se ejerce o se padece, el PRI ha comenzado a abrir todas sus cartas institucionales, pragmáticas y de autoridad del ancien régime para exhibir al adversario.

Las presiones sobre el exfiscal electoral, el expediente judicial contra dirigentes del PT --entre ellos, la esposa del dirigente Alberto Anaya--, la extensión de la indagatoria al gobierno del independiente Jaime Rodríguez El Bronco, el expediente sobre la fortuna del dirigente panista Ricardo Anaya, hasta ahora, revelan que el poder sirve para usarse.

Y no se trata sOlo del PRI, sino que existen evidencias de que el PAN y el PRD lopezobradorista también han usado el poder para apalancar posiciones de poder: Fox y el desafuero de López Obrador y el uso de la PGR en el 2006 para desbarrancar la candidatura priísta a gobernador de Jalisco de Arturo Zamora y beneficiar al panista Emilio González Márquez y Calderón con la utilización del poder presidencial para afectar la candidatura presidencial panista de Josefina Vázquez Mota en 2012.

Y del lado del PRD aquellas maniobras de López Obrador para beneficiar la candidatura a jefe de gobierno en el 2006 de Marcelo Ebrard Casaubón y la forma en que usó el poder como jefe de gobierno para tratar de liquidar la capacidad de autonomía del Instituto capitalino de Acceso a la Información.

Como en política todo se vale, la acción del Estado priísta es reacción a las maniobras de la oposición. Por ejemplo, el fiscal Santiago Nieto fue sembrado por el PRD de Miguel Barbosa no para combatir la ilegalidad en los procesos electorales sino para perseguir actos ilegales que involucraran al PRI y sobre todo al presidente Peña Nieto. La ruptura ocurrió por la filtración de datos periciales sobre el caso Pemex-Odebrecht como parte de la campaña de desprestigio opositor contra el gobierno de Peña Nieto. El cese del fiscal y la movilización estridente de la oposición fue un pulso de fuerzas del PAN-PRD-Morena-PT contra Peña y de paso se extendió al PRI. La respuesta oficial fue, según las leyes de la física, con la misma intensidad en sentido contrario.

La indagatoria contra el PT en San Luis Potosí tiene como contexto el papel de pivote del partido con López Obrador, y la extensión del expediente al gobernador de Nuevo León y registrado como aspirante a la candidatura presidencial independiente, lo cual puede leerse en el mismo sentido: Exhibir irregularidades y restarles votos en las presidenciales del 2018.

Lo malo de esta estrategia radica en el hecho de que los expedientes contra la oposición tienen bases reales de acusación. En los tiempos periciales, también existe el cumplimiento de las normas de las indagatorias judiciales. En este sentido, los señalamientos opositores de manipulación de casos también son ciertas. En este sentido, el problema radica en que la oposición vivió de beneficios institucionales sin entender que al final de día todo se revierte.

La ingenuidad opositora se olvida que en la lucha por el poder --y más aún: Del poder presidencial-- todo se vale. En el PRI existía el método de limpiar con bastante anticipación las irregularidades para que no salieran como parte de la guerra sucia electoral. Para ello siempre se utilizó la Secretaría de Gobernación.

La oposición debe entender que primero debe limpiar sus establos y luego salir a torear.

Política para dummies: La política es la frialdad de carácter para asumir el poder como la capacidad de dominación del adversario.

Sólo para sus ojos:
•Durante algún tiempo se llegó a decir que el PAN era un partido porfiristas o neoporfirista. Y el exgobernador bajacaliforniano Ernesto Ruffo lo acaba de refirmar: Declaró que “si viviéramos en la revolución, los disidentes del PAN serían fusilados en caliente”. Es decir, como en los tiempos de Porfirio Díaz en que se liquidaban a los opositores. Es, por cierto, el mismo Ruffo que dijo que la salida de Margarita Zavala de Calderón del PAN era como sacar el pus de una herida.

•El debate sobre el salario es indispensable, solo que ha entrado ya en la demagogia populista electorera del 2018. Cualquier movimiento en era variable afectará a todas las demás. Es indispensable que el salario suba, pero no para ganar votos porque entonces lo que se va a ganar es más inflación.

•Así se llevan: luego de que el expresidente Bush Jr. atacó a Trump, de pronto salieron revelaciones de que el expresidente Bush Sr. estuvo involucrado en casos de agresiones sexuales.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
30 Octubre 2017 04:00:00
Independientes con la bendición del PRI; firmas fiadas para dividir voto
La advertencia fue hecha con anticipación: el PRI iba a meter las narices y todo lo que se pueda hacer para dividir el voto. Muchas de las firmas de los independientes serán de priístas prestados sin garantizar el voto efectivo. Si de las decenas de aspirantes llegan cinco, el voto se va a fragmentar y el PRI podrá ganar con menos votos.

En la estrategia priista les conviene que participen Margarita Zavala de Calderón (ex PAN), Jaime Rodríguez El Bronco (ex PRI), Armando Ríos Piter (ex PRD), Pedro Ferriz de Con (periodista de radio), Edgar Ulises Portillo Figueroa (académico) y María de Jesús Marichuy Patricio Martínez (EZLN). Por sí mismos los cinco carecen de infraestructura para lograr un millón de firmas de apoyo (877 mil indispensables y 10% por depuración en el INE).

El perfil de los independientes se ajusta a contingentes definidos de votos: disidentes del PAN que en el 2012 votaron por el PRI, independientes engañados por El Bronco, periodistas, académicos y zapatistas institucionalizados. Como las exigencias del Instituto Federal Electoral sólo exigen la firma y ningún compromiso de voto formal, la estrategia radica en apuntalar cinco opciones más que se sumarían a los formales: PRI, PAN-PRD y Morena. Entre nueve con competitividad, el PRI necesitaría menos votos para ganar.

En las cinco elecciones presidenciales de 1988-2012 hubo muchos candidatos, pero sólo tres competitivos: PRI, PAN y PRD. Los demás fueron maniobras de escenografía democrática: en 1994 participaron nueve candidatos, pero sólo tres reales; el promedio de votación por el candidato presidencial del PRI en esas cinco elecciones fue de 39.1%; en el 2012 Peña Nieto ganó por el PRI 32% y los seis puntos adicionales --para completar 38%-- fueron aportado por el Partido Verde. Y los chicos en esa votación apenas lograron cifras entre 0.5-2.5%.

Los escenarios hipotéticos para el 2018 señalan que habrá cuatro candidatos fuertes --PRI-Verde, PAN-PRD-MC, Morena-PT y Margarita Zavala de Calderón-- que seguirán dominando las votaciones con tendencias de alrededor de 20% cada uno. Y cuando menos tres independientes --El Bronco, si logra su registro por las firmas, el senador perredista Ríos Piter y la zapatista Marichuy-- aspiran a lograr 20%, pero a costa de quitarles algunos puntos a los punteros.

La clave de los independientes radica en conseguir cada uno un millón de firmas de apoyo, sin que necesariamente sean votos efectivos en urnas. Con tendencias que irían de 3%-8%, los cuatro grandes tendrían menos votos. Si el padrón es de 87 millones y se prevé una votación optimista de 60%, entonces los votos a repartir entre todos serían 52.2 millones.

Descontados los independientes, los escenarios hipotéticos dejan menos votos entre los cuatro candidatos competitivos. La última encuesta de Consulta (El Economista) maneja cifras de empate técnico de alrededor de 21% promedio entre los tres más importantes --PRI-PV, PAN-PRD-MC y Morena-PT-- y le deja 8% a independientes. Pero hay que tomar en cuenta que Margarita Zavala viene desde atrás y será competitiva. Las posibilidades de los independientes no radican en el millón de firmas, sino en fondos, estructura y visibilidad mediática para ocho largos meses.

En la repartición de votos al PRI le convienen los independientes para bajar los votos opositores. Por eso se nota ya desde ahora la mano del PRI en la recolección de firmas para ayudarlos y así ayudarse.

Política para dummies: La política es el arte para jugar con las armas del adversario, pero para beneficio propio.


Sólo para sus ojos:

•La lucha por reponer al fiscal contra fraudes electorales perdió gas por la amenaza incumplida de la oposición para no avanzar la ley de ingresos. Pero esa oposición recibió mensajes negativos de mercado: sin ley de ingresos habría alza de precios, especulación y presiones devaluatorias. Y como esa oposición quiere vender estabilidad para ganar votos en el 2018, entonces no pudo cumplir su amenaza.

•Parece que el presidente Trump dio marcha atrás a la apertura de archivos secretos sobre el asesinato del presidente Kennedy en 1963. Y dicen en los pasillos de poder estadunidense que sigue la percepción de que la mano de la CIA estuvo metida. Por tanto, la secrecía trata de proteger a la agencia de espionaje.

•En CdMx se está dando un reacomodo de fuerzas políticas: Morena salió muy lastimada de los terremotos y la rebeldía de Ricardo Monreal, el PRI podría respirar un poco con la dirección partidista local de Eruviel Ávila, la alianza PAN-PRD repuntó posibilidades y algunos independientes le van a quitar votos a Morena.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
29 Octubre 2017 04:00:00
Partidos electorales, ya no por ideas
El principal problema de los partidos políticos no es nuevo en su planteamiento. Aquí en artículo anterior me he referido a ello: Formados por ciudadanos aglutinados en torno a un membrete o a una propuesta, los partidos han quedado atados a los intereses de direcciones oligárquicas. Esta advertencia la hizo desde 1912 Robert Michels en el primer acercamiento teórico a la configuración de los partidos.

La teoría de los partidos es amplia: Maurice Duverger y Giovanni Sartori, entre los clásicos, y Otto Kirchheimer y Angelo Panebianco, entre los nuevos. Y hay nuevas teorías en curso: partidos atrapatodo, partidos cártel y hasta partidos pirata; desde luego, los partidos-no-partidos; los partidos-coaliciones que giran en torno a la propuesta electorera de ganar el poder para servir a los marginados.

Si los partidos nacieron para organizar a la ciudadanía en militancia en torno a una idea política y/o a una propuesta de gobierno, estas dos metas han perdido consenso social: la ideología se ha subordinado al mero acto de gobernar para aprobar programas asistencialistas. Un caso típico es Brasil, donde los presidentes progresistas deben lograr coaliciones entre diez partidos y por tanto lo primero que sacrifican son las ideas-fuerza para definir programas sociales electoreros.

Nuevas formaciones sociales, nuevos electores, nuevas demandas y menos filosofía política dibujan el perfil de la sociedad electoral. En España nuevos activismos sociales se organizaron después del 15-M del 2011 y produjeron la reactivación de Ciudadanos y el nacimiento de Podemos. En los EE.UU. la crisis de legitimidad ha comenzado a generar corrientes que han creado opciones electorales no bipartidistas. En otros países las coaliciones han logrado avances sustanciales, pero a condición de soslayar las ideologías como elementos aglutinadores.

La crisis de los partidos en México tiene sus características, pero al final del día no presentan diferencias con otros casos. Y alcanzan sus datos para análisis de fondo. El Partido Acción Nacional (PAN, de centro-derecha) nació en 1939 y sólo en el 2000 tuvo alianza para las elecciones presidenciales, pero su debilidad militante lo lleva a buscar hoy una alianza electoral-política con el Partido de la Revolución Democrática (PRD, de centro-populismo) para alcanzar competitividad en las elecciones presidenciales del 2018.

El partido Morena (movimiento de masas populistas de López Obrador) ha logrado hacerse de una alianza con el Partido del Trabajo (PT, medio laborista, pero sin ideología fija, y con tendencias electorales de máximo 2%), aunque en los hechos el PT le sirvió a López Obrador para construir una bancada parlamentaria diferente al PRD y antes de obtener su registro legal.

El PRI es un caso más complejo: Nació como apéndice de los jefes revolucionarios y construyó un sistema de partidos a su imagen y semejanza, aunque con membretes sin coherencia. El PRI asistió a elecciones presidenciales en 1958, 1964, 1970, 1976, 1982 y 1988 aliado al Partido Popular Socialista (de definición marxista-leninista pero siempre aliado al PRI) y el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM, formado por algunos generales revolucionarios del grupo de Venustiano Carranza, 1913-1920). A partir de las elecciones presidenciales de 1994 el PRI perdió esas alianzas y sólo mantiene una con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM, sin ideología y apenas con retórica ecológica elemental).

El problema radica en que la crisis de los partidos ha conducido a una disminución de militantes, El PRI acostumbró a militancias no verificables de hasta 25 millones de ciudadanos, producto de la organización corporativa del partido: Todos los obreros, los campesinos y las clases medias estaban afiliados casi en automático al PRI y eran contabilizados como militantes, aunque en los hechos el PRI ha tenido alrededor de 17 millones de militantes desde las elecciones de 1976. En la actualidad el PRI ha registrado ante las autoridades electorales un padrón de militantes de 5 millones de personas.

La votación efectiva de los partidos no es la de militantes sino la de ciudadanos convencidos, por muchas razones, de las propuestas partidistas. En términos promedio la militancia en función de la votación del PRI es de un tercio. Los demás partidos andan en menos: el PRD acreditó 2.5 millones de militantes, el PAN apenas 400 mil, Morena solo 500 mil. En total, la militancia total de los nueve partidos registrados es de 10 millones de ciudadanos, contra un padrón electoral de 87 millones.

Por tanto, los partidos han tenido que olvidarse de las ideologías y entrarse en las propuestas inmediatas de gobierno, y más aún: en programas asistencialistas específicos. La confusión ideológica ha llevado también a una aglomeración en el centro político, porque definiciones específicas de izquierda o derecha disminuyen los votos.

Lo que estamos viendo en México es el modelo de partido profesional-electoral de Angelo Panebianco: profesionalización administrativa de políticos, activismo sólo en fechas electorales y propuestas de programas de gobierno con destinatarios concretos. La dirección política de los partidos es la del modelo Michels: la oligarquía, porque los dirigentes deciden sin contrapesos ni consensos las candidaturas. Así, los partidos también caen en el modelo de Kirchheimer de partidos escoba o atrapa-todo, lo que implica el salto de militantes y aspirantes a candidaturas de un partido a otro, sin preocuparse por el asunto ideológico. Del militante convencido se ha pasado al militante chapulín, ese animalito de los jardines conocido porque no camina sino salta de un lado a otro.

Lo malo de todo es que estas deformaciones ideológicas en militantes, partidos y ciudadanos deriva en funcionarios electos por pragmatismo y por tanto en gobiernos sin coherencia ni compromiso y corrupciones crecientes por falta de compromiso con la ética que sólo da la ideología.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
27 Octubre 2017 04:00:00
Las fiscalías ponen política en centro de candidaturas del PRI
La oposición perredista-morenista se engolosinó y adelantó las vísperas con la apertura del caso del fiscal contra delitos electorales y su efecto en la renuncia de Raúl Cervantes a la PGR. Por tratar de pescar al exdirector de Pemex Emilio Lozoya, esa oposición ya perdió esas posiciones que iban a ser fundamentales para el tiempo político de Peña Nieto después de entregar la presidencia a su sucesor el próximo primero de octubre de 2018.

El fiscal cesado Santiago Nieto había sido una posesión opositora sembrada para acotar las posibilidades de fraude electoral en las presidenciales del 2018, pero por alguna razón se ancló en la vertiente mexicana del caso Odebrecht. Como en política lo caro suele ser barato cuando se toman las decisiones estratégicas con timing exacto, el cese de Nieto lo sacó de la jugada electoral del próximo año.

Los indicios que ha dejado el caso Nieto no son desdeñables: La oposición prepara una vasta persecución judicial contra Peña Nieto ya como expresidente.

De ahí la fuerte batalla por el fiscal general y el fiscal antifraudes electorales. De haber tenido paciencia, Nieto pudo haberse quedado embozado en la PGR hasta julio próximo. Sin embargo, hay posibilidades de que los dos nuevos fiscales sean nombrados hasta después de las elecciones, en el entendido también estratégico de que Los Pinos está apostando no sólo a la victoria presidencial, sino a la conquista de una mayoría absoluta priísta --sin alianza-- en las dos cámaras.

En este escenario, la renuncia “irrevocable” de Cervantes a la PGR habría de formar parte del escenario. Nieto no se aguantó las ganas de reventar el caso Lozoya-Odebrecht y precipitó los acontecimientos… en su contra. En los perredistas-morenistas que lo habían sembrado en la fiscalía electoral hubo irritación porque lo sacaron de la jugada para el 2018 y después. Y ante la inseguridad de lograr la mayoría absoluta en el Senado para regresarlo a su cargo, PRD-Morena y su aliado forzado el PAN han asaltado la tribuna legislativa.

Al PRI se le acomodaron los astros cuando se supieron las filtraciones de Nieto a Reforma y la salida de Cervantes y el cese de Nieto tienen una correlación política. El costo del escándalo mediático por el desplazamiento del fiscal contra delitos electorales ha sido menor a la esperada, de acuerdo a las primeras estimaciones en grupos políticos operadores de Los Pinos.

Eso sí, el caso Nieto prendió un foco de alerta en el tablero sucesorio de Los Pinos porque dejó muy en claro que el principal problema priísta para el siguiente gobierno será político y no económico. El presidente Peña dejará un sistema político priísta achicado por la movilidad social. El próximo presidente priísta de la república no se preocupará por la política económica, sino que tendrá su principal desafío en una oposición en pie de guerra contra Peña Nieto y una sociedad cibernética que ya sentenció al actual gobierno.

La estabilidad del sistema priísta --cuando menos de las elecciones presidenciales a las de mediados de sexenio en 2021-- va a depender de un sucesor que tenga la capacidad de control de los instrumentos políticos, porque el próximo presidente tendrá una precaria base electoral de menos de un tercio de los votos. Una posible alianza opositora podría juntar el 51% de las bancadas y por tanto, la crisis en la PGR debe tener, también, una lectura sucesoria.

Política para dummies: La política es la habilidad para cerrar puertas, antes de que otros las abran.

Sólo para sus ojos:
• Para beneficio de Trump, el Rusiagate es ahora de la demócrata Hillary Clinton: Periódicos revelaron la venta de uranio a Rusia y que la campaña de Hillary estuvo en el dossier contra Trump en alianza con rusos. Bush ordenó la invasión de Irak después de que Hussein había hecho --a juicio de la Casa Blanca-- esfuerzos para comprar uranio enriquecido y fabricar una bomba nuclear.

• Y sobre el Tratado comercial, Trump declaró que la estrategia de los EE.UU. es cancelar el existente y renegociar uno nuevo con mejores condiciones.

• Si las pasiones tienen racionalidad, el radicalismo de la oposición podría revelar que ya perdieron la batalla por Santiago Nieto. Los datos indican que el gobierno y el PRI en el Senado no van a dar marcha atrás a la decisión.

• Al final de cuentas, el documental de Kate del Castillo en Netflix presenta una imagen positiva de El Chapo Guzmán, uno de los narcos más temibles, asesinos y, sobre todo, promotor del consumo de drogas.
http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
26 Octubre 2017 04:00:00
Frente: Se desmorona Anaya; quedan Mancera y Moreno Valle
Una sombra de preocupación comienza a dominar el estado de ánimo de los panistas que aprobaron el Frente Opositor/Frente Ciudadano porque su dirigente Ricardo Anaya Cortés perdió ventaja como única propuesta para la candidatura presidencial aliancista. Lo malo es que el PAN apostó todo su resto a la nominación de Anaya.

Algunos panistas aliancistas consideran que Anaya cometió muchos errores, sobre todo el de no haber impedido la salida de Margarita Zavala de Calderón. Su argumentación es sólida: Con un padrón electoral de alrededor de 400 mil militantes, el PAN ha ganado elecciones por el voto no-militante. En el PRI ocurrió lo mismo en el 2006: Madrazo conservó el voto duro-duro, pero otros priístas prefirieron pactar con Calderón.

La jugada política de Anaya fue convencer al PRD que sería imposible la victoria por sí mismos y entonces ofreció la alianza con la fijación del reparto del poder: la candidatura presidencial al PAN y la del gobierno de Ciudad de México al PRD. Pero ambos escenarios han cambiado: el PAN disminuyó sus expectativas por los escándalos de Anaya y al PRD no le alcanza con Alejandra Barrales para garantizar la victoria ante Ricardo Monreal, el PRI de Eruviel Avila y Morena que podría recomponerse a partir del liderazgo de López Obrador vía algún Juanito o Juanita.

En el tiempo político de cuarto para las doce, las candidaturas de relevo no le están gustando a Anaya: La muy competitiva figura de Miguel Ángel Mancera y el exgobernador poblano Rafael Moreno Valle que ha escalado posiciones aprovechando los descalabros de Anaya. El escenario electoral hoy es diferente al que existía antes de los terremotos de septiembre: López Obrador viene bajando, el PRI ha explotado mediáticamente el debate en torno a la candidatura presidencial. En este contexto algunos panistas del entorno de Anaya creen que no todo está perdido, pero la condición sigue sin gustarles: un giro estratégico mediático para sacar a Anaya de la línea de golpeo y comenzar a construir otra candidatura presidencial aliancista.

La crisis al interior del PAN anayista está llevando a escenarios inesperados: que el PAN se salga de la alianza, aunque a costa de reconocer que ninguno de sus candidatos ganaría la presidencia; también han examinado --en menor medida-- la búsqueda de un acuerdo con Margarita Zavala de Calderón.

La gran derrota de los panistas radicaría en el escenario de que el PAN se quede sin ninguna de las dos candidaturas --presidencial y CDMX-- o mantenerse en la línea aliancista a costa de tener más probabilidades de fracaso electoral que de victoria. Esta mera posibilidad ha comenzado a mostrarse en un debilitamiento electoral de la base panista.

El problema que enfrentan los panistas es que Anaya se encuentra en una situación de sobretensión que impide los razonamientos políticos y sobre todo estratégicos. El Frente cometió el descuido de operar de manera exclusiva en los liderazgos elitistas, sin amarrar la viabilidad de la coalición con un programa de gobierno reformista que despertara el interés de los votantes en los tres temas fundamentales: la crisis económica, la crisis del sistema político priísta y la corrupción.

La caída en tendencias de Anaya, el reposicionamiento de Mancera y el repunte de Moreno Valle están acorralando a Anaya, pero entre los panistas existe el temor de que el presidente del PAN no reconsidere y lleve al PAN a la derrota.

Política para dummies: La política es el juego de ajedrez en el que siempre hay que estar, mínimo, cuatro jugadas adelante.

Sólo para sus ojos:
•Las elecciones legislativas argentinas pasaron desapercibidas en México, pero su resultado fue importante: la derrota del populismo peronista-kirchnerista y la reafirmación del grupo conservador del presidente Macri.

