×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
28 Abril 2017 04:00:00
Los 100 días
“Tengo una gran relación con el pueblo de México.” Donald Trump

Donald Trump sabe que no puede cumplir sus promesas de campaña, por lo menos no sin causar un enorme daño a los estadunidenses. Al mismo tiempo no quiere llegar a sus 100 días de gobierno mañana, 29 de abril, con las manos vacías.

Quizá por eso vimos esta semana medidas agresivas del Presidente contra sus principales socios comerciales. Primero anunció aranceles punitivos a la madera canadiense para la construcción. Después se filtró información de que se preparaba para notificar a México y a Canadá del retiro de Estados Unidos del TLCAN. Sin embargo, tras mantener conversaciones telefónicas con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, anunció que mejor renegociaría el tratado.

Es difícil saber qué tan seria era la intención de sacar a Estados Unidos del TLCAN antes de negociar. Quizá era simplemente una forma de presionar a México y a Ottawa para ofrecer concesiones. Tan pronto se dio a conocer que la Casa Blanca preparaba una salida unilateral, empero, surgieron protestas de organizaciones empresariales y de políticos, especialmente republicanos, que advirtieron sobre los daños que esto causaría a Estados Unidos.

Trump decidió poner fin a la especulación y señaló que buscaba renegociar el acuerdo, pero todavía ayer advirtió que si la renegociación no da buenos resultados para Estados Unidos entonces sí se retiraría.

Todos estos vaivenes ratifican la falta de claridad en los objetivos del presidente, pero también su desesperación al acercarse los 100 primeros días de su gobierno sin tener nada que mostrar. El tradicional recuento de los logros de un gobierno en sus 100 primeros días, que empezó con Franklin Roosevelt en su primer mandato, no tiene ninguna razón de ser. Un presidente puede tener errores enormes en sus primeros días y después lograr un buen gobierno. Lo contrario puede ser igualmente cierto.

El saldo de los primeros 100 días de Trump es lamentable. El Presidente no ha conseguido completar su equipo de trabajo, y no por obstrucción del Congreso, como afirma, sino porque le falta nominar a cientos de candidatos. No ha logrado tampoco la aprobación legislativa de ninguna iniciativa importante. No ha empezado a construir el muro fronterizo ni ha encontrado cómo cobrárselo a México. Tampoco ha terminado con el TLCAN, pese a que lo ha tildado de desastroso. Las órdenes ejecutivas para impedir el acceso a Estados Unidos de ciudadanos de algunos países musulmanes han sido suspendidas por tribunales. Sus únicos logros han sido bombardear Siria y Afganistán, pese a que había dicho que no mantendría a Estados Unidos en estos conflictos, y retirarse del TPP, lo cual sólo ayuda a China.

Las promesas con las que Trump consiguió su elección son irrealizables o tremendamente costosas. Abrogar el TLCAN no sólo no recuperaría empleos de 30 dólares la hora en las manufacturas, sino que provocaría la pérdida de cientos de miles o quizá millones de empleos en Estados Unidos. El muro fronterizo no detendría la inmigración ilegal, pero sí costaría decenas de miles de millones de dólares sin que haya forma de cobrárselos a México.

Trump vive en un mundo de fake news y no se da cuenta de lo que está pasando, pero los electores sí. A casi 100 días de su presidencia, cuando todavía debería estar en su luna de miel, registra una aprobación de apenas 41 por ciento. El promedio de los presidentes electos en su primer trimestre es de 63 por ciento (Gallup).

Diezmo

Delfina Gómez primero negó haber hecho descuentos a empleados de Texcoco, pero después reconoció que sí, a algunos, que le “pidieron” los descuentos. La verdad es que este diezmo para beneficio de los partidos se ha convertido en una forma de extorsión para muchos que quieren trabajar en gobiernos.
27 Abril 2017 04:00:00
Efecto faro
Subir el salario mínimo no ayuda a la mayoría de los trabajadores mexicanos porque casi ninguno gana el mínimo. Lo que necesitan es un alza en los salarios promedio, pero esta meta no genera interés de nuestros políticos porque no la pueden controlar ni atribuírsela políticamente.

Durante décadas muchos políticos y economistas mexicanos han utilizado el mínimo como índice para medir el nivel de los salarios. Se trata, sin embargo, de un pésimo índice. La mayoría de los trabajadores ganan mucho más. Lo que debe medirse y difundirse es el salario promedio, pero para quienes buscan sacar tajada política de la información esto es inaceptable ya que el salario promedio es bastante superior al mínimo.

En la actualidad el salario mínimo es de 80.04 pesos al día o 2 mil 401.20 pesos al mes. El salario diario promedio cotizado en el IMSS en marzo de este 2017 fue de 329.73 pesos diarios o 9 mil 891.90 pesos al mes (
http://www.stps.gob.mx). En otras palabras, el promedio es cuatro veces mayor al mínimo.

¿Cuántos trabajadores ganan realmente salario mínimo? Es difícil saberlo. Cada economista o político utiliza cifras distintas según su ideología. Lo que es claro es que, por lo menos en las ciudades, es imposible conseguir a alguien que trabaje por él. Muchas empresas contratan a personal con salario mínimo, para registrarlo en el IMSS con una cuota reducida, pero le dan dinero adicional fuera de nómina. Los meseros y otros ganan el mínimo, pero reciben buena parte de su ingreso en propinas.

Los políticos prefieren enfocarse al mínimo, y no al promedio, porque es el que pueden subir por decreto y el que les permite pararse el cuello. Ante la evidencia de que la enorme mayoría de los trabajadores no ganan el mínimo, los políticos se han justificado diciendo que si éste sube impulsará un aumento de los salarios promedio. Es lo que llaman “efecto faro”.

No hay ninguna indicación, sin embargo, de que éste exista. Los aumentos y bajas del salario mínimo real no han estado vinculados a los salarios promedio. En las décadas de 1960 y 1970, cuando el sueldo mínimo en México era relativamente alto, muchos trabajadores, como los peones en la industria de la construcción, lo ganaban. Otros, como el personal doméstico, percibían incluso montos menores. Hoy, que ha bajado el mínimo, no hay peón de construcción ni proveedor de servicio doméstico que trabaje por 80 pesos diarios.

David Kaplan, economista del BID, ha publicado en Twitter (@David_S_Kaplan) una gráfica con información del IMSS, la STPS y el INEGI que muestra que el salario mínimo real en México subió 4.0% entre marzo de 2016 y marzo de 2017 mientras que el salario promedio real registrado en el IMSS tuvo un descenso de 0.8%. “No veo efecto faro”, comenta. Tiene razón. Los salarios promedio no están subiendo como consecuencia de un incremento relativamente alto del salario mínimo.

El mínimo es irrelevante para la mayoría de los trabajadores. Las políticas públicas deben encaminarse a promover incrementos en los salarios promedio. Para lograrlo no basta con que un político ofrezca un decreto desde las alturas, como ocurre con el mínimo, sino que se creen condiciones que generen una mayor inversión y creación de empleos.

Este camino es demasiado largo y difícil para nuestros políticos, pero además no les permite decir al elector: “Yo te subí el sueldo y por eso tienes que votar por mí”. Éste es el único efecto faro que realmente interesa a nuestros políticos.
25 Abril 2017 04:00:00
La expropiación
La expropiación no fue inventada para castigar a corruptos o a enemigos de algún régimen. Su propósito es tomar propiedades privadas previa indemnización para un propósito de utilidad pública.

Es verdad que un gobierno puede quedarse con una propiedad adquirida con recursos ilícitos a través de la extinción de dominio, pero para eso hay que llevar a cabo primero un proceso legal en el que se demuestre el delito. Esto no ocurrió antes de que el Gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, anunciara este 23 de abril la expropiación de una casa en Tlacotalpan que supuestamente fue adquirida por Javier Duarte a través de un “prestanombres”. La casa, dijo Yunes, “ahora ya es patrimonio del pueblo de Veracruz y será puesta a disposición del Instituto Veracruzano de la Cultura”.

Yunes no mencionó la indemnización que la Constitución señala como necesaria para cualquier expropiación. Tampoco justificó la utilidad pública de la acción, lo cual es igualmente un requisito constitución ineludible. Más bien, habló de la expropiación como un acto de justicia. “Tenemos que recuperar los bienes y el recurso que se llevó Javier Duarte y su banda (sic) –dijo–. Me comprometí a hacer justicia y estoy cumpliendo”.

El problema es que la expropiación no puede, no debe ser un arma de justicia y mucho menos de venganza política. La expropiación sin indemnización y sin causa de utilidad pública es una simple confiscación. A todos los mexicanos nos debe preocupar que el Gobierno empiece a apoderarse de propiedades privadas por razones políticas.

La confiscación de Tlacotalpan es más cuestionable si se considera que la propiedad ni siquiera es de Javier Duarte. El propietario es un prestanombres, dice el Gobernador; y quizá sea cierto, pero primero habría que probarlo ante un juez.

Yunes me dijo ayer en una entrevista que está seguro que los dueños no van a cuestionar la expropiación. Añadió que no piensa que el Gobierno tendrá que indemnizar a los dueños, pero que si lo hace será a valor catastral, lo cual sería un 5 o un 10% apenas del valor de la propiedad. Seguir otros procedimientos legales, declaró, sería muy prolongado.

Habrá que ver si realmente los dueños no combaten la expropiación, pero que el Gobierno esté pensando en no indemnizar es indicativo de que estamos en presencia de una confiscación. Por otra parte, que se paguen indemnizaciones a precios catastrales que sólo representan un 5 o un 10% del valor real de la propiedad revela que las expropiaciones se han convertido efectivamente en un arma de los gobiernos para confiscar propiedades privadas.

Hay buenas razones para pensar que Javier Duarte se enriqueció de manera indebida como gobernador de Veracruz. Las autoridades han estado justificadas en ejercer acción penal contra él y en estar buscando su extradición desde Guatemala.

El Gobierno puede buscar la extinción de dominio de las propiedades que Duarte posea directamente o a través de prestanombres, pero debe hacerlo de manera legal, aunque el proceso sea prolongado. Usar la expropiación para despojar a un supuesto prestanombres de sus propiedades nos pone en peligro a todos. Un Gobierno no hace justicia a través de la injusticia.
21 Abril 2017 04:00:00
Hijos y padres
Ahora el Gobierno quiere entrometerse en las relaciones de los hijos con sus padres. Un dictamen ya aprobado por la Comisión de Atención a Grupos Prioritarios y Vulnerables de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, que será votado por el Pleno la próxima semana, quiere meter en la cárcel a los hijos que no mantengan a sus padres o a sus abuelos de más de 60 años de edad.

No piense usted que me opongo al amor a los padres, de ninguna manera. No hay amor más loable que el de un hijo hacia un padre. Pero la propuesta de los políticos de encarcelar a los hijos que no mantengan a sus padres no tiene nada que ver con este amor, el cual no se puede coaccionar. No estamos viendo más que un nuevo y monstruoso intento del Estado por intervenir en la vida familiar.

La desnaturalizada iniciativa fue promovida por el diputado Carlos Candelaria del Partido Encuentro Social, una organización que se ha dedicado a llevar temas morales y religiosos a la política. Según el legislador, “muchos adultos mayores reciben maltrato físico, psicológico, abuso sexual, abandono y explotación financiera, tanto de manera activa como pasiva. Por eso se busca garantizarles protección” (El Universal).

El Código Penal de la Ciudad de México, sin embargo, ya sanciona el maltrato o la agresión a un adulto mayor o a una persona de cualquier edad. También castiga el despojo, sin importar los años que pueda tener el agraviado. La modificación del Artículo 156 no busca, pues, castigar estas faltas. Establece en cambio que “los familiares o tutores que tengan la obligación de cuidar y abandonen con ‘dolo’, aíslen, mantengan en condiciones de hacinamiento o desalojen ilegalmente a los adultos mayores y con discapacidad, incapaces de valerse por sí mismos, serán sancionados con cárcel” (sinembargo.com).

Por supuesto que tiene sentido meter en la cárcel a alguien que despoja o maltrata a otra persona, sin importar la edad de uno o del otro. Pero encarcelar a una persona por no hacerse cargo o no pagar los gastos de otra, sólo porque ésta tiene más de 60 años, es un abuso. Las leyes deben ser de aplicación general, los políticos no pueden inventar delitos sólo para ciertas clases de personas.

Muchos hijos tienen razones para distanciarse de sus padres. Es muy común, en efecto, que los padres abandonen a sus familias y las sometan a violencia y malos tratos. Obligar a una hija a mantener a un padre que no le causó más que sufrimiento en la vida es una perversidad legal.

La decisión de un hijo de apoyar a un padre puede ser loable. Muchos lo hacen de forma natural en nuestro país, donde los lazos familiares siguen siendo fuertes. He visto a varias mujeres ayudar a sus padres con trabajo físico y dinero pese a no haber tenido ningún apoyo o siquiera una palabra amable de ellos con anterioridad. Pero si el Estado interviene y encarcela a un hijo por no mantener a su padre, o a algún otro pariente, estará cometiendo un acto moralmente reprobable. El Gobierno debe reconocer sus límites, y uno muy importante es no inmiscuirse en las relaciones familiares.

Yo tengo más de 60 años y apoyo a mis hijos, no por obligación sino porque los adoro. Faltaría a la ética más elemental si les exigiera que me mantuvieran porque yo no quise tomar previsiones para mi futuro. Yo los traje al mundo, ellos no lo pidieron.

Contra delfines

El Partido Verde está promoviendo una iniciativa que prohibiría los delfinarios y el uso de delfines para actos de lucro o de entretenimiento. La anterior ley que prohibió el uso de animales en los circos sólo provocó el sacrificio de animales y la pérdida de empleos en los circos. Hoy los verdes quieren matar delfines y dejar a más gente sin trabajo.
20 Abril 2017 04:00:00
Sanciones al aire
“La competencia hace un trabajo mucho más eficaz en proteger al consumidor que el Gobierno”. Thomas Sowell

Como viajero frecuente, me toca sufrir los retrasos y abusos de las aerolíneas. Para los diputados, que viajan constantemente en avión a costa de los contribuyentes, el tema es fundamental. No sorprende que la Cámara de Diputados haya aprobado por 422 votos tres iniciativas con nuevas reglas y sanciones para las aerolíneas nacionales. Las iniciativas pasan ahora al Senado.

Los diputados establecieron multas para los retrasos de más de una hora y consideraron que uno de más de cuatro horas debe ser considerado como vuelo cancelado, por lo que el pasaje debe ser rembolsado al 100% y la aerolínea pagar una sanción adicional de 25 por ciento. Decidieron también que las aerolíneas deberán cambiar o rembolsar sin costo pasajes hasta 24 horas después de la emisión.

Si el Senado ratifica las reglas, las aerolíneas nacionales estarán obligadas a documentar sin costo equipaje de 20 kilogramos en aviones con capacidad de más de 20 pasajeros y permitir que los pasajeros lleven dos piezas de equipaje de mano de hasta 10 kilos. Las aerolíneas estarán obligadas, además, a pagar una multa de 11 mil pesos por pérdida de equipaje.

Los diputados dicen que quieren beneficiar a los usuarios, pero estos saldrán perjudicados. Es significativo que las nuevas reglas y sanciones sólo se aplicarán a vuelos nacionales. “Lo que no queremos es espantar a las líneas aéreas internacionales”, me dice el diputado del PAN, Miguel Ángel Salim, secretario de la Comisión de Economía.

Los legisladores parecen estar actuando por ira hacia las empresas nacionales de aviación. “Hoy les decimos a las aerolíneas que se les acabó su agosto”, declaró la diputada Tania Arguijo Herrera del PRD. “La gente se cansó, sobre todo de la discriminación de la que son objeto por parte del personal mal capacitado y arrogante” (Excélsior).

Las multas por retraso se aplicarán solamente a las aerolíneas. Los aeropuertos no serán objeto de sanción, aunque provoquen retrasos, como ocurre en el saturado Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (que según las aerolíneas genera buena parte de los problemas, aunque los directivos del aeropuerto lo niegan). No hay ningún intento por imponer sanciones similares a otros servicios de transporte, como los autobuses.

La experiencia nos dice que los pasajeros terminarán pagando las multas, aunque los políticos lo niegan. “No es permisible que tengan un centavo de aumento”, me dice el diputado Salim. Pero en México no hay controles de precios y los pasajes aéreos se ajustan de forma constante. Si la regulación sube los costos de operación, los precios subirán de manera inevitable.

No todo es malo en el paquete. La ley obligaría a las aerolíneas a comunicar a los pasajeros las razones de cada retraso. De hecho, las soluciones más eficaces a los problemas del servicio pueden venir de la simple transparencia. También se elevará el límite de participación extranjera en aerolíneas nacionales de 25 a 49%, aunque no es claro por qué no se extiende al 100 por ciento. Nada beneficiaría más a los pasajeros que una mayor inversión en la aviación comercial.

Los diputados mexicanos siguen pensando que los problemas se resuelven con restricciones y sanciones. Es tanto su enojo hacia las aerolíneas que toman medidas para castigarlas a ellas y a los consumidores, en vez de ampliar la competencia para mejorar el servicio.
14 Abril 2017 04:00:00
Furia religiosa
“Los lazos de la sociedad civil fueron arrancados por la furia de las facciones religiosas”. Edward Gibbons

El martes 11 de abril tres bombas fueron detonadas en Dortmund, Alemania, al paso del autobús que transportaba al equipo de futbol Borussia Dortmund a un partido de la Liga de Campeones de Europa. Un jugador, el español Marc Bartra, fue herido. Cerca del lugar se encontró una carta que exigía a Alemania retirar sus aviones de reconocimiento de Siria y cerrar la base aérea de Ramstein usada por fuerzas estadunidenses y de la OTAN.

El 9 de abril, Domingo de Ramos, dos explosiones en iglesias cristianas coptas provocaron la muerte de 36 personas que asistían a misa en Tanta y Alejandría en Egipto. El viernes 7 de abril un uzbeko simpatizante del Estado Islámico arremetió contra una multitud en una camioneta en Estocolmo, Suecia, y mató a cuatro personas, entre ellas una niña de 11 años.

Los atentados terroristas islámicos parecen no tener fin. Incluso los medios de comunicación se han cansado. Ya sólo dan espacio a los más sangrientos o los que se cometen en países occidentales. Los innumerables ataques en Irak, Pakistán o Afganistán apenas son reportados. Las víctimas son miles todos los años. En algunos casos, como las niñas secuestradas en África por Boko Haram, el resultado es una vida de esclavitud.

Para la sensibilidad occidental contemporánea es increíble que alguien pueda matar, secuestrar o violar en nombre de Dios. Las distintas religiones cristianas han dejado de hacerlo, pero a lo largo de la historia fueron también muchos los asesinatos y abusos cometidos en nombre de Jesús. Arianos y cátaros fueron masacrados por tener una visión distinta de Jesús y del cristianismo. La Iglesia católica lanzó cruzadas al cercano oriente que resultaron en matanzas no sólo de musulmanes, sino de comunidades completas de cristianos asentados en la zona desde los inicios del cristianismo que se vestían y se veían como musulmanes.

Los reyes católicos de España masacraron a los moros y expulsaron a los judíos en el siglo 15. En los siglos 16 y 17 las guerras de religión entre católicos y protestantes llenaron de sangre las campiñas y las ciudades de Europa. La Inquisición española y los cazadores de brujas de Inglaterra y Estados Unidos mataron a miles, a muchas por el único pecado de ser mujeres.

¿Qué tiene la religión que hace tan fácil matar en su nombre? Parte del problema es que surge de dogmas. Si alguien demuestra científicamente que la Tierra tiene una antigüedad de 4 mil 543 millones de años o que gira alrededor del Sol, nadie de mentalidad abierta se molestará. si acaso, querrá conocer las pruebas para refutarlas si son incorrectas. Pero la actitud será distinta si el interlocutor cree que Dios creó la Tierra hace menos de 6 mil años, como dice el Génesis, u ordenó que el Sol detuviera su paso por el firmamento para que un militar pudiera aniquilar a sus enemigos, como apunta el Libro de Josué.

Los terroristas islámicos están convencidos también de que Dios les ordena a través del Corán: “Y matadlos dondequiera que los encontréis. Y la falta de fe en Alá es peor que la muerte. Ésa es la recompensa de los que no creen” (2.191).

Steven Pinker sostiene en Better Angels of Our Nature que la violencia entre seres humanos ha bajado de forma importante. Documenta un proceso civilizatorio que ha reducido guerras, homicidios y torturas. El proceso ha estado acompañado del abandono de viejos dogmas. Hoy incluso la religión se ha vuelto humanista. Pero no en todos los casos. Por eso seguimos viendo asesinatos en nombre de Dios.

Matar aliados

Una vez más un bombardeo estadunidense en Siria mata a aliados que combaten al Estado Islámico. Este es el tercer ataque estadunidense en un mes que acaba con civiles o aliados en lugar de militantes de ISIS.
11 Abril 2017 04:00:00
Impuesto de 100%
Jean-Louis Mélenchon, candidato presidencial de La France Insoumisse, un movimiento de izquierda, no se anda con medias tintas. Su propuesta fiscal para Francia es subir el impuesto sobre la renta al 100 por ciento de los ingresos superiores a los 360 mil euros al año. Sí, 100%, una simple confiscación. Propone también subir el salario mínimo a mil 300 euros (27 mil pesos) al mes y renegociar los tratados de la Unión Europea para escapar del “liberalismo económico”.

La candidatura de Mélenchon se ha fortalecido en las últimas semanas. En las encuestas ha rebasado a Benoît Hamond del Partido Socialista, el partido de gobierno, y ocupa ya el cuarto lugar entre 11 aspirantes para la primera vuelta. Si bien las campañas excesivamente cortas, de sólo dos semanas, pesan en contra de los candidatos que no arrancan en los primeros puestos, no se puede descartar que Mélenchon quede como uno de los dos finalistas para la segunda y definitiva vuelta en mayo.

Los impuestos de Francia se encuentran ya entre los más altos del mundo. La tasa corporativa es de 33% contra 22% en Suecia, 17.9% en Suiza o 12.5% en Irlanda. La de personas físicas es de 45%, pero con un 4% adicional por ingresos superiores a los 500 mil euros al año. El todavía presidente François Hollande elevó por un tiempo la tasa máxima a 75%, pero la medida fue tan impopular que tuvo que echarse para atrás. Estos impuestos no incluyen las contribuciones a la seguridad social, que son de 22% del salario para los empleados y de 25 a 42% para los patrones. Crear un empleo en Francia es carísimo.ç

Francia tiene, además, un “impuesto de solidaridad sobre la fortuna” que se aplica a patrimonios superiores a 1.3 millones de euros y que cuesta más de lo que ingresa. Eric Pichet de la Kedge Business School calcula que el Gobierno francés pierde 5 mil millones de euros al año en recaudación por gente que se establece fuera del país para no pagar este impuesto. Según el grupo New World Wealth, 60 mil millonarios se han mudado de Francia desde el año 2000 para evitar el impuesto. Entre los candidatos presidenciales, el conservador François Fillon quiere abolir el impuesto a la riqueza, pero el liberal Emmanuel Macron busca mantenerlo en propiedades, aunque no para inversiones (Financial Times, 10.4.17).

Después de una contracción económica de 2.5% en 2009, Francia ha tenido un desempeño inferior al del resto de Europa con una tasa de crecimiento promedio de menos de 1% al año (indexmundi.com). En 2016 registró 1.1% contra 1.7% de los países del euro (The Economist). Su tasa de desempleo, de 10%, es muy superior a la de su vecina Alemania, de 3.9%por ciento. Los altos impuestos son una razón de este endeble comportamiento.

Para algunos políticos franceses, sin embargo, ni siquiera las actuales tasas de impuesto sobre la renta son suficientes. La de 100% que propone Mélanchon, sumada al impuesto sobre la riqueza y al IVA, haría que un empleado o empresario exitoso tuviera que pagar, en lugar de ganar dinero, por trabajar en Francia. Según Mélenchon, esto llevaría a construir una sociedad más justa. Yo pienso que lo único que lograría es matar a la gallina de los huevos de oro.

No es del PRI

Tomás Yarrington es el nuevo exgobernador detenido. El PRI se ha apresurado a aclarar que ya no es miembro del partido porque la organización expulsa de forma automática a los exfuncionarios que tienen órdenes de aprehensión. Supongo que es una forma cómoda de lavarse las manos y argumentar que ningún corrupto es priista o ningún priista corrupto.
07 Abril 2017 04:06:00
Derecho de audiencias
“Libertad es el derecho de decir a la gente lo que no quiere escuchar”. George Orwell

Nos dicen que defienden el “derecho de las audiencias”, pero el mismo término es una manipulación. Lo que buscan los grupos políticos que apoyan ese supuesto derecho es censurar a la radio y la televisión.

El término “derecho de las audiencias” es un anglicismo –la forma correcta en español sería “derecho del público”– usado para impulsar restricciones a la expresión en radio y televisión. Es un esquema parcial, porque sólo incluye a estos medios y no a los periódicos o el internet, y paternalista, porque supone que si el Gran Hermano no defiende al público, este será manipulado.

Son varios los puntos cuestionables de ese supuesto derecho. El más controvertido es el que obliga a los medios a distinguir entre información y opinión y faculta al Instituto Federal de Telecomunicaciones para sancionar al periodista o a la empresa que no lo haga.

Mucha gente opuesta a la censura me dice que está de acuerdo en obligar a los medios a separar información y opinión. En la práctica, sin embargo, esto no se puede hacer sin violar la libertad de expresión.

La objetividad puede ser un ideal para ciertos medios, pero es difícil o imposible de alcanzar en la práctica. La simple selección de notas o de imágenes en un periódico o noticiario refleja una opinión. No es lo mismo ilustrar una nota sobre el aborto con una fotografía de un feto desarrollado que con un grupo de manifestantes que de manera violenta bloquean una clínica en que se ayuda a las mujeres. La expresión “Quieren violar el derecho de las audiencias” en una cabeza periodística incorpora una opinión que contrasta con la que dice lo mismo de otra manera: “Quieren eliminar la censura del IFT”.

Durante 17 años fui director en Latinoamérica y España de la Encyclopaedia Britannica, una casa editorial que se preciaba de su objetividad. Al final llegué a la conclusión de que la objetividad absoluta es un simple ideal. A lo más que se puede aspirar es a presentar las distintas posiciones sobre un tema antes de ofrecer una conclusión.

La objetividad de uno es la parcialidad del otro, el valiente rebelde de una ideología es el terrorista de otra. CNN pretende ser objetiva, pero los conservadores estadunidenses la acusan de izquierdista. Fox News, la cadena favorita de Donald Trump, se creó con el propósito de ofrecer “noticias justas y equilibradas”, en contraste con CNN, pero es considerada como derechista por muchos (incluido su seguro servidor). Las coberturas de CNN y Fox News reflejan visiones políticas radicalmente distintas, pero pretender regular a una o la otra violaría la Segunda Enmienda constitucional de los Estados Unidos, que garantiza la libertad de expresión.

En México tenemos los artículos sexto y séptimo de la Constitución que pregonan la libertad de expresión, seguidos por disposiciones constitucionales y en leyes secundarias que la restringen. Dar al IFT facultades de censura sobre medios o periodistas que, a su juicio, no separan información de opinión fue una medida inquisitoria que apenas se soluciona de manera parcial con las modificaciones aprobadas en la Comisión de Radio y Televisión de la Cámara de Diputados este 5 de abril.

Como siempre aclaro mi interés: colaboro en emisoras de radio y televisión, y me interesa preservar lo que nos queda de libertad de expresión en ellas. Pero también colaboro en impresos y quiero mantener la libertad en estos, aunque mezclen información y opinión. El público tiene plena capacidad de decidir qué ver, escuchar o leer y, sobre todo, en qué creer.

REBELIÓN EN VENEZUELA

En Venezuela hay una verdadera rebelión social por el empobrecimiento generado en casi dos décadas de populismo. Es importante no perder de vista las consecuencias de la acumulación de malas políticas económicas.
06 Abril 2017 04:00:00
Verdad histórica
En esta columna he escrito que el gran error de Jesús Murillo Karam, el exprocurador general de la República, fue haber usado el término “verdad histórica” para referirse a lo ocurrido a los normalistas de Ayotzinapa en la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014. El 29 de enero de ese 2015 señalé que la verdad no puede ser cuestión de dogma: siempre debemos estar abiertos a nuevos indicios y pruebas que puedan cambiar la versión de lo acontecido.

Varios abogados me han señalado desde entonces que “verdad histórica” es un término jurídico que no refleja un carpetazo que pudiera impedir la incorporación de nuevos elementos a una investigación. Quizá. Pero en el caso Iguala, más que buscar la verdad histórica, o la verdad jurídica, debemos encontrar simplemente la verdad.

A pesar de los cuestionamientos políticos y en medios, y de los cambios de procurador y responsables de la investigación, la PGR no ha modificado su versión de lo acontecido en Iguala y Cocula. Y con razón. Es la única narrativa con coherencia y basada en indicios concretos, testimonios y periciales.

La información disponible respalda la tesis de que los normalistas, que habían robado varios autobuses, fueron detenidos en Iguala por policías municipales y entregados a policías de Cocula, quienes los transfirieron a sicarios del grupo Guerreros Unidos. Estos los ejecutaron por considerarlos miembros de una banda rival, Los Rojos. Por lo menos algunos de los normalistas, vivos o muertos, fueron quemados en un basurero en Cocula.

Los líderes de Ayotzinapa, un movimiento político, se han negado a aceptar esta versión. Sus razones son ideológicas. Para ellos sólo hay una explicación posible: “Fue el Estado”. Esta es la versión que favorece su lucha para acabar con el sistema político y económico de nuestro país.

Innumerables testimonios, registros telefónicos y pruebas periciales avalan, sin embargo, la llamada verdad histórica. Los líderes de Ayotzinapa afirman que todos los testimonios son producto de la tortura y todas las pruebas falsas. Proponen explicaciones alternativas, como la de un quinto autobús que supuestamente transportaba heroína a Estados Unidos, pero hasta ahora son simple especulación. Nunca se ha encontrado la droga de ese quinto autobús, el cual sólo daba servicio regional, no a la Unión Americana, mientras que todos los normalistas que iban en ese autobús sobrevivieron.

La versión de que los normalistas fueron asesinados y quemados la dio a conocer originalmente el padre Alejandro Solalinde, un feroz crítico del Gobierno a quien los líderes de Ayotzinapa públicamente ordenaron callar. Las bolsas con restos humanos, entre ellos de dos normalistas, fueron encontradas en el río San Juan porque uno de los sicarios de Guerreros Unidos, Agustín García Reyes, “El Chereje”, llevó a los investigadores. Los líderes de Ayotzinapa dicen que no era posible quemar en el basurero a los 43 estudiantes y afirman que las bolsas con restos humanos fueron plantadas, pero especialistas reconocidos, como el estadunidense John De Haan, han señalado que los cuerpos sí pudieron ser quemados en el basurero, mientras que el traslado y trabajo en el río San Juan está documentado en video.

Una vez más, no es cuestión de dogma. Es importante saber qué pasó en Iguala y Cocula para castigar a los responsables. Lo merecen los propios normalistas. Mentir por razones políticas es moralmente inaceptable.

SIN RESPUESTA

Entrevisté ayer en radio a Alfredo del Mazo, candidato del PRI al Gobierno del Estado de México. Tres veces le pregunté cuánto costaría su promesa de dar un “sueldo rosa” de mil 200 pesos bimestrales a las amas de casa de la entidad. No pudo o no me quiso responder.
04 Abril 2017 04:00:00
Monstruo electoral
Las campañas electorales deberían ser una fiesta democrática. En México, sin embargo, se han convertido en una pesadilla. En vez de construir una democracia después de décadas de partido único, nuestros políticos han creado un monstruo.

Para los mexicanos las campañas son el tiempo del bombardeo inmisericorde de propaganda electoral. La idea de que confiscar tiempos de medios para el uso de partidos y candidatos mejoraría la calidad de las campañas resultó falsa, como falsa también fue la afirmación de que los partidos y los candidatos no serían capturados por la delincuencia organizada si recibían dinero de los contribuyentes.

Cuando los políticos hicieron la reforma electoral de 2007 afirmaron que buscaban evitar la “espotización” de las campañas. El sistema que crearon, sin embargo, ha concentrado los mensajes políticos en spots de 30 segundos. Lo que no se puede decir en ese tiempo simplemente no existe.

Una parte del hastío y el desprecio de los ciudadanos por la clase política es consecuencia de este abuso. En temporadas que no son electorales, el Gobierno y los partidos utilizan los tiempos oficiales para martillear una y otra vez sus mensajes de propaganda. Todos tienen un cariz electoral, por supuesto. El Gobierno federal se vanagloriaba hasta hace algunos días en sus spots de sus programas sociales, pero siempre empezando con la frase “En el Estado de México”. Andrés Manuel López Obrador, perenne candidato presidencial, ha sido el protagonista de los spots de Morena en la entidad, relegando a la “maestra Delfina” a un segundo plano; está pensando en el 2018.

Durante las temporadas electorales la agresión a los ciudadanos través de spots se multiplica. Poco importa que uno viva en otra entidad. Los habitantes del exDistrito Federal estamos sufriendo ahora la tormenta de propaganda del Estado de México.

Los impulsores del sistema afirman que se inspiraron en las legislaciones europeas, pero esto es falso. No hay en la mayoría de las naciones europeas spots de propaganda en los medios. La presencia de partidos y candidatos en medios se limita a la cobertura informativa de mítines de campaña o a la transmisión de los debates entre candidatos.