•El PAN enfrente el riesgo de otra fractura, ahora en el Senado, con el caso del fiscal de delitos electorales. Los senadores panistas-calderonistas pueden apoyar al PRI y derrotar al PAN. De darse este escenario, será otro problema para la menguada precandidatura presidencial de Ricardo Anaya.

•Lo que son las cosas. El secretario de Salud, José Narro, dice sobre su posible nominación presidencial priísta: “aún no me decido”, pero la decisión será del presidente Peña Nieto, no de Narro. Claro, si pierde dirá que nunca se decidió y no que su prenominación fue inexistente.

•Por cierto, el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, centro del escándalo de Fepade, tiene todo, pero todo, el apoyo presidencial.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
25 Octubre 2017 04:00:00
La democracia de los manotazos de Córdoba y el partidizado INE
El peor mensaje político de las elecciones del 2018 lo acaba de enviar el consejero-presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova: “timoratos, no; manotazos cuando sea necesario” (El Universal). Era lo que faltaba para entender que los actores político-electorales ya rebasaron al INE.

Y el dato no es menor porque prefigura unas elecciones sin autoridad y fuera de control.

En todo caso, el INE necesita dar varios manotazos a su interior porque ahí es donde el proceso electoral se está descarrilando. No hay decisión del INE que no sea revertida con la mayor tranquilidad por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Y el propio consejero-presidente necesita también revaluar su propia condición de jefe del Instituto porque la amenaza de la fuerza --los manotazos-- indican una pérdida de autoridad política inclusive entre el mismo consejo electoral.

Lo que el INE necesita no es el manotazo autoritario, sino el liderazgo inexistente. Si el consejo general es incapaz de mantener el orden y la responsabilidad del funcionamiento del Instituto, entonces la falla no está en los que se saltan las regulaciones sino en la falta de autoridad moral del consejero presidente.

El problema del INE no radica en la necesidad de que el consejero-presidente actúe como profesor gruñón de secundaria pública --le faltan los reglazos--, ni que los manotazos sean la forma de imponer su autoridad. El único periodo en el que el entonces IFE logró imponerse con autoridad política y moral y no a base de los reglazos de Córdova fue en el periodo 1996-2003, durante el consejo dirigido por José Woldenberg. Y eso que le tocaron dos procesos delicados: las elecciones federales de 1997 en las que el PRI perdió la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y el primer gobierno electo del DF, y la alternancia presidencial del 2000.

El segundo problema del INE consiste en la pérdida de autoridad del consejo ciudadano ante la partidización del Instituto, y no sólo por la presencia de partidos en el consejo, sino porque los partidos negociaron entre sí la nominación de consejeros.

El IFE-INE perdió su sentido en el 2003 cuando el PAN en la presidencia aceptó que la designación de consejeros fuera por razones de partido; Luis Carlos Ugalde Ramírez fue designado consejero presidente a propuesta negociada de Elba Esther Gordillo como diputada del PRI y paradójicamente la principal operadora política del presidente Vicente Fox. El nuevo consejo no pudo darles legalidad y legitimidad a las elecciones del 2006, cosa que fue aprovechada por Andrés Manuel López Obrador para colapsar las instituciones. La crisis del 2006 fue responsabilidad del INE armado por la maestra Gordillo.

La gestión de Córdova en el INE ha estado plagada de inconsistencias: desde el tráfico con el padrón, hasta su falta de autoridad política para determinar violaciones a las leyes electorales y por tanto las correcciones constantes de plana a las decisiones del Instituto. Las elecciones de gobernador en Coahuila el pasado junio pudieron en ridículo al INE porque el Tribunal Electoral le enmendó varias veces la plana al Instituto. Y todo indica que el dictamen de anulación de elecciones no pasará las pruebas judiciales.

Corregido por el Tribunal Electoral, rebasado por los partidos, sin credibilidad en la sociedad y regañado por burlarse de los indígenas, ahora Córdova amenaza con manotazos donde no hay liderazgo, ni credibilidad, ni autoridad moral.

Política para dummies: La política es el ejercicio de la inteligencia para sustituir a la violencia…, o debería serlo.
 
Sólo para sus ojos:
•Los enredos alrededor del exfiscal para delitos electorales, Santiago Nieto, ha magnificado las contradicciones. Hay indicios de que el exfuncionario es indefendible y sí violó el debido proceso. Y con esas maniobras sólo le hizo el favor al investigado exdirector de Pemex, Emilio Lozoya. La cola perredista fue aprovechada por el gobierno peñista.

•El Frente PAN-PRD-MC entró en un letargo por culpa de los activismos del dirigente panista Ricardo Anaya y por la salida del PAN de Margarita Zavala. De ahí la intensa actividad mediática del exgobernador poblano Rafael Moreno Valle para hacerse presente como la última oportunidad de la candidatura presidencial panista del Frente.

•Por andar de rogón, al PRI le dieron un descolón. Pareciera que los priístas andaban entusiasmados porque Ricardo Monreal --ex priísta, experredista y pronto exmorenista-- medio les dejó entrever que sí estaba considerando ser candidato del PRI a la jefatura de gobierno de Ciudad de México, pero sus propios datos le dijeron que perdía votos si regresaba al tricolor, aunque fuera como candidato.
 
http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
24 Octubre 2017 04:00:00
El candidato del PRI y el estilo personal de destapar de EPN
El proceso de designación del candidato del PRI a la Presidencia de la República se reduce al acto de decirle al ungido --como Echeverría con López Portillo y como los cardenales ante la votación del siguiente Papa-- si aceptaría la carga del despacho presidencial.

Sin embargo, detrás de cada decisión ha habido un estilo personal y el presidente Peña Nieto ha dejado entrever cuáles son los rasgos principales de su estilo: Apostarle a la victoria, aunque su problema en designación de candidatos a gobernador fue la falta de compromiso político de los candidatos.
Los indicios de Peña Nieto vienen de muy atrás: Le tocó ser candidato mexiquense en el 2005, justo en medio del conflicto en el PRI por la decisión de Roberto Madrazo Pintado de apropiarse de la candidatura presidencial desde la presidencia del partido. La derrota aplastante de Madrazo --22% de votos, tercer sitio y pérdida de primera minoría en el congreso-- dejó al PRI al garete.

Con habilidad, los recursos financieros y su capacidad para construir un grupo político, Peña Nieto convirtió la gubernatura del Estado de México en una mini presidencia priísta de la república. Los presidentes del PRI César Augusto Santiago (2005), Mariano Palacios Alcocer (2005-2007) y Beatriz Paredes Rangel (2007-2011) se hicieron cargo de un PRI sin liderazgo y sin recursos. Ahí apareció Peña Nieto como el jefe político del partido.

A Peña Nieto le han regateado su habilidad política, pero en cinco años controló el PRI, tejió una red nacional de poder mexiquense, puso presidentes del partido, designó candidatos a gobernador y logró que Paredes firmara un acuerdo con el PAN de Felipe Calderón para no hacer una alianza opositora en el Estado de México para la sucesión estatal de 2011 a cambio del voto legislativo a iniciativas calderonistas.

Peña Nieto ha sabido usar las herramientas del presidencialismo sin que le hayan reducido poder los datos de la realidad: Aprobación mínima, pérdida de gubernaturas, encono en redes contra su persona y contra el PRI, colocación del PRI en las encuestas en tercer sitio y disminución del control político del poder por la multiplicación de organismos autónomos.

En comparación con otros presidentes de la república salidos del PRI, Peña Nieto es el que más errores ha cometido pero el que mejor ha sabido mover los hilos del poder. El dato más importante radica en que el PRI está en el tercer sitio de las encuestas, pero el PAN, el PRD y Morena tienen claro que no le podrán ganar al PRI porque las elecciones de julio del 2018 serán de estructuras electorales y sobre todo de estructuras de poder. PAN y PRD se tuvieron que unir para ser competitivos y López Obrador viene en caída.

La clave para entender el estilo personal de hacer política de Peña Nieto se localiza en la capacidad para ejercer el poder y en conocer y manejar el timing (tiempo y sincronización) de las decisiones desde el poder. Y sobre todo, para imponer el peso presidencial ante oposiciones internas y liderazgos alternativos débiles. Como pocos presidentes anteriores, Peña sabe para qué y sobre todo cómo usar el poder de la institución presidencial.

Sea quien sea el candidato del PRI, el verdadero candidato será Peña Nieto.

Política para dummies: La política es la firmeza para definir objetivos y decidir en función de ellos, sin importar las equivocaciones, pues al cabo que la política es personal.

SOlo para sus ojos:
•En los pasillos del poder corre otra versión sobre la crisis en la PGR: Que el procurador Raúl Cervantes se negó a cesar al fiscal de delitos electorales por el caso Pemex-Emilio Lozoya y que por eso tuvo que irse. Peor aún: Que habría alertado que ese despido solo sobrecalentaría a los grupos activistas y se convertiría en una crisis política mayor.

•Con las revelaciones sobre las casas de Ricardo Anaya y Alejandra Barrales las expectativas del Frente Ciudadano se han ido desinflando. Y dicen por ahí que han aconsejado a Anaya salirse de la línea de golpeo y construir otra bolsa de protección, pero que el presidente del PAN está obsesionado con aparecer en los medios para consolidar su candidatura presidencial. Las reuniones con ciudadanos para recoger sugerencias para el programa del Frente ha sido un fracaso porque han recibido más críticas que propuestas.

•La actriz Kate del Castillo se ha convertido en una publirrelacionista de El Chapo Guzmán y de ello han tomado nota las autoridades judiciales de los EE.UU. que juzgan al capo.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
23 Octubre 2017 04:00:00
Por qué pueden ganar o perder PRI, AMLO y Frente PAN-PRD
Si bien la política a veces se decide por sorpresas, en el fondo hay métodos, mecanismos y construcción de ofertas que ayudan a consolidar candidaturas. De acuerdo con los modelos de bloque de poder y de bloque histórico, el PRI y López Obrador tienen más posibilidades de ganar.

Los dos modelos teóricos ayudan a tratar de entender el 2018. El bloque de poder (Nicos Poulantzas) es la forma de consolidar alianzas entre grupos dominantes del sistema institucional, en tanto que el bloque histórico (Antonio Gramsci) es un modelo de coalición opositora. Los dos dependen de la manera en que convencen a la sociedad en procesos electorales.

El bloque de poder del PRI consiste en la coalición entre grupos fácticos que dominan sectores productivos, de seguridad, mediáticos, políticos e internacionales. El bloque histórico de López Obrador está pactado con grupos importantes dentro del sistema pero disidentes y sin llegar a ser dominantes: Los desencantados del PRI y otros partidos, empresarios sin dominancia en su sector, intelectuales anti PRI sin llegar a ser anti sistema, medios desplazados de la publicidad oficial y uno que otro oportunista que anda en busca de mejores posiciones de privilegio.

El PRI perdió elecciones presidenciales cuando fracturó su bloque de poder y el PAN aprovechó la oportunidad para construir uno de relevo hasta que se diluyo y el PRI reconstruyó sus alianzas para 2012. En el 2000 el presidente Zedillo no pudo articular su bloque de poder porque el PRI le puso candados a los posibles sucesores que representaban al bloque de poder --José Ángel Gurría y Guillermo Ortiz-- y Fox logró presentar un bloque de poder autónomo por la presencia estratégica de Jorge G. Castañeda y Adolfo Aguilar Zinser, quienes le dieron relaciones con los bloques de poder estadunidenses. En el 2006 Roberto Madrazo no pudo construir un bloque de poder y la inercia continuista de modelo económico globalizado le dio la victoria a Calderón.

López Obrador en 2006 y 2012 careció de habilidad para construir un bloque histórico opositor y por tanto tampoco lo pudo convertir en bloque de poder. Su error fue sentirse un caudillo iluminado, en lugar de cimentar alianzas estratégicas con los poderes fácticos. Para el 2018 López Obrador quiere armar su bloque de poder, pero al final su falta de cultura política estratégica lo está dejando atrás.

Los modelos de boque de poder y de bloque histórico no deben cometer el error de asumirse solo elitistas y depender solo de poderes fácticos. Una parte de la clave está en que las masas electorales los apoyen en las urnas, entendiendo que el bloque de poder representa bienestar. Salinas de Gortari se tambaleó en 1988 por la herencia recesiva de De la Madrid. Zedillo reconstruyó su bloque en 1994 por el miedo a la inestabilidad zapatista, pero Francisco Labastida tuvo el bloque zedillista sin el apoyo de las masas.

Hasta ahora el PRI se ha confiado en el control corporativo de sus sectores --latente, pero decreciente-- y el discurso radical de López Obrador no ha podido montar una base social plural para legitimarlo en las urnas y se ha quedado solo con el lumpenproletariado y la lumpenburguesía, sectores desclasados sin influencia social.

El PRI y López Obrador dependen de sus masas electorales, en tanto que el Frente PAN-PRD no tiene bloque de poder ni masas.

Política para dummies: La política es la capacidad para interpretar la realidad real que se encuentra detrás de la realidad formal.


Solo para sus ojos:
•Aunque en la superficie priísta todo es sonrisa y satisfacción porque el desmoronamiento de la oposición los beneficia para el 2018, de todos modos hay nubles negras que podrían amenazar. Lo que no se tiene claro es si las disidencias son por búsqueda de candidaturas o rupturas inevitables.

•Los damnificados por los terremotos del 2017 quieren seguir los pasos de los de 1985: La protesta no solo les dio muchos beneficios y casas, sino que los transformó en base social del PRD. PRD y Morena se disputan la protesta de los damnificados.

•Otro pasito del PRI para quedarse con la gubernatura de Coahuila, gracias a decisiones del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que le ha reclasificado gastos para bajarlos. Sea conciente o inconciente, el caso es que en el TEPJF se hace el juego al PRI.

•Para tumbar el optimismo falso de los negociadores mexicanos del Tratado: La empresa Moody´s dice que el fin del acuerdo dañará más a México, aunque México diga que con o sin tratado las cosas seguirán igual.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
22 Octubre 2017 04:00:00
México, una Moncloa región 4 y pirata
Ante la fragmentación del voto por la existencia de cuando menos cinco formaciones con tendencias equiparables de votos --PRI, PAN, PRD, Morena e independientes--, los dirigentes el derechista PAN y del populista PRD lanzaron la iniciativa de un Frente Ciudadano por México con una agenda de reforma de régimen que, lo establecieron así, tomaba como punto de referencia los Pactos de la Moncloa.

Los políticos mexicanos son unos magos consumados que con la mayor facilidad se sacan los conejos de la chistera. Lo más preocupantes radica en su ignorancia política, histórica e internacional. Los Pactos de la Moncloa no fueron un acuerdo electoral plural, sino parte de la transición a la democracia, además de que nacieron del proceso de reforma diseñado y operado desde la presidencia del gobierno y no desde la oposición.

Ello no quiere decir que México no necesite un acuerdo de reorganización del sistema productivo. A lo largo de casi cincuenta años, desde la crisis estudiantil de 1968 que colapsó al sistema/régimen/Estado del PRI, la clase priísta gobernante ha ido aplicando un proceso de mini reformas aisladas en lo político y en lo económico. Pero a la vuelta de casi medio siglo, México ha empeorado en su democracia, en su desarrollo y en su bienestar social.

En declaraciones a la prensa los dirigentes del PAN y del PRD han insistido en la reforma de régimen; sin embargo, la única certeza es que están trabajando en una agenda legislativa bipartidista, pero no para avanzar hacia un México más institucional y con mejores posibilidades de potenciar el desarrollo, sino para reforzar los mecanismos de dominación del viejo sistema/régimen/Estado. En los doce años que el PAN gobernó desde la presidencia y en los veinte años que el PRD --incluyendo a López Obrador-- ha administrado el poder en Ciudad de México, ninguno de los dos realizó ninguna reforma al sistema/régimen/Estado; al contrario, consolidaron las instituciones del ancien régimen, lo que permitió que el PRI regresara a la presidencia de la república o que el PRD gobernara como PRI.

Las reformas políticas y económicas de México han sido separadas, sin entender que las relaciones de producción determinan las relaciones sociales, políticas y de poder. En lo político se avanzó en una liberalización paulatina de las prácticas política y sobre todo electorales, pero el sistema político cayó en manos de los partidos para constituir lo que aquí se llama partidocracia o gobierno de los partidos. Sólo que los partidos tienen una presencia electoral promedio --en el mejor de los casos-- de 60% y la militancia registrada de los nueve partidos es de apenas 12% del padrón electoral; para el 2018 se tiene una media de 35% de votantes indecisos y el partido que más votos tiene apenas llega a 25%.

Lo contradictorio radica en el hecho de que la economía ha ido avanzando a una dominación del mercado, en tanto que la política sigue controlada por el gobierno y por los partidos y su presencia minoritaria: el presidente Peña Nieto ganó en el 2012 apenas el 32% de votos para el PRI --subió a 38% por su aliado el Partido Verde-- y el PRI en la Cámara de Diputados logró en las últimas legislativas de 2015 el 29.2% de los votos pero por la mixtura de diputados por distrito y pronominales o de lista subió a controlar el 40% de los legisladores.

Todas las reformas políticas que han llevado a este sin sentido institucional fueron avaladas por toda la oposición, por así convenir a sus intereses. Y en materia de reformas económicas de mercado, el PRI ha logrado inusitadamente el aval de toda la oposición para construir una economía de mercado pero bajo control autoritario del Estado. El crecimiento promedio anual de México en el periodo 1983-2017 ha sido de 2.2%, pero casi un tercio del 6% promedio anual en el periodo 1934-1982.

Las reformas económicas y políticas han sido circunstanciales, de emergencia, estructurales, pero todas solo con el sentido de ganar tiempo y evitar la caída en el abismo de la ingobernabilidad y en la pobreza que genera protestas sociales. Ahí radica la importancia --más bien: la necesidad-- de una gran reforma integral. Sólo que esas reformas deben implicar la liquidación total del viejo sistema/régimen/Estado del PRI y construir un nuevo andamiaje que se sostenga por prácticas democráticas reales. En este escenario es en el que se entendería el modelo de los Pactos de la Moncloa.

Sin embargo, la alianza PAN-PRD busca sólo ganarle la presidencia al PRI, aunque, como en el periodo 2000-2012 que gobernó el PAN, al final de cuentas el PRI siguiera definiendo el régimen y apoyando al PAN a cambio de no modificar la estructura de poder. La alianza PAN-PRD está engañando al electorado diciendo que está preparando un pacto como el de la Moncloa de la transición española. En todo caso, se trata de un acuerdo legislativo para que un candidato presidencial de esa alianza cuando menos pueda tener espacio de decisión en el Congreso.

A pesar de su modernización derivada del tratado de comercio libre con los EE.UU. y Canadá, México sigue profundizando sus tres problemas históricos reales: la desigualdad social, la pobreza y el autoritarismo. Pero hasta ahora no existe ningún liderazgo que tenga en mente la urgencia de trabajar en el diseño de un acuerdo de reforma integral de sistema/régimen/Estado; la bandera más radical de todos los precandidatos y partidos es la de luchar contra la corrupción, pero sin entender que ella es producto del autoritarismo presidencialista, la complicidad de la oposición y de la pobreza que lleva a los marginados a una corrupción hormiga para sobrevivir.

Si López Obrador o la alianza PAN-PRD ganan la presidencia, las cosas van a cambiar… para seguir igual. Las dos formaciones representan una versión pirata --es decir: copiada sin pagar derechos-- de la transición española.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
20 Octubre 2017 04:00:00
Circunstancias suben a Mancera, premia BID su forma de gobernar
Como en política los tiempos finales suelen ser los primeros, la decisión de Miguel Ángel Mancera de hacerse a un lado durante la operación atrabancada del Frente por México y atender resultados de su gestión ante la crisis por los terremotos lo ha llevado a reposicionarse en las preferencias electorales.

El desplome de Ricardo Anaya no solo se registró en las encuestas, sino que exhibió la fragilidad del Frente opositor en su fase electoral. Anaya ya había pactado con el PRD de Alejandra Barrales la candidatura presidencial para él y la de Ciudad de México para el PRD, por lo que el PAN podría quedarse sin ninguna de los dos porque las figuras panistas fueron marginadas por Anaya u obligadas a salirse como Margarita Zavala de Calderón.

Si la falta de trabajo de base en el PAN y en el PRD dejaron indicios de que pueden vencer al PRI solo si van aliados y con un candidato competitivo, el escenario se le reventó a Anaya porque es una figura perdedora. Y como los tiempos para construir otro candidato ya no existen, entonces queda en el escenario opositor solo Mancera.

Tres encuestas de la semana pasada registraron el reacomodo en tendencias electorales. Pero además hay otras circunstancias que están beneficiando a Mancera: La supervisión personal del programa de reconstrucción de viviendas afectadas por los terremotos en Ciudad de México y el reciente reconocimiento por parte del Banco Interamericano de Desarrollo al trabajo de la jefatura de gobierno en el monitoreo de programas.

El tema de la reconstrucción ascendió a decisivo en la contabilidad electoral de Ciudad de México por el estado de ánimo agresivo de los afectados y los problemas de la burocracia, pero sobre todo por el mensaje político enviado por el PRI con la designación del exgobernador mexiquense Eruviel Ávila como delegado especial con rango de jefe del PRI en la capital de la república, una base electoral fuerte que era del PRD, la dividió con Morena y ahora el PRI quisiera capitalizarla como activo electoral para las elecciones.

Aunque Mancera tendría que dejar la jefatura de gobierno al comenzar diciembre, el programa de reconstrucción es un activo social y no va a dejárselo al PRI de Ávila: La reconstrucción será campo de batalla electoral entre Mancera y el PRI. Después de los terremotos de 1985, Manuel Camacho utilizó el programa de reconstrucción para distensionar al DF, pero también para construir una base social-política-electoral a partir de la entrega de viviendas, solo que sus aliados René Bejarano y Dolores Padierna decidieron en 1988 adherirse a la candidatura de Cárdenas.

El reconocimiento del BID al gobierno de la CDMX tiene una clave política: El III Premio de Gestión para Resultados en el Desarrollo, por la iniciativa “Sistema de monitoreo y evaluación de la gestión gubernamental en CdMx”. Es decir, un reconocimiento a lo que hace falta en programas federales: Supervisión de resultados a los 17 objetivos y 169 metas de los Objetivos del Desarrollo de la ONU. Con ello, Mancera es calificado positivamente por observadores internacionales que de alguna manera incidirán en las candidaturas presidenciales.

El reposicionamiento de Mancera en el Frente Ciudadano lo consolidan como la figura más sólida en la oposición, aunque el problema del Frente arrastra aún la ambición de Anaya para aferrarse a una candidatura que lo tiene en tercer sitio electoral.

Política para dummies: La política es la fuerza de voluntad para insistir, aun cuando los astros digan que no.