El monstruo creado por la clase política mexicana ha incorporado lo peor de Estados Unidos y de Europa. Como el sistema estadunidense, el nuestro concentra la mayor parte de la comunicación en spots de radio y televisión. Como el europeo, da un poder excesivo al Estado, cuesta mucho dinero a los contribuyentes y restringe la libertad al no permitir la contratación de tiempos en medios.

Yo en lo personal prefiero un sistema electoral como el estadunidense, en el que no hay restricciones a la compra de tiempos en medios (aclaro interés: yo colaboro con emisoras de radio y televisión), pero en el que los partidos y los candidatos tienen que conseguir sus propios recursos y no viven de los contribuyentes. Este sistema preserva la libertad individual. Si nuestros políticos no quieren adoptar el sistema estadunidense, entonces lo mejor sería irse completamente al europeo y prohibir cualquier uso de los medios (radio, televisión, periódicos, revistas, internet, redes sociales) para propaganda política. No es ideal, pero es mejor que lo que tenemos.

Lo que ya no se puede hacer es seguir aguantando ese monstruo que nos agrede constantemente a los ciudadanos con spots de radio y televisión, que además los propios agredidos tenemos que pagar.

POR CUOTAS

Tiene razón Andrés Manuel. El esquema por el que los partidos escogen a los consejeros del INE a través de cuotas es perverso. Los consejeros del Instituto deberían provenir del servicio electoral de carrera y ser escogidos por el Poder Judicial.
31 Marzo 2017 04:00:00
Trump y el clima
Barack Obama utilizó una serie de órdenes ejecutivas para impulsar políticas que no habrían sido aprobadas por el Congreso. Donald Trump ha aplicado la misma medicina corregida y aumentada.

El 28 de marzo Trump firmó una orden que echa para atrás cuando menos seis de Obama sobre el ambiente y el cambio climático. Instruye a la Agencia de Protección Ambiental a revisar la Ley de Energía Limpia y a rescindir la moratoria a la concesión de nuevos arrendamientos de tierras federales para producción de carbón. Ordena también a las dependencias federales que identifiquen todas las regulaciones y políticas “que funcionan como obstáculos e impedimentos para la energía estadunidense”. La idea es apoyar la creación de empleos.

Trump se colocó hace años en el campo de los escépticos sobre el calentamiento global o, en todo caso, sobre el papel de las emisiones de contaminantes en este cambio. En tiempos recientes ha mostrado un menor dogmatismo sobre el tema, pero en la campaña presidencial prometió desmantelar las políticas de Obama para prevenir el cambio climático, en particular las que han limitado la producción de carbón. Por eso Trump ganó la votación en las regiones carboníferas, como Kentucky. Puede decir que tiene un mandato de los electores.

Supongo que ningún científico serio está de acuerdo con la posición de Trump, expresada en un tuit el 6 de noviembre de 2012, de que el calentamiento global es un complot del Gobierno chino para acabar con las manufacturas estadunidenses. Está comprobado que la temperatura del planeta está aumentando y los indicios de que el proceso es impulsado por las emisiones de contaminantes producto de la actividad humana son abrumadores.

¿Qué ocurrirá ahora con la decisión de Trump? Será más difícil aplicar el Acuerdo de París de 2015. Muchos países que lo han ratificado tendrán grandes dificultades para convencer a sus ciudadanos de que tiene sentido restringir inversiones o producción cuando se perciba que esto simplemente aumentará las ventajas de la industria estadunidense. México ha adoptado ya medidas para recortar emisiones que han sido muy cuestionadas por nuestros industriales.

Fuera de este problema de percepción, sin embargo, es difícil que la nueva orden ejecutiva aumente las emisiones de carbono. Estados Unidos fue uno de los pocos países que redujeron sus emisiones de carbono después del Protocolo de Kioto de 1992, a pesar de que no lo ratificó. ¿Por qué? Por una razón de tecnología. La fractura hidráulica, o fracking, ha permitido un aumento enorme de la producción de gas natural en la Unión Americana, el cual ha reemplazado por precio y calidad al carbón, más contaminante, en un creciente número de plantas de generación de electricidad.

Trump está equivocado si piensa que el calentamiento global es una patraña. Por otra parte, su orden ejecutiva revoca las disposiciones de Obama, pero un futuro presidente podría cambiar de curso nuevamente. Lo curioso es que la historia de los últimos años demuestra que la solución siempre ha estado en la tecnología. El gas natural está reemplazando al carbón. El Gobierno, más que prohibir el carbón o promoverlo, debe facilitar la transición tecnológica. La medida más sana de Trump habría sido eliminar las prohibiciones al fracking de algunos estados. Pero los debates políticos en Estados Unidos se han radicalizado tanto que el diálogo es ya imposible.

ANCLA

Una vez más el Banco de México ha aumentado la tasa de interés de referencia, ahora a 6.5 por ciento. Las alzas han fortalecido al peso. Una tasa de interés alta tiene costos, pero funciona como ancla cuando hay incertidumbre en los mercados.
30 Marzo 2017 04:00:00
Libros en Arequipa
Mario Vargas Llosa festejó sus 80 años en Madrid, pero ha optado por celebrar los 81 en Arequipa, la Ciudad Blanca del sur del Perú en la que nació y que dejó al año de edad, pero de la que nunca se ha alejado anímicamente. Arequipa era la ciudad de los Llosa, su familia materna, la parte cálida de su historia familiar, que contrastaba con la frialdad y hasta el abuso de su padre, Ernesto Vargas.

A la biblioteca en Arequipa que lleva su nombre, y que ya tenía miles de libros suyos, Vargas Llosa donó oficialmente este 28 de marzo, el día de su cumpleaños, cuando menos 5 mil volúmenes más. El total de libros en la biblioteca alcanza ya “unos 15 mil”, ni el mismo Vargas Llosa sabe. Pero “aún queda otra mitad, y los libros que vaya adquiriendo en el tiempo que me quede vivir, que espero sea largo”.

Regalar libros no es fácil para alguien que dice que aprender a leer fue la experiencia más importante de su vida, pero entiendo que no hay casa que pueda albergar este cúmulo de volúmenes. Examinando los que se encuentran en dos salas que visito encuentro innumerables volúmenes de Octavio Paz, Pablo Neruda, José María Arguedas, Ezra Pound y muchos otros autores. En un mundo en el que parecería que los libros impresos se acaban, la biblioteca personal de Vargas Llosa es un tesoro incalculable.

En la tarde visito la Casa Museo Vargas Llosa, unos 20 minutos andando de la biblioteca. El museo se ubica en la antigua casa familiar de los Llosa, una vivienda que su abuelo alquilaba. No sólo incluye objetos familiares, sino también proyecciones audiovisuales, como videos y hologramas, que representan fragmentos de la vida y las obras de Vargas Llosa. Un holograma, por ejemplo, ofrece una discusión del autor con varios de sus personajes. Se requieren cuando menos dos horas para visitar este fascinante museo.

Me asombra el inacabable vigor de Vargas Llosa. El día de su cumpleaños tiene la donación de los libros, participa en una abundante comida en una picantería (un restaurante de comida tradicional) y en la noche acude a una representación teatral de fragmentos de sus novelas. Conversa, ríe, discute, come y bebe con sus anfitriones de Arequipa y con un grupo de amigos invitados al festejo y al foro político que el 29 de marzo organiza su Fundación Internacional para la Libertad.

A lo largo del viaje he leído Travesuras de la niña mala, la novela de 2006 que no abordé en su momento y que hoy se convierte en magnífica compañera. Ricardo Somocurcio, el narrador, es un hombre cuya ilusión es vivir en París, cosa que logra al hacerse traductor en la Unesco, y que desde adolescente se enamora perdidamente de una chica ambiciosa que a través de engaños y falsas personalidades marca su vida en una serie de encuentros amorosos. Lily, Arlette o como se llame la niña mala, puede volver loco a cualquiera.

Vargas Llosa también ha sido un ser cambiante. El intelectual que respaldó las ideas de izquierda en su juventud, rompió abiertamente con el régimen cubano por sus prácticas autoritarias y hoy es un férreo defensor de las ideas liberales. Es también un hombre que toma decisiones que asombran, como la de acabar con su matrimonio de 50 años con su prima Patricia Llosa. La prensa de Perú se enfoca en esta visita tanto en sus acciones y su obra como en su nueva pareja Isabel Preysler. Vargas Llosa no hace caso. La libertad personal es, a fin de cuentas, tan importante como las otras libertades que persigue.

Separación

El Gobierno del Reino Unido ha sometido formalmente su petición de separación de la Unión Europea. Es un momento triste que acabará con la libertad de los jóvenes europeos de trabajar en el Reino Unido y de los británicos de hacerlo en Europa.
24 Marzo 2017 04:00:00
Reforma exitosa
A la banca mexicana le está yendo bien. No, corrijo: le está yendo muy bien. Mientras la economía nacional creció 2.3% en 2016, los activos de la banca tuvieron un aumento de 12%. El crédito ha alcanzado tasas de crecimiento de doble dígito por varios años: 10% en 2014, 15% en 2015, 13% en 2016 (KPMG). Los bancos mexicanos atraviesan el mejor período de su historia. “Estamos viviendo un círculo virtuoso”, me dice Luis Robles Miaja, presidente saliente de la Asociación de Bancos de México y presidente del consejo de Bancomer, en la Convención Nacional Bancaria.

Los mexicanos tenemos razones para tener miedo cuando el crédito crece tanto. Las grandes crisis económicas, no sólo en México sino en el mundo, han estallado después de grandes expansiones de crédito en las que no ha habido atención suficiente a la capacidad de pago de los usuarios. En el actual caso de México, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, me dice: “Tenemos que tomar en cuenta de dónde venimos. México vivió una crisis financiera brutal en 1995 de la que tardamos mucho tiempo en recuperarnos. Hoy estamos creciendo desde una base muy baja”.

Otros periodos de alto crecimiento del crédito, como el de 1990 a 1994, terminaron en tragedias. La devaluación del peso de diciembre de 1994 provocó una crisis enorme que se tradujo en la quiebra de virtualmente todos los bancos del país. Los dueños perdieron todo o buena parte del capital, incluso los que no quebraron. El rescate de los ahorradores a través del Fobaproa fue costosísimo y hasta la fecha seguimos pagando.

¿Pueden ser distintas las cosas hoy? Por lo pronto las tasas de cartera vencida son mucho más bajas. Al 31 de diciembre de 2016, según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la morosidad alcanzó un nivel de apenas 2.15%. En diciembre de 2013 se encontraba en 3.36 (KPMG). En 1994, en contraste, la cartera vencida era de 8.6% y después llegó, en términos prácticos, al 74% (Sarmiento, “La banca rota”, 23.7.99). La distancia es enorme.

Hay gente a la que le molesta que le vaya bien a la banca, ya que considera que por naturaleza es explotadora. Esta es una visión que tiene su origen en antiguas ideas religiosas, las cuales se expresan en la Biblia y el Corán, y que consideran que Dios prohibió el préstamo con interés. Uno de los factores del estancamiento económico de siglos durante el Medievo fue la prohibición de la Iglesia al cobro de intereses. La historia sugiere, sin embargo, que las economías que más crecen son las que tienen sistemas de crédito más estables y rentables.

El crédito es necesario para el crecimiento, pero no suficiente. Se necesitan otros factores para crecer. Lawrence Summers, el exsecretario del Tesoro de Estados Unidos, me dice que, para crecer más, México “tiene que profundizar las reformas estructurales: la laboral, la de energía, la financiera. Hay que romper los monopolios. Hay que lograr una mayor cooperación internacional, pero no sólo con Estados Unidos, sino con otros países”.

Cuando se promulgó la reforma financiera, la penetración de crédito en México alcanzaba el 29% del PIB. En 2015 llegó a 33%. Hoy estamos entre 34 y 35% (KPMG). La meta de 40% prevista por la reforma podría obtenerse en 2019, según Robles Miaja. No está de moda decirlo en un país tan pesimista como el nuestro, pero la reforma financiera ha sido exitosa.

Era británico

El terrorista del puente de Westminster, Khalid Masood, de 52 años, nació en el Reino Unido. Son muchos los casos de terroristas nacidos en países desarrollados, pero los populistas siguen echando la culpa a los extranjeros.
21 Marzo 2017 04:00:00
Futuro digital
Recientemente tuve que renovar la tarjeta de circulación de un vehículo registrado en la Ciudad de México. El proceso es una pesadilla burocrática diseñada para perder tiempo. Un cambio de placas capitalinas al Estado de México es igualmente laberíntico. En contraste, una licencia de conducir en la Ciudad de México se puede conseguir en unos cuantos minutos.

¿Por qué algunos trámites son tan engorrosos y otros tan sencillos? En algunos, supongo, la autoridad busca promover actos de corrupción. En otros la facilidad la genera la digitalización, que está cambiando la forma de trabajar de las empresas y la vida cotidiana de las personas.

Un estudio del McKinsey Global Institute y la oficina en México de McKinsey & Company, presentado en un foro de empresarios en la Ciudad de México el 15 de marzo, subraya la importancia de la digitalización en la economía y advierte también que México se está quedando rezagado. La importancia de la digitalización para la economía es enorme. El proceso podría añadir de 5 a 9% al PIB para el 2025, la mayor parte en aumentos en la oferta de bienes y servicios y la productividad laboral. Ya las empresas digitalizadas son más productivas: el 10% más avanzado genera ingresos y rendimientos para los accionistas de dos a cuatro veces superiores al resto. La desigualdad de México se manifiesta también en la digitalización. Los mexicanos que ingresan a internet lo hacen con mayor intensidad y conocimiento que los usuarios de otros países, pero el 80% de los hogares nacionales carece de acceso a banda ancha.

La digitalización ha transformado a algunas industrias y ha acabado con otras. Yo trabajé de 1976 a 1995 elaborando enciclopedias, pero la actividad ha desaparecido ante el surgimiento del internet y la Wikipedia. Hoy colaboro con periódicos, revistas y emisoras de radio y televisión, que se encuentran también bajo asedio de las nuevas tecnologías. El negocio de la música ha tenido que cambiar de paradigma ante la rápida desaparición de los discos. La banca vive una gran presión por el surgimiento de empresas financieras tecnológicas (fintech) que pueden ofrecer muchos de los servicios de la banca sin las estructuras y regulaciones tradicionales. En las manufacturas, las empresas tienen hoy sólo una fracción de los trabajadores de antaño.

Según Alberto Chaia y Daniel Sujo de McKinsey, del 30 al 60% de las actividades de gestión son automatizables. Esto ha hecho que se generen grandes temores sobre posibles pérdidas de empleos. No es la primera vez. Los luditas ingleses de fines de siglo 18 y principios del 19 destruían máquinas con la idea de que así preservarían empleos. No imaginaron que la automatización no sólo reduciría el desempleo, sino elevaría los salarios de los trabajadores. La digitalización y la automatización han formado un huracán que cambia todo. Algunos pierden sus empleos, otros enfrentan incertidumbre, como la que afecta a los taxistas tradicionales en su competencia con servicios como Uber. Al mismo tiempo se están creando nuevos empleos vinculados a la tecnología, pero muy pocos están preparados para desempeñarlos.

Para México es muy importante no quedar rezagado. Si queremos un México más próspero, debemos adaptarnos a la digitalización.

EL JERSEY ROBADO

Resulta que quien se robó el jersey del casillero de Tom Brady tras el Super Bowl LI fue Mauricio Ortega, director de La Prensa. El periodista mexicano tenía también la camiseta de Brady del Super Bowl XLIX y otros objetos robados. Con razón tenemos mala fama los mexicanos. Ortega renunció hace unos días.
17 Marzo 2017 04:00:00
Fracking y seguridad
El 27 de febrero el West Texas Intermediate, el crudo marcador de Norteamérica, se cotizaba en 54 dólares por barril, su punto más alto en los últimos 12 meses. El 15 de marzo estaba en 48.82, una caída de 9.6% en dos semanas.

¿Qué pasó? ¿No han logrado la OPEP y Rusia mantener los recortes a la producción que acordaron en noviembre del año pasado? De hecho, el acuerdo se ha mantenido gracias a Arabia Saudita, que ha recortado más de lo prometido, y permitió que el precio del WTI subiera de 43.42 dólares el 14 de noviembre de 2016 a los 54 dólares del pasado 27 de febrero.

El problema surge de la situación que tanto temían los productores tradicionales: ha aumentado la producción estadounidense de petróleo y gas de rocas sedimentarias (shale) a través de fracturamiento hidráulico, el fracking. Después de dos años de caída, por la baja en los precios, esta producción tendrá un aumento de 300 mil barriles al día en 2017 y de 500 mil adicionales en 2018 (EIA, FT 14.3.17).

No sorprende. La producción de shale oil es más flexible que la convencional. Es más fácil suspenderla cuando caen los precios y reactivarla cuando suben. Las empresas de fracking son más pequeñas e innovadoras que las grandes petroleras. A Pemex, un gigante burocrático, le cuesta trabajo hacer ajustes.

México no ha participado hasta ahora en la revolución del fracking, pero si queremos seguir siendo un país petrolero debemos incorporarnos ya. Sin embargo, la producción de petróleo y gas por fracturamiento hidráulico requiere reglas claras.

Como ocurre con los transgénicos, la imaginación popular se ha llenado de miedos irracionales ante el fracking. La tecnología y la experiencia, no obstante, han llevado al desarrollo de prácticas que reducen de manera importante los riegos ambientales.

La nueva Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), un órgano desconcentrado de la Semarnat, publicó ayer en el Diario Oficial la regulación para la exploración y extracción de hidrocarburos en yacimientos no convencionales en tierra. Esta medida es indispensable para que la Secretaría de Energía pueda empezar a licitar zonas para fracking.

La ASEA ha considerado las mejores prácticas internacionales y ha colaborado con reguladores de Canadá y Estados Unidos. Ha contado también con la colaboración del Centro Mario Molina. Las reglas están diseñadas para reducir riesgos de contaminación de acuíferos, aguas superficiales, suelos y aire, pero lo más importante es que permiten la actividad que los fundamentalistas querían prohibir.

La labor de la ASEA es crucial para un mercado de energía que se está abriendo. Su función es establecer reglas razonables de seguridad sin ahorcar a la industria. La agencia, encabezada por Carlos Regules, ingeniero químico y ambiental con larga trayectoria en Pemex, está formada por especialistas con experiencia en la industria. Es un organismo desconcentrado cuyo director general lo nombra el presidente, quien puede también destituirlo a discreción. Sería ideal convertirlo en un organismo autónomo, como otros reguladores, con un cuerpo colegiado de decisión y consejeros o comisionados con mandato transexenal para evitar la politización de los cargos.

Hoy es claro que ha fracasado la maniobra de la OPEP de bajar precios para acabar con los productores de fracking. Lejos de desaparecer, éstos se han vuelto más eficientes y se han fortalecido. México no puede quedar fuera de esta forma de producción. Por lo menos ya tenemos las reglas de seguridad que permitirán lanzar las primeras licitaciones.

Expropiación

Seguimos festejando la expropiación petrolera cada 18 de marzo, pero es claro que la medida impidió el desarrollo a tiempo de una industria petrolera competitiva en el país.
16 Marzo 2017 04:00:00
Pobreza y populismo
Mucho se ha dicho que el populismo es consecuencia de la creciente pobreza que agobia al mundo, pero es mentira. Estamos viviendo el momento de menor pobreza en la historia. La pobreza ha sido siempre compañera nuestra. La abrumadora mayoría de los humanos ha vivido en pobreza o miseria durante milenios. Antes no había estadísticas, pero la información disponible sugiere que más del 99% de la humanidad vivía en pobreza hasta hace muy poco. Las primeras estadísticas internacionales sobre el tema surgen en 1820. En ese entonces, cuando la revolución industrial comenzaba, 94% de la población del mundo vivía en pobreza y 84% en pobreza extrema. La caída ha sido dramática. Para 1992 sólo 52% estaba en pobreza y 24% en miseria (Bourguignon y Morrison, 2002). Con una medición distinta, que define la pobreza extrema en 2 dólares por día en lugar del dólar diario tradicional, el Banco Mundial considera que esta condición ha caído de 44% en 1980 a 9.6% en 2015 (ourworldindata.org).

Un descenso tan dramático de la pobreza extrema, el principal problema del mundo a lo largo de la historia, debería ser motivo de grandes festejos. Si no los ha habido es porque la pobreza es un buen negocio para muchos políticos que viven de la promesa de que ellos sí acabarán con ella.

Los políticos no festejan, además, porque la pobreza no bajó por su trabajo, por las acciones de los gobiernos o de las instituciones multilaterales, como las Naciones Unidas, sino por la expansión del sistema de mercado y del comercio. El gran descenso de las últimas décadas se centró fundamentalmente en China y la India, los dos países más poblados del orbe. China abandonó el comunismo poco después de la muerte de Mao Zedong, en 1976, y adoptó una economía de mercado. La India también ha abierto su economía. Ni los subsidios ni la generosidad de los políticos redujeron la pobreza, sino la inversión productiva, la creación de empleos y el comercio internacional.

Los populistas están resurgiendo en el mundo no porque la pobreza esté peor, sino porque han hecho creer a mucha gente que el nivel de vida general se está deteriorando. Donald Trump, por ejemplo, convenció a sus electores de que la Unión Americana es un país desgarrado y empobrecido por el libre comercio y la inmigración. De nada sirve que las estadísticas muestren que la economía estadunidense está creciendo a un ritmo razonable y que el país registra una tasa de desocupación históricamente baja, 4.7 por ciento. Los populistas de varios países de Europa están tratando también de ofrecer una falsa visión pesimista en su intento por conquistar el poder. Hoy tenemos mucha información acerca de las políticas necesarias para rescatar a un país de la pobreza. Sabemos lo que han hecho Irlanda, Corea del Sur o Singapur y también lo que ha empezado a hacer China. La apertura comercial, la inversión productiva, la educación y un mejor estado de derecho son factores que permiten reducir la pobreza. En México, en cambio, la pobreza y la miseria han permanecido al mismo nivel de los años 80, lo que permite ver que algo estamos haciendo mal.

El populista es muchas veces convincente. Para conquistar el poder pinta un panorama más negativo que el real. Luego se presenta a sí mismo como un salvador que, con políticas fáciles e indoloras, puede resolver todos los problemas. La realidad no importa. Para eso están los hechos alternativos.
14 Marzo 2017 04:00:00
Banxico y sucesión
Si hay alguna institución gubernamental profesional en nuestro país, es el Banco de México. La institución ha cumplido de forma adecuada con sus responsabilidades en los últimos años, por lo menos desde que obtuvo su autonomía en 1994. Las tasas de inflación que sufrimos hoy son muy inferiores a las que durante décadas afectaron a nuestro país. En buena medida esto es producto de políticas sensatas por parte de Banxico.

La decisión de Agustín Carstens, anunciada en diciembre de 2016, de retirarse del cargo de gobernador para ir a Suiza a asumir la gerencia del Banco de Pagos Internacionales, puede haber sorprendido, pero no representaba una amenaza al Banco de México o a la estabilidad financiera del país. Varios de los cuatro subgobernadores tienen la preparación y la trayectoria para ocupar el cargo de gobernador. La designación de Alejandro Díaz de León, un economista reconocido, como subgobernador a partir del 1 de enero de este 2017 pareció una señal de que este economista podría ser la nueva cabeza del banco.

El que el presidente Enrique Peña Nieto le haya pedido a Carstens en febrero de este año que se mantuviera en el cargo hasta terminar noviembre no fue reflejo de ninguna preocupación por la economía. El tema es político. El Mandatario tiene en el Banco de México un lugar importante para colocar a alguno de sus cartuchos quemados en la decisión del candidato del PRI a la Presidencia. Se espera que la decisión se dé por un dedazo del Presidente en noviembre de este año.

Al parecer Peña Nieto no quiere desperdiciar un cargo tan importante como el de gobernador del Banco de México en un economista respetado, como Díaz de León, pero sin trayectoria política. Busca dejar el puesto disponible para José Antonio Meade, el actual secretario de Hacienda, o para Luis Videgaray, el extitular de Hacienda hoy a cargo de la cartera de Relaciones Exteriores.

La decisión me parece lamentable. Tanto Meade como Videgaray podrían ser excelentes miembros de la Junta de Gobierno, pero el problema no es ese. Seguimos viendo un Gobierno federal que desprecia a los profesionales de carrera y favorece a los políticos en las designaciones a los cargos más importantes. Las principales embajadas o los cargos de la administración pública son ocupados una y otra vez por políticos con poca o ninguna experiencia en las instituciones a las que llegan.

Desde el inicio del sexenio Peña Nieto prefiguró a su secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y al de Hacienda, Videgaray, como posibles candidatos presidenciales. A pesar de su cercanía personal con el Presidente, Videgaray pareció quedar descartado al salir de Hacienda en 2016, pero ha recuperado posiciones tras asumir el cargo de canciller. Meade, el actual secretario de Hacienda, ha sido considerado también como posible candidato, sobre todo porque ha mostrado capacidad para trabajar en distintas responsabilidades tanto en gobiernos panistas como priistas. José Narro, el secretario de Salud y exrector de la UNAM, es considerado también como una opción para la candidatura presidencial del PRI.

El Presidente tiene derecho de escoger al candidato, sobre todo si el partido está satisfecho o resignado al regreso de la vieja práctica del dedazo. Pero lo insensato es que se mantenga un cargo abierto en el Banco de México para servir de premio de consolación a uno de los perdedores en el proceso.

ARZOBISPO POLÍTICO

La Arquidiócesis de México se sigue metiendo en política. Al rechazar la reforma energética este pasado fin de semana, la oficina del arzobispo expresa una opinión muy debatible. Me parece que la Arquidiócesis revela su poco conocimiento de la reforma energética o del funcionamiento de los mercados.
10 Marzo 2017 04:00:00
Feminismo y tetas
Como muchas otras etiquetas políticas, la de feminista se la pelean distintos grupos que consideran que sólo ellos son dignos representantes de este movimiento. Lo curioso es que el feminismo nació como una filosofía de libertad, que exigía para las mujeres los mismos derechos que se han reconocido tradicionalmente para los hombres. En los últimos años, sin embargo, han surgido grupos que, en el afán de defender los derechos de las mujeres, buscan restringir estos derechos. Algunos asumen posiciones conservadoras o simplemente retrógradas.

Hemos visto un ejemplo en el caso de Emma Watson, la actriz que de adolescente representó a Hermione en la serie de películas de Harry Potter y que ahora es protagonista de la nueva versión de La Bella y la Bestia (prohibida para menores de edad en Rusia por ser “una propaganda abiertamente desvergonzada de pecado y perversión sexual bajo el disfraz de un cuento de hadas”, en palabras del legislador Vitaly
Milonov).

En la campaña de promoción de la cinta, Watson, una mujer inteligente, graduada de la prestigiosa Universidad Brown, feminista y embajadora de las Naciones Unidas, apareció en una fotografía para la revista Vanity’s Fair con una chaqueta Burberry de crochet blanco sin sostén o blusa debajo. La fotografía, del reconocido fotógrafo Tim Walker, es muy elegante.

Esto no importó a algunas feministas que cuestionaron a Watson. El caso más notable fue el de Julia Hartley-Brewer, una conocida comentarista de radio en el Reino Unido, que ironizó en Twitter: “¿Por qué, por qué, no me toman en serio?. feminismo. oh, ¡y aquí están mis tetas!” La periodista añadió: “Ella se queja de que las mujeres sean sexualizadas y entonces se sexualiza ella misma en su trabajo. Hipocresía”.

Emma Watson respondió en una entrevista con la BBC: “El feminismo se trata de dar decisión a las mujeres. El feminismo no es un palo para golpear a otras mujeres. Se trata de libertad, de liberación, de igualdad. Realmente no sé qué tenga que ver con mis tetas. Es muy confuso”.

Una situación similar, pero radicalmente opuesta, la hemos visto en el caso de la vestimenta de las mujeres musulmanas en varios países de Europa occidental. Francia ha prohibido el uso de velos que cubran el rostro de personas, en una ley que claramente busca impedir el uso de burkas y otros atuendos tradicionales de las mujeres musulmanas. Varios alcaldes, también franceses, trataron de prohibir el burkini, o un traje de baño que cubre todo el cuerpo, con el mismo propósito, aunque los tribunales franceses decidieron que esta medida violaba el derecho de las mujeres a vestir la ropa que quisieran.

Mi posición es que nadie tiene el derecho de imponer sus ideas morales a los demás. Nadie representa la ideología verdadera del feminismo porque el feminismo es, en todo caso, tan diverso como lo son las mujeres. Coincido con Emma Watson cuando afirma que el feminismo es, en todo caso, un esfuerzo de libertad, por lograr que las mujeres tengan los mismos derechos que los hombres. Si yo voy a una playa y me meto al mar sin camiseta, nadie se preocupa. Lo mismo ocurre si me pongo un traje de buzo. ¿Por qué habría ser distinto en el caso de una mujer?

Cada mujer debe tener la libertad de tomar sus propias decisiones. Si quiere vestirse ligera de ropa, desnudarse o taparse con una burka, nadie --ni hombre ni mujer-- debe tener la facultad de prohibirlo. Sólo las mujeres pueden decidir cómo vestirse o qué hacer con su cuerpo.

Autódromo del Zócalo

Las calles que rodean al Zócalo de la Ciudad de México fueron cerradas ayer para convertir la zona en un autódromo para una carrera que llaman el Rally México. Me dicen que los conductores de este rally no tendrán que preocuparse de las fotomultas.
09 Marzo 2017 04:00:00
Fotomultas
Mario Delgado, el senador electo por el PRD que hoy milita en Morena, cuestionó el 7 de marzo las fotomultas de la Ciudad de México. “Me parece –dijo– que es simplemente un negocio (…) que no beneficia en nada al tráfico ni a la seguridad de los capitalinos”. No puede continuar, dijo, “el atraco que están cometiendo contra los capitalinos”. La senadora panista Mariana Gómez del Campo declaró a su vez: “No es que estemos en contra de la movilidad. Estamos en contra de un Reglamento de Tránsito que no ha servido para prevenir, sino para enterrarle el diente a los capitalinos”. Los dos senadores “clausuraron” ayer, de manera simbólica, varias cámaras de vigilancia.

Espero que ni el senador Delgado ni la senadora Gómez del Campo tengan que conducir un automóvil en Estados Unidos, Canadá o Europa occidental. Si piensan que podrán violar los límites de velocidad como en México porque no hay agentes alrededor, se darán cuenta de que las cámaras de vigilancia son ubicuas. Ser senadores mexicanos no les evitará pagar una multa.

Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, ha señalado que mientras no concluya el proceso legal contra las fotomultas estas se seguirán aplicando. El nuevo Reglamento de Tránsito y las cámaras de vigilancia han sido útiles, afirma, porque han evitado accidentes y han salvado vidas. Las fotomultas sí cumplen con una función disuasoria. Es muy común que los automovilistas violen los límites de velocidad si no ven a agentes de Tránsito. Cuando hay cámaras y radares, se ven obligados a disminuir la velocidad de manera automática. La fórmula ha comprobado su éxito a nivel internacional desde hace muchos años.

El juez octavo de Distrito en Materia Administrativa, Fernando Silva García, emitió una resolución contra las fotomultas que tiene varias vertientes. Por una parte, cuestionó “los incentivos negativos” del sistema para privilegiar los cobros y ganancias de la empresa operadora antes que “la seguridad jurídica de los ciudadanos”. También dijo que el sistema no está otorgando el derecho de audiencia previa al presunto infractor. “Una foto es sólo un indicio”, señaló, y no puede llevar a una sanción automática.

Ninguna ley, en efecto, puede eliminar la garantía de audiencia que establece la Constitución. El presunto infractor debe tener la posibilidad de presentar sus argumentos si considera que no ha cometido la falta. Es importante verificar que el sistema realmente funciona bien. Una de las razones por las que en otros países nadie cuestiona las fotomultas es porque hay plena confianza de que sólo recaen sobre infractores.

En México las fotomultas son rechazadas aun si se aplican a infractores. Los usos y costumbres han creado la idea de que los mexicanos tenemos el derecho de violar los reglamentos y que las fotomultas son una barrera para gozar de ese presunto derecho. Los senadores están asumiendo una posición cuestionable al defender el derecho a violar la ley sin sanción.

El nuevo reglamento capitalino no es perfecto, como no lo es ninguno. Es positivo que se identifiquen partes inadecuadas y se propongan mejoras. Pero cuestionar las fotomultas, que son la única manera de lograr un respeto sistemático a los límites de velocidad y otras reglas, es un despropósito.

Entiendo que los senadores quieren votos, pero ¿qué harán cuando haya muertes porque los automovilistas consideran una vez más que tienen derecho de violar los límites de velocidad? ¿Asistirán a los funerales de las víctimas? Lo dudo, porque esto no les conseguiría muchos votos.

TÁCTICAS DE TRUMP

La empresa Samsung ha decidido mudar una planta de electrodomésticos de México a Estados Unidos. Esto permitirá crear 500 empleos en la Unión Americana. Las tácticas de intimidación de Trump están funcionando.
07 Marzo 2017 04:00:00
Partido cascarón
La desbandada del PRD continúa. Leticia Quezada renunció a la Subsecretaría de Asuntos Metropolitanos y Enlace Gubernamental del Gobierno capitalino después de participar en un acto político de Andrés Manuel López Obrador. Miguel Torruco dejó con anterioridad la Secretaría de Turismo también por apoyar al tabasqueño. Miguel Barbosa, coordinador de los senadores del PRD, está respaldando la candidatura presidencial de López Obrador sin abandonar el partido. La directiva del PRD, presidida por Alejandra Barrales, no ha podido detener la hemorragia.

El hecho de que López Obrador y Morena se encuentran en primer lugar en las encuestas para la elección presidencial de 2018 ha sido un factor importante. Los políticos tienen una aspiración natural para llegar al poder y en este momento Morena es un vehículo con mayores posibilidades de alcanzar este destino que el PRD, que se ha desplomado al cuarto lugar en las encuestas.

El desencanto con el PRD tiene varias fuentes. Una de ellas es la simple ausencia de López Obrador, quien obtuvo grandes resultados para el partido cuando lo presidió, de 1996 a 1999, y después como candidato presidencial en 2006 y 2012. Pero las decisiones del PRD de apoyar el Pacto por México del presidente Enrique Peña Nieto y de hacer alianzas electorales con el PAN desdibujaron la imagen del PRD como partido de izquierda.

Las razones de que López Obrador se encuentre en primer lugar de las encuestas son también varias. El tabasqueño ha sido un político muy popular entre los electores de izquierda desde hace muchos años. Habla con un lenguaje claro y populista. Lleva años en campaña y ha usado los tiempos de medios de su partido, Morena, para su promoción personal. En la actualidad está ofreciendo ya promesas de campaña presidencial, pese a que lo prohíbe la ley, como duplicar las pensiones de los adultos mayores y echar para atrás la reforma energética.

Durante un tiempo pareció que el voto de la izquierda se dividiría entre el PRD y Morena. El primero buscaba representar una izquierda razonable, socialdemócrata, moderna, dispuesta a lograr acuerdos con otros grupos políticos como ocurrió con el Pacto por México o con el PAN en las alianzas electorales. La izquierda más radical, la que rechaza cualquier acuerdo con los partidos que han gobernado el país, que acusa al PRIAN de todos los males del país, la de López Obrador, debía luchar por la otra parte del voto de izquierda. Esta división era, por supuesto, motivo de celebración de los partidos rivales.

Hoy Morena y López Obrador atraen cada vez mayores simpatías de todas las izquierdas. Alejandra Barrales, la actual presidenta del PRD, es una figura más radical que los últimos presidentes del partido, pero no tiene la capacidad para detener la desbandada. La posible candidatura presidencial de Miguel Ángel Mancera, quien fue postulado por el PRD a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, pero sigue siendo independiente, había generado la posibilidad de un candidato que unificara a los perredistas, pero la opción no ha evitado el desmoronamiento del partido.

Por lo pronto, el PRD realizará el próximo viernes una reunión de su consejo nacional para definir las bases de renovación de su dirigencia. Mientras tanto, se le viene ya encima la gran prueba electoral en el Estado de México. El hecho de que el PRD no haya podido hasta ahora sacar a un candidato con respaldo mayoritario es síntoma de un mal profundo.

SILVA-HERZOG

Le tocó ser secretario de Hacienda en uno de los momentos más complicados del país. Mis diferencias con Jesús-Silva Herzog Flores fueron muchas. Mi afecto por él no tuvo límites.
03 Marzo 2017 04:00:00
Pelota en el borde
Novak Djokovic, el tenista serbio de 29 años, es un hombre alto. Su ficha oficial de la ATP, la Asociación de Tenistas Profesionales, lo registra con 1.88 metros. Este 1 de marzo por la noche, sin embargo, parecía pequeño junto a Juan Martín del Potro, el argentino de 28 años y 1.98 de estatura, ante el cual disputó un partido de segunda ronda en el Abierto Mexicano de Tenis.

Llevo muchos años viniendo al Abierto. No tomo más que unos días de descanso en Navidad para guardar algunos y escaparme a Acapulco a fines de febrero y principios de marzo. No soy tenista, pero me fascina ver el tenis. El juego del miércoles por la noche entre Djokovic y Del Potro, que concluyó el jueves en la madrugada, fue quizá el más espectacular que he visto en Acapulco.

En el papel parecía que no había competencia. Djokovic, segundo del ranking de la ATP, se enfrentaba a un Del Potro con un pasado brillante, incluso un título del Abierto de Estados Unidos, pero afectado por lesiones y en un lento proceso de recuperación en el escalafón de la ATP, en el cual se encuentra en el lugar 32.

Djokovic es un jugador casi perfecto, de una gran concentración, que rara vez comete errores. Muchos comentaristas lo siguen considerando el mejor del mundo, a pesar de que en los rankings ha sido superado por el británico Andy Murray. Del Potro, en contraste, parece demasiado alto para ser tenista. Le falta velocidad, pero tiene un corazón del tamaño de su estatura. Ya lo mostró en 2016, en los maratones contra Rafael Nadal y Andy Murray para alcanzar la medalla de plata en los Olímpicos de Río y también en la final contra Croacia para darle a Argentina la Copa Davis.

El encuentro de Acapulco fue trepidante desde el primer momento. Los dos jugadores se enfrascaron en un duelo de potentes intercambios desde el fondo de la pista. Del Potro jugó con enorme fuerza, mientras que Djokovic respondía con inteligencia, enviando disparos a las esquinas para hacer correr a su rival y cansarlo ante su relativa falta de movilidad. En el tercer set, Del Potro parecía agotado, a punto de colapsarse sobre la cancha con toda su enorme humanidad, pero siguió respondiendo golpe a golpe a los disparos del serbio.

Como una pelota que pega en la red y titubea antes de decidir su destino, el triunfo cayó finalmente del lado del serbio con marcador de 4-6, 6-4, 6-4. Varias jugadas, sin embargo, pudieron haber cambiado el resultado. El desenlace estuvo en entredicho hasta el último punto. El juego me confirmó una vez más ese gusto que tengo por el deporte de alto rendimiento que algunos amigos me cuestionan pero que para mí es adicción.

La batalla de Acapulco me pareció una alegoría sobre los esfuerzos necesarios para sobrevivir y destacar. Hoy los mexicanos enfrentamos retos enormes, sobre todo de un gobierno vecino cada vez más irracional y hostil.

Más nos conviene concentrarnos en cada punto, hacer nuestro mejor esfuerzo individual, que esperar a que el rival falle o se conmisere. Para derrotar a un rival poderoso, uno tiene que ofrecer su mejor desempeño. El triunfo o la derrota están realmente en nuestras manos. aunque la suerte pueda empujar la pelota de un lado u otro de la red.

Poco importan las locuras de Trump. Lo relevante es que nosotros hagamos nuestro juego y fortalezcamos nuestra economía. La pelota caerá más probablemente de nuestro lado si alcanzamos nuestro máximo potencial.

BLOQUEOS

Una vez más un bloqueo en Chilpancingo. Ir a Acapulco por carretera es un acto de fe muchas veces condenado al fracaso. El pasatiempo más común entre los líderes políticos de un Guerrero sin ley es bloquear la Autopista del Sol.
24 Febrero 2017 04:00:00
Nuestros inmigrantes
Conocí a Bruno Güezou Rousseau en 1978 en San Miguel de Allende. Era un joven rubio francés que estaba tocando una flauta barroca en un jardín. Me detuve a escucharlo y empecé a conversar con él. Me pareció fascinante. Era un hombre de cultura profunda y sensibilidad que había llegado a nuestro país casi por azar. Poco después me visitó en la Ciudad de México. Le di alojamiento unos días, tras lo cual decidió quedarse a vivir en una tierra de la que se había enamorado.

Son muchos los extranjeros que se enamoran de México. Bruno empezó a trabajar sin documentos en una amplia serie de actividades. En 1985 vivía temporalmente conmigo y mi esposa en la colonia Condesa cuando tuvo lugar el sismo del 19 de septiembre. Desde la mañana de ese día y durante semanas se dedicó en cuerpo y alma, de 12 a 14 horas diarias, a trabajar en brigadas de rescate y ayuda. No recibió ningún pago, pero sí el agradecimiento permanente de cientos de damnificados.

Bruno tuvo suerte. Consiguió un empleo formal y la empresa aceptó tramitarle la muy codiciada FM3, un documento que permite vivir y trabajar en México como no inmigrante y cuya obtención requiere de la devoción de un santo. Durante años trabajó para ese patrón, aun cuando tenía que pasar la pesadilla de renovar el FM3 todos los años. Parecía destinado a quedarse a vivir en el país que tanto amaba.

Un día, sin embargo, la empresa hizo un recorte, como muchos. Para él, sin embargo, las consecuencias fueron dramáticas. El Instituto Nacional de Migración lo expulsó del país por el delito de haber perdido el empleo. Había vivido en México más de 20 años.

Hoy nos quejamos de las medidas de Donald Trump contra los inmigrantes en Estados Unidos, pero el sistema migratorio mexicano es muchas veces peor.

¿Nos quejamos de que en Estados Unidos es muy difícil obtener documentos de trabajo? En México es casi imposible, a menos de que uno tenga mucho dinero para repartir. ¿Cuestionamos que en la Unión Americana se expulse a personas que llevan años viviendo en el país? En México se hace exactamente lo mismo.

¿Nos preocupa que los agentes migratorios de Estados Unidos tengan facultades discrecionales que utilizan para abusar de los inmigrantes? Lo mismo ocurre en nuestro país. ¿Nos inquieta que no se respeten los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos? Ese maltrato no es ni una pálida sombra del que sufren los extranjeros en México. Por lo menos en Estados Unidos no tienen un Artículo 33 Constitucional que permite la expulsión de extranjeros por virtualmente cualquier motivo.

Las reformas de 2011 repararon algunos de los daños de nuestra legislación migratoria. Antes, por ejemplo, la Ley General de Población de 1974 consideraba la inmigración ilegal como un delito que podía castigarse con 10 años de cárcel en caso de reincidencia. Hoy la ley reconoce derechos a los migrantes, incluso derecho de audiencia a los expulsados por el Artículo 33, pero la legislación sigue siendo muy restrictiva. Por esta razón sólo 0.9% de los residentes en el país nació en el extranjero contra 13.1% en Estados Unidos o 20.6% en Canadá.

Los políticos mexicanos no pueden cuestionar las acciones de Estados Unidos contra los inmigrantes cuando nosotros somos peores. Si queremos decirle a Trump que la inmigración es buena, nosotros mismos debemos escucharnos. Quizá un cambio de rumbo no ayude ya a Bruno, que tanto amó nuestro país. Para muchos más, sin embargo, todavía hay oportunidad.

BIPOLAR

Trump despotrica contra el TLCAN, Steve Mnuchin, secretario del Tesoro, dice no habrá cambios en el corto plazo. Trump afirma que habrá deportaciones masivas, John Kelly, de seguridad interna, dice que no. ¿Son bipolares o están negociando con las tácticas de The Art of the Deal.
23 Febrero 2017 04:00:00
Votar con los pies
Se llamaba Guadalupe Olivas Valencia. Su nombre estaba escrito en la bolsa de plástico transparente, con una muda de ropa y un poco de comida, que la Migra entrega a quienes deporta. Guadalupe era originario de Sinaloa y tenía 44 años. Era su tercera deportación. Al salir de Estados Unidos y entrar a Tijuana gritó que no quería regresar a México. Se arrojó del puente del Chaparral y falleció poco después.

El Gobierno de Donald Trump está lanzando una campaña contra los inmigrantes indocumentados y particularmente los mexicanos. El mismo 21 de febrero en que Guadalupe se suicidó, el Departamento de Seguridad Interna dio a conocer nuevas reglas.

El Gobierno estadunidense va a dar mayor difusión a los crímenes de los indocumentados. Eliminará para ellos la protección a la privacidad que otorgan las leyes del país. Usará a policías locales para detectar y detener a ilegales. Construirá nuevos centros de detención. Impedirá el ingreso de solicitantes de asilo. Acelerará las deportaciones. Expulsará a los indocumentados al país por el cual hayan llegado, o sea a México, aunque se trate de centroamericanos. Construirá un muro en la frontera.

Preocupan muchas medidas de la lista, entre ellas el esfuerzo abierto por presentar a los inmigrantes como criminales. Para eso se dará una difusión especial a los delitos que cometan, a pesar de que las estadísticas sugieren que incurren en menos crímenes que los nacidos en el país. También se considerarán como conductas criminales faltas que antes eran simplemente administrativas, por ejemplo, el uso de documentos falsos para obtener un empleo.

El Gobierno de Trump no está modificando las leyes para no tener que pasar por el Congreso. Simplemente está endureciendo las reglas de aplicación. Tendrá que acudir a los legisladores, sin embargo, para obtener recursos que le permitan contratar a 15 mil agentes migratorios adicionales y construir un muro fronterizo cuyo costo se estima en 21 mil millones de dólares.

Trump está lanzando una abierta cacería de indocumentados y el ejemplo del jefe ha hecho que algunos subordinados cambien su actitud hacia los extranjeros, legales o ilegales. Estamos viendo interrogatorios más prolongados en fronteras y aeropuertos, así como la detención e interrogación de personas por el hecho de ser morenos.

No todas las medidas son nuevas. Los agentes migratorios, por ejemplo, siempre han tenido la facultad discrecional de impedir la entrada o de deportar a cualquier migrante. Ahora esta posibilidad se refuerza.

A pesar de la persecución, muchos mexicanos quieren ir a Estados Unidos o, ya estando ahí, buscan permanecer. El caso de Guadalupe, el hombre que se suicidó este martes en el puente del Chaparral, es sintomático. Millones de mexicanos han votado con los pies para ir a trabajar a un país donde han encontrado oportunidades que México les ha negado.

Trump es ciego ante los beneficios que los inmigrantes han aportado a la sociedad estadunidense, pero los políticos mexicanos han minimizado el gran fracaso económico de nuestro país que ha impulsado a millones de mexicanos a arriesgar la vida y la tranquilidad para migrar. Nuestros políticos deberían preocuparse menos por las malas decisiones de Trump y prestar atención a las políticas económicas que permitieron construir esa prosperidad estadunidense que tantos mexicanos han ido a buscar.

Crecimiento

La economía mexicana creció 2.3% en 2016, contra 2.6% en 2015. Las actividades primarias aumentaron 4.1%. Las secundarias se quedaron estancadas por la caída del petróleo y la minería, pero se recuperaron la construcción y las manufacturas. Los servicios subieron 3.4%. No es una crisis, pero tampoco el 6% prometido.
21 Febrero 2017 04:00:00
AMLO y refinerías
Es uno de esos problemas que se prestan a soluciones fáciles. Los precios de la gasolina han subido y estamos importando el 60% del producto. ¿Solución? Para un político es muy sencillo: construir una nueva refinería.

“Todo el petróleo que se extraiga de Tabasco, esos 330 mil barriles, van a procesarse en una nueva refinería que vamos a construir en Dos Bocas, para producir en Tabasco las gasolinas”, dijo en Tabasco Andrés Manuel López Obrador. “Vamos a producir en nuestro estado las gasolinas y vamos a bajar los precios de los combustibles”.

Lo que más preocupa no es que la construcción de refinerías pueda ser la decisión equivocada para un problema mal diagnosticado, sino que López Obrador está cayendo en el peor de los pecados de los políticos populistas: tomar decisiones económicas o empresariales sin considerar la opinión de los especialistas.

Quienes trabajan en la industria petrolera señalan que la refinación es un negocio de margen escaso que contrasta con el petróleo crudo. Según un ejecutivo de Pemex, la refinación representa en general menos del 4% del precio final de la gasolina, mientras que el costo del crudo rebasa el 50 por ciento.

Los costos de producción de petróleo de Pemex son inferiores a los 10 dólares por barril. El precio de venta superaba la semana pasada los 45 dólares. Es un gran negocio. El negocio de refinación en Norteamérica, sin embargo, ha estado sometido a una muy intensa competencia. Los márgenes han sido pequeños o inexistentes, pero con grandes fluctuaciones. Por eso no se ha construido ninguna refinería importante en la región en los últimos 40 años. Cuando Felipe Calderón anunció que se construiría una nueva refinería en Tula, reconoció que no sería rentable, pero afirmó que era una medida política para reducir la dependencia de México de las importaciones estadunidenses.

Hoy Andrés Manuel dice que construirá una refinería en Tabasco. En el pasado había prometido cinco en el país. El político no ha mostrado ningún estudio que demuestre que los especialistas están equivocados y que ha llegado el momento de construir nuevas refinerías. Simplemente está anunciando una decisión política. Mucho daño han hecho estas decisiones en el pasado. Deberían ser los especialistas en Pemex y las empresas privadas quienes decidan si se debe invertir en nuevas refinerías. Los políticos deben ser humildes y escuchar en lugar de imponer posiciones dogmáticas.

La producción de petrolíferos ha venido cayendo en México desde hace años. La de gasolinas descendió 14.7% en 2016 (Reforma). Esto es en buena medida producto de la falta de inversión en las refinerías ya existentes y también de un problema serio de falta de insumos y en particular de hidrógeno. La solución no radica en construir nuevas refinerías, sino en realizar un mejor mantenimiento de las existentes, en aumentar la eficiencia y en obtener fuentes adicionales de hidrógeno y otros insumos.

Los populistas pretenden saberlo todo. Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Néstor Kirchner y Cristina Kirchner causaron enormes daños a la producción en Venezuela y Argentina al imponer decisiones que no tomaban en cuenta ni a los mercados ni a las empresas. Donald Trump está haciendo lo mismo en Estados Unidos. Esperemos que si López Obrador llega a la Presidencia no quiera también tomar decisiones empresariales sin tomar en cuenta a quienes realmente conocen esa actividad.

PROYECTOS DETENIDOS

Cincuenta y cuatro proyectos energéticos –ductos, hidroeléctricas, eólicas y fotovoltaicas– están detenidos en distintos lugares del país por grupos políticos y sociales (El Economista). Queremos desarrollo económico y soberanía energética, pero sin inversión.
17 Febrero 2017 04:00:00
Brindis de tequila
Otros productores de tequila y las cerveceras más importantes de México han aceptado ser adquiridos por grandes consorcios internacionales. Es casi una necesidad en el mercado global. José Cuervo ha optado, en cambio, por mantenerse como empresa mexicana y para eso ha lanzado una oferta de acciones cuyo éxito contrasta con el pesimismo que agobia al país.

La oferta pública inicial tuvo lugar el 8 de febrero en la Bolsa Mexicana de Valores. Ante la fuerte demanda, las acciones se vendieron al precio máximo de 34 pesos por acción y continuaron subiendo después. El 31.4% se colocó en México y el 68.6% en el extranjero. Las amenazas de Donald Trump no fueron factor. La colocación representa 15% de las acciones de Cuervo y levantó 18 mil 635 millones de pesos, poco más de 900 millones de dólares.

Cuervo, encabezada por Juan Domingo Beckmann con apoyo de su padre Juan Francisco Beckmann Vidal, quiere usar estos recursos para adquirir marcas y fortalecer su presencia internacional. El tequila sigue siendo el producto más importante de la empresa, pero representa ya sólo 58% de sus ventas. Cuervo es dueño de la Old Bushmills Distillery de Irlanda del Norte, la destilería más antigua del mundo, y tiene una planta de vodka en San Francisco. Sus tequilas van de Cuervo Especial, de gran éxito en Estados Unidos, hasta líneas de lujo como Maestro Tequilero y Reserva de la Familia. La empresa vende 80% de sus productos en el extranjero, pero 60% de su producción está en México con costos en pesos.

No es fácil participar en el negocio legal de las bebidas alcohólicas en nuestro país. El Gobierno impone un punitivo gravamen de 53% al tequila y a otras bebidas alcohólicas, al cual se le piramida (se cobra impuesto sobre impuesto) un IVA de 16%, por lo que la carga fiscal se eleva a un extraordinario 77.48 por ciento. Por eso un tequila es más barato en Texas que en Jalisco.

La excesiva carga fiscal ha provocado que el 42% de los destilados en México se vendan en el mercado informal de contrabando y bebidas adulteradas. El Gobierno ganaría más dinero, dejaría de castigar injustamente a la industria formal y no pondría en peligro la salud de los consumidores si cobrara un impuesto razonable. Pero nuestros políticos no se interesan en la razón.

A pesar de los gobiernos, Cuervo ha sabido sobrevivir y prosperar en México. José Antonio de Cuervo y Valdés adquirió las primeras tierras en Tequila en 1758, José Prudencio de Cuervo empezó la producción poco después y José María Guadalupe de Cuervo obtuvo en 1795 la primera real cédula para vender el “vino mezcal” fuera de Tequila. La empresa es hoy líder mundial en tequila, con 29.7% del mercado global, en un momento en que el producto está creciendo vigorosamente (por ejemplo, 5.3% anual en Estados Unidos).

Cuervo genera casi 6 mil empleos directos, 90% en México. El 58% labora en el campo y el 8% es personal sindicalizado de las plantas de producción.

La apuesta de Cuervo es arriesgada. Siempre es más fácil vender a una multinacional que construir una red global de distribución competitiva. El éxito de la oferta inicial revela que hay apetito para invertir en una buena empresa mexicana. Si sólo el Gobierno dejara de ponerle piedras en el camino, el crecimiento y la creación de empleos formales serían significativamente mayores.

IRREGULARIDADES

Una vez más la Auditoría Superior de la Federación ha ofrecido una larga lista de irregularidades en el gasto público de 2015. Esperemos que el nuevo Sistema Nacional Anticorrupción con su fiscal eviten que estas irregularidades se sigan quedando sin sanciones.
16 Febrero 2017 04:06:00
Un marco de ley
Hoy más que nunca es importante definir las reglas de participación de las fuerzas armadas en la guerra contra las drogas. Así lo subraya la controversia sobre la acción de la Marina en un operativo en Nayarit el 9 de febrero en el que fueron muertas 12 personas, entre ellas Francisco Patrón Sánchez, “El H2”, presunto capo de la banda de los Beltrán Leyva.

Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de Morena, ha afirmado que “los de la Marina, desde un helicóptero, masacraron a seres humanos” y ha añadido, aunque sin señalar fuentes, que las víctimas fueron menores de edad. El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ha respondido que no se debe “lucrar” con las acciones contra la delincuencia. El almirante Vidal Francisco Soberón, secretario de Marina, ha negado un uso excesivo de la fuerza y ha señalado que los marinos fueron agredidos a balazos desde una azotea durante un operativo, por lo que pidieron apoyo de un helicóptero. López Obrador ha exigido que se den a conocer las identidades y las edades de los fallecidos en el operativo. La Comisión Nacional de Derechos Humanos ha dicho que investigará lo sucedido, aunque no haya hasta el momento denuncia de parte.

Los ciudadanos comunes y corrientes no tenemos forma de saber qué ocurrió realmente en Nayarit. La experiencia nos dice, sí, que muchos enfrentamientos entre fuerzas armadas y grupos de delincuentes producen abusos y que los operativos militares tienen una letalidad excepcional en nuestro país. Sin embargo, quienes cuestionan a las Fuerzas Armadas no saben lo que es estar bajo fuego. No sé si los fallecidos del 9 de febrero hayan sido menores de edad, pero no es fácil para un militar, o un policía, pedir la credencial de elector de una persona en medio de una balacera.

El debate subraya la importancia de la posición del secretario de la Defensa, el general Salvador Cienfuegos, que ha pedido al Congreso “un marco jurídico adecuado” que defina “qué podemos hacer y que no podemos hacer”. Los comandantes de las Fuerzas Armadas cumplen órdenes, pero no están contentos con desempeñar un papel de policías en la guerra contra las drogas. No es su función. Una cosa es velar por la seguridad nacional y otra mantener la seguridad pública.

Si realmente atendiéramos lo que dice la Constitución, las Fuerzas Armadas no estarían haciendo labor de Policía. El artículo 129 establece con claridad: “En tiempo de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar”. El Gobierno, sin embargo, le ha dado la vuelta a esta prohibición con ayuda de la Suprema Corte.

Poco importa si quienes arriesgan la vida para combatir al narcotráfico son soldados o policías. Los riesgos son los mismos y el esfuerzo está condenado al fracaso. Los éxitos nunca son permanentes, sino que promueven nuevos liderazgos y organizaciones criminales. La banda de Los Beltrán Leyva fue supuestamente aniquilada por el gobierno de Felipe Calderón, pero hoy nos dicen que “El H2” era cabeza de esa misma organización.

Tiene razón el general Cienfuegos. Se necesita un marco jurídico adecuado para la guerra contra el narco que evite que se siga arrastrando a las Fuerzas Armadas a un callejón sin salida. Lo mismo habría que hacer si la Policía vuelve a hacer el trabajo de Policía. A nadie se le debe obligar a arriesgar la vida enfrentando a criminales si no sabe qué puede y qué no puede hacer.

EL REY KIM

Todo indica que el líder de Corea del norte, Kim Jong Un, mandó matar a su hermanastro, Kim Jong Nam, en una historia de horror que recuerda los dramas de Shakespeare. Un país comunista ha asumido las formas de acceso al poder de las viejas monarquías absolutas.
14 Febrero 2017 04:00:00
Nupcias y divorcios
Los mexicanos nos divorciamos cada vez más. En 1993 México registraba 4.9 divorcios por cada 100 matrimonios. Para 2015 se alcanzó un máximo histórico de 22.1 (INEGI).

Muchos mexicanos siguen contrayendo nupcias, pero la cifra está cayendo. De 585 mil 404 matrimonios en 2012 hemos pasado a 558 mil 18 en 2015. En cambio, los divorcios han aumentado: de 99 mil 509 en 2012 a 123 mil 883 en 2015.

¿Por qué nos divorciamos más? El fenómeno creció en el mundo en el siglo 20, aunque a últimas fechas se ha estabilizado. Hasta los años 50 los divorcios eran todavía una excepción en México y otros lugares del mundo. Muchos países católicos simplemente los prohibían.

México fue pionero en el divorcio entre países católicos. Venustiano Carranza lo legalizó en 1914. En Italia se permitió por primera vez en 1970, aunque en un principio sólo después de una separación conyugal de cinco años. En España, con excepción de un breve periodo en la República de los 30, permaneció prohibido hasta 1981. En Chile no se legalizó hasta 2004.

El divorcio en México era tan fácil en las décadas de 1950 y 1960 que muchos estadunidenses cruzaban la frontera para obtener un divorcio exprés en Ciudad Juárez o Tijuana. Los mexicanos, sin embargo, no se divorciaban con tanta facilidad. Las estructuras familiares eran más sólidas, pero además una mujer tenía enormes dificultades para sostenerse sin el apoyo de un hombre. Las cosas han cambiado gradualmente. Las mujeres mexicanas ya no están tan dispuestas a permanecer en un matrimonio intolerable sólo por los niños o por el temor de quedarse desprotegidas.

Si bien las tasas de divorcio aumentaron gradualmente en el mundo en siglo 20, se registraron grandes saltos en la Gran Depresión y durante y después de la Segunda Guerra Mundial. En los Estados Unidos el número se estabilizó en los años 80 y empezó a caer en los 90, pero en buena medida por una baja en los matrimonios. (
http://www.randalolson.com/2015/06/15/144-years-of-marriage-and-divorce-in-1-chart/). México ha seguido esta tendencia de manera un tanto retrasada.

Las familias ya no son tan estables como lo fueron durante siglos o milenios. Hay quienes lo lamentan y sin duda hay razones para ello. La familia tradicional ha sido siempre un pilar de estabilidad, pero el aumento en los divorcios tiene una parte positiva. Muchas familias en el pasado se mantenían unidas no por amor o por respeto, sino por un ejercicio de autoridad del esposo. Las mujeres no podían escapar de una relación autoritaria o abusiva porque dependían económicamente del hombre o porque temían sufrir agresiones físicas. En muchos casos no eran más que propiedades del hombre.

Hoy es creciente el número de parejas que en vez de casarse deciden vivir en unión libre. No es ya inusitado que estas parejas tengan hijos y se comporten como cualquier familia. Tradicionalmente se optaba por esta relación cuando una de las partes tenía otro matrimonio, pero en muchos casos se trata ahora de decisiones personales o de pareja con las que se busca mantener una mayor libertad personal. En los últimos años, sin embargo, se han establecido reglas para las uniones libres, que son muy similares a las que se aplican en los matrimonios.

Hoy celebramos el amor y está bien que lo hagamos. Pero el amor debe expresarse en libertad. El divorcio puede ser tan importante para lograr relaciones amorosas satisfactorias como el matrimonio.

Menos descubrimientos

Los hallazgos de nuevos yacimientos de petróleo y gas han caído al punto más bajo de los últimos 60 años. En 2016 se hicieron 174 descubrimientos, comparados con 400 a 500 hasta 2013, según un estudio de IHS Markit citado por el Financial Times. Habrá escasez de petróleo en unos años.
10 Febrero 2017 04:00:00
Reforma fiscal
Una parte del programa de Donald Trump podría tener tanto éxito que borraría muchos de los problemas de su Gobierno y quizá garantizaría su reelección. Es la propuesta para una reforma fiscal de fondo.

Estados Unidos tiene, como México, un pésimo sistema fiscal. El impuesto a las empresas es, nominalmente, uno de los más altos del mundo y además se aplica a los ingresos globales, pero tiene tal cantidad de deducciones, excepciones y recovecos que ha permitido que alguien como Trump no pague impuestos por años o décadas.

La tasa máxima del impuesto federal sobre la renta para empresas en Estados Unidos es de 35%, pero la mayoría de los estados cobra también un gravamen que puede alcanzar hasta 9.99%. Cuando se suma todo, según la consultora KPMG, la tasa promedio es de 40 por ciento.

Es una cifra muy alta. Japón cobra 30.86%, México 30, Alemania 29.7, España y China 25, Corea del sur 24.2, Suecia 22, el Reino Unido 20, Suiza 17.92, Irlanda y Liechtenstein 12.5. Incluso Francia registra una tasa corporativa de 33.33% (KPMG).

Como Estados Unidos cobra impuesto a los ingresos globales, una compañía, después de pagar 20% en, digamos, el Reino Unido, tendría que cubrir un 20% adicional, pero sólo al repatriar sus utilidades.

No hay que ser muy brillantes para entender que las empresas estadunidenses tienen un enorme incentivo para no repatriar capitales. Por eso en septiembre de 2016 las corporaciones de ese país tenían 2.5 billones (en español, millones de millones) de dólares acumulados en el extranjero, lo cual representa un 14% del Producto Interno Bruto estadunidense (Capital Economics, CNBC). Para propósitos de comparación, todo el PIB mexicano en 2015 fue de sólo 1.1 billones de dólares (worldbank.org).

Las empresas no repatrían el dinero por el costo fiscal. Mientras lo mantienen en el exterior es parte de su activo y lo pueden usar como colateral para créditos. Si lo ingresaran a Estado Unidos, generaría una pérdida contable castigada por los mercados. No se trataría siquiera de una repatriación, ya que es dinero ganado en el extranjero.

Una reducción del impuesto a niveles más competitivos, por ejemplo, al 22% de Suecia, generaría un enorme incentivo para invertir en el mercado más grande del mundo, Estados Unidos. Trump propone recortarlo a 15%, “lo que llevaría nuestra tasa de una de las peores a una de las mejores”.

Trump afirma que su propuesta es fiscalmente neutra, o sea, que no generaría por sí sola más o menos ingreso gubernamental. Los analistas del Tax Policy Center afirman que provocaría un enorme déficit de presupuesto, pero si la reducción de la tasa máxima se acompaña de la eliminación de tratos preferenciales y deducciones indebidas el resultado sí podría ser neutro. La OCDE calcula que las empresas estadunidenses pagan realmente un impuesto promedio de 13.5% después de todas las deducciones y excepciones. El sistema de Trump evitaría que empresarios abusivos como Trump no pagaran impuestos.

La razón por la cual las bolsas de Estados Unidos han subido desde la elección de Trump, pese a las peligrosas locuras del Presidente, es esta propuesta fiscal. Si realmente se aplica, y se aplica bien, generaría una avalancha de inversiones que convertiría a Trump en un héroe para millones de estadunidenses, sin importar todos sus abusos.

En México

Si queremos un México más fuerte, deberíamos también reducir el impuesto a las empresas. A nuestra tasa de 30% hay que sumar un reparto de utilidades de 10%. Alemania, Canadá, Dinamarca y Suecia han bajado su impuesto corporativo en los últimos años con buenos resultados.
09 Febrero 2017 04:00:00
Marchar sin lealtad
“Enrique, entiende, somos patriotas, no alcahuetes”, fue el comentario contundente de un lector de uno de mis artículos que diferenció muy bien la necesidad de estar unidos en torno a México, pero que de ninguna manera debe entenderse esto como una aprobación al presidente Peña ni a los políticos mexicanos. Frente a lo que representa un presidente norteamericano como Donald Trump, en las últimas semanas se ha generado un sentimiento nacionalista entre los mexicanos como hace mucho no se había visto.

No es para menos, calaron hondo en el ánimo de nuestro pueblo los insultos y amenazas que ha proferido Donald Trump y las repercusiones económicas y sociales que se avizoran de su Administración hacia México. Además de los agravios, por primera vez cayó a pedazos ese consuelo que teníamos los mexicanos en el sentido de que, por seguridad y conveniencia, los norteamericanos jamás nos darían la espalda ni renegarían de la vecindad desventajosa construida durante años.