Sólo para sus ojos:
•El arribo del exgobernador mexiquense Eruviel Ávila a la jefatura política de la Ciudad de México ciertamente que es tardío, carece de bases sociales y no resuelve la lucha entre los grupos de poder. Pero tiene a favor el hecho de que el gobierno federal incidirá de alguna manera en planes de reconstrucción de las zonas afectadas por terremotos y podría ahí competir con los planes de Mancera.
•Hoy decidirá el PRI el método de designación del candidato presidencial que decidirá previamente el presidente de la república --dice la liturgia priísta ahora rediviva-- “en la soledad de su despacho”. El PRI, en realidad, decidirá hoy la forma de comunicarle al designado la decisión presidencial.

•“López Obrador no es un Chávez; puede ser un Trump”, afirma el exgobernador veracruzano Miguel Alemán.

•Aunque no hay certezas de que vayan a indiciar al exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, de todos modos el desahogo de algunas pruebas lo está arrinconando. El temor es si el exfuncionario vaya a aguantar la presión o comience a abrir la cloaca de la corrupción.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
19 Octubre 2017 04:00:00
Cataluña: Izquierda restaura franquismo anterior a transición
En una paráfrasis del teórico de los juegos de poder Clausewitz, puede decirse que la crisis en Cataluña se resume en la afirmación de que “la política es la guerra por otros medios”. Y en materia de tácticas y estrategias, la política como guerra suele ser más letal que la guerra como política.

Hoy jueves, el bloque rey-Partido Popular-Partido Socialista darán el golpe final contra los independentistas republicanos.

El fondo del conflicto radica en la disputa de la forma de gobierno: Realeza o república. El contexto está claro: La restauración del franquismo que dejó Franco antes de morir, con un rey que juró las leyes franquistas del movimiento nacional, un bipartidismo monárquico que instauró la transición de 1976-1978, con un partido socialista funcional a la corona y sus intereses conservadores y la dominación de Alianza Popular como partido franquista en 1976 y transformado en Partido Popular --el de Mariano Rajoy-- en 1989.

Esta estructura política franquista es la base del posfranquismo. La transición democrática de 1978 fue posible porque la aprobó el rey Juan Carlos I impuesto por Franco, la operó el presidente Adolfo Suárez que llegó a la presidencia procedente de la secretaria general del Movimiento como falange franquista y la izquierda --Partido Socialista y Partido Comunista-- avaló esa democracia monárquica posfranquista,
El modelo duró hasta el 15 de marzo de 2011 cuando estalló en España el movimiento juvenil de los Indignados. La mera protesta contra el orden político posfranquista --bipartidismo PP-PSOE-- rompió el equilibrio porque provocó el surgimiento de dos fuerzas partidistas nuevas: Una que estaba desde 2006 pero marginada (Ciudadanos, de centro-derecha) y otra que surgió desde la izquierda socialista universitaria (Podemos). Ciudadanos se metió a la institucionalidad posfranquista al aliarse en el parlamento con el Partido Popular y Podemos se alió a Izquierda Unida o Partido Comunista de España.

El juego de poder de Rajoy ante la auto declarada independencia de Cataluña y su asunción como república busca refrendar el orden posfranquista: La monarquía conservadora. Sin reconocer que cuando menos la mitad de los catalanes quiere independencia y república, Rajoy logró el apoyo de Ciudadanos y el PSOE para aplicar el artículo 155 que implica la disolución de los poderes en Cataluña, el encarcelamiento de líderes independentistas y la imposición vía la guardia civil del posfranquismo,
Referida a la práctica política mexicana, Rajoy se comporta como el Díaz Ordaz de la segunda mitad de los sesenta: Quiere acusar a los independentistas de Cataluña de disolución social y aplicar el modelo de “desaparición de poderes” para que el poder central tome el gobierno local.

El PSOE y Ciudadanos quedaron como comparsas útiles del juego posfranquista de Rajoy. Después de la macaniza de la Guardia Civil a catalanes el 1 de octubre, el PSOE publicó un tuit diciendo que la ley se había aplicado, lo que fue un aval a la represión. Las imágenes en video muestran a la policía actuando como granaderos mexicanos en el 68.

La intención final de la estrategia de Rajoy la analiza con profundidad el escritor socialista Santiago Alba Rico en
http://ctxt.es/es/20171011/Firmas/15577/restauracion-monarquia-ctxt-cataluña-15M-alba-rico-psoe-cup.htm: “La restauración consensuada y sin resistencias” del franquismo anterior a 1978, solo que ahora con el papel activo del PSOE monárquico gobernando como bipartidismo con el PP franquista.

Cataluña fijará de nuevo el futuro posfranquista de España por otros cuarenta años reprimiendo con macanas la propuesta republicana.

Política para dummies: La política es la realidad que subyace debajo de la ilusión de las apariencias.

Solo para sus ojos:
•Los casos de los independientes tienen muchas aristas. La zapatista María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, se inscribió en el Instituto Electoral, recibió constancia y ahora tiene encima uno de los peores desafíos de la guerrilla; conseguir un millón de firmas o despreocuparse de ello y presentarse como candidata no registrada, aunque no habrá conteo de votos para candidatos no registrados.

•Y si Marichuy gana, ¿qué cargo le tocará al subcomandante Marcos? ¿El Córdoba de Los Pinos, la SEP, Gobernación, el DIF?

•Muy enredada la renegociación del Tratado de Comercio Libre y México a la expectativa de que Trump lo perdone y se quede. Sin embargo, todo indica que al final se anulará y los EU buscarán un acuerdo bilateral.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
18 Octubre 2017 04:00:00
Peña arranca proceso 2018 justo luego de debilitar a oposición
Por alguna razón inexplicable, el dato del presidente Peña Nieto de que el candidato presidencial del PRI estaría antes del 14 de diciembre fue desdeñado en las noticias principales de las primeras planas de los diarios. Sin embargo ésa fue la noticia más importante de la segunda mitad de su sexenio.
La clave de esa afirmación no obedece a los tiempos electorales ni al voluntarismo del poder, sino a un proceso diseñado en Los Pinos con minuciosidad:

1.- La ofensiva gubernamental contra el Frente Ciudadano PAN-PRD.
2.- La salida de Margarita Zavala de Calderón del PAN no tanto como debilitamiento del Frente sino como una figura con capacidad para quitarle votos útiles a la alianza PAN-PRD y a López Obrador.

3.- El reacomodo en las encuestas ya con la disminución en las tendencias de la alianza PAN-PRD y López Obrador y un repunte del PRI aun sin candidato.

4.- No tanto la renuncia del procurador general Raúl Cervantes, sino la afirmación presidencial --en el escenario de la fecha de nominación priísta-- de que la votación del fiscal general y del fiscal anticorrupción se trasladaba después de las elecciones presidenciales del 1 de julio. La apuesta presidencial se basa en los escenarios de victoria presidencial del PRI y un aumento en las bancadas legislativas priístas.

5.- La aprobación priísta en la última asamblea para otorgarle al presidente Peña Nieto la facultad de designar al candidato y su incorporación a la comisión política permanente del partido como una forma de legitimar lo que de suyo ya estaba descontado. Como nunca antes, el PRI concentra en el Presidente de la República todo el poder sucesorio: El manejo de precandidatos, la designación del candidato oficial, la operación de las herramientas políticas del presidencialismo para afectar a la oposición y la construcción de un nuevo bloque de poder hegemónico en la alianza priísta.

Al presidente Peña le bastó iniciar el proceso de designación del candidato priísta con las pasarelas de precandidatos para incidir en las encuestas electorales. Las últimas en El Universal y El Financiero --con la sospecha de parcialidad por las fechas de levantamiento y el día de su difusión-- modificaron expectativas no tanto en los votantes, sino en las élites interesadas en el día a día de los escenarios electorales presidenciales.

La participación presidencial en el foro “Impulsando a México. La fortaleza de sus instituciones” dio el banderazo de arranque ya formal del proceso de designación del candidato presidencial priísta, en un escenario marcado por la fractura de la oposición en tres corrientes --Frente PAN-PRD, López Obrador- Morena y Margarita Zavala de Calderón como la independiente más competitiva--, lo que baja las necesidades de tendencias de voto del PRI.

El PRI comienza sin fisuras; en cambio, el Frente PAN-PRD está lastimado con las revelaciones de fortunas y bienes inmuebles de sus presidentes y el desgaste sustancial de Anaya como auto designado presidente de esa coalición, los indicios de que Margarita Zavala de Calderón puede tener expectativas pero su falta de estructuras para cuidar las casillas será su talón de Aquiles y el hundimiento de López Obrador y sus piezas de Morena en Ciudad de México por los daños capitalinos por los terremotos.

Mientras los demás están abrumados por una larga carrera presidencial, el PRI comienza tarde pero a tiempo para capitalizar el desgaste de los demás.

Política para dummies: La política es la capacidad de tener la paciencia para identificar los momentos clave para ganar posiciones.

Sólo para sus ojos:
•El régimen posfranquista de PP-PSOE arranca con presos políticos. En lugar de una salida política, la aplicación de la ley le da dinamismo a la movilización separatista y republicana. Se prevén miles de militantes encarcelados en los días que vienen.

•No pierdan de vista la movilización creciente del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en el escenario de la designación inminente del candidato presidencial del PRI. En cambio, las intervenciones del secretario de Hacienda, José Antonio Meade, pasan desapercibidas.

•El estratega de la victoria de Donald Trump en noviembre de 2016, Steve Bannon, está operando abiertamente para la reelección del 2020. Mientras tanto, los demócratas siguen sin líder y con Hillary Clinton culpando a todos de su derrota, incluyendo a los propios demócratas.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
17 Octubre 2017 04:00:00
TCL: Fracaso en desarrollo por falta de una estrategia oficial
De atender las afirmaciones de los renegociadores mexicanos del tratado de comercio libre de Norteamérica --funcionarios y empresarios--, México podría vivir sin el acuerdo. Sin embargo, en la realidad bajaría cuando la mitad o más del precario PIB promedio de 2.5% en el periodo del acuerdo 1994-2017.
El dato que esos renegociadores mexicanos han ocultado detrás de su falso optimismo –que a veces raya más en arrogancia que en táctica negociadora– radica en el hecho de que a lo largo veintitrés años de vigencia del TCL, México desaprovechó la oportunidad de modernizar sus plantas productivas industrial y agropecuaria y bajó el contenido nacional de los productos para regresar a nivel de modelo maquilador.

Lo paradójico son las argumentaciones falaces. Dicen los renegociadores mexicanos que si se anula el Tratado, México voltearía los ojos a China. Sin embargo, un seguimiento minucioso que ha hecho el investigador Arnulfo R. Gómez --hoy académico y en su momento miembro de la primera comisión negociadora del Tratado-- revela que México importa bienes estadunidenses… producidos en Asia por empresas de los EE.UU. que desplazaron su producción manufacturera a esa región y paradójicamente muchas de ellas que estaban asentadas en México.

Si de verdad la elección del próximo presidente mexicano de la República fuera decisiva, entonces los electores deberían exigir a los partidos definiciones claves en materia de política de comercio exterior y sobre todo de nuevos modelos de desarrollo industrial, agropecuario y hasta financiero. Pero no, partidos y sociedad están discutiendo chismes en el perfil de los candidatos. El problema radica en el hecho de que el promedio de PIB anual de 2.5% en los tiempos del Tratado es insuficiente para las necesidades de bienestar; México necesitaría tasas promedio anual del PIB de 6.5% --casi el triple de la tasa real actual-- no solo para atender la demanda anual de bienestar, sino para atender el rezago de treinta y cinco años de modelo salinista neoliberal.

En los años del Tratado, la peor evidencia del fracaso real para México debería ser el dato de efecto modernizador. En una revisión del papel de México en el índice general de competitividad --es decir, la modernización para aprovechar mejor el acuerdo-- revela que México tiene ventaja en apenas 18 puntos y desventaja en 108. Lugar 71 en requerimientos básicos, 74 en índices de promotores de la eficiencia y 50 en factores de innovación.

Seis datos centrales de un cuadro preparado por el investigador Arnulfo R. Gómez revelan el fracaso de México en modernización por el TCL: Lugar 116 en calidad de las instituciones, 124 en confianza en los políticos, 118 en trámites y regulaciones, 105 en eficiencia laboral, 73 en desarrollo tecnológico y 82 en educación superior y capacitación. Todos éstos rubros evidencian el grado de precariedad del modelo de desarrollo mexicano.

La clave de evaluación del tratado durante los gobiernos de Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto se localiza en la baja colocación de México en el índice nacional de competitividad: Lugar 51. Y el peor dato: El total del valor agregado nacional a los productos dentro del Tratado bajó de 59% en 1993 a 37% en 2015.

Para renegociar bien el Tratado, México necesita redefinir antes sus modelos de desarrollo industrial agropecuario y financiero. Si no, los EE.UU. y Canadá nos van a abandonar por subdesarrollados.

Política para dummies: La política debería ser compromiso de representar a una parte de la sociedad, no engañarla para ganar el voto y luego olvidarse de las promesas.

Solo para sus ojos:
•Pues Donald Trump avanza en su agenda mexicana y nadie en México ha sido capaz de detenerlo: Restricciones a migrantes, muro y renegociación del TCL. El problema ha sido la incapacidad mexicana para construir una alternativa en las relaciones con los EE.UU. en la era Trump.

•Algún mensaje oculto debe tener el hecho de que el presidente Peña Nieto haya autorizado que el mecanismo de pasarela de presidenciales haya comenzado en Sinaloa, con el recién electo gobernador priísta Quirino Ordaz.

•Las guerras sucias PRI contra PAN-PRD van a tener problemas esta semana en la aprobación de tres agendas: El fiscal anticorrupción, el presupuesto de egresos de la federación y la ley de seguridad interior. Como que hay una desconexión entre el PRI en la pelea electoral por el 2018 y la agenda presidencial más allá de las elecciones.

•Ante la inminencia del candidato presidencial priísta, de nueva cuenta han comenzado las versiones de cambios en el gabinete peñista.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
16 Octubre 2017 04:00:00
PAN: Anaya no recuperará voto útil de 2000 y 2006; Margarita sí
La falta de experiencia del dirigente nacional panista Ricardo Anaya lo está llevando a cometer errores estratégicos graves: Los efectos electorales de la crisis en el PAN no están dentro del partido con los rebeldes, sino en la sociedad que tiene el poder de su voto útil.

En el 2000 y el 2006 el PAN tenía en números redondos como 800 mil militantes, pero Vicente Fox y Felipe Calderón lograron sumar más de 15 millones de votantes para ganar la presidencia, buena parte de ellos, paradójicamente, de la izquierda que abandonó a Cuauhtémoc Cárdenas, a López Obrador y al PRD. En el 2012 el voto útil regresó al PRI.

En las elecciones del 2018, el problema del PAN será mayúsculo: De acuerdo con cifras oficiales registradas en el Instituto Nacional Electoral, el PAN ha acreditado 482 mil militantes, pero en cálculos aproximado necesitaría para ganar --en solitario, sin el PRD-- más de 17 millones de votos de ciudadanos no militantes.

Y es ahí, en los votantes útiles, donde Anaya ha ido perdiendo seriedad y simpatías por sus comportamientos autoritarios, mañosos, muy priístas y hasta misóginos. Lo de menos es que una parte de panistas calderonistas se salgan del PAN; la clave de la victoria electoral --para el PAN y los demás partidos-- no se localiza en votos de militantes, sino los que emitan los no-militantes.

Anaya logrÓ venderle al PRD la idea de que ningún perredista o candidato de ese partido podría ganar la presidencia y el Frente Ciudadano por México salió a la medida de las ambiciones de Anaya. De acuerdo con cifras en el INE, el PRD ha acreditado la existencia de 2 millones 600 mil militantes, descontando los 500 mil que se fueron a
Morena con López Obrador.

Para ofrecer la posibilidad de la victoria presidencial en el Frente opositor, el PAN está obligado a mantener el voto no panista, pero se trata de un voto que busca seriedad, credibilidad y sobre todo perfiles diferentes a los priístas.

Los primeros indicios celebrados por Anaya mostraron que la salida de Margarita Zavala del PAN no desfondó al partido porque no registraron salida masiva de militantes; sin embargo, la posibilidad electoral de que Margarita Zavala como candidata independiente no está en panistas que abandonen el partido, sino en que ella bien puede capitalizar el voto útil no panista que no vaya a sufragar ni por el PRI ni por Morena ni por Anaya como candidato PANREDE.

La disputa electoral presidencial estará en la sociedad que no milita en partidos: Los 10 millones de militantes de nueve partidos políticos serian el 11.5% del padrón electoral total; y en un ejercicio matemático, los militantes partidistas registrados serían apenas casi el 20% de una media electoral de 60% de asistencia a las urnas en el 2018. La victoria electoral la dará el voto útil no partidista.

Lo que hasta ahora no se ha indagado es el comportamiento del votante no militante de partidos. La estructura política ha mutado de los partidos de militantes a partidos de voto útil, sobre todo cuando se vio en el 2012 que ese voto útil abandonó al PAN y regresó a votar por el PRI.

De ahí que la batalla por el voto sea en la sociedad, no en la militancia de los partidos. Zavala lo sabe y Anaya no.

Política para dummies: La política es la sensibilidad y la experiencia para detectar donde se localizan los problemas reales.


SOlo para sus ojos:
•Todo indica que el tratado de comercio libre México-EE.UU.-Canadá llego a su fin y México no tiene ningún plan B. Lo que le queda es esperar los tratados bilaterales.

•La comisión propuesta por el PRI para investigar denuncias contra el dirigente panista Ricardo Anaya es una trampa… para el propio PRI. Con habilidad, Anaya va a presentarse como víctima del, PRI, igual a lo que hizo López Obrador en el 2005 ante el juicio de desafuero promovido por Fox. Le están dejando un amplio espacio en medios.

•Mala decisión la de José Antonio Meade decir en la Cámara que en el 2012 había votado por el priísta Enrique Peña Nieto, porque dejó el mensaje de que aún no es el candidato priísta y tiene que dar pruebas de que sería priísta.


http://indicadorpolitico.mx

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

@carlosramirezh
15 Octubre 2017 04:00:00
México: Terremoto social y político
Cada vez que tiembla la tierra en México --y suele pasar con relativa frecuencia-- la primera reacción es la de rezar, encomendar el alma a Dios y pedir al cielo que deje de enviar pruebas. La segunda reacción suele ser de ira, de enojo terrenal: Todas las catástrofes naturales revelan las entrañas de la descomposición social, política y de gobierno en una sociedad.

El terremoto del pasado martes 19 de septiembre, treinta y dos años exactos del ocurrido el 19 de septiembre de 1985, tuvo causas naturales en un país cruzado por cadenas montañosas. Pero, como el primero, mostró lo peor de México: Las consecuencias de la corrupción, la incompetencia de Gobierno y el descuido del Estado, aunque también lo muy bueno: La solidaridad social de millones de ciudadanos anónimos que salieron a remover escombros.

El gran reclamo social fue más que evidente: Qué hizo México como país, como gobierno, como sociedad a partir de 1985; parece que nada: La ira de la naturaleza, reclamarle a Dios por pruebas tan crueles y tratar de olvidar. El terremoto del martes 19 de este año vimos a Gobierno, sociedad y pueblo sin haber aprendido de sus propias tragedias.

¿A quién reclamarle? A Dios, no, claro, porque los caminos de Dios son inescrutables. A los demás sí, claro que sí: Al Estado como institución, al Gobierno federal, a los gobiernos estatales, a los gobiernos municipales, a los partidos políticos, a los legisladores, a los empresarios constructores, a la corrupción de los gobiernos estatales por permitir nuevas construcciones o por no supervisar las afectadas.

Los responsables están a la vista: PRI, PAN, PRD y ahora Morena. La capital de la república, Ciudad de México, Distrito Federal, Valle de México ha sido un botín político… de la izquierda y un olvido del PRI y de la derecha del PAN.
La historia política de Ciudad de México refiere indicios de responsabilidades:
El terremoto de 1985 provocó mayores daños que el del pasado martes 19. Ante la solidaridad del pueblo por la falta de presencia gubernamental, el estratega político del gobierno del presidente Miguel de la Madrid, el politólogo Manuel Camacho Solís, escribió un artículo para explicar el modelo de atención del Estado: Atender afectados, organizar al gobierno y sobre todo quitarle la iniciativa al pueblo.

Para ello formó muchas comisiones entre ellas una: La de reconstrucción de la zona afectada. Y ahí, puede decirse, nació el poder político-social de la izquierda que después sería perredista. Camacho trabajo con dos personajes que controlaban grupos sociales afectados --René Bejarano y Dolores Padierna, los dos después en el PRD y ahora en Morena-- y le entregó el reparto de viviendas.

En 1985 aún el PRI controlaba la capital. Y la entrega de viviendas desactivó la protesta social.

Como candidato de coalición en 1988, Cuauhtémoc Cárdenas tomó el control político del entonces DF en 1988. En 1989 ese grupo se convirtió en PRD, y desde entonces controla mayoritariamente la capital de la república: Jefe de gobierno, jefes municipales --delegaciones políticas--, diputados locales y senadores desde 1997. La reforma política de 1996 le otorgó autonomía casi de entidad federativa al DF y alejó el gobierno de la ciudad de controles federales.

Desde 1985 la izquierda ha dominado Ciudad de México, para bien o para mal. Por ello es que la política inmobiliaria, de supervisión de construcciones, de otorgamiento de permisos y la oficina de protección civil ha estado manejada por perredistas. Y lo menos que se puede decir es que el PRD en Ciudad de México tiene el gobierno pero no sabe gobernar para la sociedad. El dato más revelador ha salido ahora con el terremoto: Edificios que se construyeron, se ampliaron y funcionaron con permisos oficiales pero sin contar con las normas de seguridad.

El caso simbólico del Colegio Enrique Rébsamen ilustra la dimensión del conflicto: autoridades delegacionales --municipales-- descuidaron la supervisión y los dueños construyeron viviendas sobre la nave de salones; y hoy se supo que carecía de estructura de sostenimiento del peso adicional. Por eso se derrumbó estrepitosamente. El jefe político de la zona es hoy --desde 2015-- la precandidata de Morena de López Obrador a la jefatura de gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum. Y el jefe político de la zona centro donde hubo muchos edificios derrumbados por falta de control, Ricardo Monreal Ávila, milita en Morena y quiere ser candidato a jefe de gobierno de Ciudad de México.

Y el actual jefe de gobierno de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, en el cargo desde diciembre de 2012 como candidato del PRD, dijo que aplazará unos días su anunció de que renunciará al cargo para presentarse como candidato a la presidencia de la república. Y el jefe de Gobierno capitalino 2000-2005 --otra época de auge inmobiliario sin control--, López Obrador, ya es candidato a presidente por su partido Morena.