Por si fuera poco, el actuar de nuestras autoridades dejó mucho qué desear porque le apostaron al escenario en el que se apaciguarían los ánimos de Trump y se podrían establecer condiciones mínimas de diálogo. Los hechos demostraron lo contrario, Donald Trump sigue empecinado en su misma actitud y planes. Todo parece indicar que nadie lo va a hacer cambiar. Los mexicanos quisimos recuperar años de dependencia, y de la noche a la mañana surgieron esfuerzos por reposicionar lo que somos y lo que hacemos.

El coraje y la indignación fueron seguidos en su gran mayoría por actitudes de nacionalismo cursi, pero también de un sentimiento de revaloración genuino que nos ha orillado a visibilizar nuestros errores y defectos, así como nuestras fortalezas. Es en este contexto en el que debe analizarse el sentimiento de relativa unidad de los mexicanos frente a las amenazas externas y ante nuestro panorama interno.

El repudio y rechazo hacia la Administración de Donald Trump de ninguna manera debe traducirse como una aprobación al presidente Peña y a la Administración federal que él encabeza. Harían mal Peña Nieto y sus asesores en creer que el pueblo mexicano ha olvidado la serie de agravios que viene arrastrando la actual Administración.

Deben entender que es obsoleto aquel paradigma de hace algunas décadas en las cuales ser patriota era sinónimo de ser priista. Adicionalmente ha quedado claro en estas semanas que el encono no es sólo hacia la figura presidencial, también lo es hacia los partidos políticos que en su momento firmaron el Pacto por México y las llamadas reformas estructurales fallidas de este sexenio. Los mexicanos cada vez tienen más presente el amasiato de los partidos políticos en nuestro país. Y tarde o temprano hallarán la forma de hacérselos saber de la manera que más les duela.

En efecto, son tiempos de dar lo mejor de nosotros para sacar a nuestro país adelante, pero se equivocan rotundamente los políticos que creen que pueden colgarse de ese despertar para aumentar su popularidad, y menos de que se les van a solapar sus fechorías. ¿Está usted de acuerdo?
07 Febrero 2017 04:00:00
Panadero y pensador
“Nunca le interesaron las cosas materiales, los reflectores o los aplausos, pero sí los grandes proyectos y un profundo deseo por hacer el bien”. Daniel Servitje

En México se suele despreciar a los empresarios. Nos han querido convencer de que su único deseo y obsesión es enriquecerse a costa de los trabajadores. Cuando algún empresario tiene éxito, siempre surgen voces que exigen que se le limite y se le castigue por el delito de prosperar.

Por eso ha sido tan importante la figura de Lorenzo Servitje. El fundador de Grupo Bimbo es querido y respetado. A su éxito como empresario se añade un esfuerzo de vida por impulsar un sentido ético en la labor empresarial. Don Lorenzo ha sido uno de los más vehementes defensores de la doctrina social cristiana.

Servitje nació el 20 de noviembre de 1918. A los 18 años, tras fallecer su padre, se hizo cargo de la panadería El Molino, que éste había creado. En diciembre de 1945 fundó Panificadora Bimbo junto con su hermano Roberto y otros socios para producir y vender “pan de caja”, entonces una novedad. Contó en un principio con 34 colaboradores. Encabezó durante años la empresa que se convertiría en Grupo Bimbo. En 1979 dejó el mando a su hermano Roberto, aunque siguió activo en el consejo. En los últimos años asesoró a su hijo, Daniel Servitje, hoy cabeza de la organización.

Grupo Bimbo es la empresa más importante no de México, sino del mundo en su sector. En 2015, último año completo reportado, registró ventas netas consolidadas por 219 mil 816 millones de pesos, con un crecimiento anual de 17.2% (pese al “impuesto a los gorditos”). Su utilidad neta mayoritaria ascendió a 5 mil 171 millones de pesos. Bimbo cuenta con 127 mil trabajadores y 163 plantas, de las cuales 37 están en México, 86 en Estados Unidos, 30 en Latinoamérica, nueve en Europa y una en Asia.

Don Lorenzo, un hombre muy austero en lo personal, mantuvo posiciones morales firmes. Siempre se sintió incómodo ante el divorcio. Se negaba a comprar publicidad en programas de televisión que no consideraba positivos para la sociedad. Retiró, junto con su hermano Roberto, la publicidad de CNI Canal 40 cuando Ciro Gómez Leyva, entonces director de noticias, presentó reportajes que señalaban que el padre Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, había abusado de jóvenes seminaristas. Apoyó la creación de A Favor de lo Mejor.

Fue mi lector, lo que agradezco. Varias veces me escribió comentarios en los que aplaudía mis opiniones económicas, pero cuestionaba las morales y religiosas. Siempre fue respetuoso.

Servitje estaba convencido de la responsabilidad moral y social del empresario. Consideraba una obligación pagar buenos sueldos y apoyar la construcción de una mejor sociedad. Estuvo a favor del aumento del salario mínimo.

Su vida es un ejemplo para un México que necesita aprender a respetar a sus empresarios. Sus errores, que todos tenemos, fueron a mi juicio humanos y de buena fe. “Aprendí, me curtí con los errores” le dijo a Sivia Cherem para el libro Al Grano.

Siempre me sorprendió que me escribiera pese a nuestras diferencias, pero don Lorenzo apreciaba la palabra como forma de entendimiento. “De él aprendí a encontrar en el diálogo la oportunidad para profundizar en la verdad y para adecuarse a los tiempos cambiantes”, escribió su hijo Daniel. Este 3 de febrero perdimos no sólo a un empresario notable, sino a un hombre con quien valía la pena discutir los temas de fondo de la sociedad.

Tecs vs Trump

Las principales empresas tecnológicas de Estados Unidos, como Apple, Google, Twitter, Facebook y Netflix, han presentado un escrito en la Corte de Apelaciones para apoyar la demanda del estado de Washington contra el veto migratorio de Trump. El 37.4% de los empleados del Valle del Silicio nacieron fuera de Estados Unidos.
02 Febrero 2017 04:00:00
Mala Constitución
Reconozco que ha habido mejoras frente al texto propuesto originalmente. La redacción aprobada por los constituyentes ya acepta, por ejemplo, “el respeto a la propiedad privada”, que antes ni siquiera reconocía. Sigue siendo, sin embargo, un texto excesivamente largo, que confunde derechos con buenas intenciones, que no establece condiciones básicas para promover una mayor prosperidad y que representa un proyecto político de un solo grupo.

La Constitución de Estados Unidos fue creada con siete artículos. Quizá por eso el país se convirtió en poco tiempo en el más próspero del planeta. La de la Ciudad de México empieza con 76, pero el número es engañoso porque está redactada con innumerables secciones y párrafos ordenados con números y letras. El proyecto original tenía 142 fojas; la versión aprobada, con los mismos 76 artículos, 220. La idea de tener una constitución sencilla que simplemente garantizara derechos individuales y reglas de gobierno ha caído por tierra.

Muchos de los problemas de la redacción original siguen ahí. Hay una enumeración de supuestos derechos que son más bien posibles objetivos de políticas públicas. Han desaparecido algunos de los más absurdos, como el de “una vida sexual plena”, que ha sido remplazado por un más razonable “derecho a la sexualidad”, “a decidir sobre la misma y con quien compartirla”; pero se mantiene una larga lista, como el derecho a la educación a todos los niveles, el derecho a la alimentación adecuada, el derecho al agua, el derecho al tiempo libre y más.

Esta Constitución es un proyecto político para una “economía distributiva”. Contrasta con las propuestas liberales que impulsan una economía más productiva que permita edificar una mayor prosperidad y reducir la pobreza. En lugar de crear una constitución neutra, que permita el funcionamiento de gobiernos de distinto signo, el grupo en el poder impone su visión.

En rechazo a la filosofía liberal, la de Benito Juárez, que sostiene que todos los ciudadanos deben ser iguales ante la ley, la nueva Constitución establece derechos especiales para personas en situación de calle, afrodescendientes o personas de identidad indígena. Es una ley racista.

En un momento en que el gobierno capitalino se queja de que la Federación le ha recortado el subsidio al agua, la nueva Constitución no promueve una mayor inversión. Todo lo contrario: establece que el servicio debe ser proporcionado por un organismo público el cual “no podrá ser privatizado”. Si ese organismo es ineficiente o corrupto, se prohíbe a la ciudad contratar una empresa más eficiente y honesta. La ideología triunfa sobre el pragmatismo.

El texto final mantiene el peor abuso del original. El Artículo 75 señala que sólo se podrán hacer enmiendas para “ampliar, proteger y garantizar los derechos de las personas, nunca en su menoscabo”. Pero ¿quién va a juzgar? La disposición quiere mantener el proyecto político del grupo en el poder, aunque otros partidos ganen las elecciones.

La Constitución no podrá tener enmiendas si éstas no son ratificadas en referéndum; pero, aunque establece figuras separadas de referéndum, plebiscito, consulta ciudadana y consulta popular, resulta que la Constitución misma no será sometida a referéndum. Quizá es lógico. Esta Constitución ni la pedimos ni la queremos los ciudadanos. Es un acto de autoritarismo de una clase en el poder que busca eternizar sus políticas.

Desnudo negocio

¿Por qué vemos a grupos que se manifiestan una y otra vez a lo largo de los años? Porque es un buen negocio. El priista Javier Duarte, por ejemplo, presuntamente entregó 40 millones de pesos (10 millones en efectivo) a los 400 Pueblos. Por supuesto que los líderes van a seguir pagando a acarreados para manifestarse. y desnudarse.
31 Enero 2017 04:00:00
Lenguaje del IFT
Está de moda el lenguaje orwelliano. En Estados Unidos Donald Trump sostiene que para mantener la libertad es necesario restringir las libertades. En México el Instituto Federal de Telecomunicaciones ofrece, “para ampliar los derechos humanos de expresión y de acceso a la información”, lineamientos que restringen la libertad de los medios. Además, para estar a tono con la campaña America First, restringe a los medios mexicanos, pero no a los extranjeros.

Con lenguaje orwelliano el IFT dice promover la “defensa de las audiencias”, pero sus lineamientos restringen la libertad de los medios y limitan así la diversidad que beneficia al público (“audiencia”, el término que usa el IFT, es un anglicismo, aunque ya lo acepte la Real Academia).

Los lineamientos del IFT obligan a las emisoras mexicanas de radio y televisión a emitir información con “veracidad y oportunidad”, pero no consideran que estos conceptos son subjetivos. Ya hemos visto en los tiempos de Trump que los “hechos” para algunos son “hechos alternativos” para otros y simples mentiras para los demás. Y oportunidad, ¿qué significa? ¿Ya no se podrá hablar sobre el pasado?

El IFT quiere que los comunicadores distingan entre “información” y “opinión” por medio de cortinillas, advertencias o pausas. Es claro que los comisionados nunca han estado en una cabina de transmisión, donde hay que tomar decisiones sobre la información y sus consecuencias de manera inmediata y constante. La objetividad absoluta no existe, por supuesto; pero, aunque existiera, en un régimen de libertades no se debe restringir la manera en que se presenta la información. En países más libres, emisoras como CNN y Fox News presentan la información según su óptica ideológica y lo mismo hacen diarios como el New York Times y el Wall Street Journal. Este fin de semana el USA Today presentó una bandera mexicana en su cabezal: ¿lo habría censurado el IFT? Debe ser el público, y no un censor, el que decida qué quiere ver, escuchar o leer.

Otro tema es la publicidad. Aclaro interés: soy colaborador de programas de televisión y radio. No recibo ni comisiones ni porcentajes por las ventas, pero considero importante preservar una actividad que en los últimos tiempos ha sido muy golpeada y ha perdido muchos puestos de trabajo. Cada vez tenemos más burócratas en el IFT y menos periodistas. Pues bien, los nuevos lineamientos prohíben los infomerciales o la publicidad integrada, lo cual se suma a limitaciones anteriores que han tenido ya un impacto negativo en los ingresos de los medios mexicanos en un momento en que el internet y las redes sociales, que no sufren estas restricciones, atraen un creciente gasto de publicidad.

Los lineamientos establecen un “defensor de audiencias” y un “código de ética”, pero el defensor tendrá que ser registrado ante el IFT y el organismo autorizará los códigos. Los lineamientos promueven también que cualquiera pueda denunciar a los comunicadores, lo cual promoverá que los grupos políticos organizados hostiguen a los periodistas incómodos.

Las sanciones son absurdamente altas: hasta 3% de los ingresos (no las utilidades) de las emisoras o 6% en reincidencia. El IFT tiene ya un arma para poner de rodillas a las emisoras indeseadas, las cuales no tendrán derecho a suspensiones de los tribunales.

Estas restrictivas reglas se aplicarán a programas que se emitan desde México. Los que se originen en Estados Unidos, u otros países, estarán exentos. Quizá la regla la redactó Trump.

DOS VISIONES

Los medios estadunidenses dieron el triunfo a Peña Nieto en su confrontación con Trump sobre la reunión en la Casa Blanca, pero en México se dijo que Trump había madrugado a Peña. ¿Cuál fue la nota veraz? Sólo el IFT puede decirnos.
27 Enero 2017 04:00:00
El muro de Trump
Cobrar un arancel a las exportaciones de un solo país, para castigarlo o para financiar una obra de infraestructura indeseada, es ilegal. Lo prohíben las reglas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y de la Organización Mundial de Comercio. Pero Donald Trump no se ha preocupado nunca por obedecer las reglas o las leyes. Impone su voluntad porque siente que es el más fuerte. Hoy, que es el Presidente de la nación más poderosa del mundo, se ha convertido en un peligro no sólo para su vecino sino para el planeta entero.

Preocupa la velocidad con la que se están desarrollando los acontecimientos. Hemos pasado de la inauguración, con un discurso populista para poner a “Estados Unidos primero”, al vértigo de un Presidente enloquecido que busca cambiar el país y el modelo económico con una serie diaria de decretos presidenciales –para no pasar por el Congreso– y de anuncios y amenazas por Twitter. Es difícil pensar que sólo han transcurrido siete días desde la inauguración. Si hubo un momento en que una Presidencia de Trump parecía un chiste, hoy se está convirtiendo en una película de terror. Es difícil imaginar lo que puede ocurrir en cuatro años de este gobierno.

El trato a México es una señal a otros países del mundo. Hasta ayer por la mañana yo mantenía la posición de que el presidente Enrique Peña Nieto debía hacer el intento de negociar y viajar a Washington el martes 31 de enero para la prevista reunión en la Casa Blanca. Trump lo hizo imposible, sin embargo, con su tuit de ayer por la mañana en que decía: “Si México no está dispuesto a pagar por el muro que tanto se necesita, entonces sería mejor cancelar la próxima reunión”. Ante esta nueva provocación, el presidente Peña Nieto no tenía más opción que cancelar el viaje.

La cancelación, sin embargo, dio pie a una nueva provocación. La gran inquietud de Trump hasta este momento no es cómo construir el muro, sino cómo obligar a México a pagar por él. Una posible fórmula la reveló ayer el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer: “El plan que está tomando forma en este momento es usar una reforma fiscal integral como medio para gravar las importaciones de los países con los que tenemos un déficit comercial, como México”. Según Spicer, un “impuesto de ajuste fronterizo”, o BAT, se usa en 160 países del mundo, incluido México.

Esta última afirmación, sin embargo, es uno más de esos “hechos alternos” a los que recurre el Gobierno de Trump para construir su propia realidad. No existen esos impuestos de ajuste fronterizo. De hecho, los países miembros de la OMC no pueden aplicar aranceles para castigar a un país sólo porque tiene un superávit comercial.

Ajustarse a las reglas internacionales, sin embargo, no ha sido una gran preocupación de un Presidente que tampoco cree en las pruebas de la ciencia en temas como el calentamiento global. Seguramente tomará cualquier decisión para crear un nuevo impuesto sobre las importaciones, las visas o las remesas para pagar por el muro sin importar que sea ilegal. Trump parece decidido a llevar hasta sus últimas consecuencias el inaceptable concepto de la excepcionalidad de Estados Unidos y los estadunidenses en el derecho internacional.

En realidad, lo que quiere Trump es regresar a la ley del más fuerte; y como Estados Unidos es el país más fuerte del mundo en lo económico y en lo militar, tiene derecho a hacer lo que quiera, sin importar los deseos o derechos de los demás países.

QUE SE CALLEN

Los “medios” de comunicación son “el partido de oposición”, “deben estar avergonzados y humillados y mantener la boca cerrada y simplemente escuchar por un rato”. No, la declaración no es de un dictador latinoamericano, sino de Stephen Bannon, estratega de la Casa Blanca.

Ático:

Las leyes no le interesan a Trump. Para él, al ser Estados Unidos la nación más poderosa, puede hacer su voluntad.
26 Enero 2017 04:00:00
El muro de Trump
Donald Trump decidió recibir a los enviados mexicanos, a los secretarios de Relaciones Exteriores y Economía, Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo, con el anuncio formal de la construcción del muro fronterizo. En su forma característica de empezar una negociación, la que detalla en el libro The Art of the Deal, Trump primero pega y después negocia. Hay que amedrentar a la contraparte desde un principio para debilitar su posición negociadora.

México está amparado por el derecho internacional cuando sostiene que Estados Unidos tiene derecho a construir un muro dentro de su territorio, “aunque no nos guste”, pero no a obligar a México a pagar por él. A Trump, sin embargo, le tiene sin cuidado. Ayer, en una entrevista con David Muir de ABC News, reiteró no sólo que va a construir su muro en unos meses, sino que México, por supuesto, lo pagará. ¿Cómo? “En última instancia dependerá de lo que está ocurriendo en México. De alguna forma México nos reembolsará. Esto es lo que he venido diciendo. Sólo te digo que habrá un pago. Será de una forma, quizá una forma complicada”.

Cuando Muir replicó que el presidente Enrique Peña Nieto ha dicho que México no pagará el muro, “porque atenta contra la dignidad del país”, la respuesta de Trump fue: “Tiene que decirlo. Tiene que decir eso”.

El muro será caro, sin duda. Seth Stodder, subsecretario de Seguridad Nacional con Barack Obama, afirma que el costo puede ascender a 14 mil millones de dólares (político.com). Michael McCaul, presidente del comité de Seguridad Interna de la Cámara de Representantes, calcula entre 10 mil y 20 mil millones de dólares (Financial Times).

El proyecto no servirá para reducir la migración de mexicanos a Estados Unidos: el flujo neto de nuestros connacionales a la Unión Americana se ha vuelto negativo en los últimos años. Sin embargo, sí puede atrapar en territorio mexicano a decenas o cientos de miles de migrantes centroamericanos que atraviesan el país en su camino a la frontera con Estados Unidos.

En términos estrictos, el muro no será un parteaguas en la historia de México. En la frontera de 3 mil 185 kilómetros ya hay muros, vallas y cercas que se extienden a lo largo de más de mil kilómetros. El río Bravo delimita la frontera en otros mil kilómetros y no es fácil construir un muro sobre un río. Es verdad que quedan unos mil kilómetros sin una barrera física de fabricación humana, pero son en buena medida desiertos inhóspitos que muy pocos logran atravesar. No hay justificación costo-beneficio para la construcción de un muro en esos parajes.

El muro, sin embargo, es un símbolo poderoso. Lo usó Trump como su promesa fundamental de campaña para conseguir los votos de un electorado decepcionado de los políticos tradicionales, tanto demócratas como republicanos, pero que encontró en Trump una voz que entendía sus sentimientos y sus temores ante una invasión de mexicanos. El nuevo Presidente sabe que no tiene derecho a obligar a México a pagar por el muro, pero le sirve mantener la imagen de bravucón que tanto gusta a sus electores.

Para hacer el insulto más completo, Trump afirmó en la entrevista con Muir: “Lo que hago es bueno para Estados Unidos. También será bueno para México. Queremos tener un México estable y sólido”. Lo que no se entiende es cómo el nuevo Presidente puede tener un vecino estable cuando amenaza con castigar a quienes invierten en él y cuando busca obligar a ese vecino a humillarse y pagar por un muro que el vecino ni quiere ni necesita.

DOW EN 20

Mientras Trump golpea a México, el Dow Jones rompe la barrera histórica de los 20 mil puntos. Algunas de las promesas del nuevo Presidente, como la suavización de normas ambientales y la reducción de impuestos, generan entusiasmo entre empresas e inversores.
24 Enero 2017 04:00:00
Fuerzas populistas
Un populista afirma tener soluciones sencillas a problemas complejos, aunque no resuelva nada. Cuando la realidad no se ajusta a lo que pretende, crea “hechos alternativos” para usar la expresión de la asesora de la Casa Blanca, Kellyanne Conway.

En su discurso inaugural, Donald Trump describió un panorama extraordinariamente negativo de los Estados Unidos: “Madres y niños atrapados en la pobreza de los centros de nuestras ciudades; fábricas oxidadas regadas como lápidas por la geografía de nuestra nación; un sistema educativo cargado de efectivo, pero que priva a nuestros jóvenes y hermosos estudiantes del conocimiento; y el crimen y las pandillas y las drogas que han robado tantas vidas y han despojado a nuestro país de tanto potencial sin realizar. Esta carnicería estadounidense se detiene aquí y se detiene ahora”.

Según Trump, “hemos hecho ricos a otros países mientras que la riqueza, la fortaleza y la confianza de nuestro país han desaparecido del horizonte”.

Pero, ¿por qué se generó este dramático deterioro de Estados Unidos? ¿Qué fuerzas pusieron de rodillas a la mayor potencia económica y militar del mundo? Los inmigrantes y el libre comercio, dice el Presidente. Por eso “América” será grande otra vez si expulsa a los inmigrantes, impide el acceso a nuevos extranjeros y pone barreras al comercio.

Sin embargo, el diagnóstico es falso y el medicamento peor. Estados Unidos dista de ser un país destruido y empobrecido por la explotación de naciones abusivas, como México. Sigue teniendo una de las economías más ricas del planeta con un Producto Interno Bruto per cápita de 56 mil 80 dólares al año (2015, FMI), superior al de Dinamarca, Suecia, el Reino Unido, Austria, los Países Bajos, Canadá, Finlandia o Alemania. Se ha recuperado con rapidez de la crisis de 2008 y está registrando una razonable tasa de crecimiento de 1.6% al año con un desempleo de apenas 4.7%.

El país ha perdido, es cierto, empleos en manufacturas, unos 5 millones entre 2000 y 2015, al pasar de 17.3 millones a 12.3 millones, pero la razón es el desarrollo de la tecnología más que la mudanza de puestos de trabajo. Las manufacturas siguen siendo el sector con mayor producción y el más dinámico de la economía de Estados Unidos, sólo que generan más con menos personal. En 2015 el sector industrial estaba a punto de rebasar su récord histórico de producción alcanzado en 2007 antes del gran desplome económico mundial (MarketWatch).

Estados Unidos debe su prosperidad al libre comercio y a la inmigración. Si Trump logra realmente su propósito de reducir la inmigración, por ejemplo, a los niveles de Japón, sólo conseguirá tasas de crecimiento como las japonesas. Si aísla la economía nacional para volverla autosuficiente, como Corea del Norte, llevará a Estados Unidos a un empobrecimiento tan dramático como el del reino ermitaño.

Que le vaya bien

“A Estados Unidos le conviene que a México le vaya bien”, dijo ayer el presidente Enrique Peña Nieto. Es incuestionable y los presidentes de Estados Unidos en las últimas décadas lo han sabido. La gran duda es si Trump tiene la capacidad de entenderlo.
20 Enero 2017 04:00:00
Trump Presidente
Lo que parecía un chiste se convierte hoy en realidad. Donald Trump asumirá el cargo de Presidente de los Estados Unidos en una fiesta que buscará generar asombro y apoyo popular. Para los populistas el circo es una parte muy importante de la política.

En el Foro Económico Mundial, donde me encuentro, no hay apoyo para Trump o su filosofía. Davos es la patria chica de la globalización y de las buenas intenciones para mejorar el mundo. Trump es enemigo jurado de las dos.

¿Qué significará realmente la Presidencia de Trump? Nadie lo sabe en este momento. El nuevo Presidente no tiene un historial político que revele hasta dónde puede o quiere llegar.

La construcción de un muro generará actividad económica y beneficiará a las constructoras, pero no afectará mucho la migración. El número de mexicanos que regresa a nuestro país es en este momento mayor que el de quienes emigran a la Unión Americana. El muro podría incluso aumentar la población mexicana en Estados Unidos al elevar el riesgo de salir sin la certeza de regresar. Lo más ridículo es que será imposible construir ese muro sin mano de obra mexicana.

El Gobierno estadunidense tiene derecho a construir un muro dentro de su territorio, pero México no tiene por qué pagar por él. Aun así, Trump ha insistido en que obligará a México a cubrir el costo. ¿Cuál sería la justificación legal? ¿Que Estados Unidos es un país más fuerte? Difícilmente suena como un argumento que se pueda sostener ante un tribunal. Cualquier acción para forzar a México a cubrir el costo violaría el derecho internacional. No le importará mucho a Trump, pero eliminaría cualquier pretensión de que Estados Unidos respeta las reglas del mundo civilizado.

Repudiar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte quizá sirva para castigar a México por haber osado tener un superávit comercial con Estados Unidos, pero provocará también pérdidas importantes a los estadunidenses. Muchas empresas se verán obligadas a reestructurar sus cadenas de producción y los precios de sus productos subirán, lo cual afectará a los consumidores. Se perderán también miles de empleos en la Unión Americana.

Cobrar un impuesto de 35% a las exportaciones mexicanas violaría también las reglas internacionales. Aun si Trump repudia el TLCAN, a lo que tendría derecho con una notificación de seis meses, Estados Unidos tendría que cobrar a México sus aranceles generales. El impuesto promedio a la importación de Estados Unidos es de 1.6%, pero incluso el del mundo ha bajado a 2.88% (World Bank). Cobrar 35% a México sería ilegal y simplemente haría que productos de otros países reemplazaran a los mexicanos. Cobrar 35% a todos los países, por otra parte, empezaría una guerra comercial y podría hundir al mundo en una gran depresión, como ocurrió con la Ley Smoot-Hawley de 1930.

La táctica de Trump es, por supuesto, la de un bully. Su primera acción es amenazar sin importar lo absurdo de sus exigencias. Después se sienta a negociar y lo que obtenga lo presenta como una gran victoria. La estrategia está documentada en su libro The Art of the Deal y ya a ha usado contra varias empresas.

¿Qué tan dañina será la Presidencia de Trump? No lo sabremos hasta ver qué tantas amenazas se convierten en acciones concretas. Trump ya ha afectado a México por la depreciación del peso y el alza en las tasas de interés, pero el daño podría ser mucho mayor.

Participa

¿A quién culpar por los abusos de los políticos? Al pueblo mismo, dice en Davos el chileno Nicolás Shea, fundador del partido Somos. Mientras la mayoría de la gente se niegue a participar en la política y los partidos, los políticos seguirán haciendo lo que quieran. “¡Participa o cállate!”.
19 Enero 2017 04:00:00
Problemas circulares
Latinoamérica “navegó muy bien la crisis, pero está teniendo un pésimo desempeño en la recuperación”. Las palabras de Ángel Gurría, el mexicano que dirige la OCDE, marcaron el tono ayer en una discusión sobre Latinoamérica en el Foro Económico Mundial. “Las reformas están teniendo un impacto”, dijo, pero hay que profundizarlas. Los temas pendientes son muchos: desigualdad, informalidad, productividad, integración regional, gasto en innovación, sistemas fiscales, instituciones, integridad, transparencia y corrupción. Sin embargo, Moisés Naím, el escritor y periodista venezolano establecido en Estados Unidos, se lamentó: “Si en 2010 hubiéramos estado sentados en esta misma mesa, los temas habrían sido los mismos”. Hay un problema más profundo, según Naím, al que no se presta atención: “la coexistencia pacífica con el asesinato. Latinoamérica representa el 8% de la población del mundo, pero el 30% de los asesinatos. Los gobiernos no tienen la voluntad de acabar con esta coexistencia pacífica con el asesinato. Nunca es parte de la conversación”. Ricardo Hausmann, también venezolano, profesor en Harvard, retomó el tema de por qué Latinoamérica no crece: “Hasta cierto punto es por los precios de las materias primas. También por las ciudades ineficientes, con enormes tiempos de traslado. Hay una pérdida de productividad”. Pero otra razón que no ha entrado hasta ahora en las discusiones son las restrictivas políticas migratorias. A principios del siglo 20 un porcentaje importante de los habitantes de la región eran inmigrantes, hoy el número se ha reducido dramáticamente. “La mitad de los profesores de Harvard nacieron en el extranjero. El 52% de los empresarios de Silicon Valley son extranjeros”. En Latinoamérica menos del 1% de la población nació en el extranjero. “En Colombia sólo el 0.2%”. (En México, 0.86%, según el censo de 2010.) Nos quejamos de las reglas migratorias de Estados Unidos o de los planes de Donald Trump, pero en Latinoamérica tenemos reglas migratorias mucho más restrictivas. Todos los participantes en esta sesión, y en otras del Foro Económico Mundial, reconocen que la presidencia de Trump representará retos muy importantes para Latinoamérica, sobre todo para México.

Hay también un reconocimiento de que algunos países de la región sí están teniendo buenos desempeños económicos. Es el caso de Panamá, Paraguay y Perú. Algo han hecho bien. En contraste, advierte Naím, “Venezuela es ejemplo de un estado fallido. Cuando usamos el término pensamos que sólo algunos países africanos o extremadamente pobres pueden ser fallidos, pero Venezuela es un verdadero estado fallido a pesar de que tiene muchas de las características de un estado funcional, como los rascacielos”. Y añade: “Hoy está de moda que los dictadores se presenten como demócratas y lo hacen ante una complaciente comunidad internacional.

Aquellos activistas que en un momento lucharon por la democracia, como Michelle Bachelet, no se preocupan por lo que sucede en Venezuela”. Al final de la discusión salgo convencido de que, efectivamente, muchos de los problemas de Latinoamérica siguen siendo los mismos que hace 17 años, pero también que algunos países han podido escapar del círculo vicioso mientras que otros se hunden en abismos profundos. Las políticas públicas tienen consecuencias, para bien o para mal.

ORDEN LIBERAL

“Los impulsos de aislarse, de construir muros, son precisamente la respuesta equivocada”, dijo ayer en Davos el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden. “No podemos deshacer los cambios que la tecnología ha traído a nuestro mundo, ni debemos hacerlo. Necesitamos urgentemente defender el orden liberal internacional”.
17 Enero 2017 04:00:00
La ausencia
A pesar de que el gobierno de Barack Obama concluirá su función el próximo 20 de enero, dos altos funcionarios están haciendo el viaje a Davos. Se trata del vicepresidente Joseph Biden y el secretario de estado John Kerry. Saben que el Foro es un lugar importante para dejar un mensaje sobre el legado de Obama. En contraste, el Ggbierno entrante de Donald Trump no ha mandado a nadie.

Al Foro, que reúne cada año a 3 mil participantes en un pequeño poblado de los Alpes suizos, le han creado la fama de ser una reunión de los ricos y poderosos del mundo que conspiran perversamente para despojar a los pobres de todo lo que tienen. La realidad es exactamente la contraria. Pocas reuniones internacionales son tan políticamente correctas. Ninguna dedica tanto tiempo y recursos a temas ecológicos, a la reducción de la desigualdad o a proyectos sociales. El Foro surgió con la idea de que la globalización puede ayudar a mejorar el estado del mundo. Si algo se le puede cuestionar es su idealismo.

No es un accidente que Trump no haya mandado a nadie. Davos es lo opuesto a él. Su tribalismo contrasta con el concepto de un mundo unido en la economía y lo social. La ausencia no es producto de la casualidad o de que la inauguración será el próximo viernes. Un reporte de Bloomberg señala que “un miembro importante del equipo de transición de Trump” señaló que el presidente electo consideró que “sería una traición a su movimiento de impulso populista” tener presencia en esta reunión de poderosos. Las ausencias hablan más fuerte que las presencias.

En contraste, Xi Jinping será el primer presidente de China en asistir a Davos y estará acompañado por la delegación china más numerosa desde que el país empezó a tener presencia en el Foro en 1979.

Mientras Estados Unidos se retrae y rechaza la globalización, China llega a Davos con su más alto representante y se espera que en su discurso defienda el libre comercio internacional. En este momento sería difícil saber cuál de los dos países está gobernado por un partido comunista.

Ayer, por lo pronto, el Foro dio comienzo con la expectativa de recibir a representantes de 70 gobiernos, 300 ministros y decenas de presidentes y primeros ministros. “En un mundo abrumado por el pesimismo”, dijo el fundador Klaus Schwab en el discurso inaugural, debemos profundizar “el tema de la inclusión social” y “reparar ciertas deficiencias del sistema capitalista. Compartimos un destino global. Tenemos que poner los objetivos sociales sobre nuestros propios intereses”.

Los premios Crystal del Foro fueron otorgados a la violinista Anne-Sophie Mutter, a la cantante Shakira y al actor Forest Whitaker. Estos galardones se entregan no por los méritos artísticos de cada personalidad, sino por su trabajo a través de fundaciones sociales y educativas.

El Foro 2017 abre así con ausencia y presencias que hablan de un conflicto de ideas, entre una visión de un mundo cerrado que considera que las naciones deben cerrar sus puertas no sólo a las personas sino a los productos de los demás y otra que sostiene que estamos destinados a vivir y prosperar juntos. El que la propuesta del mundo incluyente haya sido acompañada por una emotiva interpretación de Las Cuatro Estaciones de Vivaldi por Mutter y su orquesta de jóvenes virtuosos me hizo recordar que los mejores momentos de la historia en lo económico y lo cultural han sido de globalización.