Simbólicamente, la izquierda perredista y morenista quedó debajo de los escombros del terremoto del pasado martes 19 de septiembre. Pero poco les importa: En otro sistema las responsabilidades gubernamentales y políticas hubieran llevado a frustraciones de candidaturas electorales, pero en México podremos ver a responsables del daño social del terremoto en nuevos cargos de poder.

Sí, está bien, en oraciones hay que reclamarle a Dios la furia de la naturaleza.

Pero la exigencia más fuerte debería ser contra los funcionarios responsables de haber previsto tragedias en una zona sísmica que en 1985 derrumbó parte de la ciudad. Los políticos apuestan, lamentablemente, a la falta de memoria social.

indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
13 Octubre 2017 04:00:00
Fin del TCL, paradigma neoliberal, PRI 2018 y modelo Peña Nieto 2012
Si bien el reloj de la historia no tiene caminos de regreso, la terminación anticipada del tratado de comercio libre trilateral retrocede a México a 1994 en el que ese acuerdo comercial era el remache y pivote para la consolidación del modelo neoliberal de desarrollo que había comenzado en 1980 con el Plan Global de Desarrollo y que tendría su punto óptimo con la sucesión presidencial de 1994.

Las sucesiones tecnocráticas terminaron y en 2000 y 2006 el PAN ganó la presidencia. Y el 2012 abrió nuevas formas sucesorias en la élite priísta.

El estilo político de Peña Nieto puede ser hoy una variable sucesoria a considerar: Fue político en 2012, carecía de conocimiento técnico de la economía, como político pudo negociar el Pacto por México con el PAN y el PRD para reformas estructurales neoliberales y su habilidad política le ha permitido ejercer un poder real muy superior a la contabilidad electoral del PRI.

Si bien el país quedará urgido --sin TCL o con uno menguado por Trump-- de un nuevo modelo de desarrollo, lo peor que le puede pasar a las élites priístas es que supongan la necesidad de un economista como candidato. El modelo económico del Tratado fue diseñado por dos políticos --Carlos Salinas de Gortari y Manuel Camacho Solís-- y operado en la práctica por economistas: Zedillo, Francisco Gil Díaz con Fox, Agustín Carstens con Calderón y Luis Videgaray con Peña Nieto.

Si bien las relaciones de producción determinan las relaciones políticas y sociales, los liderazgos institucionales requieren de políticos para diseñar y echar a andar los modelos de desarrollo. López Portillo y De la Madrid fueron más políticos que economistas. Zedillo fue más economista que político y por ello perdió el control de los hilos políticos, no supo tomar la gestión del PRI y en términos reales nunca le importó la alternancia.

En este contexto, el efecto Trump-TCL va a requerir un mando político fuerte; Salinas diseñó el modelo neoliberal de desarrollo, pero la parte sustancial de su operación fue en el PRI: en 1987 echó fuera a los cardenistas, sustituyó los documentos básicos del PRI por el Plan Global de Desarrollo y el Plan Nacional de Desarrollo, suplió el Estado por el mercado y relevó las élites políticas por economistas.

Salinas construyó su candidatura presidencial desde la política, aunque su modelo fuera económico. Y desde la política preparó como sucesor a Luis Donaldo Colosio, pero el discurso del 6 de marzo fue asumido por salinistas como una traición al modelo económico porque ahí Colosio dejó entrever el regreso de los políticos al poder. El asesinato de Colosio le permitió a Salinas redireccionar el liderazgo del modelo económico con el tecnócrata de Zedillo. Y los tecnócratas se apoderaron del equipo económico de los panistas Fox y Calderón y el priísta Peña Nieto, demostrando que ya no se requería el poder presidencial para garantizar la aplicación del modelo neoliberal de desarrollo.

Para el 2018, el desafío para Peña Nieto y el PRI estaría planteando un perfil político del candidato y no el de técnico de las cifras y modelos matemáticos, y más con las nuevas circunstancias: 17% de votos para el PRI, solo 5 millones de militantes y necesidad de cuando menos 15 millones de votos para ganar la presidencia.

En un modelo económico sin opciones, el camino neoliberal requerirá más política que economía.

Política para dummies: La política es el reino de las sorpresas que necesita de políticos preparados para los imponderables.

Sólo para sus ojos:
•Siguen los pleitos de Trump: Ya mandó que le midieran su IQ --coeficiente intelectual-- a su secretario de Estado, Rex Tillerson, por insistir en negociaciones con Corea del Norte y por llamar tonto a Trump. Pero va ganando la batalla contra jugadores de futbol americano que se hinca en los himnos y los dueños ya anunciaron que los que se hinquen no jugarán. Y todo por el dinero de patrocinios y beneficios fiscales.
•Dicen en los pasillos del poder que el motín reciente en una cárcel de Nuevo León fue una caladita para el gobernador Jaime Rodríguez El Bronco, quien se inscribió como posible candidato independiente a la República.

•El caso del productor de cine Harvey Weinstein, acusado en el The New York Times de abusador sexual ha entrado en la dinámica política demócrata: Fue apoyador de Hillary Clinton, quien se tardó en condenar los abusos; y una de las hijas de Barack Obama fue becaria en la empresa de Weinstein por el grado de amistad entre ellos.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
12 Octubre 2017 04:00:00
El verdadero desafío sucesorio del PRI es político, no económico
A partir del comienzo del año, el escenario electoral 2018 ha entrado en una zona de incertidumbre en la cual todo es circunstancial, pero con las mismas reglas del juego: Morena ya resolvió su candidatura, PAN-PRD no pueden consolidar el Frente por México y el PRI ha reactivado el juego del tapado.

Como en la oposición están todas las cartas descubiertas y se trata de formar una mano vencedora, el interés se ha trasladado al PRI. Y ahí corren las apuestas. La única certeza en el PRI radica en la acumulación de signos y señales en el sentido de que el Presidente Peña Nieto ya tomó la decisión, lo hizo con suficiente anticipación y todo es cuestión de cuadrar tiempo, circunstancia y oportunidad.

Ya se ha escrito aquí que las opciones en las sucesiones de 1976 al 2012 han sido la política y la económica; y que la gran lección de esas sucesiones ha sido el dato mayor de que la economía se ha mantenido bajo control estricto del modelo neoliberal, pero sus saldos sociales han ido acumulando una severa crisis política.

El dato mayor comienza a preocupar en las élites priístas: López Obrador no ha sido producto de la crisis política, sino que su fuerza está sustentada en la capacidad de construir una base social con los crecientes sacrificados por el modelo económico neoliberal. El viejo PRI sustentó su fuerza en un PIB promedio anual de 6% en el largo periodo 1934-1983 y la disidencia cardenista-perredista-lopezobradorista se ha consolidado como segunda fuerza por la organización de las víctimas del modelo neoliberal. Las soluciones sucesorias tecnocráticas de 1982 (De la Madrid), 1988 (Salinas) y 1994 (Zedillo) mantuvieron el rumbo neoliberal, pero bajaron la votación priísta hasta las derrotas del 2000 y del 2006. Peña Nieto ganó no por tecnócrata sino por político, pero su gobierno ha sido más tecnócrata.

Las verdaderas opciones de Peña son el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Aurelio Nuño no es el niño genio del poder y José Narro es un priísta tradicionalista sin ideas políticas ni económicas y por ello estos dos no garantizan la derrota de López Obrador o Margarita Zavala o Miguel Angel Mancera.

Los tecnócratas priístas tuvieron su oportunidad con López Portillo, de la Madrid, Salinas y Zedillo y controlando la economía con Fox, Calderón y Peña Nieto. Y su saldo es mediocre: PIB promedio anual de 2.2%, 80% de mexicanos en condiciones de pobreza y restricciones y un PRI con tendencia de votos de 17%.

Si la solución sucesoria en el PRI es económica, hay posibilidades de ganar las elecciones --aunque cada vez menores por una sociedad no priísta de 83%--, pero el escenario social y político seguirá deteriorándose y el PRI se seguirá hundiendo con la piedra del neoliberalismo atada al cuello.

El presidente Peña Nieto tendrá que decidir en un escenario singular: poner un economista (Meade) para mantener el rumbo neoliberal que de todos modos nadie puede cambiar, a costa de deteriorar más las relaciones sociales y políticas de un sistema inservible; o decidirse por un político (Chong) que presente una reforma de sistema/régimen que le regrese al PRI la iniciativa y la fuerza.
El PRI se juega su existencia en la designación del candidato presidencial.
Política para dummies: La política es el arte de la paciencia, pues con los impacientes se pavimenta el camino al infierno.

Solo para sus ojos:
•La crisis en España por los afanes separatistas y republicanos de Cataluña deja ciertos indicios: Empresas han comenzado a cambiar sede de Barcelona a otras zonas, lo que indica que la independencia de Cataluña es imparable. Se trata de una crisis de Estado y el agotamiento del régimen de la transición de 1978. Y ha despertado los fantasmas de Franco y el franquismo por la guerra civil contra la república en 1936-1939.

•Morena ha perdido ya los argumentos y enarbola discursos de odio. La intervención escatológica de la senadora lopezobradorista Layda Sansores llevo el debate a los baños y no a las ideas, pero habla ya de la argumentación de odio de los morenistas. Esos discursos no hicieron más que elevar los bonos del canciller Luis Videgaray.

•El dirigente panista Ricardo Anaya se quedó sin argumentos y se hunde en su pleito con los Calderón.

•Y en el tratado de comercio libre México perdió porque ha carecido de una propuesta seria.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
11 Octubre 2017 04:00:00
AMLO, candidato de Trump y de la ultraderecha de EU por su populismo
Como nadie esperaba interés de la ultraderecha estadunidense por López Obrador, la nota aparecida en la primera plana del The Washington Times del pasado miércoles 4 de octubre sorprendió por su estilo de simpatía: Ven al tabasqueño como Donald Trump: Antisistema y antiestado.

En el fondo, el diario portavoz de la ultraderecha ofreció un perfil de apoyo a López Obrador como próximo presidente de México.

La nota del periodista Paul Imison carece de sentido crítico. Y ven al tabasqueño como ideal para el escenario electoral de crisis: “La politiquería ya está en pleno apogeo (electoral), ya que los delitos de las drogas y la corrupción dominan los titulares y el gobierno del presidente de centro-derecha Enrique Peña Nieto cojea hasta el final de su mandato de seis años”.

El titular destacado por el diario a tres columnas en portada atrae a los lectores ultraderechistas, aunque parece publicidad pagada: “el candidato presidencial López Obrador promete drenar el pantano de México”, algo que solo hace el diario cuando quiere hacer sobresalir declaraciones o escenarios favorables de Donald Trump. The Washington Times no solo es el diario de la ultraderecha, sino que apoya todo lo colateral que interesa a ese sector de la política estadunidense; es decir, maneja información con enfoques de estrategia ideológica.

La nota del diario parece más discurso político que información: Señala la protesta de López Obrador en el 2006 con el plantón de tres meses en Paseo de la Reforma, pero lo justifica con la opinión de un intelectual lopezobradorista, quien le dijo que esa acción no fue del candidato perredista sino de seguidores radicales: “Al igual que Bernie Sanders en los EE.UU., López Obrador tiene seguidores mucho más radicales que él”, afirmó Rodolfo Soriano, según el diario.

Asimismo, el periodista estadunidense registró el dato de las acusaciones contra López Obrador y Morena por su acercamiento a Nicolás Maduro y el gobierno venezolano, pero señaló con habilidad que no ha habido pruebas. Y tras señalar que López Obrador tiene un “enfoque izquierdista de la economía, proponiendo gasto masivo en educación, infraestructura y otras áreas del desarrollo”, el periodista señala a renglón seguido que “al igual que Trump, (López Obrador) es un escéptico del libre comercio y crítico del Tratado de América del Norte que Trump quiere renegociar”.

Para The Washington Times las próximas elecciones presidenciales en México “serán la primera prueba nacional (mexicana) del sentimiento de los votantes desde el impresionante ascenso de Trump a la Casa Blanca”. En este sentido, el periodista registra tres temas en las relaciones bilaterales que podrían redefinirse con el próximo presidente mexicano: Las acusaciones de Trump contra los daños del tratado comercial, contra los migrantes mexicanos etiquetándolos como criminales y violadores y las amenazas de construir un muro fronterizo.

En este sentido, en los EE.UU. ha comenzado de nueva cuenta a manifestarse el interés de élites estadunidenses sobre México. Y también otra vez los grupos de poder enfocan a los candidatos con posibilidades de llegar a Los Pinos de acuerdo a intereses estratégicos de esas élites. De ahí la estructura de la información del The Washington Times sobre López Obrador: Con más simpatía trumpista que repudio a las declaraciones radicales del tabasqueño.

Ello estaría indicando que en la élite de Trump de los EE.UU. no cree el radicalismo de López Obrador y lo ven más como un Trump mexicano.

Política para dummies: La política es la sensibilidad para saber que siempre aparecerán los hilos de las verdades del poder.

Solo para sus ojos:
•Justo cuando aparece el reporte de Transparencia colocando a México en el top de la corrupción, las autoridades capitalinas y federales han sido rebasadas por la peor de las corrupciones: La que obstaculiza la ayuda a damnificados por los terremotos.

•El caso más emblemático de esa corrupción se está viendo con la dueña del colegio Rébsamen, quien ha logrado manipular la estructura judicial para obtener amparos que la protegen de las acusaciones de corresponsabilidad en la muerte de niños y profesores y complicidades con autoridades delegacionales de Tlalpan para construir donde no debía.

•Y la fiesta electoral está mostrando, cuando menos entre los suspirantes, una verdadera fiesta de poder: Nada menos que veinticuatro ciudadanos declararon ante el INE que quieren ser candidatos independientes a la presidencia de la república. A ver cuántos pueden reunir un millón de firmas en 17 estados.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
10 Octubre 2017 04:00:00
Frente: Margarita liquidó a Anaya; Mancera reposiciona posibilidades
La política es una rueda de la fortuna, pero sostenida por vigas demasiado endebles: La renuncia de Margarita Zavala de Calderón al PAN liquidó las posibilidades de una candidatura presidencial de Ricardo Anaya Cortés por el Frente Ciudadano por México y, de modo automático, reconstruyó la viabilidad de la candidatura de Miguel Ángel Mancera.

Los errores estratégicos de Anaya se le revierten: Poco a poco fue anulando otras posibles candidaturas panistas --de Zavala y de Rafael Moreno Valle, sobre todo-- y desalentó posibles candidaturas presidenciales del PRD y ciudadanas de alto nivel. Pero la renuncia de Zavala y las revelaciones de su fortuna personal no clara, dejaron al PAN sin espacio en la candidatura presidencial del Frente por México.

Del lado perredista existe la misma penuria de figuras y la única competitiva era López Obrador, pero éste se fue a fundar su propio partido, está colocado en las primeras posiciones en las percepciones electorales del 2018 y no quiere saber del PRD.

Por Anaya las posibilidades presidenciales del Frente se han colocado debajo de Morena; por eso es que las miradas se están dirigiendo hacia otro lado: De los únicos aspirantes con competitividad que estuvo fuera de la disputa por el poder en el Frente solo quedó Mancera. Y como dato adicional, no es perredista y cumple con la caracterización de ciudadano.

La viabilidad del Frente está en manos de Anaya, quien parece dispuesto a dinamitar políticamente al Frente para destruir sus posibilidades y culpar a los demás de la posible derrota. La candidatura presidencial de Anaya por el PAN-PRD-MC es, hoy en día, sinónimo de derrota.

Las posibilidades de Mancera no se quemaron porque no participó en los juegos maquiavélicos de Anaya y esperó con paciencia que las contradicciones en su liderazgo estallaran, porque al final de cuentas Margarita Zavala nunca iba a tener posibilidades de ser candidata del PAN-PRD-MC y porque su salida del PAN era previsiblemente una detonación en las bases políticas de Anaya.

El papel activo de Mancera en las primeras horas de los terremotos y la suerte de no tener aliados en las delegaciones capitalinas afectadas por la corrupción inmobiliaria le dieron posibilidades de desarrollar un programa de reconstrucción menos conflictivo. En casi dos meses podrá consolidar la reconstrucción, pero condicionado a que grupos perredistas capitalinos no decidan dinamitar el proyecto con mayor corrupción.

Las posibilidades de Mancera estuvieron siempre en la presencia de Alejandra Barrales en la presidencia del PRD y por tanto en la alianza y en el juego perredista de hacerse a un lado para que las contradicciones panistas dieran cuenta de las ambiciones de Anaya. La lógica de los estilos ambiciosos, atrabancados y perversos de Anaya no podían llegar a ningún lugar seguro.

Las posibilidades del Frente y de Mancera dependen de lo que haga Anaya: Insistir en ser el candidato presidencial a pesar de estar condenado a la derrota por la fractura del PAN o hacerse a un lado para que Mancera asuma la candidatura; al final, siempre habría una posición de emergencia para Anaya: Desde la candidatura al gobierno de Ciudad de México --si acaso su credencial de elector es local-- o una senaduría.

Lo cierto que Anaya tiene que dejar la presidencia del PAN de inmediato para que el Frente recupere viabilidad; si se queda, entonces el propio Anaya sería el “tonto útil” --categoría leninista-- del PRI.

Política para dummies: La política, ya se ha dicho, es la paciencia para ver el féretro del adversario pasar.

Solo para sus ojos:
•La guerra por el respeto al himno estadounidense sigue in crescendo: El fin de semana el vicepresidente Pence se salió del juego de los 49 de San Francisco y los Colts de Indiana porque los jugadores se hincaron a la hora de las estrofas. El tema central es el respeto al himno y a las tropas que están en territorios de guerra defendiendo los intereses de los EE.UU.

•Aumenta la imposibilidad de hacer previsiones sobre las presidenciales del 2018 porque cada día hay movimientos sorpresa. Los cálculos reales de las encuestas tendrán un poco de certeza cuando comiencen las campañas el primero de marzo próximo, dentro de casi seis meses.

•Lo más lamentable de la reconstrucción de zonas afectadas por terremotos en Ciudad de México es la corrupción de grupos de vivales, pero con datos que hablan de complicidad de funcionarios y estructuras perredistas que se aprovechan de las angustias y pobrezas de la gente.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
09 Octubre 2017 04:00:00
Barcelona: Es por la república; Franco en la Zarzuela y el Pardo
La crisis española por la iniciativa independentista de grupos barceloneses no se reduce a la violación de la ley sino a hechos históricos que reviven dos de las heridas abiertas en España: La instauración de la república en 1931 y la guerra civil franquista 1936-1939.

Otros datos ayudan a explicar la profundidad de la crisis y las razones por las cuales los toletes del Partido Popular (Ex Alianza Popular de Franco), apoyado por el Partido Socialista Obrero Español (monárquico), no van a resolver y sí contribuyeron a fermentar más el espíritu secesionista-republicano:

1.- El rey Felipe VI viene de la Casa de los Borbones, por cierto, la que también produjo a Louis XIV de Francia, el que dicen que dijo “el Estado soy yo”.

2.- La realeza española ha sido históricamente autoritaria, desde su fundación en 1469. Luego de ser liberado, Fernando VII en 1814 retomó la corona, pero se encontró con la Constitución de Cádiz que acotaba los poderes del rey. Fernando VII la abrogó, reinstaló el absolutismo de 1814 a 1820, presionado por un golpe de Estado volvió a reconocer la Constitución para el famoso trienio liberal y en 1823 de nueva cuenta optó por el absolutismo y gobernó la famosa “década ominosa” de abusos de poder hasta su muerte.

3.- España vivió sin monarquía directa de 1931 en que la república por la vía electoral desplazó al rey Alfonso XIII hasta que Franco restauró la monarquía y le heredó el poder en 1975 al rey Juan Carlos I, después de que el monarca juró respetar las leyes franquistas. Pero de 1931 a 1975 los españoles vivieron la dictadura de Franco y una monarquía franquista. De 1975 a 2014 en que abdicó a favor de su hijo, Juan Carlos I tuvo más escándalos y abusos que una imagen de austeridad.

4.- Barcelona está muy cerca de los Borbón: El padre de Juan Carlos I, don Juan, tenía el título de Conde de Barcelona que hoy, por cierto, ostenta el rey Felipe VI. Don Juan se negó a ser el rey bajo la autoridad de Franco, en tanto que Juan Carlos I rompió con su padre en 1966 cuando se negó a asistir a una ceremonia de recordatorio de Alfonso XIII porque su presencia reconocería la sucesión dinástica de su padre; en premio Franco designó a Juan Carlos en 1969 príncipe a título de rey, pasando por las reglas monárquicas porque el verdadero sucesor era don Juan. Pero el reino de España había nacido del golpe de Estado de Isabel para hacerse de la corona de Castilla.

5.- La transición española se consolidó por la decisión de Juan Carlos I, Alianza Popular (hoy PP), el PSOE y el Partido Comunista de mandar el franquismo al olvido, a pesar de las represiones, asesinatos y abusos de poder. De haber ajustado cuentas con el franquismo, el papel clave de Juan Carlos en la legitimación de la dictadura le hubiera restado autoridad moral.

6.- La guerra civil española, el pasado rebelde de Cataluña y sobre todo Barcelona, la definición republicana de los independentistas catalanes y el papel de Barcelona y los borbones ha invadido loa palacios de La Zarzuela (de los reyes) y El Pardo (sede de Franco).

Nota: artistas de todo el mundo grabaron la canción “Déjame abrazarte México” dedicada a los héroes anónimos de los terremotos; se puede escuchar en:
https://youtu.be/pz9PJUfsr5s, por cortesía del tenor José Luis Duval. Es conmovedora y solidaria.

Política para dummies: La política es el retorno de los fantasmas del pasado porque los fantasmas nunca mueren.


Solo para sus ojos:

• Por cualquier lado, el PAN ya perdió puntos electorales por las maniobras de Ricardo Anaya como presidente del partido y auto designado candidato presidencial del PAN y sus aliados PRD y MC.

Al interior del partido ha perdido seguidores. No importa si con Margarita Zavala de Calderón se salen muchos o pocos panistas; el daño consiste en una mala imagen pública de Anaya que contará mucho en las elecciones presidenciales.

•Entre panistas y perredistas hay preocupación por los perfiles autoritarios y hasta necios de Anaya con los que no están de acuerdo con él. Sobre todo, porque ha dado la imagen de un dictador.