UN HOTEL SEGURO

Como todos los años me encuentro en uno de los lugares más seguros de Davos. El Kulm, un tradicional albergue alpino de tres estrellas, no aloja a políticos, empresarios o estrellas de Hollywood. Pero aquí duermen y comen policías de uniformes diferentes que hablan alemán, francés o italiano y que son un microcosmos de Suiza, un país que ha sabido permanecer unido pese a sus diferencias.
13 Enero 2017 04:00:00
Cara de what
Un diplomático mexicano que lleva muchos años fuera de nuestro país me comentaba hace algunos días que no entendía por qué el Gobierno de México está gastando tanto dinero en comprar tiempos de radio y televisión para anuncios que son además muy malos. No es el primero que me hace un comentario similar. Una de las primeras cosas que sorprenden a cualquier visitante a nuestro país es la enorme cantidad de tiempo de medios que se utiliza para difundir propaganda política, tanto del Gobierno y los organismos autónomos como de los partidos políticos.

También sorprende lo absurdo o lo ineficaz de los mensajes. Desperdiciar valiosos tiempos de medios para que los diputados nos digan que protegen a los migrantes, para que los senadores presuman que legislan para el futuro, para que los partidos políticos afirmen que están en contra de la corrupción o para que el Gobierno federal señale que “Lo bueno casi no se cuenta, pero cuenta mucho” sólo nos muestra que esos espacios no les cuestan a los políticos.

El diplomático se sorprendió cuando le dije que esos tiempos no son comprados, sino que han sido confiscados a los medios de comunicación. Este es un impuesto especial que sólo se cobra a la televisión abierta y a la radio, pero no a los canales que se difunden en sistemas de paga y que a menudo son extranjeros. Incluso las radiodifusoras en la frontera que difunden programación en inglés y compiten en el mercado del sur de los Estados Unidos tienen que transmitir esa propaganda que deja a los radioescuchas con “cara de what” (aclaración de interés: yo tengo programas en televisión abierta y en radio).

El Gobierno tiene a su disposición una enorme cantidad de tiempo de radio y televisión, pero simplemente no está logrando comunicar sus mensajes. Esta incapacidad se nota hoy en la falta de éxito para explicar el gasolinazo. En buena medida la baja aprobación del presidente Enrique Peña Nieto es producto de las fallas en su política de comunicación.

Es verdad que vivimos en tiempos de una gran desconfianza, de un rechazo a todas las instituciones gubernamentales. El problema no se registra nada más en México. Por eso vimos el voto a favor del Brexit en el Reino Unido o el triunfo de Donald Trump en la Unión Americana. Por eso Marine Le Pen del Frente Nacional puede triunfar en las elecciones de Francia de este 2017. Hay un rechazo generalizado a todo lo que represente el sistema político establecido.

Las formas de la comunicación han cambiado, pero en Los Pinos no se han dado por enterados. Los discursos del Presidente, que todas las emisoras de radio y televisión difunden cotidianamente, no comunican sino saturan e irritan, como lo hace la avalancha de propaganda en los tiempos oficiales.

Cuando la clase política confiscó estos tiempos en 2007, lo hizo con la idea de que le permitirían presentar sus puntos de vista directamente a los ciudadanos, “sin pasar por periodistas perversos con una agenda personal”. Esta opción de comunicar directamente lo bueno al público mejoraría la vapuleada imagen de los políticos y aumentaría la gobernabilidad del país.

Lo que ha ocurrido, sin embargo, es exactamente lo contrario. En estos tiempos de las redes sociales la imagen de los políticos está cada vez más deteriorada. Y la avalancha de propaganda oficial no ha servido más que para agravar la desconfianza.

Otra comunicación

Donald Trump ha logrado tener un impacto enorme por su manejo de redes sociales y en especial de Twitter. Su estilo me recuerda la forma irrespetuosa en que Vicente Fox llevó la comunicación durante su campaña presidencial en 2000 o la del “Bronco” en Nuevo León en 2015. Puede uno cuestionar el estilo, pero no hay duda de que resulta eficaz.
12 Enero 2017 04:00:00
Precio administrado
Yo también rechazo el subsidio a la gasolina. Me parece inaceptable usar dinero público para reducir artificialmente el precio de un producto que, aunque afecta a todos, es usado principalmente por el 30% más rico de la población. No admito tampoco los “precios administrados”. Prefiero que sea el mercado, y no un político, el que establezca los precios de la gasolina o de cualquier otro producto.

No veo, sin embargo, que el sistema que está surgiendo para la gasolina elimine subsidios y ponga fin a los precios administrados. El viejo aparato de control ha sido reemplazado por 90 que en la frontera norte tienen que ser apoyados con subsidios, porque si no los consumidores se irían a Estados Unidos a cargar sus tanques.

El Presidente y sus voceros están enfrentando dificultades para explicar el gasolinazo y no sorprende, porque el mensaje es confuso. Nos dicen que la decisión es consecuencia de un alza en los precios internacionales del petróleo, pero establecen un precio superior al de Estados Unidos. Nos dicen que liberalizan y establecen nuevos y más complejos controles.

El problema es que una parte importante del precio de la gasolina se compone de impuestos. Para 2017 se había previsto que el IEPS sería de 4.60 pesos por litro. La cantidad bajó a 3.20 para moderar el gasolinazo, pero aun así el IEPS, sumado al 16% de IVA, lleva la carga fiscal de un litro de Magna a 33%. En Estados Unidos la cifra es de alrededor de 21%, lo cual explica por qué la gasolina es más cara en México que en Estados Unidos.

Es verdad que en Europa los impuestos son mayores y, por lo tanto, los precios. En Noruega la gasolina cuesta 40 pesos por litro, pero los noruegos no pueden cruzar la frontera para llenar sus tanques en México. El punto de comparación para millones de mexicanos es Estados Unidos. Esto lo reconocen los propios funcionarios que han anunciado un subsidio a la gasolina en la frontera.

El Gobierno quiere liberalizar el precio de la gasolina, pero pretende seguir usando las gasolinas como fuente de recaudación. Esto está generando distorsiones. Tiene lógica usar la gasolina para recaudar. Lo hacen muchos países, principalmente los europeos. Los impuestos a la gasolina son fáciles de cobrar, tienden a ser progresivos (porque la gente más rica usa más gasolina) y ayudan a la ecología ya que reducen el uso de los combustibles. Pero usar la gasolina para recaudar impuestos tiene también efectos negativos. Por lo pronto estamos viendo un movimiento de protesta que puede generar inestabilidad política.

El Gobierno calculaba obtener 280 mil millones de pesos por el IEPS a la gasolina en 2017. Esto es alrededor de 5.8% del gasto público de 4.8 billones de pesos. Si se quiere eliminar el IEPS habría que recortar el gasto en un monto similar. Pero no será fácil. El Gobierno ha ordenado que bajen 10% los sueldos y prestaciones de los altos funcionarios, lo cual representa nada más 500 millones de pesos en 2017. Otro posible recorte son los 4 mil millones de los partidos políticos. Aun así quedamos lejos de los 280 mil millones que se necesitan.

Luis Videgaray anunció un presupuesto de base cero en 2015 que no se pudo concretar. Los mismos grupos políticos que protestan por el gasolinazo no quieren perder el dinero que reciben del erario. Pero la única forma de eliminar o reducir el IEPS es buscar otras formas de recaudación o reducir los egresos por un monto equivalente. Yo voto por la reducción del gasto.

Desequilibrio

La conferencia de prensa de Donald Trump ayer, la primera como presidente electo, nos presentó a un hombre que no sólo no entiende cómo funciona la economía, sino que muestra signos de desequilibrio mental.
10 Enero 2017 04:00:00
Un nuevo acuerdo
En el momento más difícil de su gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto ha recurrido a un nuevo pacto como los que usaron en su momento Miguel de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari. Es difícil, sin embargo, que el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y Protección de la Economía Familiar logre una aceptación del aumento de las gasolinas.

El malhumor social se ha transformado en enojo generalizado. Un sondeo del Reforma señalaba ayer que el 99% de la población rechaza el aumento de los energéticos. El presidente Peña Nieto ha generado un inusual acuerdo entre los mexicanos, un acuerdo contra sus políticas.

La presentación del acuerdo ayer, en una reunión en la que participaron 12 representantes de los sectores empresarial, campesino y obrero, fue una de esas ceremonias típicas en que los representantes de las cúpulas buscan ofrecer un frente de unidad. En el sistema corporativista se confunde el respaldo de los líderes con el apoyo de la población.

Quizá la parte más importante del nuevo acuerdo, no expresada pero implícita, es que no habrá marcha atrás en el gasolinazo. El Presidente no ha querido retractarse de la medida más controvertida de su administración.

Y quizá hay buenas razones técnicas para no hacerlo. Si no se mantiene el alza de la gasolina, sería indispensable hacer recortes monumentales en el gasto público.

Los mismos grupos que hoy se quejan del gasolinazo serían los primeros en protestar por un recorte de 200 mil millones de pesos.

En la reunión de ayer se presentaron medidas para hacer más aceptable el gasolinazo. Un punto del acuerdo que inquieta es que parece proponer controles de precios encubiertos. El acuerdo señala que el sector empresarial se compromete “a coadyuvar en que no se incurra en un incremento indiscriminado de precios de bienes y servicios, evitando repercusiones injustificadas o fenómenos de especulación, particularmente en el caso de los productos que forman parte de la canasta básica”.

Si este esfuerzo se realiza con controles de precios, el retroceso sería importante. El acuerdo señala que se reforzarán “las acciones en favor de la libre competencia”, pero la duda queda. Es imposible que un aumento de los combustibles de esta magnitud no tenga consecuencias en los precios.

En la cumbre cupular de ayer se anunciaron también medidas como el fortalecimiento de las políticas de crédito y subsidio y programas de transporte público que incluyen la conversión de unidades a gas. Se ofrecieron ampliaciones a programas de seguridad social, como las guarderías del IMSS, y se prometió una mayor inclusión laboral “para migrar de los programas sociales a la economía formal”.

Ante la ira de los ciudadanos que ven abusos de los políticos, el Gobierno anunció recortes de 10% en los sueldos de los altos funcionarios. Pero el aumento a la gasolina representa 200 mil millones de pesos al año, mientras que los sueldos y prestaciones de todos los funcionarios públicos, desde directores de área hasta el Presidente de la República, asciende a sólo 5 mil millones.

Un recorte de 10% en sus sueldos sería un ahorro de 500 millones, apenas 0.01% de los 4.8 billones de gasto gubernamental al año.

El gasolinazo ha encendido una mecha difícil de apagar. Es significativo que la Coparmex se haya negado a firmar el acuerdo. El acuerdo es un intento por convencer de las virtudes de la medida, pero no veo que pueda calmar la ira de los mexicanos.

Aranceles

No nos hagamos tontos. Sergio Marchionne, presidente de Fiat Chrysler, es realista cuando reconoce que, si los aranceles que Trump imponga a la industria automotriz son suficientemente altos, “es posible. que no sea económico producir en México”.
06 Enero 2017 04:00:00
Saqueos y bloqueos
La señora Elena, quien trabaja haciendo limpieza en un apartamento de la colonia Juárez de la Ciudad de México sufrió una verdadera pesadilla este 4 de enero. Para empezar, su viaje cotidiano en transporte público desde Coacalco se ha visto obstaculizado por los bloqueos ya cotidianos de la autopista México-Pachuca. El 4 de enero la trabajadora, de 51 años, se quedó casi una hora atrapada en la micro por el bloqueo. Tuvo que caminar varios kilómetros y, tras pasar el bloqueo, logró subirse a otra micro que estaba dejando a un pasajero. Llegó tarde al trabajo, pero llegó.

El viaje de regreso, sin embargo, fue peor. “Horrible en Indios Verdes –me escribía–. No hay transporte. Está vacío”. Los comercios, efectivamente, estaban cerrados, la población aterrada. “Gracias a Dios ya pude subirme a un camión que me llevara a Texcoco y ya de ahí tomé otro. Todo cerrado y destrozaron muchos negocios, Coppel y Elektra de Guadalupe Victoria. Un caos horrible. Se suben muchos a los camiones a asaltar. Pero el chofer no abrió las puertas. Aventaron palos y piedras para golpear el camión”.

“Tardé como cuatro horas y media” para regresar a casa, me dijo. Pero la pesadilla no había terminado. “Anoche (4 de enero), aquí afuera de mi lote, quemaron unos colchones y el Oxxo que está enfrente de mi casa. Estuvo muy feo. Hubo muchos balazos. Tuvimos que dormir en el piso de la sala porque me dio mucho miedo, tanto se escuchaban balazos y más balazos”. La señora, si bien necesita su empleo, no fue a trabajar ni ayer ni hoy.

Los saqueos surgieron de los bloqueos que la Policía Federal y las locales han permitido. Una vez que los líderes de las protestas se dieron cuenta de que podían bloquear carreteras de manera indefinida y sin respuesta buscaron formas de incrementar la presión. Los saqueos fueron encabezados por grupos pequeños de activistas, pero después la gente se unía. Algunos de los instigadores iban armados y dispararon. Esto ocurrió, por ejemplo, en Atizapán, Estado de México.

El número de tiendas saqueadas ha venido creciendo. La ANTAD emitió un comunicado el 4 de enero por la tarde señalando que 79 tiendas habían sido saqueadas y 170 estaban cerradas por amenazas. Ayer por la mañana, Manuel Cardona Zapata, director de Relaciones con Gobierno de la ANTAD, me dijo que el número de tiendas saqueadas ya ascendía a 250.

En el Estado de México, según Eduardo Valiente, comisionado de Seguridad Pública, el día 4 fueron detenidas 430 personas en flagrancia por participar en saqueos. En la Ciudad de México hubo “29 eventos”, según Patricia Mercado, secretaria de Gobierno. Hubo además “35 expresiones públicas”, o sea, protestas. En una de esas expresiones pacíficas, un conductor cargó gasolina en una gasolinera y al irse sin pagar arrolló y mató a un policía.

La Policía Federal y muchas estatales no han querido intervenir en los bloqueos. Cuando esto ocurre se manda el mensaje de que cualquiera puede bloquear autopistas y cualquiera saquear comercios.

La experiencia nos dice que la supuesta paciencia con bloqueadores termina por saldarse con violencia. Lo hemos visto en Nochixtlán, Chilpancingo y muchos lugares más. En un momento en que los saqueos y las agresiones a terceros se multiplican, un gobierno que no se atreve a usar la fuerza pública para defender a los ciudadanos está propiciando una escalada de violencia.

Intervención

Ayer por la mañana intervino el Banco de México en el mercado cambiario. Logró una pequeña mejora del peso. Nuestra divisa está claramente subvaluada, pero con las amenazas de Trump y las imágenes de saqueos es difícil que repunte. Lo peor es que la depreciación provocará mayores gasolinazos.
05 Enero 2017 04:00:00
EPN y el gasolinazo
Enrique Peña Nieto salió finalmente a dar la cara. En una ceremonia en Los Pinos, en la que anunció nuevos titulares de relaciones exteriores y de cultura, presentó ayer su posición sobre el aumento en los precios de la gasolina.

El Presidente advirtió que el incremento no es producto ni de la reforma energética ni de la fiscal, sino de la elevación de los precios internacionales del petróleo. “Comprendo la molestia y el enojo” dijo, pero la medida busca “preservar la estabilidad de la economía”. Añadió que “el Gobierno no permitirá abusos. alzas en precios que no sean justificados” y que ofrecerá “apoyo a los sectores más vulnerables”.

Estas palabras no tranquilizarán a la población ni apaciguarán a los grupos que están bloqueando carreteras o terminales de distribución de gasolina, saqueando tiendas o destruyendo gasolineras. Estos sólo habrían aceptado una cancelación inmediata del aumento. El Presidente no lo podía hacer, no sólo porque habría significado una gran derrota política, sino porque en un punto crucial tiene razón: el alza es fundamentalmente consecuencia del aumento del petróleo y la depreciación del peso.

Dejar sin efecto el aumento obligaría nuevamente a subsidiar la gasolina. Con los precios en los niveles del 31 de diciembre y las actuales cotizaciones del crudo, el Gobierno habría tenido que cubrir un subsidio de 200 mil millones de pesos en 2017.

El precio de las gasolinas incide sobre toda la economía. Es iluso pretender que el alza no afectará la inflación general, pero los subsidios a la gasolina son una pésima política pública. Favorecen de manera descomunal a los más ricos y promueven el uso de vehículos de motor. Una de las razones por las cuales México tiene un consumo de gasolina superior al que supondría su nivel de desarrollo ha sido el subsidio a la gasolina. Entre 2007 y 2012, cuando los precios del crudo alcanzaron 100 dólares por barril, el Gobierno usó 925 mil millones de pesos para subsidiar la gasolina. Es un gasto obsceno en un país pobre como el nuestro.

En 2016 el precio de la mezcla mexicana de exportación subió 46.38%, el Brent del mar del Norte 56.14 y el West Texas Intermediate 53.77. El tipo de cambio del dólar frente al peso aumentó 20%. Realmente era inevitable que subiera el precio de las gasolinas. De hecho, se debió haber aumentado de manera gradual a lo largo de 2016, pero un “acuerdo” de diciembre de 2015 estableció una banda con precios máximos, supuestamente para proteger al consumidor en 2016, lo cual sólo sirvió para acumular presión y provocar un aumento más fuerte el 1ro de enero 2017.

El proceso todavía no termina. Los precios internacionales del petróleo estaban subiendo 1.8% ayer a las cuatro de la tarde. Los incrementos, que los políticos siempre nos decían que nos beneficiaban, en realidad nos perjudican como consumidores. El peso, mientras tanto, se está desplomando, lo cual reduce nuestro poder de compra. La apertura total del mercado de la gasolina tendrá lugar a mediados de febrero y, de momento, ante los aumentos del crudo y la caída del peso, los precios tendrán que subir aún más.

¿Lo aguantará políticamente el Presidente? No lo sé. La promesa de dar “apoyos” a los más vulnerables quiere decir que habrá nuevos subsidios, pero los subsidios son muy ineficientes. Mucho mejor sería para los pobres aplicar la ley y no seguir permitiendo bloqueos de carreteras. Pero aplicar la ley nunca es una opción para nuestros políticos.

SRE Y CULTURA

Luis Videgaray es un economista reconocido, pero no tiene experiencia en las relaciones exteriores. Tendrá que aprender en el cargo. En cambio, María Cristina García Cepeda, Maraki, es una selección “cantada” para cultura.
04 Enero 2017 04:00:00
Las protestas
Los grupos que están participando en las protestas y bloqueos por el gasolinazo son pequeños, de unas cuantas decenas de integrantes. Se trata en muchos casos de grupos organizados vinculados a partidos u organizaciones políticas. La idea de que el gasolinazo provocaría protestas masivas, con la participación de decenas de miles de personas, no se ha materializado, aunque todavía podría ocurrir.

Los manifestantes han cerrado carreteras y otras vías de comunicación. El lunes 2 de enero al mediodía la Policía Federal reportaba 16 bloqueos en distintos puntos de la República. En Tapachula, Chiapas, un grupo de normalistas encapuchados destruyó una gasolinera. Ayer había bloqueos en la Naucalpan-Toluca, la Chamapa-La Venta, la Texcoco-Lechería y la México-Toluca. En algunos casos los bloqueos llevaban un día. La avenida López Portillo, también en el Estado de México, fue cerrada el lunes por grupos violentos que quemaron vehículos de transporte público. Los choferes ya no quisieron sacar sus unidades y la gente se quedó sin transporte. “Se puso muy feo”, me dice un testigo. Ayer fue cerrado el Periférico de la Ciudad de México y hubo robos de pipas de Pemex. Los grupos que dicen representar al pueblo agreden al pueblo.

Las policías parecen tener instrucciones de no hacer nada. Un automovilista atorado en la carretera federal Toluca-México preguntó a un policía federal que por qué no se desalojaba el bloqueo que realizaba un grupo de apenas una veintena de personas. El agente respondió: “Usted qué sabe, viejo pendejo. Vaya y chingue a su madre”. Supongo que todo el mundo les dice lo mismo a los policías.

Cada quién tiene sus prioridades. La gente común y corriente busca llegar al trabajo y hace esfuerzos por pagar los mayores precios de la gasolina y otros productos. Los líderes políticos quieren aprovechar el gasolinazo para generar inestabilidad. La Policía Federal busca evitar dar mártires al movimiento. El secretario Miguel Ángel Osorio Chong quiere evitar cualquier error que afecte su camino a la candidatura presidencial.

La gente está irritada por el gasolinazo, pero las protestas son promovidas por grupos políticos. Cada líder busca convertirse en cabeza del gran movimiento social que piensa puede surgir del aumento. Los bloqueos de carreteras no se realizan porque los líderes consideran que la gente se beneficia de que se le impida ir a trabajar, sino porque piensan que pueden encender la ira social y derrocar el régimen. No se necesita mucha gente para realizar un bloqueo. El de la carretera Xalapa-Banderilla-Veracruz del lunes fue realizado por 12 personas. Los afectados son miles.

Los líderes sienten que se están dando las condiciones que les permitirán conquistar el poder. Recuerdan o intuyen las palabras de Lenin: “La revolución es imposible sin una situación revolucionaria”. Aunque son pocos, piensan que el número aumentará si las protestas son suficientemente fuertes. El Gobierno, a su vez, espera que el tiempo borre el enojo. No utiliza la fuerza pública, aun en bloqueos prolongados, para no provocar una mayor explosión.

Mientras los políticos se pelean, y buscan construir escenarios para favorecer sus aspiraciones, los gobernados somos víctimas. Tenemos que pagar los nuevos precios de las gasolinas y de la escalada inflacionaria, pero también sufrir los bloqueos. Somos víctimas de los abusos de los grupos políticos de un lado y del otro.

Amenazas de Trump

Ayer Donald Trump amenazó a General Motors con imponer un fuerte impuesto a los autos Chevy Cruze que fabrica en México. Ford, a su vez, canceló el proyecto de mil 600 millones de dólares para una nueva planta en San Luis Potosí. El proteccionismo de Trump puede ser peor incluso de lo que se pensaba. Mientras tanto, el peso perdió ayer 35 centavos.
03 Enero 2017 04:00:00
Gasolinazo salvador
El presidente del PRI, Enrique Ochoa, afirmó este 1 de enero que su partido ganará las elecciones de este 2017 porque “nuestro objetivo es tener las y los mejores propuestas de gobierno” (sic). También presentó el gasolinazo como un gran triunfo: “Pudimos salvar los programas de seguridad social y atención a la pobreza, así como el de construcción de infraestructura que tanto necesita nuestro país y que estaba en riesgo ante la posibilidad de mantener el anterior precio de la gasolina y el diésel”.

La Secretaría de Hacienda insiste en afirmar que el gasolinazo no afectará los demás precios. En su informe semanal, el vocero de la dependencia señala: “En el pasado hubo episodios con aumentos similares en los precios de los combustibles sin que eso se trasladara (sic) en un aumento desbordado en la inflación. Como lo ha comentado el propio Banco de México, es un cambio de una vez en los precios que no debería de generar presiones inflacionarias permanentes”.

No dudo que el mandato de Ochoa al frente del PRI sea encontrar las mejores propuestas (“propuesta” es un sustantivo femenino, aun cuando los políticos hablen de “chiquillos y chiquillas”), pero la verdad es que la selección de los candidatos del PRI, en particular en el Estado de México, será del presidente Enrique Peña Nieto. Y no hay garantía de que escoja a los mejores. Por otra parte, plantear que los electores no serán influidos por el gasolinazo es simplemente iluso.

En este 2017 habrá elecciones para gobernador y otros cargos en Coahuila, Nayarit y el Estado de México, así como para ayuntamientos en Veracruz. Los comicios del Estado de México serán cruciales no sólo porque es la entidad más poblada del país, sino porque siempre ha sido gobernada por el PRI y porque es el feudo político del Presidente.

La apuesta de Peña Nieto y del PRI es que, para cuando lleguen las elecciones del próximo 4 de junio, los ciudadanos habrán olvidado el incremento en los precios de los combustibles. Es difícil pensar, sin embargo, que los electores tengan tan mala memoria. Los grupos y partidos de oposición no quitarán el dedo del renglón. En los últimos días hemos visto numerosas manifestaciones y bloqueos de vías de comunicación en protesta por el aumento. Para quienes buscan derrotar al PRI, el gasolinazo es una oportunidad enorme que no van a desperdiciar.

No sabemos cuánto influirá el gasolinazo en el resto de los precios de la economía, pero los economistas ya han empezado a subir sus pronósticos de inflación. Muchos ya prevén que el índice de precios se acercará al 5% en 2017 o lo rebasará. Será el aumento más fuerte de los últimos años.

Los intentos de los gobiernos por controlar los demás precios después de este incremento pueden resultar perjudiciales. Una de las razones por las que el aumento a las gasolinas ha sido tan fuerte ahora es porque el Gobierno no había permitido que el precio se ajustara para reflejar el incremento del crudo y la depreciación del peso. Si hoy los gobiernos locales buscan reprimir precios, los del transporte público, por ejemplo, provocarán mayores males más adelante.

Puede argumentarse que el gasolinazo es necesario ante la negligencia del gobierno de Peña Nieto de ajustar los precios de forma gradual el año pasado. Lo que no se puede decir es que no va a tener consecuencias económicas o políticas. El gasolinazo no es un gran logro salvador como mantiene Enrique Ochoa. Es un golpe al poder de compra de los mexicanos.

DEMASIADAS REGLAS

El Diario Oficial de la Federación venía ayer con mil 792 páginas: 14 secciones de 128 páginas cada una. Esto es en un solo día, aunque particularmente nutrido. Son tantas las reglas que supuestamente debemos conocer para vivir en México que la tarea se vuelve imposible.
02 Enero 2017 03:50:00
País del 2%
Al final la economía mexicana creció sólo 2.1% en 2016, lejos de la banda de 2.6 a 3.6% que Hacienda pronosticó en sus Criterios Generales de Política Económica para 2016. Evitemos sonrojos y no recordemos ya la promesa de campaña de llevar el crecimiento al 6% anual. México sigue siendo un país de 2%. Para el 2017 Hacienda prevé entre 2 y 3%, pero los economistas independientes ya ofrecen predicciones de 1.5 a 1.7 por ciento.

En inflación, hemos perdido los niveles inferiores al 3%. El índice de precios al consumidor cerró en cuando menos 3.5% en 2016, mucho más que el 2.13% de 2015. Pero esto es apenas el preludio. Las alzas en gasolina, dólar y salario mínimo impulsarán el índice por arriba del 4% en 2017, y un 5% no se antoja ya imposible.

El tipo de cambio ha vuelto a ser un termómetro de los problemas económicos nacionales. El 29 de enero de 2015 el tipo fix, que el Banco de México usa para solventar obligaciones, se encontraba en 17.2065 pesos por dólar. Para el 30 de diciembre de 2016 alcanzaba 20.6194. El tipo del 31 de diciembre de 2014, 13.0843, parece ya prehistoria. El precio del dólar, fundamental en la economía mexicana, ha aumentado 57.6% en apenas dos años.

El impacto económico general del desplome del peso ha sido hasta ahora reducido. El mercado interno ha mantenido un vigor sorprendente en las circunstancias. En septiembre el consumo privado en el mercado interior registraba un crecimiento anual de 3.6%. Pero las consecuencias de la depreciación se harán sentir cada vez más. Los economistas profesionales saben que la depreciación de una divisa no es más que la disminución del poder de compra de los ingresos en esa moneda.

Lo peor es que estamos dejando un legado venenoso a nuestros hijos. La deuda bruta del sector público, que en 2010 era de 31.8% del producto interno bruto, alcanzó 44.6% en 2015 (cefp.gob.mx). En 2016 cerró por arriba de los 9.6 billones de pesos (la SHCP ha dado cifras hasta noviembre), lo cual es alrededor de 49% del PIB.

La filosofía de los políticos mexicanos ha fracasado. Nos dijeron que el Gobierno tenía que gastar más para generar crecimiento y prosperidad aunque contratara deuda. La verdad es que no tuvimos crecimiento, pero sí deuda. El gasto público mexicano es profundamente ineficiente. Los servicios de seguridad, educación y salud son de pésima calidad. El dinero público se desperdicia en burocracias, programas sociales para compra de votos, bonos para los políticos o conciertos de fin de año.

El sostén de la economía ha sido durante años el sector privado, particularmente el exportador, pero hoy se encuentra amenazado por un presidente electo proteccionista en los Estados Unidos que ha prometido renegociar o abrogar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Es difícil saber qué tanto podrá o querrá Donald Trump cumplir con una acción que golpearía también la economía de Estados Unidos, pero la simple amenaza ha sido suficiente para detener proyectos de inversión en México.

Quizá lo único que cabe añadir es que nuestro país ha tenido una mayor capacidad de reinventarse cuando hay dificultades. No hay nada peor para una economía que necesita reformas que la complacencia. Pero en este difícil inicio de 2017 no hay mucho espacio para ser complacientes.

Políticos

Mientras el alcalde Cuauhtémoc Blanco de Cuernavaca y el gobernador Graco Ramírez de Morelos se pelean por los mandos y el poder, la ciudad vive en un estado lamentable con pésimos servicios públicos. Pero todos los políticos justifican siempre su búsqueda de poder diciendo que lo hacen para servir a los ciudadanos.
30 Diciembre 2016 04:00:00
Costos de gasolina
¿Cuánto cuesta realmente la gasolina, incluyendo no sólo la extracción, sino la exploración, los costos financieros, la refinación y el transporte? Del precio final, ¿cuánto se queda el Gobierno a través de impuestos y cuánto los operadores de las gasolineras? Éstas son preguntas que debemos hacernos en estos momentos en que tendremos que pagar más por las gasolinas, pero la información no es clara. El Gobierno nunca se ha interesado en transparentar las cifras.

La gasolina Magna, la más utilizada en el país, tiene todavía un precio de 13.98 pesos por litro. Juan Pablo González Córdova, presidente de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineras, la Amegas, me dice en entrevista que el IEPS, el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios, asciende a 4.16 pesos por litro. A esto habría que añadir un IVA de 16% que se aplica sobre un precio de 11.734569 pesos, ya que una parte del IEPS, 0.3679 pesos, está exenta del IVA. El IVA, por lo tanto, suma 1.877531 pesos (amegas.com.mx).

El sistema es complicado, pero al final, si estas cifras son correctas, el Gobierno se estaría quedando con 6.037 pesos, o 43.2%, de cada litro de Magna hasta el 31 de diciembre. Según José Ángel García, de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), el impuesto en los Estados Unidos oscila entre 18 y 20%. El impuesto sería así la razón por la cual la gasolina es más cara en México que en la Unión Americana. Por esto mismo, la apertura de la frontera a la importación no ha generado una mayor oferta de gasolina en México.

¿Con cuánto se quedan los gasolineros? González Córdova me dice que los operadores de las estaciones de servicio obtienen 6.5% del precio o 91 centavos por cada litro de Magna. De ahí pagan sus inversiones y gastos y el remanente es utilidad. Esto significa que pagamos 7.03 pesos por litro de petróleo, refinación y transporte.

¿Qué tan cara o tan barata es la gasolina en México en comparación con otros países? El precio más bajo es el de Venezuela, donde la gasolina se vende a apenas un centavo de dólar por litro. Otros países con precios muy bajos son Arabia Saudita con 24 centavos, Argelia y Turkmenistán con 28, y Egipto y Kuwait con 34. La lista completa revela que los países con precios más bajos son más pobres o son naciones petroleras con muy poca población. Los países con mayor precio son Hong Kong con 1.91 dólares por litro, Noruega con 1.77, Islandia con 1.77 y los Países Bajos (Holanda) con 1.63. En general, los países ricos tienen precios más altos para la gasolina (GlobalPetrolPrices.com).

En México, con el incremento de enero, la Magna tendrá un precio promedio de 15.99 pesos por litro, lo cual equivale a 76 centavos de dólar por litro a 21 pesos por dólar. Nos encontramos a media tabla. Por arriba de los 67 centavos de Estados Unidos, pero muy abajo de los países de Europa.

Ayer Maurico Toledo, diputado del PRD en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, me decía: “Nosotros creemos que debe haber un subsidio a la gasolina.” Yo no estoy de acuerdo. Subsidiar la gasolina sólo favorece a los ricos. El problema es que tenemos un impuesto relativamente alto, por lo menos en comparación con nuestro principal socio comercial, Estados Unidos. Más que subsidiar la gasolina, hay que reducir el impuesto, aunque se recorte el gasto público, que de todas formas es muy ineficiente.

Indispensables

Ayer había un caos vial en el Paseo de la Reforma de la Ciudad de México. El Gobierno capitalino cerró carriles a fin de poner un escenario para un concierto el 31 de diciembre. Para pagar gastos “indispensables” como éste, el Gobierno necesita impuestos altos en la gasolina. Panem et circenses.
29 Diciembre 2016 04:00:00
Política y gasolina
Supongo que el presidente Enrique Peña Nieto decidió que, políticamente, lo mejor era dar a conocer el gasolinazo en un momento en que él y buena parte los ciudadanos se encontraban de vacaciones.