•Mal manejo de estrategia de comunicación de los funcionarios que revisan el tratado comercial con los EE.UU. y Canadá porque carecen de una estrategia de negociación. Ahora resulta que si desaparece el Tratado no va a pasar nada, cuando hasta hace poco decían que el tratado era todo.


http://indicadorpolitico.mx

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

@carlosramirezh
08 Octubre 2017 04:00:00
México: PRI inmorible no inmortal (3 y último)
La gramática de la política mexicana puede jugar bromas pesadas. Luego de la derrota presidencial en el 2000 y el regreso a la presidencia en el 2012 --ambas con el ascenso del neopopulista PRD--, el PRI puede decir que cumplió con el anatema --¿maldición?-- del que fue durante medio siglo el jefe del todopoderoso sector obrero, Fidel Velázquez: El partido era inmorible y no inmortal.

La diferencia es política, pues al final los dos conceptos podrían decir lo mismo; solo que hay una diferencia de matiz; el inmortal es el que vive por siempre como deseo y el inmorible es el que no puede morir… aunque lo maten. Las razones se localizan en que el PRI no es estrictamente un partido político sino un pensamiento histórico y una estructura de poder y es el Estado. Poniéndonos hegelianos, podemos decir que el PRI es una idea histórica, es decir: Es la historia de México.

Por eso en los noventa hubo un analista crítico del PRI --Luis Javier Garrido, autor de una biografía crítica del PRI: El partido de la revolución institucionalizada-- que afirmó que en México --se respeta el tiempo verbal histórico-- “todos somos priístas hasta demostrar lo contrario”. Y la razón es sencilla: Los aparatos ideológicos del Estado --la cultura, la educación, la historia, los libros de texto obligatorios en todas las escuelas-- construían el inconciente priísta de la sociedad. Y si a ello se agregaba el funcionamiento del Estado como PRI --la dictadura perfecta que señaló Mario Vargas Llosa en 1991--, entonces se explica que el PRI es un modo de vida, una cultura, una forma de ser.

Lo malo del sistema de partidos radica en el hecho de que reproduce la estructura ideológica-cultural del PRI: El único partido de oposición real al PRI fue el Partido Comunista Mexicano (1919-1989), legalizado en 1978 y en 1989 se autodisolvió y le cedió su registro legal al PRD --Partido de la Revolución Democrática-- fundado por… priístas para reconstruir el viejo PRI populista-cardenista.

El PAN nació en 1939 para edificar una oposición espejo del entonces Partido Nacional Revolucionario --abuelo del PRI-- pero como guardián ético del Estado de la Revolución Mexicana que el PNR había pervertido con cacicazgos, caudillos y control del poder. El fundador del PAN, Manuel Gómez Morín, había sido funcionario financiero del gobierno de Plutarco Elías Calles, el fundador del PNR; y a pesar de las bases católicas del PAN, en realidad siempre quiso ser un partido demócrata-cristiano sin objetivos del destruir al PRI; hasta 1982, el PAN fue --dice la investigadora Soledad Loaeza-- una “oposición leal” que no pensaba en la alternancia y menos presentaba una oferta alternativa. En 1988 el candidato presidencial priísta Carlos Salinas de Gortari presentó un programa de gobierno panista.

El PRI ganó elecciones porque sus colores oficiales eran los de la bandera nacional --verde, blanco y rojo--, porque era parte de la estructura del Estado y porque la Constitución legitimaba el Estado de bienestar del PRI. El pensamiento histórico dominante era la interpretación histórica de México como producto del PRI, y así se enseñaba en las escuelas. El pensamiento crítico liberal que rompió la dominación cultural lo fijó en 1968-1970 el intelectual Octavio Paz con tres obras: Sus cartas a la cancillería en septiembre de 1968 para decirle al presidente mexicano que la rebelión estudiantil exigía democracia, su conferencia en la Universidad de Texas en Austin en octubre de 1969 para señalar que el PRI estaba llevando a México a una dictadura y su celebrado ensayo Posdata que denunciaba --ciencia política comparada-- los parecidos del sistema priísta con los sistemas autoritarios de la Unión Soviética, Cuba y China.

Estos datos permiten explicar la permanencia del PRI en el poder de 1917 a 1929 como caudillismo, de 1929 a 2000 como partido en el poder presidencial, de 2000 a 2012 como partido dominante que gobernó desde el legislativo y del 2012 al 2018 de nuevo en la presidencia. Para el 2018 se tienen los elementos políticos que permiten adelantar que el PRI tiene muchas posibilidades de permanecer en la presidencia, pero que también hay datos que señalan su derrota. En el 2000-2012 fue la primera minoría en el Congreso y desde ahí cogobernó con el PAN. El problema fue que el PAN no presentó una alternativa de gobierno sino sólo una alternancia de élite en el poder.

Y por primera vez hay ya una alianza PAN-PRD-Movimiento Ciudadano que ha registrado una propuesta de reforma alternativa al PRI: De sistema, de régimen y de Estado, lo que significaría --ahora sí, claro de ganar-- el fin histórico del PRI.

El PRI ha ganado a pesar de tres señales de una grave crisis social: PIB promedio anual de 2.2% de 1983 a 2017 (contra 6% de 1934-1982), 80% de mexicanos con problemas de marginación, pobreza y restricciones y un tipo de cambio que pasó en el largo dominio histórico de la élite priísta de 1917 a 218 de 3 pesos por dólar a 19 mil pesos, con efectos nocivos sobre el bienestar.

Y en términos electorales, la crisis es similar: En 2012 Peña Nieto ganó las elecciones con 32% de votos por el PRI --subió a 38% por 6 puntos aportados por su aliado el Partido Verde--, en la actualidad el PRI tiene solo quince gubernaturas --47% del total-- y en las elecciones legislativas ganó apenas el 29% de los votos.

En las elecciones de julio de 2018 habrá tres alianzas fuertes: PRI-Verde y dos chicos, Morena-López Obrador con su propuesta neopriísta-populista y el PAN-PRD-MC con su programa de reforma de sistema/régimen/Estado. Es decir, solo dos opciones: Mas PRI con el PRI o con López Obrador y la reforma anti-PRI de la coalición derecha-izquierda que podría, ahora sí, terminar con el dominio del PRI.
http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
06 Octubre 2017 04:00:00
Las presidenciales del 2018 serán diferentes porque serán las mismas
Aunque aún no lo ha externado con claridad, el grupo anayista en el PAN comienza a ver con preocupación que los debates y pugnas públicas de Ricardo Anaya ya están contaminando las bondades que esos panistas habían encontrado en el pacto PAN-PRD-MC y saben que los perredistas carecen de voluntad y habilidad para reencauzar la iniciativa aliancista.

A horas de que se cierre el plazo legal para candidatos independientes, en el PAN ven un alto riesgo que Margarita Zavala de Calderón pudiera registrarse y con ello cerrar sus posibilidades en el partido. La fractura del PAN antes de la candidatura oficial reduciría las posibilidades del Frente por México.

Un indicio de la inquietud por los comportamientos convulsivos de Anaya fue la forma en que quisieron embarcar a Diego Fernández de Cevallos como supuesto “representante” de Anaya en negociaciones del Frente porque el rechazo tajante del político panista dejo ver la forma atrabancada en que está tomando decisiones Anaya.

Al interior del grupo anayista en el PAN existe la percepción de que el Frente está perdiendo legitimidad política pública al mostrarse como un acuerdo sólo para repartirse candidaturas: La presidencial para Anaya, la de Ciudad de México para Alejandra Barrales y Veracruz y un ministerio sin cartera para el mago del oportunismo Dante Delgado.

Sin embargo, Anaya se ha encerrado en su burbuja de incondicionales en el PAN y ha ido aumentado las fracturas internas en un partido que se ha colapsado --en 1976 no presentó candidato por pugnas internas y en el 2000 cerró filas a regañadientes con Fox-- cuando las divisiones internas se salen de control. El principal problema de Anaya ha sido su incapacidad para construir una coalición dominante de su dirección política del partido por la existencia de grupos de poder con capacidad autónoma: Las dos bancadas, los gobernadores, los tradicionalistas históricos, los neopanistas, los exgobernadores y exlegisladores y los grupos empresariales.

Hacia el interior del PAN desconfían del liderazgo de Alejandra Barrales porque depende del jefe de gobierno perredista-pero-no-perredista Miguel Angel Mancera y carece de control sobre las demás tribus. Y Dante Delgado ha encarecido su presencia sin contar con bases políticas. Por eso Anaya y las denuncias, críticas e intrigas en su contra han debilitado al Frente y lo han reducido sólo a las candidaturas.

Al Frente le hace falta un grupo intelectual que trabaje sobre los proyectos de reforma y de régimen y sobre todo que consolide la propuesta de gobiernos de coalición. Sin embargo, el liderazgo de Anaya ha impedido cualquier conformación interna que le reduzca su poder autoritario o que le disminuya su candidatura.

Si se define primero el programa de gobierno del Frente, Anaya quería excluido en automático porque carece de pensamiento político reformista.

Y a pesar de algunas nuevas variables sociales y políticas --como el ambiente de mayor inestabilidad y encono dejado por los terremotos--, los partidos están apostando a un espacio electoral tradicionalista, porque ninguno de los registrados tiene la capacidad de reflexión analítica como para identificar los nuevos desafíos planteados por el electorado: 60% de abstención y aumento de casi 50% en el porcentaje de indecisos.

La expectativa despertada por el Frente ya se desinfló por la precariedad política e intelectual del PRD y la ambición personal de Anaya.

Política para dummies: La política es, dice el escritor Manuel Vilas, la sensibilidad para entender que “no nos merecemos a los políticos que tenemos, pero están hechos a nuestra imagen y semejanza”.

Sólo para sus ojos:
• La gran lección de los terremotos de 2017 muestra la incapacidad oficial de saber aprovechar las lecciones de los terremotos de 1985: La protección civil después de los temblores. Es la hora en que no hay estructura ni logística para captar y repartir aportaciones ni controlar dineros. Y eso que los damnificados del 2017 son mucho menores que los de 1985.

• Hasta ahora van tres que quieren ser independientes y se registraron en el INE: Jaime Rodríguez El Bronco, Pedro Ferriz de Con y Armando Ríos Piter. En las próximas horas esperan a Margarita Zavala de Calderón. Los tres primeros tienen tendencias menores a 5% y la ex primera dama encabeza encuestas por el PAN, solo con el PAN. Esas encuestas le dan a los independientes 5%-7%.

• Sorpresa porque el dueño del equipo de futbol Pachuca Jesús Martínez,
chamaqueó nada menos que a Carlos Slim Helú, el superbillonario en dólares. Con tanto dinero Slim aún no sabe nadar con tiburones.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
05 Octubre 2017 04:00:00
Felipe, Mariano, Barcelona, la realeza ha muerto, viva la república
Con la sospecha de que el rey Juan Carlos I había sido el centro del golpe de Estado del coronel Tejero en 1981, ahora su heredero el rey Felipe IV rompió el martes cualquier puente con la demanda democratizadora de la mayoría de los catalanes y demostró que la realeza como forma de gobierno ya no es compatible con los súbditos que quieren ascender a la categoría de ciudadanos.

Las primeras reacciones de sectores progresistas --como público es-- escalaron políticamente la violencia del domingo: Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida, salida del núcleo del Partido Comunista de España de Santiago Carrillo que aceptó la monarquía parlamentaria constitucional, terminó el martes su comentario con un “¡viva la república!”.

Lo que queda en el centro del conflicto español no es el gobierno minoritario de Mariano Rajoy, heredero de Alianza Popular como eje político de Franco y el franquismo y hoy hundido en más de quince casos de corrupción, sino el debate sobre la validez de la realeza como forma de gobierno en una democracia de ciudadanos y no de súbditos.

La monarquía de los borbones viene de conflictos históricos. El reino de España nació en 1469 de la operación política del vicecanciller de la Iglesia católica Alejandro Borgia --Borja, su verdadero nombre español-- al propiciar la boda de Isabel de Castilla con Felipe de Aragón violando la prohibición de matrimonio porque eran parientes; Borgia falsificó una bula papal de permiso y ya como papa Alessandro VI la sustituyó por una verdadera. El juego de Borgia fue calificado por Ortega y Gasset como weltpolitik o política-mundo: Usar a los nuevos reyes como cabeza de la expansión colonial para ganar más adeptos católicos; conquistaron América con la geopolítica del Vaticano. Por aceptar esa misión, Fernando e Isabel fueron nombrados los “reyes católicos”, caracterización extendida hasta Felipe VI y la reina Letizia.

Después de la guerra civil 1936-1939 contra la república, Franco se convirtió en dictador hasta su muerte en 1975 y marcó la continuidad del franquismo con la designación de Juan Carlos como “príncipe a título de rey” porque la sucesión le correspondía a su padre don Juan de Borbón, pero estaba vetado por Franco; para subir a rey, Juan Carlos tuvo que pactar con su padre la abdicación a cambio la transición democrática.

Felipe VI viene de ese talante de realeza marcada por la dictadura de Franco. Y si bien los catalanes no convencieron de tener una mayoría para separarse de España y convertirse en república, de todos modos siguieron todos los senderos políticos para enfrentarse el pasado domingo 1 de octubre a los toletazos del gobierno de Rajoy que ensangrentaron la lucha política. Lo malo es que el 1 de octubre los catalanes independentistas y el rey Felipe VI cruzaron el punto de no retorno y España liquidó el régimen del 78 --el de la transición de Franco a la democracia-- para regresar a la democracia a los territorios de la represión franquista.

El discurso del rey Felipe VI el martes dio un portazo al diálogo; y luego de los toletes vendrán los arrestos de toda la clase política catalana y cuando menos el 80% de los catalanes que quería la consulta independentista aunque solo el 50% votaría por la república.

España regresó al principio de autoridad franquista, sin que haya una propuesta de reconstrucción democrática.

Política para dummies: La política es, como decía Lenin, estar atento hasta del movimiento de las hojas por cualquier viento suave.

Solo para sus ojos:
•Parece chiste, pero no lo es. El grupo de Las Adelitas que acompañó a López Obrador en la protesta del 2006 lo denunció por incumplimiento de palabra: Les prometieron casa y dinero y no les dieron nada; peor aún, les pidieron cuotas que desaparecieron en las arcas lopezobradoristas. ¿Y quien fue la coordinadora? Nada menos que la científica Claudia Sheinbaum.

•Los tiempos se le cierran a Margarita Zavala de Calderón porque el 8 vence plazo para anunciar en el INE que iría como independiente. Por eso el dirigente panista Ricardo Anaya retrasará el método de selección del candidato panista-perredista-MC. Como independiente Margarita tendría más posicionamiento electoral.

•El tema de la posesión privada de armas en los EE.UU. va mucho más allá de las matanzas. La Asociación Nacional del rifle es el lobby más poderoso. Inclusive, Obama quiso cambiar la ley, pero hasta demócratas lo impidieron. Las armas tienen que ver con el poder ciudadano frente al Estado.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
04 Octubre 2017 04:00:00
Octavio Paz 1985-2017: Centralismo,megalomanía y lucro, más corrupción
El 10 de octubre de 1985, tres semanas después de los terremotos de septiembre, el poeta y ensayista Octavio Paz puso el dedo en la llaga en un artículo publicado en El País de España: Mientras todos exculpaban responsabilidades, ocultaban a la sociedad solidaria y escondían incapacidades, Paz realizó la primera crítica sistémica sobre los terremotos, dejando en claro que la naturaleza fue efecto de causas políticas.

“Tres fuerzas nefastas se han confabulado para producir este colosal disparate que hoy es México” y el “crecimiento frenético y canceroso de la ciudad”: “el centralismo político, económico y cultural”, “el espíritu de lucro de los empresarios e industriales de la construcción” y “la megalomanía de los últimos gobiernos”. Los tres tuvieron efectos negativos: Hacinamiento humano contranatural, “especulación urbana desenfrenada e inescrupulosa” y “Babilonias de cemento del tamaño de su vanidad”.

La relectura del artículo de Paz a la luz de los terremotos de septiembre de 2017 ha exhibido la permanencia de los males encontrados por Paz hace treinta y dos años, pero también le han agregado otros derivados de los anteriores. Cuando menos tres nuevos: la corrupción sin freno del PRI y luego de la oposición perredista-morenista, la incapacidad de los gobiernos para aprender de las tragedias y no prepararse para casos de desastre y la consolidación de un Estado despótico e infraestructural (tesis de Michael Mann y Theda Skocpol) y ya no social ni político.

Los terremotos de 1985 abrieron en canal parte de la ciudad para exhibir los olvidos del PRI; los de 2017 revelaron las entrañas de la pobreza de gobiernos perredistas que controlan la ciudad justamente desde 1985 y luego como gobierno desde 1997 y que han multiplicado los funcionarios ricos a costa de millones de capitalinos pobres.

La megalomanía priísta puntualizada por Paz --una de las esquizofrenias de toda dictadura era el mausoleo, escribió, y México se llenó de “monumentos a la Revolución”-- fue multiplicada por el PRD y Morena --ambas como extensiones ideológicas del priísmo, no como copia sino como venero-- en muchas Babilonias: Santa Fe como Mundo Feliz de la riqueza, junto a la pobreza desplazada por la llegada de los edificios, los segundos pisos, el circuito interior, la construcción de miles de edificios, la vialidad especial para ciclistas. Y la amalgama cohesionadora: La corrupción perredista-morenista exactamente igual --por tanto: peor- que en los tiempos del PRI.

La fatalidad de los fenómenos naturales se mide no tanto por la furia de los vientos, aguas y temblores, sino por la fragilidad social de las ciudades como aglomeraciones humanas sin control, ni reglas, ni gobiernos previsores. El PRI convirtió al DF en el corazón político de la república del poder, pero el PRD la transformó en coto particular de poder sin supervisión, ni rendición de cuentas, y sobre todo sin un concepto de ciudad-polis.

Han pasado dos semanas de los terremotos y las autoridades perredistas y morenistas capitalinas y delegacionales no han presentado a funcionarios responsables de aprobar construcciones, supervisar normas de seguridad y evitar tragedias. La urgencia por regresar a la normalidad anterior a los terremotos es similar a la operada por el PRI en 1985. Hace treinta y dos años, casi como burla social y política, el entonces regente del DF Ramón Aguirre Velázquez apareció como uno de los seis precandidatos oficiales a la presidencia de la república. Hoy el desplante puede repetirse.

Política para dummies: La política es la sensibilidad para ver la verdad detrás de las mentiras.

SOlo para sus ojos:
•El Estado neoliberal ha sido rebasado: El Gobierno federal dará 120 mil pesos a personas por pérdidas total de sus casas, cuando los precios más baratos andan en un millón. Y parece que no es por burla sino por restricciones financieras.

•Los medios de comunicación aparecen como damnificados por los terremotos porque se han concretado a dar las noticias diarias de muertos y rescatados y no han investigado ni denunciado a funcionarios corruptos que avalaron construcciones.

•Y el ejemplo de que 32 años no es nada, de los terremotos de 1985 a los de 2017, está en las costureras: reveladas como esclavas antes y hoy también trabajando en las mismas condiciones. Y lo peor es que el caso de las costureras hoy ocurre en Ciudad de México gobernada por el PRD.

•Y todo indica que Coahuila va para el PRI, para berrinche del panista Ricardo Anaya.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
03 Octubre 2017 04:00:00
Terremotos: Suben indecisos 12 puntos y abstención de 60% en 2018
Los efectos sociales y políticos de los terremotos del 7 y 19 de septiembre en varias partes de la República tuvieron una réplica electoral significativa: Aumentaron los indecisos, subió el repudio a políticos y partidos, bajó la tendencia por partidos-candidatos y disminuyó la participación electoral.

A diferencia del efecto social de los terremotos de 1985, los de ahora encontraron una multiplicada caja de resonancia inmediata en las redes sociales y en los medios hoy con menores controles que hace treinta y dos años. Los primeros programas de reconstrucción anunciados por el gobierno de Ciudad de México y el Gobierno federal fueron mal operados en materia de comunicación política y se perdieron en el interés de los medios por individualizar las labores de rescate en héroes sociales individuales.

Una encuesta de la empresa consultora Prospecta Consulting para Indicador Político y el programa “Hablemos de Política con Carlos Ramírez” en Efekto TV reveló que una parte del repudio social hacia partidos y procesos electorales estuvo motivada porque en las vísperas de los terremotos había estallado en medios la indignación popular por el despilfarro de recursos públicos en candidatos y elecciones y ya estaba en el debate la exigencia ciudadana de reducirles recursos a partidos y funcionarios electorales.

Los datos de la encuesta --coordinados por el doctor Rafael Abascal y Macías y cuyos resultados íntegros están en indicadorpolitico.mx en
https://goo.gl/D6hvYj -- mostraron un aumento en la percepción negativa de los partidos en la ciudadanía: En promedio 80% de los encuestados consideró que los partidos no responden a las expectativas ciudadanas, carecen de credibilidad y confianza, no garantizan credibilidad ni gobernabilidad y no son vehículos para conducir demandas de la sociedad. Además de desconocer el proceso de asignación de recursos públicos a partidos, el 71% de los encuestados afirmó que no deben recibir recursos públicos.

La encuesta reveló una baja en simpatías después de los terremotos:

--Los indecisos subieron de 26.4% a 38.7%, el doble de la tendencia de votos del partido que iría en punta.

--Los independientes mantuvieron su cifra de 2.1%, lo que revela que no representan una opción posterior a los terremotos para la ciudadanía.

--Solo el 39.7% afirmó que iría a votar el 2018; el 58.4% afirmó que aún no se decide.

--La tendencia de votos bajó para Morena, PAN, PRI, PRD, PVEM, Panal y se mantuvo igual para PT e independientes.

--Morena fue el partido más castigado: Disminuyó su tendencia de votos 4.7 puntos, al pasar de 22.3% a 17.6%. El PRD que gobierna CdMx y Morelos fue el que menos baja tuvo: 1.4 puntos, de 6.9% a 5.5%. El PAN redujo sus expectativas en 3.3 puntos, de 18,.6% a 15.3%. Y el PRI perdió solo 2.9 puntos, de 17.8% a 14.9%.

--En las cifras, con el porcentaje de error, existe un empate técnico entre Morena, PAN y PRI, hecho que no existía antes de los terremotos, o que convierte a Morena y a López Obrador en el primer damnificado electoral: La diferencia de 3.7 puntos con el PAN antes de los terremotos quedo en apenas 2.3 después; y Morena aventajaba con 4.5 puntos al PRI y ahora lo tiene a 2.7.

Justo cuando una sociedad lastimada por terremotos necesita instituciones que respondan a sus expectativas, el sistema de representación política pasa por su peor descrédito.

Política para dummies: La política es la habilidad para percibir la sensibilidad de la gente…, antes que salga negativamente en encuestas.


Solo para sus ojos:

•La democracia española o el “régimen de 1978” fue apaleado a toletazos por la guardia civil para impedir una consulta independista. El efecto será el revés: Todo indica que Cataluña se separa de España y se convierte en república. Aunque muchos culpan al presidente Mariano Rajoy, el fondo de la crisis es el debilitamiento de la monarquía de los borbones, hundida en la corrupción y los escándalos.