El Presidente no ha estado visible para dar la cara. La responsabilidad de presentar y defender la medida se la dio a José Antonio Meade, el secretario de Hacienda. La labor, sin embargo, es imposible. Uno de los políticos con mejor imagen está sufriendo un golpeteo terrible. Más que anunciar la liberación del precio de la gasolina, el secretario Meade ha debido más bien dar a conocer un nuevo y complejo sistema de control de precios, el cual implica la división del país en 90 regiones. El nuevo esquema se lanza con un brutal incremento de precios.

¿Por qué no se introdujo este aumento de manera gradual? Supongo que la apuesta política es que los ciudadanos olviden el golpe antes de las elecciones de junio de este 2017 y, sobre todo, antes del proceso electoral de 2018. En una entrevista radiofónica el secretario Meade me dijo el martes 27 que espera que el impacto inflacionario se concentre en los primeros meses del año, pero que se diluya con el tiempo.

Sí es lógico pensar que el impacto irá disminuyendo, pero al final los mexicanos perderemos nuevamente una parte de nuestro poder de compra. Los aumentos salariales estarán muy lejos de compensar el golpe. Las cosas, cuidado, pueden empeorar. El actual esquema de precios de las gasolinas sólo estará vigente hasta el próximo 3 de febrero. Habrá que ver qué inventan después.

No es claro, por otra parte, que la memoria del gasolinazo vaya a desaparecer antes de las elecciones de 2017 o de 2018. El aumento del IVA del 10 al 15% en marzo de 1995 tuvo consecuencias políticas duraderas. Los propios priistas le achacaron a este aumento la caída de su partido en las elecciones de medio sexenio del 6 de julio de 1997. Algunos consideran incluso que pavimentó el triunfo de Vicente Fox en las presidenciales del 2 de julio del 2000.

Las reacciones al gasolinazo han sido abrumadoramente negativas. Ni siquiera quienes apoyaron la reforma energética han expresado su respaldo a la medida. No se trata de una verdadera apertura del mercado de la gasolina, aunque podría llevar a eso con el tiempo. El mercado sigue siendo controlado por un monopolio gubernamental. Tanto es así que el anuncio lo hizo el secretario de Hacienda y no los gasolineros en lo individual.

El principal beneficiario político del gasolinazo será Andrés Manuel López Obrador. El ya candidato de Morena es el líder visible de la oposición. Él y Morena, por otra parte, se opusieron a la reforma energética que se promovió políticamente con el argumento de que evitaría los gasolinazos e incluso reduciría los precios.

Si bien el gasolinazo es en buena medida producto del aumento en los precios internacionales del petróleo y de la depreciación del peso ante el dólar, la gente y muchos políticos están culpando a la reforma energética. De por sí, las reformas no han sido populares. La gente percibe sus costos, pero no sus beneficios. Pero el gasolinazo las convertirá en palabras malditas.

Liberar los precios de la gasolina es indispensable, pero el actual gasolinazo parece mal diseñado y peor explicado. Sólo beneficia a López Obrador. El presidente Peña le acaba de dar el mayor impulso imaginable a su candidatura.

Pensiones

El Gobierno anunció ayer que asumirá 161 mil millones de pesos de deuda de pensiones de la CFE. Con anterioridad se había responsabilizado de otros 184 mil millones de pensiones de Pemex. Al final para eso trabajamos y pagamos impuestos los mexicanos, incluyendo los de la gasolina: para cubrir sueldos, prestaciones y pensiones de funcionarios y empleados del sector público.
28 Diciembre 2016 02:00:00
Gasolinazo real
No, no es nota del Día de los Inocentes. Ahora sí sufriremos un gasolinazo real. A partir del 1 de enero de 2017 los precios de las gasolinas subirán, pero no en esos pocos centavos que eran recibidos con gritos de alarma y titulares de “Gasolinazo”. En esta ocasión la gasolina Magna subirá 2.01 pesos, o 14.2%, de 13.98 a 15.99 pesos por litro. La Premium aumentará 3.18 pesos, 20.1%, de 14.81 a 17.99 pesos. El diésel se elevará 2.42 pesos, 16.5%, de 14.63 a 17.05.

Estos son los aumentos promedio. En algunos lugares las alzas serán mayores. En la Ciudad de México, por ejemplo, la gasolina Premium alcanzará 18.20 pesos, un incremento de 3.39 pesos o 22.9 por ciento.

Los incrementos son enormes para estos precios fundamentales de la economía y tendrán una fuerte incidencia sobre el resto. Por lo pronto, podemos despedirnos de la perspectiva de una inflación de 3% que plantean los Criterios de Política Económica para el 2017, un año que todavía ni siquiera empieza. El alza es tan fuerte que tendrá, seguramente, consecuencias negativas sobre el crecimiento económico. El poder de compra de los mexicanos se reducirá.

El aumento forma parte de un proceso de liberalización de precios que en principio es positivo. Durante demasiado tiempo hemos vivido bajo un sistema en que los precios de la gasolina han sido establecidos por burócratas y no por el mercado, lo cual ha generado corrupción e ineficiencias. Un resultado negativo de esta manipulación fue hacer creer a los mexicanos que nos beneficiábamos con los aumentos del petróleo crudo, cuando los consumidores siempre somos lastimados por los mayores precios.

Cuando el Gobierno planteó la liberalización del mercado de la gasolina se pensaba que podría generar una reducción de precios, pero el aumento del petróleo crudo y la depreciación del peso cambiaron las circunstancias. Los funcionarios que decían que la devaluación no afectaba a los mexicanos deben estar muertos de vergüenza.

Ayer por la mañana, el precio de la gasolina regular en Texas (equivalente a la Magna, aunque de mejor calidad) era de 2.073 dólares por galón (gasbuddy.com) o 0.5476 por litro. A 20.90 pesos por dólar, cotización de ventanillas bancarias, el precio era de 11.44 pesos por litro. En California, donde la gasolina es más cara, el promedio era ayer de 2.70 dólares por galón o 14.90 pesos por litro, contra los 15.99 que pagaremos en México. Vamos a tener el privilegio de pagar más por la gasolina que los estadunidenses. ¿Por qué? Al parecer porque pagamos impuestos más altos.

Este aumento brutal en los precios está ocurriendo sin que realmente esté quedando libre el mercado. Seguirá habiendo precios “administrados”, sólo que ahora será en 90 regiones diferentes del país. La liberalización se aplicará de manera gradual en 2017.

Quizá lo peor es que el aumento dejará una vez más el mensaje de que “liberalizar” significa aumentar precios. Si teníamos alguna esperanza de convencer a los mexicanos de las ventajas de dejar que el mercado, en vez de los políticos, estableciera precios, el gasolinazo producirá la reacción opuesta. En estos tiempos del populismo será inevitable que los políticos hagan campaña prometiendo recuperar el bienestar regresando a los controles de precios. El costo de largo plazo será mayor que el de la gasolina.

IMPUESTO A LAS GASOLINAS

A alguien le está yendo bien en este difícil año, aunque no a los ciudadanos. El Gobierno recaudó 239 mil 999.9 millones de pesos en enero-octubre de 2016 por el impuesto especial (IEPS) de gasolinas y diésel. Es un aumento de 32.6% sobre los 176 mil 150 millones del mismo período de 2015 (informe de SHCP al Congreso).
27 Diciembre 2016 04:08:00
Músicos y sexo
Este 25 de diciembre, Navidad, falleció a los 53 años, de una causa no revelada, el cantante británico George Michael. Esta muerte se suma a las de otros artistas en este 2016 que marcaron un cambio en la actitud a la sexualidad. David Bowie, Prince, Juan Gabriel y George Michael no crearon un género de música gay, pero gracias a su trabajo y su vida transformaron la percepción del sexo en la cultura popular.

David Bowie, quien murió el 20 de enero, fue el primer artista famoso, quizá el primer personaje público, en declararse abiertamente gay. Lo hizo en una entrevista para la revista británica Melody Maker en 1972 a la que dijo: “Soy gay y siempre lo he sido”. Uno de los grandes rumores/chismes de la época fue su relación amorosa con Mick Jagger de los Rolling Stones. Pero la sexualidad de Bowie era tan confusa como los tiempos.

En 1976 dijo que en realidad era bisexual, sólo para que en 1983 se declarara nuevamente homosexual. Sin embargo, Bowie tuvo relaciones e incluso matrimonios con mujeres, las modelos Angela Bowie e Iman, con quienes procreó dos hijos.

Bowie representaba una nueva forma de ver y ejercer la sexualidad. Las viejas reglas, con compartimentos separados para heteros y homosexuales, empezaban a desvanecerse. Prince, quien murió el 21 de abril, era un maestro de esa ambigüedad sexual. Nunca se declaró gay, pero cultivaba imágenes y poses homosexuales.

Juan Gabriel, fallecido el 26 de agosto, no hacía declaraciones sobre su sexualidad y tuvo varios hijos, al parecer algunos biológicos. Quería que se le juzgara como artista y no por su sexualidad. Cuando Fernando del Rincón, entonces de Primer Impacto y hoy con CNN, lo acosó con la pregunta: “A ver Juan Gabriel. Dicen que eres gay. ¿Juan Gabriel es gay?”, el cantante respondió: “¿A usted le interesa mucho? Yo le pregunto. Y yo le respondo con otra pregunta. Dicen que lo que se ve no se pregunta, mijo”.

George Michael apuntaba: “Nunca he pensado acerca de mi sexualidad como si fuera algo bueno o malo. Para mí siempre ha sido acerca de encontrar a la persona adecuada”. A los 19 años le dijo a su compañero en el grupo Wham!, Andrew Ridgeley, que era bisexual. Su controvertido sencillo I Want Your Sex, de 1987, cuyo video fue censurado en muchos lugares, buscaba proyectar la imagen de que tenía una relación monógama con su novia Kathy Jeung. Con el tiempo, sin embargo, se decantó definitivamente por la homosexualidad. Jesus to a Child, de 1996, es un homenaje a su amante, el brasileño Anselmo Felappa, quien murió de una enfermedad relacionada con el sida en 1993.

En este 2016 partieron los cuatro. Si los intérpretes de los años 60 abrieron las puertas a la revolución sexual, que liberó las relaciones heterosexuales de las ataduras moralistas, estos cuatro impulsaron una transformación importante, pero distinta. Sus canciones, y personalidades, marcaron, más que un auge de la homosexualidad, una transición hacia nuevas formas de sexualidad.

Al final no debería importarnos mucho con quién se acuesta o deja de acostarse un artista. Juan Gabriel tenía razón cuando le respondió a Del Rincón: “¿A usted le interesa mucho?”. George Michael lo tenía muy claro. Le era más importante saber a quién amaba que si se trataba de un hombre o una mujer. La misma actitud tenían Bowie y Prince. La muerte de los cuatro en este 2016 es importante no sólo por su legado musical, sino porque promovieron una mayor libertad individual.

SIN GASOLINA

Distintas regiones del país han sufrido una escasez de gasolina. Pemex dijo primero que el problema era un cierre temporal del puerto de Tuxpan y luego achacó la situación a la ordeña de ductos. La gente, sin embargo, se ha vuelto escéptica y culpa a la especulación por la próxima liberación de los precios de la gasolina.
26 Diciembre 2016 04:09:00
Ayuda a pirotecnia
El gobernador es generoso. Ese es el mensaje que, supongo, se quiere mandar a los ciudadanos. El mexiquense Eruviel Ávila ordenó el 23 de diciembre la entrega de 11 mil pesos a cada uno de los 300 locatarios del mercado de San Pablito. Esta ayuda gubernamental será entregada también en los próximos meses, en tanto se concluye la reconstrucción del mercado que fue completamente destruido por las explosiones del pasado 20 de diciembre.

“Me pongo a pensar –declaró el gobernador– qué habrá mañana en la cena de Navidad, en Año Nuevo, cómo van a salir adelante en estas fechas... Que sepan, y estamos demostrando en estas fechas, que somos un gobierno solidario”.

El gobernador también prometió becas y entregó canastas alimentarias, “paquetes invernales” (supongo que eran cobijas), vales para estudios de laboratorio, servicios de orientación médica y, en caso necesario, tratamiento psicológico.

No fue Eruviel el único gobernante que mostró generosidad con los vendedores de pirotecnia del mercado de San Pablito. El presidente Enrique Peña Nieto, luego de visitar a los heridos en el hospital de Alta Especialidad de Zumpango, ofreció “trabajar con los artesanos que perdieron prácticamente gran parte de su patrimonio ante este evento”.

Afirmó que había dialogado “con los líderes de los artesanos y nos comprometimos para apoyar a todos los artesanos, a los 300 locatarios, para recuperar o apoyarles a que nuevamente puedan reiniciar (sic) el próximo año sus actividades normales y lograr la reconstrucción de este mercado”.

La generosidad es una hermosa característica del ser humano. La gente la admira. Por eso los políticos recurren siempre que pueden a ella. En una democracia los electores no se sienten necesariamente persuadidos por los estadistas que manejan de forma honesta y eficaz los recursos públicos, pero siempre se conmueven ante la lágrima de un niño o de una familia que recibe un regalo de un político en medio de una tragedia. No es nada nuevo. No se requieren cámaras de televisión para que se dé el fenómeno. Ya lo advertía Juvenal en su Sátira X: “Este pueblo ha perdido su interés por la política. ahora deja hacer y sólo desea con avidez dos cosas: pan y circo”, panem et circenses.

En este caso el pan es el subsidio a una industria que proporciona una forma de circo, esos cohetes que contaminan el aire, que perturban la tranquilidad de pueblos y ciudades, que queman a niños y matan a trabajadores, usuarios e inocentes.

Mostrar solidaridad con quienes han sido víctimas de una tragedia es una cosa. Usar dinero de los contribuyentes para subsidiar una industria contaminante y peligrosa es otra muy distinta.

No estoy a favor de prohibir la pirotecnia. Esto sólo la empujaría a la clandestinidad y aumentaría sus riesgos. Considero que se debe regular de forma más estricta, y no sólo la fabricación y venta, sino también el uso: es inaceptable el uso de cohetes en la noche y madrugadas en las fiestas religiosas.

El dinero público no debe usarse para subsidiar a una industria contaminante y peligrosa. El Gobierno no debe ofrecer dinero a los “líderes” con los que habló Peña Nieto, ni sólo a los locatarios de un mercado.

Pero entiendo que mis palabras de poco servirán. Tanto el gobernador Ávila como el presidente Peña Nieto tienen la mira puesta en las elecciones del Estado de México del 4 de junio de 2017. Sus caravanas de generosidad con sombrero ajeno buscan simplemente comprar votos. Panem et circenses. Las cosas no cambian.

AGRIDULCE

La Navidad tiene siempre un toque de alegría y otro de tristeza. Es un momento de convivir en familia, pero puede ser también solitario y marcado por ausencias. Espero que usted haya pasado muy bien la suya.
23 Diciembre 2016 04:07:00
En la tierra, paz
Hay distintas traducciones del pasaje de Lucas en que se habla de una multitud de ángeles que aparecieron ante los pastores de las comarcas cercanas a Belén tras el nacimiento de Jesús. La que cito arriba, de la versión Reina-Valera, es, tengo entendido, una de las más cercanas a los textos griegos de los Evangelios. En la versión más popular de este pasaje, sin embargo, los ángeles dicen: “Paz en la tierra a los hombres de buena voluntad”.

No hay que ser cristiano para entender que las prédicas de Jesús de hace dos milenios representaban un rompimiento con la religión judía y con muchas de las tradiciones religiosas del mundo antiguo. El Dios del Antiguo Testamento era vengativo, exigía el culto del pueblo elegido y lo castigaba cuando se desviaba incluso con la muerte. Era también un Dios de guerra que favorecía a su pueblo en batallas. No era muy distinto a otros dioses de la antigüedad a los que rezaban los guerreros para obtener apoyo y aniquilar a sus enemigos.

El Dios del que habla Jesús, en cambio, es un ser de misericordia, compasión, perdón y amor. Ante la ley de Moisés que ordenó lapidar a la mujer sorprendida en adulterio, Jesús declaró: “El que esté libre de pecado que arroje la primera piedra” (Juan 8:7). También añadió un nuevo mandamiento a los aportados por Moisés: “Amaos los unos a los otros, como yo os he amado” (Juan 13:34).

El mensaje de Jesús no fue suficiente para garantizar que los cristianos se condujeran con una actitud de paz y de amor. Si bien los primeros cristianos vivían en comunidades pequeñas y ascéticas que hacían proselitismo por convencimiento, con el paso de los siglos, sobre todo desde que el cristianismo se convirtió en la religión oficial del imperio romano, las iglesias cristianas recurrieron con creciente frecuencia a la violencia. Durante siglos realizaron conversiones forzosas. Los cristianos atacaban a comunidades judías, las mismas de las que surgió Jesús, entre las que realizaron matanzas. El papado y los reyes cristianos lanzaron cruzadas para conquistar con violencia los lugares santos de Judea y Galilea. Muchas mujeres fueron quemadas vivas por ser consideradas brujas. La Inquisición fue creada para castigar a los supuestos herejes y utilizaba la tortura para obtener confesiones. Distintos grupos cristianos lucharon entre sí durante las guerras de religión en Europa.

El cristianismo ha tenido una evolución muy positiva en los últimos tiempos. Ha recuperado mucho del mensaje del Jesús de los Evangelios. Seguimos viendo actos de violencia y homicidios en nombre de Dios, pero cometidos principalmente por musulmanes.

Los primeros cristianos no celebraban la Navidad. No sólo no había indicación en el Evangelios de la fecha de nacimiento de Jesús, sino que muchos cristianos pensaban que festejar el nacimiento de una persona era una costumbre pagana. A la Navidad la consideraban una festividad ligada a la fiesta del Sol Invicto y a las Saturnales romanas. Los puritanos ingleses, de hecho, prohibieron la celebración de la Navidad en el siglo 17.

Sin embargo, la Navidad se ha convertido en un festejo especial por su énfasis en el amor y en la paz. No creo que ningún ángel haya llegado a cantar en Judea tras el nacimiento del hijo de un carpintero en el pueblo de Belén, pero la filosofía que Jesús predicó entre los judíos de su tiempo sí buscaba una mayor paz en la tierra para los hombres de buena voluntad. Ésa es la importancia fundamental del cristianismo en la historia de las ideas.

Maíz cubano

El Gobierno de Cuba prevé introducir en 2017 un nuevo maíz transgénico para sustituir importaciones y ahorrar 500 millones de dólares al año, según Granma. En México, en contrate, el cultivo de maíz transgénico (no la importación) sigue estando prohibido.
22 Diciembre 2016 04:00:00
Cohetes y muerte
Uno podría pensar que cuando la Virgen de Guadalupe hizo su aparición en el cerro del Tepeyac en diciembre de 1531 le dijo a Juan Diego: “Juanito, hijo mío, el más pequeño de mis hijos. Quiero mucho y deseo vivamente que en este lugar me levanten mi templo. Y quiero también que me festejen siempre tronando cohetes que hagan mucho ruido y llenen de humo el aire y quemen a los niños y maten a la gente”.

No sólo la Virgen habría querido cohetones y petardos para su culto, también san Judas Tadeo y una amplia colección de otros miembros del santoral católico. Parecería que las fiestas patronales de todo el país necesitan cohetes para mantener viva la fe de los creyentes.

¿Por qué es necesario hacer estallar cohetes para rendir culto a una figura sagrada? Algunos dicen que es parte de los usos y costumbres de los pueblos indígenas de nuestro país, pero la verdad es que no había pólvora en México antes de la llegada de los españoles. No hay que echarles la culpa a los aztecas.

La costumbre de usar cohetes sí era común en México en el siglo 19. La marquesa Calderón de la Barca, Frances Ers-kine Inglis, quien ofreció crónicas sobre la vida en México entre 1839 y 1842, cuando vivió aquí, señalaba que una de las actividades favoritas de los mexicanos era “lanzar cohetes”.

El novelista Fernando del Paso le atribuye esta misma observación a un visitante mexicano a la corte de Fernando VII. Cuando el monarca le pregunta qué están haciendo sus compatriotas en ese momento, el visitante siempre responde: “Tronando cohetes.” Del Paso escribe en Memorias del Imperio: “Para los mexicanos, toda fiesta o conmemoración, cualquier pretexto, era ocasión para hacer estallar cohetes y petardos ensordecedores por horas, días enteros, años, sin acabar nunca.”

Esta obsesión con los cohetes tiene un saldo trágico que se repite una y otra vez. Este pasado 20 de diciembre se registró una serie de explosiones en el mercado de San Pablito, en Tultepec, con un saldo de cuando menos 32 muertos y decenas de heridos y desaparecidos. No es la primera vez, sin embargo, que esto sucede. En los últimos 11 años ha habido tres explosiones importantes en ese lugar.

El mercado de San Pablito, el más importante centro productor y distribuidor de pirotecnia en el país, ha sido reconstruido en dos ocasiones con apoyo del erario. Ayer mismo hubo otra explosión en una fábrica de cohetes en Lolotla, Hidalgo, que dejó un muerto y varios heridos. De hecho, se registran en el país con sistemática frecuencia explosiones de materiales de pirotecnia que dejan muertos y heridos. Es verdad que la pirotecnia genera decenas de miles de empleos, pero también muerte, contaminación del aire y ruido.

No hay razón para que los cultos religiosos usen cohetes o fuegos de artificio. La Iglesia católica lo reconoce, pero no se ha atrevido a impulsar una campaña vigorosa para acabar con la costumbre. De nada sirve, por otra parte, que las autoridades prohíban el uso de cohetes cuando ellas mismas los emplean para sus fiestas cívicas.

Por lo pronto, hoy la atención del país y del mundo se ha centrado en Tultepec. Si la experiencia nos dice algo, una vez que termine la remoción de escombros, el Gobierno mismo aportará recursos para reconstruir el mercado de San Pablito. Esto quiere decir que la tragedia de este 20 de diciembre no será la última.

Agua privada

El congreso de Baja California ha aprobado una iniciativa de ley que permitirá la participación de empresas privadas en la operación de los sistemas de agua y alcantarillado en el estado. Es un paso hacia adelante en el esfuerzo por mejorar la distribución y disposición de agua en un estado que sufre una gran presión hídrica.
21 Diciembre 2016 04:07:00
Solsticio de muerte
Hoy es el solsticio de invierno. A las 10:44 tiempo universal, 6:44 de la mañana hora central de México, terminará el otoño y empezará el invierno. Hoy será el día más corto del año y tendremos la noche más larga. El Sol alcanzará su menor altura en el horizonte en todo el año.

El solsticio de invierno ha tenido por milenios un papel importante en la cultura. El ser humano en la antigüedad pasaba mucho tiempo observando los cielos para entender los ciclos de la naturaleza y las estaciones del año. Sitios neolíticos, como Stonehenge en Inglaterra, parecen alineados hacia el punto del amanecer en el solsticio de invierno. El Yule de los pueblos germánicos y escandinavos era la celebración del solsticio, como lo era la fiesta del Sol Invicto de los romanos. En un mundo sin conexión, los mexicas tenían su Panquetzaliztli, una fiesta por el nacimiento de Huitzilopochtli y la caída de Texcatlipoca, aunque la celebración se hacía unos días antes del solsticio.

La Navidad es también un festejo del solsticio de invierno. Los evangelios no dan fecha del nacimiento de Jesús, pero la Iglesia católica de los primeros siglos fusionó el nacimiento de Jesús con las celebraciones del Sol Invicto. Era más fácil hacer proselitismo de esta manera.

En este 2016 hemos empezado los festejos del solsticio de invierno con una nueva serie de atentados terroristas. Este 19 de diciembre se registró un ataque con un camión contra una multitud reunida en un mercado navideño que recuerda el atentado del 14 de julio en la Promenade des Anglais de Niza. El Estado Islámico, Daesh, reivindicó ayer el atentado. También el 19 un policía vestido de civil asesinó al embajador de Rusia en Turquía al grito de Allahu akbar, “Dios es grande”. En Zúrich, Suiza, una persona murió y tres quedaron heridas en un ataque a un centro islámico.

Los ataques hacen ver que no hemos avanzado tanto desde los tiempos en que matar en nombre de Dios era una realidad habitual. El mundo está sufriendo un incremento en el número de muertes en atentados terroristas y guerras religiosas. Si en el pasado Al-Qaeda pareció la cima de la crueldad, hoy el Estado Islámico y Boko Haram la han rebasado. Estos dos grupos no se contentan con matar a infieles, sino que asesinan también a musulmanes. Consideran que tienen derecho a violar a las mujeres de otras fes o a forzar su conversión al islam, a pesar de que el Corán establece: “No hay obligación en la religión” (2:256).

El islam, como el cristianismo, concibe a Dios como un ser eminentemente bueno. La basmala, la frase que se recita antes de toda sura o capítulo del Corán, nos dice: “En el nombre de Dios (Alá), el clemente, el misericordioso”. Esta simple frase debería evitar que algunos musulmanes utilizaran a Dios como excusa para matar o cometer otros actos de crueldad.

No es esta la primera vez, sin embargo, que la religión se utiliza como pretexto para cometer crímenes. Así como algunos eruditos islámicos sostienen que “los llamados versos de la espada”, como el 9:5 y el 9:29, “han abrogado” los versos del Corán que hablan de “tolerancia, compasión y paz”, como señala Ayaan Hirsi Ali, algunos filósofos y clérigos cristianos descartaron en el pasado las palabras de amor y tolerancia de Jesús para usar el Evangelio como pretexto para matar y expoliar.

Hoy, solsticio de invierno, debemos rechazar estas lecturas de los textos sagrados. La violencia es siempre reprobable, pero cuando se ejerce en nombre de Dios se convierte en un sacrilegio que ninguna religión puede permitir.

POR LA EDUCACIÓN

En nombre de la educación, ayer un grupo de normalistas encapuchados quemó una docena de vehículos en el estacionamiento de la Secretaría de Educación de Chiapas en Tuxtla Gutiérrez. Piensan que quemar autos les debe asegurar plazas automáticas.
20 Diciembre 2016 04:00:00
Duerman con ropa
El triunfo de Cuauhtémoc Blanco a la Presidencia Municipal de Cuernavaca en 2015 fue producto del mismo hartazgo con la clase política que ha llevado al triunfo de Donald Trump en Estados Unidos o de Jaime Rodríguez, “El Bronco”, en Nuevo León.

En el caso de Cuauhtémoc, el Partido Social Demócrata (PSD) lo postuló como una forma simplemente de mantener su registro político. Un contrato firmado y fechado el 17 de enero de 2015 señala que el exfutbolista recibió 7 millones de pesos para ser candidato, aunque Blanco ha dicho que su firma en el contrato no es real.

El monto, presuntamente proporcionado por empresarios morelenses, lo recibiría Cuauhtémoc sin importar si ganaba o no la elección. De hecho, los líderes del PSD seguramente no pensaban que el candidato pudiera ganar. Pero el registro político es suficientemente valioso como para hacer la inversión.

Los líderes del PSD no se inmutaron ni siquiera por el hecho de que Cuauhtémoc al parecer no cumplía con el requisito de residencia. Por eso le acreditaron la misma residencia que Roberto Yáñez Moreno, líder del PSD, quien ocupó el cargo de secretario de Gobierno en los primeros meses de la Administración.

Yáñez Moreno y los políticos que pensaron que podrían controlar a Cuauhtémoc, sin embargo, claramente no lo lograron. El 11 de julio de 2016, Blanco destituyó a Yáñez Moreno como secretario de Gobierno. Éste le ha respondido presentando acusaciones en su contra.

Blanco perdió el respaldo del PSD, pero no ha sabido obtener nuevos aliados entre la clase política morelense. Por eso el 16 de diciembre el Congreso del Estado determinó en juicio político que el Alcalde es “culpable por acción y omisión” por haber mentido sobre su residencia.

La Suprema Corte de Justicia ha otorgado, sin embargo, suspensiones a Blanco que impiden su destitución mientras los ministros no aborden el fondo del asunto.

El caso de Cuauhtémoc nos muestra muchos de los aspectos negativos de la actual política mexicana. Nos señala, en primer lugar, cómo algunos partidos siguen siendo verdaderos negocios familiares, como el PSD controlado por los hermanos Roberto y Julio César Yáñez Moreno.

También sugiere que un juicio político tiene que ver fundamentalmente con el número de votos que se controlen en la Legislatura y no con razones jurídicas. Si Cuauhtémoc no tenía residencia en el lugar que declaró antes de iniciar la campaña, el problema es del Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana que aceptó el registro o de los partidos que no cuestionaron en su momento la veracidad de la información. En este momento la elección de Cuauhtémoc ya es cosa juzgada.

Otra cosa que nos dice la disputa es que el poder debe tener muchos beneficios. Por eso los políticos viejos y nuevos se lo disputan con tanto ahínco a pesar de que dicen que el servicio público es un sacrificio.

Mientras los políticos se pelean la Presidencia Municipal, Cuernavaca sigue cargando enormes problemas. Las finanzas públicas han estado maltrechas cuando menos desde la administración de Manuel Martínez Garrigós de 2009-2012.

Cuauhtémoc no parece haber logrado grandes avances, pero lleva menos de un año y difícilmente podría haber resuelto los problemas en este tiempo. Tampoco, sin embargo, se preocupa mucho. Todos sus esfuerzos parecen destinados a aferrarse al puesto. Los servicios para los cuernavaquenses son lo menos importante.

Más impuestos

A través de la Miscelánea Fiscal 2017 el SAT determinó cobrar un peso de impuesto especial a las bebidas lácteas con endulzantes. Supongo que el Gobierno necesita más dinero para pagar los sueldos y bonos navideños de funcionarios y políticos.
16 Diciembre 2016 04:00:00
La mazorca
Es un bono navideño, nos dicen, que no es ni bono ni navideño. Se trata de una “subvención de carácter extraordinario”, me dice Francisco Martínez Neri, presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados (aunque se dé de manera ordinaria todos los años). Son 150 mil pesos que tocó en suerte se pagaran este 15 de diciembre, pero cuyo propósito es cubrir los gastos de los diputados por “atención legislativa”.

El dinero no se entrega a los diputados como una remuneración, sino como un “adelanto de gastos por comprobar”. Los legisladores tienen que demostrar después, con recibos o facturas fiscalmente válidos, la realización del gasto. El dinero que no se compruebe debe ser devuelto a la Cámara de Diputados o declararse como ingreso al SAT y pagar el impuesto sobre la renta correspondiente.

Los diputados dedican la mayor parte de este dinero a sus “casas de gestión”. Son oficinas en las que ellos, o personas que trabajan para ellos, dan servicios como “gestores”. Supongo que los diputados no tienen mucho trabajo legislando y por lo que han asumido una responsabilidad adicional como “gestores” ante el Gobierno. Sí, son “coyotes”, pero con sueldo del erario y placa con el escudo nacional. En sus oficinas de gestión, los diputados tienen personal que no está en la nómina de la Cámara de Diputados. Para sus sueldos, muchos diputados dedican buena parte del dinero que reciben en esta subvención no tan extraordinaria.

Algunos afirman que donarán el bono. César Camacho, coordinador de los diputados del PRI, dice que él entregará el dinero a un patronato en el Estado de México, mientras que Marko Cortés del PAN sostiene que él y los diputados panistas atenderán diversas gestiones sociales y benéficas. Pero ¿por qué habrían los legisladores de ser generosos con dinero de los contribuyentes?

Hay quienes confunden este bono/subvención con el aguinaldo de los diputados, pero son cosas distintas. El bono navideño estaba programado para pagarse ayer, 15 de diciembre. El aguinaldo, por 140 mil pesos, se cubrió hace algunos días, pero a pesar de que éste sí era un ingreso personal, no se le descontó el impuesto sobre la renta, como se hace con la dieta o sueldo de los legisladores. La explicación, me dicen, es que, como servidores públicos federales, los diputados no tienen que pagar impuesto sobre la renta por el aguinaldo. Si esto es verdad, y los servidores públicos no cubren este impuesto, la molestia de los ciudadanos está más que justificada.

Entiendo que los diputados tienen más necesidades que los ciudadanos comunes y corrientes. Sus 105 mil 378 pesos mensuales de dieta no les alcanzan. Una vez que se les descuenta el impuesto sobre la renta, sólo les quedan 73 mil 817 pesos mensuales. Nadie espera que un diputado pueda sobrevivir con esta miseria, ¿verdad?

Por eso es necesario que tengan una subvención extraordinaria que se entregue todos los años, de preferencia como bono navideño, para cubrir sus gastos o sus generosas donaciones. Por eso es importante que su pobre aguinaldo de 40 días de dieta se pague sin cobrar el impuesto sobre la renta que cubren quienes no tienen tantas obligaciones como ellos.

Cuestionar a los diputados por recibir lo que merecen es mezquino. Es no entender el enorme trabajo que hacen por la sociedad mexicana. Si la mazorca es tan sabrosa, ¿por qué retirarle el diente?

¿Informe suprimido?

El New York Times publicó ayer por la tarde un artículo en el que afirma que un informe preparado por César Alejandro Chávez Flores, que supuestamente reconoce fallas en la investigación oficial sobre los desaparecidos de Ayotzinapa, ha sido ocultado por la Procuraduría. Chávez Flores renunció hace unas semanas a la visitaduría general de la PGR.
15 Diciembre 2016 04:00:00
Extorsión laboral
Las leyes laborales de nuestro país se crearon supuestamente con el propósito de proteger los derechos de los trabajadores, pero se usan con frecuencia para extorsionar a empresas y destruir empleos. Un ejemplo lo vemos en Industrias Textiles de Río Bravo S. de R.L. de C.V., que de empresa pequeña pasó a mediana para finalmente desaparecer.

Un inversionista mexicano-estadunidense, Mark Fogle Ramírez, estableció la compañía en 2005 en Ciudad Acuña, Coahuila. Comenzó con seis empleados, pero creció con rapidez. A pesar de la crisis económica de 2008, para 2009 contaba ya con 200 trabajadores y en 2012 llegó a 350.

Fogle Martínez afirma que siempre mantuvo un absoluto respeto a los derechos de los trabajadores, pero empezó a crecer el número de demandas en su contra ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, que según él fallaba de manera sistemática contra la empresa con la complicidad del propio abogado de la firma. Uno de los casos fue el de un contador llamado Sergio Benavides, quien después de seis semanas en la empresa le dio una plaza a un cuñado suyo y trató de ocultar el hecho. Fogle lo despidió sin indemnización por considerar que había cometido una falta ética.

Las demandas de Benavides y otras se fueron acumulando. En el verano de 2014 se le informó a Fogle que debía pagar 300 mil dólares en indemnizaciones laborales. El empresario se negó pues consideró la exigencia como una forma de extorsión. En julio de 2015 tomó la decisión de liquidar conforme a derecho al personal de Ciudad Acuña, dejando en operación otra planta en Allende, en el sur del estado, un municipio azotado por el narco y en el que nadie se atrevía a invertir.

Los abogados con casos laborales obtuvieron órdenes de embargo para el equipo y la materia prima de la planta de Acuña y acudieron también a la de Allende “sin orden de embargo y acompañados de policías del estado a embargar de igual manera esta planta dejando sin trabajo y sin equipo a la plantilla laboral activa”.

En una carta enviada al presidente Enrique Peña Nieto el 16 de marzo de este 2016, Fogle Martínez explicó el caso y señaló que las decisiones judiciales no sólo acabaron con su empresa en México, la cual era próspera y generaba cientos de empleos, sino que le generaron pérdidas por 10 millones de dólares.

No son éstos los únicos casos en que la legislación laboral es usada como un arma de extorsión que termina destruyendo empleos. En Quintana Roo el Gobierno de Roberto Borge utilizó juicios laborales para despojar de terrenos y hoteles a sus legítimos propietarios. En uno de los casos un supuesto trabajador argumentó haber tenido un sueldo mensual de 753,234 pesos. Los fallos de la Junta de Conciliación y Arbitraje eran hasta por 200 millones de pesos, por lo que sólo podían saldarse entregando a los supuestos trabajadores (que los patrones ni siquiera conocían) todos los bienes de las empresas o ejidos.

Detrás de estos juicios se encontraban personas allegadas al entonces gobernador Borge que se quedaban con las propiedades (Expansión, 6.7.16).

En otros países las indemnizaciones laborales son una parte ínfima de los costos de una empresa. En México pueden destruir a las empresas pequeñas y medianas y acabar, por lo tanto, con sus empleos. La reforma laboral que se hizo a principios de este sexenio tuvo partes positivas, pero dejó un sistema perverso que promueve las extorsiones y al final sólo sirve para empobrecer a México y a los mexicanos.

Empleos

De enero a noviembre se crearon un millón de empleos formales registrados en el IMSS. En el sexenio el total asciende a 2.6 millones. Son buenas cifras. La reforma laboral facilitó la formalización de empleos antes informales. Es una mejoría que no se le puede escatimar al Gobierno.
14 Diciembre 2016 04:07:00
La motociclista
Ana Gabriela Guevara es un orgullo para México. Fue campeona del mundo de los 400 metros planos en 2003 y ganó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Ha tenido una posterior trayectoria política que la ha llevado a ser senadora por el Partido del Trabajo. Es una mujer que siempre ha defendido su independencia personal. Su decisión de andar en motocicleta, no una motoneta, que algunos consideran es la única que puede usar una mujer, sino una Harley Davidson, subraya su carácter. Quizá por eso, porque pintaba una gallarda figura sobre su moto, fue brutalmente agredida por cuatro hombres el domingo 11 de diciembre.

La senadora ha señalado que una camioneta con placas MMU 84 73 del Estado de México embistió su motocicleta. “Cuando solicité se detuvieran para poder llamar al seguro y pensando se trataba de un accidente, descendieron los cuatro ocupantes y comenzaron a golpearme con lujo de violencia, pronunciando insultos por mi condición de mujer y de motociclista. Durante varios minutos me agredieron con golpes y puntapiés, principalmente en la cara y costillas; una vez que se detuvieron abordaron la camioneta y se marcharon”. En una conversación ayer me añadió: “Nunca le dije que era Ana Gabriela Guevara. Nunca le dije que era senadora de la República. Simplemente le dije: ¿Por qué me tumba?”.

La agresión ha generado una gran atención y es justo. Hierve la sangre de saber que una mujer caída es cobardemente golpeada por cuatro hombres. La Procuraduría General de la República ha decidido atraer el caso. El que la placa de la camioneta haya sido registrada facilita la investigación, aunque la publicidad que se ha dado a los hechos seguramente ha alertado a los responsables.

Me ha sorprendido ver a gente en redes sociales y en conversaciones que me dicen: “Es que los motociclistas son muy agresivos”. Este es el tipo de argumento que usa Donald Trump cuando afirma que los mexicanos son violadores y asesinos. No hay ninguna indicación de que la senadora haya cometido ninguna falta, pero mucha gente reacciona con prejuicios. He visto a motociclistas agresivos; por lo tanto, todos los motociclistas son agresivos y merecen ser agredidos.

La senadora lamentó en su comunicado la violencia a la que son sometidas las mujeres. También pidió “una cultura de respeto hacia los motociclistas, puesto que somos objeto de agresiones”. En muchos casos, señala, los motociclistas llegan a perder la vida “por la irresponsabilidad de conductores que actúan al margen de las leyes de tránsito”. Estoy de acuerdo, aunque la exigencia hay que extenderla a aquellos motociclistas que piensan que los reglamentos no se aplican a ellos.

La motocicleta genera una sensación de libertad. El delicado equilibrio con el que se avanza sobre dos ruedas, la maniobrabilidad del vehículo, la necesidad de prestar atención a cada movimiento y obstáculo en el camino, y el viento sobre el cuerpo y el rostro liberan el espíritu. Entiendo muy bien por qué a Ana le gusta subirse a la moto. Yo mismo lo hago y también mi hermano y mi hermana.

Pero hay mentes cerradas que aborrecen a cualquier motociclista o a cualquier mujer. La agresión contra la senadora, en efecto, parece haber sido motivada por un odio a alguien simplemente por ser mujer y motociclista.

Ningún grupo de cuatro hombres que golpee y patee a una mujer debe poder evadir la justicia. Espero que la PGR detenga a los responsables y les dé un castigo ejemplar.

LA PECANINS

Betsy Pecanins fue intensa, brillante y siempre sorprendente. Transitaba sin problemas del blues a la música folclórica. A nadie debe sorprender que haya decidido marcharse de improviso y sin pedir permiso. Pero eso no significa, Betsy, que no te extrañaremos.
13 Diciembre 2016 04:00:00
Endeudados
Un buen padre de familia está dispuesto a hacer todos los sacrificios necesarios para dar a sus hijos un mejor nivel de vida. Restringir el gasto personal o familiar tiene sentido si esto significa que se preservará un patrimonio para los hijos y se les dejará libre de deudas. Los políticos, lamentablemente, piensan de forma radicalmente distinta. Para ellos lo mejor es gastar, hoy para su propio beneficio, y dejar la factura a nuestros hijos.

México está viviendo un proceso de inquietante endeudamiento público. No es el nuestro el Gobierno más endeudado del mundo, en un momento en que empiezan a percibirse las consecuencias de los años de políticas monetarias laxas, pero el ritmo de crecimiento del pasivo ha sido muy rápido y genera riesgos enormes para el país.

Contraer deudas no siempre es malo. Las empresas que crecen utilizan créditos de manera habitual para adelantar inversiones productivas. Una familia que obtiene una hipoteca para comprar un activo valioso, una casa, por ejemplo, no está haciendo daño a los hijos, sino que, por el contrario, está construyendo un patrimonio para ellos.

El problema de los gobiernos mexicanos es que contratan deuda para financiar gasto corriente.

Nuestros políticos buscan gastar hoy porque esto los beneficia electoralmente.

El dinero de los contribuyentes lo utilizan para comprar votos creando burocracias y pagando programas sociales. No les interesa generar actividad económica que construya prosperidad ni evitar crisis futuras. Poco cuidado ponen en administrar bien el dinero de los contribuyentes.

A través de un esfuerzo enorme, la deuda pública tuvo un descenso gradual desde la crisis de los años 80. En 2009 la deuda total, medida como el saldo histórico de requerimientos financieros del sector público, representó el 36.2% del producto interno bruto. De ahí, el Gobierno dijo que había que aplicar una política “contracíclica” (que quiere decir aumentar el déficit de gasto para que supuestamente la economía no deje de crecer) y aumentó la deuda hasta alcanzar el 46.9% del PIB en 2015 (cefp.gob.mx/publicaciones/documento/2016/mayo/eecefp0022016.pdf). Para este 2016 se espera un cierre cercano al 50 por ciento. Esta cifra rebasa ya con creces el 43.2% del PIB que tanto alarmó en la crisis económica de 1995.

Y esto es sólo el endeudamiento del sector público central. Hay que añadir la deuda subnacional, esto es, la que están acumulando los gobiernos de estados y municipios. Las autoridades han señalado que el monto total no pone en riesgo las finanzas públicas. Quizá. Pero también el ritmo de crecimiento ha sido vertiginoso. La deuda subnacional pasó de 1.9% del PIB en 2001 a 3.1 en 2015 (
http://www.cefp.gob.mx/publicaciones/documento/2016/abril/cefp0072016.pdf). Algunos estados han alcanzado niveles tales de deuda, como Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo, que están teniendo dificultades para mantener sus programas de gasto público.

Según el Banco de México, la deuda neta del sector público federal ascendía en agosto de 2016 a 8 billones 297 mil millones de pesos. Esto equivale es 64,820 pesos por cada uno de los 128 millones de hombres, mujeres y niños de nuestro país. Nuestros políticos piensan que no importa, al fin que quienes tendrán que pagar los costos no son ellos sino nuestros hijos y nietos. Tienen una mentalidad radicalmente distinta a la de un jefe de familia responsable, que está dispuesto a hacer sacrificios con el fin de que sus hijos y nietos tengan un mejor nivel de vida.

DIPUTADOS EVASORES

Que los diputados no paguen impuesto sobre su aguinaldo de 140 mil 504 pesos es indignante (Reforma 12.12.16).

Que no lo paguen por ser servidores públicos, como señala la Secretaría General de la Cámara de Diputados, es un insulto a los contribuyentes.
09 Diciembre 2016 04:00:00
Votar a los 16
Parece que el Gobierno de la Ciudad de México no sabe realmente qué posición tomar con los adolescentes. Por una parte, les restringe derechos individuales, como el de tener sexo o contraer matrimonio; por el otro, busca otorgarles el derecho a votar a los 16.

El proyecto de constitución sometido por el gobierno de Miguel Ángel Mancera a la Asamblea Constituyente establece que “el derecho al sufragio empieza a los 16 años”. La decisión es política y busca fortalecer el voto de los partidos de izquierda. Los redactores recuerdan bien la vieja frase atribuida a muchos a lo largo de décadas: “Quien no es comunista a los 20 no tiene corazón, quien lo sigue siendo a los 40 no tiene cerebro”.

Los partidos de izquierda han buscado convertir la nueva Constitución en un instrumento para fortalecer su control sobre la Ciudad de México, la cual han gobernado desde 1997. La idea de bajar la edad para votar de 18 a 16 años no tiene más propósito que incrementar su voto ya que suponen que los jóvenes votarán mayoritariamente por la izquierda.

Lo paradójico es que estos gobiernos han venido despojando a los menores de 18 años de la libertad de tomar decisiones personales. Apenas en julio de este 2016 la Ciudad de México prohibió el matrimonio de personas menores de 18 años. El jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera presentó la medida con orgullo: “Este es un paso determinante, fundamental, un antes y después en la Ciudad de México. A partir de ahora se prohíbe el matrimonio de mujeres que no tengan 18 años. No hay que olvidar, por más que existan circunstancias diversas, no dejan de ser niñas”.

En realidad, la ley no sólo prohíbe el matrimonio de las mujeres menores a los 18, sino también de los hombres; sería inconstitucional una prohibición que se aplicara sólo a las mujeres.

Contraer matrimonio no es la única prohibición que enfrentan los menores de 18. Se les prohíbe también consumir bebidas alcohólicas. Los adultos pueden ser procesados por corrupción de menores si permiten beber a menores o les ofrecen una copa de vino, cuando en Europa esto es una práctica habitual. Un adulto que tenga relaciones sexuales con un menor puede también ser sancionado a pesar de que el menor acepte el encuentro. A los menores se les prohíbe también comprar tabaco o pornografía.

Si un menor de 18 comete un delito, aunque sea un homicidio o violación en agravio de otro menor, tendrá un trato distinto al de un adulto. A lo mucho tendrá que cumplir una detención temporal en una “comunidad para menores”, lo que antes se llamaba un “tutelar”, para quedar en libertad al cumplir los 18 años. La legislación penal considera a los menores de 18 como incapaces de tomar decisiones y por lo tanto no los procesa penalmente como adultos.

Yo no sé si a los 16 años una persona tiene la madurez para votar por un gobernante cuyas decisiones pueden afectar de manera profunda a toda la sociedad. Al ver los resultados de algunas elecciones me pregunto si esta madurez se alcanza incluso a los 60. Pero lo que sí queda claro es que no se puede tratar a un joven de 16 como un niño cuando quiere tomarse una bebida alcohólica, tener sexo o contraer matrimonio, pero como un adulto a la hora de votar.

Hay que entender, por supuesto, que lo que menos interesa a los políticos que promovieron bajar la edad para votar son los jóvenes. Quieren sus votos, aunque no los consideren capaces de tomar ninguna decisión personal.

Plusvalía

Claro que muchos políticos defienden la confiscación de la plusvalía de los inmuebles que ha decretado la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México. ¿Por qué habría de beneficiarse el dueño de un aumento en el valor de su casa cuando los funcionarios necesitan tanto los recursos?
08 Diciembre 2016 04:00:00
Lo irracional
Se suponía que las reglas electorales impuestas por la clase política en 2007 crearían un punto de partida más parejo para los aspirantes a cargos de elección popular. El resultado, sin embargo, ha sido exactamente lo contrario. Hoy quienes controlan los tiempos oficiales de los partidos políticos tienen una ventaja enorme. No hay equidad. Simplemente se ha cambiado la ventaja para darla a los presidentes de los partidos.

La clase política enmendó la Constitución en 2007 con el fin de obligar a las emisoras de radio y televisión a emitir propaganda del Gobierno y los partidos políticos y prohibir la compra de tiempos de radio y televisión para la promoción de ideas o candidatos políticos. Estableció también otras restricciones que el IFE/INE y el Tribunal Electoral han tratado de definir y aclarar a lo largo de los años.

El último esfuerzo lo acaba de ofrecer la Comisión de Quejas y Denuncias del Instituto Nacional Electoral, que ordenó no sólo la suspensión de la promoción en programas de televisión y espectaculares de entrevistas de Rafael Moreno Valle, gobernador de Puebla y aspirante a la Presidencia de la República, sino que señaló también que “debe abstenerse de realizar, durante las entrevistas que conceda en medios de comunicación, expresiones que destaquen sus cualidades personales y logros de Gobierno que puedan posicionarlo con fines electorales y afectar la equidad en la contienda electoral”.

El gobernador se ha quejado de censura y ha señalado que el INE viola el Artículo Sexto de la Constitución que garantiza la libertad de expresión. Ha promovido en consecuencia un recurso ante el Tribunal Electoral por “la tutela preventiva”, o sea la censura, de la Comisión de Quejas.

Me parece que Moreno Valle sí violó la ley. Las entrevistas del gobernador han sido utilizadas como excusa para realizar una extensa campaña de promoción en televisión y espectaculares. La gran duda es si es una ley justa. Pienso que no.

Moreno Valle tiene un enorme problema en su aspiración a la Presidencia. Fuera de Puebla, nadie lo conoce. Necesita generar una presencia nacional para tener oportunidad de alcanzar su objetivo, pero la ley no se lo permite.

Moreno Valle tiene razón cuando señala que otros aspirantes sí pueden promoverse a sí mismos. Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya han utilizado los tiempos de sus partidos en radio y televisión para darse a conocer en todo el país. Por eso el tabasqueño está en primer lugar en las encuestas presidenciales y Anaya es quien más ha avanzado en el último año. Hoy también la perredista Alejandra Barrales empieza a convertirse en protagonista de la propaganda de su partido.

Las reglas actuales no generan la equidad que presumen los políticos que crearon el sistema (entre ellos el propio Moreno Valle, que votó a favor como senador en 2007). Por el contrario, protegen a quienes ya son conocidos, como Margarita Zavala, que obtuvo el reconocimiento público cuando fue primera dama, o a quienes utilizan los tiempos de los partidos para promoverse. Un gobernador como Moreno Valle queda excluido a menos de que busque alguna forma de darle la vuelta a las prohibiciones. Los cortos períodos de campaña y las restricciones a la compra de tiempos de medios le hacen virtualmente imposible el triunfo de otra forma.

Mientras tanto, los consejeros del INE no sólo han aplicado la censura de la ley, sino que la han expandido. Prohibirle a Moreno Valle destacar sus “cualidades personales y logros de Gobierno” va más allá de la censura. Raya en lo irracional.

CON LA MAFIA

Supuestamente Televisa es parte de la mafia del poder que impide el acceso a los medios de Andrés Manuel López Obrador quien, sin embargo, ayer tuvo 40 minutos con Carlos Loret de Mola.
07 Diciembre 2016 04:02:00
Sin propiedad
Paradoja. El Gobierno de la Ciudad de México organizó un referéndum sobre el Corredor Cultural Chapultepec, rechazado por 14 mil ciudadanos, pero no sobre la nueva constitución capitalina. Supongo que el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, intuye que los votantes la rechazarían.

El proyecto representa un retroceso enorme para las libertades individuales. No es un verdadero texto constitucional que señale y proteja garantías individuales, sino un proyecto político que presume ser progresista pero que empobrecerá a la ciudad al establecer mayores controles gubernamentales y reducir las libertades.

Mucha de la discusión se ha centrado en el Artículo 21, fracción C, que en su párrafo 7 señala: “Los incrementos en el valor del suelo derivados del proceso de urbanización, se considerarán parte de la riqueza pública de la ciudad”.

El párrafo 9 añade que el gobierno recuperará “las plusvalías generadas (por los derechos de edificación) que deberán ser aplicadas en beneficio de los sectores de bajos ingresos”. Esta disposición, que sugería una confiscación generalizada de las plusvalías, ha sido al parecer modificada en comisiones; pero el texto está lleno de otras medidas destinadas a despojar a los ciudadanos, concentrar el poder y eliminar las libertades individuales.

El proyecto crea una enorme lista de derechos artificiales, como el de “una sexualidad plena” en el Artículo 10, fracción D, pero establece restricciones ideológicas que pueden impedir el cumplimiento de algunos de estos derechos, como el Artículo 14, fracción H, que “prohíbe toda forma de privatización del agua”.

Por otra parte, no reconoce la propiedad más que en términos de su función social. Olvida que John Locke consideró que la principal responsabilidad de cualquier Gobierno es proteger la propiedad o que ésta fue considerada un derecho fundamental en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de la Revolución Francesa y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas. Para la estalinista izquierda mexicana, la propiedad privada es un derecho incómodo y por lo tanto innombrado. Pero, eso sí, el proyecto permite la privatización del espacio público. El Artículo 15, fracción F, párrafo 2 establece que “las personas prestadoras de servicios, vendedores fijos y semifijos tienen derecho a: a) Desempeñar sus actividades y oficios en los espacios públicos de la ciudad, determinados por la ley”.

Una verdadera constitución debe ser un texto sencillo que reconoce derechos y garantías individuales y sirve de sustento a leyes y reglamentos más detallados. Este proyecto, en cambio, es un abigarrado texto de 148 páginas, redactado sin técnica jurídica, que pretende imponer a la sociedad un cuestionable proyecto político.

Lo que más inquieta es que incluye una disposición que busca evitar que la sociedad, en un ejercicio democrático, pueda modificar sus perjudiciales medidas. El Artículo 175 sentencia: “En materia de los derechos y libertades conquistados en la Ciudad de México, esta Constitución y las leyes que de ella emanen, sólo podrán reformarse para ampliar, proteger y garantizar los derechos de las personas, nunca en menoscabo”.

Aun cuando los ciudadanos quieran modificar la tendencia política de la constitución, no lo podrán hacer. La Constitución los despoja de ese derecho fundamental. Con razón el gobierno no ha querido someter el texto a referéndum.

Todos iguales

Gabriela Ramos, directora de gabinete de la OCDE, señala que en las pruebas de Pisa los niños mexicanos muestran una gran igualdad: todos tienen un pésimo desempeño. Otros países, como Francia, evidencian mayor desigualdad. pero también mayor calidad.
06 Diciembre 2016 04:00:00
Revalorar el TLCAN
A casi 22 años de distancia algunos políticos de izquierda se dan cuenta de que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el TLCAN, ha sido benéfico para México. Un artículo de Andrés Becerril en Excélsior citaba ayer a Carlos Navarrete, exdirigente del PRD: “Pensábamos en aquel tiempo que era lo peor (…). Cuando nos opusimos al TLC en el siglo pasado no calculamos lo que podía significar esto, y hoy, paradojas de la vida, que la izquierda tiene que defender la vigencia del TLC”. Un Pablo Gómez más recalcitrante señalaba: “Estuvo mal administrado por el gobierno de México. Ese tratado debió haber sido mejor aprovechado”. Según Gómez, además del TLCAN, debió haberse fortalecido el mercado interno y asegurado que no sólo los trabajadores del sector exportador tuvieran mejores sueldos, sino también los de salario mínimo. Pero Gómez ya no rechaza el TLCAN ni pide que nos unamos a Trump para abrogarlo.

Jorge Castañeda, quizá el opositor más vehemente del acuerdo cuando se negoció, no hizo ningún intento por eliminarlo cuando fue secretario de relaciones exteriores de 2000 a 2003. En 2014, sin embargo, publicó un artículo en Foreign Affairs en el que afirmaba: “Hoy, a 20 años de que entrara en vigor, tal vez algo en lo que todos estamos de acuerdos es que todos los bandos exageraron enormemente: el TLCAN no trajo los grandes beneficios que prometieron sus defensores, pero tampoco las terribles pérdidas que auguraban sus detractores. Todo lo demás es debatible”.

Ricardo Pascoe, vocero y secretario de Relaciones Exteriores del PRD en los años 90, quien se opuso también al tratado, escribió este 2016: “Hemos dado un paso en falso al proponer la revisión del TLCAN. Nos conflictúa con nuestros buenos socios de hoy y nos obliga a algo que no nos conviene como país en el futuro”.

Yo debatí con todos ellos en defensa del acuerdo. Nunca creí que produciría un milagro, pero sostuve que incrementaría el comercio y aumentaría las inversiones. El tiempo ha confirmado esta predicción.

El intercambio entre Estados Unidos y México aumentó de 81 mil 498.3 millones de dólares de 1993, con un superávit de mil 663.3 millones de dólares para la Unión Americana, a 532 mil 153 millones de dólares en 2015, con un superávit para México de 60 mil 662.8 millones (census.gov). México no sólo se ha beneficiado de un aumento de las exportaciones a Estados Unidos de 39 mil 917.5 millones de dólares en 1993 a 296 mil 407.9 millones en 2015, sino también de las importaciones, las cuales han permitido a los consumidores mexicanos comprar mejores productos a mejor precio.

La inversión extranjera directa también ha aumentado. En la década de 1980 se registraban cifras promedio de 2 mil millones de dólares anuales. Ya en vísperas de la entrada en vigor del TLCAN, en 1993, se logró un monto de 21 mil 511.1 millones de dólares. En 2014 la cifra fue de 53 mil 36.2 millones de dólares (cefp.gob.mx).

El TLCAN cumplió con su función. Aumentó el comercio y las exportaciones, así como la inversión extranjera directa. Ese era el propósito. Las zonas expuestas al libre comercio han tenido tasas altas de crecimiento, las que se resisten a la apertura se hunden cada vez más en la pobreza, pese a los enormes subsidios que reciben. El TLCAN es uno de los pocos instrumentos económicos que ha funcionado en nuestro país en los últimos 22 años. Su posible abrogación es la mayor amenaza que hoy pende sobre México.

TRAGEDIA EN RUEDAS

El secretario del Ambiente, Rafael Pacchiano, se enorgullece de que sólo 48% de los autos en el Valle de México recibe hoy holograma para circular todos los días contra 75% antes. Para las familias afectadas es una tragedia que las obliga a usar sus ahorros para comprar un nuevo auto.
02 Diciembre 2016 04:05:00
Torre Trump
El congestionamiento en la Quinta Avenida y la calle 57 en Midtown Manhattan ha sido siempre una constante. En esta intersección se encuentra la icónica tienda insignia de Tiffany & Co., escenario de algunas de las escenas más importantes de la película Breakfast at Tiffany’s, que protagonizó Audrey Hepburn en los años 60. En el número 725 de la Quinta se yergue la Torre Trump, un edificio de usos mixtos de 68 pisos (58 si se toma el gigantesco atrio como un solo piso), donde Gucci tiene su tienda insignia. El presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, reside ahí, en el penthouse del piso 68, y tiene su oficina principal. En la torre hay más apartamentos residenciales, oficinas, un hotel, restaurantes y tiendas.

El tránsito en la zona se ha complicado de manera importante en las últimas semanas. El Servicio Secreto tiene ya la obligación de proporcionar seguridad a Trump como si fuera Presidente de los Estados Unidos. Pero no es lo mismo proteger a un presidente en una casa en una calle residencial de casi cualquier lugar del país a hacerlo en el penthouse de un rascacielos en el área comercial más cara del país y quizá del mundo.

Por lo pronto la avenida se mantiene abierta, pero se han ubicado barreras sobre la Quinta Avenida, se ha cerrado la calle 56 y hay policías y agentes del Servicio Secreto. Se permite el paso a quienes llegan a comprar en las tiendas o tienen algún otro tipo de actividad legítima en el lugar, pero a los transeúntes y turistas se les pide pasar a la acera del otro lado. Trump tiene un ascensor designado para subir y bajar, pero para el resto de los residentes, oficinistas, empleados de las tiendas y compradores la vida se ha complicado.

Trump hace muchas de sus actividades en la torre. No sólo vive y tiene sus oficinas en el lugar, sino que ahí mismo realiza reuniones. Este martes 29 de noviembre cenó en el Jean Georges, afamado restaurante en la torre de tres estrellas Michelin, con Mitt Romney, el excandidato presidencial que, pese a haber sido muy crítico de Trump en la campaña, es hoy candidato para secretario de Estado, lo que lo pondría a cargo de la política exterior.

Bill de Blasio, el alcalde izquierdista de Nueva York, enemigo natural de Trump, se reunió ya en una ocasión con el Presidente electo en la Torre Trump y ha prometido que mantendrá abierta la Quinta Avenida al tránsito vehicular y peatonal. Ya ha habido en el lugar, sin embargo, varias manifestaciones de protesta contra Trump.

Nueva York es una ciudad acostumbrada a recibir a mandatarios y potentados de todo tipo. En septiembre y octubre todos los años se generan severos congestionamientos por los cortes a la circulación cuando se congregan presidentes y primeros ministros para participar en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Los retos de tener a un presidente electo residiendo en la Quinta y la 57 son, sin embargo, nuevos.

De momento, se piensa que los problemas podrían disminuir a partir del 20 de enero, cuando Trump tome posesión y se mude a la Casa Blanca en Washington, donde las condiciones de seguridad son mucho mejores. Pero al contrario de lo que ha ocurrido con todos los presidentes anteriores, que mejoraban la calidad de su vivienda al mudarse a la Casa Blanca, Trump estará dando un paso hacia abajo. Nadie descarta que, como Presidente, regrese con frecuencia al penthouse de la Trump Tower. Por lo pronto, se espera que su esposa Melania permanezca ahí hasta que termine el actual ciclo escolar de Barron, su hijo de 10 años.

CARSTENS Y EL PESO

Agustín Carstens ha renunciado al Banco de México para irse a trabajar al Banco de Pagos Internacionales. La decisión llega en mal momento para México por el nerviosismo ante la Presidencia de Donald Trump.
01 Diciembre 2016 04:00:00
Bienios de EPN
Hoy se cumplen cuatro años del Gobierno de Enrique Peña Nieto. Ha sido un periodo dividido de manera muy clara en dos. El primer bienio fue el tiempo del Pacto por México, de las reformas estructurales, de los comentarios y reportajes de alabanza en los medios internacionales, del “momento de México”. El segundo bienio ha sido el de los problemas, del movimiento de Ayotzinapa y los señalamientos por la “casa blanca”, de la economía que testarudamente se negaba a alcanzar el crecimiento del 6% ofrecido en la campaña, del desplome de la popularidad del Presidente, incluso de la elección de Donald Trump.

Son tan contrastantes estos dos bienios, que cabe preguntarse por qué le salieron tan bien las cosas al Presidente en un principio y por qué le han salido tan mal en los últimos dos. No parece haber respuestas claras. Pero ciertamente parece haber una mala política de comunicación en Los Pinos.

El Presidente sigue saliendo todos los días en muy cuidadas notas de radio y televisión en que se le presenta dando discursos. Quizá esta proyección de imagen era la correcta en los tiempos en que los medios tradicionales eran la única forma de saber lo que ocurriría. Hoy, frente a la información de redes sociales, en que no hay controles y la burla se privilegia antes que la formalidad o la veracidad de la información, esta forma de comunicar se antoja obsoleta.

A esas notas de medios tradicionales hay que sumar los interminables minutos de propaganda que saturan por ley los tiempos de radio y televisión. La avalancha de spots que insisten en los supuestos logros del Gobierno, que nos dicen que “lo bueno no se cuenta, pero cuenta mucho”, es un simple desperdicio de valiosos tiempos de radio y televisión. El bombardeo de propaganda, lejos de ayudar a la imagen presidencial, irrita a los ciudadanos.

El Gobierno ha hecho cambios en su equipo de comunicación, pero no parece haber generado una política más eficaz de comunicación para estos nuevos tiempos. Quizá sea imposible. El Presidente ha entendido que un “malhumor social” afecta a México, aunque también a otros países del mundo.

Ahora empieza el tercer bienio de Peña Nieto y si algo nos dice la historia es que veremos un periodo de declinación del poder presidencial. El proceso que llevará a la sucesión del 1 de diciembre de 2018 ha comenzado ya, a pesar de todas las reglas que supuestamente buscan evitar las campañas adelantadas. El propio Presidente ha dicho que, en el caso de su partido, el PRI, primero será el proyecto y después el candidato. Ha sugerido incluso la posibilidad de que el candidato no sea seleccionado hasta principios de 2018. Quizá esto le preserve poder durante más tiempo, pero dejará al candidato del PRI en una posición de desventaja frente a sus rivales.

Los dos años que restan del sexenio serán complicados. Si bien no hay certeza sobre las políticas de Trump, es muy probable que impliquen un mayor proteccionismo que afectará a México. Las reformas estructurales empezarán a rendir frutos, incluso algunas ya la están haciendo, pero aun así no se espera que generen un repunte fuerte en el crecimiento económico en lo que resta del sexenio.

Estamos entrando al último tercio del Gobierno de Peña Nieto en un momento en que la popularidad del Presidente se encuentra en niveles históricamente bajos y el crecimiento económico apenas alcanza el 2% anual. Muy atrás ha quedado el brillo del primer bienio. La gran esperanza hoy es que no tengamos un deterioro adicional al que ya sufrimos en el segundo bienio.

Gobiernos

Casi seis meses después de las elecciones, hoy rinden protesta los nuevos gobernadores de Veracruz y Oaxaca, dos estados maltrechos por malos gobiernos.
29 Noviembre 2016 04:00:00
Culto a Fidel
Fidel Castro afirmó que sus actos tenían como propósito garantizar el bienestar del pueblo y la igualdad, pero ya en el poder promovió un culto a la personalidad sin precedentes en la historia de Cuba. “Fidel era un narcisista de libro de texto” escribió Carlos Alberto Montaner, el escritor cubano exiliado, en el periódico español ABC.

Fidel estaba enamorado de su palabra. Pronunció miles de discursos, pero no sólo abusó del número, sino de la duración. No sabía cómo parar. Su primer discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 26 de septiembre de 1960, duró 4 horas con 48 minutos. En febrero de 1998 pronunció uno de 7 horas y cuarto ante la Asamblea Nacional de Cuba.

El comandante convertía entrevistas, diálogos y coloquios en discursos. Andrea Mitchell, la periodista estadunidense, recuerda que Castro le dio una respuesta de 45 minutos a una pregunta. Mario Vargas Llosa apunta que conoció a Fidel en una reu-nión con intelectuales latinoamericanos que se convirtió en un largo monólogo sin que nadie más pudiera decir nada.

Andrés Manuel López Obrador calificó a Fidel como “un gigante” y afirmó que “está a la altura de Mandela”. Sin embargo, Nelson Mandela no promovió un culto a la personalidad, ni creó un régimen autoritario en Sudáfrica. Sólo fue presidente 5 años. No dejó el Gobierno en manos de un pariente. Fue liberal y tolerante.