•De nuevo tapan el pozo después del niño ahogado; cancelan permiso a la Escuela Rébsamen para operar, cuando en realidad la corrupción fue de la delegación Tlalpan, antes gobernada por el PRD y hoy por Morena. Ahí está el verdadero pozo de la corrupción.

•Y vamos de corrupción en corrupción y el sistema creado para enfrentarla sigue sin poder funcionar, y de hacerlo en las condiciones que la dejaron, también será una corrupción. Y hay que recordar que corrupción no es solo apropiarse del dinero público, sino la negligencia y la incapacidad de funcionarios para cumplir sus tareas.


http://indicadorpolitico.mx

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

@carlosramirezh
02 Octubre 2017 04:00:00
La pala, el decreto, el mito de los millennians, la real politik
En una de sus visitas a una zona afectada por los derrumbes provocados por los terremotos, alguna voz salió de la multitud increpando al presidente Peña Nieto: “¡Agarra una pala”! El shock social no pudo razonar que el jefe del ejecutivo no es un rescatista a ras de escombros, sino el responsable de diseñar los decretos para atender a los afectados, fincar responsabilidades a los responsables de la imprevisión y definir la reconstrucción.

El enojo y el sentimentalismo suelen dominar el corto plazo de las tragedias. Como en 1985, se destaca hoy que la “sociedad civil” desbordó/rebasó/superó al gobierno. Y fue cierto, pero con una breve aclaración: El gobierno carece de rapidez y recursos humanos suficientes para suplir a toda la sociedad. A los nueve días, la sociedad se tuvo que replegar para que las fuerzas gubernamentales profesionales terminaran el trabajo.

Tres efectos de los terremotos tienen que colocarse bajo el análisis racional:

1.- El concepto de sociedad civil existe desde los griegos, pero fue revalidado por Carlos Monsiváis en 1985. Pero la sociedad civil es parte del Estado, por tanto, tiene referentes políticos. Lo que se quiso decir es que en las tragedias surge la sociedad solidaria, la sociedad cívica, pero es una sociedad atenta a la tragedia; no ha sido, ni en 1985 ni en 2017, una sociedad como ciudadanía; civismo no es militancia. En 1988 el PRI perdió la mayoría absoluta no por el efecto terremoto, sino por la ruptura dentro del PRI con Cárdenas. Y las bases sociales capitalinas que votaron contra el PRI fueron los grupos organizados por René Bejarano y Dolores Padierna con recursos para la reconstrucción asignados directamente por Manuel Camacho Solís como encargado del proceso para tranquilizar el encono. Esas bases se hicieron perredistas después de 1988.

2.- En 1985 y 2017 fueron los jóvenes quienes reaccionaron rápidamente ante la ausencia gubernamental. Hoy son los llamados millennians o nacidos en el milenio XXI y se les acredita el futuro de la nación: Salieron y no van --dicen que más bien no deberían-- a regresar a su entorno. Pero pertenencia generacional no garantiza militancia progresista. Los datos hablan: en 1988 votaron contra el PRI los mayores de 25 años; en el 2015 las cifras fueron iguales: El 25% de jóvenes de 18 a 25 años votó por el PRI y el 26% por el PAN. El 31% de la generación del sismo de 1985, por así decirlo, de 26 a 35 años, votó por el PRI y una cifra igual por el PAN. Juventud no es automáticamente idealismo o militancia, sociedad solidaria no implica oposición. Los jóvenes no salieron a tomar política o socialmente la ciudad, sino que salieron sólo a ayudar a los afectados… hasta ahora; dos semanas después regresaron a su normalidad.

3.- La exigencia al presidente de la república no es para que tome una pala y se convierta en rescatista de escombros, sino para que los decretos de reconstrucción estén acompañados por decretos de deslindamientos penales de responsabilidades: Funcionarios, constructoras, políticos, empresarios, medios, contratistas. Y la exigencia de responsabilidades se extiende al PRD y Morena, quienes tienen desde 1986 el control político-administrativo del DF-Ciudad de México. La crisis de 1985 se acredita al PRI, pero la de 2017 es totalmente del PRD-Morena; pero el fanatismo adelanta que CdMx votará PRD-Morena, pese a los terremotos.
Política para dummies: La política podría ser también la honestidad para hacer el bien, aunque fuera de vez en cuando.

Sólo para sus ojos:

•Un análisis sobre Jared Kushner, el primer yerno de la nación, fue calificado como “devastador” por el sitio breitbar.com porque califica al marido de Ivanka Trump como el Fredo de la familia Trump; Fredo es el hijo tonto de Vito Corleone en El Padrino. El texto original fue publicado por la revista Vanity Fair.

•Para evaluar los programas de reconstrucción del gobierno de CdMx y del gobierno federal habría antes que saber cómo fracasaron los planes de 1985 porque en 2017 se vio que la ciudad estaba casi igual que en los terremotos de hace treinta y dos años. Eso sí, el dinero de la reconstrucción ayudó a construir el PRD en la capital de la república.

•El primer damnificado en CdMx es López Obrador y su partido Morena porque aparece en la crisis inmobiliaria en las delegaciones Tlalpan y Cuauhtémoc: Corrupción sin límite de experredistas hoy morenistas. Ya todos dan por liquidada la posible candidatura de Claudia Sheinbaum a la jefatura de gobierno.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
01 Octubre 2017 04:00:00
México: Presidente ponía presidente (2/3)
La clave del proceso de elección presidencial en México como una sucesión o poder heredado tuvo su explicación en el dominio del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de todos los hilos del poder en tres fases: La de los triunfadores de la Revolución Mexicana 1910-1917, la de los caudillos 1917-1940 y la de la institucionalización del PRI 1946 a la fecha, aún en los dos sexenios en que el PAN tuvo la presidencia de la República.

Las claves del poder de dominación absolutista del PRI fueron tres: La Constitución que legalizó el dominio de una élite, el pensamiento histórico como ideología oficial mantenida hasta la fecha por los libros oficiales de texto que son obligatorios en las escuelas primarias y que cincelan la mentalidad priísta de todos los mexicanos y la capacidad de los presidentes de la República para mantener el poder vía el control del Ejército, el presupuesto público y el PRI.

El dominio absolutista del PRI-presidente de la República fue posible hasta que el PRI pudo justificar su inevitabilidad y se logró por el discurso histórico de presentar las tres fases históricas de México: La Independencia con Hidalgo y Morelos, la Reforma con Juárez y la Revolución Mexicana con la bandera de la victoria sobre “la reacción ideológica de la derecha”. Este discurso histórico sobrevivió hasta 1992 cuando el presidente Salinas de Gortari fue al PRI a dar por liquidado el tiempo histórico de la Revolución Mexicana y el comienzo del periodo del “liberalismo social”, una especie de socialdemocracia de mercado absoluto y liquidación del estado de bienestar.

Al PRI le ayudó el sistema oficial de partidos: El PAN funcionó como oposición leal --es decir, sin aspirar en realidad a la presidencia sino solo como grupo de presión ético-- hasta 1994 y en el 2000 dio la sorpresa al ganarle al PRI la presidencia. El PRD nació en 1989 de un doble venero: El Partido Comunista Mexicano (1919-1989) de corte marxista-leninista y legal a partir de 1979 y la Corriente Democrática del PRI liderada por Cuauhtémoc Cárdenas, en este escenario de oposición, el PRI no tuvo en realidad competencia por el control de la presidencia hasta 1988.

En este escenario de dominio político-ideológico-histórico en México, la centralización del poder se ejercía desde la Presidencia de la República vía una estructura especial de sistema político en seis pilares: El Presidente de la República, el PRI, el estado de bienestar, acuerdos y entendimientos con sectores no priístas, el pensamiento histórico como dominación cultural vía ideología oficial y la Constitución como la norma legitimadora.
El control absolutista de estos seis pilares le dio al PRI la fuerza para mantenerse en el poder a través de la disciplina: Cuando el presidente y el PRI perdieron la mayoría absoluta en las elecciones, el poder presidencial dejó de ser legítimo y se convirtió en autoritario. Sin embargo, las elecciones del 2000 y del 2006 respetaron la victoria del PAN porque se trató solo de un relevo administrativo y no de proyecto ideológico y porque el PRI se mantuvo como la primera minoría legislativa.

Hasta 1982, el presidente ejerció el poder absolutista de designar al candidato del PRI a la presidencia; en 1988 se dio la rebelión de Cuauhtémoc Cárdenas, hijo del presidente Lázaro Cárdenas que transformó el Partido Nacional Revolucionario (abuelo del PRI) en Partido de la Revolución Mexicana (padre del PRI); como candidato de una colación de partidos, Cárdenas bajó la votación presidencial del PRI a 50% en 1988 y desde entonces el PRI nunca la recuperó; Peña Nieto, el actual presidente, ganó la presidencia en el 2012 con 32% de votos del PRI más 6 puntos que le dio su aliado el Partido Verde. En las encuestas previas a las elecciones de julio del 2018 el PRI aparece en tercer sitio de preferencias.

A pesar de haber perdido poder nacional, el PRI ha mantenido su estructura piramidal interna: En la 22 asamblea nacional de este mes el PRI refrendó la facultad política del presidente de la república de designar al candidato del PRI, pero en el entendido de que ya no sería su “sucesor” en automático sino el candidato con posibilidad de ganar/perder las elecciones.

En la designación de candidatos de 1920 a 1970, el factor central de los candidatos fue la política. De 1976 a 2012, la variable fundamental para designar a candidatos del PRI ha sido la economía, el modelo económico de mercado. Al leer un resumen de su V informe presidencial el pasado sábado 2 de septiembre, el presidente Peña Nieto señaló que el elemento central en las elecciones de junio del 2018 sería el económico.

En todas las designaciones de candidatos, el presidente saliente solo ha fracasado en dos ocasiones: En 1928 asesinaron al general Álvaro Obregón días después de ganar las elecciones y en 1994 asesinaron al candidato del PRI Luis Donaldo Colosio antes de las elecciones, los dos, por cierto, originarios de Sonora, un estado del noroeste. En 1994 el PRI bloqueó dos preferidos del presidente Zedillo --Guillermo Ortiz Martínez y José Ángel Gurría Treviño-- poniendo el candado en los estatutos de un cargo previo de elección popular que no tenían; el candidato de reserva fue el burócrata Francisco Labastida y perdió ante Fox; y en el 2006, sin Presidente de la República, el PRI cayó en manos de un político desprestigiado que se apoderó de la candidatura y el PRI no voto por él.

Ahora le toca a Peña Nieto designar candidato. Y los priístas están a la espera de que diga el nombre del agraciado. Pero a diferencia de otras elecciones, el PRI aparece en tercer lugar en las encuestas; y si bien no quiere decir que ya perdió las elecciones, el dato indica que el presidente priísta de la república mantiene su poder solo para designar al candidato, pero no para garantizarle el triunfo.
(Próximo domingo; el fin del reinado del PRI)

indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
29 Septiembre 2017 04:00:00
Chihuahua: Distracciones de Javier Corral regresan violencia
Distraído en la construcción del Frente por México y en fijar su atención en la candidatura de coalición o cuando menos en la Secretaría de Gobernación del presunto próximo gabinete aliancista, el gobernador chihuahuense Javier Corral Jurado ha descuidado el frente interno de su estado y por ahí se han vuelto a colar las bandas criminales para convertir Chihuahua en una Tamaulipas, mezclada de Michoacán, Guerrero y Sinaloa.

La matanza realizada en el centro de rehabilitación “Ignacio Manjarrez Ayub” fue producto de la impunidad y libertad de acción que han encontrado los cárteles en Chihuahua a raíz de la llegada de Corral como gobernador panista. Esa matanza se enlista a otros casos emblemáticos: el asesinato de la periodista Miroslava Breach Velducea, abatida en marzo por difundir denuncias contra el crimen organizado. Pero la lista es tan amplia que en los primeros siete meses de este año se han dado casi mil 700 crímenes violentos en Chihuahua.

El asesinato el martes pasado de catorce personas en un centro de rehabilitación ha revelado no sólo el acto criminal en sí, sino la libertad de acción de los grupos criminales por la pasividad de las fuerzas estatales y municipales de seguridad. Los ataques contra centros de rehabilitación envían el mensaje macabro de los cárteles de que no quieren menos consumidores. El dato de que el centro Manjarrez operaba semiclandestinamente indica el miedo a los delincuentes.

La plaza criminal de Chihuahua ha sido apetecible para el crimen organizado, sobre todo por el poder recuperado del cártel que operaba en Ciudad Juárez y que paulatinamente ha ido regresando a la zona. Ahora se confirma que la prioridad de Chihuahua no era la corrupción del gobernador saliente --en fuga, protegido por autoridades federales y lejos del sistema vengativo de justicia de Corral--, sino el crimen organizado.

Sin embargo, nada parece preocupar al gobernador panista Corral y a su jefe operativo Gustavo Madero, los dos más interesados en los asuntos panistas que de gobierno. Y entre su presencia en el PAN y sus juegos de golf en entidades vecinas, Corral ha ido soltando los hilos de poder de Chihuahua.

Y lo más grave del estilo personal de gobernar de Corral ha sido el hecho de que al asumir el poder ratificó a buena parte de la estructura de seguridad del gobierno anterior del priista César Duarte, toda ella contaminada por acuerdos con el crimen organizado.

El mejor termómetro político, social y de inestabilidad en Chihuahua es la irritación del poderoso sector empresarial porque al final de cuentas la violencia ahuyente inversiones, atemoriza a ciudadanos y aumenta el costo de la seguridad privada por la desconfianza e incapacidad de la seguridad pública actual.

Hasta ahora el gobierno de Corral ha sido incompetente en seguridad, un poco por la falta de profesionalismo y la desorganización de las fuerzas de seguridad por el cambio de gobierno pero con indicios de que hay también un alto índice de complicidad de la seguridad pública estatal y municipales con los cárteles.

Queda, al final, el registro de que en pocas ocasiones han ocurrido en México asesinatos masivos por el crimen organizado y que el abatimiento de catorce personas recuerda al Chicago de los años veinte, los asesinatos en San Fernando, Tamaulipas, y el significativo de los 43 normalistas de Ayotzinapa liquidados por narcos con la complicidad de gobiernos perredistas municipales y estatales.

Política para dummies: La política es la habilidad para tapar hoyos, no para abrirlos.

Sólo para sus ojos:

•Los análisis sobre los EE.UU. de Trump deben ser fríos. El caso de los jugadores hincados durante el himno ha abierto el tema del patriotismo que es tan hondo en ese país, el hecho de que las invasiones imperiales sirven para imponer su estilo de vida y que la brutalidad policiaca contra negros está lejos del patriotismo del himno. Pero también que el negocio del futbol tiene contratos por 50 mil millones de dólares hasta el 2020, genera 4 mil millones de dólares de publicidad y los inversionistas están viendo una caída en la asistencia. O sea, es el negocio, no el patriotismo.

•Si los partidos querían recuperar bonos con sus anuncios de regresar dinero para la reconstrucción, la mala operación ha ido dejando en los ciudadanos una peor imagen.

•A pesar de lo apretado de los tiempos, puede aventurarse la hipótesis en el sentido que los terremotos no alterarán el proceso electoral en los partidos, si acaso lo atrasarán en tiempo. O sea, que no pasará nada.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
28 Septiembre 2017 04:00:00
Sismos, Estado-sociedad, Camacho, de 1985 en 2017: Puente o socavón
En 1985 y en 2017, la prioridad de los gobiernos ha sido controlar las variables sociales, sobre todo la actividad de la sociedad cívica que salió en masa a remover escombros para buscar sobrevivientes. El temor ha sido que esa acción de protección civil social se transforme en oposición política.

La magnitud de los terremotos --no la sociedad-- rebasó la incompetencia del sistema oficial de protección civil. Ahora más, pero también hace treinta y dos años, la sociedad en acción salvadora repudió a los políticos, a los funcionarios y a los rescatistas oficiales.

El problema en casos similares ha sido la reacción del gobierno ante una sociedad fuera de control, activa y organizada. Esto lo analizó el politólogo Manuel Camacho Solís el 3 de octubre de 1985 para explicar las tareas del gobierno; Camacho era entonces subsecretario de Programación Regional con Carlos Salinas de Gortari como secretario de Programación y Presupuesto. La crisis política provocada sobre todo en el DF por los sismos era de sistema político; y el dilema era serio: Cómo recuperaría el gobierno su iniciativa; y las opciones: Desplazar autoritariamente a la sociedad o cooptarla.

El fantasma del 68 apareció en los escenarios; y apenas en 1980 el grupo De la Madrid-Salinas había iniciado la desestatización de la sociedad con el arranque del modelo neoliberal de desarrollo: Recortes sociales, abandono del Estado de bienestar, privatización de la economía pública. Regresar al pasado priísta hubiera liquidado el proyecto de modernización capitalista.

Camacho publicó el 3 de octubre un artículo en la primera plana de Excélsior para explicar la crisis política sísmica y señalar las opciones extremas. Su argumentación fue politológica --con razonamientos gramscianos, para quien se interese--: El gobierno se asumía como Estado y la sociedad civil ahí no es antitética del Estado sino su complemento. Por tanto, el gobierno dejó que la sociedad cívica trabajara en remover escombros y el gobierno como sociedad política lideró la fase de la reconstrucción.

Ante el sismo del 85 Camacho definió lo que Gastón García Cantú criticó como la “teoría del puente”: Camacho eludía el análisis socioeconómico de los afectados --los pobres, como siempre-- y se centraba en que el gobierno puenteara entre la sociedad y el Estado, y no que el gobierno reprimiera a la sociedad. García Cantú dijo que “más que un puente de plata es necesaria la revisión de la política económica”.

En 1985 --y en 2017-- la crisis política, social y de relaciones de poder fueron parte del escenario de sucesión presidencial. Por eso Camacho fue muy inteligente en eludir la confrontación con la sociedad y dedujo la teoría del puente como una forma de entendimiento entre gobierno y sociedad para desactivar los repudios sociales. La crisis política planteó el dilema: El gobierno debe ser puente o socavón. La clave fue la iniciativa del gobierno en la reconstrucción para evitar la crítica a la política económica neoliberal: sería un Estado populista de emergencia.

Los sismos de 85 y el enfoque politológico de Camacho fueron la explicación de por qué Salinas lo designó jefe del Departamento del DF y no secretario de Gobernación: el PRI no quería perder la capital de la república.
Los dilemas sistémicos de 85 se repiten en 2017. Sólo que el presidente Peña Nieto y el precandidato presidencial ya escogido no tienen un Camacho que racionalice lo escenarios de corto plazo.

Política para dummies: La política es el arte de interpretar la realidad para combatir la realidad.

Sólo para sus ojos:

•Como edificio antiguo en sismo, la política de comunicación social oficial se derrumbó. El mensaje del presidente Peña Nieto la noche del martes apenas logró dos notas principales en dos diarios de los 18 importantes y el decreto de Miguel Ángel Mancera sólo fue destacado en uno. Se ha olvidado que la primera víctima que debe rescatarse en siniestros es la comunicación. La comunicación es un factor político y de gobierno.

•Muy agitado y adelantado el tiempo de elección presidencial en los EE.UU. en 2020: Hillary Clinton quiere y el vicepresidente Joe Biden ya trabaja en ello, mientras tanto Donald Trump sigue agitando la política para reforzar votantes.

•Los análisis mexicanos sobre las elecciones presidenciales 2018 son a veces demasiado cortantes y deterministas; pero habrá que releer el escenario sucesorio priísta de 1985 por los terremotos. La gente no votó por el PRI y lo hizo por el priísta Cuauhtémoc Cárdenas.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
27 Septiembre 2017 04:00:00
Terremotos, Estado, sociedad, control, poder, rencor, votos
Lo que parecía la tarea más complicada ante un desastre de magnitudes como los terremotos del 19 y 20 de septiembre de 1985 --12 mil muertos y derrumbes de miles de edificios y habitaciones-- se logró con una estrategia de Estado: El regreso a la normalidad anterior a los movimientos telúricos.

Es decir, la meta gubernamental no fue la atención a víctimas, ni la reconstrucción de las zonas afectadas, ni la atención real a los damnificados, sino contener el efecto político-electoral de la conflagración. El gobierno de Miguel de la Madrid dirigió todo su arsenal político y de poder a neutralizar a la sociedad que salió a escarbar en los escombros supliendo la incapacidad gubernamental.

Esta fue, en realidad, la verdadera lección de los terremotos de 1985. Y la historia la analiza Adolfo Aguilar Zínser --académico, politólogo, internacionalista, asesor de Fox en la victoria del 2000, consejero de seguridad nacional y embajador en la ONU, fallecido en 2005-- en su ensayo El temblor de la República y sus réplicas, publicado en el libro colectivo Aún tiembla. Sociedad política y cambio social: El terremoto del 19 de septiembre de 1985 (1986, editorial Grijalbo), junto con textos de Cesáreo Morales, Raymundo Riva Palacio, Federico Ortiz Quezada, Gustavo Esteva, Carlos Ramírez, Rodolfo F. Peña, entre otros.

Las verdaderas réplicas de aquellos terremotos no fueron otros temblores, sino los efectos telúricos de la sociedad que salió espontánea a organizar el rescate de sobrevivientes pasando por encima de un gobierno paralizado. Mientras la sociedad se preocupaba sólo por los afectados, el gobierno entró en situación de pánico político por la sociedad no controlada y activa al margen del gobierno, del PRI, de sus instituciones y de los miedos sociales al autoritarismo gubernamental. “Para el Gobierno mexicano, la tarea de organizar y de informar se ha convertido en sinónimo de contener, manipular, justificar, disculpar y aparentar”.

La sociedad solidaria se saltó a las organizaciones del sistema: Partidos, Congreso, gobiernos locales, organizaciones populares, Iglesia, medios, todos ellas piezas invisibles pero eficaces del sistema político priísta.

El momento de riesgo más importante fue cuando las fuerzas armadas tuvieron que entrar a las labores de rescate y vigilancia, pero se encontraron con una sociedad activa, crítica, reacia a entregar la plaza. El gobierno había sido desbordado y carecía de formas de regresar a la normalidad institucional, jerárquica y autoritaria anterior a los terremotos.

La sociedad se había ganado sus espacios al margen de la institucionalidad priísta. Y el temor priísta se sustentó en la posibilidad de que esa sociedad destruyera con su activismo progresivo --de emergencia, primero; social, después; político y electoral, enseguida-- la estructura de dominación del sistema político priísta. Por eso la prioridad oficial no fue la atención a afectados, sino la construcción de una iniciativa de poder vía comisiones, decretos y fondos oficiales que le fueron quitando fragor a los grupos de activistas para recuperar el control político.

La lección de 1985 fue el aviso --primero-- de que gobierno y sociedad estaban desorganizados y --después-- compitiendo entre sí. Y la lucha no fue por ayudar a la sociedad sino por anular uno a la otra. La victoria de la estrategia de 1985 fue del sistema porque el PRI ganó las elecciones de 1988 y 1994 y perdió en 2000 no por el terremoto sino por la fractura en el PRI.

Política para dummies: La política es el objetivo de la estabilidad a cualquier precio y por cualquier vía.

Solo para sus ojos:

•La escandalosa reacción de deportistas a la acusación de Donald Trump de que se faltaba el respeto al himno estadounidense hincándose en protesta por abusos policiacos se está leyendo al revés: lo importante no es la previsible reacción liberal mediática, sino el efecto en la mentalidad del estadounidense de condado que adora sus símbolos patrios. La jugada de Trump es sacar a más votantes conservadores en su reelección de 2020.

•Los partidos nunca pierden: regresan los fondos de campaña, quedan bien con la sociedad, la sociedad les regresa sus votos, los partidos acuden al financiamiento privado y PAN y PRI salen ganando por sus antiguos aportadores de fondos multimillonarios y sin límite. ¿Cómo se llama la obra?

•La clave del boom inmobiliario en CdMx podría revelar una corrupción escandalosa de funcionarios perredistas del gobierno local y delegados también perredistas. Aspirantes del PRD y Morena crearon sus fondos de campaña con tráfico de construcción.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
26 Septiembre 2017 04:00:00
Corrupción alcanza a Gabino Cué; fue de PAN-PRD-PT-MC-AMLO
Presentado en 2010 por Carmen Aristegui como el símbolo de la transición a la democracia y de la honestidad, el gobernador oaxaqueño aliancista y ex priísta Gabino Cué Monteagudo está a pocos pasos de ser arrestado por corrupción: Su secretario de Salud y sus dos secretarios de Finanzas han sido ya encarcelados por peculado.

Cué era presentado como el inicio de la limpieza política en Oaxaca. Con el apoyo del PRD, PAN, Movimiento Ciudadano, PT y López Obrador arribó al poder para comenzar la era del manejo transparente de los recursos: seis años después, la población marginada mayoritaria de Oaxaca estaba peor que en los gobiernos priistas, en tanto que la élite del gobernador había multiplicado sus riquezas y sus negocios. El secretario de Salud, Germán Tenorio, se compró hasta un avión.

Indicador Político había publicado apenas el lunes 18 pasado que el efecto nocivo de los terremotos estaba llevando al gobernador priísta Alejandro Murat Hinojosa a acelerar la persecución penal contra corruptos de su antecesor y el martes 19 se anunció el arresto de los exsecretarios de Finanzas de Cué, Gerardo Cajiga y Enrique Arnaud Viñas, por corrupción.

Datos revelados a Indicador Político indican que hay dos más en la lista, entre ellos el ex operador personal de Cué, Jorge Castillo, quizá el corrupto más grande en la historia de Oaxaca.

El asunto, sin embargo, no son los colaboradores de Cué sino el propio exgobernador: los expedientes revelan que Cué operó exactamente al estilo de los exgobernadores Javier Duarte, César Duarte y Roberto Borge:

Construyó desde la campaña una trama de corrupción para apropiarse desde la llegada de los recursos públicos. En cambio, la pobreza subió de 67% a 70.4% y la extrema bajó menos de un punto porcentual. En Oaxaca circulan fotos de la riqueza de funcionarios de Cué que no tenían antes de llegar al poder.

Lo significativo del caso de Cué y sus funcionarios corruptos fue que el gobernador priísta Murat Hinojosa no pactó impunidad, se tardó en integrar las pruebas y finalmente han iniciado las órdenes de aprehensión. Los datos de la riqueza acumulada con dinero público de Jorge Castillo suman varios miles de millones de pesos. En algún momento Cué llegó a filtrar la existencia de un presunto acuerdo secreto con el gobernador Murat, pero la realidad fue otra: Cué se enfila a la cárcel.

El caso de corrupción en Oaxaca durante el gobierno de Cué fue destapado desde 2014 --cuando Cué aún era gobernador en funciones-- por su ex secretario general de gobierno, Jesús Martínez Álvarez, quien denunció además al empresario José Cheché Álvarez, inclusive con indicios de vínculos con el narcotráfico que llegaban, cuando menos por las relaciones de poder, hasta el despacho del gobernador Cué.

Lo destacado del caso es que el PAN, el PRD, el PT y MC ahora se hacen los distraídos. Inclusive, el propio Andrés Manuel López Obrador hizo campaña personal junto a Cué presentándolo como el que iba a terminar con la corrupción priísta. Hasta ahora ninguno de los padrinos de Cué ha dicho algo a favor del ex gobernador, aunque en los hechos políticos todos ellos --sobre todo López Obrador-- son cómplices directos de la corrupción de su ahijado político.

Sin mucha alharaca, el gobernador Murat está encarcelando a corruptos. Y pronto puede caer Cué. A pesar el apoyo opositor, a Cué lo traicionó su naturaleza priísta.
 
Política para dummies: la política es la capacidad de decisión para atender reclamos de la sociedad.
 
Sólo para sus ojos:
El periodismo ha fallado en el caso de los terremotos: muchas notas lacrimógenas, poco análisis sobre el Estado, el poder y la sociedad. El caso de la inexistente Frida apenas ilustra la distracción para neutralizar la protesta. Y de nueva cuenta, Televisa y sus conductores como los operadores de la manipulación y de la distracción.

Otra falla: no puede decirse que fracasó el sistema de comunicación gubernamental; se debe decir que simplemente no existió; y aunque hubo deficiencia y fallos, al final la ausencia de comunicación se convierte en una política de manipulación por la dispersión de mensajes. De todos modos, urge una estrategia de comunicación oficial para casos de desastres.

La equidistancia 19 de septiembre de 1985-19 de septiembre de 2017 es más que simbólica. Otra vez la sociedad rebasó a un Estado que no aprendió la lección de hace 32 años.
 
http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
25 Septiembre 2017 04:00:00
Televisa, inventó a Frida-Sofía y ahora se lava la cara con la Marina
La aclaración de dos altos funcionarios de la Secretaría de Marina el jueves 21 sobre el caso de la niña Frida-Sofía frenó la manipulación mediática tipo reality-show que habían construido Televisa y sus conductores Denise Maerker y Carlos Loret de Mola.

A través del manejo del poder televisivo, Televisa quiso colocarse como el eje informativo de la cobertura noticiosa del terremoto y con astucia mediática centró la atención pública en el caso del Colegio Enrique Rébsamen.

Pero fue una forma de explotar el morbo social, los sentimientos frágiles de la gente. Los funcionarios de Marina simplemente reflejaron la poca información con la que contaban, pero fue Televisa la que infló la información para convertirla en el centro de su cobertura.

Lo malo fue que cuando finalmente el teatro del reality-show se vino abajo, Televisa, Maerker y Loret intentaron lavarse la cara de vergüenza acusando a la Secretaría de Marina de la construcción de una noticia.
Profesionalmente hablando, Televisa y sus conductores debieron confirmar la veracidad de los datos, explicar la inconsistencia de la información y ejercer el periodismo de verificación de datos buscando la lista de niños inscritos y sus padres para confirmar que no había ninguna alumna con ese nombre.

Pero los periodistas de Televisa hacen, de manera irresponsable, show y desde siempre se niegan a hacer periodismo. En uno de los casos más deleznables del periodismo, Loret de Mola preguntó al vocero de la presidencia si estaba consciente que la presencia del presidente Peña Nieto en los lugares afectados iba a elevar su aprobación social, cuando en realidad esa presencia era indispensable para mostrar que la autoridad política superior estaba al frente de la supervisión de acciones del gobierno federal. Para Televisa todo es show.

Maerker quiso convertir su espacio noticioso en la política de comunicación social del gobierno; por eso colocó alrededor de los funcionarios de Marina un cerco de aislamiento informativo. Y hasta de manera grosera en varias ocasiones regañó a Joaquín López Dóriga, reportero que ha cubierto guerras y que ha trabajado a ras de la noticia, para que no le opacara la pantalla. Y desde el estudio, también impartía instrucciones a los funcionarios que estaban respirando polvo en las operaciones de rescate.

El caso de Frida-Sofía no fue un operativo de manipulación como el Chupacabras en los tiempos de Salinas de Gortari ni Televisa fue tan periodística como cuando Jacobo Zabludovsky narró los estragos, a ras del polvo, del terremoto de 1985 sin caer en estridencias ni manipulación de sentimientos. Tan no fue operación de desinformación el caso de Frida-Sofía que el subsecretario y el oficial mayor de la Secretaría de Marina salieron personalmente y con valor civil a reconocer el error, en tanto que Televisa y Maerker comenzaron a culparlos del error periodístico de no difundir declaraciones sin verificación.

Ahí se localiza el gravísimo error de credibilidad de Televisa: Usar una información en tiempo real y sin verificar con técnicas de investigación periodística para fabricar un caso de sentimentalismo televisivo telenovelero región 4, aunque a costa de descuidar el proceso profesional de la información con objetividad y equilibrio en un momento de fragilidad social de los ciudadanos. La idea de Televisa y Maerker fue hacer show y no periodismo.

El desmentido de Marina salió a tiempo y resultó, a la postre, en una desautorización moral a la manipulación de Televisa.

Política para dummies: La política debe ser el espacio de la veracidad, no de los estudios televisivos de la mentira.

SOlo para sus ojos:

•El periodismo ha fallado en el caso de los terremotos: muchas notas lacrimógenas, poco análisis sobre el Estado, el poder y la sociedad. El caso de la inexistente Frida apenas ilustra la distracción para neutralizar la protesta. Y de nueva cuenta, Televisa y sus conductores como los operadores de la manipulación y de la distracción.

•Otra falla: no puede decirse que fracasó el sistema de comunicación gubernamental; se debe decir que simplemente no existió; y aunque hubo deficiencia y fallos, al final la ausencia de comunicación se convierte en una política de manipulación por la dispersión de mensajes. De todos modos, urge una estrategia de comunicación oficial para casos de desastres.

•La equidistancia 19 de septiembre de 1985-19 de septiembre de 2017 es más que simbólica. Otra vez la sociedad rebasó a un Estado que no aprendió la lección de hace 32 años.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
24 Septiembre 2017 04:00:00
México: El secreto más grande (1 de 3)
De toda la política mexicana, la que atrae más la curiosidad de observadores y politólogos es la designación del candidato del PRI a la Presidencia de la República. El proceso se conoce con tres referentes: La sucesión presidencial, el tapado y el dedazo. La gramática política no ha podido ser descifrada, a pesar de los códigos antiguos que han sido descubiertos por arqueólogos de la política.

En este contexto acaba de aparecer en México el libro La silla endiablada. Peña Nieto y la sucesión presidencial de 2018: salvar su alma o salvar la república, escrita por el autor de esta columna, al cual se puede acceder desde cualquier parte del mundo en
https://goo.gl/rGZf2v. Se trata de una indagación de los escenarios electorales de Peña y el PRI, pero también de una exhaustiva investigación histórica desde las primeras elecciones de 1824.

Primero hay que aclarar la gramática.

1.- Fue sucesión presidencial hasta 1994 porque la oposición había sido incapaz de construir una posibilidad de acceder a la presidencia en elecciones. Por tanto, el presidente saliente escogía al candidato del PRI y se hablaba de sucesión porque constituía una herencia --término jurídico-- del poder. En la práctica, la nominación del candidato era la elección; la campaña operaba como un recorrido nacional para que los ciudadanos conocieran al nominado, pero ya como presidente en funciones antes de la elección.

2.-El tapado era un juego en el que el presidente saliente escondía el nombre de su preferido, jugaba con nombres de distracción y convertía el juego de adivinanzas en una forma de articulación política de aliados. A veces el tapado estaba realmente tapado; una anécdota: en 1957 el presidente Ruiz Cortines --un político maduro, pícaro de la política-- dejó entrever que su favorito era el ministro de Agricultura y éste comenzó a adelantar las vísperas; cuando la decisión real fue a favor del ministro del Trabajo, el perdedor, enfurecido, entró hecho una furia al despacho presidencial, pero antes de cualquier cosa el presidente lo recibió con los brazos abiertos, le dio un abrazo y le dijo: “ni modo, amigo, nos ganaron”. Obvio: al presidente nadie le ha ganado en la designación de un candidato presidencial.

3.- El dedazo es una referencia simbólica al hecho de que el presidente de la república señala con su dedo índice al favorito, pero nunca ha sido así: En los primeros años del sistema mexicano, el saliente llamaba al escogido y le decía que el PRI lo iba a ser candidato; luego se habló del sobre lacrado, cuando no había comunicaciones, pero tampoco era verdad porque el presidente llamaba al presidente del partido --designado por él-- y le decía el nombre. En el 2000 hubo un proceso que quiso ser una elección primaria, pero el candidato ganador de la candidatura perdió las elecciones. En el 2012 Peña Nieto se auto designó candidato porque la presidencia la tenía el PAN y Peña era el gobernador del estado más poderoso de la República.

El modelo de presidencialismo absolutista mexicano le ha conferido a los presidentes de la república promovidos por el PRI la facultad metaconstitucional práctica --derecho político positivo-- de designar al candidato del PRI; más aún, todo presidente ejerce el poder cinco años sólo para esa decisión. A pesar de fricciones, fracturas y guerras internas, ningún presidente ha perdido esa facultad; inclusive, en 1993 Carlos Salinas impuso a Luis Donaldo Colosio como candidato, y después de su asesinato el propio Salinas designó a Ernesto Zedillo como el sustituto.

Los politólogos se extrañan cuando el presidente entrante --en casi todos los casos-- confiere a sus primeras decisiones el objetivo de alejarse, romper o marcar su línea divisoria con su antecesor, el que lo impuso directamente. Son reglas del juego que los propios presidentes aceptan. Aunque todos juegan en cada caso en que no le ocurrirá lo que a los demás. Obregón puso a Plutarco Elías Calles para que quitara la no reelección, pero fue asesinado ya como presidente electo en un magnicidio que apuntó a Calles; Calles puso a Lázaro Cárdenas y éste lo mandó al exilio dos años para evitar la intromisión, Díaz Ordaz escogió a Echeverría y éste lo acusó de las represiones del pasado; Echeverría puso a López Portillo y éste le quitó todo el poder y lo largó como embajador a las Islas Fiji, exactamente al otro lado del planeta; y Salinas impuso a Zedillo y éste encarceló a su hermano y persiguió al expresidente con la amenaza de la cárcel.

Si bien pareciera un acto de deslealtad o engaño, en realidad son formas de definir que el poder presidencial en México lo tiene una persona, no se divide y no se puede dejar que los expresidentes quieran mandar; y ha habido casos extremos: Echeverría necesitó acusar a su antecesor de la represión estudiantil en Tlatelolco y Zedillo estuvo urgido de alejar de sí cualquier complicidad en el asesinato de Colosio como magnicidio del poder. Y a pesar de que toda sucesión presidencial reconoce la continuidad de equipo, los colaboradores del expresidente que tienen cargos con el nuevo presidente declararan su lealtad al nuevo jefe.

En este sentido, en realidad no hay secretos; los aspirantes están a la luz del día. En todo caso, los presidentes suelen jugar con una lista de seis precandidatos, de la cual tres son de distracción; y de los tres, sólo dos son los que llegan porque el tercero es más bien carta de emergencia. Desde la sucesión de 1958, las dos opciones son la política y la económica; y desde 1976 los presidentes optan por la económica.

(Próximo domingo: cómo se eligen candidatos presidenciales en México)

indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
22 Septiembre 2017 04:00:00
S-85/S-17: PRD y PRI hundidos en CdMx; Mancera debe quedarse
El mensaje no pudo haber sido más inoportuno: El jefe de gobierno de la CdMx, Miguel Ángel Mancera, dijo que no solicitará licencia al cargo para irse a disputar alguna candidatura presidencial hasta que pase la emergencia. El error es político o de percepción: la crisis por el terremoto no es una emergencia sino una ruptura social y política.

La crisis por los terremotos es del PRD-Morena. El PRD nació de los escombros del PRI en el entonces DF: La ausencia del gobierno delamadridista luego del terremoto fue subsanada por dos decisiones estratégicas: designar a Manuel Camacho Solís encargado de la reconstrucción y entregarle a Carlos Salinas de Gortari el manejo presupuestal de los fondos de emergencia.

Con habilidad política, Camacho puso las bases del PRD en la capital de la república al trabajar coordinadamente con dos personajes que tomaron el control de bases sociales asociadas a los grupos afectados por los terremotos: René Bejarano y Dolores Padierna; fondos y apoyo les permitieron a ambos construir organizaciones sociales delegacionales.

Ahí fue donde los terremotos comenzaron el derrumbamiento del PRI en la capital de la república; y ahí fue donde Cuauhtémoc Cárdenas percibió el poder de las bases sociales fuera del PRI. El avance electoral de Cárdenas en las elecciones de 1988 (30% en la contabilidad oficial) y el desplome del PRI debajo de mayoría absoluta (50.3% en las mismas cifras) prohijaron el nacimiento del PRD a partir no solo del registro del disuelto --ideológica y orgánicamente-- Partido Comunista Mexicano.

El dominio perredista en el DF-CdMx comenzó en 1997, luego de no ganar ningún distrito en el DF. En ese 1997 el PRD ganó el 96.6% de los distritos (perdió sólo 1) y ha pasado a 77% de distritos en 2015 (dividido el dominio perredista entre PRD y Morena, ambos del mismo venero social).

A lo largo de 20 años, el PRD ha dominado las bases electorales, políticas y de gobierno. Y en esos dos decenios el DF-CdMx se ha desmoronado por la corrupción, la pobreza, la delincuencia y la notoria ausencia de un concepto de ciudad.

Ahí es donde el PRD y hoy Morena quedaron bajo los escombros dejados por los terremotos de 1985 y 2017. Y los perredistas han gobernado Ciudad de México --ya no es la-- como entidad autónoma y no la capital de la república y lo han hecho a nivel de gobierno estatal y de gobiernos delegacionales.

De ahí que la emergencia por los terremotos sea una responsabilidad directa del PRD; en los hechos, la sociedad que se ha volcado solidariamente para remover escombros en busca de sobrevivientes rebasó al gobierno perredista-morenista en Ciudad de México. El apoyo federal y social aplastó --sin posibilidad de sobrevivencia-- la supuesta autonomía de CdMx.

De ahí que Mancera deberá escoger su camino político a partir de decidir si la crisis por el terremoto es emergencia o permanente. Los tiempos electorales del 2018 no se compaginan con la crisis urbana: Mancera tendría que solicitar licencia en un mes y precisamente en un mes deberán de estar los primeros reportes sobre la responsabilidad de gobiernos capitalinos y delegacionales en la corrupción urbana e inmobiliaria.

Y el proceso de reconstrucción de CdMx durará largo tiempo, aunque será clave el primer año. Por eso la decisión de Mancera es estratégica: abandonar la ciudad en emergencia social o quedarse a sentar las bases de la reconstrucción política de CdMx.

Política para dummies: La política es el poder de la memoria.

SOlo para sus ojos:

•Hará falta un buen análisis sobre el comportamiento de los medios en las tragedias humanas y políticas del terremoto del martes 19: casos de estulticia como el de Carlos Loret de Mola cuestionando al presidente Peña Nieto porque su supervisión de crisis le iba a aumentar popularidad y los regaños de Denise Maerker por tuits avisando de réplicas.

•El Congreso se ha tardado en la creación de comisiones de investigación de fallas en la protección civil en la CdMx y estados afectados por terremotos. Sobre todo, la corrupción inmobiliaria en el DF desde 1985.

•De nueva cuenta la solidaridad social rebasó a las autoridades y la intervención de militares y marino pudo de alguna manera disciplinar los entusiasmos. Los gobiernos de CdMx y federal están obligados a replantear organización, estructuras, funciones y recursos de los sistemas de protección civil e incorporar a los ciudadanos de manera ordenada como una especie de guardia civil para casos de desastre.
http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
21 Septiembre 2017 04:00:00
Terremotos, fracaso de gobernantes; sociedad suple falta de previsiones
Poco después de las once de la mañana del pasado martes 19 de septiembre, el megasimulacro sacó a empleados de sus oficinas y les hizo cumplir con el protocolo de desalojo en caso de temblor. Las caras de las personas fueron de fastidio, todos atendiendo el teléfono celular, sin disciplina.

Dos horas después de este ejercicio, un terremoto de magnitud 7.1 grados Richter --menor al 8.2 de la semana pasada y del 8.1 de 1985-- sacudió una franja central de la República --sobre todo Ciudad de México y Morelos--, pero las personas que estaban en edificios entraron en pánico, no supieron cumplir con los protocolos y la falta de atención en el simulacro se pagó con accidentes e histeria. Los comisarios de orden no pudieron controlar el desalojo.

Pero si la sociedad es ajena y distante a las tragedias y solo las asimila cuando le tocan de cerca, el terremoto del pasado martes 19 evidenció de nueva cuenta el fracaso gubernamental en materia de prevención de desastres: Seis presidentes de la República, cuatro jefes del Departamento del Distrito Federal y seis jefes de Gobierno del DF-Ciudad de México fueron incapaces de definir y operar un plan integral de contingencia contra desastres naturales.

A lo largo de 32 años desde la tragedia de 1985, las autoridades no han hecho lo que debió haber sido elemental: un padrón de edificios lastimados, una identificación de edificios propensos a derrumbarse con temblores de 4 grados, una policía vial para atender circulación en casos de derrumbes, una policía de vigilancia especial para combatir delincuentes y carroñeros que se aprovechan de las tragedias, un sistema de salud especial para casos de emergencia, alimentos y medicinas renovables para casos así, un mando especial para casos de desastres y protocolos especiales de funcionamiento inmediato junto con Policía Federal, Ejército y Marina para atender víctimas.

Y sobre todo, las autoridades federales y capitalinas de 1985 al martes pasado debieron de haber creado una organización gubernamental-civil-militar de funcionamiento inmediato para organizar a la sociedad solidaria.

Nada. El terremoto del martes pasado volvió a evidenciar la incapacidad gubernamental en materia de previsión. Nadie podía imaginar un terremoto así, hubieron de pasar 32 años para repetir la tragedia de 1985, pero las instituciones y los funcionarios faltaron a la previsión.

Ciertamente que el presidente de la República y el jefe de Gobierno de la CdMx se hicieron visibles casi de inmediato… vía twitter, pero sus funcionarios de nueva cuenta fueron atrapados en la imprevisión. Hasta la noche la Policía capitalina no acertaba a controlar circulación vehicular y la Preventiva no pudo evitar la delincuencia.