Fidel no lo fue. Sus prejuicios y fobias personales se traducían en políticas de Estado. Muchos supuestos enemigos de la Revolución fueron fusilados o encarcelados en sus primeros años de poder. A los homosexuales los persiguió aun cuando fueran partidarios de su régimen. “Una desviación de esta naturaleza está en contradicción con el concepto que tenemos sobre lo que debe ser un militante comunista”, dijo en 1965. Castro mandó encarcelar a “los maricones” y a otros en las Unidades Militares de Ayuda a la Producción, campos de concentración. Años después modificaría esta posición y reconocería haber estado equivocado. Fidel se empeñaba en crear realidades imposibles de cumplir. Tras nacionalizar las empresas del país, impulsó en los años 60 un proyecto de “industrialización instantánea” que resultó un fracaso. Cuando las reformas comunistas provocaron el desplome de la producción azucarera de 6.7 millones de toneladas en 1961 a 3.5 millones en 1963, empezó una campaña para lograr una zafra de 10 millones en 1970, año en el que se obtuvieron 8 millones. Para la zafra 2016-2017 la producción fue de 1.6 millones de toneladas. Fidel buscó clonar una vaca, “Ubre Blanca”, que supuestamente producía más leche, pero el experimento no funcionó.

El narcisismo de Fidel se ha mantenido incluso después de su muerte. El Gobierno cubano decretó 9 días de duelo por el comandante, una especie de novenario para un líder ateo. En estos 9 días se han prohibido actividades y espectáculos públicos. La radio y la televisión deben transmitir sólo “una programación informativa, patriótica e histórica”. Algunos afirman que no se puede escuchar música ni en privado. Martí Noticias, una agencia financiada por el Gobierno estadunidense, reporta que hay grupos que ordenan a la gente en la calle que se quite los audífonos y advierte que se apague la música en los hogares. Un concierto del tenor Plácido Domingo el sábado 26 de noviembre fue cancelado. Poco importan los errores cometidos. El régimen cubano necesita héroes y Fidel lo es. El culto a la persona no hará sino crecer.

FIDEL Y EL PRI

Carlos Salinas de Gortari está ya en Cuba para rendir homenaje a su amigo, el comandante Castro. Al parecer Enrique Peña Nieto se trasladará también a Cuba. La cercanía de los priistas con Fidel irrita a la izquierda mexicana, pero es una realidad.
25 Noviembre 2016 04:08:00
El líder y la tele
Para una comunidad culta y educada Donald Trump es sencillamente un personaje impresentable. Para los más de 60 millones de estadunidenses que votaron por él, la mayoría blancos de edad media o avanzada y poca educación, es el único líder que puede cambiar una realidad que los deja cada vez más insatisfechos.

Trump no es el primer populista que gana una elección. Ni en Estados Unidos ni en el mundo. El hecho es bastante más común de lo que uno pudiera pensar.

Lo sorprendente es que no ocurra con mayor frecuencia. La magia del populismo es enorme. Siempre es más fácil votar por un político que promete resolver todos los problemas de un plumazo que por otro que ofrece “sangre, sudor y lágrimas”.

Ante quienes piensan que Trump puede “trumpezarse” antes de tomar el poder o que será depuesto antes de cumplir sus cuatro años de gobierno o que será derrotado en su intento de reelección en 2020, hay que señalar que los populistas tienen una enorme capacidad de conquistar el poder y de permanecer en él. Ahí está el caso de Hugo Chávez, que logró su sueño de mantenerse en la presidencia de Venezuela hasta su muerte y que se las arregló todavía para dejarle el mando a una caricatura a su imagen y semejanza, Nicolás Maduro. Pueden pasar muchos años para que se perciban los problemas que genera el populismo.

Quizá Trump no era un candidato culto y educado, pero resultó más listo que sus rivales. Supo manejar los medios de comunicación, y en especial la televisión, mucho mejor que los otros aspirantes republicanos y que Hillary Clinton.

Se dio cuenta de que es más popular un candidato que habla directamente a la gente, en un lenguaje común y corriente, aunque cometa errores a cada paso, que uno que cuida sus palabras y busca ser políticamente correcto.

Clinton gastó mucho más que Trump en medios, 237.4 millones de dólares hasta el 19 de octubre (Bloomberg). Trump sólo invirtió 68 millones. Sin embargo, logró comunicar su mensaje con mayor claridad y contundencia a un público al que no le importaba mucho si decía mentiras o dislates. Trump simplemente mantuvo su papel del reality show The Apprentice (El Aprendiz) que había protagonizado en NBC. Sus debilidades se convirtieron en fortalezas porque llamaba la atención, mientras que Hillary parecía gris y burocrática. Cada vez que Trump decía en sus mítines: “¿Y qué vamos a construir?” y “¿Quién lo va a pagar?”, haciendo que la gente coreara “un muro” y “México”, su popularidad subía no sólo entre los asistentes sino entre quienes lo veían en la televisión.

Trump ha seguido los pasos de una serie de predecesores que demostraron que en la política mediática no importa mucho lo que digas sino el énfasis con que lo digas. Hitler cautivó a los electores alemanes en la década de 1930, cuando la radio empezaba a dominar, con sus bombásticos discursos que contrastaban con los razonamientos intelectuales de los demás políticos. Hugo Chávez podía no decir nada, pero lo decía con un enorme entusiasmo.

Muchos políticos siguen pensando que una campaña es un ejercicio intelectual en el que deben presentarse argumentos sopesados e inteligentes. La experiencia nos dice que, como en cualquier otra actividad que se presenta en los medios, la emotividad es más importante. Los electores no responden a los políticos con el lado izquierdo del cerebro, con la razón y la lógica, sino con el lado derecho, con la emoción.

Presionando

Trump está presionando a Carrier, fabricante de equipos de aire acondicionado, para que cancele sus planes de mudar una parte de su producción de Indiana a Nuevo León. Da miedo pensar que un presidente ahora intervendrá de este modo en las decisiones de las empresas.
24 Noviembre 2016 04:03:00
Fortaleza económica
Si México tuviera una mayor fortaleza económica no estaría sufriendo la actual incertidumbre generada por Donald Trump. Sin embargo, el país no ha podido superar su ya clásica tasa de crecimiento de 2% al año, la cual es insuficiente para abatir la pobreza.

Algunos sostienen que esta endeble expansión es prueba de que la apertura de la economía y las reformas estructurales han fracasado y deben eliminarse para regresar a una política de proteccionismo similar a la que ahora promueve Trump en los Estados Unidos. La información disponible, sin embargo, sugiere una realidad completamente distinta.

La apertura comercial y algunas de las reformas estructurales han generado el poco crecimiento económico del último cuarto de siglo. La industria manufacturera y la agricultura de exportación han sido historias de enorme éxito. El crecimiento de los estados que se han integrado al mercado global, como Aguascalientes, Guanajuato y Querétaro, han sido muy elevadas, similar al de los países exportadores de Asia. También las telecomunicaciones y el crédito han tenido fuertes tasas de crecimiento y han respondido favorablemente a sus reformas estructurales.

Entonces, ¿qué ha fallado? ¿Por qué sigue México sumido en la pobreza y con una tasa de crecimiento de apenas 2% al año?

En los últimos tres años un problema ha sido la caída de los precios del petróleo. Hemos pasado de 100 dólares a menos de 40 dólares por barril. El impacto, sin embargo, se ha concentrado fundamentalmente en la industria petrolera y en estados productores como Campeche y Tabasco. Sin la industria petrolera, el crecimiento de este 2016 sería de 3% en lugar del 2 por ciento.

Los precios del petróleo, sin embargo, solamente han regresado a niveles que teníamos hace algunos años. La gran pregunta es ¿por qué no supimos aprovechar mejor los años en que el petróleo se cotizó a 100 dólares por barril?

Los problemas económicos del país son mucho más profundos que el petróleo. Las entidades y actividades ancladas al México viejo siguen siendo incapaces de levantar cabeza a pesar de los miles de millones de pesos que reciben todos los años en subsidios del Gobierno.

La pobreza extrema de México se concentra en el campo. Frente a la creciente productividad de las granjas de exportación, los ejidos y tierras comunales sufren un estancamiento de décadas. Los programas asistencialistas del Gobierno se han ido a un pozo sin fondo. La salida de la pobreza no la dan los subsidios gubernamentales sino la producción, pero las restricciones a la inversión productiva en los ejidos siguen siendo enormes.

La economía informal es un lastre para la economía. Y no es un lastre ligero. Alrededor del 60% de los mexicanos trabaja en la informalidad con una productividad muy baja. Esta actividad genera, además, una competencia desleal para las empresas establecidas.

Aunque la apertura comercial y las reformas estructurales han sido en general positivas, el país no avanzará si no hacemos otros cambios de fondo, como una reforma fiscal que elimine los dañinos privilegios de la economía informal.

Se necesita también una reforma de fondo del ejido que otorgue derechos cabales de propiedad a los ejidatarios y permita la consolidación de tierras y una mayor productividad. Después de todo, la tierra debe ser de quien la trabaja, porque si es propiedad de quien la trabaja la hará producir
mejor.

2 por ciento

El Producto Interno Bruto creció 2% anual al tercer trimestre de 2016. Se mantiene así la maldición del 2%, la cifra aparentemente natural de expansión de la economía mexicana. La India también tuvo durante décadas una tasa de 3%, la cual subió a 6% una vez que se abrió la economía.
22 Noviembre 2016 04:00:00
Reino de justicia
Andrés Manuel López Obrador no tuvo problemas para lograr la aprobación de los Lineamientos Básicos del Proyecto Alternativo de Nación en el Segundo Congreso Nacional Extraordinario de Morena en Azcapotzalco. Si bien participaron unas 5 mil personas, los militantes aprobaron el proyecto por unanimidad tras un voto a mano alzada.

Si bien ya no promete la república amorosa sino el reino de la justicia y la fraternidad, no hay muchas diferencias con sus proyectos previos. El candidato perenne a la Presidencia señala que la fuerza de Morena “radica en su autoridad moral” ya que es el “único partido independiente de la mafia del poder y, por esa sencilla razón, es el instrumento más confiable y eficaz para enfrentar el principal problema de México: la corrupción política”.

Muchos de los puntos que propone son simples lugares comunes: “Se establecerá una auténtica democracia. nada ni nadie estará por encima de la ley”, “nuestra propuesta es acabar con la corrupción, no sólo reducirla, sino erradicarla por completo”. Otros implicarían cambios importantes, como eliminar el fuero para que el presidente pueda ser juzgado por corrupción. Si esto castigara la corrupción, podríamos aplaudir, pero lo más probable es que lleve a una constante inestabilidad política con golpes legales como el que derrocó a Dilma Rousseff en Brasil.

López Obrador dice que hará una consulta popular para determinar si mantiene las reformas estructurales, aunque apunta que él se opone a ellas. Ofrece mantener los equilibrios macroeconómicos y una baja inflación, así como respetar la autonomía del Banco de México, pero propone políticas que apuntan en dirección contraria.

Reitera que el desarrollo del sector energético debe centrarse en la construcción de refinerías, aunque los especialistas apuntan que es mejor impulsar el petróleo crudo porque sus márgenes son mayores. Añade que bajará por decreto los precios de las gasolinas, el gas y la electricidad y que subirá los subsidios al campo, medidas que costarán mucho y harán daño en vez de ayudar.

Dice que cancelará el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, a pesar de la inversión ya realizada, y construirá dos nuevas pistas en el aeropuerto militar de Santa Lucía para usarlo con propósitos civiles. Mantiene la idea de construir trenes de pasajeros de alta velocidad de la Ciudad de México a la frontera de Estados Unidos, pese a que los proyectos resultarían terriblemente caros y no serían rentables, por lo que requerirían de un fuerte subsidio que beneficiaría principalmente a una población acomodada. Propone aumentos artificiales en los salarios y repartir becas y subsidios para millones de estudiantes a un costo de más de 100 mil millones de pesos al año, pero también duplicar las pensiones a adultos mayores y garantizar para todos atención médica y medicamentos gratuitos. ¿Costo? Quién sabe.

Un gobierno de López Obrador cambiaría la estrategia para combatir la inseguridad. “El eje fundamental será la mejoría en las condiciones de vida y de trabajo”. Nadie objeta las políticas que mejoren las condiciones de vida, pero la idea de que la inseguridad es producto de la pobreza es simplemente falsa.

Andrés Manuel, quien será candidato a la Presidencia por tercera ocasión, ofrece a los mexicanos el reino de la justicia y fraternidad en la tierra sin ningún esfuerzo. No sorprende que le vaya bien en las encuestas.

Absolución

“El aborto es un crimen grave, porque pone fin a una vida humana inocente”, dice el papa Francisco. Por eso la absolución tenía que ser otorgada por un obispo. Francisco, sin embargo, ha decidido que un sacerdote común puede absolver en confesión por este pecado.
18 Noviembre 2016 04:00:00
Tribalismo
Nos han enseñado a ver el nacionalismo como una virtud, no sólo a nosotros los mexicanos sino a los habitantes de todos los países del mundo. Lo curioso es que el estado-nación es una entidad social relativamente reciente, a lo mucho de fines del siglo 15, aunque la mayoría de los estados-nación de la actualidad surgieron entre el siglo 18 y el 20.

El nacionalismo es, en realidad, una extensión del tribalismo de las viejas comunidades humanas. El ser humano fue desde sus orígenes un animal gregario. Las comunidades tenían ventajas evolutivas si colaboraban entre sí no sólo para cazar y enfrentarse a amenazas del mundo animal, sino también para confrontar a otras tribus.

Mucho se ha alabado el sentido solidario de las tribus de la antigüedad. Los miembros de una tribu se tenían confianza unos a otros y se ayudaban entre sí. El sentido de identidad de la tribu, sin embargo, tenía también importantes consecuencias negativas.

Algunos académicos han postulado por razones ideológicas o románticas que las antiguas sociedades tribales recolectoras vivían en una especie de paraíso terrenal en que no había guerras y las comunidades eran generosamente solidarias, pero Lawrence Keely ha señalado en War Before Civilization: The Myth of the Peaceful Savage (Oxford University Press, 1996) que no sólo había guerras entre tribus, sino que estas eran más letales que las contemporáneas en proporción de las poblaciones involucradas.

El tribalismo, como el nacionalismo, supone que el otro, el extraño, el diferente, el extranjero, el que no es miembro de la tribu, es por definición un enemigo que debe ser derrotado o aniquilado. Esta actitud se traduce en exclusión sistemática o en violencia. El racismo y la discriminación, como el nacionalismo, son formas de tribalismo.

La historia ha sido testigo de momentos de gran nacionalismo o tribalismo y otros de globalización, que sería la tendencia contraria. En muchas ocasiones en la historia alguna ciudad-estado con capacidad particular para la guerra conquistó territorios vecinos e incluso lejanos, pero el Imperio Romano se distinguió de muchos otros por tratar de establecer un sistema de gobierno unificado para los territorios conquistados. Eran los principios de la globalización. En China, también, se logró formar un gobierno central en un amplio territorio con grupos tribales y étnicos distintos.

Otros momentos de globalización en la historia han resultado en una mayor prosperidad y una mayor colaboración internacional. El periodo después de la Segunda Guerra Mundial ha sido particularmente fructífero y nos ha dado instituciones trasnacionales y globales como las Naciones Unidas, la Unión Europea y el Tratado de Libre Comercio que han generado comercio y prosperidad y han disminuido las guerras entre sus miembros. Las viejas desconfianzas, sin embargo, nunca terminan. Hoy vemos un retroceso importante con los votos populares del Brexit y la elección de Donald Trump en los Estados Unidos.

Esperemos que este retroceso sea sólo temporal. La historia ha ido dejando atrás el tribalismo de manera gradual y acercándose a una mayor globalización. Para seguir avanzando, y evitar estos retrocesos, necesitamos dejar de enseñar a los niños las virtudes del nacionalismo, de la exclusión de los otros, del tribalismo, y hacerles comprender que todos los seres humanos somos iguales y podemos trabajar juntos para beneficio de todos.

Tasa de interés

La Junta de Gobierno del Banco de México se ha visto obligada a subir nuevamente la tasa de interés de referencia. La elección de Donald Trump genera nuevos riesgos para México. Elevar las tasas de interés es una forma de enfrentar este nuevo y complejo escenario.
17 Noviembre 2016 04:00:00
Ford y Trump
Mark Fields, presidente ejecutivo de Ford, declaró esta semana que la empresa no ha cambiado sus planes. “Seguimos adelante con nuestro plan de trasladar la producción del Ford Focus a México”, dijo en el Salón del Automóvil de Los Ángeles, pero reiteró que esto no reducirá empleos en Estados Unidos. Por el contrario, la decisión “hará sitio a dos productos muy importantes que volveremos a traer a las plantas de Michigan”.

Las decisiones empresariales las deben tomar los empresarios y no los políticos o los burócratas. Los directivos de Ford necesitan mantener competitiva su empresa y toman decisiones para ello con costos potenciales enormes.

La lógica de Ford es impecable. Los autos compactos tienen un margen de rentabilidad menor que los vehículos de mayor lujo o las camionetas. La mano de obra, por otra parte, representa un porcentaje mayor del costo de fabricación de un auto compacto que de uno más grande, caro y equipado. Para mantenerse competitivas en el mercado de los compactos, las empresas automotrices tienen que aplicar un mayor control de costos. Por eso tiene sentido mover la producción del Focus a México y utilizar en cambio las instalaciones de Michigan para autos de mayor lujo o dimensiones. Vale la pena señalar, sin embargo, que las redes de fabricación de automóviles se extienden cada vez más por toda Norteamérica. Ningún vehículo se produce al 100% en un solo lugar.

Si realmente Trump cumple la amenaza de imponer un arancel de 35% a los vehículos fabricados en México, generaría problemas enormes para la producción de vehículos en toda Norteamérica. Las mayores beneficiarias serían las empresas asiáticas o europeas. Si para contrarrestar esta situación Washington impone aranceles a todos los autos producidos fuera de Estados Unidos, los países afectados tomarían represalias e impondrían aranceles no sólo a los vehículos estadunidenses sino a muchos otros productos. Veríamos, seguramente, una guerra comercial, como la que tuvo lugar en la década de 1930 y profundizó la Gran Depresión. Habría una recesión internacional.

Los burócratas nunca han podido entender las decisiones de las empresas. Tratan de controlar los resultados sin entender o atender las causas. Quieren, por ejemplo, que sólo se vendan productos nacionales, sin considerar realmente si el país tiene las condiciones competitivas para fabricarlos. Generan ineficiencias de producción, mayores costos para los consumidores, una menor actividad económica y destrucción de empleos.

Es valiente la decisión de Ford de mantener la producción de autos compactos en México pese a las amenazas de Trump. La empresa no puede cambiar tan fácilmente una estrategia que le ha dado una mayor eficiencia a lo largo de décadas. La japonesa Toyota, por otra parte, ha empezado ya la construcción de una planta en México, en Guanajuato, pero los planes estaban hechos desde hace años.

Las cosas pueden cambiar si el Gobierno de Trump impulsa una estrategia más proteccionista. Si las medidas punitivas contra las empresas son suficientemente fuertes, claro que disminuirán los flujos del comercio internacional. Esto no creará más empleos en Estados Unidos, pero sí destruirá puestos de trabajo ahí y en el resto del mundo. Es muy difícil, sin embargo, hacerle entender esto a un iletrado económico.

2.7 millones

¿Cuántos mexicanos trabajan en establecimientos de la industria manufacturera maquiladora de exportación? Son 2.7 millones, con sueldos muy superiores al promedio en México. Estos trabajadores serían las primeras víctimas de abolir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
15 Noviembre 2016 04:00:00
Malhumor global
No es nada más México. No es sólo Donald Trump. En todo el mundo hay un desencanto con el liberalismo democrático y la globalización. Por eso los electores se están inclinando por posiciones nacionalistas, xenófobas, autoritarias y populistas.

El triunfo de Trump en Estados Unidos es el ejemplo más notable, pero no el único. Este domingo el general pro-ruso Rumen Radev ganó la votación para la Presidencia de Bulgaria derrotando a la candidata pro-europea Tzezka Tsacheva. La victoria del Brexit en el Reino Unido es parte de esta tendencia. En Francia, si las elecciones presidenciales tuvieran lugar hoy, Marine Le Pen del Frente Nacional podría conseguir el triunfo.

Los populistas no están ganando todas las elecciones. Justin Trudeau en Canadá no es populista, tampoco Mauricio Macri en Argentina. Incluso en los países en que triunfa el populismo las elecciones son cerradas, como en el Brexit o en Estados Unidos, donde Hillary Clinton ganó incluso el voto popular. Pero no podemos cerrar los ojos a los triunfos de candidatos y propuestas populistas que habrían parecido imposibles hace unos años.

Hay numerosos intentos de explicar el fenómeno. En Estados Unidos se atribuye el triunfo de Trump a la frustración de los trabajadores blancos sin educación universitaria que se han visto afectados por la globalización. Algunos apuntan a la desigualdad social como causa. La verdad es que no sabemos a ciencia cierta.

Lo que sí sabemos es que el voto a favor de Trump, Le Pen o el Brexit es una forma de protesta, la manera en que los electores expresan su insatisfacción. El presidente Enrique Peña Nieto le puso nombre al desen-canto en México al llamarlo malhumor social. Y quizá tiene razón, pero el fenómeno no se circunscribe a nuestro país. El auge del populismo parece producto de un malhumor que se ha extendido por el mundo.

Algunas circunstancias económicas y sociales se relacionan con este fenómeno. La economía de muchas naciones, entre ellas las desarrolladas, no está creciendo con la velocidad de otros tiempos. La mayor parte de la expansión económica del mundo se concentra en la actualidad en los países del Asia Pacífico.

Muchos votantes piensan que este estancamiento es producto de la globalización. Por eso apoyan a candidatos que argumentan que, si se cierran las fronteras, el crecimiento regresará. La explicación, empero, no cuadra con la expansión de las economías de Asia, las cuales empezaron a crecer a partir de su apertura. Más bien parecería que las barreras excesivas a la inversión productiva en los países desarrollados y en naciones como México son la razón de la desaceleración de la economía, la cual genera pobreza y también desigualdad.

Otros factores parecen incidir en el malhumor. Los medios de comunicación tradicionales han perdido influencia y están siendo reemplazados por redes sociales en las que el rumor tiene más fuerza que la información comprobada y en las que se generan incentivos perversos para difundir datos falsos o incluso descabellados.

Acallar a las redes sociales es imposible e indeseable, pero sí podemos tomar medidas más vigorosas para promover las virtudes de un sistema de libertades. La experiencia con gobernantes populistas, desde Benito Mussolini y Adolf Hitler hasta Hugo Chávez, ha sido terrible. En un momento en que el lib eralismo democrático está cayendo víctima del malhumor social, es muy importante reivindicarlo.

Afectaciones

¿Quién dice que no afecta Trump? Un desarrollador de parques industriales en México me dice que tres empresas de Estados Unidos y Canadá han colocado proyectos “en standby” mientras se definen las reglas del comercio. Moody’s, mientras tanto, ya ha bajado su expectativa de crecimiento para México.
11 Noviembre 2016 04:06:00
Trump y el TLCAN
Después de un tropezón inicial la noche del 8 al 9 de noviembre, las bolsas estadunidenses han superado el miedo a Donald Trump y han tenido avances significativos. El Dow Jones se encuentra en niveles históricamente altos. No ha sido el caso, sin embargo, de las acciones mexicanas ni del peso, que han sido los mayores perdedores en los mercados desde la elección de Trump.

Los inversionistas siguen desconfiando de Trump, pero por lo menos piensan que si cumple su promesa de bajar los impuestos corporativos se liberarían los 2.5 billones (millones de millones) de dólares que las empresas estadunidenses mantienen en el extranjero por el impuesto adicional que tendrían que pagar en caso de llevarlo a Estados Unidos. Esta simple medida podría generar un fuerte impulso a la economía estadunidense. En el caso de México, el pesimismo es producto de lo que Eric Martin y Nacha Cattan de Bloomberg describieron como la “excepcional hostilidad” que Trump ha exhibido hacia el país.

La amenaza de construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México, y obligar a los contribuyentes mexicanos a pagar por él, es la que más atención pública ha generado. Pero la medida, aun en caso de que pudiera llevarse a cabo, no tendría realmente consecuencias importantes. Ya hay muros en buena parte de la frontera y no han afectado el flujo de migrantes. En los últimos años, por otra parte, el saldo migratorio de mexicanos a Estados Unidos.ha sido negativo. Tampoco la amenaza de deportar a los mexicanos en la Unión Americana es preocupante. Obama ha sido el Presidente estadunidense que más mexicanos ha deportado, pero esto no ha tenido un impacto significativo en la economía.

Abolir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN o NAFTA) es una amenaza mucho más seria. El comercio entre México y los Estados Unidos supera los 540 mil millones de dólares y genera una enorme actividad productiva a ambos lados de la frontera. El superávit mexicano es superior a los 60 mil millones de dólares. Pero lo significativo es que las cadenas de producción de miles de empresas se extienden por toda Norteamérica. La abrogación del tratado traería consigo una disrupción económica en los tres países signatarios que generaría una recesión.

Muchos analistas consideran que Trump no sería tan estúpido como para aplicar una medida que costaría millones de empleos en Estados Unidos. Las promesas de campaña se hacen para romperse, dicen. Y quizá sea cierto para los políticos tradicionales, como Bill Clinton, quien hizo campaña en 1992 contra el TLC sólo para firmarlo en 1993. Pero Trump no es un político tradicional. Su promesa de abrogar el TLCAN fue tan visible que no sería fácil soslayar que ha decidido no hacerlo.

La simple amenaza tiene un efecto negativo. Quizá Trump no quiera o no pueda legalmente acabar con el TLCAN. Pero mientras exista el riesgo de que quienes invierten en México para producir bienes de exportación a Estados Unidos serán castigados, no habrá mucha inversión. Al contrario, algunas inversiones que se han hecho para aprovechar la red de tratados de libre comercio de México podrían mudarse para establecerse directamente en el mayor mercado del mundo.

El temor al triunfo de Trump en los mercados internacionales duró apenas unas horas. Las consecuencias en México se están extendiendo. Pero no es un miedo irracional. Si Trump cumple la promesa de abolir el TLCAN, México sufriría un golpe brutal. Y quizá no le importe a Trump que con esto destruya millones de empleos en la Unión Americana.

Bien portadito

Estamos viendo a un Trump muy bien portadito, tanto en sus palabras hacia Hillary Clinton como en su visita de ayer a la Casa Blanca. La pregunta es si estamos viendo una fachada o si el Trump anterior era falso.
10 Noviembre 2016 04:06:00
La conferencia
“La palabra es mitad de quien la habla y mitad de quien la escucha”.

Michel de Montaigne

Tras el triunfo de Donald Trump, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, y el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, convocaron por Twitter a una conferencia de prensa que se llevaría a cabo ayer a las 7:00 de la mañana. Parecía una idea sensata y oportuna ante un resultado sorprendente y potencialmente negativo para México de las elecciones estadunidenses. Quizá para recalcar su importancia, la conferencia fue convocada en Palacio Nacional.

La medicina, sin embargo, resultó contraproducente. Para empezar, la conferencia no logró empezar a tiempo. A las 7:00 de la mañana sólo había un atril con su micrófono. Tal vez alguien concluyó que dos personajes de esta envergadura no podían compartir atril. El hecho es que, a la hora programada, un equipo de trabajo colocaba febrilmente un segundo atril y hacía pruebas de sonido con un segundo micrófono, todo de último momento, como siempre, a pesar de que mucho se nos dijo que había un plan preparado para un eventual triunfo de Trump. Los problemas de preparación de la conferencia, sin embargo, eran pequeños ante la importancia de escuchar las medidas con las que el Gobierno y el banco central enfrentarían las nuevas circunstancias generadas por la victoria del republicano.

La primera mala señal vino al inicio, cuando se anunció que no se permitirían preguntas. Yo pienso que una conferencia de prensa en la que no hay preguntas no es tal: es un monólogo, o en este caso dos monólogos, de funcionarios que dan la impresión de tener algo que ocultar.

Más adelante quedó claro que los funcionarios no tenían nada concreto que anunciar. Desde el par de atriles, el secretario y el gobernador anunciaron que México tiene una posición de fortaleza y estabilidad económica, que cuenta con 175 mil millones de dólares en reservas internacionales y una línea de crédito del FMI. Nada de esto era nuevo. El gobernador del Banco de México señaló que la Junta de Gobierno revisaría la política monetaria, pero la próxima semana, en su reunión habitual ya programada.

Si alguien pensó que con la conferencia se tranquilizarían los mercados, lo contrario sucedió. El peso se desplomó con rapidez ante lo que se percibió como una falta de respuesta concreta del Gobierno mexicano a las nuevas circunstancias. El tipo de cambio al mayoreo se depreció en unos minutos, de 19.64 a 20.23. El comentario entre los analistas fue que no se convoca a una conferencia de prensa para no anunciar nada. Ya más tarde el peso empezó a fortalecerse otra vez, pero a un nivel significativamente peor que el 18.32 previo a la elección.

Nada puede hacer México ante el triunfo de Donald Trump. Los ciudadanos estadunidenses han seleccionado a su nuevo Presidente y tienen derecho de hacerlo. Los mexicanos debemos mantener políticas que nos permitan prosperar independientemente de lo que ocurra al norte de la frontera.

No podemos pretender que una Presidencia de Trump no nos va a afectar. No será el muro el que lo haga; las cercas nunca han impedido la migración, pero, además, el flujo neto de mexicanos a Estados Unidos ya es negativo. El problema es el Tratado de Libre Comercio, cuya desaparición podría costar millones de empleos en México y la Unión Americana.

No sólo debemos mantener buenas políticas económicas y financieras, también tenemos que comunicarlas mejor. No sería malo que nuestros funcionarios aprendieran cómo y cuándo hacer una conferencia de prensa.

ENCUESTAS

Una vez más fallaron las encuestas preelectorales. El problema no es sólo la mentira de algunos, sino las altas tasas de rechazo. Cuando un número muy elevado de personas se niega a responder, los que aceptan se vuelven una muestra autoseleccionada que ya no es representativa.
08 Noviembre 2016 03:00:00
Fin de campaña
La contienda electoral en Estados Unidos llega al final en un torbellino de actividad. Los dos principales candidatos, Hillary Clinton y Donald Trump, han llevado a cabo múltiples presentaciones de campaña en estos últimos días. La idea es convencer a los indecisos en el último momento. Hoy, día de las elecciones, seguirán en campaña y pedirán el voto de los ciudadanos. En México estas presentaciones están prohibidas.

Este domingo se dio a conocer una nueva encuesta de opinión. Es la de NBC y el Wall Street Journal que coloca a Hillary en primer lugar nacional con 44% de las preferencias contra 40% De Trump. En los dos últimos días de la campaña, de hecho, se multiplican los sondeos electorales. En México estas encuestas inmediatamente antes de la votación están prohibidas.

Para ayer en la noche Hillary tenía programado un cierre de campaña en Filadelfia, en Pennsylvania, uno de los estados clave para el resultado final, con la presencia de los roqueros Bruce Springsteen y Jon Bon Jovi, de su esposo Bill Clinton y del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y su esposa Michelle. En México, la presencia de un presidente en el cierre de campaña de un candidato está prohibida.

Hoy veremos esfuerzos de los dos partidos estadunidenses por sacar el voto y llevar a los electores a las casillas. En México lo llamamos “acarreo” y está prohibido.

Los dos candidatos principales protagonizaron debates televisados con altísimos niveles de público. Los dos candidatos menores, Gary Johnson del Partido Libertario y Jill Stein del Partido Verde, no fueron invitados. En México esta exclusión habría sido ilegal.

La contienda en Estados Unidos ha sido larga. Las campañas llevan cuando menos dos años. En México una campaña tan prolongada está prohibida, aun cuando los aspirantes las hacen por debajo del agua.

La mayor erogación de los candidatos en Estados Unidos es la compra de tiempos y espacios en medios de comunicación. Hasta el 19 de octubre Hillary había usado 237.4 millones de dólares en anuncios, 53.3% de sus egresos totales; Trump había gastado 68 millones de dólares, 27.4% (Bloomberg). Trump no gasta tanto en medios porque por su personalidad genera una mayor cobertura. En México están prohibidas las compras de tiempos de medios y el Gobierno ha confiscado tiempos de radio y televisión para el uso de partidos y candidatos. Por otra parte, las autoridades electorales mexicanas “exhibirán” a los medios por no dar una cobertura equitativa a los cuatro candidatos.

En Estados Unidos se emitirán hoy la mayor parte de los votos, pero de manera adelantada ya se han depositado 40 millones de sufragios. Usualmente en los Estados Unidos se conoce el resultado la noche misma de la elección y el candidato perdedor reconoce su derrota. En México lo común es que se pelee el resultado por semanas o meses y que el perdedor nunca reconozca la derrota. Pero hoy la Unión Americana puede volverse un poco más como México. Trump ha dicho que se prepara un gran fraude en su contra y que sólo reconocerá el resultado si gana. Casi parece mexicano.

Apostadores

Clinton está adelante en encuestas nacionales por muy ligero margen, pero los apostadores le dan 70% o más de posibilidades de triunfo, esto por el sistema de voto estado por estado.

" Comentar Imprimir
columnistas

top-add