Ahora sí debe haber una investigación para determinar las fallas en la previsión de desastres: Miles de gentes siguen viviendo en edificios que podían caerse. Gobiernos estatales y federal carecen de estructuras de seguridad, atención social y supervisión de infraestructura. El gran avance desde 1985 fue la alarma antisísmica y no funcionó o sonó por accidente.

A nadie se puede culpar por catástrofes de la naturaleza, pero sí a quienes fallaron en la previsión de sus efectos.

Y quedan para el registro de hechos los ojos llorosos del Presidente Peña Nieto en la mañana del martes en la ceremonia de izamiento de la Bandera a media asta en el Zócalo, horas antes de la tragedia repetida.

Política para dummies: La política es el compromiso de gobernar para las necesidades de la gente, no para administrar el poder para uno mismo.

SOlo para sus ojos:

•Los avisos llegaron con las lluvias inesperadas: El Gobierno de la CdMx fue rebasado por las inundaciones. Ahí también fallaron las previsiones, ya no se diga de aguas inesperadas sino de las inundaciones que año con año se dan. En los gobiernos federal y estatales nadie está haciendo su tarea.

•A diferencia de hace 32 años, las comunicaciones cibernéticas han hecho más grande la ineficacia gubernamental y han exhibido el oportunismo de muchos funcionarios que salieron para la foto.

•Fortalecido por la movilización social de 1985, el PRD logró ganar el Distrito Federal en 1997. Pero desde hace veinte años son más las evidencias de corrupción, control social y falta de sentido urbano que de eficacia gubernamental. El delegado de Morena y antes los del PRD en las delegaciones Cuauhtémoc y panistas en la Benito Juárez y Miguel Hidalgo deben ser señalados como responsables de la falta de previsiones. Si la lógica política no falla, el electorado urbano va a castigar a PRD, PAN y Morena en las próximas elecciones.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
19 Septiembre 2017 04:00:00
EE.UU, asunto de seguridad nacional No. 1 de México
Más que lo que dijo o no dijo el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, sobre la venezolanización de México, la verdadera percepción del gobierno de Trump sobre México se mostró el pasado 5 de julio en Los Pinos.

Ese día el presidente Peña Nieto se reunió con el entonces secretario de Seguridad Interior estadounidense, general John Kelly, con la embajadora de los Estados Unidos Roberta Jacobson y nada menos que con la presencia del director de la CIA (Agencia Central de Inteligencia). El tema fue el crimen organizado en México y las presiones de la Casa Blanca para obligar a México a aceptar mayor apoyo estadunidense, incluyendo tropas o policías armados.

La presencia más importante en esa reunión fue la del director de la CIA, Mike Pompeo, porque casi nunca participa en reuniones oficiales con jefes de Estado; su tarea es más bien clandestina, como jefe del ejército privado del presidente de los EU con funciones para corromper, derrocar gobiernos y contratar espías locales.

Ahí mostró el gobierno de Trump una de sus formas de operar políticamente sobre los demás: Aprovechar debilidades y errores para imponer formas intervencionistas de condicionalidad. Y desde luego, la utilización de esas debilidades para diluir exigencias a los EU como las presiones de México sobre la Casa Blanca para el tratado comercial o los migrantes.

El viaje de John Kelly --con grado de general, hoy es el jefe de gabinete de la Casa Blanca y se encarga de imponer las decisiones del presidente Trump, inclusive fue el encargado de echar del gobierno al principal asesor Steve Bannon-- a México mostró el indicio de que Washington va a operar el tema del crimen organizado como el principal instrumento de coerción. En este escenario hay que ubicar la filtración al The New York Times de la referencia de Kelly de que México va hacia una crisis de gobernabilidad como la de Venezuela, justo cuando México presiona a los EU vía el canciller Luis Videgaray sobre los temas del DACA, migrantes y el tratado comercial.

Los mensajes codificados de la Casa Blanca a veces son tan obvios que no parecen obvios: La asunción de la agenda México por parte de Kelly fue la confirmación de que el contacto de Videgaray en la Casa Blanca está siendo neutralizado: El yerno Jared Kushner podría salir de la casa presidencial por el Rusiagate y Kelly estaría centralizando en la jefatura del gabinete todos los temas mexicanos.

De ahí que la afirmación de Kelly deba ser evaluada en función de la presencia en Los Pinos del director de la CIA. Y esa referencia debe recordar los datos aportados por Bob Woodward en su libro Velo; las guerras secretas de la CIA: Azuzado por un exagente de la CIA entonces dentro del Consejo de Seguridad Nacional, Reagan ordenó en 1983 a la CIA fabricar un reporte de inteligencia que señalara que México estaba rumbo al caos y que era el próximo Irán.

La maniobra no resultó: el encargado de redactar el reporte, que había sido jefe de la estación de la CIA en México, John Horton, se negó, renunció y publicó un artículo en el The Washington Post denunciando que la CIA fabricaba reportes sin fundamento para desestabilizar países.

De ahí que habría que indagar la relación Kelly-Casa Blanca-CIA y el reporte que lo llevó a afirmar la venezolanización de México.

Política para dummies: La política es la sensibilidad para desconfiar más del amigo que del adversario.

Solo para sus ojos:

•Aunque aparece adelante en las encuestas, el Frente Ciudadano por México está perdiendo espacio de credibilidad porque sus informaciones muestran más una lucha por candidaturas que ofertas de reforma de régimen.

•Esta semana se verá si el nuevo gobierno de oposición en Nayarit ajustará cuentas con la corrupción del saliente Roberto Sandoval, sobre todo por sus relaciones con el narcotráfico. Por lo pronto, los EU ya le retiraron la visa por el arresto de su fiscal cuando transportaba droga.

•El nuevo reglamento de vialidad en la Ciudad de México exige ahora permiso previo para realizar marchas. O sea, que nadie lo va a cumplir.

•El colmo: la actriz Jennifer Lawrence afirmó que la culpa de los huracanes es de Trump porque sacó a los EU del cambio climático; y el conductor Bill Maher dijo que: “No hay Dios porque ninguna de las propiedades de Trump en Florida fue tocada por el huracán”.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
18 Septiembre 2017 04:00:00
Oaxaca: El saqueo de Gabino Cué y los deberes de Alejandro Murat
Cuando el expriísta Gabino Cué Monteagudo asumió el gobierno de Oaxaca al finalizar el 2010 en nombre del PAN, el PRD y otros partidos, su compromiso fue el de sacar al estado de la pobreza. Los daños del terremoto del jueves 7 de septiembre revelaron que Oaxaca fue empobrecido más por ese gobierno de oposición.

Lo peor fue el descubrimiento que hizo el gobernador priísta entrante en diciembre del 2016, Alejandro Murat Hinojosa: Oaxaca fue víctima, como Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo, del peor saqueo de las arcas públicas por los funcionarios del gobierno de la “transición”, de la alternancia y del equipo de Cué Monteagudo.

La pobreza que evidenció el terremoto no fue solo la de un estado sin modelo de desarrollo, sino del hecho de que Oaxaca fue atracada por los funcionarios del gobierno PAN-PRD. A lo largo del sexenio estatal anterior, Oaxaca tuvo un presupuesto de gasto de 305 mil millones de pesos, más 18 mil millones de deuda, para una población de 3.8 millones de personas, pero el dinero se esfumó en las cuentas de los funcionarios y aumentaron los pobres.

El activismo del gobernador Murat Hinojosa para supervisar los daños del terremoto descubrieron los escombros del fraude de Cué Monteagudo y sus funcionarios. Hasta donde se tienen datos, el gobernador Murat ya tiene detectadas las fugas de dinero en el sexenio de su antecesor y afirman que falta poco para encaminar los ajustes de cuentas penales por los caminos de Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo. Por lo pronto, Cué Monteagudo se escondió en las horas posteriores al terremoto porque no puede ir a Oaxaca por el ambiente adverso por su saldo de gobierno: Corrupción sin desarrollo.

El gobernador Murat Hinojosa ha sorprendido por su atención a las zonas afectadas por el terremoto y tiene la circunstancia histórica de reconstruir no solo las viviendas, sino el tejido social y sentar las bases para un desarrollo que eleve el nivel de vida de la población olvidada por el gobierno aliancista PAN-PRD de Cué Monteagudo.

La relación personal del gobernador Murat con el Presidente Peña Nieto y la voluntad declarada por los dos de atender la crisis del terremoto con desarrollo se le presenta a Oaxaca como la gran oportunidad para catapultar programas de desarrollo que ayuden a paliar la pobreza, no a esconderla.

El desafío es mayor porque no se trata solo de la pobreza ancestral en Oaxaca, sino de que el gobierno aliancista PAN-PRD de Cué Monteagudo malgastó el presupuesto en corrupción de sus funcionarios. A pesar de los 323 mil millones de pesos de gasto sexenal, Cué Monteagudo aumentó la pobreza de 67% a 70.4% de la población. Y el colmo fue que la corrupción de su gobierno inclusive afectó a los sectores no-pobres y no-marginados porque la cifra de bienestar en ese nivel bajó de 9.5% de la población a 7.4%, contra una media nacional de 20% de mexicanos sin problemas de bienestar. En el sexenio estatal anterior se duplicó el número de oaxaqueños en los EE.UU.

El gobernador Murat Hinojosa hasta ahora ha fijado sus propias coordenadas, ha controlado el gasto y ha definido líneas de desarrollo. Pero tiene por delante seis años, el apoyo presidencial y la voluntad de potenciar el desarrollo, lo suficiente como para comenzar --si mantiene el paso-- a reactivar el crecimiento productivo.

Política para dummies: La política es el compromiso moral de no solapar los abusos del poder.

Solo para sus ojos:

•El PRI no sabe cómo legitimar la decisión presidencial personal de designar al candidato del PRI a la presidencia; de la manga se sacó una parodia de “consulta” a senadores que solo agito las aguas. A menos, dicen en los pasillos del poder, que el presidente Peña Nieto necesite legitimar su dedazo.

•El tema de los dreamers va para largo porque hay indicios de que Trump estaría usándolos como carta de negociación de su agenda legislativa, sobre todo presupuestal.

•México tiene un enemigo de temer en el entorno de Trump: El jefe de gabinete, el exsecretario de Seguridad Interna y general del ejército. Ha llegado a la conclusión, como Reagan en su momento, que México es un peligro para los EE.UU. y que se acerca una desestabilización. El problema es que todo indica que Jared Kushner, el contacto del canciller Luis Videgaray, está a punto de dejar la casa Blanca por el Rusiagate. O sea que no hay quién entienda --ya no se diga defienda-- a México en la sede del poder imperial.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
17 Septiembre 2017 04:00:00
Parlamentarismo a fuerzas
El dato novedoso de la elección presidencial de julio del 2018 radica en el hecho de que la verdadera disputa por el poder estará en las elecciones legislativas para renovar las dos cámaras federales. Por como se presentan las tendencias electorales, los candidatos presidenciales encaran una división del voto en tres tercios, lo que indicaría que el próximo jefe del Estado podría gobernar con el 33% de los votos y dos tercios de oposición.

El dominio autoritario del presidencialismo priísta en este sexenio tuvo que ver con una votación de 38% para Enrique Peña Nieto en el 2012, pero con una bancada priísta promedio de 46% en las dos cámaras; las alianzas con el Verde, Encuentro Social y Nueva Alianza le dieron al PRI el 54% como mayoría absoluta para hacer y reformar leyes, pero lejos del 67% de mayoría calificada necesarios para reformar la Constitución. Desde ahora se tienen datos que indicarían que no podría haber ya otro pacto por México de agendas legislativas.

La fuerza parlamentaria del PRI en el largo periodo 1988-2017 sin mayoría absoluta en la presidencia ni en el congreso radicó en la posición del PRI como primera minoría, su mayoría absoluta con alianzas con los partidos chicos y las dificultades para una alianza opositora legislativa.

Este escenario podría cambiar en la legislatura federal que comienza en septiembre de 2018. La alianza PAN-PRD-MC en el Frente Ciudadano por México está proyectado también para las elecciones legislativas y su propuesta de reforma de régimen incluye un semiparlamentarismo. El próximo presidente de la república --gane quien gane-- tendrá un congreso no sometido y un PRI acotado.

Los sistemas parlamentarios funcionan mejor en modelos monárquicos que en presidenciales. Los riesgos de la parálisis son mayores en las relaciones del parlamento con presidentes de la República, como se ha visto, por ejemplo, en los EE.UU. y Francia. La propuesta de PAN-PRD-MC incluye una reforma del poder con la configuración de un jefe de gobierno formal, lo que implicaría en los hechos una división del poder presidencial entre el jefe del Estado y el jefe del gobierno, éste casi co-gobernando con el congreso.

Gane o pierda la alianza PAN-PRD-MC, de todos modos se prevé una coalición opositora en el congreso con una agenda legislativa de reforma de sistema/régimen/Estado. El asunto radica no tanto en prever desde ahora si se daría esa reforma, sino que el sólo hecho de presentar iniciativas de reforma implicaría ya la disfuncionalidad del modelo priísta de presidencialismo autoritario y dominante.

Los conflictos alrededor del nombramiento del nuevo fiscal general de la nación y del bloqueo legislativo del PAN-PRD-MC adelantaron el escenario: El PRI apenas tiene hasta hoy el 54% de curules, insuficientes para reformas constitucionales. De ahí que la disputa real por el poder en las elecciones presidenciales del 2018 estará en el dominio de las dos cámaras.

En las elecciones legislativas del 2015, el PRI apenas logró el 29% de los votos y sus 203 diputados --40% de curules-- se basaron en 155 victorias distritales y en votos para ganar 48 plurinominales. Para el 2018 se prevén menor distritales y menos plurinominales. Y una bancada menor a 40% implicaría un PRI sin mayoría absoluta porque sus aliados no sumarán el 11% necesario.

Gane quien gane la presidencia, el país podría gobernarse desde el parlamento.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
15 Septiembre 2017 04:00:00
Krauze 70 años: Pensamiento libre vs. pensamiento histórico
Con la reedición agrupada de sus principales obras como escritor político --seis tomos en editorial Debate--, el historiador Enrique Krauze celebra sus setenta años de edad. En los últimos cuarenta y un años, desde 1976, Krauze logró configurar un pensamiento político no solo independiente, sino de confrontación con el pensamiento histórico oficial.

El modelo de historiar de Krauze reveló el origen y funcionamiento del sistema político de México y, sobre todo, encaró el pensamiento histórico oficial como aparato ideológico del estado priísta.
La obra de Krauze se localiza en un tiempo histórico-político:

1.- 1947: Krauze nació el año en que Daniel Cosío Villegas publicó en Cuadernos Americanos su multirreferido ensayo La crisis de México para señalar que la crisis era producto del olvido de la Revolución Mexicana. En 1947 ocurrió la reunión de los marxistas mexicanos --los leninistas y los priístas--.

2.- 1976: publicó su primer libro Caudillos culturales en la Revolución Mexicana; año de la confrontación ideológica del sistema con su propio espejo: La crisis del populismo echeverrista.

3.- 1982: su ensayo El timón y la tormenta consolidó una nueva forma de la crítica política histórica al poder institucional que había comenzado Octavio Paz con Posdata en 1970. El colapso de 1982 comenzó el desmoronamiento del edificio histórico del sistema priísta. “Fui el último presidente de la revolución”, diría López Portillo en Proceso.

4.- 1984: su ensayo Por una democracia sin adjetivos puso un nuevo punto de partida para el análisis político porque fijó el criterio de la democracia liberal como referencial del desarrollo político: Pasar como España del régimen duro a la democracia. En 1982 los populistas habían sido relevados por los tecnócratas y en 1984 comenzó la liberalización del sistema electoral autoritario priísta.

5.- 1987: la colección Biografía del poder (1987) fue el gran esfuerzo del historiador para revisar la historia --de Díaz a Cárdenas-- ya sin las responsabilidades… de la Historia (con mayúscula), justo el año de la ruptura al interior del PRI por la salida de Cuauhtémoc Cárdenas y el cardenismo del PRI: El PRI se quedó sin historia política.

6.- 1997: La presidencia imperial (1997) representó la reescritura de la historia política del sistema priísta sin la subordinación al pensamiento histórico oficial: Los gobernantes del sistema priísta de 1940 a 1996 fueron analizados en sus contextos históricos no justificatorios... y estaban desnudos. En 1997 el PRI perdió la mayoría absoluta en el congreso y el PRD de expriístas poscardenistas le quitó el gobierno del DF, enfilando al PRI a la derrota presidencial del 2000.

7.- 2006: Para salir de Babel (2006) fue un ejercicio de reflexión política para crear los espacios públicos del debate ordenado. 2006 fue otra estación de la crisis: El fracaso de la alternancia de Vicente Fox, el desmoronamiento del PRI con Roberto Madrazo, el avance de López Obrador y la insurrección magisterial en Oaxaca.

8.- 2008: El poder y el delirio (2008) y Redentores (2011) alertaron las desviaciones democráticas con la amenaza populista, sobre todo por el fracaso de los responsables de los ideales democráticos, y reconocieron la responsabilidad de la idea liberal como dique de contención al futuro bonapartista que había advertido Marx en 1851 y 1852.
El pensamiento libre para confrontar al pensamiento histórico oficial abrió el camino para mirar al pasado como fue, con sus contradicciones, frustraciones y posibilidades, y no como el templo sistémico de justificaciones, fracasos y desilusiones.
Política para dummies: La política es la disputa entre el pensamiento del poder y el pensamiento de la libertad.

Solo para sus ojos:
•Los liberales estadunidenses acusan a los conservadores trumpistas de sectarios, pero la Universidad de Berkeley está llegando a la violencia física para impedir la pluralidad de las ideas cerrando espacios a los conservadores.

•Y de los EE.UU. llegan ya datos que señalan que Hillary Clinton está perdiendo más seguidores con su nuevo libro justificatorio que culpa a todos menos a ella de la derrota. Y, como es obvio, nada dice de la corrupción de la Fundación Clinton en el tráfico de votos.

•En pleno proceso de sucesión estatal de gobernador, Guanajuato se sigue descomponiendo por las acciones violentas del crimen organizado. El estado ya es una plaza, ante la pasividad de los gobiernos panistas. Lo grave es que los priístas, perredistas y morenistas no solo carecen de alguna alternativa, sino que hay indicios de que militantes también han entrado en complicidades con los delincuentes.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
14 Septiembre 2017 03:56:00
Sistema anticorrupción nació muerto; protagonistas de corrupción aprueban
Mientras los ciudadanos juegan limpio en la construcción de estructuras de mejoramiento del funcionamiento de la burocracia, la propia burocracia del poder señalada como la responsable del crecimiento de la corrupción es la encargada de aprobar las nuevas instituciones que lucharían contra la corrupción.

Más que la ley para designar al fiscal y que la insistencia del PRI en imponer como fiscal de la nación al procurador priísta actual, la disputa por el nuevo fiscal radica en el hecho de que la fiscalía anticorrupción estaría subordinada a la nueva Fiscalía Priísta General de la República --FPGR, o como se le vaya a llamar--; es decir, estará sometida a la dependencia burocrática del PRI, gane o pierda el 2018.

De ahí que el PRI legislativo que se niega a investigar la corrupción real de los exgobernadores Javier Duarte, César Duarte, Roberto Borge y Tomás Yarrington, sabe que la fiscalía y el sistema nacional anticorrupción tienen en la mira al senador priísta Carlos Romero Deschamps y otros legisladores y funcionarios priístas beneficiarios de la corrupción.

El error estratégico en el sistema nacional anticorrupción es dejar, parafraseando la frase conocida, la reforma de la Iglesia en manos del papado corrupto, no de Lutero.

La salida del sistema político priísta al tema de la corrupción que ha ido sumando indignación social en las élites ciudadanos aún no mayoritarias ha sido la aceptación de un sistema nacional anticorrupción, pero como una estructura que nacerá burocratizada, sometida a reglas complejas que no contribuirán a cortar algunas de las raíces de la corrupción y sobre todo aprobada por la estructura política --PRI y oposición-- que será la destinataria de las nuevas funciones anticorrupción.

El PRI ha tenido la especial habilidad para construir organismos autónomos que tienen que ver con la transparencia y control de oficinas del gobierno, pero dejando suficientes puertas de escape: El INE es peor que la Comisión Nacional Electoral de Manuel Bartlett en 1988, el Instituto de Acceso a la Información ha sido horadado por reservas de expedientes calientes de funcionarios para congelarlos por años --hasta López Obrador y Claudia Sheinbaum usaron las reservas para ocultar irregularidades en los segundos pisos-- y el Instituto Federal de Telecomunicaciones --entre otros-- son una pantomima de transparencia.
Y ahora el Sistema Nacional Anticorrupción como institución ha sido acotado por el PRI legislativo, como se ha visto en el tema de la elección del fiscal y la definición de funciones de la fiscalía anticorrupción. Al ser una estructura burocrática que depende de aprobaciones del legislativo, el SNA nació muerto, sin dientes, sin autoridad moral.

El manejo del PRI en el diseño del SNA ha reciclado aquel viejo chiste contado entre gobernadores del viejo régimen: ¿En qué invertir más: En escuelas o en prisiones? La respuesta: En prisiones, porque al dejar el poder había más posibilidades de ir a la cárcel que a la escuela.

El problema no es el fiscal, ni la fiscalía, ni el SNA, sino quiénes aprueban el sistema con limitaciones de funciones: Los legisladores del PRI que estarían en la mira de la anticorrupción. El camino más largo es el de una institución presuntamente autónoma pero acotada y el más corto es el de un sistema penal directo asociado a la Auditoría Superior de la Federación que ha detectado casos de corrupción que no encuentran caminos penales para castigar saqueos del erario.

Política para dummies: La política es el arte de ceder, no de conceder.

Solo para sus ojos:

•La designación del nuevo fiscal ha entrado en la lógica de estrategias; la clave estará en los candidatos porque pueden ir varios débiles para orillar al inevitable. A eso apostaría la insistencia de poner al priísta Raúl Cervantes Andrade.

•La Fundación Ortega y Gasset en México está desarrollando intensa actividad académica sobre temas centrales de la coyuntura. Y su capacidad de convocatoria es bastante alta.

•Detrás de la tragedia de Juchitán, Oaxaca, se encuentra la forma en que la izquierda se apoderó del municipio y no cambio las condiciones de vida; y a ello se agregó la penetración del narcotráfico en instancias sociales. El municipio de ha convertido en botín de grupos.

•Aunque no quieran aceptarlo y haya una campaña de desprestigio, el Frente Ciudadano por México no solo ha modificado los parámetros de la elección presidencial del 2018, sino que ya desbancó a López Obrador de la cabeza de tendencias electorales.

http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh

" Comentar Imprimir
columnistas

top-add